entradas en '' categoría

¿Qué simboliza el Árbol de la Vida? – en la materialidad

Pregunta: ¿Qué simboliza el Árbol de la Vida?

Respuesta: En nuestro mundo, un árbol es símbolo de lo que crece de la tierra (de la naturaleza inanimada), se eleva y se desarrolla hasta que florece y da frutos. Por eso, el árbol simboliza lo que se transmite del nivel inanimado a los niveles animal y humano. Es decir, el Árbol de la Vida da vida y nutre a toda la naturaleza.

Aunque recibe solo agua, minerales y otros nutrientes de la naturaleza inanimada, lo que produce ya es el nivel vegetal, del que se alimenta el mundo animal y el humano.

 

Leer más sobre  El árbol de la vida es Dios que desciende del cielo

 

El Creador es lo que se revela en el deseo

Pregunta: Está escrito, “Él y Su nombre son uno”, ¿Qué quiere decir?

Respuesta: El Creador y Su nombre son uno porque lo que percibimos en el nombre de cuatro letras del Creador, para nosotros es el Creador mismo.

No hay un “Él” y “Su nombre” separados. Con respecto a nosotros, son lo mismo. Aún no podemos hablar de algo superior todavía.

El nombre de cuatro letras del Creador “Yod-Hey-Vav-Hey” es la estructura de nuestro deseo. Lo que se revela en el deseo es el Creador. Y lo que está más allá del deseo, ni siquiera podemos explorarlo.

Está escrito en las fuentes: “El universo es una manifestación de los nombres del Creador”. Es decir, el Creador en todas sus manifestaciones, en relación con nosotros se aparece como naturaleza.

 

Saber más sobre  HaVaYaH – La estructura de nuestros deseos

 

¿Si tenemos libre albedrío podemos determinar nuestra recompensa y castigo?

Pregunta: Se dice que en el siguiente mundo, el hombre es recompensado por sus buenas obras en este mundo y si hace algo malo, es castigado ¿qué piensa usted?

Respuesta: Son conclusiones de la gente, que por supuesto tienen alguna base. Pero, en principio debemos hablarlo solo en este contexto: si el Creador es el poder superior eterno que nos controla, ¿de qué recompensa y castigo podemos hablar?

Es solo permitir que te eleves al nivel del Creador con ayuda de la corrección. Solo así puedes ser recompensado o castigado. Pero no porque te equivoques ni porque no te esfuerces lo suficiente ni nada así, porque al final, el Creador te creó así, ¿cómo puedes decir que algo puede depender del hombre? Finalmente, todo lo que hace el hombre, el Creador es primero.

Comentario: Pero fuimos creados de modo que no sentimos el poder superior, por eso tenemos libre albedrío.

Mi respuesta: Supuestamente lo tenemos.

Comentario: Incluso si “supuestamente”, me siento así. Resulta que tanto el castigo como la recompensa están determinados en relación conmigo.

Mi respuesta: Solo en relación con nosotros. Y solo cómo lo aceptamos. Es como si creáramos tal ambiente, tales condiciones, en las que discutimos: “Sí, supuestamente hay libre albedrío y hay libre elección”.

 

Saber más sobre: El programa del libre albedrío

 

¿Por qué Dios no está interesado en que lo revelemos?

Pregunta: Las fuentes cabalistas dicen que si sumamos el placer de toda la humanidad, a lo largo de la historia de la vida humana, será menor que un gramo de placer espiritual ¿cómo es esto?

Respuesta: Un solo momento de contacto con el Creador cubre todos, incluye absolutamente todo lo que el hombre pudiera haber sentido alguna vez.

Pregunta: Si es así, ¿todos deberían estar ansiosos por revelar al Creador?

Respuesta: No, nadie tiene ese deseo. Deseamos lo que supuestamente existe cerca de nosotros y nos atrae. Pero el Creador no parece existir ni atraernos.

Pregunta: ¿Por qué el Creador no está interesado en que lo revelemos? ¿por qué no despierta en nosotros ese deseo?

Respuesta: Él lo agita gradualmente para preservar nuestro libre albedrío.

Pregunta: ¿Alguien que revela al Creador experimenta constantemente ese placer?

Respuesta: Por supuesto. Es la forma más elevada de placer y satisface totalmente al hombre. Luego revela un nuevo deseo, uno vacío. Y también se esfuerza por satisfacerlo. Así avanza, de un placer pequeño a uno cada vez mayor, en el camino de revelar su vacío interior.

Si tomas el placer de todas las hormigas y lo comparas con el placer humano, un segundo de placer a nivel humano cuando amas a alguien, digamos a un niño, es mucho mayor en calidad que el placer de todas las hormigas juntas. Sucede lo mismo con el Creador.

 

También te puede interesar   ¿Qué quiere el Creador?

 

Percepción del mundo

Lo que nos hace felices e infelices no es lo que los objetos son en realidad, sino aquello en lo que los convertimos a través de la percepción (Arthur Schopenhauer).

Mi respuesta: Naturalmente. Cualquier objeto ya existe en mí desde el principio, y soy yo quien lo convierte en otra cosa. Si no, no hay nada que decir al respecto.

Si estoy hablando de algo o de alguien, entonces estoy expresando mi percepción, y por lo tanto, esta cosa ya existe en mí. De qué forma existe, eso es de lo que estoy hablando. ¿De qué otra forma? ¿De qué puedo hablar si no percibo?

Pregunta: Pero, como se dice, mil personas, mil opiniones. ¿Cómo encuentran un lenguaje común? ¿Por qué todos perciben algo igual y algo diferente?

Respuesta: Cada uno está dentro de sí mismo, en función de sus cualidades.

Comentario: Supongamos que todo el mundo percibe una mesa, una silla, algún tipo de entorno de la misma manera.

Mi respuesta: Tampoco es lo mismo porque no podemos comparar. Solo estamos de acuerdo en que es lo mismo.

Digamos que decimos “silla, mesa”, estoy de acuerdo en que esto provoca la misma percepción en mí y en ti, pero en ningún caso dice qué tipo de objeto es, solo cómo se percibe en nosotros.

Comentario: En principio, cada uno percibe a su manera y además, no podemos comparar esos matices, qué agrio es para mí y para él. Resulta que, de hecho, las personas se han “puesto de acuerdo” en la imagen del mundo, así lo percibimos.

Mi respuesta: Sí, porque originalmente existen según alguna similitud común. Hay un cierto conjunto de cualidades en la percepción humana, y por lo tanto, pueden coincidir.

 

Saber más sobre  ¿Percibimos la verdadera realidad?

 

El cambio altruista de destruir al humano que vive en mí, en beneficio de los demás.

Cometió un crimen: mató al hombre dentro de sí mismo. (Stanislaw Jerzy Lec).

Pregunta:  Para Lec el asesinato de una persona en su interior es un crimen. ¿Qué significa “asesinar a un humano dentro de uno mismo”? Después de todo, ¿había un humano dentro de mí?

Respuesta: Sí, había un humano y después de todo cometí un crimen. Y por eso lo maté.

Pregunta: ¿Qué significa que este humano vivía dentro de mí?

Respuesta: Significa que por el momento no estaba haciendo nada bueno ni malo. Mientras que aquí llegó la oportunidad de reflexionar sobre este estado ¿soy humano o no? y decidí que no vale la pena por ahora.

Pregunta: ¿Y qué es “un humano dentro de mí”?

Respuesta: Se trata de un movimiento superior puramente altruista: de mí mismo en beneficio de los demás.

Comentario: Creo que podré hacerlo, pero cuando llegue el momento y yo…

Mi respuesta: Nada.

Pregunta: ¿Y esto se llama que yo mate al humano dentro de mí?

Respuesta: Sí, pero entonces comprendes que aquí tienes que recurrir a la fuerza superior para que te transforme de esta manera, y seas capaz de hacer crecer realmente un humano dentro de ti.

Pregunta: ¿Significa que es una condición necesaria el asesinato del humano dentro de mí?

Respuesta: Sí. El que no tropieza no se levanta. Esta es una verdad conocida.

Pregunta: ¿Quiere decir que prácticamente estos “asesinatos” están ocurriendo constantemente dentro de mí?

Respuesta: Por supuesto.

Pregunta: ¿“Mato” al humano, “mato” de nuevo, y me muevo de esta manera?

Respuesta: Si, te mueves,  sientes que matas.

Pregunta: Si siento que estoy matando, es un estrés y un trauma tremendo para mí.

Respuesta: Sí.

Pregunta: Y una vez más me sale un humano, y otra vez…

Respuesta: Y así sucesivamente.

Pregunta: Sería estupendo moverse sin matar. ¿Es posible?

Respuesta: Pero ¿cómo puedes moverte?

Nota: Con amor.

Respuesta: ¡No! El movimiento solo puede ocurrir si te pisas a ti mismo como en un peldaño y te elevas. Luego te ves ahí en el fondo y te vuelves a pisar y te levantas.

Pregunta: ¿En cada paso me tumbo en el peldaño?

Respuesta: Sí.

 

También te puede interesar  Así te conviertes en humano

 

Para lograr adherirnos al Creador necesitamos un fuerte deseo

Para llegar a la adhesión con el Creador, necesitamos un fuerte deseo, que no tenemos. Los deseos se revelan desde la totalidad del alma destrozada y no pueden ser fuertes, porque todo está roto. Por eso, alguna pequeña partícula del alma común despierta aquí y allá, gracias a eso, el hombre despierta.

Este despertar general lo causa la luz circundante que espera que le creemos un lugar donde realmente pueda revelarse. Esa luz circundante nos conecta y nos da la oportunidad de estar en un grupo y estudiar Cabalá. Lo hace para aumentar nuestros deseos.

Nuestros deseos son muy pequeños y no están dirigidos correctamente. No sabemos cómo existimos ni para qué. Es como el niño pequeño que no sabe dónde está, pero tiene padres que saben lo que le sucede, lo que deben hacer y cómo cuidarlo para que crezca sano. Por eso, si queremos crecer espiritualmente, se nos da un grupo y pasamos por muchos estados. Al formar relaciones correctas en el grupo, avanzamos en dirección correcta.

Además, estamos en un estado de desarrollo tan avanzado, que deja de ser individual. Es decir, estamos entrando en la era llamada, última generación en la que la humanidad tiene que despertar. El despertar de un pequeño grupo o cabalistas individuales ya no es suficiente como sucedió en generaciones anteriores.

Debemos entender que todos pertenecemos al mismo deseo de Adam HaRishón y necesitamos acercarnos e incorporarnos a él. Así, veremos que la ayuda del Creador es más tangible.

No es casualidad que se esté revelando un odio tan grande en el mundo, estalla más y más cada día. Parecería que es incompatible con el alto nivel de desarrollo de la humanidad, que ya debería haber terminado sus guerras y debe preocuparse por cosas más elevadas.

Pero es todo lo contrario. Nos olvidaremos de vuelos espaciales y asuntos importantes. Si no logramos trabajar en nuestra conexión, veremos que la humanidad se hunde cada día más y se ahoga en asuntos sórdidos. Lo principal que debemos hacer es conectarnos al sistema de Adam HaRishón. Si la humanidad aprende a hacerlo, comprende su error y el porqué de su situación difícil y perenne, se acercará más a su corrección.

Es asombroso que mientras más avanza la humanidad en ingeniería, alta tecnología, ciencia, cultura y educación y, progresa como si ya pudiera llegar a las estrellas, al mismo tiempo, nuestra vida en la Tierra sea cada vez más miserable, espantosa y sombría. Parecemos insectos arrastrándose en el estiércol.

Si no avanzamos hacia la conexión, todos nuestros otros logros se volverán en nuestro detrimento y nos vencerán. No nos permitirán desarrollarnos correctamente, y nuestra vida será cada vez peor.

Sin embargo, es imposible corregir el ego, solo superándolo. Debemos conectarnos por encima. Es decir, ya es inútil luchar contra nuestro ego, como en generaciones anteriores cuando todos se desarrollaban individualmente.

Actualmente, solo hay una forma de vencer el ego: hacerlo juntos, colectivamente. Este campo de conexión, amor, cuidado y garantía mutua, que establecemos entre nosotros debe salvarnos y llevarnos a un nuevo estado. De lo contrario, no tendremos éxito.

 

Saber más sobre  Similitud con las propiedades del campo circundante

 

“¿Cuál es la principal causa de cáncer?”

Michael Laitman, en Quora: 

Encuentra respuesta a este y otros temas de actualidad en la sección de Preguntas y respuestas realizadas al Dr. Michael Laitman en Quora. 

“¿Cómo manifiestas tus pensamientos en la realidad?”

Cada uno de nuestros deseos tiene un efecto.

Al usar nuestro deseo podemos lograr cualquier cosa, pero con la condición de que examinemos y acerquemos ese deseo al deseo general de la naturaleza, que es de conexión, reciprocidad y equilibrio. En una palabra, el amor es el deseo de la naturaleza.

Por ejemplo, si deseamos tener el mejor cónyuge y el más adecuado en nuestra vida, debemos buscar dentro de nosotros mismos, quién y qué somos, qué nos atrae, qué deseamos lograr y así, más o menos, sabremos lo que verdaderamente buscamos, lo que deseamos ver en nuestro cónyuge y qué cualidades de nuestro cónyuge podemos ver que nos faltan para complementarnos. Esa fuerza de escrutinio y nuestro deseo interno, manifestarán esa realidad, porque vivimos en un sistema de fuerzas y si lo activamos, recibiremos de ese sistema.

“¿Qué tienen en común las personas mayores y los adolescentes?”

Como parte de un proyecto escolar, unas gemelas de décimo grado fueron con una mujer de 77 años y le hicieron compañía. El proyecto terminó hace mucho tiempo, pero la conexión que surgió entre las niñas y la dama se hizo más fuerte y se convirtió en una relación muy cercana y especial, cada vez pasaban más tiempo juntas, comen juntas y a veces, incluso se quedan a dormir en casa de la anciana, quien dice que las niñas trajeron luz a su vida.

De hecho, los adolescentes y la gente mayor pueden complementarse muy bien. Los adolescentes tienen varias carencias e inseguridades y buscan abrirse camino en la vida, pueden recibir respuestas a muchas de sus preguntas de los mayores. Y la gente mayor tiene muchos conocimientos, comprensión y calidez y ya no tiene hijos a quien dárselo. Por ejemplo, la anciana de este ejemplo recibió vitalidad en su conexión con los adolescentes. También hay investigaciones que muestran que las personas mayores se animan cuando se conectan con niños. Desafortunadamente, vemos que después de la jubilación, mucha gente mayor se siente sola, se queda en casa y su salud se deteriora, como las flores que se marchitan.

Tiene que haber un sistema que conecte el principio con el final de la vida. Nadie sabe hacer esta conexión, pero cuando el sistema funcione, veremos gran beneficio para ambos grupos. Recomendaría encarecidamente crear esas conexiones de la manera más amplia posible, en diferentes formas y para diferentes edades.

“¿El holograma es el cónyuge potencial ahora? Si es así, ¿cuáles son los beneficios?”

Akihiko Kondo es un joven japonés que hace tres años se casó con el holograma de un personaje virtual y no es el único. Miles de personas en Japón tienen relaciones con personajes ficticios. Kondo dice que gracias a su relación con el holograma su esposa pudo superar una depresión severa.

Vivimos dentro de un holograma. Es decir, el mundo es una especie de entidad virtual y no tiene nada de especial.

Uno de mis alumnos me preguntó acerca de este fenómeno, si podíamos establecer una conexión espiritual con un holograma puesto que en las fuentes cabalistas está escrito, “hombre y mujer y la Divinidad entre ellos”. Una conexión espiritual debe ser el resultado de gente que desea salir de sí misma y entrar en un reino dónde dar, amar y conectarse. No necesariamente tiene que ser el cónyuge masculino o femenino.

Es bueno que practiquemos varias formas de relaciones con el mundo y el universo, en hologramas, porque lo que percibimos a nuestro alrededor son imágenes que nosotros mismos representamos. Con esos ejercicios podemos descubrir la conexión con la fuerza superior y entrar en conexión mutua.

La fuerza superior es la fuerza espiritual de amor, otorgamiento y conexión que gobierna la vida. En última instancia, detrás de cada una de nuestras aspiraciones hay un deseo más profundo de conectarnos con la fuerza superior y podemos hacerlo si desarrollamos una fuerza de otorgamiento equivalente dentro de nosotros. Podemos hacerlo entrenándonos para estar en un estado en el que deseamos amar, otorgar y ayudar a otros a salir de su ego y entrar en la misma intención de otorgar, amar y conectarse.

“¿Cuál es la principal causa de cáncer?”

El cáncer es resultado del ego humano, que es el deseo de disfrutar a expensas de los demás y de la naturaleza. Es un fenómeno muy cercano a la espiritualidad: las células consumen su propio entorno y ellas mismas mueren. Por lo general nos relacionamos más o menos correctamente con el entorno en el que vivimos, pero, sin ser conscientes, lo destruimos pensando que es para nuestro beneficio, luego morimos. Vemos que a veces se desarrolla ese escenario entre países y entre vecinos.

De manera similar a como nos relacionamos egoístamente, también sucede en las células y pueden volverse unas en contra de otras.

Mientras la sociedad humana se comporte de forma egoísta, seguirá habiendo cáncer. Además, de entre todas las enfermedades, el cáncer, en especial, seguirá desarrollándose entre nosotros. Pero no funciona de manera directa, es decir, sólo porque alguien sea más egoísta que otros no quiere decir que vaya a tener cáncer. Podría pasarle a los mejores, sin razón aparente.

De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, para curar el cáncer se necesita lidiar con el ego. Además, el ego está literalmente detrás de cada fenómeno negativo, problema y crisis que sufrimos. Por eso, al corregirlo, es decir, al cambiar el deseo de disfrutar a expensas de los demás y de la naturaleza por el deseo de disfrutar en beneficio de los demás y de la naturaleza, no sólo curaríamos el cáncer, entraríamos en un mundo armónico y pacífico, a una vida sana y libre de enfermedades y de cualquier otro problema.

“¿Qué tienen de especial las lentes de contacto AR de Mojo Visión?”

Uno de mis alumnos quedó impresionado porque estos lentes de contacto permiten que sus usuarios se conecten directamente a Internet a través de los lentes de contacto y preguntó qué podíamos inventar para que fuera aún más avanzado.

Es que ni siquiera necesitaríamos pensar en lo que no tenemos y lo tendríamos, es decir, todo existiría en nosotros. Pero ese invento no haría del mundo un lugar mejor, aún tengo que ver que todos, incluso los más inteligentes, sean más bondadosos por tener más conocimiento.

La felicidad no viene de tener lo que creemos que nos faltan. La felicidad depende más bien de nuestra conexión con la fuente de la vida, de comprender el secreto de la vida: ¿Cuál es la gran pregunta de la vida? Además, ¿qué y cuál es la satisfacción que se supone que sucederá? En resumen, nuestra felicidad depende de lograr respuestas a las preguntas sobre el significado y el propósito de la vida. Esas preguntas se aclaran y también encontramos sus respuestas en el estudio de la sabiduría de la Cabalá.

“¿Cuál es la habilidad emocional más importante que se debe enseñar al niño?”

Amistad. No hay nada más importante que estar con los amigos. Así, los niños desarrollan cercanía con otros niños, su forma de hablar y relacionarse y, en general, las relaciones amistosas nos permiten disfrutar de una vida más feliz, equilibrada y tranquila.

La amistad es una relación diferente a una en la que tratamos de superar a los demás y salir como el número uno en la sociedad. La amistad implica que desarrollemos lazos de amor mutuos, mientras que el enfoque individualista del éxito exige que estemos constantemente en modo de ataque y defensa.

Hoy vemos cada vez más niños con problemas psicológicos y psiquiátricos y vemos que estos problemas mentales los siguen hasta la edad adulta. Por eso, la habilidad emocional y social más importante a desarrollar en los niños es la amistad, desarrollar sentimientos de confianza y responsabilidad mutua entre todos, un estado en el que todos podamos, literalmente, cerrar los ojos y sentirnos en paz.