entradas en '' categoría

El cáncer es una manifestación viva del egoísmo

Comentario: En el lugar donde nace la nueva vida, en el líquido amniótico de una mujer y en las células de un niño recién nacido, hay agua viva estructurada agrupada.

En el lugar donde se destruye la vida, me refiero a las células cancerosas que no trabajan por el equilibrio y devoran el cuerpo, estas conexiones se rompen.

Mi respuesta: El cáncer es una manifestación viva del egoísmo. Las células cancerosas forman un cuerpo con una enorme energía egoísta que devora todo lo que le rodea y finalmente muere él mismo, porque destruye su propio entorno.

Naturalmente, el entorno que rodea a las células cancerosas es absolutamente negativo y opuesto al que existe alrededor del feto y lo mantiene con una enorme cantidad de nutrientes, energía e información.

Al mismo tiempo, el niño no está solo en el agua, que le protege, como una botella de agua, sino que está dentro de una gran cantidad de información. El cuerpo de la madre es el universo que lo rodea.

Esta es la diferencia entre la actitud bondadosa y amorosa de un organismo hacia otro, la madre hacia el feto, y la actitud egoísta que da lugar a un tumor canceroso que, en lugar de dar vida, destruye todo lo que le rodea y muere él mismo.

Pregunta: En otras palabras, el agua, como fuerza de amor y otorgamiento, contiene todo el programa para el desarrollo de la vida, ¿verdad?

Respuesta: De menos a más.

 

También te puede interesar: ¿Cuál es la cura para el cáncer?

 

Solo es posible pasar al mundo espiritual si se recibe energía superior para el ascenso

Pregunta: Una persona enfrenta dificultades internas que necesita superar cuando está en un ambiente cabalístico y mientras realiza acciones dirigidas a la meta común. ¿Por qué sucede esto?

Respuesta: Porque estamos en el marco de nuestro mundo y no tenemos ningún contacto con el mundo espiritual. Es posible pasar al mundo espiritual solo si una persona recibe la energía superior para el ascenso.

Esto sucede, si realmente quieres romper con todas las razones egoístas que te motivan a actuar en este mundo y realizas una acción que está fuera de ti, no tiene nada que ver contigo y está dirigida solo hacia el Creador.

Como no sentimos el resultado de esta acción y no tenemos ningún beneficio de ella, no tenemos energía para realizarla. Nuestro cuerpo (egoísmo) no puede trabajar en esta dirección, y en esto me siento completamente desconectado de la oportunidad de estar alguna vez en el mundo espiritual.

Veo que esto es muy poco probable porque no soy una especie de motor que pueda funcionar sin energía. Soy un motor que funciona con energía. La energía para mí es la recompensa futura, y entonces tengo la capacidad de actuar.

Al principio del camino, cuando llego al grupo, tengo la energía para actuar porque siento que me aprueban y estoy junto a ellos haciendo un trabajo importante. Me involucro, ardo porque aquí se habla del propósito de la creación, del hecho de que el mundo entero pronto se volcará en esto. La grandeza de lo que hacemos surge en mí. Pero sigue siendo egoísta.

A medida que participo en todo y crezco, surge en mí la comprensión de que voy a empezar a actuar con un combustible completamente diferente, que es el hecho de que lo que hago es importante para los demás y es en beneficio del mundo entero para que algún tipo de Creador, alguna fuerza, reciba satisfacción de ello. Y tal vez incluso para que el mundo entero se sienta bien y el Creador también, pero no sabrán de mí en absoluto, e incluso yo mismo no sabré que realizo tales acciones amables, buenas y grandes.

Entonces surge la pregunta: ¿cómo puedo realizarlas? ¿Para qué? Y lo más importante, ¿con qué energía? ¿Dónde está la culminación de esta tarea? Mi organismo egoísta no es capaz de hacer nada si no ve un estado futuro mejor.

En nuestro mundo, puedo convencerme a mí mismo: si hago esto, ganaré esto, y si hago aquello, ganaré esto otro, y así sucesivamente. Siempre elijo el estado más óptimo: conseguir el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo.

Aquí, sin embargo, no tengo nada en absoluto. ¿Cómo puedes aplicar algunos esfuerzos sobrenaturales sin ningún beneficio para ti? Es decir, mi motor no funciona. Entonces se necesita un entorno, una ayuda de arriba que venga a darme esa capacidad.

Sin embargo, ¿me gustaría tener esa capacidad de trabajar con “aire” y no con “gasolina”? Se requiere el esfuerzo conjunto de amigos, grupos y un apoyo muy fuerte para que una persona se acerque poco a poco a esa necesidad y comprenda que es posible. Después de todo, hay otro participante en el proceso de corrección, de llegar al perpetuum mobile: la luz superior, el Creador.

Es mejor llamarlo “luz” porque asociamos al Creador con algún objeto y la luz superior es más abstracta. Esta es la cualidad de otorgamiento y amor que puede afectarme y ayudarme a crear tales condiciones.

Así, una persona, un grupo, la luz superior y la diseminación, todas estas condiciones necesarias juntas se convierten gradualmente en condiciones suficientes para que una persona comience a recibir la energía superior, que le da la capacidad de realizar acciones altruistas fuera de sí misma.

Así llega a su primera acción espiritual y en ella comienza a sentirse fuera de sí mismo, es decir, una estructura, un sistema y una conexión completamente diferentes que se revelan entre todos. Ve este mundo como un corredor a través del cual una persona debe pasar al mundo superior y comienza a comprender el significado de todo lo que le sucede a él y a otras personas.

Recibe una actitud completamente diferente hacia el grupo, hacia sus amigos, vive una nueva vida; la eternidad del sistema en el que existe se le revela porque entró en el nivel de Adam (hombre). Antes de eso, somos considerados animales porque, en principio, somos los mismos animales altamente desarrollados, pero más corrompidos. Así es como avanzamos.

 

Saber más sobre: El entorno: un factor determinante