entradas en 'Adam-El alma común' categoría

El alma individual depende del alma general

Pregunta: ¿Cuáles son las limitaciones del alma individual como parte del alma general y cómo se expresa su dependencia del alma general?

Respuesta: El alma individual se desarrolla sólo hasta el volumen necesario para su restitución en el alma general. Si tomamos un alma individual, femenina o masculina, veremos que las fases de su desarrollo siempre tienen lugar en el cuadro general del alma de Adam y no de otra manera.
[240187]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 16/sep/18

Material relacionado:
Por qué el alma requiere de corrección
¿Cual es el rompimiento del alma?
Siente que el alma común comienza a funcionar

Como células en el cuerpo

Pregunta: El cabalista no puede trabajar con un enorme número de personas a la vez. Primero, debe haber cierta pequeña célula ¿podemos decir que diez personas son esa mini-sociedad, donde todos constantemente revisarán su actitud hacia otros? 

Respuesta: Este entorno no sólo apoya a una persona en el nivel terrenal en una buena conexión con otros, además, al unirse, comienza a sentir un deseo común, metas comunes, un sistema común de interconexión correcta entre diez amigos, de manera que al final forman un sistema llamado, mundo superior o Partzuf o alma. Y la fortaleza interna en este sistema es el Creador. 

Pregunta: ¿Resulta que esas diez personas son como células en el cuerpo, que están comenzando a cooperar con otras células y formar órganos? 

Respuesta: Correcto. Cada decena que intentamos crear con individuos afines se conectarán con otras decenas para formar un organismo llamado “alma común” o Adam

Pregunta: Así, se comienza a trabajar en un mini-grupo, va más allá de su ego, gracias a un trabajo constante en su decena y ya puede conectarse con otras personas, con toda la humanidad ¿cómo sucede? 

Respuesta: Como las células en el cuerpo se conectan a pesar de que cada célula pertenece a cierta parte específica del cuerpo, a un órgano específico y todas las células, están conectadas unas con otras. Ese es el sistema general Adam (Hombre).
[269602]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 9/dic/19

Material relacionado:
El cuerpo espiritual en forma de Sefirot
Las células perdidas del cuerpo
El universo es como una célula biológica

Examina el mundo

Comentario: Cientos de filósofos y científicos escribieron que la humanidad es una familia, un organismo. Es decir, ellos de alguna manera sintieron nuestra comunalidad. 

Mi respuesta: Mucha gente aún siente esta comunalidad hoy. No tienes que ser cabalista ni científico. Es suficiente con examinar el mundo. Verás que todo está interconectado -los niveles, inanimado, vegetal, animal y humano de la naturaleza son un organismo común, un sistema común. 

Aun así, ¿cómo comenzamos a sentirlo, cómo trabajamos con este sistema para sentir la fuerza que lo controla? Sólo Cabalá lo enseña. 

Abraham, que vivió hace tres mil quinientos años, fue el primero en sentirlo. Él comenzó a llamar Creador, a las fuerzas superiores que se manifiestan.
[269655]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 9/dic/19

Material relacionado:
La razón para nuestra existencia en este mundo
¿Para qué necesito este mundo?
Yo soy uno con este mundo

El amor cubre todos los crímenes

El amor cubrirá todas las transgresiones. Es decir, día a día debemos revelar nuevos pecados, de otra forma no podemos avanzar. El ego está destinado a desarrollarse cada vez más. El Creador elevó a la creación, al romper el alma común de Adam HaRishon. Ahí, comenzó a desplegarse la inclinación al mal, nuestro gran deseo de recibir placer y necesitamos ayudar para que este ego se abra cada vez más y que no se quede en el nivel inanimado, vegetal o animal.

Pero el ego sólo puede revelarse en su forma opuesta. Si queremos acelerar su revelación, debemos, por el contrario, esforzarnos por lograr unidad. Y si ayer no llegamos a una mayor conciencia del mal que anteayer, fue porque no nos esforzamos por la unidad.

Cada día tratamos de unirnos, como resultado, sentimos rechazo y pedimos el poder de la corrección para que el amor cubra todas las transgresiones. Y así avanzamos.

Es necesario revelar el mal y atraer el bien para cubrir con amor todos los crímenes. Sin transgresiones, no hay unidad, no se corregirá el Kli. Debemos abrir todas las grietas, todas las rupturas, en nuestra unión, en la vasija del alma común de Adam HaRishon. Y sólo es posible cuando nos esforzamos por unirnos.

Primero, con acciones artificiales, tratamos de lograr unidad, pero vemos que el Creador no nos permite unirnos. Al contrario, revela odio y rechazo entre nosotros. Es el resultado deseado, porque se revelan crímenes, por encima de los que realmente podemos unirnos y cubrirlos con amor. Para lograrlo necesitamos una oración al Creador que nos de el poder de la unidad. Y así llegamos a la corrección.

Este es el trabajo: Luchamos por el bien y el Creador nos revela el mal, pero tratamos de cubrir el mal con el bien y acudimos al Creador en busca de ayuda. Estas son las dos acciones: ida y vuelta, ida y vuelta, correspondientes a las cuatro etapas del Kli.

Imagina que estamos en un bote remando juntos, cada uno con su propio remo. Cada uno trabaja en su propio Kli. Se siente atraído por la unión y ve que el rechazo despierta en su lugar. En un segundo movimiento: se vuelve al Creador, le pide ayuda y ve que el Creador le hace una hilera de remos. No deja al Creador hasta que completa la acción y cubre todos los crímenes, transgresiones, con amor.

Al principio lo hago con un remo: trato de conectarme con mis amigos y veo que no logro lo que quiero, pero revelo cualidades negativas. Luego me dirijo al Creador y le pido que corrija esta negativa. Así remamos todo el tiempo: uno-dos, uno-dos. El primero o dos son míos, donde nada funciona para mí, el segundo o dos lo hace el Creador y ya hay éxito. Sobre esto se dice: «El Creador terminará este trabajo por mí».

La primera vez trato de hacerlo y revelar deficiencias, la segunda vez me dirijo al Creador con estas deficiencias y veo el resultado exitoso.

La decena está en el bote, cada uno sostiene su remo con ambas manos. El Gabay se sienta en la popa y anima a los remeros, el Shaatz se sienta en la proa del barco. Y así vamos todos.

El primer movimiento del remo es revelar un defecto. Quiero conectarme con mis amigos, pero veo que no puedo hacerlo. Es decir, la primera vez que trato de hacerlo yo mismo, descubro mi impotencia. Al mismo tiempo, soy consciente de mi fracaso, es decir, abro el Kli. En el segundo golpe del remo, pido al Creador que me ayude y termine el trabajo.

Así es siempre: el primer golpe es revelar la falta, el segundo es la ayuda del Creador. Como resultado, avanzamos en nuestro barco, primero con esfuerzos para revelar el mal y luego volviéndonos hacia el Creador para la corrección y revelación de la bondad.

Ante todo, debo estar agradecido con el Creador y con mis amigos. Pues, el objetivo de la creación sólo se puede lograr sintonizando con los amigos con los ojos cerrados, si quieren y pueden aceptarme. Y el Creador debe disolverme en mis amigos, unirme con todos sin distinción alguna.

Por lo tanto, estoy agradecido con el Creador y los amigos porque existen y me dan oportunidad de unirme a ellos, perderme y nacer de nuevo, lo que se llama «pasar por el ojo de una aguja». De mí no queda nada, excepto el deseo neto, que arrastro por el ojo de una aguja y así me muevo de un mundo a otro.
[269406]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 17/ago/20, «El amor cubre todas las transgresiones»

¿De dónde vienen las 600,000 almas?

Pregunta: ¿600,000 almas, es este un número aleatorio?

Respuesta: No. La sabiduría de la Cabalá es la ciencia más precisa.

El número 600,000 viene de la estructura del sistema espiritual. Maljut, el ser creado, conectándose con Zeir Anpin, el Creador, alcanza Sus seis Sefirot y se multiplica por la altura de la discrepancia entre ellas. El resultado es 600,000.

Pero hay una mayor división para alcanzar la cantidad requerida porque todo depende de la resolución de nuestras emociones, nuestra conciencia, conexión e integración mutua.
[238932]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 16/sep/18

Material relacionado:
Por qué el alma requiere de corrección
Así fuimos creados
Al corregir a todos, te corriges a ti mismo

Así fuimos creados

Rabash, Artículo 10, «¿Cuál es el grado que se debe alcanzar para no tener que reencarnar?» (1984): La cuestión es que debemos saber que todas las almas se extienden del alma de Adam HaRishon, porque después de que él pecó, en el pecado del Árbol del Conocimiento, su alma se dividió en 600,000 almas. Esto significa que la única luz que tenía Adam HaRishon, es lo que el sagrado Zóhar llamó, Zihara Ila’a [brillo superior], que tuvo en el Jardín del Edén y que de inmediato, se extendió en numerosas piezas.

Hay un estado llamado «alma general» o Adam. Este es el deseo de recibir, disfrutar, encontrar satisfacción, llenarse de Luz.

En ese estado, la criatura se siente la más pequeña, porque se le dio placer total, como al bebé que fue alimentado, le cambiaron el pañal y yace en los brazos de su madre, puede olerla, no necesita nada más. Se siente bien.

El Creador no desea dejarnos en este estado. Él quiere que alcancemos Su estado, que es el estado maduro, por eso destruyó el deseo en 600,000 partes (almas), que después se dividieron en un número infinito de chispas del alma.

Cada parte difiere de las demás, por su deseo egoísta, que no le permite percibir los deseos de las demás. Hay un gran antagonismo entre ellas.

Hay una partícula del alma general en cada uno de nosotros. Por eso, no nos entendemos y no podemos conectarnos de ninguna manera. Sólo podemos sentir que dependemos unos de otros y que esta dependencia nos obliga a aceptarnos. Mientras reciba satisfacción, de manera egoísta, beneficios de otros, los tolero a mi lado. Si no hay nada que pueda obtener de los demás, en realidad sufro por su presencia y trato de separarme de ellos. Así fuimos creados.
[238904]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 16/sep/18

Material relacionado:
¿Qué evita que nos unamos?
“¿Qué libros puedo leer para entender Cabalá?” (Quora)
Adán fue el primero en romper el techo de este mundo

La COVID-19 nos unirá (incluso en contra de nuestra voluntad)

Mi nuevo articulo: «La COVID-19 nos unirá (incluso en contra de nuestra voluntad)«

Foto de Jude Beck en Unsplash

Junto con los rumores de una vacuna próxima, los gobiernos y los municipios enfrentan la realidad de una pandemia de coronavirus persistente y de rápida propagación. Algunos están restableciendo el confinamiento, otros están rogando a los residentes que cumplan las instrucciones, que mantengan una distancia de dos metros y usen mascarillas. Otros más están multando a los residentes y en lugares donde los gobiernos centrales son demasiado débiles, como El Salvador, las pandillas imponen el cierre con bates de béisbol o, como en Colombia, con armas.

Pero el confinamiento no es un plan de trabajo; es una medida de emergencia que en el mejor de los casos, puede inhibir el contagio, pero no acabar con él. Tan pronto como se levanta la restricción, la infección regresa con venganza.

Peor aún, en algunos casos, como el barco de arrastre Echizen Maru argentino, el virus parece aparecer literalmente de la nada: a la tripulación se le hizo el test y resultó negativa, pasó dos semanas de aislamiento antes de navegar y se puso en marcha. De alguna manera, después de semanas en el mar sin contacto con nadie, aparte de ellos mismos, de repente, prácticamente toda la tripulación se infecto de COVID.

El coronavirus es un bicho misterioso.

Al principio pensamos que sólo afectaba los pulmones de enfermos y ancianos. Luego nos dimos cuenta de que afecta mucho más que los pulmones, que causa coagulación de la sangre y afecta otras partes del cuerpo. Luego nos dimos cuenta de que no sólo afecta a los ancianos, sino a todos, incluso a embriones y a bebés, como el contagio masivo en el que 85 bebés de menos de un año dieron positivo por coronavirus en un condado de Texas.

Guterres no sólo observa el estado del mundo, también señala la razón: la falta de responsabilidad mutua. Según el Daily Mail, Guterres declaró que la crisis de la COVID-19 “está exponiendo falacias y falsedades en todas partes: la mentira de que los mercados libres pueden brindar atención médica para todos, la ilusión de que vivimos en un mundo sin racismo, el mito de que estamos en el mismo barco”. Que los países desarrollados están dedicados sólo a su supervivencia y “no han dado el apoyo necesario para ayudar al mundo en desarrollo en este tiempo de peligro”.

Si esto no fuera suficiente, la ONU “advierte sobre la crisis de salud mental mundial debido a la pandemia de la COVID-19” y pacientes y médicos informan de “trastornos cerebrales encontrados en pacientes con COVID-19 leve y en recuperación”. No es de extrañar que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, diga que el mundo está “a punto de la ruptura”.

Reconstrucción después de la ruptura

Ante nuestros propios ojos, la amenaza invisible está desmoronando nuestra civilización. Colocó un espejo que expuso nuestra desconexión y alienación, como Guterres lo expresó muy bien. Destrozó la ilusión en nosotros mismos. Nuestra civilización de méritos llegó a su fin y de sus cenizas, surgirá una nueva humanidad.

Poco a poco, entenderemos verdaderamente, en nuestro corazón, que la humanidad cumple con las mismas leyes que gobiernan al universo, aún debemos darnos cuenta de que somos parte de la naturaleza, creados por ella y, sujetos a sus leyes. Así como la homeostasis, es decir, el equilibrio entre elementos diferentes pero interdependientes, gobierna a la naturaleza, el equilibrio entre recibir y dar, debe gobernar a la sociedad humana.

La humanidad es una entidad integral, un todo indivisible que parece dividido sólo en nuestra perspectiva egocéntrica.

El mundo sólo busca placer y evita dolor. Al hacerlo, analizamos qué parte de lo que vemos nos beneficia más o nos perjudica menos. Inadvertidamente, dividimos el mundo integral en partes y perdemos la percepción de esa realidad integral.

Debido a esta percepción fracturada, cuando vemos películas documentales sobre la naturaleza, nuestro corazón siempre está con el animal cazado. No nos damos cuenta de que los depredadores mantienen saludable al rebaño, pues comen sobre todo, animales enfermos y viejos, evitan la sobrepoblación y el consiguiente agotamiento de la vegetación. Al mantener la vegetación exuberante se disminuye la erosión del suelo y eso evita que las corrientes erosionen sus riberas y evita el deslizamiento de tierra e inundaciones repentinas. Cuando ves a través del prisma de la integralidad, no hay nada bueno ni malo; hay homeostasis e integridad. Cuando ves en el prisma del beneficio personal, sólo hay bien o mal, lastimar o ser lastimado.

Este es el mundo triste que la COVID-19 vino a terminar. Llegó a ofrecernos un mundo integral donde todo es uno, completo, inseparable e indivisible. Es claro que el virus nos guía contra nuestra voluntad. Pero es más fuerte que nosotros, así que mientras más insistamos en separarnos, más sufriremos. Ningún líder podrá combatirlo, ninguna protesta podrá restaurar la economía y ninguna vacuna detendrá la transformación de la sociedad.

Estamos en el mismo barco, a pesar de que actuamos como si no lo estuviéramos. Si seguimos así, todos nos hundiremos. Por eso, el que comprenda la situación debe extender el mensaje. Los gobiernos, los ciudadanos, los ricos, los afligidos, los capitalistas y los socialistas, todos deben trascender su visión restringida y ver el todo, que la humanidad y la realidad son integrales. Sólo si actuamos como uno, sabremos qué hacer para sanar a nuestra sociedad y curarla del virus.

Oposición a la unidad, parte 8

Unión de distintas fuerzas

Pregunta: Las doce tribus del pueblo de Israel tenían prohibido mezclarse entre ellas. Por un lado se suponía que estaban unidas y por el otro, tenían que cumplir con la prohibición de matrimonios entre miembros de distintas tribus y otras prohibiciones que lógicamente estaban contra la unión fundamental.  

Usted explicó que cada tribu, así como los órganos del cuerpo de un ser vivo, no podía mezclarse con las demás, pero todos trabajaban al unísono. 

¿Son iguales las leyes internas de la Torá a las leyes de la naturaleza, solamente al nivel de la sociedad

Respuesta: Seguro. En general, en la naturaleza, en todos sus niveles, existen distintas fuerzas y no se convierten en una, sino que en su conexión, parecen ser un todo único . 

El funcionamiento del sistema del mundo, llamado Adam (hombre), se determinó para llevar al sistema a un estado semejante al del Creador. Después, no habrá diferencia en absoluto, entre la conexión interna de las fuerzas. 

Además, dentro del sistema, sus propiedades particulares, las fuerzas individuales, serán totalmente diferentes entre si y su interconexión será una y única. 

Resulta que todo depende de la intención: ¿Cuál es el propósito de estar haciendo esto? Pero las cualidades mismas, no cambian, son siempre opuestas entre sí.
[267469]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel,” 29/jul/19

Material relacionado:
Oposición a la unidad, parte 7
Oposición a la unidad, parte 6
Oposición a la unidad, parte 5

Dar vida al alma común

Pregunta: ¿Cómo están conectados lo particular y lo general? Si cierto tipo de bacteria que produce moléculas de oxígeno, sin saberlo afectó tanto nuestra vida, ¿cómo afecta cada uno de nosotros a la naturaleza? 

Respuesta: No puedo decir nada acerca de las moléculas de oxígeno. Sólo sé que absolutamente toda la naturaleza viene de una sola fuente y continúa su desarrollo. Por lo tanto, cualquier forma nueva que aparece en la naturaleza, se manifiestan en la plena conexión mutua. 

Aunque no lo sentimos y aún no podemos descubrir ni investigar, la naturaleza es absolutamente integral y no hay una sola parte de ella que de pronto comience a desarrollarse por sí misma. 

Pregunta: Gracias a cierta bacteria que vivió por, digamos, dos semanas y produjo oxígeno, miles de personas viven hoy ¿podemos pensar que el significado de la existencia de cada uno de nosotros es dar vida a cierto súper-ser? ¿o la vida de cada uno es importante? 

Respuesta: La vida de cada uno es importante porque somos partes de ese súper-ser, que es llamado “alma”. Es una para todos nosotros.
[267372]
De Kabtv “Era post coronavirus”, 30/abr/20

Material relacionado:
Un poco de oxígeno
¿Es más importante agradecer por el sufrimiento que por el bien?
Anatomía del alma

¿Por qué no sentimos conexión mutua?

Pregunta: Todos estamos interconectados entre nosotros y con la naturaleza. Hay ciertas cadenas de relaciones. 

Por ejemplo, una colisión de galaxias causa la formación de estrellas. Las estrellas causan la formación de hierro. El hierro fluye en nuestras venas y nuestro corazón late. Es como si todos estuviéramos conectados por un latido común. 

Otra cadena: gracias a la fotosíntesis de las bacterias que vivieron hace dos mil quinientos millones de años y formaron el oxígeno, vivimos hoy. 

Otro ejemplo: existe una conciencia común. En la actualidad están naciendo personas en quienes la carga de experiencia, conocimiento, sensaciones de generaciones pasadas, se acumula. 

Por lo tanto, estamos conectados por un solo respirar, un solo latido del corazón y una conciencia común. Y aún cuando lo entendemos, no lo sentimos ¿qué otras conexiones ocultas existen entre nosotros que aún no conocemos?

Respuesta: Estamos conectados en un alma común. Nuestras propiedades, sensaciones, experiencias, pensamientos -todo es común. 

Ninguno tiene nada personal. Lo único que queda para cada uno es conectarnos en un alma común y sentir el sistema de nuestra total interconexión. Sin esto, nos sentimos solitarios, como seres aislados. Pero no es más que una falsa idea de nuestra verdadera condición. 

Pregunta: ¿Con qué más estamos conectados aparte de pensamientos y deseos? 

Respuesta: Absolutamente todo. No hay una sola célula ni un solo pensamiento ni un solo deseo ni una sola motivación, nada que pueda tener yo mismo sin recibirlo de otros o sin transformarlo a través de mí mismo hacia otros. 

Pregunta: ¿Por qué no lo sentimos? 

Respuesta: Porque nuestro ego nos desconecta. Aun cuando somos completamente dependientes e integrados, no lo sentimos. El egoísmo, por decirlo de alguna manera, se lleva nuestra conciencia y no entendemos que estamos en una conexión mutua absoluta, completa, perfecta.
[267322]
De Kabtv “Era post coronavirus,” 30/abr/20

Material relacionado:
Nueva Vida #49 – Renovación a través de la conexión mutua
En la red de conexión mutua
La distancia no existe para aquellos que están cerca en el espíritu