entradas en 'Ego' categoría

El ego envenena nuestra vida

En nuestr115.06o camino, todos tenemos que pasar por dos etapas, la primera es el exilio de la espiritualidad. Esta etapa es muy larga porque primero se desarrolla la naturaleza inanimada, vegetal y animal.

Luego aparece el humano que también tiene que pasar por cuatro niveles de desarrollo: inanimado, vegetal, animal y hablante dentro del humano, hasta que se da cuenta de que está bajo el control del deseo de recibir para sí mismo. El ego nos mantiene en esclavitud, nos impide ser libres. Por eso, el ser humano mismo define su estado como exiliado de la fuerza de otorgamiento, la fuerza de amor y conexión.

A lo largo de la historia, sólo unos pocos han llegado a esa conclusión, pero en nuestro tiempo entramos en el período llamado «última generación», cuando la naturaleza empuja a la humanidad a revelar que estamos en el exilio del deseo de otorgar, del amor mutuo.

El ego nos retiene en esta terrible esclavitud. Cuando nos demos cuenta, entenderemos que sólo hay una salida: gritar, pedir, exigir con toda nuestra fuerza, a la fuerza superior, que nos puso en este exilio, que nos lleve a la libertad. La diferencia entre exilio y redención es una letra «Aleph – א», que simboliza la revelación de la fuerza superior, el Creador, en nuestro mundo.

Si el Creador se revela en nuestra vida, sentiremos que salimos del exilio, fuera del control de nuestro ego, que ya no nos encierra en el rincón oscuro de toda la vasta realidad. Por eso, lo más importante, es darnos cuenta de que somos esclavos del ego, de nuestro faraón, que trabajamos para él con devoción y amor y obedientemente cumplimos todos sus caprichos. No nos separamos de él, somos solidarios con él. Hasta que comenzamos a recibir golpes por nuestra asociación con el ego, reconocemos que se preocupa sólo por su bien y no por nuestro beneficio.

Esta revelación viene de una iluminación especial desde arriba, del Creador, que despierta en nosotros la sensación de que hay otro gobierno en el mundo, no sólo el de este terrible egoísmo. Hay otro gobierno en el mundo el de la fuerza de conexión y amor.

Ahora nos sentimos entre estas dos fuerzas que luchan entre sí y queremos pertenecer a la fuerza del amor, la fuerza del bien. La fuerza maligna que nos controla es egoísta y no está relacionada con la fuerza superior. Resulta que, en lugar de disfrutar de nuestro ego ya lo percibimos como malvado y le pedimos al Creador que nos saque del control de esa fuerza del mal.

Así, gradualmente, nos liberamos de la esclavitud del ego, salimos de Egipto, salimos del control del faraón, de la inclinación al mal y buscamos el control de la buena fuerza de otorgamiento y amor. Siempre estamos bajo el control de una de estas dos fuerzas, de lo contrario es imposible. Si una sube, la otra cae.

Por eso, viendo el proceso histórico por el que ha atravesado la humanidad, podemos decir que todo es llamado exilio egipcio. Desde el principio de la creación, ni siquiera había un ser humano, pero el deseo de recibir ya dominaba el mundo. Aunque no había nadie que lo identificara ni quisiera cambiar su dominio.

Cuando el hombre descubre el control del ego sobre él, trata de escapar y entra en la siguiente etapa, ya fuera de Egipto, en la tierra de Israel.

No hay nada más que estos dos estados: Egipto o la tierra de Israel y ahora estamos justo en la frontera entre ambos deseos. Esperemos que muy rápido descubramos el control de la inclinación al mal sobre nosotros y que no queramos permanecer ahí, que entendamos que el ego es malvado y así pasaremos al control del buen deseo.

Sólo hay dos estados en la historia: Egipto e Israel. Hasta hoy, la humanidad ha existido en Egipto con excepción de individuos seleccionados, los cabalistas, que ya salieron y están iluminando nuestro camino. El resto de la naturaleza está bajo el control del ego, pero en nuestro tiempo ya podemos alcanzar el otorgamiento.

Cuanto antes descubramos que estamos bajo el odiado control del faraón y queramos escapar de su esclavitud, más cerca estaremos del éxodo de Egipto. Este descubrimiento lo hará la humanidad, con la conciencia del mal del egoísmo que envenena nuestra vida y juntos saldremos a la libertad.
[280054]
De la lección diaria de Cabalá 23/mar/21, «Pésaj«

Material relacionado:
El egoísmo al servicio del mundo
Egipto y la serpiente son nuestro egoísmo
El desarrollo del egoísm

De acuerdo al deseo original

214La sabiduría de la Cabalá es revelada a la humanidad gradualmente. El primer cabalista en alcanzarla fue Adam, un cabalista que vivió hace 5,579 años. Pero fue revelada explícitamente con Abraham, hace cerca de 3,600 años. Hoy la sabiduría de la Cabalá está en una fase muy interesante, está siendo conocida por toda la humanidad. 

En el pasado, fue conocida sólo por pocos cabalistas, excluidos y apartados del resto de la sociedad, pero hoy, gradualmente, comienza a propagarse por el mundo. Por eso, participamos y somos testigos de un fenómeno único en el que la esencia del mundo en el que vivimos, la causa y efecto de nuestra existencia y el plan de la evolución humana son gradualmente revelados a la humanidad. 

La gente está dividida en cinco niveles (igual que el deseo general de recibir) de acuerdo al nivel de su desarrollo y el nivel de su participación en la vida. 

Hay unos que no se preocupan por nada, excepto por ellos mismos. Hay otros que se preocupan por su familia, la sociedad en la que viven, etc. Otros, en el siguiente nivel, les preocupa la Tierra, los planetas, y el espacio. Pero, no están interesados en salir del marco de referencia de este mundo. Y finalmente están los que quieren revelar y conocer lo que sucedió en el pasado y lo que sucederá en el futuro. 

También algunos están interesados en el sistema general de la creación, el grado en el que participamos, el grado en el que la creación existe por sí misma, de dónde surge, lo que le sucede y cómo sucede. Aspiran a entender la imagen general de la cooperación mutua entre todas las partes de la creación. 

De hecho, en el principio de conexión global e integral de la naturaleza es en lo que se interesan más. Quieren saber cómo está conectado todo, por qué, con qué propósito y cómo un componente responde y maneja a otro y tiene impacto en las otras partes. Tienen un deseo tan grande que quieren conocer y alcanzar el sistema general, el esquema general, la estructura general, de todo lo que existe, no sólo en nuestro mundo, también más allá de este mundo y no pueden encontrar paz en la vida ordinaria. 

Al intentar parecerse a otros, intentan involucrarse en problemas corporales, pero no por mucho tiempo. A la primera oportunidad que les presenta el destino, de inmediato vuelan hacia algún lugar, es decir, no pueden involucrarse en problemas habituales. 

Están más interesados en problemas que no están en escala cósmica, sino por encima (es decir con problemas que incorpora la palabra “todo”). No es el espacio ni este mundo, sino lo total. No se conforman con una idea general -lo encuentran difícil de aceptar y les corroe por dentro- y llegan a la sabiduría de la Cabalá. 

Esta cuestión no necesariamente llega a su nivel máximo en todos y cada uno, pero aún así es un poco más elevada que nuestro mundo. Hay cuestiones de orden inferior, cuando la gente está interesada en conocer qué determina cosas como su salud y su destino. Son atraídos sl misticismo o comienzan a practicar medicinas tradicionales, etc. 

Así, comenzamos a girar en torno a la sabiduría de la Cabalá desde abajo, desde el nivel animal inferior, todo el camino hasta el nivel más elevado en el cual se necesita sentir y alcanzar a la creación entera, el sistema entero y su liderazgo. 

Existen diferentes actualizaciones del deseo, y por lo tanto muchos llegan a la sabiduría de la Cabalá, pero una vez que escuchan de lo que se trata en los niveles más elevados, entienden que no es para ellos porque están más interesados en la implementación corporal tanto de la humanidad como de la sabiduría de la Cabalá. Ellos acumulan cierto conocimiento y se mueven hacia su nivel. 

En realidad así es como debe ser. Esta es la razón de que nunca forzamos a nadie a permanecer ni los que llegan ni los que se van, pues esto es privado. Cada uno debe encontrar su equilibrio en este sistema en todos los niveles de alcance de la creación y de acuerdo a las demandas de mi alma, es decir, mi deseo interno, original, personal. 

Así existimos.
[240965]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 5/feb/19

Material relacionado:
El comienzo de la unidad de la humanidad
Cómo visualizar la conexión entre nosotros
¿Por qué no hay coerción en la espiritualidad?

Vista desde el “segundo piso”

608.01Pregunta: ¿Hay un castigo por los pecados de una generación? ¿existe el concepto de que los hijos deben pagar los pecados de sus padres? 

Respuesta: En general, si. Pues, no existimos por nosotros mismos, como pensamos. Usualmente, la gente cree que puede hacer lo que quiere sin entender que está dentro del marco de la naturaleza, que tiene sus propias leyes. 

Gradualmente revelamos esas leyes en los niveles; inanimado, vegetal y animal. Pero en el nivel humano, no podemos revelarlas. Sólo podemos asumir que existen. 

El hecho es que observamos la naturaleza inanimada, vegetal y animal de arriba hacia abajo, por lo tanto, podemos entenderla y de alguna manera manejarla. Y podemos observar a otros solo en nuestro nivel. No tenemos un “segundo piso” desde el cual observarlos. Por eso, en el nivel humano, constantemente cometemos errores. No tenemos nada con qué comparar, no tenemos un segundo piso para observar desde arriba. 

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, debemos elevarnos al siguiente nivel, llamado fe por encima de la razón, desde el cual podemos ver correctamente nuestro nivel terrenal y entender quiénes somos y cómo debemos comportarnos. 

Pregunta: ¿De dónde viene el término “descenso”, “declive” o “engrosamiento” de generaciones? 

Respuesta: Vemos que cada generación se desarrolla en su propio ego y se está volviendo más sofisticado, complejo y con muchos niveles. Por eso, tira de nosotros hacia abajo. Necesitamos equilibrarlo esforzándonos por elevarnos. 

Aún no lo entendemos. Pero en nuestro tiempo, ya llegamos a un estado que nos permite entender cómo equilibrar el ego y más o menos influir en nuestra existencia. 

Pregunta: ¿Podemos decir que es precisamente el nivel diferente de egoísmo lo que causa los conflictos entre generaciones? 

Respuesta: Naturalmente. Todos somos egoístas, pero cada uno en su propia manera.
[269951]
De Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
Mirando el mundo desde el segundo piso
Una chispa que penetró desde el piso superior
Cambiando tu apartamento de la planta baja al primer piso

 

¿Por qué precisamente en nuestro tiempo debemos revelar al Creador?

202.0Pregunta: El hombre siempre ha buscado explorar la naturaleza. Si el Creador es un pensamiento que todo lo abarca, un campo, una sola ley de la naturaleza, entonces, ¿por qué precisamente ahora debemos revelarlo como esta ley?

Respuesta: Hoy podemos realmente investigar al Creador y volvernos similares a Él o viceversa, en la medida de nuestra semejanza con Él.

El desarrollo final del egoísmo nos brinda esta oportunidad. En cada generación, se fue desarrollando gradualmente y guiándonos constantemente a través de todos los estados hasta el último, en la cima de la pirámide de las necesidades humanas.

Pregunta: ¿Con un pequeño egoísmo es imposible revelar al Creador o es posible pero a un nivel muy primitivo?

Respuesta: No, con un ego pequeño también esperamos algunos logros, no del Creador, sino de Sus pequeñas acciones externas laterales.

Pregunta: ¿Comprensión espiritual es revelar al Creador?

Respuesta: Es no sólo nuestra comprensión de la espiritualidad, sino, en general, revelar el mundo verdadero.
[269189]
De Kabtv «Habilidades de organización» 25/jun/20

Material relacionado:
El método para revelar al Creador
Igualdad y oposición, todo en uno
La separación que ayuda a una conexión más fuerte

Nueva Vida 1256 – Evolución de la conciencia

Nueva Vida 1256 – Evolución de la conciencia
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Mandelbaum ben Moshe

Resumen
De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, la fuerza que desarrolla a la humanidad es el ego. La “maquinaria” que se encuentra dentro de la naturaleza, desarrolla la conciencia inanimada, vegetal, animal e incluso, humana, para que sea integral. El salto en la conciencia que nos espera, es comenzar a adaptarnos a la naturaleza y no ver la realidad a través del ego. De acuerdo a nuestra naturaleza, no queremos estar conectado con la realidad, porque eso nos obliga; en contraste, deseamos ser libres. 

Los conflictos en la vida se deben a que queremos dominar a los demás. El sufrimiento desarrolla la conciencia humana. La humanidad debe llegar a un estado en el que todos estén conectados con amor; la comunicación ideal es llamada, amor. En una relación en la que cada uno siente al otro y satisface sus deseos, estaremos completamente conectados, El desarrollo total de la conciencia es uno en el que siento y doy satisfacción a tu corazón, no al mío.
[266848]
De Kabtv “Nueva Vida 1256 – Evolución de la conciencia”, 24/jun/20
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

El hombre en un mundo interconectado, parte 1

Atrapado en el egoísmo global

Pregunta: El gran físico Albert Einstein dijo: «El ser humano es parte del todo, le llamamos «Universo», una parte limitada en tiempo y espacio. Siente que él mismo, sus pensamientos y sentimientos están separados del resto, es como ilusión óptica de su conciencia. Este engaño es una prisión, restringe nuestros deseos personales y nuestro afecto por personas cercanas. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión, ampliar nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie puede lograrlo por completo, pero el intento de lograrlo, es en sí, parte de la liberación y base para la seguridad interior”, ¿estás de acuerdo con esta afirmación?

Respuesta: La declaración es buena. Pero está tan simplificada que cuando comienzas a entenderla, llegas a la conclusión de que piensas en cosas, eventos, razones y soluciones totalmente diferentes. Y resulta que todo parece estar bien, como debería, todos están de acuerdo, pero al final, llegan al punto en que corren en diferentes direcciones.

Pregunta: De hecho, hablamos del amor por los demás, de la unidad, pero vemos que empeora cada vez más.

Se habla de unidad y amor desde hace miles de años. Es la base de todas las religiones. Hoy, incluso la investigación científica se hace sobre este tema. Y aunque el hombre es pragmático, ve que la unidad puede beneficiarnos. Pero ¿dónde estamos, dónde está esa unidad, dónde está el amor por los demás?

Respuesta: Nuestro ego no nos permite someternos a otros. Si en algún momento me someto, al siguiente momento no quiero hacerlo, trato de alejarme, intento quitarme algo.

Ve los acuerdos entre países, gobiernos y dentro de los gobiernos, ¿cuántas leyes hay en cada país, para cada acto, para cada movimiento? y ¿quién monitorea su ejecución? y ¿qué podemos hacer con esas leyes?

La gente no hace más que inventar nuevas leyes, escribirlas y ponerlas en los estantes. Y luego, cuando es necesario, la sacan, usan todos los métodos para demostrar que esa ley existe y que debe activarse. De esta manera, quieren suprimir a los demás.

Entendemos estos movimientos de nuestro ego que quieren subyugar a todos. Esos egoístas se encuentran en el gobierno, con mucho orgullo tratan de reprimir a otros por los llamados métodos parlamentarios. Pero, ¿cuánto tiempo puede tolerarse eso y cuánto tiempo pueden seguir existiendo?
[266558]
De Kabtv «Era post coronavirus,» 23/abr/20

Material relacionado:
La obsesión por la reapertura de la economía nos puede salir cara
El egoísmo al servicio del mundo
El mundo está en el umbral de una nueva era de desarrollo

 

La gente está cambiando

Pregunta: Hoy, se requiere de una gran solidaridad y garantía mutua con el fin de entender la situación, pues la gente se transmite el coronavirus. Peor aún, podría ni siquiera saber que lo está haciendo, porque no tiene síntomas. 

¿Cómo llegamos a esa solidaridad? El gobierno lo exige de nosotros, pero todos somos diferentes, cada uno tiene sus propios principios. 

Respuesta: Hoy están apareciendo fenómenos muy interesantes en la sociedad, de los cuales no nos dábamos cuenta antes. Entendemos que debemos permanecer alejados, no estornudar ni toser ni hablar y no acercarnos a menos de dos metros de distancia. Entendemos que cada uno tiene su propio espacio y debemos estar separados en nuestra habitación o apartamento. 

Esos estados, básicamente, no son muy lógicos y no son muy naturales para nuestro mundo, porque estamos acostumbrados a atropellarnos constantemente en el metro, trenes, autobuses, nos mezclamos en las calles, etc. 

Y hoy, si alguien estornuda a unos metros de mí, de inmediato soy presa del miedo. En general, vemos que el estado de la gente cambió y no se lo impuso nadie ni nada, entonces, ¿qué sucede si te contagias de este virus? En principio, no hay nada de qué preocuparse ¿hay gente muriendo por eso? Si. Pero también muere de gripe ordinaria. 

Pero, apareció una actitud totalmente diferente hacia este estado, pareciera que no es dictado por ningún fenómeno de nuestro mundo. Es sólo que la gente se volvió diferente. Se percibe como si estuviéramos en estado de guerra química.
[262620]
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad”, 19/mar/20

Material relacionado:
¿Qué significa cambiar el mundo?
Nueva Vida #81 – Salud: enfermedades infecciosas, virus y bacterias
El virus coronado

 

El egoísmo es el virus

Pregunta: Justo al inicio de la epidemia, se permitían reuniones hasta en 5,000 individuos, después hasta 2,000, después 500,100 hasta 10. Hoy no puedes reunirte con 10 personas. Es decir, la naturaleza nos separó por la fuerza ¿pero con qué propósito? ¿qué sucederá después?

Respuesta: Cabalá dice: la unión de pecadores es mala para ellos y mala para el mundo. Y la separación de pecadores es buena para ellos y buena para el mundo. 

Pregunta: ¿Cuál es nuestro pecado?

Respuesta: Originalmente nacimos en pecado. Y no es frase religiosa. La naturaleza humana es pecadora porque somos egoístas y pensamos sólo en nosotros mismos, en mejorar las cosas para nosotros y empeorarlas para otros. Todo es relativo. Vivimos comparando constantemente nuestra condición personal con otros. 

Por lo tanto, al separar a la gente, en principio, debilita su envidia y celos y así, se calma el estado de la sociedad. Pues, si la sociedad está compuesta por personas amistosas entre sí, en la medida de su amistad pueden acercarse. Si son egoístas, en ese grado deben alejarse una del otra. 

Pregunta: ¿Es decir, la naturaleza nos creó egoístas, entonces no hay reclamos contra nosotros?

Respuesta: Si, está dicho en la Torá: Yo (el Creador) creé el egoísmo. Al explorar la naturaleza, vemos que la atracción y rechazo de todas sus partes, todas las leyes de la naturaleza, están basada en las propiedades egoístas de la materia. 

Pregunta: Entonces, si no usamos nuestro egoísmo correctamente, la naturaleza genera todo tipo de virus y otros cataclismos para que reconozcamos la necesidad de corregir el ego ¿el egoísmo en sí, es el virus? 

Respuesta: Siempre deseamos recibir máximo placer, incluso más, si es a expensas de otros. Nuestra naturaleza egoísta es un virus. La naturaleza, inanimada, vegetal, animal y los humanos estamos en Su poder y sólo así nos manifestamos.
[262648]
De Kabtv “El coronavirus cambia la realidad”, 19/mar/19

Material relacionado:
Aprender a vivir en equilibrio con la Naturaleza
Nueva Vida #81 – Salud: enfermedades infecciosas, virus y bacterias
Vacuna universal contra todos los virus

 

En la línea roja

La epidemia de coronavirus afecta a todo el mundo, sin importar dónde sea; Italia, Israel, Corea o Rusia. El mundo entero está preocupado. El virus se propaga sin reconocer fronteras y no hay un fin a la vista. Los expertos predicen que la epidemia durará un año hasta que aparezcan algunos medios para combatir el virus.

El coronavirus cambió en forma importante la relación de la gente en la sociedad humana al plantearnos preguntas serias. ¿Qué se debe hacer para que podamos volver a la vida normal? ¿qué nos exige la naturaleza y por qué nos trae tantas sorpresas? ¿cuál es la solución a los problemas que enfrentamos en nuestra vida?

Por un lado, estos problemas nos muestran lo conectados y dependientes que realmente somos. Por otro, que nuestra conexión no es amable y necesitamos aprender a cambiarla. El coronavirus acaba de comenzar a revelar la gravedad de nuestra afección. La situación no es tan mala todavía.

Veamos qué sucederá una vez que los países de América y Europa cierren sus fronteras. La humanidad volverá a las barreras fronterizas.

La única solución es averiguar a fondo cuál debería ser nuestra conexión correcta y cómo construir relaciones suficientemente buenas para que ningún virus pueda penetrar. El virus es una señal de que nuestra conexión es incorrecta.

El coronavirus es un problema común, por eso, requiere una unidad correcta y garantía mutua de toda la humanidad. ¿Por qué constantemente vienen nuevas desgracias sobre nosotros? ¿por qué la naturaleza siempre nos golpea con un látigo, a cada uno por separado y todos juntos?

¿Por qué estos golpes, año tras año, son más fuertes y por qué se extienden tanto, que envuelven a toda la humanidad? La naturaleza trata de llevarnos a la conciencia de la necesidad de la garantía mutua para que nos volvamos como un hombre, un sistema.

Todos, en el mundo, necesitamos comprender que:

  • El coronavirus no es coincidencia, sino parte del proceso por el que las fuerzas de la naturaleza guían a la sociedad humana. Es su esfuerzo por unirnos en un sistema.
  • En este sistema único, hay leyes que la naturaleza nos obligará a adoptar, si no voluntariamente, “con un palo”. El coronavirus es una de las desgracias enviadas a la humanidad para sacudirla y forzarla a que haga introspección, para que aprendamos a vivir correctamente.

Idealmente, tenemos que ser como un hombre con un corazón, en un sistema. No hay salida. Tendremos que lograrlo. La epidemia de coronavirus es la primera plaga en una cadena de ataques que se revelarán mensualmente. Pues, si nos tratamos mal, damos lugar al virus. Parece que falta la garantía mutua que deberíamos haber creado.

El objetivo de la creación es llevar al hombre a una buena conexión, a amar al prójimo como a sí mismo. Si no lo hace, habrá problemas que actuarán como remedio y que nos empujarán hacia la conexión.

Nos vemos y no nos deseamos lo mejor. Las miradas desagradables y las palabras críticas se materializan y pasan de uno a otro en forma de virus.

La humanidad depende cada vez más de otros, en industria, comercio y en todo lo demás, pero al mismo tiempo, no mejoramos nuestras relaciones humanas. Nuestras relaciones están en contradicción con los lazos crecientes entre nosotros; Me conecto con todos en la Tierra, pero con el objetivo de exprimirles todo el jugo. Cuando estas conexiones se vuelven insoportables, la naturaleza las golpea y las rompe.

Imagina que el mundo se separa de China, Japón y Corea del Sur, cómo afectará al sector manufacturero. Incluso si la producción de algún pequeño elemento electrónico se detuviera, la mitad del mundo se detendría. Debemos organizamos correctamente en el nivel humano. No seguimos la ley de garantía mutua. Se exprime hasta la última gota de todo, para que la élite pueda ganar unos cuantos millones de dólares más.

El virus ya provocó despidos masivos. No parece que esta ola disminuya. Parece que sacudirá a toda la humanidad para que sintamos que llegamos a la línea roja y que la naturaleza ya no nos permitirá vivir así.

Por primera vez en la historia de la humanidad, entendemos que lo que sucede es un golpe desde arriba, como los hechiceros egipcios le dijeron al faraón, que una de las plagas venía de la mano de Dios. Todos sentirán que es castigo de lo alto y que de arriba nos están deteniendo.

Cuando veo mal a otro, le estoy transmitiendo el virus. Pues, todos estamos atados a un solo sistema y al pensar mal de alguien, traigo al sistema, un virus negativo, una señal negativa, rompo la garantía mutua. Puede ser sólo un pensamiento, pero todos estamos interconectados por pensamientos, conversaciones y acciones.

Lo queramos o no, estamos encerrados en una esfera común. Por eso no es importante si lo hablo, escribo, pienso o hago con las manos. El efecto del pensamiento es aún mayor, tal como se dijo «todo se resuelve en el pensamiento». El pensamiento se materializa en acciones físicas.

Las amenazas invisibles se extienden entre nosotros. Estamos en un campo de conexiones. El pensamiento es el nivel más alto de conexión y desciende a niveles más simples. Podemos corregir todos los virus en el pensamiento. La garantía mutua es nuestra interconexión correcta a nivel de pensamiento. Si lo mantenemos, no habrá necesidad de nada más, incluidos medicamentos materiales.
[261406]
De la lección diaria de Cabalá del 7/mar/20

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?

El egoísmo al servicio del mundo

Baal HaSulam, Paz en el mundo: Y es natural que cada individuo se sienta en el mundo del Creador, como único gobernante, que todos los demás fueron creados sólo para aliviar y mejorar su vida, sin que él sienta ninguna obligación de dar algo a cambio.

Y en palabras simples, diremos que la naturaleza de cada persona es explotar la vida de los demás en el mundo, en beneficio propio. Y todo lo que da a otro es sólo por necesidad; e incluso así hay explotación de otros, pero se hace con astucia, para que su amigo no se dé cuenta y conceda de buena gana.

Es posible que la persona ni siquiera sienta que usa a otro cuando da, pero no puede ser que damos algo desinteresadamente. En todo caso, es con intención de recibir.

La razón es que la naturaleza de cada rama está cerca de su raíz. Y como el alma del hombre se extiende desde el Creador, que es Uno y Único y todo es Suyo, por lo tanto, el hombre que surge de Él, siente que la gente en el mundo debe estar bajo su tutela y para uso privado propio. Y esta es una ley inquebrantable. …

Esta ley puede llamarse ‘ley de singularidad en el corazón del hombre’. Nadie escapa y cada uno toma parte en ella: el grande de acuerdo a su tamaño y el pequeña según su tamaño.

Así, la ley de singularidad en la naturaleza de cada persona no es condenada ni alabada, ya que es una realidad natural y tiene derecho a existir como todas las partes de la realidad. Y no hay esperanza de erradicarla del mundo, ni siquiera desdibujar su forma un poco, así como no hay esperanza de erradicar la especie humana de la faz de la tierra. Por lo tanto, no mentimos si decimos que esta ley es la verdad absoluta.

Es claro que esta es nuestra naturaleza. Lo importante no es esconder esta ley, esta ‘verdad absoluta’, de que sólo nuestro egoísmo opera en toda la realidad, sino usarla correctamente. Después de todo, el egoísmo es la única materia de la creación y si no aprendemos a usarlo correctamente, sufriremos toda nuestra vida.

Toda la vida de la persona, desde el nacimiento hasta la muerte, es una lucha, ¿cómo podemos disfrutarla y alcanzar una vida eterna y perfecta? Para esto, no necesitamos destruir nuestro egoísmo, sino usarlo adecuadamente.

No hay fuerza en el mundo que pueda corregir nuestro egoísmo. Por lo tanto se piensa que no hay solución. Ningún gobierno, filosofía, nación del mundo ni los más astutos consejeros presidenciales pueden recomendar un método para corregir el egoísmo humano. La competencia y el uso de otros, permanecen.

Sólo la sabiduría de la Cabalá, al atraer la fuerza superior no inherente a nuestro nivel, a nuestra vida en este mundo, nos ayuda a sacar fuerza del amor y nos muestra cómo trabajar adecuadamente con nuestro ego. Resulta que el egoísmo es muy útil porque construimos el sistema de conexiones por encima de él. Al elevarnos por encima de nuestro egoísmo, en oposición a él, descubrimos la fuerza superior de la naturaleza.

El egoísmo tiene infinitas formas de conexiones egoístas entre nosotros y todas son formas de la fuerza superior de amor y otorgamiento, pero a la inversa, como un sello y su impronta. Si no fuera por el egoísmo en sus diversas formas, no tendríamos ninguna posibilidad de revelar la forma de la fuerza superior y alcanzarla. Habría sido esquiva.

Pero cómo transformamos odio en amor y revelamos su forma. Todo lo podemos experimentar prácticamente si nos sentamos en círculo y en media hora, con una sencilla conversación, según la metodología integral, comenzamos a descubrir los bellos resultados de nuestra conexión.

Esto, a pesar de que personas con puntos de vista opuestos, extrañas entre sí, se reúnen en el círculo. Esto demuestra que, en realidad, hay una fuerza positiva oculta dentro de la conexión y es entre extraños. Si se sientan en el círculo juntos y tienen una conversación de acuerdo al método integral, comienzan a descubrir calor, unidad, cercanía, comprensión mutua y voluntad de otorgar unos a otros.

Ven en qué forma pueden conectarse y satisfacerse unos a otros y cómo ayudarse mutuamente en el círculo. Desde el primer intento, descubren muchas leyes de conexión.

Nuestro egoísmo es un hecho indiscutible y todos pensamos en forma egoísta. No hay otra fuerza en nuestro mundo, sólo el ego. La singularidad de la sabiduría de la Cabalá está en que sabe extraer de la naturaleza la segunda fuerza, la positiva y compensa la fuerza egoísta negativa para añadir más al menos, esta es la fuerza de la conexión.
[199864]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 3/ene/17, lección sobre: “Educación para la concesión»

Material relacionado:
El difícil trabajo contra el egoísmo
Encontrando la fuerza que equilibra el ego
Necesitamos elevarnos por encima de los obstáculos y el egoísmo