entradas en 'El hombre y la mujer' categoría

“¿Cuáles son las principales razones del aumento de las tasas de divorcio?″ (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Cuáles son las principales razones del aumento de las tasas de divorcio?

La razón principal del aumento de las tasas de divorcio es la evolución humana natural. Nuestros tiempos se caracterizan por salir del nivel de desarrollo animal y ascender al nivel humano. En otras palabras, la naturaleza nos urge a conectarnos como un único marco global interdependiente de la humanidad.

Dado que hay necesidad creciente de conectarnos como un único sistema global, encontramos que nuestras conexiones personales se rompen cada vez más. La naturaleza quiere que miremos más allá del marco familiar para luego volver a él en un nivel diferente, es decir, donde sintamos a la humanidad como una sola familia.

En nuestra vida individual, experimentamos el sentimiento de estar enamorados y nos llegan emociones poderosas, entusiasmo, inspiración y la aparente perfección, por la que vale la pena esforzarse para estar juntos y sobre la cual podríamos construir una familia. Pero, con el tiempo, perdemos este sentimiento ¿por qué nos enamoramos naturalmente si más tarde ese sentimiento se disipa?

Necesitamos entender que estamos en un sistema que maneja la naturaleza. En este sistema, la naturaleza quiere que descubramos el verdadero amor eterno, es decir, el amor que existe en la naturaleza misma. En el proceso, quiere que nos despeguemos de las concepciones y sentimientos de estar enamorados que experimentamos temporalmente en nuestra realidad actual. Por lo tanto, debemos cambiar nuestra atracción instintiva por el otro sexo, que es alimentada por la pasión natural y las hormonas, a una conexión más orientada a objetivos.

Formamos la conexión que conocemos actualmente, porque vivimos para nuestros hijos o nuestro hogar compartido. Además, estar juntos es conveniente, porque nos permite apoyarnos mutuamente a medida que envejecemos. Hoy, sin embargo, necesitamos encontrar una nueva conexión más profunda. Y, vemos cada vez más casos de divorcios, porque estamos en esta era de transición, en la que ya comenzamos a sentir una falta cada vez mayor en los marcos tradicionales que una vez nos mantuvieron unidos, de que hay un impulso adicional y más sublime que necesitamos para sostener y hacer crecer una familia feliz en nuestros tiempos.

Si podemos aprovechar este impulso, que aún tenemos que identificar con precisión, podemos ponernos en camino para descubrir un sentimiento completamente nuevo, que emerge en una conexión más orientada a nuestros objetivos. Así, podemos usar el trampolín desde nuestro creciente disgusto hacia nuestros marcos actuales para buscar conexiones en un nivel completamente diferente: una conexión familiar mucho más fuerte y cálida entre toda la humanidad. Si logramos esa sensación, descubrimos una plenitud que nunca antes habíamos sentido. Es como si flotáramos libremente, volviéndonos muy ligeros y sintiendo que un torrente eterno de vida nos impregna.

Si bien tenemos la oportunidad y la capacidad de determinar estas nuevas conexiones orientadas a objetivos a través de una educación que enriquece la conexión, vemos que estas explicaciones pasan, en gran medida, desapercibidas. Por lo tanto, la naturaleza nos empuja con dolor y sufrimiento y encontramos que las conexiones que alguna vez mantuvimos, se rompen, el divorcio es un indicador clave de nuestras conexiones rotas en relación con la familia. El propósito de este sentimiento cada vez mayor de desapego, incluido el aumento de las tasas de divorcio, es para que nos hartemos de nuestra separación y desarrollemos un nuevo deseo sincero de conectarnos en un nivel completamente diferente. Eventualmente, trataremos de conectarnos de esta nueva forma, pues encontraremos que, de lo contrario, estaremos acorralados. Cuando comencemos a conectarnos como la naturaleza nos lo requiere, descubriremos la belleza de dicha conexión.

Por eso, junto con el creciente odio irreconciliable y los desacuerdos que rompen cada vez más familias, surge una necesidad de amor nueva y sincera. Si todos comprendemos la sublime satisfacción que trae el amor verdadero, querremos tener estos sentimientos en nuestra familia. Luego regresaremos a la familia después de que aprendamos a amar a la totalidad de la humanidad y desearemos compartir una versión más profunda, personal e interna de esta conexión con un cónyuge.

Video disponible en inglés

Basado en el episodio 19 de Nueva Vida 2/feb/12 con el cabalista Dr. Michael Laitman, Oren Levi y Tal Mandelbaum Moshe.
Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman. Foto de Kelly Sikkema en Unsplash

Entender de forma mutua nuestra naturaleza

Comentario: Hoy, la gente no quiere ninguna obligación mutua y por eso no se casa. 

Mi respuesta: El hombre es egoísta. Si entendiera que el matrimonio realmente le dará satisfacción y fue creado para poder dar y recibir, vería que no hay nada mejor. 

Pero para eso, se necesita crear una forma de comunicación para que el hombre reciba satisfacción de su esposa, hijos y familia, para que tenga exactamente esas necesidades, cualidades, deseos, que no son artificialmente cambiados de manera que es forzado a huir en las tardes a algún lugar como clubs o bares. 

Es lo mismo para la mujer. Ella debe estar determinada a crear una familia, su esposo y sus hijos, las condiciones que disfrutará. Por lo tanto, la educación apropiada es necesaria. No importa que seamos más egoístas. Un egoísmo más grande, en realidad, debería llevarnos al siguiente nivel. 

Debemos educar a los niños apropiadamente, enseñarles a interactuar y no darles sólo clases de sexo en las escuelas. Resulta que sólo le enseñamos relaciones sexuales animales correctas, pero no les enseñamos a conectarse apropiada y mutuamente ni a entenderse y complementarse. 

Si no les damos esa educación, la siguiente generación será miserable. Llegarán a cierta interacción mecánica, algo incomprensible. 

Cabalá dice que todo en la naturaleza está construido en base a reposición, en base a armonía. Esta reposición depende del entendimiento de la naturaleza del otro. 

Recuerdo cuando estaba en el primer año del instituto, teníamos un profesor Svyadoshch Avraam Moiseevich. Nos llevó a diferentes hospitales para cirugías y nos mostró las condiciones extremas en las que está la gente, después de un accidente, durante un parto difícil o después de un trasplante de corazón. 

Y nosotros, chicos de dieciocho o diecinueve años, sentimos una sacudida. Cuando fuimos del hospital de maternidad, fue un impacto: que difícil es dar a luz, cuánta sangre, cuánto dolor. Casi lloramos, observando a las mujeres en labor de parto. Nuestra actitud hacia muchas cosas cambió. Incluso comenzamos a tratar diferente a las chicas del grupo. 

Basado en mi experiencia, llevaría a todos los niños a hospitales, maternidades y morgues para explicarles y mostrarles lo que es la vida, cuando pasas por todos esos estados, desde el nacimiento a través de varios problemas, lesiones, muerte, hasta el cementerio, todo es necesario. Lo haría con una preparación preliminar muy seria, de manera que los niños no vivan un trauma psicológico. Así se construye una actitud comprensiva y adulta hacia la vida.
[280042]
De Kabtv “Close-up” 11/ago/09

Material relacionado:
¿De qué depende un matrimonio exitoso?
No remiendes las antiguas relaciones, constrúyelas de nuevo
¿Por qué el divorcio afecta más negativamente a los hombres que a las mujeres?

¿Cómo se puede reducir la alta tasa de divorcio en EUA?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo se puede reducir la alta tasa de divorcio en EUA?» 

Para reducir la tasa de divorcios y garantizar que las parejas casadas superen cualquier discusión, conflicto y crisis, debemos revisar la forma en la que fuimos educados y la influencia que recibimos.

A medida que crecemos, debemos aprender lo que significa vivir como miembros de una familia feliz, cómo llevar nuestra vida familiar de manera óptima y cómo superar cualquier tipo de conflicto que surja.

El principio clave para dirigir con éxito una familia se puede encontrar en la historia bíblica de nuestra creación -que originalmente fue creado el hombre  y luego dividido en dos. Entonces, ¿cómo pueden dos seres separados conectarse como uno? La respuesta es, concesión mutua.

Cada uno debe saber que puede lograr mucho más en la vida si su conexión es positiva y que una vida solitaria sería mucho más difícil.

La concesión implica entregar nuestro ego a nuestro cónyuge. El ego es nuestro deseo de beneficiarnos personalmente a expensas de los demás. Por eso, al entregar nuestro ego, logramos correcciones y adquirimos una forma positiva de amar, otorgar y conectarnos. El ego se convierte en impulsos que nos ayudan a conectarnos positivamente. Es decir, cuando reconocemos que nuestro ego rechaza la tendencia a conectarse, precisamente en esos puntos podemos ejercer nuestras concesiones y desarrollar cualidades más elevadas de amor y otorgamiento sobre nuestros impulsos egoístas.

Al hacerlo, avanzamos más rápido y más conscientemente hacia el propósito de la vida: convertirnos en ser humano, en el sentido más amplio del término, es decir, donde «humano» («Adam«) viene de la frase «similar al más alto» («Adameh LeElyon«) en Cabalá o en otras palabras, semejanza con el Creador—la cualidad de amor, otorgamiento y conexión que llena la totalidad de la realidad fuera de nosotros. Al adquirir esa cualidad, entramos en el estado de eternidad y perfección.

Por tanto, para que el matrimonio funcione, debemos aplicar un objetivo superior al matrimonio: que sirva como especie de laboratorio para poder ejercitar nuestras relaciones de amor, otorgamiento y conexión positiva por encima de todas las discusiones, conflictos y crisis que se presenten en la  superficie.

Escrito / editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.