entradas en 'Q&A' categoría

“¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?

Con el fin de detener la propagación del coronavirus, primero necesitamos diagnosticar con precisión la enfermedad en sí. Es decir, nuestro progreso hacia un estado mejor y más sano depende del diagnóstico correcto de nuestro estado actual. 

Más aún, además de un diagnóstico preciso de la enfermedad, haríamos bien en dejar de esperar que simplemente desaparezca o que un medicamento maravilla surja y todo estará bien.

Si pudiéramos observar más profundo cómo funciona la naturaleza y sus niveles causales, veríamos cómo actúa y qué quiere de nosotros, con esta pandemia. 

Dolor, angustia y una larga incomodidad afligieron a la humanidad con el virus,para que despertemos y descubramos que causa de la enfermedad es a nivel de las relaciones humanas -que nuestra separación y lejanía mutua, está detrás del virus. 

Mientras más pronto entendamos que nuestra actitud divisiva engendra la agonía que sufrimos, incluyendo el coronavirus, más pronto podremos enfocarnos en arreglar esa actitud. 

Veo que no aprendimos nada de la pandemia: seguimos esperando que la solución venga de una vacuna, y también seguimos intentando revivir el estilo de vida consumistas, pre-coronavirus, que nos enfrentaba uno contra otro en una competencia creciente por estrechas visiones materialistas del bienestar. 

Sin embargo, mientras más tiempo fallemos en revisar cómo nos relacionamos entre nosotros, más nos asustará el coronavirus (u otros virus que hacen fila tras éste). La pandemia permanecerá, porque la naturaleza nos obliga a mejorar nuestra actitud. 

Por eso, para detener la propagación del coronavirus, primero debemos entender que nuestro odio mutuo es la causa final. Cuando lo entendamos, ya habremos dado un importante paso para tratar la enfermedad, pues la mitad de la cura de una enfermedad está en el diagnóstico correcto. 

Por eso aquellos con entendimiento más profundo de la naturaleza se esfuerzan por explicar este mensaje a la humanidad, porque entienden que mientras más escuche la humanidad este mensaje, más rápido puede salir de la pandemia y avanzar hacia un mundo mejor con relaciones más armoniosas. 

No necesitamos vacunas para el coronavirus. Además, si observamos la intención de los países y expertos en la carrera por ser los primeros en liberar la vacuna, no encontramos ninguna intención pura de sanar a la humanidad, sino una intención enredada en motivos egoístas de riqueza, orgullo y poder. No podemos esperar que nada positivo surja de algo hecho con esos motivos egoístas, incluidas vacunas. 

En lugar de gastar millones de dólares y cientos de horas en buscar una vacuna, seríamos más sabios en buscar la vacuna que ya existe dentro de nosotros -que si logramos relaciones positivas, amables y amorosas, dejaremos de propagar el virus y miles de otras enfermedades y problemas que contaminan nuestra vida. 

Tenemos esa “vacuna” en nuestro corazón y se nos da oportunidad de inyectarla uno a otro en cada momento. Ya sea dejar que involuntariamente nuestra actitud de división actúen en nosotros e inyecte veneno o cada uno acepta su responsabilidad mutua y así se inyectan mutuamente el antídoto para el virus, cuidándonos y amándonos por encima de nuestras actitudes de división. 

Amor, unión y unidad por encima de la división es el antídoto a toda enfermedad. Podríamos poner a prueba esta solución similar a como se hacen pruebas clínicas para las vacunas, es decir, crear laboratorios que se enfoquen en guiar a gente extraña entre sí, hacia una recién descubierta cercanía interna y conexión profunda, con el objetivo de atestiguar que se volverían inmunes al virus. 

Aún tenemos que internalizar el grado al cual entramos a una nueva era, una era de interdependencia e interconexión mucho más estrecha y que ningún tratamiento fuera de nuestra actitud funciona para arreglar algo en esta era. 

De hoy en adelante, tendremos más y más golpes para iluminar precisamente este punto dentro de nosotros -nuestra actitud mutua- que necesita cambiar. 

Por lo tanto, detener la propagación del virus requiere diagnosticar la causa del virus en nuestra actitud egoísta mutua y que las actitudes positivas tienen el remedio para el virus y para todos los otros problemas en nuestras vidas. 

Ese conocimiento ya actúa para sanarnos. 

Las relaciones positivas son la fuente de todo lo positivo en nuestra vida y la carencia de esas relaciones es la fuente de todo lo que es negativo en nuestra vida. De la misma manera, el coronavirus es un fenómeno que apareció con el fin de enseñarnos este principio. 

Ya sea que estemos o no de acuerdo, no cuesta nada intentarlo, dado que eso ya existe dentro de nosotros. No necesitamos dinero ni esfuerzos ni hacer algo con nuestras manos o piernas para encontrar la cura del virus. Estoy seguro que en el momento en que mejoremos nuestra actitud de uno hacia otro y veremos que la propagación del coronavirus se detiene.

“¿Cuánto tiempo pasará hasta que tengamos una vacuna para el coronavirus?”(Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuánto tiempo pasará hasta que tengamos una vacuna para el coronavirus?” 

En primer lugar, si pudiéramos ver las intenciones detrás de la carrera para una vacuna para el coronavirus, ¿qué veríamos? 

¿Veríamos una preocupación sincera de los expertos y los líderes mundiales de mejorar la salud de la humanidad? 

¿O veríamos una carrera despiadada por ser el primero en dar a luz a una enorme fuente de nuevos ingresos para la economía de su país, así como habilidad de alardear del reluciente estatus y orgullo de ser más listo y más experto que otros países por ganar esta carrera? 

Dado que la naturaleza humana es egoísta, le da prioridad a su beneficio propio por encima de beneficiar a otros, no debe parecernos una sorpresa que la inclinación mencionada sea el factor de impulso primario detrás de la persecución por una vacuna contra el coronavirus. 

Esta carrera, por lo tanto, se vuelve una reflexión de las mismas relaciones humanas egoístas súper-infladas que están detrás de la enfermedad en primer lugar. Incluso si desarrollamos una vacuna, podemos esperar que se quede corta en dar un remedio duradero. Al contrario, sin corregir nuestras inclinación egoísta, sólo podemos esperar que los problemas empeoren. 

¿Qué significa que nuestras relaciones egoístas están detrás de esta enfermedad? 

Cuando veamos la pandemia como parte de un proceso que se despliega en la naturaleza y que guía la salida eventual de nuestra naturaleza egoísta. Y la entrada a una realidad nueva positivamente conectada, equilibrada con la naturaleza. Podremos ver que el coronavirus surgió principalmente como un golpe justo al ego del que la naturaleza nos presiona para que salgamos. 

Por lo tanto, no importa qué vacunas sofisticadas se nos ocurran, si fracasamos en usar esta pandemia para incrementar nuestra conciencia del proceso enorme en el que estamos y lo que la naturaleza, en última instancia, quiere de nosotros, inevitablemente tendremos que experimentar golpes más duros para que nos hagan despertar a la bondad que existe fuera de nuestros egos divisivos. 

Lo principal que necesitamos descubrir en esta pandemia no está fuera de nosotros, en la forma de una vacuna, sino dentro de nosotros, en la forma de actitudes mutuas mejores,: de egoístas, indiferentes e incluso odiosas, a altruistas, preocupadas y amorosas. 

Más aún, el coronavirus puso ante nuestros otros que estamos conectados, mostró que una minúscula partícula que salió a la luz, en una pequeña provincia china, se convirtió en problema común  de la humanidad, puso al mundo en condiciones similares de restricción. 

En otras palabras, con el coronavirus, la naturaleza nos muestra que estamos conectados y somos interdependientes, al mismo tiempo, nos indica que estamos desconectados y divididos en nuestras actitudes egoístas mutuas. 

La tendencia paralela opuesta de volvernos cada vez más interdependientes y al mismo tiempo nos volvemos más y más egoístas, es una receta para el desastre. 

Por eso, mientras más pronto implementemos un cambio en nuestra actitud mutua, con el fin de alinearnos con el estado de conexión que nos rodea, más pronto desarrollaremos inmunidad hacia el coronavirus y hacia otras enfermedades más fuertes, sin necesidad de insertar ninguna aguja en nuestras venas.

En contacto directo con el Creador

Pregunta de Facebook: ¿De qué tipo de contacto con el Creador hablamos? De todas formas, el contacto es unilateral, el Creador ha estado en silencio por más de 5,000 años, ¿por qué? 

RespuestaEl Creador está en silencio y continuará en silencio. Por supuesto, Él estará en silencio si no te conectas con Él y no estableces la conexión

Comentario: Pero el hombre lo ha intentado durante todos esos 5,779 años. 

Mi respuesta: Puedes intentarlo, pero si marcas el número equivocado o tratas de hacerlo con la línea equivocada, no hay conexión. 

Imaginas que aparentemente estás en contacto directo con el Creador y que le hablas a Él y sientes que Él te responde. Aquí todo depende de la imaginación. Es la base de todas las religiones. 

Comentario: Pero la conexión es unilateral. 

Mi respuesta: No. La sabiduría de la Cabalá nos llama a reestablecer la conexión bilateral sensorial total y absoluta con el Creador con nuestros sentidos e incluso por encima de ellos. 

Pregunta: ¿Y habrá la sensación concreta de que Él responde? 

Respuesta: No sólo responde. Es un tipo de conexión que no existe en nuestro mundo. Es telecomunicación, teletransportación, lo que quieras, es decir, el Creador está dentro de mí y yo estoy dentro de Él. 

Comentario: La gente pide pruebas. 

Mi respuesta: ¡Adelante! Ven y familiarízate con el método de revelación del Creador y revélalo a Él. Toda la evidencia estará frente a ti. 

Hace unos años el matemático Grigori Perelman comprobó la conjetura de Poincaré. Si no conoces esta investigación, búscala. No es un libro muy grande. Las primeras 300 a 400 páginas presentan el teorema conocido, después, un poco más acerca de su revelación real. 

Aquí hablamos del Creador, el teorema de la conjetura de Poincaré es simplemente acerca de la conexión entre unos cuantos parámetros que no son tan obvios, aquí es acerca de mucho más. 

Pregunta: ¿Quiere decir que es un asunto complicado?

Respuesta: No. Quiero decir que incluso en las conexiones en nuestro mundo, a causa que las matemáticas tratan con la conexión entre diferentes cantidades, es un problema enlazar una cosa con la otra. Podrían estar en planos diferentes, volúmenes diferentes y ser percibidas de forma diferente, después de todo, nosotros también somos elementos complicados de la creación. 

Necesitamos revelar y analizar todo eso. Pero te prometo que eventualmente podrás estar en contacto directo con el Creador.
[239174]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 2/oct/18

Material relacionado:
En conexión estrecha con el creador
Trabajar con el creador
Lograr conexión con el creador

“¿Por qué la vida castiga a personas buenas?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Por qué la vida castiga a personas buenas?” 

En el mundo distorsionado y egoísta de hoy, donde todos, en todo el mundo le dan prioridad a su beneficio personal, por encima del beneficio de la sociedad, es ingenuo e incorrecto pensar que las “buenas personas” tendrán una buena vida y las “malas personas” lo opuesto. 

En su lugar, dado que nuestra intención egoísta está detrás de nuestras construcciones sociales, políticas y culturales, es natural no esperar que algo positivo surja. 

Es especialmente el caso hoy en día, en que nuestro ego creció a proporciones enormes, mucho más grande que cualquier otro momento en la historia. 

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, la humanidad está en un proceso de desarrollo hacia un estado de unión total, donde sentiremos la perfección. Nuestra era actual marca una transición mayor en el proceso del antiguo mundo egoísta al un nuevo mundo unido. 

Hoy podemos esperar cambios y giros importantes (la pandemia es un buen ejemplo) donde, si, con éxito, lo vemos desde dentro del proceso natural en el que estamos, veremos que surge para darnos condiciones que nos guíen a tomar conciencia de la muy alta densidad de nuestra interdependencia e interconexión. 

Sentiremos cada vez más en nuestra carne, que si fracasamos en alinearnos con las nuevas y más conectadas condiciones, serán dolorosas. Al contrario, si mejoramos nuestra actitud hacia los demás con el fin de equilibrarnos con nuestra cada vez más estrecha interdependencia, experimentamos nuestra transición hacia un mundo conectado de forma más positiva y armoniosa -como un nuevo mundo de mayor felicidad, confianza y prosperidad para que todos seamos más transparentes hacia los demás. 

Por lo tanto, espero que la conciencia de nuestra conexión y nuestro lugar en la naturaleza se propague, para que nos ahorremos mucho sufrimiento mientras nos dirigimos hacia condiciones completamente nuevas, diferentes a todo que experimentamos antes. 

 Foto por Simon Shim en Unsplash

“¿Qué piensa de si el mundo en general puede aprender una lección del coronavirus? ¿podemos esperar unidad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué piensa de si el mundo en general puede aprender una lección del coronavirus? ¿podemos esperar unidad?

Hasta ahora, los dolores que han caído sobre el mundo no han dado soluciones ni discernimientos efectivos. 

La gente, simplemente, espera que termine para regresar a hacer negocios como acostumbran, todos piensan en cómo minimizar sus pérdidas e incluso más, cómo obtener ganancias de la pandemia. 

No me sorprende, dado que es sólo un resultado esperado de nuestra actitud innata egoísta hacia el mundo, que funciona en nosotros de forma involuntaria.

Por eso, el coronavirus está aquí para quedarse por mucho más tiempo, pues apareció para hacer cambios serios en el mundo. 

Justo ahora, estamos en la fase de intentar revivir muchos negocios de los que no tenemos necesidad real y regalar dinero por trabajo que no existirá en el futuro. 

La autoridades no pueden entender la nueva era en la que entramos, es una era donde necesitamos dar a todos lo básico para vivir y poner todo el excedente de nuestra concentración en una forma actualizada de educación, que nos enseñe  este nuevo mundo interdependiente que se está revelando ante nosotros, sus leyes y cómo poder llevarnos bien en esas nuevas condiciones. Es decir, es una forma de educación que necesitamos hoy y que no recibimos mientras crecíamos. 

En su lugar, intentamos aferrarnos a nuestros valores materiales pasados, esperando mantener nuestra cultura de compras en boutiques, joyerías y relojes y carros caros. 

Por lo tanto, en relación al cambio que la naturaleza exige de la humanidad, el día de hoy, la pandemia ni siquiera inicia. 

Por eso espero que abramos los ojos y veamos que estamos en un mundo nuevo, más interdependiente e interconectado y para vivir en este mundo debemos hacer ajustes serios a lo que conocemos, se reduce a enfocarnos más en lo esencial y aprender qué es este nuevo mundo, cómo nos hemos desarrollado hasta este punto y qué podemos hacer para sobrevivir y prosperar en las nuevas condiciones más estrechas de interdependencia de hoy. 

Foto por Thought Catalog en Unsplash

“¿Cómo cambiará el coronavirus el comportamiento del consumidor para siempre?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo cambiará el coronavirus el comportamiento del consumidor para siempre?” 

El coronavirus le puso un freno al paradigma egoísta-competitivo que habíamos aceptado como norma hasta tiempos recientes. 

Es porque llegamos a un punto en el desarrollo humano, donde necesitamos comenzar a crecer más allá de nuestra naturaleza humana egoísta que es la inclinación en beneficio personal a expensas de otros. 

En otras palabras, nuestra era presente está caracterizada por la naturaleza que nos presiona para entrar en equilibrio con su forma interconectada e interdependiente, por eso, ya no es tolerante con nuestro abuso. 

Como tal, los negocios que implican explotación de la gente y de la naturaleza, gradualmente desaparecerán. Los días de abrir los negocios que queríamos -con el motivo de ganancia al frente y la consideración ecológica y social al final, si acaso- terminó. 

Tenemos una enorme tarea esperándonos. Requiere de no menos que equilibrio con la naturaleza, es decir, ajustar nuestra actitud mutua para adaptar las relaciones integrales con todo lo que existe en la naturaleza. 

Así como la naturaleza funciona de acuerdo a leyes de altruismo e interdependencia, así también nosotros necesitamos actualizar la calidad de nuestras relaciones -de egoístas a altruistas, de divisivas a conectadas de buena forma- con el fin de experimentar vidas sanas, seguras y felices, en equilibrio con la naturaleza. 

Nos esperan tiempos interesantes. Pienso que cuando, eventualmente, nos liberemos de las condiciones de la pandemia, sentiremos más claramente que no hay retorno al marco capitalista impulsado de manera artificial en el que estábamos antes que el coronavirus entrara a nuestra vida. 

En esa etapa, también veo que empezamos a reconocer el grado al que cambiamos. 

Si bien, hasta tiempos recientes, la gente respetaba la idea de incrementar los márgenes de ganancia, prestando más atención a los dígitos en las respectivas cuentas de banco que al bienestar de los demás. Pienso que más y más gente despreciará esa tendencia. 

Entraremos en un periodo difícil y confuso. Habrá mucho esfuerzo para intentar revivir el mundo pre coronavirus, junto con un creciente disgusto hacia ese mundo. 

Los negocios y hábitos de consumo serán más enfocados en lo esencial y la gente se aferrará a valores más normales y universales. 

Mientras nos dirigimos al futuro, la gente que quiera dirigir negocios necesitará pensar mucho en que su negocio le de a los demás algo sin lo cual no puedan vivir. 

La naturaleza misma ya no nos dejará dilapidar recursos en entretenimientos en exceso. El alto desempleo barrerá la sociedad y los desempleados no podrán encontrar trabajos asociados a bienes y servicios no esenciales. 

Los gobiernos enfrentarán un problema enorme en términos de qué hacer con su enorme número de población desempleada. 

He propuesto un modelo, que recomienda pagar a esas personas un estipendio que cubra sus necesidades, a cambio de involucrarse en una nueva forma de educación que enseñe a vivir de forma armoniosa en la realidad interdependiente de hoy, una forma de educación ausente en el sistema escolar que nos educó. 

El resto de la población tendrá un trabajo necesario y vital para la humanidad, no en aras de obtener ganancias, riqueza y éxito individual a expensas de otros. 

Sinceramente espero que lleguemos a ese tipo de organización, más temprano que tarde, porque llegaremos de una forma u otra. 

Mientras nos percibamos separados de la naturaleza, capaces de, aparentemente pensar y actuar de forma libre, simplemente fracasamos en ver que somos parte de la naturaleza y la naturaleza nos está guiando a ser correspondientes a sus leyes con o sin nuestra conciencia. 

Llegamos a una etapa de desarrollo, donde, en forma de coronavirus, sentimos el desacuerdo de la naturaleza con nuestra excesiva explotación de sus recursos y de los demás. Veo esta pandemia como nuestra primer etapa importante de purificación. 

Foto de Ryoji Iwata en Unsplash.

“Israel tuvo el récord de coronavirus el fin de semana del 4 de julio, con los casos elevándose en un 13 por ciento ¿cuál piensa que fue la causa?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Israel tuvo el récord de coronavirus el fin  de semana del 4 de julio, con los casos elevándose en un 13 por ciento ¿cuál piensa que fue la causa?

Ahora nos dirigimos al final de julio del 2020 y los casos de coronavirus crecieron cerca del 92% en el transcurso del mes, de 28,400 casos en julio 5 a 54,400 casos en julio 23. 

¿Por qué?

 

Como he escrito y hablado de forma extensa, desde que el coronavirus se convirtió en pandemia global, no es simplemente un problema económico ni de salud, sino un fenómeno enviado por la naturaleza, que vino a reprogramar a la humanidad: para hacernos más conscientes de nuestra interdependencia e interconexión y para darnos condiciones para que nos veamos forzados a ejercer nuestra dependencia mutua. 

Además, antes que el coronavirus golpeara al mundo, de forma extensa escribí y hablé de que el pueblo de Israel tiene una misión especial en el mundo: ser pionero de la transformació de la la humanidad hacia una conexión positiva por encima de su cada vez mayor división. 

Mientras más dividida sea la sociedad, más necesidad hay de unidad, de la que el pueblo de Israel tiene el método. 

Por eso si nosotros, el pueblo de Israel, tratamos de conectarnos positivamente para ser ejemplo unificador para la humanidad, experimentaremos una reacción positiva de la naturaleza y de las otras naciones. 

Si fracasamos en unirnos, nuestra negligencia y desunión se propagará en oleadas hacia la humanidad en muchas formas de división social y aguijoneará a unos contra otros en el mundo, y tendremos una respuesta negativa. 

En lugar de ser ejemplo de unidad y poder llevar al mundo a un estado más armonioso, nos volvimos lo opuesto: ejemplo de discordia social, como parte rezagada de la humanidad, que arrastra su paso y hace más lento el progreso de la humanidad hacia un estado más positivamente conectado. 

Esta es la situación actual. Por eso no me sorprende que hayamos encontrado un alza importante en el coronavirus este mes. Y no tiene nada qué ver con si cumplimos o no los lineamientos del departamento de salud. 

Hasta que lleguemos a entender nuestra misión, que no existimos para nosotros mismos sino para la humanidad y sentir en nuestra carne que necesitamos contribuir con la humanidad con ejemplo de unidad por encima de nuestra división, podemos esperar más y más malos funcionamientos que operen contra nosotros. 

El cálculo con respecto al pueblo de Israel es siempre en relación con la unión o desunión de la humanidad: si actuamos para incrementar la unidad entre nosotros y la humanidad, experimentaremos una respuesta positiva junto con una fuerza de conexión que incrementará la felicidad, seguridad y salud de la humanidad. 

Y mientras más la humanidad necesite de la unidad, es decir, más experimente los efectos negativos de su división, más seremos presionados para responder de acuerdo a nuestra misión crucial.

“¿Alguien cree en la reencarnación?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Alguien cree en la reencarnación?” (Quora)

Cuando se discute la reencarnación, necesitamos entender que nuestros cuerpos son organismos animales que viven y mueren como animales. 

Nacen, soportan períodos de maduración, muerte, decaimiento y después una vez más se retiran hacia sus elementos básicos. 

A través de este proceso animal de vida y muerte, nuestras cualidades internas permanecen intactas. 

Esas cualidades internas son el alma.

Podemos pensar en el alma como un campo donde estamos todos conectados en un solo pensamiento e intención. 

Las cualidades del alma son omnipresentes fuera de lo que vemos, los sonidos, los olores, el tacto y los sabores que constituyen nuestra percepción actual. 

La reencarnación es el proceso de la aparición del alma en nuevos cuerpos una y otra vez. 

Es un proceso que los cabalistas han observado y puesto a prueba por 5,000 años. 

Los cabalistas bosquejan el proceso de reencarnaciones en sus textos que describen la estructura y el proceso de la realidad. 

Lo que añade Cabalá, no es sólo descripción de las reencarnaciones y cómo funcionan dentro de la naturaleza. Más importante, Cabalá da un método con el cual cualquier persona puede elevarse por encima de la percepción corporal del mundo -lo que percibimos y procesamos con los cinco sentidos; vista, oído, olfato, tacto y gusto- y entrar en la percepción y sensación del alma eterna. 

Y el aspecto más importante de este método es que sucede mientras la persona está viva en su cuerpo actual. 

En otras palabras, Cabalá explica cómo funciona la reencarnación, no desde una perspectiva teórica, sino desde la práctica de cualquiera que desea implementar su metodología. 

Estando vivos en nuestro cuerpo, podemos aprender a elevarnos por encima de él -en nuestra percepción y sensación- con el fin de descubrir el alma. 

Cabalá es un método práctico que deja que cualquiera de sus estudiantes descubran esa realidad. 

Aquellos que progresan en el alcance de su alma usando el método de Cabalá alcanzan el conocimiento acerca de sus reencarnaciones, no simplemente de forma teórica, sino como una experiencia práctica de un viaje interior hacia una realidad cada vez más expansiva.

“¿Cuál es el significado real de la espiritualidad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:¿Cuál es el significado real de la espiritualidad?

La espiritualidad está por encima de nuestra realidad corporal. Es una percepción y sensación completamente opuesta a nuestra percepción corporal innata 

Nacemos en una naturaleza humana egoísta, damos prioridad al beneficio propio por encima de beneficiar a otros. 

Sin embargo, la espiritualidad opera de manera opuesta, altruista. Comparada con nuestra naturaleza egoísta- es una actitud de amor absoluto por el otro.

 ¿Qué significa que nacemos en una naturaleza humana egoísta? Significa que todo lo que hacemos está, en última instancia, dirigido hacia el beneficio personal.

El motor egoísta constantemente corre detrás de cada pensamiento, deseo y acción, distorsiona nuestra visión del mundo más de lo que estamos conscientes, bloquea nuestra habilidad de vernos conectados, como miembros de una sola familia, pues filtra y desecha el amor absoluto que existe en nuestras conexiones en las raíces de nuestra alma. 

Por lo tanto, cada acto corporal que llevamos a cabo está basado en este “bloqueo de percepción” egoísta que todos compartimos,que constantemente gravita alrededor de nuestra atención hacia nosotros mismos.  

Sin embargo, la acción espiritual está fuera y separada de quien la realiza. 

En lugar de identificarnos con nuestros “yoes”, nos identificamos con la fuerza causante detrás de sus manifestaciones corporales. Eso es posible al alcanzar una intención idéntica hacia otros, como la del Creador: una intención de absoluto amor y otorgamiento. 

Por eso, la espiritualidad, es la realidad de la conexión con el Creador, la sensación de satisfacción con la cualidad de amor y otorgamiento. 

La espiritualidad está fuera de tiempo, espacio, movimiento y del cuerpo animal. Se siente solamente en un nuevo sentido -la intención sincera de beneficiar al otro- la cual es regularmente ejercitada y desarrollada en el camino espiritual.

 

«¿Qué es irrelevante en la vida?» (Quora)

Michael Laitman en Quora: «¿Qué es irrelevante en la vida?»

Estamos hechos de material egoísta y lo primero que consideramos es el beneficio propio a expensas de los demás.

Mientras más nos desarrollamos, más crece nuestro ego. En especial en nuestra era, el ego se desarrolló a tal altura que nos resulta cada vez más difícil satisfacerlo.

Más allá de lo esencial en la vida -alimento, sexo, familia y refugio-, el ego nos obliga a pensar que riqueza, poder y fama son importantes, tanto, que muchos están dispuestas a dedicar su vida para lograr uno o más de esos objetivos.

Pero, si entendemos que más allá de todas las metas corporales que nos podamos imaginar, nos espera una meta espiritual más exaltada. Una en la que la recompensa es el alma eterna, satisfacción sin fin, total percepción y sensación de la realidad, armonía y equilibrio con la cualidad altruista de la naturaleza. Si lo supiéramos, veríamos que los placeres corporales no son importantes, pues, son transitorios y no nos dan satisfacción duradera.

Los que lo alcanzaron describen la meta espiritual, dicen que experimentáramos una mínima cantidad de placer espiritual, estaríamos dispuestos a regalar todo lo que tenemos en corporeidad para lograr nuestro crecimiento espiritual.

Sin embargo, el placer espiritual está oculto para nosotros.

Esto es porque, si pudiéramos disponer de él fácilmente, nos apegaríamos a él , pues es un placer mucho mayor que todo lo que conocemos en nuestro mundo y al hacerlo, no tendríamos libre albedrío en nuestra búsqueda espiritual.

Llegamos al camino espiritual cuando sentimos cierto vacío y falta de satisfacción en nuestros deseos corporales. Por mucho que busquemos en comida, sexo, familia, dinero, honor, control y conocimiento, seguimos sintiendo vacío, deseo de algo diferente y eventualmente, cuestionamos el significado y la esencia de la vida.

Los que tiene preguntas existenciales y experiencias amargas en sus deseos corporales, son conducidos a la búsqueda espiritual, donde conocen diferentes materiales y grupos que buscan respuesta, la más importante, para qué viven.

Si llegamos a la conclusión de que vivimos para elevarnos a una percepción y sensación de realidad más alta, donde logremos nuestra alma eterna, cuando la grandeza de esa meta espiritual se ilumine como lo más importante en la vida, perdemos interés en objetivos corporales de riqueza, poder y fama.

Así, tendemos un enfoque mucho más natural y equilibrado de la corporeidad. Dejaremos de tratar de extraer placeres de los deseos corporales sobre inflados y en su lugar, nos elevaremos por encima de ellos con intención de alcanzar la meta espiritual.