entradas en 'Q&A' categoría

“¿Cuál es el significado real de la espiritualidad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:¿Cuál es el significado real de la espiritualidad?

La espiritualidad está por encima de nuestra realidad corporal. Es una percepción y sensación completamente opuesta a nuestra percepción corporal innata 

Nacemos en una naturaleza humana egoísta, damos prioridad al beneficio propio por encima de beneficiar a otros. 

Sin embargo, la espiritualidad opera de manera opuesta, altruista. Comparada con nuestra naturaleza egoísta- es una actitud de amor absoluto por el otro.

 ¿Qué significa que nacemos en una naturaleza humana egoísta? Significa que todo lo que hacemos está, en última instancia, dirigido hacia el beneficio personal.

El motor egoísta constantemente corre detrás de cada pensamiento, deseo y acción, distorsiona nuestra visión del mundo más de lo que estamos conscientes, bloquea nuestra habilidad de vernos conectados, como miembros de una sola familia, pues filtra y desecha el amor absoluto que existe en nuestras conexiones en las raíces de nuestra alma. 

Por lo tanto, cada acto corporal que llevamos a cabo está basado en este “bloqueo de percepción” egoísta que todos compartimos,que constantemente gravita alrededor de nuestra atención hacia nosotros mismos.  

Sin embargo, la acción espiritual está fuera y separada de quien la realiza. 

En lugar de identificarnos con nuestros “yoes”, nos identificamos con la fuerza causante detrás de sus manifestaciones corporales. Eso es posible al alcanzar una intención idéntica hacia otros, como la del Creador: una intención de absoluto amor y otorgamiento. 

Por eso, la espiritualidad, es la realidad de la conexión con el Creador, la sensación de satisfacción con la cualidad de amor y otorgamiento. 

La espiritualidad está fuera de tiempo, espacio, movimiento y del cuerpo animal. Se siente solamente en un nuevo sentido -la intención sincera de beneficiar al otro- la cual es regularmente ejercitada y desarrollada en el camino espiritual.

 

«¿Qué es irrelevante en la vida?» (Quora)

Michael Laitman en Quora: «¿Qué es irrelevante en la vida?»

Estamos hechos de material egoísta y lo primero que consideramos es el beneficio propio a expensas de los demás.

Mientras más nos desarrollamos, más crece nuestro ego. En especial en nuestra era, el ego se desarrolló a tal altura que nos resulta cada vez más difícil satisfacerlo.

Más allá de lo esencial en la vida -alimento, sexo, familia y refugio-, el ego nos obliga a pensar que riqueza, poder y fama son importantes, tanto, que muchos están dispuestas a dedicar su vida para lograr uno o más de esos objetivos.

Pero, si entendemos que más allá de todas las metas corporales que nos podamos imaginar, nos espera una meta espiritual más exaltada. Una en la que la recompensa es el alma eterna, satisfacción sin fin, total percepción y sensación de la realidad, armonía y equilibrio con la cualidad altruista de la naturaleza. Si lo supiéramos, veríamos que los placeres corporales no son importantes, pues, son transitorios y no nos dan satisfacción duradera.

Los que lo alcanzaron describen la meta espiritual, dicen que experimentáramos una mínima cantidad de placer espiritual, estaríamos dispuestos a regalar todo lo que tenemos en corporeidad para lograr nuestro crecimiento espiritual.

Sin embargo, el placer espiritual está oculto para nosotros.

Esto es porque, si pudiéramos disponer de él fácilmente, nos apegaríamos a él , pues es un placer mucho mayor que todo lo que conocemos en nuestro mundo y al hacerlo, no tendríamos libre albedrío en nuestra búsqueda espiritual.

Llegamos al camino espiritual cuando sentimos cierto vacío y falta de satisfacción en nuestros deseos corporales. Por mucho que busquemos en comida, sexo, familia, dinero, honor, control y conocimiento, seguimos sintiendo vacío, deseo de algo diferente y eventualmente, cuestionamos el significado y la esencia de la vida.

Los que tiene preguntas existenciales y experiencias amargas en sus deseos corporales, son conducidos a la búsqueda espiritual, donde conocen diferentes materiales y grupos que buscan respuesta, la más importante, para qué viven.

Si llegamos a la conclusión de que vivimos para elevarnos a una percepción y sensación de realidad más alta, donde logremos nuestra alma eterna, cuando la grandeza de esa meta espiritual se ilumine como lo más importante en la vida, perdemos interés en objetivos corporales de riqueza, poder y fama.

Así, tendemos un enfoque mucho más natural y equilibrado de la corporeidad. Dejaremos de tratar de extraer placeres de los deseos corporales sobre inflados y en su lugar, nos elevaremos por encima de ellos con intención de alcanzar la meta espiritual.

 

«¿Cómo define el amor?» (Quora)

Michael Laitman, sobre Quora: «¿Cómo define el amor?»

El amor es cualidad, fuerza y ​​anhelo de satisfacer los deseos de los demás, va del hombre hacia afuera.

¿Cómo se pueden satisfacer los deseos de otros?

Se puede, si los entendemos.

Si compartimos hábitos, pensamientos y opiniones con otros, sabemos satisfacer sus deseos y expresar nuestro amor.

Si no entendemos cuáles son sus deseos, debemos aspirar a tener deseos similares a los que amamos, es decir, construir un modelo interno que coincida con sus deseos.

Construir un modelo interno con el que podamos comprender los deseos de los demás nos da la capacidad de satisfacerlos.

Así podemos entender nuestros propios sentimientos cuando recibimos el mismo tipo de satisfacción, por que sabemos cómo satisfacerlos.

En la sabiduría de la Cabalá, ese estado se llama «equivalencia de forma». Es decir, al igualar nuestras cualidades con los demás, logramos un estado de unión, el amor es la sensación de esa unidad.

 

«¿Es un error reabrir la economía tan pronto?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Es un error reabrir la economía tan pronto?»

Entiendo el impulso para reabrir la economía y volver a los negocios como de costumbre, lo más rápido posible.

El cierre trajo mucha tensión mental y emocional, soledad e incertidumbre en el futuro y todo contribuye al anhelo de salir del estado de aislamiento y reingresar a entornos familiares.

Sin embargo, la reapertura de la economía, demasiado rápido y sin preparación adecuada, prepara el escenario para más dificultades.

En esas condiciones podemos esperar que una ola más feroz de coronavirus se extienda sobre la sociedad, que infecte y mate a muchas más personas que la primera ola y nos obligue a condiciones de distanciamiento social mucho más estrictas y duras.

El coronavirus iluminó nuestra estrecha interdependencia, así como nuestro desapego interno mutuo.

Por un lado, nuestra interdependencia se caracterizó por la necesidad de mantener higiene personal, usar cubrebocas y mantener las condiciones de distanciamiento social, para permanecer libres de la infección.

Por el otro, nuestro desapego interno se hizo visible en el desgaste mental y emocional de muchos durante el encierro.

Por eso, cualquier solución duradera contra el coronavirus requiere corregir la alienación que sienten muchos.

En lugar de reabrir la economía, seríamos más sabios si nos damos cuenta de que nuestras conexiones negativas son el mayor problema de nuestra vida y abrimos nuevos programas que ayuden a mejorar nuestras conexiones.

Si sentimos que la undadn de la sociedad nos envuelve, tendremos los medios para superar nuestras sensaciones negativas y oscuras.

Por eso, haríamos bien en cambiar el enfoque de nuestra atención hacia el beneficio de la sociedad, buscar la forma de asegurar que todos tengan cubiertas sus necesidades y que se sientan atendidos y ser conscientes de que nuestros esfuerzos para mantener el virus alejado de otros son, en última instancia, esfuerzos para mantener el virus alejado de nosotros mismos.

La revelación de nuestra estrecha interdependencia exige el impulso adicional de todos, que acepten la responsabilidad de la salud y el bienestar de los demás. Si lo hacemos y la sociedad alcanza un nuevo nivel de responsabilidad mutua, estaremos en camino de detener la propagación del coronavirus.

Foto de arriba por Tim Mosshol

«¿Disolver al Departamento de Policía es solución a la brutalidad policial?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿La disolución del departamento de policía es solución a la brutalidad policial?»

Desmantelar el departamento de policía es un paso hacia el desmoronamiento de la comunidad, que idealmente, protege y sirve.

La policía es fundamental para las sociedades. Mantiene cierto nivel de orden, es un estrato de la sociedad que ayuda a restringir los impulsos innatos de la gente, que se sale de control, de obtener beneficio a expensas de los demás .

Así, la policía sirve para hacer que la sociedad sea un lugar más seguro para que la gente se centre en encontrar su rol óptimo para contribuir con su comunidades.

Durante miles de años, la policía ha desempeñado un papel integral en la sociedad, dando la sensación de seguridad, para poder hacer negocios y progresar científica, tecnológica y culturalmente.

Sin embargo, dado que la policía está compuesta por seres humanos con la misma naturaleza egoísta que los demás, no es inmune a las tendencias criminales dentro de sus propias filas y algunos policías abusan de su papel y recurren al uso injustificado de violencia, brutalidad y otros fenómenos negativos.

Pero, no se debe calificar a toda la fuerza policial de acuerdo con algunos de sus miembros que se salen de la línea.

Dado que la cuestión la disolución del departamento de policía está sobre la mesa, podemos preguntar qué requeriría una sociedad libre de policía.

Una sociedad libre de policía sería posible si todos pensaran y actuaran con mucha más responsabilidad y consideración mutua que la que tenemos hoy.

Este estado es accesible con una educación regular que enriquece la conexión, que actualmente es esquiva en la sociedad.

En otras palabras la actitud y relaciones que hay en la sociedad, necesitan una mejora importante que reemplace a la policial con un nuevo regulador que actúe dentro de cada uno.

Esa fuerza reguladora que actúa dentro de cada uno, sólo es posible si la atmósfera social se llenará de nuevos valores de responsabilidad y consideración mutuas, donde beneficiar a los demás se valore más que el beneficio propio.

Así, la sociedad se sentiría unida como una familia.

Sin embargo, es imposible alcanzar una atmósfera social positiva si no participamos en un aprendizaje que tenga como objetivo lograr esa mejora.

La sociedad actual está lejos de mantener valores de responsabilidad y consideración mutuas, por eso requiere que los departamentos de policía mantengan cierto nivel de orden.

En general, cualquier incremento en la cantidad de libertad que obtengamos, debe ir precedida de un aprendizaje exhaustivo de cómo relacionarnos con esa mayor libertad, de forma responsable. De lo contrario, nuestro impulso egoísta de beneficio a expensas de los demás, pondrán esa mayor libertad para usar a los demás y nos encontraríamos inmersos en problemas más profundos.

Foto de arriba de Matt Popovich en Unsplash.

«¿Puede el uso de cubrebocas detener la propagación del coronavirus?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿El uso de cubrebocas puede detener la propagación del coronavirus?»

“Al menos en 14 estados, después del Memorial day, aumentó el número de hospitalizados por coronavirus. Arizona tiene más de 1,000 casos nuevos diarios, el ex director de salud del estado está haciendo sonar la alarma «, informó CBS esta mañana (12/jun/20).

El coronavirus no se fija en que estamos reabriendo nuestra economía y tratando de regresar a nuestra vida previa.

Continuará infectando a más y más personas hasta que pasemos por un ajuste de actitud serio.

¿Cuál es ese ajuste?

 

Es el cambio, de nuestro centro de preocupación: de la preocuparnos por nosotros a preocuparnos por los demás.

En otras palabras, generalmente pensamos en lo que debemos hacer para protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias.

Pero, el coronavirus surgió para mostrarnos que necesitamos redirigir nuestra preocupación a los demás: que pensamos en lo que debemos hacer para proteger a otros, darles las condiciones para mantenerse saludables y libres de virus.

Todos dependemos unos de otros para mantener ciertas condiciones que detengan la propagación del virus, incluido mantener una higiene personal exhaustiva, usar cubrebocas y observar distancia física entre nosotros.

Por lo tanto, si nos sometemos a esas condiciones no para nuestra protección, sino para proteger a los demás, principalmente en nuestra mente, podremos detener la propagación del coronavirus.

Al ejercitar nuestra intención en beneficio de otros y con nuestras acciones para detener la propagación del virus, además de superarlo, llegaremos al entendimiento de que realmente podemos estar protegidos de enfermedades y de otros fenómenos dañinos, cuando tengamos consideración de los demás.

Si nos concentramos en la protección y el beneficio de los demás, de nuestra comunidad y de la sociedad, en lugar de un virus que trae enfermedad y muerte, generaríamos un virus positivo que propague salud, bienestar, paz y felicidad.

Por lo tanto, sería prudente relacionarnos con el coronavirus no sólo como una enfermedad o pandemia, sino como una lección de nuestra interdependencia: que la salud y el bienestar de los demás dependen de que nos preocupemos por ellos y de la misma manera, nuestra salud y bienestar depende de que otros se preocupen por nosotros.
Foto de arriba de Pavel Anoshin en Unsplash.

“¿Por qué existe el racismo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué existe el racismo?” 

El racismo tiene su raíz en nuestra naturaleza humana centrada en sí misma, la cual hace que nos identifiquemos y nos guste en otros lo que es similar a nosotros, y nos separa y odiamos lo que es diferente. 

Todos compartimos una variedad de diferencias físicas y psicológicas, que heredamos por nacimiento y de nuestra sociedad circundante. 

Esas diferencias no representan ningún problema en ni por sí mismas. 

El problema es la actitud egoísta corriendo como motor dentro de cada uno de nosotros, la cual busca elevarse por encima de otros. 

Nuestra actitud egoísta da prioridad al beneficio propio por encima de beneficiar a otros. 

Ve las diferencia en otros como medios para humillarlos y sentirnos mejores. 

Mientras más nos desarrollamos, más crece nuestro ego y más vemos a otros diferentes a nosotros, por lo tanto, podemos esperar que el odio por las diferencias en otros -ya sea racial o por puntos de vista políticos, ideológicos o religiosos en conflicto- continúe creciendo y desgarrando a la sociedad. 

Hay esperanza de arreglar nuestras fracturas si estudiamos la naturaleza de nuestro odio y diferencias y nos elevarnos por encima de ellos de forma pacífica. 

¿Cuál es la naturaleza de nuestras diferencias? 

La sabiduría de la Cabalá explica que las diferencias humanas tienen su fuente en las interacciones entre dos deseos fundamentales: dar y recibir. 

Cada elemento en la realidad tiene una mezcla específica de cuatro fases de dar y recibir y nuestras muchas características físicas y psicológicas también tienen esas cuatro fases. 

Sin profundizar en los detalles acerca de esas cuatro fases (que se hace a conciencia en el estudio de Cabalá), en general, esto nos habla de que nuestras diferencias nos son dadas por la naturaleza. 

Es interesante notar que nos atrae la belleza de lo complementario en la naturaleza, cuando la observamos, por ejemplo, los ciclos de la naturaleza en los niveles biológicos que incluyen una rica diversidad de procesos, especies y objetos operando armoniosamente en miles y miles de relaciones de dar y recibir en los niveles inanimado, vegetal y animal para sostener los ecosistemas que habitamos. 

En la sociedad humana, sin embargo, tenemos problemas con nuestras diferencias. 

De una manera u otra, nuestras diferencias provocan división -nos identificamos con lo que es similar a nosotros en otros y nos separa y odiamos lo que es diferente. 

Mientras más divididos sigamos, más veremos fenómenos negativos en nuestra vida, desde una sensación general de desagrado en el clima social hasta conflictos y violencia. 

Pero no tiene que ser de esta manera. 

Sin importar que seamos conscientes de que la naturaleza nos guía hacia una conexión cada vez más intrincada, tarde o temprano tendremos que tomar serias decisiones acerca de cómo relacionarnos con lazos cada vez más estrechos. 

Como han mostrado los biólogos evolutivos, la evolución lleva a los organismos en un proceso de diversidad e individuación, con conflictos, que se resuelven con colaboración y una conexión más avanzada. 

De la misma manera, el proceso en el cual nuestro planeta se volvió una red de influencias, cada vez más interconectada e interdependiente, nos muestra que la naturaleza nos ve como una sola entidad conectada, aunque nos organiza con muchas diferencias individuales. 

Si simplemente damos un pequeño y súbito salto de nuestra actitud hacia la conexión, propagando la idea de nuestra unidad fundamental como raza humana y promoviendo ideas de apoyo mutuo, consideración y contribución por encima de nuestras diferencias, esas diferencias servirían para expresar y sostener de forma única un paraguas de amor sobre la sociedad. 

Nos han guiado a tomar conciencia de que todos formamos una humanidad diversa y rica y podemos jugar un papel al esforzarnos por ver más allá de nuestros impulsos de división, para visualizar la tremenda conexión que todos compartimos. 

Así veneraremos y aceptaremos nuestras diferencias pues nos amaremos unos a otros. 

Veríamos que cada uno da al inmenso sistema interconectado del que somos parte, diferente sabor y color, de los que de otra forma careceríamos, que cada uno puede hacer su contribución única a la sociedad. 

La clave está en ajustar nuestra intención predominante por encima de nuestras diferencias: que contribuya a reforzar y hacer crecer la posesión común de la sociedad, alabando las varias expresiones que tratan de construir una atmósfera de amor por encima de nuestras muchas diferencias. 

Foto  pot Nathan Dumlao en Unsplash. 

“¿Cómo puede EUA sobrevivir sin departamentos de policía?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo puede EUA sobrevivir sin departamentos de policía?

Después del asesinato de George Floyd y la subsecuente crítica a los departamentos de policía en todo Estados Unidos, ahora vemos mociones para disolver y reducir el financiamiento a los departamentos de policía. 

Por ejemplo, en Minneapolis, su ayuntamiento anunció planes para disolver su departamento de policía e invertir en programas de seguridad comunitarios, en Nueva York, el alcalde Bill de Blasio publicó planes de desviar fondos, inicialmente planeados para el departamento de policía de Nueva York, a servicios sociales. 

Disolver y recortar financiamiento a los departamentos de policía, demuestra que las autoridades cada vez son más conscientes de la pérdida de confianza del público en la policía. El aspecto positivo de ese reconocimiento es que resalta un aspecto roto de nuestra vida, que necesita arreglarse. Sin embargo, construir confianza en algo que está sumergido en dudas y sospechas, no es , tarea fácil ni rápida. 

Dado que los tiempos están cambiando rápido, las autoridades harían bien en revisar cómo protegen y sirven a sus respectivos públicos, para estar a la par de la velocidad del cambio. 

La reciente pandemia de coronavirus así como el asesinato de George Floyd, nos muestra dos claros ejemplos de cómo un incidente que tiene lugar en un lugar en el mundo, termina teniendo repercusiones globales, afectando masas en muchas maneras diferentes. 

En el caso del coronavirus, una diminuta partícula que infectó personas en Wuhan, China, se propagó para convertirse en pandemia global, infectando y matando a millones en todo el mundo y afectando a muchos millones más, social y económicamente. Además, en términos del asesinato de George Floyd, un solo asesinato injustificado y un acto de brutalidad policiaca, capturado en video, encendió una respuesta de protestas y disturbios en todo Estados Unidos. 

Es claro que vivimos en tiempos interdependientes. Por lo tanto, cualquier movimiento de las autoridades para ganar la confianza del público al que sirven, debe buscar elevar la conciencia para entender la interdependencia positiva que hoy, de pronto, sale a la luz, así como dar apoyo y protección en la sociedad para lidiar con las crisis que surjan. 

Pue simplemente, si la gente se siente bien, feliz y segura, las autoridades que sirven para dar esas sensaciones se ganarán su confianza. 

¿Qué pueden hacer las autoridades para activar sensaciones positivas en el público? 

Lo que propongo es un enfoque renovado en el campo de la educación. 

Dado que este tiempo cambia muy rápido y avanzamos rápidamente de un paradigma pasado individual y competitivo a un nuevo paradigma de interdependencia, requerimos de una actualización para pensar y relacionarnos con el mundo, con la naturaleza y con los demás. 

¿Cuál es esa actualización? 

Es que desarrollemos relaciones de consideración mutua, responsabilidad, apoyo, estímulo, amor y cuidado, por encima de nuestros impulsos de división, entendiendo nuestra interdependencia de forma positiva. 

Las autoridades podrían jugar un papel principal en esa actualización financiando la creación de programas educativos que busquen obtener esos resultados positivos y mejores conexiones en la sociedad. 

He escrito extensamente de dar un ingreso básico a cambio de participar en programas educativos, que nos enseñen a vivir en un mundo interdependiente, esta idea es apoyada por la expectativa de que el desempleo crecerá inmensamente en los años por venir. 

Este sistema serviría para satisfacer las necesidades esenciales y como herramienta para que todos mejoren sus conexiones y manejen su vida y hogar en un mundo interdependiente. 

El ingreso básico a cambio de participar en una educación que enriquezca la conexión llevaría a actualizar nuestro sentido de responsabilidad y preocupación por la sociedad y con la recién descubierta atmósfera que las autoridades ayudan a establecer y que está barriendo a la sociedad, la confianza en las autoridades también volverá. 

Si observamos nuestro estado actual, después de que el coronavirus iluminó nuestra responsabilidad mutua, en términos de adherirnos a mantener la higiene personal, las condiciones de distanciamiento social y llevar cubrebocas para detener la propagación del virus, vemos que cuando el asesino de George Floyd llenó de ira a millones de personas, nuestras emociones rompieron muchas restricciones, muchos expresaron su indignación saqueando y causando destrucción a muchos pequeños negocios. 

En otras palabras, aún existe una sensación fuerte de separación, indiferencia y odio en la sociedad, que debemos buscar arreglar si deseamos condiciones más justas, seguras y positivas. 

Los programas de educación que enriquezcan la conexión, junto con un ingreso básico ayudarían a sanación la división social al incrementar nuestra sensación de responsabilidad y consideración mutua. 

Como resultado de mejores conexiones sociales, también estaríamos en vía de resolver muchos problemas personales y sociales, como depresión, soledad, stress, ansiedad y muchos tipos de abuso, violencia y conflictos. Por lo tanto, mucho del presupuesto destinado a lidiar con esos problemas, eventualmente podría ser redirigido a reforzar más los servicios que benefician a la sociedad. Es decir, las autoridades podrían considerar ese sistema como una inversión, no simplemente como servicios. 

En breve, en lugar de discutir si Estados Unidos pueden sobrevivir sin departamento de policía, sería mejor preguntar: 

¿Qué podría ayudar a Estados Unidos a prosperar en el futuro? 

Además,  ¿qué cambios necesita hacer Estados Unidos para que la sociedad se sienta segura, con confianza y en última instancia, felíz, juntos y además recuperan la confianza en la policía? 

El sistema que propuse aquí de dar lo esencial a la gente cambio de participar en un aprendizaje que enriquezca la conexión, el cual buscaría cambiar los valores de la sociedad de individualistas y egoístas a mutuamente considerados y responsables sea para tender un puente sobre nuestras divisiones sociales con la atmósfera positiva ya descrita. 

Por lo tanto espero realmente que la sociedad comience a implementar una importante transformación hacia conexiones más positivas entre sus ciudadanos. En adición a los miles de beneficios para los ciudadanos, los beneficios se propagarían en oleadas hacia el mundo, porque los ojos del mundo están en EUA y tiene el potencial de inspirar a los otros países para seguir su ejemplo. 

Foto por  ev en Unsplash.

 

“¿Las recientes protestas en Estados Unidos serán la principal razón para la segunda oleada del coronavirus en el país?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:“¿Las recientes protestas en Estados Unidos serán la principal razón para la segunda oleada del coronavirus en el país?

En realidad, expertos en salud advierten de nuevos brotes del coronavirus debido a las recientes condiciones de tumulto en las protestas. 

Si las protestas estimulan una segunda oleada de coronavirus o no, lo más sorprendente es que la dirección común para evitar más infecciones de COVID-19 fue eclipsada por la insistencia en masa para tener justicia. 

Esto despierta la pregunta: ¿si la fuerte demanda por justicia de los que protestan, fuera ligeramente redirigida y se convirtiera en demanda por elevar un paraguas común de amor sobre la rica diversidad de EUA? 

El asesinato de George Floyd sacó a la luz problemas de racismo en Estados Unidos con un clamor de protestas y disturbios y fue después de que un periodo de coronavirus afectó a todos, desde los cientos de miles de muertes e infecciones hasta millones de afectados por el distanciamiento social y la órden de quedarse en casa. 

De la misma manera en la que preguntamos si el coronavirus regresará en pleno como resultado de esas protestas, podemos también preguntar si el final de las protestas traerán una calma duradera en la sociedad. 

Si fracasamos en tratar el problema de la división social con un esfuerzo común por cubrirlo con amor, podemos esperar muchos más disturbios sociales en el futuro. 

¿Qué se requiere para cubrir con amor la división, oposición y conflicto en la sociedad humana?

En primer lugar requiere reconocer que la fuente de nuestros impulsos de división es la naturaleza humana egoísta que prefiere servir a su propia individualidad por encima de servir a la sociedad. 

Tomar conciencia de nuestra naturaleza egoísta va de la mano con reconocer que la sociedad funciona como una maquinaria bien lubricada, tiene una diversidad rica con una aspiración común en todos sus miembros, por tender puentes sobre la diversidad con amor y compasión.  

La sociedad de EUA está en la posición perfecta para cubrir sus impulsos de división con amor. 

Un motivo nuevo para aplicar el amor por encima de diferencias y discrepancias no debilita a la sociedad, sino al contrario, la refuerza. 

Puede ser comparado con el cuerpo humano que tiene muchas células, órganos y tejidos, cuando todas sus partes trabajan en aras de la meta común de sostener la salud y bienestar del cuerpo, las muchas diferentes partes funcionan de forma armoniosa. 

Sin embargo, nuestras diferencias son un asunto muy sensible. 

Ya sea que nos separen o nos unan, depende de los valores con los que enfrentamos nuestra vida. 

Si nuestros valores principales están basados en cualidades egoístas que nos separan, experimentaremos más y más conflictos sociales. 

Si nuestro principal valor es la conexión positiva por encima de las diferencias, que deseamos que nuestra diversidad sea envuelta en una atmósfera común de amor, experimentaremos que una nueva sensación de paz recorre toda nuestra sociedad. 

Por eso, las protestas actuales en Estados Unidos, idealmente actúan como trampolín hacia una conciencia humana más desarrollada, que vaya más allá de las características físicas y se enfoca en conectarse positivamente de corazón a corazón. 

Cuando nos conectemos de esa manera, veremos que somos parte de un todo único, que es abundante y vital para servir a todos y cada uno, pero debemos aprender a ser mutuamente considerados y compasivos uno con otro y buscar cooperar entre nosotros y complementarnos. 

Dar una paso en esa dirección es activar nuestro libre albedrío como seres humanos, pues comenzaríamos a operar por encima de nuestras cualidades egoístas innatas. 

Nuestras diferencias nos fueron dadas por la naturaleza. 

No tenemos libertad alguna en cuanto a ellas. 

Nuestro lugar de libre albedrío es donde podemos actuar por encima de nuestras diferencias para crear una envoltura común de amor, renovar el pensamiento de beneficiar más a otros, se logra al invertir en educar y promover esta idea en la sociedad. 

Tenemos el conocimiento y los recursos disponibles para activar un cambio en la opinión pública, que podría influir de manera positiva en cada miembro de la sociedad: podamos elegir la unidad por encima de la división a cada momento, en que alguno de nuestros impulsos de división levanten su perversa cabeza. 

Podría parecer como un sueño distante o incluso inalcanzable, pero mientras más trabajemos juntos, más se esparcirá. 

Si esos esfuerzos persisten, en cierto punto, la idea del amor cubriendo nuestras diferencias se establecerá como una nueva norma social, junto con el florecimiento de una nueva sociedad armoniosa, feliz, de individuos con confianza y bien conectados. 

Foto de cyrus gomez en Unsplash.