entradas en 'Antigua Jerusalem' categoría

Jerusalén – ciudad perfecta

Jerusalén, proclamada capital de Judea por el rey David y moderna capital del Estado de Israel, es una ciudad con una rica historia. Es reverenciada por las tres principales religiones del mundo y ha sido lugar de constante controversia. Muchas veces fue destruida y ocupada por invasores y aún así sobrevivió y prevaleció a través de los siglos. 

Según la ciencia de la Cabalá ¿cuál es la esencia de Jerusalén? Jerusalén es un lugar sagrado y de todos los lugares en la tierra es el más cercano al mundo espiritual. En Jerusalén, existe el Monte del Templo en el que estuvo el Templo, un lugar especial donde hay conexión entre el mundo material y el espiritual. 

Por eso, Jerusalén y el Monte del Templo son atractivos para las tres religiones monoteístas del mundo y la gente siente entusiasmo por ir a ese lugar y de alguna manera tocarlo. En los milenios que han pasado desde el tiempo del rey David, ha habido muchos intentos de capturar Jerusalén ¿Qué no ha vivido en su historia? Y no es sorprendente, porque es realmente un lugar único, el lugar más espiritual en todo este mundo material. 

Jerusalén (Yerushalayim) significa ciudad perfecta (Ira Shlemá) y también reverencia absoluta (Ira Shlema). Es interesante, que una ciudad ya existía en este sitio antes que el pueblo de Israel entrara a la tierra de Israel, era llamada Canaán. Más tarde, esta ciudad fue nombrada Jerusalén. 

Jerusalén también significa ciudad de paz (Ir Shalom), aunque nunca tuvo paz ni tranquilidad. Siempre fue centro de disputas, problemas y luchas. Pero si hablamos del futuro, del estado al cual debe llevar a la gente, Jerusalén está destinada  a convertirse en la capital central del mundo. Será sentido y entendido por todos y Jerusalén recibirá un estatus especial, ya lo posee parcialmente. 

Jerusalén ya es considerada el corazón del mundo, el centro de las tres religiones principales del mundo. Pero, por el momento, es centro de discordia y de problemas que son  revelados en el mundo entre naciones. Aún no es obvio que une a la gente a su alrededor. Al contrario, ahí constantemente se encienden disputas y conflictos . 

Sin embargo, en el futuro, cuando el pueblo de Israel cumpla su misión de traer a la humanidad; paz, tranquilidad, unidad y amor, el amor por el prójimo como a uno mismo se propagará y se desplegará por el mundo y Jerusalén recibirá el estatus de ciudad de la paz. 

Mientras tanto, lo opuesto es verdad, si el pueblo de Israel no se corrijan a sí mismos. Jerusalén permanecerá como una ciudad de guerra, disputas y división. 

El pueblo de Israel debe comportarse de tal forma que, un domo de paz descienda sobre la ciudad: amor, unidad, entendimiento mutuo entre todas las corrientes y religiones. Desafortunadamente, aún es lo opuesto. Depende de que el pueblo de Israel cumpla con su deber de ser luz para las naciones, es decir, mostrar lo que son amor y unidad. Sólo así Jerusalén se convertirá en la ciudad perfecta.
[282129]
De Kabtv “La Paz” 27/abr/21

Material relacionado:
Jerusalén: símbolo de unidad
Jerusalén – El corazón del mundo
Jerusalén, construida en nuestro corazón

De Babilonia a Roma, parte 1

La fundación del pueblo de Israel

Pregunta: Durante el Primer Templo, el pueblo judío alcanzó su punto de unidad. Como resultado, se construyó el Templo, símbolo de la unión de las 12 tribus. Luego comenzó la decadencia espiritual, la gente se separó. Duró aproximadamente 16 años y terminó con la destrucción del Templo y el exilio de Babilonia.

Baal HaSulam, en su artículo Exilio y redención, escribe sobre este período: «Porque no lo hicieron y deseaban incluir su estrecho egoísmo, es decir, Lo Lishma, vino la ruina del Primer Templo, pues ansiaban ensalzar riqueza y poder, por encima de la justicia, igual que las otras naciones».

Y como la Torá lo prohíbe, negaron la Torá y la profecía y adoptaron los modales de los vecinos, para poder disfrutar de la vida, tanto como el ego se los exigía. Y como lo hicieron, los poderes de la nación se desintegraron: algunos siguieron a reyes y oficiales egoístas, algunos siguieron a los profetas. Esa separación continuó hasta la ruina.

¿De qué clase de justicia estamos hablando?

Respuesta: En este caso, el concepto de justicia se refiere al pueblo judío, se deriva de su propia fundación: por qué y cómo se creó.

El hecho es que fue una congregación de las muchas pequeñas naciones que habitaban Babilonia durante el tiempo de Abraham, la condición para su creación fue «ama a tu prójimo» y «el amor cubre todas las transgresiones».

Por eso, si siguen esas reglas, existen como pueblo, pero, si tienen otras condiciones como base para su existencia, desde el punto de vista de las fuerzas que actúan sobre ellos, ya no son un pueblo.

El resto de las naciones reciben la influencia de otras fuerzas, cada nación se ve afectada por su propia fuerza, su «ángel guardián». En otras palabras, el poder común que existe en la humanidad actúa selectivamente sobre cada una de 70 naciones del mundo.

El pueblo de Israel no pertenece a ellas, porque es una asamblea de sus representantes. El pueblo judío es muy diferente y opuesto entre sí. Si se reúnen para coexistir correctamente, por encima de su ego, podrán vivir. Pero si violan esta regla y dejan de estar unidos para resolver sus problemas, se convierten en un pueblo disperso.
[259537]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 8/jul/19

Material relacionado:
El retorno de la antigua Babilonia
Somos una familia de la antigua Babilonia
Babilonia del siglo 21