entradas en 'Decenas. Trabajo Espiritual' categoría

Aún tendrán que aprender

El Libro del Zóhar. No obstante que estos siete sagrados Javalim son la sustancia del mundo, en oposición a ellos están siete Javalim a partir de los cuales, todos los Dinim [juicios] en el mundo surgen y se esparcen para castigar a la gente y corregirla, para que siga el camino correcto.

Castigar a la gente, significa que una persona ve molestia, falla, enfermedad y todo lo demás; y esto le corrige con un palo a la felicidad, como está dicho. 

Seguro que esta no es la mejor forma de salir de nuestros estados de locura. Pero si no queremos aprender a ser buenos niños, seremos castigados para seguir avanzando ¿qué se puede hacer? Tendremos que aprender. No tenemos otra opción. 

Comentario: De hecho realmente quiero aprender, pero quiero aprender de forma correcta. 

Mi respuesta: Es correcto. Incluso en el campo de la difusión de la Cabalá misma, hay muchos problemas, aún necesita adaptarse al mundo, a la gente, ser traducida a muchos idiomas, para acercarla a mujeres, niños y ancianos, para presentarla correctamente, dependiendo del estado de la persona, de su particularidad, de sus cualidades. 

Es decir, adaptarla lo más posible a todos, de modo que todos digan: “Oh! este libro habla de mí! Habla de cómo puedo cambiar un poco y todo estará bien otra vez”:
[281871]
De Kabtv “El poder de El Libro del Zóhar”  #13

Material relacionado:
Debemos saber cómo leer la Torá
No es el sabio el que aprende
Los tres pilares que sostienen al mundo

Penetrando dentro de un diez

Pregunta: Tengo una gran decena regular, nos preparamos juntos para la lección y nos apoyamos mutuamente durante el día. Durante el día, sin embargo, creo otras decenas para difundir o hacer diferentes trabajos en el edificio.

Como resultado, me siento un poco incómodo, ¿cómo construir las relaciones con la decena regular y con la vida corporal colectiva?

Respuesta: Deberías alegrarte y sentirte cómodo porque básicamente es lo mismo. No hay diferencias entre las decenas.

Veo las decenas que están frente a mí y con mucho gusto me sentaría con cualquiera de ellas. Cada decena es maravillosa en su singularidad ¡y es absolutamente asombroso ver lo maravilloso que es!

Veo cómo hablan, cómo se comunican, cómo cooperan mutuamente y que están conectados. Es sorprendente lo diferentes que son, pero con mucho gusto sería parte de una u otra u otra. ¡Realmente nos ayuda a desarrollarnos! Y es muy bueno cuando se puede formar parte de varias decenas.

Estuve a favor de las decenas al azar desde el principio, pero en este momento se sienten mejor en las decenas regulares y los entiendo. Creo que pasará pronto.

Cuando el modelo interno de la decena aparezca en cada uno de nosotros, podremos llenarlo conectándonos con otros miembros de nuestro movimiento. No sentiremos a la persona en sí, sino a su esencia interna y comenzarán a llenar el modelo de la decena que se construye en nosotros. Es decir, se crearán diez lugares aparentemente vacíos dentro de cada uno y se llenarán con impresiones de un círculo u otro.

Así el logro del alma de cada uno será más rápido y pleno. Pues, el alma general no está formada por una decena primitiva, sino por muchas decenas, cada una integrada en otra.

Al penetrar la conexión espiritual en la decena, comprenderemos lo que nos falta. Nos gustaría dividirlo en partes, pero es imposible, pues aún no lo sentimos. Por eso, es necesario entender que la creación debe estar compuesta por una gran cantidad de decenas, es decir, que las Sefirot se dividen en muchas decenas o viceversa y están conectadas en muchos Partzufim, por lo tanto, en una decena completa.

Pero esta decena completa que se alcanza en el mundo de Ein Sof (Infinito) está formada por una cantidad infinita de decenas. Así, en esta decena recibirás más que en las otras decenas, una cantidad infinita de sentimientos y emociones.
[240982]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 5/feb/19