entradas en 'dias festivos' categoría

Pésaj – Celebración mundial de la libertad

Pregunta: Celebrar Pésaj. Habla de que el pueblo judío salió de la esclavitud de Egipto. De hecho, para los cabalistas, suena diferente. Tenemos nuestro ego -nuestra naturaleza. Aquí hablamos de salir de ese ego. 

Tengo la sensación de que no es una fiesta judía, sino una fiesta mundial, especialmente considerando los eventos que están  sucediendo en el mundo. ¿Qué es Pésaj para el mundo? ¿cómo lo siente usted? 

Respuesta: El mundo se siente mal. Pero no entiende la razón. Tampoco sabe la cura para su sentimiento. Como niño, se siente mal y es todo. No reconoce el mal, es decir, la causa de su sufrimiento. 

La razón del sufrimiento es el enorme y repentino aumento del ego, que a veces se congela un poco y luego, de pronto crece con una sacudida. 

Pregunta: ¿Así que se puede decir que el mundo siente como si estuviera dentro de la esclavitud egipcia, bajo la esclavitud del egoísmo? 

Respuesta: Depende de cómo se siente la gente. Sólo se siente mal. 

Pregunta: O sea, ¿la celebración de Pésaj llegó a la humanidad?

Respuesta: No pienso que sea muy correcto llamarlo celebración.  El mundo no siente que su ego sea la causa de su sufrimiento. 

¡Es necesario! Si comenzamos a ver de cerca nuestra naturaleza egoísta, la forma en que nos tratamos unos a otros y podemos concluir que nuestro mundo está mal porque somos egoístas, porque deseamos mal al otro y estamos en oposición, en contradicción, en conflicto con los demás: interna, externamente. Estamos en la esclavitud de la fuerza egoísta que nos maneja, nos retuerce y nos empuja. 

Darnos cuenta del mal de nuestra naturaleza, es lo más importante. Porque al final, podremos entender cómo salir. 

Pregunta: Supongamos que empezamos a sentirlo, ¿qué pensaremos? ¿cómo nos liberamos? Además del clamor interno: “¡Quiero salir! ¡No quiero ser egoísta! ¿qué más se necesita? 

Respuesta: ¡Nada! Sólo exigir que la naturaleza nos cambie. Nada más. No tenemos que hacer ningún esfuerzo extra, porque no hay nada que realmente podamos hacer. Si estamos dentro del egoísmo, cualquiera de nuestros intentos y acciones, serán egoístas y así, sólo nos engañaremos. 

Lo que podemos hacer es unirnos, discutir nuestra condición, llegar a la conclusión de que es simplemente terrible y que no hay forma de salir por nosotros mismos, a menos que podamos convencer a nuestra naturaleza que nos deje solos, que no queremos estar dominados por el ego. ¡Que retire de nosotros ese deseo ajeno, de esa fuerza superior, para que no nos mande y no nos enfrentemos unos con otros! 

Pregunta: ¿Tendrá el hombre la sensación de que está bajo el gobierno del faraón? 

Respuesta: Sí. Es esclavo de la fuerza del mal de la naturaleza. Entenderemos la historia de forma correcta. Entenderemos correctamente que, en realidad, esa fuerza malvada fue creada específicamente por una fuerza positiva, por el Creador. Así, iremos a Él personalmente, para que Él retire esta naturaleza mala de nosotros.

Si convencemos al Creador que quite esta fuerza mala y egoísta de nosotros, que nos acerque y no nos da paz, será verdaderamente una celebración global, en la que todos estarán interconectados, en la que todos se tratarán bien, de forma correcta, con amor, con conciencia, entenderemos que somos un sistema único. 

Pregunta: ¿Qué es lo que se conoce como “salida del pueblo de la esclavitud”? El pueblo  ¿es todo el mundo? 

Respuesta: Absolutamente todo el mundo. 

Pregunta: ¿Quién es el líder que los maneja? La Torá dice, Moshé,¿qué es?

Respuesta: Deriva de la palabra “Moshej” –sacar. Es una fuerza que saca al hombre de su egoísmo. Esta fuerza llega de arriba. El poder de la conciencia del mal en que nos encontrábamos y el poder del bien, en el que podemos estar. 

Pregunta: ¿Piensa usted que la humanidad debe llegar a esa fuerza? 

Respuesta: Todo el mundo debería sentirse en un clamor, que la desean. Nada más se requiere. No hay necesidad de seguir a nadie, líderes, portadores, mesías y demás. No se necesita nada.  

Pregunta: ¿Qué es libertad? Pues esta es una celebración de libertad. 

Respuesta: Libertad del ego, libertad de estar siempre bajo la influencia del mal, que es tu maldad interna la que te empuja a ser malo con los demás. Es la celebración de la libertad. Es el festival de la primavera. 

Sólo el egoísmo es la causa de nuestro sufrimiento. No hay nada más. Sólo existen dos fuerzas en el mundo: positiva y negativa. 

Pregunta: ¿Por qué no alcanzamos este punto con facilidad?

Respuesta: No lo deseamos, alzamos las manos y pies sólo para evitar acercarnos a él, porque somos egoístas. Sólo en el egoísmo me siento a mi mismo y al mundo entero. No me puedo imaginar cómo se siente el mundo afuera de esta cualidad. 

Pregunta: En principio, ¿la sabiduría de la Cabalá habla sólo de esto, de sentir quién eres, tu naturaleza y de cómo salir de ella? 

Respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Cómo hacer que la gente comience a hacerlo? 

Respuesta: Si no lo queremos, seremos obligados. Pero todo saldrá bien.
[280390]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 22/mar/21

Material relacionado:
La noche del éxodo de Egipto
Los problemas de Faraón
No sólo de pan vive el hombre

Janucá: esforzarse por la unidad

Pregunta: En el siglo II AC, los griegos, liderados por Antíoco IV, capturaron el Templo. Los judíos se dividieron en; judíos helenizados, que apoyaban a los griegos seléucidas y judíos ortodoxos dirigidos por los macabeos. Los macabeos lideraron el levantamiento y expulsaron a los seléucidas del templo que había sido capturado y profanado. Cuando los macabeos entraron en el templo, vieron que el aceite puro, para las velas de la Menorá, solo podía durar un día. Pero sucedió un milagro, el aceite duró ocho días. Estos son hechos históricos, que ocurrieron hace más de 2,000 años, ¿Qué significan desde el punto de vista de Cabalá?

Respuesta: Después de salir de Egipto, el pueblo de Israel recibió el método de conexión (garantía mutua, Arvut), se desarrolló durante 40 años de viaje por el desierto. Gradualmente, se unieron cada vez más, según el método recibido de Jetro, el padre de la esposa de Moisés. Jetro no era judío, ni tampoco su hija, pero como dice la Torá, se unieron totalmente a ellos.

El término Torá viene de la palabra «luz» (Ohr). La luz de la Torá, que el hombre recibe de arriba, es necesaria para unir a la gente y convertirla en un todo.

A pesar de que son egoístamente distantes, opuestos y cada uno quiere gobernar a los demás, con la ayuda del entorno adecuado y de la luz superior, todos se subyugan a la sociedad y se aseguran de que todos buscan el centro de la sociedad y se unen.

Esto es lo que hicieron los judíos durante 40 años en el desierto. Cuando alcanzaron el estado de unidad, el desierto se convirtió en tierra fértil, se llamó Tierra de Israel. «Tierra – Eretz» viene de la palabra «deseo – Ratzon«. Es decir, su deseo floreció y dio frutos.

Construyeron el Templo, fue el resultado del esfuerzo y surgió de su conexión. El Templo no es algo material, no es piedras y madera, sino la conexión de sus deseos.

Vivieron, lucharon, se reconciliaron y eligieron constantemente nuevas condiciones de conexión. Cambiaban porque constantemente surgían nuevos deseos egoístas. Por eso, tenían que atraer cada vez más la luz superior llamada Torá, para unirse y avanzar.

Pero no pudieron sostenerla y durante algún tiempo cayeron en la esclavitud del ego llamado exilio babilónico de la época de Nabucodonosor. Luego, con la ayuda de la reina Ester, salieron del exilio y nuevamente habitaron la Tierra de Israel, es decir, el deseo de unirse y conectarse con el Creador.

Avanzaron hasta que llegaron al estado de construir el Segundo Templo, se unieron en una vasija común en la que alcanzaron al Creador. Pero no duró mucho porque una vez más creció un ego desgarrador entre ellos. Así se destruyó el Segundo Templo, se rompió la vasija común, el deseo e intención de amarse y revelar al Creador.

Fue en este momento en el que el rabí Akiva pidió a los judíos que se unieran y gritó que se debe amar al prójimo como a uno mismo», pero ya no pudieron escucharlo. Este es el estado en el que se encuentra ahora el pueblo de Israel, gente que, por un lado, entiende que es necesario unirse y por otro, no logran imponerse la unidad.
[275311]
De Kabtv «Estados espirituales» 16/dic/19

Material relacionado:
El significado interno de la festividad de Janucá
“Alabando el milagro” de Janucá
¿Por qué comemos donas durante Janucá?

¿Quién es culpable de la destrucción del templo?

El 9 de Av simboliza la destrucción del templo, que ocurrió debido al odio infundado en el pueblo de Israel.  Y vemos que a lo largo de la historia, han existido y hay ciertos grupos dentro del pueblo judío, que están en guerra unos con otros. Este es el mismo odio.

Los judíos son el pueblo que Abraham reunió en la antigua Babilonia, cuando había odio entre la gente. Él pensó que había sólo un remedio contra el odio: anteponer el amor  a todo el odio que había crecido hasta los cielos, como la Torre de Babel. 

Algunos habitantes de Babilonia siguieron a Abraham y él los llevó de Babilonia a Cananea, hacia la tierra de Israel. El resto permaneció en Babilonia. 

Abraham enseñó a sus discípulos a vivir bajo la ley del amor al prójimo como a uno mismo. La regla principal “el amor cubrirá todos los crímenes”, los separó de los demás pueblos del mundo, que quedaron en Babilonia y luego se dispersaron por toda la Tierra. 

Y aquellos que siguieron a Abraham, eran representantes de todas las naciones, pero pudieron unirse y convertirse en el pueblo de Israel, que significa “directo al Creador” (Yashar-Kel), es decir, directo hacia la unidad, hacia el amor por el prójimo. Se esforzaron por acercarse y ser hermanos; hasta cierto punto, tuvieron éxito. 

Tuvieron que pasar por el exilio de Egipto, por muchas pruebas en su camino, pero se fortalecieron. Se volvieron más cercanos y realmente se convirtieron en un pueblo; se autonombraron Israel  (“directo al Creador”) como señal de su esfuerzo por una sola fuerza  — la fuerza del amor. 

Pero el ego no cesa, despierta de nuevo y confunde a la gente y con el tiempo, distintos grupos comenzaron a aparecer en el pueblo de Israel y se oponían al método de Abraham. Querían vivir bajo el capitalismo, que todos hicieran lo que querían, en lugar de vivir como comunidad: guerras verdaderas y batallas empezaron entre ellos.  

A través de la historia,  el pueblo de Israel ha estado en guerra consigo mismo, la razón es siempre la misma: “por” o “en contra de” la unión. Este fue el caso, cuando el primer y el segundo Templos fueron destruidos. Todas las caídas se debieron sólo a que algunos grupos llamaron a la unidad y a cubrir todos los crímenes con amor, mientras otros estaban en contra y no hubo acuerdo. 

Esto continúa hasta hoy. Por eso el pueblo de Israel ha estado exiliado, con mucho sufrimiento y el rechazo de todos los pueblos del mundo. Finalmente, otros pueblos también salieron de la antigua Babilonia, solo que se olvidaron de ello. 

Ahora, los judíos y las naciones del mundo están dispersos por toda la Tierra y nadie sabe lo que es amar al prójimo. Desde entonces, el egoísmo ha crecido terriblemente en los judíos y las naciones del mundo. Es necesario despertar la causa raíz en todo, para averiguar lo que está sucediendo al mundo, por qué las naciones del mundo siguen teniendo quejas contra el pueblo de Israel y cuál es la misión del pueblo de Israel. Esto requiere ser explicado a todos. 

Los historiadores atribuyen la destrucción del primer Templo al rey de Babilonia, Nabucodonosor; y la del segundo Templo al emperador romano, Tito. Sin embargo, los judíos creen que la destrucción fue provocada por los conflictos dentro del mismo pueblo de Israel. Y, de hecho, la razón fue el odio infundado y la desunión. Por nuestra resistencia a la unidad, provocamos la destrucción del primer y segundo Templos. Todas las desgracias son causadas porque no tenemos buenas relaciones y no podemos alcanzar unidad en el pueblo de Israel.  

Externamente, parece que las tropas imperiales y los enemigos son los culpables de la destrucción, pero de hecho, nosotros mismos, con la presencia o ausencia de nuestra conexión, pusimos estos imperios en favor o en contra de nuestra existencia y vemos el resultado natural. Una fuerza ajena, externa, solo ejecuta la sentencia, nosotros mismos activamos estas fuerzas dentro de nuestro propio pueblo. Así que no tenemos nadie a quien culpar de nuestro amargo destino, sólo nosotros mismos.  

Y hoy sucede lo mismo: Persia (actualmente Irán) y otros países árabes, están contra nosotros y todo porque no tenemos una conexión apropiada y eso crea un mundo de división y odio entre todos. 

Otras naciones pueden tener enemistad interna, pero no hay tal odio como en el pueblo de Israel, porque odiamos lo judío dentro de nosotros mismos. El judío interno es el deseo que nos pide unón por encima del ego y mostrar al mundo que se puede vivir en paz, tranquilidad y unión; esa será la corrección del mundo entero. 

Esto es lo que dice nuestro judío interno, pero no queremos escucharlo. Sólo los cabalistas, que estudian la ciencia de la Cabalá, en la que se explica claramente en blanco y negro, por miles de años, saben que la Torá está basada en su gran regla: amar al prójimo como a uno mismo. Pero nadie quiere escucharlos.

La unidad suena muy hermosa en palabras, pero cuando se intente implementarla, se encuentra que es simplemente imposible y que requiere toda la atención del hombre y su vida entera. Y nadie está dispuesto a hacerlo. Requiere ya sea una educación especial integral o sufrimiento muy grande, que hará que se abandone el egoísmo y se unan. 

Para más sobre este tema, lean mis libros “Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día” y “La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos”.
[268465]
De Kabtv “Perspectivas globales”, 26/jul/20

La corona del súper-egoísmo

Nuestra conexión debe convertirse en las diez Sefirot del alma o el Tercer Templo. El Templo es una estructura, una red de conexiones mutuas. 

La epidemia del coronavirus nos revela la ruptura, la destrucción del Templo, la transgresión. Nos muestra lo egoísta de nuestras relaciones y que no podemos conectarnos, que somos indiferentes a lo que le sucede a otros: si viven o mueren. 

Esta es una enfermedad -estoy enfermo porque no puedo siquiera acercarme a ninguna persona a mi alrededor. El coronavirus revela nuestro odio y rechazo mutuo. Esta es la enfermedad. La corona es colocada sobre nuestra cabeza como el súper-egoísmo que nos domina.
[268515]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 29/jul/20, “Tishá BeAv (Nueve de Av)”

Material relacionado:
Carrera contra el egoísmo creciente
El egoísmo sale del ocultamiento
¿Cómo difiere el egoísmo natural del egoísmo humano?

La estrella polar

Se teme que las intensas protestas en Israel terminen  en violencia y se conviertan en una guerra civil. Pero en realidad, esta guerra ha estado en marcha desde que regresamos a la tierra de Israel. Pues, no estamos corregidos; por lo tanto todas nuestras acciones son muy egoístas. Nuestro ego es evidente en esas acciones y de forma tan brillante que son peores que las acciones de las naciones del mundo. 

En el estado no corregido, somos la quintaesencia de todos los males en el mundo, en el estado corregido, nos volveremos lo opuesto, la quintaesencia de todo lo bueno. Y así está escrito, que al elevarse, Israel se eleva sobre el resto y al caer, cae más bajo que todos. Pues, somos un extracto del deseo más grande de disfrutar de todas las naciones del mundo. Por eso, Israel sobresale entre todas las naciones. 

Hasta que todos sepan qué necesitan hacer realmente, será imposible calmarlos. Es necesario darles un método de corrección de manera que entiendan lo que necesita ser corregido y cuál es nuestra misión, asignada desde arriba. 

Si no se lo das a la gente, comenzará a matarse. La flama interna arderá tanto que saldrán cada día a golpear o incluso matar, ese fue el caso en el tiempo del Templo

Las guerras principales no fueron contra los griegos y los romanos, sino entre los judíos mismos. Y no hay nada nuevo en los disturbios de hoy; se revela una vez más lo que existía hace dos y tres mil años -la guerra del egoísmo que no quiere ceder el camino ante nadie, hasta que revela su insignificancia y pide la corrección. 

Extinguir la irritación y la ira sólo puede ser al revelar la verdadera causa. De otra manera, es imposible relajar la tensión, el odio y las fuerzas en conflicto. Pueden ser disminuidas una semana o dos, pero en realidad, nada cambiará si no son reveladas todas las cartas. Y es bueno que esa flama arda dentro de cada uno; sólo necesita ser dirigida y darle la forma correcta. 

Los disturbios y malestar que vemos hoy en las calles de Israel son causados por la ausencia de la línea media, falta de metodología, de un programa, una ideología, que conecte a los polos diferentes: el deseo de recibir de la creación, que está en contradicción con el deseo de dar del Creador. 

Los dos opuestos deben llegar a trabajar juntos, equilibrarse, conectarse, abrazarse y amarse. Pero hoy, la gente no entiende que necesitamos esas dos fuerzas y sólo necesitamos combinarlas correctamente. La conexión correcta es posible si tenemos una meta frente a nosotros, una estrella polar que nos guía a donde debemos llegar. 

Vayamos a esta meta juntos. Esas dos fuerzas opuestas deben encontrar lo que tienen en común. Es decir, que ambas deben elevarse por encima de su egoísmo y encontrar lo qué las une, sólo así. Y este debe ser el caso, no sólo en Israel, sino en el mundo entero. Existe ya malestar en EUA y se extenderá hacia todos los continentes. 

La estrella polar es la conexión de todas las fuerzas de la naturaleza para manifestar una fuerza que se despliega en nuestra conexión, si podemos unirnos por encima de todas las diferencias. Esta fuerza desplegándose en nosotros, nos dará la sensación de verdadera realidad en lugar de este mundo material. Y comenzamos a vivir en el mundo superior, llamado así de acuerdo a nuestras sensaciones, en un mundo eterno. 

Los golpes recibidos del coronavirus, eventualmente causarán que toda la humanidad incline su cabeza, se calme y se calle, se de cuenta de que existe una fuerza superior operando aquí, que no nos permitirá hacer lo que queramos ni a la izquierda ni a la derecha. Tendremos que rendirnos ante la influencia de una tercera fuerza proveniente de un grado más elevado.
[268572]
De la lección diaria de Cabalá 30/jul/20

Material relacionado:
El 17 de Tamuz
El día del amor
Torre flotando en el aire

Debemos pensar, no llorar en el 9 de Av

La división tuvo lugar en dos etapas, el Primer Templo y el Segundo Templo, hasta llegar a su medida completa. Y ahora ya podemos llegar a la construcción del Tercer Templo, es decir, el estado que construimos en base a la pasada destrucción y logramos la corrección de la realidad, el mundo entero. Este es el reto que enfrentamos hoy. 

El 9 de Av simboliza una fecha especial en el calendario, refleja la raíz espiritual de las pasadas caídas: el colapso del Primer Templo y el Segundo Templo. Esta división se propaga de arriba hacia abajo y hoy estamos justo al pie de esta escalera, el Primer Templo era más elevado que el Segundo. 

El Primer Templo fue en el nivel de la Luz de Jayá, muy alto, el Segundo Templo fue mucho más bajo, en el el nivel de la Luz de Neshamá. Tenemos que pasar por esta caída, el colapso del Primer Templo y después el colapso del Segundo Templo, hasta la pérdida total de lo espiritual. Y esto es para que hoy podamos elevarnos, corregir esos genes espirituales (Reshimot) fragmentados y construir el Tercer Templo. 

Por supuesto, no lo construimos nosotros mismos, sólo aclaramos este estado y elevamos las Reshimot fragmentadas, así llega la Luz, que construye una vasija espiritual llamada el Tercer Templo. 

Dado que el 9 de Av simboliza la destrucción del Templo, este día es considerado un día de luto. Pero esto no significa que tengas que sentarte y llorar. Antes que nada, necesitamos pensar con el fin de entender lo que está sucediendo y por qué tenemos que sentir pena. Este día viene con el fin de que aprendamos a restaurar nuestro hogar de santidad, en un estado corregido, lleno con la revelación del Creador.
[268527]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 29/jul/20, “Tishá BeAv” (Nueve de Av)

Material relacionado:
El 9 de Av
Tu B’Av un día festivo sin pretensiones
Estar preparados para el 9 de Av

El tercer Templo es eterno

El tercer Templo será corregido con nuestro esfuerzo. Obviamente, no necesitamos construirlo de madera y piedra, porque no es posible hacerlo así en el grado de la Luz de Yejidá, que es perfección completa. 

El tercer Templo incluye en sí todas las correcciones. El Primer y Segundo Templos debieron ser construidos y destruidos de acuerdo a programa superior y al orden de los grados que corresponden a la destrucción de los “reyes” en el mundo de Nekudim (la destrucción en el grado de Daat-Jesed, Gevurá, Tiferet, corresponde al primer Templo y en el grado de Tifferet-Netzaj-Hod-Yesod-Maljut– al Segundo Templo). 

Sobre sus ruinas, el Tercer Templo se levantará y no podrá ser destruido porque está en el grado más elevado, en el nivel de la Luz de Yejidá. Este Templo existe sólo en la forma espiritual y existe eternamente. 

Hoy vivimos en el periodo del inicio de la construcción del Tercer Templo y estamos comenzando a colocar sus cimientos. Por lo tanto, nuestro papel es muy importante y elevado y es de gran valor estudiarlo y entenderlo para construir el Templo que unirá todas las almas y todos los pueblos. 

Toda la humanidad debe unirse con todo su corazón y alma, para construir esta vasija espiritual (Kli) dentro de su corazón, la cual es llamada “alma” común o Tercer Templo y nunca será destruida. 

El Tercer Templo está siendo construido con nuestro esfuerzo, nuestra plegaria y será eterno; es construido con nuestro deseo. Por eso, el Primer y Segundo Templos fueron destruidos, el Tercer Templo estará en pie por siempre, porque está construido con  deseos e intenciones de otorgamiento desde su parte más baja, es decir, a partir del hombre mismo. 

El Primer y Segundo Templo fueron destruidos siguiendo al programa de la caída en cascada de los mundos, de arriba hacia abajo, es decir, de acuerdo a la fragmentación en el mundo de Nekudim. Así se completó la fragmentación de todo el Partzuf ZON . Ahora estamos reconstruyendo desde cero y hasta el final del mundo de Atzilut.
[268519]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 29/jul/20, “Tishá BeAV (9 de Av)”

Material relacionado:
Estamos construyendo el Tercer Templo
El tercer templo y una solución al problema global
El Tercer Templo para toda la humanidad

Shavuot: recibir el método de corrección

Pregunta: Después del éxodo de Egipto, se recibió la Torá, eso representa la fiesta especial de Shavuot. Recibir la Torá es recibir la Luz superior y con su ayuda el hombre puede corregirse a sí mismo y alcanzar el nivel del Creador.

¿Por qué sucedió en el Monte Sinaí?

Respuesta: El Monte Sinaí representa odio a nuestro ego, así podemos recibir la Luz más elevada.

Recibimos el método para corregir el ego, porque lo odiamos cuando estábamos ante el Monte Sinaí, vimos que el ego es odioso, que está en contra de nosotros. Estábamos dispuestos, literalmente, a enterrarnos bajo esa montaña, pero recibimos la fuerza de corrección.

Hasta después, pudimos ingresar a la Tierra de Israel, Eretz Israel.

«Eretz» es deseo, «Israel» (Isra-El), directo al Creador (Yashar-Kel).

En la tierra de Israel, construimos el Primer y el Segundo Templos, que simbolizan la unión del alma en su forma primordial, llamada Israel. Ahora, debemos llegar a esto, no solo nosotros, también la humanidad y alcanzar el Tercer Templo.
[265439]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 29/ene/19

Material relacionado:
“¿Qué es Shavuot?” (Quora)
Shavuot está llena de Luz
La fiesta de Shavuot

¿Cuándo vendrá el profeta Elías?

Ahora estamos en cuarentena en nuestro hogar, ¿a dónde debemos ir después de salir de este Egipto? Primero, debemos entender exactamente por qué lo hacemos y hacia dónde vamos. La salida de Egipto es la salida del ego, al amor entre nosotros. Estamos en Egipto bajo el gobierno del faraón, nuestro ego común, que nos mantiene esclavizados y nos enfrenta unos a otros. Queremos salir de este odio infundado y vernos cara a cara con el corazón abierto.

Esto debería revelarse como amor mutuo y se llama éxodo de Egipto a la tierra de Israel, al deseo de ir directamente al Creador, al poder superior de amor.

Pésaj es la fiesta de liberación del ángel de la muerte, de nuestro egoísmo. Imaginamos la liberación como volver a la vida anterior al coronavirus para que finalmente podamos salir de la casa, ir a un restaurante y dar un paseo por la orilla del mar o en el parque. Así vemos la libertad y a la gente libre.

El virus nos muestra que no somos libres y que estamos inmersos en nuestro egoísmo. El coronavirus dice: “¡No salgas de casa! Si estás encerrado en tu egoísmo, estarás encerrado en tu vida material de la misma manera”. El virus nos muestra que no somos libres y que estamos inmersos en nuestro ego, en el faraón.. Obedecemos mansamente todas las demandas de nuestro ego y ni siquiera nos damos cuenta. El egoísmo domina nuestros pensamientos y deseos; esto es esclavitud..

«Fuimos esclavos en Egipto»—esclavos de nuestro egoísmo, nuestro deseo de buscar placer para nosotros mismos, sin pensar en los demás. Pero estamos en el mismo sistema integral con todo el mundo, con los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza y con la gente. Si mis acciones son sólo para satisfacer mis deseos personales, significa que trabajo para el faraón. Pensar en los demás significa trabajar correctamente con a la naturaleza, con el Creador. Y así, nada, ningún virus, puede dañarnos.

Durante la cena de Pésaj, es tradición preparar una copa de vino para el invitado de honor, el profeta Elías. Hubo una broma en esta Pésaj, que esta vez no invitamos al profeta Elías para no infectarlo con el virus, porque está en el grupo de riesgo debido a su edad. Entonces, ¿deberíamos esperar al profeta Elías o no? Elías viene a anunciar la llegada del Mesías. El Mashíaj (hebreo) es la fuerza que nos saca de nuestro egoísmo, es decir, de todas las desgracias y nos lleva al estado de otorgamiento y amor universal, que es el Creador y al deseo donde todos estaremos conectados entre nosotros y con la fuerza superior de la naturaleza. Ese es el mensaje que nos trae el profeta Elías.

Es decir, no esperamos a una persona, sino a una fuerza especial que nos llevará a amar. Amor es tratar los demás como a mí mismo y aún mejor. Hemos esperado al profeta Elías durante muchos años y aún no viene. Pero nunca hemos esperado al verdadero Elías, ¿alguna vez quisimos amar a alguien? Esperábamos que Elías nos trajera dinero, auto nuevo, casa nueva, avión privado; Todos tenían su propia interpretación. ¡Esperábamos al Elías equivocado!

Elías es la fuerza más alta que nos llevará a una unión tan fuerte, hasta el amor y nos sentiremos no sólo como nación, sino como un cuerpo y un deseo y sentiremos al Creador dentro de nosotros, como se dice: «Israel, la Torá y el Creador son uno».

El Creador es el poder de otorgamiento y amor, no una imagen material. Ese poder de amor debe habitar en nosotros, entre nosotros. A eso le llamamos revelación del profeta Elías, liberación, salida de Egipto y el verdadero fin de la corrección. Entonces sentiremos a la nación como una gran familia. Para hacerlo no debemos salir de casa. La fuerza de Elías, el poder de la unidad, actúa por encima de todos los muros y fronteras. De repente sentiremos que todo el mundo es transparente, sin divisiones entre habitaciones, casas y partes del universo. Todo se sentirá como un todo en el que todos estamos conectados y cada uno incluye a todos dentro de sí mismo. Pues, el hombre es un mundo pequeño. Así sentiremos toda la realidad y dentro de ella al Creador.

Por eso, en esta Pésaj, nuestro esfuerzo principal es concentrarnos con el poder del amor del profeta Elías para que nos viste y nos conecte con el mundo entero, en un abrazo mutuo, eso nos llevará al verdadero éxodo de Egipto.
[263169]
De Kabtv “Nueva Vida  1220”  2/abr/20

Material relacionado:
Plagas en aras de la vida futura
El misterio de Miriam
Egipto: Abundancia y vacío

Fiestas espirituales, parte 8

¿Qué representan los personajes de Purim

Pregunta: ¿Qué representan los personajes de la fiesta de Purim: el rey, la reina Esther, Mordecai y Haman? 

Respuesta: Hamán es nuestro gran ego sin el que no podemos lograr la corrección completa. 

Esther, de la palabra “ocultamiento”, representa Maljut, que actúa en ocultamiento y todo gira a su alrededor. 

Mordecai (Mor- Dror) es una cualidad de Biná, el hombre justo que no necesita nada. Sólo espera el estado en el que realmente puede servir. 

Asuero es el rey, por encima de él está el Creador. 

El pueblo representa nuestros deseos. Todo este grupo de actores interpretan Purim

Pregunta: En realidad, percibimos Purim como una festividad infantil en la que todos se disfrazan y se ponen máscaras ¿por qué existe esa costumbre? 

Respuesta: La gente se pone máscaras porque no conocen plenamente la esencia de esta fiesta:  a quién interpreta realmente cada uno, quién está detrás de qué y por qué todo esto es necesario. 

Si intentamos actuar esta historia correctamente dentro de nosotros, en el alma, en nuestra conexión, al final llegamos a un estado llamado “Purim”. 

Pur, Goral– la suerte es echada de tal manera que no es claro en absoluto por qué. Al final, todo debió haber sido a favor del villano Hamán, quien quería destruir al pueblo, pero resultó de forma opuesta: fue colgado en la misma horca que había preparado para Mordecai.
[261197]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 29/ene/19

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 5
Fiestas espirituales, parte 6
Fiestas espirituales, parte 7