entradas en 'la sociedad del futuro' categoría

“¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora) 

El coronavirus nos está invitando a hacer un cambio importante. 

Depende de nosotros si experimentamos el cambio inminente como positivo o negativo. 

¿Cuál es el cambio principal que el coronavirus viene a encender en nosotros? 

Es que cambiemos nuestra actitud mutua y pensemos positivamente uno de otro para así construir una nueva sociedad, mejor conectada y equilibrada con la interconexión e interdependencia de la naturaleza. 

Si viéramos la tendencia de la naturaleza de desarrollarnos para volvernos cada vez más conectados, con lazos de responsabilidad mutua y consideración, veríamos que necesitamos sólo sentir más cuidado y consideración mutua, para  que la transición sea de forma positiva. 

Fracasar en tomar la iniciativa para mejorar nuestra conexión generaría más sufrimiento. Es decir, si fracasamos en mejorar nuestras actitudes mutua. Sentiremos la creciente distancia entre el nivel de dependencia que la naturaleza requiere de nosotros y que nosotros mismos implementamos como varios dolores y complicaciones. Las vacunas y otras medicinas no serán de ninguna utilidad, pues el coronavirus opera en un nuevo nivel que aún tenemos que reconocer. 

Probablemente parece fuera de toda proporción que el coronavirus requiere de un cambio en nuestras actitudes mutua, más que de otra cosa y que fracasaremos en derrotarlo con medios meramente físicos, los efectos de largo plazo del coronavirus nos impulsarán a descubrir mejor actitud hacia otros, sin otra opción. 

En otras palabras, con el coronavirus, la naturaleza nos da nuevas condiciones para pasar por cambios cruciales. Por ejemplo, si queremos enseñar a nuestros hijos un nuevo lenguaje, simples explicaciones de ese nuevo lenguaje son insuficientes para que lo absorban. Pero si los ponemos en un condiciones en que se encuentren con el nuevo lenguaje más y más; poner palabras en notas adheribles en varios muebles y dispositivos en la casa, establecer tiempos donde regularmente hablemos juntos el nuevo lenguaje, veremos que el cambio práctico de condiciones enseña más el nuevo lenguaje que cualquier explicación. 

Por lo tanto, con condiciones nuevas  de interdependencia estrechas que del coronavirus nos revela, haríamos bien en intentar desarrollar nuestra actitud, para que corresponda con nuestra nueva interdependencia. 

Un ejercicio que podemos hacer en esta dirección, involucra cubrebocas. Mientras los departamentos de salud en todo el mundo requieren el uso del cubrebocas en espacios públicos, podemos revisar nuestra actitud hacia esa condición: ¿usamos cubrebocas, o ignoramos la guía?  Y si lo usamos, es porque no queremos ser infectados o es porque no queremos infectar a otros, en caso de ser portadores asintomáticos del virus? 

Esta último discernimiento, definitivamente, es el más altruista y cercano a la actitud de la naturaleza hacia nosotros. 

Es sólo un ejercicio donde podemos revisar nuestra actitud hacia otros,  buscar mejorar nuestra actitud hasta tal nivel en que beneficiar a otros se vuelve muy importante, si no más importante, que servir a nuestros estrechos intereses propios. 

Foto de arriba de la Agencia de Fotografía de Macao en Unsplash

En el camino hacia la corrección definitiva del mundo

laitman_2009-06_1300_w[1]Pregunta: ¿Por qué durante la corrección hay unas personas que aspiran activamente a lo espiritual y su tarea consiste en estudiar y crear la metodología de la corrección, mientras que hay otras personas que poseen deseos terrenales fuertes y sólo se adhieren pasivamente a este proceso ayudando en algo pequeño?

Respuesta: Existe esta división y no es tan marcada, porque incluso las personas que aspiran a lo espiritual se dividen en los diferentes niveles.

Sabemos que incluso en nuestro mundo existen simples ejecutores y otras personas que quieren un poco más. Al final, cada uno recibe su propia labor, alcanza a estar saturada y no quiere mayor responsabilidad.

Como si existiese una multitud de causas determinadas, pero en realidad todo está programado por el deseo. Por eso, toda la humanidad está construida como una pirámide, incluyendo a aquella parte que aspira a lo espiritual.

Alguien está listo para ir hasta el final y no imagina que pueda detenerse hasta que no se haga semejante al Creador, de ningún modo menos que eso.

Cada uno encuentra el lugar conforme a su deseo, el trabajo, los esfuerzos y la aspiración interiores. Todo está determinado por la raíz del alma que debe ser realizada.

No hay alma más alta que Moisés. Es un jefe espiritual que transportó a todo el pueblo desde exilio espiritual a la libertad, haciendo una gran corrección en las almas.

Pero esta corrección se realizó solamente en una parte de las almas. Ahora estamos esperando el Mashiaj (Mesías) que hará la corrección general del mundo. Mashiaj no es una persona, sino la luz que nos sacará (de la palabra «moshej«) a todos nosotros.

Es posible que haya un jefe espiritual bajo la forma de una persona, ya que los seres humanos son capaces de percibir la metodología de la corrección justamente en tal forma, viendo el ejemplo.

Probablemente, no será una persona, sino que un grupo que realizará la dirección espiritual del mundo y que dará el ejemplo de cómo es posible trabajar juntos, negando el egoísmo y elevando el Creador.

Ellos podrán explicar a todos la meta de la creación, la exigencia del Creador, mostrar en su ejemplo el amor y el otorgamiento, la unión espiritual, el Sanedrín, la dirección espiritual.

(Extracto de la lección sobre el Prefacio a El libro del Zóhar, correspondiente al 10 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Lo mas importante es descubrir nuestra predestinacion