No hay retorno

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puede una persona sentir que “no existe nadie más aparte de Él” si todavía no ha alcanzado el otorgamiento?

Respuesta: Antes de alcanzar el otorgamiento, yo trato de organizar en mi mente y corazón la opinión de que “no existe nadie más aparte de Él”. Es más fácil hacer esto en la mente; en el corazón es relativamente más difícil.

Depende de mi relación con el grupo y de cómo construya conjuntamente con ellos el nuevo Kli en el que estoy dispuesto a decidir que “no existe nadie más aparte de Él”.

Según el grado de conexión entre nosotros, construimos nuestro nosotros colectivo, la esfera de frambuesa, la suma total de todos nosotros. Sin embargo, yo no me encuentro en este punto de nosotros; más bien, yo me anulo a mí mismo. Esto significa que en el centro de este círculo, me encuentro por encima de mi ego.

Es posible multiplicar una por una todas las anulaciones de nosotros mismos: 10 veces, 100 veces, 1.000 veces; cada vez más a medida que nos unamos. De ello se desprende que yo adquiero nuevas sensaciones y pensamientos espirituales a través de los cuales descubriré al Creador.

Y para ser más precisos, descubriré al Creador no dentro de la decena, sino en la conexión entre las decenas. Se dice que la decena revela el ego dentro de ella y se eleva por encima de él para conectarse con los demás. De hecho, la decena todavía no es el círculo más externo.

Cuando nos conectamos con las demás decenas, creamos entre nosotros todo tipo de formas de conexión que son capaces de revelarnos imágenes particulares del Creador y  hacen posible que nosotros lo veamos a Él.

Esto significa que no hay otro lugar para buscar “no existe nadie más aparte de Él” además del punto general de conexión. Este es un trabajo sencillo en la consolidación de todas las personas, y por ello está escrito: “Y todas las naciones fluirán hacia esto”. (Isaías 2: 2)

La sensación de “no existe nadie más aparte de Él” depende única y exclusivamente del grado de nuestra auto anulación, debido a que nosotros construimos esto por encima del ego, como el techo de la Sucá. Desde mi yo, creo el nosotros, y desde el nosotros creamos al Creador.

La capacidad de anularse a sí mismos está determinada por el entorno y por la medida en que ustedes inclinan sus cabezas ante él. En todo momento, el Creador le da oportunidades personales; la Luz Superior trabaja incesantemente, pero todo depende del consentimiento de ustedes para anularse, y si usarán o no las oportunidades que se les dan.

Si no se han preparado, recibirán la Luz desde el lado opuesto, es decir que en vez de Su cercanía, sentirán distancia. Así es como sucede en la vida común. Se le da una especie de oportunidad única para avanzar, y la aceptan como una molestia y un obstáculo. Ustedes no se han preparado para dar un salto como este, entonces, en vez de un trampolín, ven una barrera alta e infranqueable.

Hay libertad de elección en una sola cosa: anularse ante el entorno, incluirse dentro de él, y ser como los amigos en todo. Traten de realizar este potencial. ¡Ustedes ya están listos para hacer esto! Su libertad de elección está sólo en esto y no necesitan nada más. El Creador los trae a la buena fortuna, y desde este punto, no hay vuelta atrás, sólo hacia adelante.

Comiencen a entrar en el grupo, a incluirse dentro de él, y a construir con los demás un Kli común en el que descubran la fuerza superior. Nuestro mundo es un mundo de acción. Nosotros nos encontramos dentro porque en él es posible llevar a cabo acciones sin la aceptación del corazón. En esto consiste toda la base de nuestro mundo imaginario, pero este juego hace que sea posible que avancemos y construyamos nuestra independencia espiritual, y esto es especialmente gracias a que somos mentirosos.

(145320)
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/10/14, Escritos de Rabash

Material relacionado:
Afuera significa incluso mas profundo que adentro
Dos estados

Historias breves: La sacudida intencional de los babilonios

Dr. Michael LaitmanLa civilización babilónica se desarrolló en un lugar muy cómodo en la parte central de la Mesopotamia en el suelo fértil entre el Tigris y el Éufrates. Los habitantes de Mesopotamia pescaban, cultivaban cebolla, ajo, trigo sarraceno, cebada y trigo. Vivían una vida modesta pero cómoda, disfrutando de la abundancia de la naturaleza en la región.

La jardinería y la agricultura estaban muy desarrolladas en Babilonia debido al progreso en cuanto a los primeros sistemas de riego.

Aunque el país estaba gobernado por un rey, el pueblo era relativamente libre, y ellos mismos se proporcionaban el suministro para todas sus necesidades, y manejaban su propia sociedad y país. No tenían enemigos y vivían una vida feliz como una sola familia. Todo esto fue gracias al grupo de cabalistas de Noé, que le trajo a la región el atributo de otorgamiento, la cercanía mutua, y la bondad.

Pero con el fin de continuar su desarrollo, hubo la necesidad de sacudirlos. Si queremos explicar el mecanismo de cierto sistema para que otra persona sea capaz de usarlo, solemos construir un modelo y usarlo para ilustrar la diversas averías que pueden surgir dentro del sistema. Lo mismo sucedió en la antigua Babilonia.

Con el fin de elevar a un grupo de cabalistas y a toda una sociedad junto con ellos a un nivel superior, era necesario introducir y demostrar los defectos en sus relaciones mutuas. Esto fue lo que pasó.

La fuerza general de manejo de la naturaleza creó diferentes obstáculos que las personas encontraron en forma de disputas, conflictos y peleas sólo con el fin de elevarlos a un nivel superior.

Este estado que encontraron repentinamente los antiguos babilonios desconcertó a Abraham, quien fue uno de sus líderes espirituales.

(146179)
Del Kab.TV “Historias breves” del 10/15/14

La transición hacia una única familia

Dr. Michael LaitmanEstamos pasando por un período único. Si en el pasado nuestra naturaleza estaba cerca del nivel animado y la vida obligaba a la persona a establecer una familia, puesto que era muy difícil que ella se proveyera lo necesario sin ella, en estos días, con la ayuda de diversos medios y logros tecnológicos, somos completamente capaces de quedarnos solteros. Si cohabitamos, no es en los términos del matrimonio, ni como una familia completa.

Y en esta era, aun así yo recomiendo casarse, formar una familia, y organizar la vida de acuerdo a lo que exige de nosotros la naturaleza. A veces me miran con recelo, como si estuviera invitándolos a hacer algo opresivo e indeseable.

Hoy parece ilógico empujar a la persona al matrimonio. Después de todo, a través de esto, ustedes llevan sobre sí una pesada y debilitante carga, algo que no pueden soportar.

Y por el contrario, es muy fácil vivir solos, rodeados de electrodomésticos electrónicos caseros que hacen el trabajo que en el pasado requería de mucha fuerza. La persona enciende una aspiradora que se mueve, pone la ropa en la lavadora, va al supermercado, compra comida preparada, la pone en el refrigerador o directamente en un horno microondas, pasa la ropa a la secadora, y ni siquiera la aplancha; no es necesario que lo haga.

La vida diaria es ahora mucho más fácil que en el pasado, pero esto no ayuda a la institución de la familia. Al parecer, sería un gran alivio cuando todo tipo de dispositivos hicieran la mayoría del trabajo en casa para ustedes, donde no sería necesario lavar los pañales del bebé o prepararle avena… todo es muy fácil y simple, pero a pesar de todo, es demasiado complicado.

Aquí estamos frente a un grave problema, y si queremos ver un buen futuro para la humanidad y avanzar en el buen sentido, parece que debemos ante todo encargarnos de las personas mismas. Ellas deben pasar por un entrenamiento general y básico y entender qué significa ser un ser humano, conectarse con los demás.

Después de todo, en el pasado nuestra conexión con la familia, con los padres y los niños, con el ambiente de trabajo y la comunidad era más fácil. La gente manejaba y volaba menos, no cambiaba tan a menudo a sus empleados y profesionales. La vida transcurría en diferentes “rincones”, en un lugar pequeño. Era más estática, relajada y estable. En contraste con esto, hoy en día, con el aumento del ritmo y los muchos cambios en la vida, sentimos que una familia es muy gravosa para nosotros.

Así que primero hay que darle a la persona la educación adecuada, cambiarla internamente, de tal forma que ella vea qué está sucediendo realmente. Y aunque la vida haya cambiado, nosotros nos hemos separado de la naturaleza que nos animó a vivir como tribus, familias, pueblos, ciudades, países; el mundo entero es como un lugar para que todos podamos vivir, y a pesar de todo esto, nos corresponde a nosotros recuperar lo que hemos perdido. Una vez tuvimos un sistema de relaciones naturales con la familia y amigos, con la ciudad, con la nación, y ahora nosotros mismos tenemos que complementar la deficiencia.

Sin esto, la persona permanece descuidada, abandonada; parece estar perdida entre la multitud. Ella pudo escapar de sus padres y escasamente se comunica con ellos; y puede estar en conexión con los amigos en su mayoría a través del Internet. Nuestro entorno se ha vuelto virtual en general. En Internet yo encuentro un amigo temporal y muchas veces me siento satisfecho con esto.

En general, se trata de una etapa temporal, de una etapa pasajera, que continuará hasta que la persona descubra la brecha que hay entre ella y el entorno que ella debe construir por sí misma….

Yo comienzo la vida en el vientre de mi madre, la continúo en sus brazos, después de eso voy al jardín infantil, a la escuela, y todas estas etapas me añaden una “cubierta” ambiental en la que tengo que desarrollarme a tal grado que sienta que soy una parte inseparable de él, que está conectada con todos, dado que una vez estuve conectado con mi madre a través del cordón umbilical.

Idealmente, cualquier expansión de este entorno no necesita causar separación. Cuando voy al jardín infantil, no me separo de nada; por el contrario, ellos me enseñan acerca de una conexión con el nuevo entorno aún más estrecha, y en allí me siento como si estuviera en casa, y en casa, como si estuviera dentro de mi madre.

El tiempo pasa y yo construyo una relación con el entorno escolar basada en un tipo de relaciones tan buenas y amistosas de dar y recibir que hasta aquí me siento como si estuviera en el seno de la familia, en un entorno que me cuida, puesto que estamos soldados muy estrechamente con amor y llenado mutuo. Cuando finalmente entro en el resto del mundo, sigo trabajando con el entorno sobre la base del principio de compensación mutua de las conexiones necesarias, y todos nosotros nos sentimos como una familia.

De hecho, lo único me falta son esos esfuerzos compensatorios: de mi parte hacia un entorno en expansión y de su lado hacia mí. De mi lado una relación de continua expansión con el entorno y del lado del entorno hacia mí.

(143835)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 7/22/14

Material relacionado:
La crisis es la revelación de nuestras conexiones rotas
Construyendo un hogar con los ladrillos de nuestro esfuerzo

La tabla periódica de la Naturaleza

Dr. Michael LaitmanPregunta: Desde los años 30 del siglo pasado, el mundo se ha convertido en una gran aldea y desde ese momento ¿deberíamos habernos relacionado con la humanidad como si se tratara de una familia, con un gobierno, con un “Ministerio de Salud” mundial?

Respuesta: ¡Esto debería haberse hecho antes, desde los años 20! La Primera Guerra Mundial fue una reacción a nuestro desprecio por el sistema general que nos conecta a todos juntos.

No es importante que haya regiones de América del Sur, África y Asia donde vivan como si estuvieran atrasados mil años. En una familia hay niños y adultos, hay quienes están menos desarrollados y más desarrollados de acuerdo a la edad. Pero nuestra actitud hacia todos debe ser igual.

Tal unidad debería haber sido alcanzada por la humanidad a principios del siglo 20, pero no fue así. Y de esta forma llegaron la primera y segunda guerras mundiales y la epidemia de ébola de hoy en día.

Pregunta: ¿Y si nos relacionamos con el mundo entero como si fuera una sola familia, se propagaría el virus? ¿Cómo se relaciona esto, y cómo funciona el sistema de relaciones entre personas, países y naciones? ¿Cómo sabe el virus del ébola cuándo tiene que extenderse y cuándo no?

Respuesta: Una epidemia viral es el resultado de un desequilibrio. Nosotros violamos el equilibrio del sistema, y en cada uno de sus niveles aparece algún tipo de alteración del balance que nosotros debemos reconciliar por la fuerza. A fin de reconciliar por la fuerza la falta de equilibrio y restaurar el sistema para llevarlo a un estado de equilibrio, ha estallado la epidemia del ébola.

El nivel humano está por encima de todo el sistema, el cual es la relación entre las personas individuales, naciones y países. Y su estrato superior está determinado por el equilibrio entre el pueblo de Israel.

Israel se encuentra en la parte más alta de la pirámide humana en el sentido de que está en el interior de ella y requiere equilibrio en primer lugar; particularmente en el estado de Israel se requiere del equilibrio. Y así, la eliminación de los desequilibrios y en consecuencia de la plaga del ébola dependen principalmente del pueblo de Israel.

Pregunta: Lo que no está claro es ¿qué relación existe entre el nivel superior, donde nos comunicamos unos con otros como una familia o como extraños, y algún lugar por debajo que está infestado del virus?

Respuesta: Bueno, este es un sistema unificado que incluye en su interior todos los niveles del inanimado, vegetativo, animado y hablante. Toda la naturaleza es un sistema por fuera del cual no hay nada.

La naturaleza incluye varios niveles de la materia, comenzando desde el inanimado, donde los átomos se conectan entre sí y forman los elementos químicos: carbono, oxígeno, cobre, plata, oro y similares. Después de eso viene el nivel vegetativo con la miríada de diferentes plantas, luego el nivel animado, y posteriormente el nivel humano.

El nivel humano no se refiere a un mamífero bípedo, sino que se refiere a la inteligencia humana, al conocimiento, a la evolución y a la conciencia que le permite ver que pertenece en su totalidad a un sistema único. El hombre comienza a partir de su determinación de que se encuentra dentro de un solo sistema unificado de la naturaleza y que depende de todo y todo depende de él.

Él ve que percibe un nivel superior y a través de su comportamiento y relación con las personas, determina todo lo que le sucede a todo el resto de los niveles de la naturaleza.

Cuando él asciende y desciende, el humano eleva y rebaja junto con él a toda naturaleza inanimada, vegetativa y animada.

(1463210)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/19/14

Convención en Los Ángeles “Día uno” – 10.31.14

 

Convención en Los Ángeles “Día uno”, “Lección de preparación”
Video: Descargar                    Audio: Descargar

Convención en Los Ángeles “Día uno”, Lección 1
Video: Descargar                    Audio: Descargar

Convención en Los Ángeles “Día uno”, Lección 2
Video: Descargar                    Audio: Descargar

El rol de la nación de Israel

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Hoy en día cuál es el rol de Israel y del pueblo judío en particular?

Respuesta: El rol de Israel fue descubierto por primera vez en la antigua Babilonia, cuando uno de los grandes sabios de esa generación, el sacerdote babilónico Abraham, proporcionó una respuesta a lo que estaba ocurriendo allí.

En ese momento, Babilonia estaba pasando por el mismo proceso que está experimentando hoy en día el mundo: una pequeña sociedad de tres millones de personas, que era casi la civilización del mundo en ese momento, de repente comenzó a hundirse en el odio mutuo debido a la repentina erupción del ego.

Hasta entonces, los babilonios habían vivido como una pequeña sociedad entre los ríos Éufrates y Tigris, y todo estaba bien. Pero cuando el gran ego entró en erupción, resultó que, por una parte, estaban integralmente conectados entre sí, y por otro lado, no podían existir juntos de forma egoísta. Por lo tanto el término de la Torre de Babel simboliza el ego que, literalmente, creció hasta el cielo.

Esto es lo que está sucediendo hoy en día. Por un lado, descubrimos que las personas están conectadas mutuamente unas con otras y, por el otro, se odian entre ellas. Las dos fuerzas que actúan entre sí dentro de nosotros requieren de una solución, puesto que de lo contrario llegaremos a un callejón sin salida.

Una de estas dos fuerzas, la fuerza de la naturaleza, nos une y nos muestra la globalización y la conexión mutua entre todos para todos. Esta fuerza nos acerca integralmente y nos muestra que somos un solo cuerpo. La segunda fuerza es la fuerza humana egoísta que nos desgarra por dentro, nos separa, y no permite que seamos un todo.

Estas dos fuerzas fueron estudiadas por primera vez en la antigua Babilonia y había dos respuestas a la pregunta “¿qué debemos hacer?”

La primera respuesta fue dada por Nimrod, el rey de Babilonia, quien decidió que los babilonios tenían otra opción sino solo separarse y alejarse unos de otros. Él desintegró su reino por temor a que sus súbditos comenzaran a destruirse mutuamente. De aquí proviene el concepto de la construcción de la Torre de Babel y su resultado fue la dispersión de la población y la mezcla de lenguas, que era una señal de que las personas dejaron de entenderse.

Esa fue una manera de resolver el problema, pero hoy, nosotros, los babilonios modernos, no tenemos a dónde ir, puesto que no tenemos otro planeta. Por lo tanto, afrontamos la pregunta que tenemos que responder.

La segunda solución fue dada por Abraham, uno de los jefes de los sacerdotes en la antigua Babilonia. Abraham entendía que el ego nos separa desde adentro, mientras que las fuerzas externas de la naturaleza, las cuales nos acercan, nos las dieron a propósito para que ascendamos por encima de ellas y nos asemejemos a la naturaleza. Esto significa que trabajaremos en contra de nuestro ego en la conexión entre nosotros.

¿Cómo puede hacerse esto? ¿Cómo puede la persona oponerse a su propia naturaleza? Abraham sugirió la organización de pequeños grupos de personas que comenzaran a conectarse, y en sus intentos por conectarse, ellas atraerían la fuerza externa de la naturaleza que se revela internamente entre ellas, las corrige, y las eleva por encima de sí mismas.

La meta principal de la naturaleza es llevar a la humanidad a un estado de “ama a tu prójimo como a ti mismo”, nos guste o no. El problema de nuestra separación debe resolverse de inmediato, y sólo de esta manera.

Cerca de cinco mil seguidores se unieron a Abraham. El gran filósofo del siglo 12, Rambam, escribe acerca de ello y además esto se encuentra en los escritos anteriores como el Midrásh Raba y otras fuentes.

El Sefer Yetzirá (Libro de la Creación) es el único libro escrito por Abraham que nos queda, y en el que nos habla sobre todo el sistema de la naturaleza que afecta a toda la sociedad humana.

Lideradas por Abraham, 5.000 personas dejaron Babilonia y llegaron a la tierra de Canaán, la tierra del Israel moderno. Abraham les enseñó cómo ascender por encima del ego en la conexión entre ellas, de acuerdo a los antiguos mandamientos judíos de “ama a tu prójimo como a ti mismo”, “no les hagas a los demás lo que es odioso para ti” y “sean como un hombre con un corazón”, etc. Este grupo es conocido por el nombre de Israel, lo cual significa Yashar El, directo al Creador, parecidos a la naturaleza. Después de todo, el Creador no es un cuadro en la pared o un abuelo sentado en una nube. ¡El Creador es la naturaleza! Toda la naturaleza se llama el Creador.

Las 5.000 personas que salieron de Babilonia con Abraham fueron llamadas la nación de Israel, derivado de la palabra “Yashar El”, directo al Creador. Se trata de una nación que no creció de raíces biológicas como todas las demás naciones, sino de acuerdo con una ideología, a un propósito que define hacia dónde se dirige y cómo se establecerá la sociedad.

Aunque nosotros somos los descendientes biológicos de esas personas, por desgracia, no nos parecemos a ellas en absoluto, porque hemos perdido esa ideología. Por lo tanto nuestro estado actual es llamado el exilio del nivel espiritual que ellos habían logrado.

Cuando el pueblo judío salió de Egipto y anduvo errante por el desierto, este trabajó constantemente en su conexión. Su ego siguió creciendo, al igual que el ego de la humanidad crece de una generación a la siguiente (que es lo que nos diferencia de los animales), y el pueblo trabajaba en este.

Esto continuó hasta que el ego de repente estalló mientras se desarrollaba. Esto sucedió en la víspera de la destrucción del Segundo Templo en el último año AEC. La gente no podía elevarse por encima de él en la buena conexión entre ellos y cayó al nivel egoísta.

Un templo se refiere a la santidad, al otorgamiento, al amor por los demás, y a la incorporación de todos en un todo. Cuando la nación judía cayó de ese nivel, determinó el resto de su historia de 2.000 años de exilio.

(144229)
De la entrevista con V. Kanevsky en Toronto del 8/5/14

 

Una crisis en las conexiones familiares

Dr. Michael LaitmanEn general, la naturaleza nos obliga a tener conexiones extendidas con el fin de formar un entorno estable para la persona que tal forma que la acompañe durante toda su vida, independientemente de los procesos y situaciones que experimente.

Sin embargo, a pesar de entender las especificaciones originales de la naturaleza, también vemos nuestros defectos que hacen que sea imposible soportar las exigencias de la naturaleza y que no permiten la construcción de una vida normal, incluso en términos meramente fisiológicas.

Por lo que parece, esto requiere de un trabajo por nuestra parte, un trabajo duro que no es inherente sólo a la libertad humana de elección. Y la libertad de pensamiento, palabra y obra, lo cual hace posible la construcción de una vida independiente, se expresa particularmente en el enfoque correcto con respecto a la familia. En consecuencia, nosotros debemos llenar a través de nuestra naturaleza lo que no ha sido activado instintivamente dentro de nosotros.

Yo debo ser leal a la familia, fiel a la crianza y educación de los hijos hasta que sean capaces de valerse por sí mismos y de comenzar a establecer sus propias familias. Y de acuerdo a la tradición judía, a pesar de que la persona llega a la edad adulta a los trece años y realmente se vuelve un adulto independiente a la edad de veinte años, incluso esto es relativo. Hasta entonces, la naturaleza nos obliga a cuidar de él.

Hoy en día es difícil que las personas mantengan una familia durante un largo periodo de tiempo. Esto demuestra una vez más la crisis en la que nos encontramos.

Hace cincuenta o sesenta años, los divorcios parecía un gran desastre. Las personas discutían tales casos como algo sorprendente e incomprensible, como algo excepcional. Entonces, mientras no hubo acuerdo social sobre este tema, los divorcios no fueron fáciles ni aceptables. Las personas se divorciaban en casos muy raros. Hoy en día es difícil siquiera imaginar qué tendría que sucederle a la gente para que estuviera preparada para este tipo de situación.

Sin embargo, en el último medio siglo, la situación ha cambiado drásticamente. Ahora la mayoría de parejas se divorcian, la gente se casa un par de veces y crían a sus hijos de diferentes matrimonios. Esto ya no sorprende a nadie. A veces las mujeres prefieren tener hijos sin un marido y por lo general no quieren casarse.

Cuando aparezco ante una audiencia, a veces le pregunto al público de 2000 a 3000 personas, “¿Cuántos solteros hay aquí en esta sala?” De esta manera se dan cuenta que más del 80% de los participantes no están en una relación familiar. Y estamos hablando de personas entre las edades de 30 a 40 en promedio.

Después de eso les pregunto: “¿Quiénes de ustedes están dispuestos a casarse?” Entonces la mayor parte de los que responden positivamente son hombres, no mujeres, lo cual confirma que esto es cierto. En algún lugar por dentro, las mujeres no sienten la necesidad de la familia y niños. Tal vez algo que les falta es de alguna manera una carga para ellas, pero decidir casarse y empezar a crear relaciones familiares, sentirse involucradas y comprometidas es tan difícil para nuestro creciente ego, que prefieren quedarse solteras.

Ellas pueden cuidar de sí mismas con relativa facilidad. Pueden proveerse todo lo necesario. Especialmente en nuestros días, las mujeres a menudo trabajan mejor que los hombres. Además, ellas saben cómo manejar la economía doméstica. A pesar de que están ocupadas, siguen siendo lo suficientemente libres de todo tipo de obligaciones y están abiertas a las oportunidades que ofrece el mundo moderno.

Por otro lado, no es tan fácil para los hombres. A ellos les falta el cuidado femenino, se sienten un poco más “suspendidos en el aire” que las mujeres, y con frecuencia no están preparados para cuidar de sí mismos. Sin embargo, también ven la familia como una carga, un yugo pesado. Si fuera posible, el hombre moderno preferiría a su madre que a su esposa. La familia y los niños con todas sus implicaciones no son para él.

(143828)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 7/22/14

Lección diaria de Cabalá – 10.29.14

Shamati # 1 “No existe nadie más aparte de Él”
Video: Descargar     Audio: Descargar

Lección sobre el tema: Preparación para el Congreso
Video: Descargar     Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zóhar”, artículo 61
Video: Descargar     Audio: Descargar

Europa está sacudiéndose

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de The Wall Street Journal): “Los funcionarios de gobierno europeos han estado “engañándose” a sí mismos con que la crisis se terminó y la eurozona podría recuperarse, dijo Charles Wyplosz, profesor de economía internacional en el Instituto Universitario de Ginebra. … “Lo que vemos ahora es la revelación de que la situación en la eurozona es muy precaria”, dijo. “Estamos sentados sobre un barril de pólvora…”

“Los críticos han estado advirtiendo desde hace tiempo que una moneda común sostenible requiere de algo más, de una unión política y fiscal que ponga el músculo financiero colectivo de Europa al servicio de los miembros más débiles”.

“La Eurozona es la mayor amenaza para la economía global; la región, cuya participación en el producto mundial bruto es la quinta parte de los movimientos hacia el estancamiento y la deflación”, escribe The Economist

“En contra del contexto de inestabilidad general en la economía mundial, los problemas internos de Europa, tales como una demografía pobre, mercados de trabajo problemáticos y grandes deudas, arriesgan hacer caer su economía, y con ella crear graves problemas para todo el mundo”. (Fuente: CypLive)

Mi comentario: Ustedes deben comenzar con la reeducación de las personas; sólo de acuerdo a su nivel de conciencia de la necesidad de una verdadera integración, la unificación de los pueblos del continente es una posible solución pacífica a la crisis.
(146490)

Material Relacionado:

El futuro está en la integración con la naturaleza
Una integración armoniosa
El movimiento hacia la integración

Sutilezas de la cooperación mutua entre las partes del alma común

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Levítico” (Ajarei Mot), 18:9: La desnudez de su hermana, la hija de su padre, o la hija de su madre, ya sea nacida en casa, o nacida en el extranjero, incluso su desnudez no descubrirán.

Esto nos habla acerca de un sistema de cooperación mutua entre las partes masculina y femenina de la vasija (Kli) general.

Cada parte de la vasija de recepción es de un atributo femenino. El atributo masculino es el atributo de otorgamiento que no puede conectarse con el atributo femenino (el deseo de recibir), si ambos surgen de conexiones incorrectas entre ellos.

Por lo tanto, la prohibición de “la desnudez de su hermana… no descubrirán”, se refiere al hecho de que es imposible que esas dos partes se conecten cuando no hay Luz de Jassadim en ella. Esa es la vestidura, el ropaje de la Luz de Jojma.

Al menos veinte atributos de cada Luz y sus nombres son clarificados en el Talmud Eser Sefirot (El Estudio de las Diez Sefirot) dado que es muy difícil de explicar. Sin embargo, debemos entender que nosotros estamos este mundo sólo con el fin de trabajar en la corrección del alma.

Ahora, en el nivel actual de nuestra evolución, hemos entrado al sistema llamado este mundo, y debemos existir en este durante algún tiempo y llevar a cabo ciertas acciones, y después movernos.

La Torá habla sólo de las correcciones que debemos llevar a cabo mientras estamos en el nivel de este mundo en el que nos sentimos dentro de un cuerpo, a través de medios corporales. La Torá no habla sobre resto de la enorme ronda que debemos pasar ni de las demás partes de nuestro camino.

Cuando hablamos de este mundo o de nuestro mundo, nos referimos a nuestro estado actual, y a lo que pensamos y sentimos ahora. Esto se debe a que nuestro mundo es una cierta condición. Estamos colocados en un cierto bloque que fue fragmentado en tiempo, lugar, movimiento, etc., y debemos llevar a cabo ciertas acciones en nosotros mismos mientras vivimos en él.
(145884)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/19/14

Material Relacionado:

El hombre es la cabeza y la mujer el cuello
Hombres débiles y mujeres fuertes
Características particulares de la naturaleza de una mujer