Nuevos libros en Español

Tenemos 5 libros nuevos. Por favor, visite nuestra página de “Libros” http://laitman.es/libros/

El secreto esencial de los judíos, parte 49

Del libro: El secreto esencial de los judíos, M. Brushtein:

Organismos unidos

Un organismo es un sistema biológico con diferentes niveles de organización: molecular, celular, tisular, etc.

Un organismo funciona como un ser vivo completo y tiene un conjunto de propiedades (metabolismo, crecimiento, desarrollo, reproducción, herencia, etc.) que lo distinguen de la materia inanimada. (Diccionario Académico)

Los organismos toman el relevo “social” de las células, y, como ellas, comienzan a conectarse entre sí. Estamos hablando de la ley misma presente.

La esencia de esta ley es que las estructuras vivas siempre forman una coalición en la que hay una oportunidad. Los participantes en una asociación son capaces de resolver problemas que son demasiado grandes para cada uno de ellos por separado.

La envergadura de este principio cubre todos los niveles del mundo orgánico, desde la interacción de las células que componen el cuerpo, hasta las relaciones sociales en las poblaciones de todos los seres vivos de nuestro planeta, incluyendo al Homo sapiens. (Eugene N. Panov, Escape de la soledad)

Pongámonos de acuerdo por un momento que la ley existe. Entonces, ¿qué podemos hacer con una enfermedad tan terrible como el cáncer? Se sabe que las células cancerosas, las agresoras, actúan de manera opuesta exacta, y que los sentimientos sociales son ajenos a ellas.

Los estudios científicos sobre el comportamiento de las células normales y las cancerosas en un ambiente artificial, han demostrado que estas últimas, a diferencia de las células normales, se vuelven socialmente inmanejables. Esto significa que las células cancerosas no responden a las señales vitales de las células compañeras y comienzan a comportarse como individuos antisociales. (Eugene N. Panov, Escape de la soledad)

La forma más fácil de decirlo es que la excepción confirma la regla. Sin embargo, este no es nuestro caso. Resulta que las células cancerosas no son menos, sino tal vez más sociales que las de la parte lesionada.

Eshel Ben-Jacob, físico de la Rice University en Houston señala: El cáncer es un enemigo sofisticado. Hay creciente evidencia de que las células cancerosas utilizan comunicaciones avanzadas para trabajar juntas para esclavizar a las células normales, para crear metástasis, para resistir las drogas y ponerle un señuelo al sistema inmunológico del cuerpo. (Fuente: Rice Unconventional Wisdom)

Parece que todas las células prefieren la cooperación al ocio individual. Incluso el cáncer. Continuaremos nuestra investigación en un nivel más avanzado, el vegetativo.
(143266)

El placer espiritual en la acción física

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Puedo aprender a descubrir al Creador a través de los placeres físicos?

Respuesta: Depende de lo que entiendas por los placeres físicos: placer para uno mismo o aquellos placeres investidos en las acciones físicas de nuestro mundo.

Si el placer se inviste en una acción física de este mundo, es posible descubrir al Creador en él, pero si está destinado a satisfacerse uno mismo, entonces es imposible. Cada acción “para uno mismo” es llamada física, y “desde mí mismo” es llamada espiritual.

Cuando nos conectamos entre nosotros en adhesión completa, entonces realmente sentimos en la materia este estado en el que se descubre al Creador. Pero esto sólo es con la condición de que lo usemos para nuestra unificación por encima de anhelo y el deseo personales. La Luz hace todo el resto, no es necesario estar involucrados con este de forma particular; esto sólo confunde a la persona.

Es necesario estudiar los artículos de Rabash y Baal HaSulam, que están intercalados con un poco de información acerca de las condiciones para el trabajo espiritual, y tratar de no salirnos de ellos. Estas deben convertirse en las condiciones fundamentales que uno debe mantener todo el tiempo, y cuando se encuentren con ellas, revísense a sí mismos de acuerdo con ellas.

Entonces la Luz creará dentro de ustedes las características adecuadas, y comenzará a sentir que todo el mundo físico no es esencialmente físico, sino que sólo lo parece. De hecho, así es como las fuerzas espirituales representan para nosotros nuestras sensaciones. Cuando el poder de la naturaleza comienza a descubrirse a través de esto, finalmente empezamos a entender los secretos y características de nuestra percepción.
(141511)
De la Convención en Sochi “Día dos” del 7/14/14, Lección 6

Lección diaria de Cabalá – 09.28.14

Shamati # 68 “La conexión del hombre con las Sefirot”
Video: Descargar    Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, extractos seleccionados
Video: Descargar    Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “La paz”, “La necesidad de practicar la cautela con las leyes de la Naturaleza”
Video: Descargar    Audio: Descargar

En el ciclo de festividades

Dr. Michael LaitmanEl año nuevo es el comienzo de una larga cadena de correcciones internas que nosotros atravesamos gradualmente. Comenzamos por comprender nuestra misión en esta cadena cuando llegamos al Día del Juicio (Yom Kippur), en el que nos juzgamos a nosotros mismos de una manera estricta.

Tomamos una decisión sobre lo que tenemos que hacer para alcanzar la fuerza que nos hemos fijado como meta. Esta fuerza está unida, y por lo tanto, también tenemos que ser como un hombre que une a toda la humanidad.

Esta vez, la unidad incluye no sólo al pequeño grupo que una vez escapó de la antigua Babilonia, ni sólo a la nación de Israel. Ahora toda la humanidad tiene que alcanzar la unidad con el sistema general de la naturaleza. Esa es nuestra manera de entender el poder y la singularidad del Día del Juicio.

El punto culminante del día del juicio es cuando leemos un pasaje del Libro de los Profetas, Maftir Yonah, que habla de Yonah (Jonás) el Profeta al que envió el Todopoderoso a Nínive para advertirles a las personas que vivían allí que la ciudad sería destruida si no se arrepentían. La historia nos cuenta que Yonah quería huir de su misión de llevar a toda la humanidad hacia la corrección, donde la ciudad de Nínive representaba a la humanidad. Sin embargo, el curso de los acontecimientos se desarrolló de una manera en la que él entendió que no sería capaz de huir y que tenía que cumplir con la misión que se le había encomendado.

La nación de Israel, al igual que Yonah el Profeta, conoce su misión y tiene el poder para cumplirla, y debe sacar de su situación al mundo entero, a toda la “ciudad de Nínive”.

Después de eso tenemos la festividad de Sucot, en la que nos sentamos a la sombra de una tienda especial, una Sucá, o en otras palabras, nos cubrimos con una pantalla. Los cuatro símbolos de la festividad de Sucot, el Lulav (rama de palmera), Hadassim (ramas de mirto), Aravot (ramas de sauce), y Etrog (citrón), simbolizan la HaVaYaH plena o las cuatro etapas de la revelación de la Fuerza Superior en el deseo de recibir corregido de uno.

Nuestro deseo egoísta tiene cuatro capas que tenemos que corregir. El egoísmo es lo que se interpone entre nosotros, impidiéndonos unirnos. Si podemos conectar juntas todas estas formas de egoísmo (tomar en nuestras manos los cuatro símbolos de Sucot) y conducirlas directamente hacia la fuerza de unidad, esto significa que realizamos la bendición llamada “Arbaá Minim”.

Sucot es seguida por la festividad de Simjat Torá (la alegría de la Torá), en la que nos regocijamos ante la fuerza superior que vino a nosotros todo el tiempo y nos ayudó a hacer las correcciones y atravesar todas sus etapas.

Luego llegamos a la festividad de Janucá, un estado en el que no queremos nada. Sólo miramos las velas de la festividad, pero no los usamos. Janucá es una fiesta espiritual porque sólo nos regocijamos en la Luz, en la forma en que se establece la fuerza superior en nuestro interior y nos separa de nuestro egoísmo o del mal que hay dentro de nosotros, mientras que todos nosotros juntos deseamos conectarnos con esta fuerza.

La próxima festividad es Purim, a diferencia de Yom Kippur (Ki-Purim, como Purim). En Yom Kippur hacemos un ayuno especial, mientras que en Purim, por el contrario, comemos y bebemos para darle contento a nuestro corazón, y regocijarnos. En Purim hay un mandamiento de emborracharnos hasta tal punto de no distinguir entre Hamán y Mordejai, un pecador de un hombre justo.

Esto se debe a que ya no somos tan efímeros o carentes de todo egoísmo como en Janucá, sino que por el contrario, corregimos nuestro mal. Corregimos todo el egoísmo anterior y las malas inclinaciones en contra de la unidad. Es por eso que esta fiesta es opuesta a la del Día del Juicio, Yom Kippur, que es “como Purim“. En Yom Kippur los deseos no corregidos sólo se revelan, mientras que en Purim, en realidad se corrigen.

Ahora todos los deseos y aspiraciones pueden ser conectados en un todo. Cada persona puede darles presentes a los demás, demostrándoles su amor. Así es como llegamos al estado en el que no diferenciamos entre un pecador y un hombre justo, ya que todo se corrige. ¡Se les permite a ustedes hacer todo lo que quieran, y esto será bueno! No hay ninguna diferencia entre las personas. Todas nuestras aspiraciones, deseos y pensamientos son correctos.

La siguiente festividad es la Pascua, que simboliza nuestro éxodo constante de mal al bien, de la esclavitud a la libertad. Salimos de nuestro egoísmo, “pasamos por encima” (Pasah), liberándonos de la esclavitud, del poder de nuestro deseo egoísta que gobierna sobre nosotros, y nos elevamos por encima de él.

Entonces empezamos a contar los días del Omer, en los que contamos las correcciones de nuestros deseos hasta que alcanzamos la festividad de Shavuot la entrega de la Torá. Discernimos que tenemos que recibir la fuerza superior, que nos corregirá, porque la única cosa que tenemos dentro de nosotros es la inclinación al mal. Pero además de la inclinación al mal, fue creado un medio para corregirla, la Torá, la Luz que Reforma.

La festividad de Shavuot, la entrega de la Torá, significa que tenemos que recibir desde arriba la fuerza para nuestra corrección. Esta fuerza nos ayuda a construirnos a nosotros mismos, pero no podemos permanecer en este estado, así que nos rompemos. Este colapso es simbolizado por el 9 de Av, que completa el ciclo.

Al construirnos a nosotros mismos y luego rompernos, llegamos a entender las razones de nuestra caída y toda la profundidad del mal. Antes de eso, el mal estaba oculto y no era lo suficientemente evidente, pero ahora entendemos que necesitamos una mayor corrección del mal. Al corregirlo, alcanzamos el final de la corrección.

Esto es muy parecido a prometerse a sí mismos no comer dulces, y después entrar en una tienda de golosinas donde están rodeados de tantas delicias que olvidan por completo su promesa y el hecho de que el azúcar es malo para ustedes. El placer los esclaviza y ustedes son dominados por él.

La misma situación se presenta el 9 de Av, pero en una escala mucho mayor. Sin embargo, a través de este colapso, nosotros aprendemos la profundidad a la que tendremos que corregirnos a nosotros mismos con el fin de soportar la enorme “tienda de dulces” que nos confunde. Eso se debe a que tenemos que corregirnos, no sólo en relación al pequeño caramelo, sino en relación a todo el tremendo egoísmo.

Así es como alcanzamos la corrección completa. Logramos la unidad y por lo tanto alcanzamos la equivalencia con toda la naturaleza. Pero eso no es suficiente. La historia de Yonah (Jonás) el profeta nos recuerda que tenemos que cuidar del resto de la humanidad. Es entonces cuando, después de corregirse a sí misma, la nación de Israel le pasa el método a toda la humanidad. Ella llega a la humanidad como a la ciudad de Nivneh (Nínive) con el fin de corregirla.

Por lo tanto, el mundo entero alcanza un estado de prosperidad, completando el ciclo que está simbolizado por las festividades judías
(144254)
De un programa de televisión “Una Nueva Vida”, N º 434 del 09/14/2014

Dentro del marco de un pensamiento único

Dr. Michael LaitmanPregunta: Si durante el taller nosotros intentamos llegar a un estado común, entrar en él, desconectarnos, conectarnos, y de repente un recién llegado se une a nosotros, nosotros inmediatamente sentimos el desequilibrio.

Respuesta: ¡No debe haber ningún desequilibrio! Nosotros inmediatamente tenemos que “tragarnos” al amigo que vino. Supongamos que tenemos nueve personas, y de repente hay un décimo, pero él no es una molestia para nosotros, porque estamos trabajando tanto en él con nuestra intención, con nuestro deseo, que él siente de inmediato el marco que le damos y se incluye con nosotros.

Si no, después durante una ronda, sin importar qué dijo o hacia dónde iba, él debe sentir el marco del grupo, y luego ocupar su lugar.

Pero para que nosotros no caigamos de este estado, lo que necesitamos es conducirnos específicamente a nosotros mismos hacia esto. A través de nuestro deseo, de nuestros esfuerzos, de nuestro ejemplo constante, incluyendo los esfuerzos externos, tenemos que hacer que otras personas sientan que existen también en un marco ideológico especial en el que ni siquiera pueden permitirse así mismas hablar de algo externo. Esta presión total en cada uno de nosotros tiene que ser muy fuerte.
(144153)
De la Lección de Preparación 1 del Congreso en San Petersburgo del 9/18/14

El esfuerzo es el placer

Dr. Michael LaitmanPregunta: Usted ha dicho que tenemos que aprender a disfrutar del hecho de hacer esfuerzos en nuestro progreso y de la misma manera cuidar de nuestros amigos.

Si combinamos estas dos frases, resulta que ¿tenemos que trabajar duro para ayudarle a un amigo a obtener placer de hacer esfuerzos?

Respuesta: Si. Como resultado, cuanto más trabajo, más placer obtengo, no a partir de los resultados del trabajo, sino del trabajo, del esfuerzo mismo. Cuando se está corrigiendo el egoísmo, los esfuerzos se convierten en placer.

Esto no existe en nuestro mundo. Aquí trabajamos para ganar, y ganamos para comprar algo o disfrutar algo.

¿Por qué el mundo espiritual es infinito y no existe el concepto de tiempo? Debido a que el esfuerzo mismo incluye tanto el esfuerzo como su llenado, el Kli (vasija). El esfuerzo en sí es llenado.

Comencemos a pensar en ello, y veremos qué es un estado espiritual. No hay una causa y consecuencia del desarrollo de los acontecimientos, así que el estado espiritual es permanente.
(144157)
De la Lección de Preparación 1 del Congreso en San Petersburgo del 9/18/14

El destino nos ha juntado para estar juntos y eso es irreversible

Dr. Michael LaitmanPregunta: La operación militar, “margen protector”, y todos los eventos relacionados con ello, evocaron una sensación de conexión especial en la nación israelí. La nación israelí se une cada vez que nos encontramos con una emergencia, pero esta vez la conexión que se sintió fue extraordinaria y especialmente fuerte y sin precedentes.

Esta nos afectó a todos, incluyendo niños pequeños y ancianos, Existe una imagen de un tanque cubierto con dibujos de niños que fue enviada a los soldados. Los extraños visitaron a los soldados heridos, ayudaron a sus familias, y enviaron paquetes al frente de batalla. Nunca había existido una expresión de ayuda mutua a tal escala ¿Cuál es la sensación especial que se despertó en la nación israelí durante esta guerra?

Respuesta: Existe una fuerza oculta especial en la nación israelí, e incluso he visto referencias a esta en libros y películas de directores que nos son israelíes. Existe una cierta preparación para el auto sacrificio en el pueblo judío. Este puede ser expresado en su actitud hacia la ciencia, hacia una profesión particular, o un cierto asunto. La persona siente que debe dedicarse totalmente a cierta idea. Aun cuando este fenómeno exista en todas las naciones, aun así se expresa de forma única entre los judíos. Ellos expresan su lealtad, su conexión, hasta el grado del auto sacrificio cuando tienen la oportunidad de hacerlo.

La persona no busca una recompensa ni le importa si otros saben de sus acciones, hablan de él, o lo recuerdan como un héroe. La disposición para el auto sacrificio que surge de la historia del pueblo judío de pronto se despierta en la persona.

Estuvimos conectados en el pasado en los días del Primero y el Segundo Templo (lo cual simboliza una vasija completa, un alma). Esta conexión creó una conexión muy profunda, eterna, que nos alimenta y nos llena hasta el día de hoy. Ella invoca en nosotros la sensación especial entre el individuo y la nación de Israel, incluso si él fuera a hacer todo lo que esté en su poder para separarse de toda la nación y escapar a un lugar remoto en los confines de la tierra para que nadie sepa que es un judío, para olvidarse de esto y ser como todos los demás. Sin embargo, no puede hacerlo dado que las conexiones entre nosotros están por encima de este mundo y están en el nivel del mundo superior. Entonces, la persona no puede dejar de ser judío, aunque quiera dejar de serlo.

Esta conexión se expresa incluso tras muchas generaciones, cuando la persona misma no sabe que es judío. He conocido muchas de esas personas. Especialmente en España y Portugal, a menudo conozco personas que afirman no ser judíos de nacimiento, pero que sienten que pertenecen a la nación judía. Son los descendientes de los conversos que fueron forzados a renunciar a la religión judía bajo la amenaza de expulsión de España, pero la conexión con el pueblo judío aún vive dentro de ellas.

Es un fenómeno natural que surge del sistema de la realidad. La conexión fue creada gradualmente en un elevado nivel espiritual en el que todos estaban conectados en el estado de un hombre en un corazón, en un alma. La conexión impresa dentro de nosotros es un gen espiritual especial en un nivel más elevado que el de hoy, en el nivel humano.

Por lo tanto, no podemos romper esta conexión porque es incambiable, sólo podemos reconstruida. Entonces, nosotros despertamos hoy en día como resultado de los diferentes problemas y dificultades, y regresamos al estado de la conexión interna.

No hay opción. Estamos conectados, y el destino, el Creador, nos despierta. Hemos tenido suficientes presiones a nivel corporal, donde vivimos en el nivel animado, y la sensación de la presencia del nivel humano inmediatamente se despierta en nosotros en un nivel diferente, más elevado. Este es el nivel en el que estábamos durante la conexión y al cual debemos regresar ahora.

Esta conexión interna existe entre todos los judíos e incluso en todas las tribus perdidas del tiempo del Primer Templo. Existen muchas personas en el mundo que pertenecen a esas tribus perdidas. Los cuerpos no reencarnan, más bien, el alma permanece como la misma alma. Existe la misma conexión entre nosotros que es oculta, más interna, eterna, espiritual, y más sublime.
(141463)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 8/12/14

Una ciencia del mundo superior

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Es la sabiduría de la Cabalá una ciencia o no lo es?

Respuesta: La sabiduría de la Cabalá es una ciencia divina, una ciencia del mundo superior, y no una ciencia común. Esta trabaja con otras herramientas, no como la biología, la física, o la anatomía. Es una ciencia diferente a todas las ciencias de este mundo, puesto que utiliza diferentes herramientas y métodos.

Aunque en esencia, su meta no es tan diferente. Esto se debe a que en la ciencia normal la persona también está buscando inconscientemente al Creador, el origen de la vida. De este anhelo él obtiene un anhelo por la investigación científica. Siente satisfacción al alcanzar algún tipo de verdad.

Tal vez esta verdad sea lo contrario a la verdad, pero esto no es importante. La ciencia tiene una chispa divina en ella, y esto es lo que atrae al científico. El problema es que esta chispa cautiva a la persona y se inviste en su ego tanto que es difícil extraerla.

No obstante, en virtud de esta chispa, los científicos son grandes fanáticos de la ciencia. Ellos están dispuestos a sacrificarse por su causa, a llevar a cabo ensayos clínicos en sí mismos, y a involucrarse en ella día y noche. Básicamente, ellos están corriendo tras la chispa que está sumergida en el ego, en “Klipá”.
(144062)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/27/14, Escritos de Baal HaSulam

Nuevos amigos ocultos dentro de los antiguos

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puede la persona desarrollar gradualmente un diálogo interno con la fuerza superior y descubrir al Creador mediante la adhesión al grupo y al maestro?

Respuesta: Puede que no me guste la cara del amigo, pero yo quiero estar en contacto con él y ver al ser humano que se oculta de mí, ver la inclinación de la verdad en él, la actitud especial. Al realizar diferentes acciones y cambiar, yo descubro a estos amigos cuya apariencia me repugnaba previamente. Ahora, sin embargo, empiezo a descubrir su hermosa forma interna. Esta es la forma en que nos movemos de un estado a otro.

Posteriormente, este estado interno me parece normal y no especial en absoluto y pierdo el interés en eso, pero todavía continúo trabajando y descubriendo una forma más profunda y sublime. Así establecemos la conexión interna con el amigo.

Pregunta: ¿Cómo continúo exactamente?

Respuesta: Continúo buscando el deseo interno del amigo y no sus atributos externos. Si busco esto, entonces, en vez de los viejos amigos, descubro nuevos amigos que han sido ocultados dentro de ellos.

Pregunta: ¿Qué significa anhelar ver la internalidad del amigo y no su externalidad?

Respuesta: El ver el amigo en el interior significa tratar de conectarse a él con más fuerza y justificarlo. Yo entiendo que el Creador me ha enviado a este amigo con el fin de encontrar al Creador a través de la conexión con él. Por lo tanto, me veo obligado a trabajar con él, aunque yo preferiría que el Creador me enviara a Baal HaSulam como amigo.

Pregunta: Yo sentía indiferencia con respecto al amigo, pero de repente comienza a desarrollarse en mí una nueva actitud hacia él. ¿Cuál es el cambio?

Respuesta: La Luz comienza a influir en ustedes y por lo tanto comienzan a prestarle atención al hecho de que en su amigo hay algo más grande que un cuerpo físico, a esto se le llama “en Tu Luz veremos la Luz”. Como resultado de la influencia de la Luz, descubren que también hay Luz en su amigo. Ustedes todavía no saben o no entienden que es la Luz, pero ya empiezan a ver que hay algo valioso en el amigo.
(144054)
De la 1° parte de la Lección Diaria de Cabalá del 8/27/14, Escritos de Baal HaSulam

Un nuevo Faraón con el nombre de “Hamas” es innecesario

Dr. Michael LaitmanPregunta: Hay una sensación de la existencia de una profunda conexión interna dentro del pueblo de Israel que se despierta cada vez que hay una amenaza externa.

Respuesta: Cuando ellos presionan sobre nosotros desde un nivel físico, empezamos a sentir una conexión interna en un nivel superior. Podría decirse que esta conexión se despertó, aún más precisamente, que nos volvemos más sensibles a ella.

Yo vivo mi vida: el hogar, la familia, el trabajo, y de repente se crea la tensión en esta vida, problemas, dificultades, o la guerra. Como resultado de esto, quiero estar menos conectado con este estrato de la vida, menos involucrados con la parte física. Quiero superarla y alejarme más de los problemas.

Esto me ayuda a sentir menos el nivel físico común y a ser más sensible a un más elevado nivel de la vida en la que estuvimos conectados juntos como una sola alma en alguna oportunidad. En el pasado ya utilizamos este principio, ser como una persona con un corazón, vivimos como un solo pueblo, como un alma, con un deseo, con una intención y una meta, la Arvut mutua.

Cada uno entendía para qué vivía, de acuerdo al principio, “no le hagas a tu amigo lo que es odioso para ti”, y “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, “todo Israel son amigos”. La unidad y la Arvut impregnaban a las personas. Existía este estado y fue grabado en nuestros genes, a pesar de no haber continuado durante mucho tiempo. Entonces, en nuestra raíz pertenecemos a este nivel. En el momento en que las cosas son malas para nosotros a nivel físico, nos volvemos más sensibles al nivel espiritual.

El nivel espiritual se encuentra siempre en nosotros, y en los momentos difíciles su sensación se despierta de inmediato. Así que estamos listos para ayudar a los soldados y también para ayudarnos entre nosotros. Lo hacemos no sólo porque nos sentimos como hermanos en tiempos de problemas y nos conectamos a un nivel físico como animales que se salvan de un incendio forestal, sino también por razones más elevadas.

Nuestra cooperación mutua se deriva de las raíces espirituales, es decir que pertenecemos a una sola raíz. Una conexión como ésta no existe en este mundo. Esto hace que sea posible sentirnos uno a los otros hasta el punto de no encontrar diferencias en esta conexión mutua, en el corazón colectivo. A esto le llamamos ser “como una persona con un corazón”.

Tenemos que regresar a este estado “como una persona con un corazón”, y no permitir que este proceso avance a través de las plagas de Egipto, como ocurrió en el pasado. Estas plagas acercaron a los hijos de Israel a la unificación; como se nos dice, Faraón acercó a los hijos de Israel al Creador. Sin embargo ahora nos toca a nosotros avanzar hacia la unidad con nuestra propia fuerza, no hay necesidad de guerra, de un nuevo Faraón con el nombre de “Hamas” ni de enemigos adicionales que nos ataquen desde todas las direcciones.

En vez de ello, depende de nosotros el desarrollar dentro una sensación de la importancia de ese estado en el que estábamos juntos, y desear alcanzarlo de la mejor manera y no a través de golpes. Vengan, empecemos a hablar de ello, a alimentarlo, a publicitarlo, de tal forma que la unificación se convierta en algo deseable para nosotros; entonces no necesitaremos ninguna influencia externa negativa y avanzaremos de la mejor manera.

La conexión espiritual siempre se encuentra entre nosotros, sólo que está oculta detrás de las preocupaciones diarias. Sin embargo, podemos despertar esta conexión, no sólo en tiempos de guerra, sino también en la vida común. Entonces nuestra vida cotidiana será más espiritual y dirigida hacia una meta más elevada. Es posible utilizar la vida diaria constantemente para renovar y reactivar cada vez más la conexión interna.
(141469)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 8/12/14