¿Cómo será el mundo después de la epidemia?

Después de la epidemia del coronavirus, el mundo será diferente y nuevo. El virus vino para limpiar nuestra la basura. No es dañino para la naturaleza. El virus deja espacio para que aparezca la bondad.

Toda la basura que llena la sociedad humana que construimos será removida y nos dará oportunidad de llenar nuestras relaciones con amabilidad y amor. De construir un mundo hermoso y brillante para nuestros hijos y nietos.

Esperemos poder hacerlo y no arrastrar nuestro odio y competencia al nuevo mundo, es decir, el proceder con el que destruimos el globo y nos condenamos a muerte por desastres climáticos y guerras. En este momento, podemos construir un mundo nuevo.

Los gobiernos están invirtiendo millones de dólares con la esperanza de regresar al pasado. Pero Dios no quiera que no regresemos a nuestro estado anterior. No creo que sea bueno para ningún país. Pues, incluso antes del virus, ya estábamos en crisis, enfrentábamos amenazas de guerra, colapso financiero e industrial, la confrontación entre Estados Unidos, Rusia, China y Europa crecía.

No debemos volver al viejo mundo; no había nada bueno para ciudadanos ni países ni ejércitos ni finanzas ni industria ni comercio. Devastamos el mundo sacando todos sus recursos. No debemos permitir, siquiera, pensar en volver al mundo de ayer; solo un loco puede pensar así.

Nadie disfrutaba esa vida; Nos engañamos a nosotros mismos pensando que estábamos bien. Pero, ¿qué tenía de bueno? ¿Qué vimos en esa vida? Ahora es el momento de sacar a la sociedad humana de toda la basura con la que estaba obstruida. A medida que llenamos los océanos con desechos plásticos y radiactivos, también ensuciamos a la sociedad humana.

Necesitamos construir un mundo nuevo, uno bueno. Dejemos que este virus nos ayude a pensar y darnos cuenta de en dónde estamos. En comparación con los problemas que nos amenazaban antes, la epidemia no es nada. Es una gran misericordia del Creador que nos corrija de modo tan gentil.

No regresemos al viejo mundo, avancemos a uno nuevo, en el que no haya que trabajar diez horas al día ni muchas horas de inactividad en embotellamientos ni niños abandonados ni vida en deuda perpetua. Todos juntos demos un paso adelante y no regresemos al viejo mundo. Pensemos en cómo podemos avanzar y, sobre todo, en construir nuevas relaciones.

Ahora estamos en cuarentena y debemos salir como personas nuevas para comenzar a conectarnos de manera nueva. ¿Cuál es esa nueva forma? Si bien nos vemos obligados a quedarnos en casa, obtendremos una enseñanza para vivir en un mundo nuevo, en una sociedad nueva. Todos entendemos que es necesario, así que hagámoslo. De lo contrario, ¿qué clase de mundo le dejaremos a nuestros hijos y nietos?
[261901]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 19/mar/20, Extractos seleccionados

Material relacionado:
El desequilibrio que amenaza a la creación
Pandemia global
La envoltura correcta para el mensaje de la naturaleza

Qué nos enseña el coronavirus

La humanidad ha recorrido un largo camino en su desarrollo y llegó al punto en que comienza a sentirse como un organismo. Debemos agradecer al coronavirus por traer unidad al mundo. Si la epidemia se prolonga, la humanidad descubrirá que, en realidad pertenecemos a un sistema y que dependemos unos de otros.

Hasta ahora, esta dependencia se expresa en que, por miedo a la infección, me alejo de los demás y me desconecto de la conexión negativa.

Pero empecemos a revelar una dependencia positiva. Si nos conectamos correctamente, comenzaremos a producir virus positivos.

En este momento, la naturaleza nos muestra un virus dañino, como revelación del mal. Pero, debemos continuar este proceso para entender la bondad, descubrir que al unirnos, podemos tener gran éxito.

La solución principal no está en parar los vuelos aéreos ni en reactivar la economía paralizada, sino en nuestra conexión. El virus comenzará a desaparecer si hay al menos un ligero cambio hacia la unión y veremos que no queremos romper nuestros lazos, queremos conectarnos. Y queremos contactarnos, no para dar la vuelta al mundo, sino porque queremos estar conectados.

Nuestra conexión anterior fue pobre, pero ahora fundaremos una buena conexión. Es la medicina que queremos usar en esta condición crítica: restablecer nuestra conexión, pero en un nivel completamente diferente, siendo amables y no usarnos unos a otros. En virtud de nuestra conexión, derrotamos cualquier maldad y todos los virus y, llegamos a una buena vida.

La naturaleza nos guiará a la meta de todos modos, si estamos dispuestos a avanzar, no nos infectaremos con ningún virus en el camino. Todo depende de que pidamos la corrección de nuestras relaciones. Esta comprensión debe ser extendida por todo el mundo, en todas sus formas: pensamiento, diálogo y acción. Así, el poder superior, la naturaleza, hará su trabajo. El poder superior une todas las partes de la creación. Queremos corregir el nivel humano, donde ocurrió la destrucción, volverlo a su unidad para poder verlo en su forma verdadera, no distorsionada por nuestra visión egoísta. Al corregirnos a nosotros mismos, corregimos la realidad.

El coronavirus revela nuestra interdependencia negativa. Primero, descubrimos que no podemos sobrevivir sin estar juntos, sin ganar unos de otros. Nos debe quedar claro que cada uno es sostenido por todo el mundo. Pero continuará sólo con la condición de que nuestra conexión se vuelva positiva. La conexión negativa destruye a la humanidad y no podemos seguir existiendo así. El mundo caerá en tal estado que nadie tendrá nada para comer ni respirar.

Imagina lo hermosa que sería la vida si la humanidad estuviera unida  en un sistema integral, como las otras partes de la naturaleza, inanimada, vegetal y animal, una humanidad donde cada uno incluye a todos en sí mismo. ¿Dónde podemos obtener la fuerza que nos una en un organismo, nos amarre y pegue a un solo sistema? Es obvio que en un sistema tan perfecto, todos estaremos bien. Desde luego que si nos quedara claro que ver con amabilidad a los demás, nos curaría del coronavirus, todos nos volveríamos justos al instante.

Pero eso no es lo que el poder superior requiere de nosotros. Debemos darnos cuenta de que tenemos que luchar para saber otorgar, no para obtener ganancia egoísta. Debemos pensar en los demás, no en uno mismo. Y cuando todos nos sintamos bien, dejaremos de enfermarnos.

Mientras tanto, la epidemia continúa y tenemos mucho que aprender…
[261484]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 11/mar/20, Baal HaSulam, La paz

Material relacionado:
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
La epidemia no es castigo, sino remedio
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?

El coronavirus está cambiando la realidad, parte 4

Fases del desarrollo de la humanidad: impotencia y temor 

Pregunta: ¿Por cuáles fases debemos pasar en nuestro desarrollo sensorial? Por ejemplo, primero la indiferencia, luego el miedo, después la impotencia, etc.

Respuesta: La impotencia funciona muy bien. Al final, cuando te encuentras desamparado y de pronto empiezas a sentir que sólo tienes una forma de salir, es decir, el apoyo mutuo, no necesitas nada más.

Somos totalmente dependientes de la naturaleza que nos rodea. Puede hacer cualquier cosa con nosotros, excepto una: si nos acercamos más unos a otros, lograremos un buen contacto con ella y actuaremos mutuamente, la naturaleza en nosotros y nosotros en la naturaleza. Es decir, cuando estemos integralmente conectados, con conexiones positivas entre nosotros y con la naturaleza.

Comentario: Me comunico con muchas personas y veo que ya terminó la fase de indiferencia. Cuando apareció el coronavirus en China, había total indiferencia en otros países. Ahora, está la fase de temor, porque ya se encuentra en muchos.

Mi Respuesta: No creo que ésta sea realmente la fase del temor. Comenzando porque la gente aún tiene comida.

El temor será cuando veo que pronto no tendré comida, miedo porque los servicios médicos no pueden con tantos pacientes, miedo porque no se que me va a pasar, ni a mis vecinos, mucho menos a mi trabajo y a lo demás.

Además, se acabarán las reservas para pagar a la gente y nadie aceptará el dinero, porque en las tiendas no habrá nada que comprar, es decir, nada por lo que cobrar.

Cuando la gente vea esos estados con sus ojos llenos de temor, hasta entonces, gradualmente, estará preparada para decir, “Si, si, estoy de acuerdo en interactuar positivamente con los demás!”
[261980]
De Kabtv “ El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 4”, 12/mar/20

Material relacionado:
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 1
El coronavirus está cambiando la realidad, parte2
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 3

Años de abundancia y años de hambruna en Cabalá

Pregunta: Está escrito en la Torá que cuando los judíos descendieron a Egipto, vivieron siete años de abundancia y siente años de hambruna ¿se pueden comparar los siete años de hambruna con un descenso y los siete años de abundancia con un ascenso?

Respuesta: De cierta manera, sí, aun cuando es más intenso y más mezclado en estos días.

Comentario: Resulta que cuando una persona estudia Cabalá y todo parece estar bien, se está en ascenso con casi ninguna sensación de descenso, esos son los siete años de abundancia. Entonces, esta persona  comienza a sentir cierta escasez sin ningún deseo por lo espiritual. En general, ¿qué me dará este estado en este mundo?

Algunos otros métodos, al menos, ayudan de alguna manera a obtener más dinero, mejor salud, etc.

Mi respuesta: Otros métodos no te obligan a destruir el egoísmo. No te humillan. Al contrario, te elevas y creces. Y aquí llegas a un estado en el que eres cero. ¿Quién soy? ¿Qué soy? ¿Por qué razón? Este es el problema.

Por eso necesitas un grupo. Tienes que hacerlo todo el tiempo, fabricarte un horario a prueba de todo, aférrate a tus amigos y ellos se aferran a ti, así, mutuamente tiran el uno del otro, escalan y no sólo transitan por un camino accidentado, sino que escalan juntos una montaña. Es posible en un grupo. Así, rápidamente llegarán a la meta.
[261803]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 27/mar/19

Material relacionado:
¡Todo depende de la preparación correcta!
Aparentemente soy un esclavo de Faraón
Faraón: El esclavo fiel del Creador

Revelación gradual de puntos en el corazón

Pregunta: ¿Hay alguna estadística sobre puntos en el corazón per cápita? Por ejemplo, en Sochi hay 300,000 personas ¿cuántas más tenemos que descubrir allí, con el punto en el corazón?

Respuesta: Acaba de responder tu propia pregunta: 300,000. Sólo que no sucederá de inmediato, sino gradualmente y por capas. Primero, los individuos más sensibles a la falta de sentido de la vida se abrirán, luego los menos sensibles, etc., hasta que los más insensibles digan “¿Cuál es el significado de la vida? Queremos revelarlo «.

Lo dirán porque tendrán sensación de eternidad sin satisfacción. De hecho, por un lado, el sentimiento de eternidad y por otro lado, la falta de satisfacción que es causa de un terrible anhelo en el hombre.
[261576]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá»,  9/feb/20

Material relacionado:
El significado de la vida, parte 3
El desarrollador de los puntos en el corazón
Un corazón y un punto en el corazón

Una casa necesita una mujer sabia

Vemos que el papel de las mujeres está creciendo en el mundo moderno: se están volviendo más fuertes y están ganando cada vez más influencia. Están más en control de sus deseos y más orientadas a sus metas.

La debilidad de la mujer radica en que necesitan apoyo masculino para alcanzar sus objetivos. Pero tan pronto como recibe ese apoyo, puede hacer cosas que el hombre es incapaz de hacer.

Espero que en el futuro la mujer tenga mayor acceso al liderazgo mundial con la cooperación correcta y natural con el hombre. El mundo dejará de ser tan primitivo y corrupto como lo fue cuando lo dirigió el hombre mientras la mujer se quedaba en casa cuidando niños y el hogar. Vemos que lo que sucede ahora es lo contrario: mientras más avanza el mundo hacia el fin de la corrección, más poder gana la mujer.

El hombre tiene miedo a su esposa, porque la mujer cuida la casa, la gobierna. Es un rasgo característico de nuestro tiempo. Rabash bromeaba y decía “Un hombre justo; no le teme a nada excepto al Creador y a su esposa». Y es verdad.

Ahora, en muchas ciudades la mujer es elegida alcaldesas. ¿Por qué no? Si la mujer puede controlar una casa, puede controlar una ciudad. El hombre está más distraído y no es muy adecuado para esto. El hombre es más fuerte, pero la mujer es más razonable y capaz de soportar diferentes sistemas al mismo tiempo.

Ella cuida su casa con todas sus responsabilidades al mismo tiempo: lavandería, comidas, niños y además mil cosas diferentes y todo lo tiene en orden. Si sacas a la mujer de la casa para que el hombre la dirija solo, en una semana el apartamento se convertirá en basurero.

Está escrito: «La mujer es la casa». Y ¿no es el país y el mundo nuestro hogar? A la mujer sólo le falta el apoyo masculino y todo se resuelve. Estoy seguro de que si la mujer estuviera a la cabeza de todos los gobiernos, Habría paz en el mundo. No importa lo difícil que sea para las mujeres ponerse de acuerdo, finalmente lo logran, porque están dispuestas a aceptar e inclinarse, por lograr la paz.

Hombre y mujer deben sentirse como socios, iguales, si ambos son razonables al percibir su papel y saben que, en virtud de las cualidades que nos da la naturaleza, nos complementamos para lograr total perfección, eso será una corrección.

Está escrito en el libro Sefat Emet, en la porción Pinjas «Sobre Adam, está escrito que dos creaciones fueron creadas, es decir, el poder del hombre atrae el resplandor del mundo futuro, el poder masculino extrae el alma del mundo superior. El poder femenino termina la acción de la corrección del mundo». La mujer es la vasija que recibe iluminación, la fuerza del hombre atrae el brillo de arriba en aras del otorgamiento, es decir, por medio de la intención.
[261312]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 8/mar/20, clase con el tema «Día Internacional de la Mujer»

Material relacionado:
Hombre y mujer, unidad de los opuestos
Hombre y mujer: diferencias en el trabajo espiritual
Hombre y mujer – un imán entre ellos, parte 2

Lección diaria de Cabalá – 29/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, «De acuerdo con lo que se explica sobre» Ama a tu amigo como a ti mismo «(1984)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, «¿Qué es lo que nos aporta la regla «Ama a tu amigo como a ti mismo»?» (1984)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Odio de los hijos hacia sus padres

Pregunta: Uno de los problemas de los tiempos modernos es que los hijos odian a sus padres. Hay muchos casos de este tipo. Los hijos dejan a sus padres, los descuidan. Los padres mueren solos a pesar de que tienen muchos hijos. Esto sucede en todo el mundo ¿por qué?

Respuesta: Estamos elevándonos del nivel de ego animal al nivel de ego espiritual o humano. Humano es un nivel espiritual que no existe en nuestro mundo.

Estamos perdiendo nuestra conexión animal previa, cuando los padres vivían juntos a sus hijos, traían a su novia o novio o iban con el novio, etc. Todo era un hogar.

Pregunta: ¿Podían vivir en la misma casa?

Respuesta: Sí. Incluso en la misma habitación. Todo era muy simple. Ahora todo es diferente porque en nuestro mundo, el ego está cambiando.

Pregunta: En otras palabras, ¿el ego nos lleva a hacer esto?

Respuesta: Sí. Es el ego animal. Está creciendo. Nos empuja al siguiente nivel de desarrollo. Por eso, ya no entendemos esta existencia animal. Nuestros hijos ciertamente no lo entienden.

Están en un estado tal que no entienden por qué necesitan estar unidos a sus padres. O, creo que mis padres deberían pasar toda su vida conmigo ¿por qué me dieron a luz? Mientras vivan, deben pensar en mí. Si no se preocupan por mí, está bien. Los dejo.

Pregunta: ¿Cómo puede un hijo sentir así por sus padres?

Respuesta: Pero no siente.

Pregunta: ¿No siente ningún dolor, nada en absoluto?

Respuesta: No. Puesto que los superó su egoísmo animal, no siente ninguna conexión con sus padres, no siente que debe ayudarlos, apoyarlos, pensar en ellos, etc. No imaginan algo que no existe. No puedes volver.

Últimamente, todo desaparece, no existe. Es decir, si ayudas a tus hijos, te necesitan. Puedes estar cerca de ellos. Si dejas de ayudarlos, no te necesitan. Así sucede.

Comentario: Lo que me molesta es que generaliza. También hay relaciones normales.

Mi respuesta: Hablo de la tendencia de la naturaleza. Por eso generalizo.

Pregunta: Y, ¿qué sigue?

Respuesta: En nuestra generación, los padres aún pueden dar algo, dirigir, dejar a los hijos sus posesiones, etc. En la siguiente generación, habrá ruptura.

Habrá tal relación entre padres e hijos que, si tienen los mismos objetivos espirituales, de alguna manera estarán conectados. Si no, se olvidarán por completo de sus padres. Y, francamente, los padres tampoco pensarán en sus hijos.

Pregunta: ¿Qué pensarán los padres?

Respuesta: Cómo pasar tiempo tranquilamente con sus viejos amigos.

Pregunta: ¿Con perros y gatos?

Respuesta: Sí. Habrá muchos tipos de clubes de juegos; digamos, clubes para jugar dominó o algo más.

Pregunta: ¿Qué tiene de bueno esto?

Respuesta: Nada. El hombre debe entender cómo estar conectado con otros. En un sistema completamente diferente, no un sistema de conexiones corporales y animales.

Pregunta: ¿No es un sistema padre-hijo?

Respuesta: Es un sistema en el que padres e hijos, cada uno individualmente, revelan un objetivo común. Este objetivo los conecta.

Pregunta: ¿Cuál es la meta?

Respuesta: La meta es saber el sentido de la vida. Para padres, hijos y nietos, siempre es uno. Si lo revelan y se apegan a él, sentirán necesidad de conectarse y de ayudarse mutuamente.

Pregunta: ¿De qué propósito común en la vida habla? ¿de si los padres tienen un objetivo común con sus hijos?

Respuesta: Los padres podrán empujar a sus hijos hacia la meta correcta. Así su conexión será tanto corporal como espiritual y revelarán al Creador entre ellos.

Pregunta: ¿Cuál es la revelación del Creador?

Respuesta: La revelación del Creador es revelar conexión y amor mutuos.

Pregunta: ¿Solo entre ellos?

Respuesta: Para empezar.

Pregunta: ¿Quiere decir en esa célula: hijos y padres?

Respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Aún no quieren revelarlo?

Respuesta: No, ¿alguien les platicó de esto? ¿alguien los se los enseñó?

Pregunta: ¿No sugiere su relación natural que alguien les haya dicho?

Respuesta: Por supuesto que no.

Comentario: Está siendo muy duro hoy.

Mi respuesta: No soy duro. Esto es lo que se nos muestra el mundo ¿soy duro? Tú hiciste el mundo así.

Comentario: Pero esta verdad de la que habla, me imagino que va a haber muchos comentarios.

Mi respuesta: Es porque no oculto la verdad. Por el contrario, sugiero revelarla para que se pueda ver el estado en que se encuentran y a dónde nos conduce.

Pregunta: ¿Qué conclusión deberíamos un sacar después de sus duras palabras: que hay una ruptura entre padres y nietos e hijos y que es natural?

Respuesta: Si no encuentran un objetivo común, no habrá nada que los conecte. Nada en absoluto.

Pregunta: ¿Les está pidiendo que busquen ese objetivo común?

Respuesta: Sí.
[261507]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 6/ene/20

Material relacionado:
Una Nueva Vida – #758 Amar a los hijos apropiadamente
Una nueva vida-#583 La madre y el bebé hacen frente a los retos
¿Por qué nuestros hijos crecen y se convierten en extraños

En busca de un atributo espiritual

Pregunta: ¿Hasta qué punto puede un «tango» rítmico con los amigos y con el Creador, ayudarnos a lograr unidad interna y sentir al Creador?

Respuesta: Cuando tratamos de unirnos todos en el centro del círculo, los fenómenos de acercarnos y distanciarnos, cercanía y lejanía, aparecen naturalmente en diferentes atributos, cualidades y cantidades.

Lo más importante es anhelar y aspirar a la unidad. El logro es menos importante. El anhelo es más trascendente. El Creador responde a nuestro deseo, lo que importa es nuestro esfuerzo y no el hecho de que aparentemente logramos algo.

Cuando hacemos esfuerzos, también debemos pedir a Él, es decir, incluirlo en nuestras accione como socio. Al anhelar el centro del círculo y al mismo tiempo pedirle al Creador que esté conmigo, que me ayude, que agudice mis sentidos, que me empuje hacia los amigos y a los amigos hacia mí, siempre quiero estar el centro del círculo junto con los amigos y con el Creador, el Creador nos evade constantemente y constantemente tratamos de encontrarlo.

Esto es a lo que nos lleva la búsqueda de un atributo espiritual que no está en nosotros. Pero en realidad sucede cuando diez egoístas intentan conectarse en un punto donde Lo revelamos. El atributo espiritual se crea en ese punto, entre nosotros y ahí revelamos al Creador.
[260031]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 12/ene/20

Material relacionado:
Trabajen en círculos Concéntricos
La satisfacción constante está en Anhelarla
Ellos están cansados de esperar en el segundo piso Parte 2

El remedio para la ansiedad económica causada por la pandemia del coronavirus

Mi nuevo artículo: «El remedio para la ansiedad económica causada por la pandemia del coronavirus«

A medida que la pandemia de coronavirus avanza a nivel mundial, es preciso pensar que nadie en el mundo estará exento de su impacto económico.

Así como el avance de la capacidad global para contener la pandemia de coronavirus es incierta, también lo es el pronóstico económico, se estima que el efecto de COVID-19 en la economía mundial, este 2020, superará el trillón dólares en pérdidas.

Sorprendentemente, el miedo a un terrible daño económico se vuelve más fuerte que la ansiedad por el daño a la salud. La pérdida de empleos está dejando estancada a mucha gente y esa amenaza, a diario toma nuevas formas.

Indudablemente, los ciudadanos comunes que dependen de un ingreso mensual básico o promedio, para poner comida en la mesa de su familia y cuya pareja se ve obligada a quedarse en casa para cuidar a los niños, se enfrentan a una nueva realidad aterradora. Las largas colas para comprar artículos de primera necesidad, como papel higiénico y las reglas que les advierten que se mantengan alejados de las multitudes, les producen temor por su vida, piensan en su destino y en la paralizante incertidumbre ante lo desconocido.

Los dueños de negocios, grandes y pequeños, están en grave peligro. Rápidamente, sus cuentas caen en déficits, su rutina diaria se rompe. Los clientes, proveedores y pedidos se detuvieron y nadie sabe cuándo ni en que medida se reactivarán. Nadie da nada a los dueños de negocios ¿quién se encargará de ellos? ¿quién puede garantizar que el virus será eliminado de la tierra mañana y que la vida volverá a la normalidad?

La sociedad humana se desintegra y se escurre de nuestras manos desinfectadas. Durante años hemos vivido unos de otros, de repente, en un momento, todo se congeló y neutralizó. La amenaza provocada por el coronavirus llegó a todas las esferas económicas, pero el golpe más fuerte es para el sector turístico. No hay vuelos ni hoteles ni restaurantes, es la sentencia de muerte para la industria del turismo.

Por eso, los gritos de desgracia y desesperación que surgen con cada nueva limitación y el nuevo nivel de severidad posterior, derivado de la pandemia, son comprensibles. Sin embargo, también podemos encontrar consuelo en que la humanidad se está viendo en el espejo, descubre que creó una sociedad disfuncional que exalta su propia importancia. Ahora, con la economía paralizada, tenemos en la boca, el fuerte sabor de los frutos en mal estado que cosechamos durante mucho tiempo, con nuestra conducta egoísta y debemos afrontar nuestra situación actual.

Así que, este es un momento exaltado para buscar el alma nacional y global. Es tiempo de preguntarnos ¿qué quiere la naturaleza de nosotros? ¿para qué nos dio la vida? ¿fue sólo para encontrar la forma de sobrevivir en este planeta? ¿qué hemos logrado? En los primeros treinta años de nuestra vida, pasamos por los niveles de educación primaria, secundaria y superior. Viajamos por el mundo, luego pasamos otra década construyendo una familia, trabajamos compramos casa, automóvil y criamos hijos.

¿Y que sigue? Nos arrojaron a un remolino del cual es difícil salir. Vivimos una forma moderna de esclavitud, encerrados en jaulas doradas y en redes sociales. Ahora, de repente, aislados de todo por el coronavirus, tenemos oportunidad de cambiar. Sólo tenemos que descubrir por qué nos llegó este problema global, para entender cómo aprovecharlo al máximo.

Este es el aspecto positivo del coronavirus. Ayuda a dilucidar el sistema integral en el que vivimos, el sistema de la naturaleza, que es interdependencia, donde cada parte ayuda a la otra. La excepción es el ser humano, que sabemos que está dispuesto a destruir todo, a invadir y conquistar, sólo para sentirse bien. No quiere integrarse con las leyes interconectadas e interdependientes de la naturaleza.

Luego, llega el coronavirus y destruye el edificio de anti-integración que creamos en la sociedad humana. Esto nos forzará a hacer un nuevo examen del orden de la vida y a comprender que si seguimos actuando de esta manera salvaje, como egoístas con mente estrecha y no atendemos sólo las necesidades básicas de nuestro cuerpo -igual que cualquier otro animal o planta en la naturaleza-, haremos daño a nosotros y al entorno. Esta “excepción” humana es lo que necesitamos equilibrar, para conectarnos con el sistema integral de la naturaleza, para que podamos ser felices y estar satisfechos con nuestra vida.

El programa de la naturaleza nos obliga a hacer este ajuste crítico. Anticipemos el antídoto contra el virus, abramos nuestros oídos a los mensajes de los cabalistas y a lo que está escrito en sus libros: que vivimos en un mundo donde todo es bueno, que sólo nosotros, los seres humanos, con nuestras relaciones egoístas, somos los que lo desequilibramos y sacamos de balance.

Si nos tratamos bien, con responsabilidad y consideración mutua, comenzaremos a descubrir la naturaleza plena y eterna en la que vivimos; tendremos, en la Tierra, una vida sin miedo, libre de presión, una vida larga, saludable y hermosa .