entradas en 'Preguntas y Respuestas' categoría

“¿Qué piensa del suicidio?2 (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué píensa del suicidio?” 

El suicidio es un acto imperdonable. 

Es la declaración final del hombre hacia su familia, amigos y familiares, de que no acepta lo que recibe en la vida, que no puede justificar lo que le sucede, que merece algo más y que deja de luchar por lo que piensa que merece. 

Es un acto de traición para los que lo aman y se preocupan por él. Es decir, en lugar de buscar a otros para juntos, encontrar una solución, se retrae en sus propios pensamientos y sensaciones, da prioridad a eliminar sus propios dolores y presiones por encima del efecto negativo que el acto tiene en otros. 

Sin embargo, la moneda tiene dos lados. Los suicidas pierden la esperanza y no ven la luz al final del túnel, porque no sienten ningún apoyo al final de ese túnel.


Por lo tanto, como con cualquier problema en la vida, necesitamos responsabilidad mutua para ese problema. En otras palabras, todos tenemos la culpa de fracasar en construir activamente una sociedad que de todo lo que se necesita para vivir una vida sana y feliz, es decir, las condiciones que evitarían que alguien conside el suicidio. 

Por ejemplo, ¿dónde están los mecanismos en la sociedad que revisan si la gente tienen lo esencial, tanto en términos de necesidades básicas para sobrevivir como en apoyo psicológico? 

Es verdad que vivimos en tiempos muy difíciles y estresantes y podemos esperar que se vuelvan más difíciles y tensos. Por lo tanto necesitamos pensar seriamente en cómo organizar equipos y grupos que distribuyan lo básico para todos los que lo necesiten, para salvar a la gente que está atrapada en situaciones asfixiantes financieras y psicológicas, que a menudo provocan estrés y depresión insuperables y además equipos y grupos con la capacidad de hablar y dar apoyo psicológico constante. 

Para más acerca de este tópico, ver el siguiente video (tema del suicidio comienza en el minuto 8): Noticias de la semana con el cabalista Michael Laitman y Oren Levi

Foto por Dan Meyers en Unsplash

“¿Por qué nos importa la opinión de otras personas?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué nos importa la opinión de otras personas?” 

Se ha mostrado en varios experimentos psicológicos y los cabalistas lo describen desde hace mucho, que es un aspecto fundamental de nuestra vida, que la opiniòn de otros es importante para nosotros, incluso si no podemos reconocer que así es. 

Es una paradoja: de acuerdo a nuestra naturaleza humana egoísta, que da prioridad al beneficio personal, por encima de los demás, no consideramos a nadie excepto a nosotros mismos ¿por qué, entonces, nos preocupa lo que otros piensen y digan? 

La naturaleza nos hizo así, para que entremos en relación recíproca con nuestra sociedad y el mundo circundante. 

Si la opinión de otros personas no nos importara, no podríamos alcanzar nuestro potencial humano en pleno. Es decir, no podríamos cambiarnos a nosotros mismos, expandir nuestra percepción y sensación para alcanzar nuestra interconexión e interdependencia con el sistema único de la naturaleza, incluyendo a nosotros los humanos como parte integral. 

Hoy, mientras nos enfrentamos a un mundo que nos restringe, con condiciones ecológicas, económicas y sociales cada vez más estrechas, el cambio hacia una conciencia humana conectada positivamente, es de la mayor importancia. 

Al reconocer la vasta extensión en la que las opiniones de otros influyen en nosotros, podemos hacer elecciones más prudentes con respecto a nuestra sociedad circundante: elegir a las personas con las que nos rodeamos, es decir, de acuerdo a objetivos, necesidades y valores compartidos y también el tipo de influencia que ingresamos en esta red y le impartimos a los demás. 

En última instancia, entender plenamente nuestra influencia mutua nos lleva a sentir la necesidad de responsabilidad, consideración, compromiso, apoyo, estímulo y cooperación mutuos. 

En otras palabras, si si entendiéramos la extensión de nuestra influencia mutua, sentiríamos la necesidad de pensar y actuar positivamente hacia el otro, pues eso aseguraría nuestra coexistencia armoniosa. Cualquier desviación en pensamiento o acto  negativo, dirigido por el odio, sería sentido como dañino para todo el sistema que compartimos, por lo tanto, también es dañino para nosotros mismos. 

Sentiríamos la necesidad de construir una nueva atmósfera social envolvente, que nos sustente, nos eduque y estimule el desarrollo de todos para lograr el cambio en las conexiones y conciencia humana de forma positiva. 

“¿Qué piensa de si el mundo en general puede aprender una lección del coronavirus? ¿podemos esperar unidad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué piensa de si el mundo en general puede aprender una lección del coronavirus? ¿podemos esperar unidad?

Hasta ahora, los dolores que han caído sobre el mundo no han dado soluciones ni discernimientos efectivos. 

La gente, simplemente, espera que termine para regresar a hacer negocios como acostumbran, todos piensan en cómo minimizar sus pérdidas e incluso más, cómo obtener ganancias de la pandemia. 

No me sorprende, dado que es sólo un resultado esperado de nuestra actitud innata egoísta hacia el mundo, que funciona en nosotros de forma involuntaria.

Por eso, el coronavirus está aquí para quedarse por mucho más tiempo, pues apareció para hacer cambios serios en el mundo. 

Justo ahora, estamos en la fase de intentar revivir muchos negocios de los que no tenemos necesidad real y regalar dinero por trabajo que no existirá en el futuro. 

La autoridades no pueden entender la nueva era en la que entramos, es una era donde necesitamos dar a todos lo básico para vivir y poner todo el excedente de nuestra concentración en una forma actualizada de educación, que nos enseñe  este nuevo mundo interdependiente que se está revelando ante nosotros, sus leyes y cómo poder llevarnos bien en esas nuevas condiciones. Es decir, es una forma de educación que necesitamos hoy y que no recibimos mientras crecíamos. 

En su lugar, intentamos aferrarnos a nuestros valores materiales pasados, esperando mantener nuestra cultura de compras en boutiques, joyerías y relojes y carros caros. 

Por lo tanto, en relación al cambio que la naturaleza exige de la humanidad, el día de hoy, la pandemia ni siquiera inicia. 

Por eso espero que abramos los ojos y veamos que estamos en un mundo nuevo, más interdependiente e interconectado y para vivir en este mundo debemos hacer ajustes serios a lo que conocemos, se reduce a enfocarnos más en lo esencial y aprender qué es este nuevo mundo, cómo nos hemos desarrollado hasta este punto y qué podemos hacer para sobrevivir y prosperar en las nuevas condiciones más estrechas de interdependencia de hoy. 

Foto por Thought Catalog en Unsplash

“¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” 

Antes de discutir formas de cambiar la sociedad, debemos cuestionarnos qué cambios debe tener la sociedad. 

En nuestra era, el cambio necesario en la sociedad, es un cambio de valores, que en lugar de valorar las aspiraciones egoístas; ser individualmente más exitoso, rico, famoso y/o poderoso, si queremos una sociedad con individuos saludables, felices y con confianza, necesitamos valores de responsabilidad mutua, consideración, cooperación y conexión positiva, permeando la sociedad. 

No podemos implementar por nosotros mismos ese cambio de valores. Necesitamos una influencia externa que lo permita. Sin embargo, podemos perseverar hasta llegar a ese cambio y necesitamos entender la tendencia general de la naturaleza y conectarnos cada vez más, para que suceda. 

Fuera de nuestra percepción y sensación, existe una sola fuerza en la naturaleza que actúa con amor absoluto y que toma cada detalle de la realidad con consideración y cuidado.

Creó e hizo evolucionar muchos estratos de la realidad que experimentamos, desde la naturaleza inanimada, a través de la vida vegetal y animal y finalmente, nosotros los humanos. 

Por lo tanto, para permitir un cambio en la sociedad, necesitamos invitar a la fuerza de la naturaleza que crea y sustenta la vida, para que opere en nosotros y guíe nuestro cambio hacia un nuevo conjunto de valores, que nos acerquen al equilibrio con la naturaleza. 

Simplemente necesitamos ganar más entendimiento de cómo funciona la naturaleza, de que la naturaleza humana es una forma egoísta y centrada en sí misma que se opone al atributo general de amor, otorgamiento y conexión y de que a partir del polo negativo de la creación, podemos invitar a la fuerza positiva a nuestra vida, permitir que nos conecte, cambie nuestro valores y de la misma manera, nuestra percepción y sensación de la realidad integral, que en última instancia, compartimos. 

Foto por  Javier Allegue Barros en Unsplash

«¿Cómo unir a la izquierda y la derecha?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo unir la izquierda y la derecha?«

Necesitamos entender que la naturaleza nos guía hacia un estado de unidad total y deberíamos estar interesados ​​en poder unirnos por encima de nuestras diferencias.

Es importante para esta unidad que la diversidad, las características y opiniones individuales, sigan en su lugar, es decir, que ni un lado ni un enfoque, elimine al otro, sino que cada opinión tenga su espacio para existir.

Para unir las opiniones diferentes y opuestas, se requiere una tercera fuente: la capacidad de ceder nuestra opinión para aceptar e incluso preocuparnos por opinión del otro, que viene de la unión y es más importante que los detalles de las nuestras.

Si bien parece imposible en la realidad actual, cuando comprendamos que la tendencia de la naturaleza es unir todas sus partes, incluidos los humanos y que vamos en esa dirección, si nos educamos en esa tendencia, tendremos fuerza para hacer las concesiones mutuas requeridas, para ver:

  • las opiniones diferentes y opuestas como partes necesarias de un solo sistema,
  • que la unidad por encima de estas divisiones es buena para todos y
  • que es infructuoso resistir a la naturaleza.

Es decir, veríamos que aceptar permanecer únicamente en nuestros lados opuestos, aumenta el sufrimiento y la naturaleza quiere que nos elevemos por encima de esas tendencias y nos unamos.

Finalmente, la naturaleza nos unirá por sobre todas nuestras diferencias. Los que han revelado esta tendencia en la percepción y la sensación, es decir, los cabalistas, escribieron al respecto que «el amor cubrirá todas las transgresiones».

Es decir, las partes opuestas necesitan descubrir las características negativas que tiene cada lado y unir ambas con ayuda de un método de aprendizaje e implementación de la unidad por encima de la división.

Si nos abandonamos a nuestros dispositivos naturales, llegaremos a un mayor odio mutuo. Es decir, la naturaleza humana es egoísta, considera sólo su beneficio propio y no el de los demás, nuestro enfoque es sólo esa estrecha percepción y sensación de realidad. Como tal, vamos a una crisis en la que sentimos que los demás necesitan ser cambiados o eliminados para que podamos descansar.

Hoy tenemos la capacidad de identificar este problema. Todos somos individualistas y cada uno tiene un lugar y un enfoque únicos en el sistema, por eso somos diferentes.

Pero, tenemos que elevar nuestra conciencia sobre el sistema único de la naturaleza que compartimos y en el que existimos, este sistema nos guía a unirnos por encima de las diferencias, debemos formar conexiones por encima de diferencias y desacuerdos.

Es como si nos propusiéramos construir un nuevo piso en nuestro edificio: nuestro primer piso contiene todas nuestras diversas opiniones intactas, en el segundo piso, apreciamos lo que nos conecta por encima de todo.

Hay espacio para todos en el mundo de hoy. Ha llegado el momento en que necesitamos construir una nueva conexión, no donde uno quiere destruir al otro. Al destruir a otros, nos destruimos a nosotros mismos. Es una ley de la naturaleza. Más y menos, deben existir uno al lado del otro y se debe haber un nuevo mecanismo entre ellos, que les permita a ambos trabajar en armonía como parte de un solo sistema.

Por eso, necesitamos alcanzar un estado en el que sentiremos que existimos por encima de la naturaleza humana egoísta, que es todo nuestro ser y descubrir una realidad mucho mayor.

Foto de arriba de Sven de Koe en Unsplash

Consejos de Cabalá – 10/may/20, parte 2

Pregunta: ¿Necesito amar a una persona gángster?

Respuesta: Primero, el gángster necesita ser reeducado y luego amado.

Pregunta: ¿La comprensión de mis aspiraciones cambiará necesariamente por parte de las personas cercanas a mí? ¿deberían apoyarme? ¿o es mi trabajo?

Respuesta: No. Es tu trabajo personal, puede que ni siquiera lo sepan. Puedes hacer esto sin que ellos lo sepan.

Pregunta: ¿Por qué los grandes cabalistas han sido severamente perseguidos a lo largo de la historia?

Respuesta: Porque dijeron la verdad y pidieron amor. Y a la gente no le gusta eso.

Comentario: Por favor denos un ejemplos de otorgamiento y altruismo de mínimo a máximo.

Mi respuesta: ¿Cómo puedo darte un ejemplo? Si, por ejemplo, le doy un dólar como mínimo y diez dólares como máximo, ¿está claro? ¿Cómo mediré el rendimiento de mínimo a máximo?

Pregunta: ¿Quién fue la Madre Teresa: una altruista o estaba motivada por el ego?

Respuesta: No sé, no estoy familiarizado con ella.

Pregunta: ¿El Creador tiene preguntas o quejas sobre nosotros?

Respuesta: El Creador no tiene preguntas para nosotros ¿por qué tendría que preguntarnos si Él mismo plantea las preguntas en nosotros para que podamos responderlas?

Pregunta: No es fácil de entender lo que dice ¿qué podemos hacer al respecto?

Respuesta: Escucha varias veces Tenemos muchas conversaciones sobre diferentes temas. Consulta con los profesores de tus estudios en línea, lo que más te convenga. Escucha conferencias, lecciones, absórbelas y verá que progresa.

Pregunta: ¿Cómo es alguien que no es egoísta? ¿en qué se diferenciaría del egoísta?

Respuesta: Es diferente porque sabe cómo usar su egoísmo correctamente.

Pregunta: ¿Cómo podemos descubrir lo que piensa el Creador?

Respuesta: El Creador piensa en hacer el bien a todos.
[268059]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 10/may/20

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 26/abr/20, Parte 1
Consejos de Cabalá – 26/abr/20, parte 2
Consejos de Cabalá – 26/abr/20, parte 3

¿Cuándo terminará el coronavirus? ¿hay alguna vacuna cerca de ser liberada?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Cuándo terminará el coronavirus? ¿Hay alguna vacuna cerca de ser liberada? 

A pesar de la alta anticipación de la muerte del COVID-19, está aquí para quedarse por un tiempo. 

El coronavirus surgió con el fin de cambiar la forma en que pensamos y permanecerá con nosotros hasta que complete su transformación. 

Dado que la humanidad es un colectivo enorme y diverso de diferentes personas, nos tomará algo de tiempo adaptarnos a un mundo mucho más interdependiente del que estábamos acostumbrados en la era pre-coronavirus. 

Similar a cómo la gente se acostumbró a vivir con enfermedades crónicas, así también la humanidad se acostumbrará al coronavirus. 

Simplemente se volverá parte integral de nuestra vida. 

Como cualquier comienzo de una enfermedad se siente de forma severa, como un impacto para los sistemas del cuerpo, de la misma manera estamos en este momento pasando por las punzadas iniciales de la “inyección” del coronavirus a la humanidad. 

Sin embargo, esta transición se hará y la sociedad humana asumirá una forma nueva, más independiente. 

Incluso muchas de las obligaciones que nos trae el coronavirus actúan para ejemplificar nuestra dependencia mutua, es decir, dependemos de que el otro lleve cubrebocas, tenga buena, higiene personal, mantenga distancia y haga cuarentena, si sabe que estuvo en contacto con personas con el virus. 

Por eso, vemos que un pequeño virus nos ayuda a ver un mundo más conectado, que cual opera en todos y donde cada uno está sujeto a una influencia mutua y mientras permanezca con nosotros, continuará “educándonos” con esa sabiduría. 

Por lo tanto haríamos bien en internalizar que somos parte de un solo sistema que se desarrolla hacia un nuevo estado de equilibrio con la naturaleza. 

Es decir, la naturaleza es interdependiente e interconectada y nosotros también descubrimos más y más de la naturaleza y de nuestra propia interconexión mientras más nos desarrollamos. 

Además, mientras más revelamos este proceso, de cada vez mayor interdependencia, más encontraremos nuevos escenarios de encrucijadas, etapa tras etapa. O estamos de acuerdo con nuestra cada vez mayor interdependencia y aceptamos más responsabilidad y consideración para los otros o nos oponemos y por lo tanto sentimos nuestra cada vez más estrecha conexión como una situación más y más horrible y dolorosa. 

Sin embargo, de cualquier manera, la naturaleza nos presiona para conectarnos más, como una aplanadora evolutiva que aplana nuestras actitudes dañinas y egoístas. Destroza nuestro ego como una cáscara de limón en un exprimidor y continuará haciéndolo hasta que todos nuestros jugos egoístas sean extraídos. 

En esa etapa, encontraremos un nuevo tipo de satisfacción en cualidades que en este momento nos parecen poco importantes e incluso desagradables, como benevolencia, altruismo, entrega y consideración de otros. 

Si sólo pudiéramos ver que existe una línea clara a partir de nuestra realidad actual hacia una realidad nueva, unida y perfecta, que la naturaleza tiene un estado de perfección esperándonos y de forma cuidadosa nos guía hacia ahí, así nos encontraríamos con todo en nuestra vida con más confianza y con sentido de propósito. 

Ahora, nos divide nuestra actitud mutua y más que otra cosa, esta división causa todos nuestros dolores. Nuestra división es expresada nuestra preocupación principal por nuestro beneficio, por encima del beneficio de otros, que es opuesto a la característica holística de la naturaleza. El sufrimiento es la diferencia que sentimos entre nuestro estado y el de la naturaleza y opera en nosotros para hacer que nos conectemos. 

Mientras más avancemos en nuestra conexión, más equilibrados con la naturaleza nos volveremos y experimentaremos una inversión de nuestros dolores y penas hacia placeres y alegría. 

Necesitamos estar de acuerdo en conectarnos por encima de nuestros impulsos de división que constantemente tiran de nosotros en todas direcciones y cuando lleguemos a ese acuerdo, de la misma manera experimentaremos sus beneficios. 

Por eso, al ver a la humanidad como un solo organismo y a la naturaleza como su superior, podremos ver que la naturaleza vacunó a la humanidad con el coronavirus, para sanarnos de nuestras actitudes de división. 

Podemos esperar salir de la pandemia como una humanidad más fuerte, con actitudes más sanas en su interior, entre pueblos y naciones. Mientras somos forzados a mantener nuestra distancia, al hacerlo, haríamos bien en pensar en que podemos volvernos más internamente conectados.

Entonces, ¿qué es necesario para que el coronavirus termine? 

Entender que es mucho más que una simple enfermedad física, que llegó para cambiar nuestro pensamiento de; división a conexión, egoístas a altruistas, individualistas a interdependientes, así al ajustar nuestra actitud, realmente pondríamos fin a la pandemia, pues la naturaleza ya no necesitaría enseñarnos la lección. 

Por eso, debemos ser atentos y cuidadosos con los demás, pensar en cómo podemos prevenir que virus de cualquier tipo se transmitan a otros, desde enfermedades físicas hasta todo tipo de pensamientos dañinos y al ejercitar esta responsabilidad y consideración mutua, el coronavirus desaparecerá de nuestra vida. 

“¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo va a cambiar para siempre a causa del coronavirus?” (Quora) 

El coronavirus nos está invitando a hacer un cambio importante. 

Depende de nosotros si experimentamos el cambio inminente como positivo o negativo. 

¿Cuál es el cambio principal que el coronavirus viene a encender en nosotros? 

Es que cambiemos nuestra actitud mutua y pensemos positivamente uno de otro para así construir una nueva sociedad, mejor conectada y equilibrada con la interconexión e interdependencia de la naturaleza. 

Si viéramos la tendencia de la naturaleza de desarrollarnos para volvernos cada vez más conectados, con lazos de responsabilidad mutua y consideración, veríamos que necesitamos sólo sentir más cuidado y consideración mutua, para  que la transición sea de forma positiva. 

Fracasar en tomar la iniciativa para mejorar nuestra conexión generaría más sufrimiento. Es decir, si fracasamos en mejorar nuestras actitudes mutua. Sentiremos la creciente distancia entre el nivel de dependencia que la naturaleza requiere de nosotros y que nosotros mismos implementamos como varios dolores y complicaciones. Las vacunas y otras medicinas no serán de ninguna utilidad, pues el coronavirus opera en un nuevo nivel que aún tenemos que reconocer. 

Probablemente parece fuera de toda proporción que el coronavirus requiere de un cambio en nuestras actitudes mutua, más que de otra cosa y que fracasaremos en derrotarlo con medios meramente físicos, los efectos de largo plazo del coronavirus nos impulsarán a descubrir mejor actitud hacia otros, sin otra opción. 

En otras palabras, con el coronavirus, la naturaleza nos da nuevas condiciones para pasar por cambios cruciales. Por ejemplo, si queremos enseñar a nuestros hijos un nuevo lenguaje, simples explicaciones de ese nuevo lenguaje son insuficientes para que lo absorban. Pero si los ponemos en un condiciones en que se encuentren con el nuevo lenguaje más y más; poner palabras en notas adheribles en varios muebles y dispositivos en la casa, establecer tiempos donde regularmente hablemos juntos el nuevo lenguaje, veremos que el cambio práctico de condiciones enseña más el nuevo lenguaje que cualquier explicación. 

Por lo tanto, con condiciones nuevas  de interdependencia estrechas que del coronavirus nos revela, haríamos bien en intentar desarrollar nuestra actitud, para que corresponda con nuestra nueva interdependencia. 

Un ejercicio que podemos hacer en esta dirección, involucra cubrebocas. Mientras los departamentos de salud en todo el mundo requieren el uso del cubrebocas en espacios públicos, podemos revisar nuestra actitud hacia esa condición: ¿usamos cubrebocas, o ignoramos la guía?  Y si lo usamos, es porque no queremos ser infectados o es porque no queremos infectar a otros, en caso de ser portadores asintomáticos del virus? 

Esta último discernimiento, definitivamente, es el más altruista y cercano a la actitud de la naturaleza hacia nosotros. 

Es sólo un ejercicio donde podemos revisar nuestra actitud hacia otros,  buscar mejorar nuestra actitud hasta tal nivel en que beneficiar a otros se vuelve muy importante, si no más importante, que servir a nuestros estrechos intereses propios. 

Foto de arriba de la Agencia de Fotografía de Macao en Unsplash

«¿Cuál es el significado espiritual de Tisha B’Av?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuál es el significado espiritual de Tisha B’Av?«

Nuestro mundo está gobernado por dos fuerzas; positiva y negativa y nosotros, los humanos existimos entre esas fuerzas. En espiritualidad, la raíz de la fuerza negativa se llama «Tisha B’Av» («nueve de Av«).

Ya en la antigua Babilonia, la fuerza negativa siempre se revelaba alrededor de esta fecha especial. Ya sea el pecado de los espías, la ruina del Primer Templo, el exilio de Babilonia, la ruina del Segundo Templo en Tisha B’Av y la expulsión de judíos de la Tierra de Israel o después, de España, Alemania e Inglaterra, el pueblo de Israel comete grandes pecados y también recibe castigos en Tisha B’Av.

¿Por qué ocurren esos pecados y castigos?

Todo se debe a que no logramos llevar la fuerza positiva por delante de la fuerza negativa que revela Tisha B’Av.

El Primer Templo fue arruinado por nuestra falta de conexión, el Segundo Templo fue arruinado por el odio infundado.

En cada caso, encontramos la ruptura por nuestra creciente distancia mutua y eso desata la fuerza negativa en nuestras relaciones.

Como escribe el cabalista Yehuda Ashlag (Baal HaSulam):

“Como la muerte natural del individuo resulta por la falta de armonía entre sus órganos, el declive natural de la nación resulta de alguna obstrucción que se produjo entre sus órganos, como testificaron nuestros sabios (Tosfot, Baba Metzia, Capítulo dos), ‘Jerusalén fue arruinada sólo por el odio infundado que existía en esa generación’. En ese momento, la nación fue plagada y murió y sus órganos se dispersaron en todas direcciones». (Yehuda Ashlag, La Nación)

Por el contrario, nuestra unidad tiene el poder de impedir que la fuerza negativa entre en nuestras relaciones y en su lugar, nuestra unidad permite que la fuerza positiva brille a través de nuestras conexiones, generando paz y armonía.

«¿Qué opina de la reencarnación?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué opina de la reencarnación?«

Hay dos formas en las que podemos pensar en la reencarnación: en relación con el desarrollo del alma, es decir, el ascenso de este mundo al mundo espiritual y también como la sucesión de generaciones en este mundo.

En términos de esto último, reencarnación es transmisión de información genética, material, perceptiva y sensorial de una generación a la siguiente.

Por ejemplo, los niños de la generación actual tienen información acumulada de sus generaciones anteriores. Por eso, los niños de cada generación saben rápidamente cómo usar la tecnología y las herramientas de su generación.

El desarrollo de la humanidad es una sucesión de generaciones, donde transferimos el progreso material en ciencia, tecnología, arte y cultura y también avances psicológicos y un mensaje humano interno, a cada generación que sigue.

En términos de nuestro ascenso de este mundo al mundo espiritual, la reencarnación comienza cuando sentimos el despertar del deseo espiritual.

Ese deseo se expresa como preguntas sobre el significado y el propósito de la vida.

Cabalá describe este deseo como la semilla de nuestra alma y ​​lo llama «punto en el corazón».

Depende de la fuerza con la que sentimos ese deseo, en esa medida nos insta a buscar en muchos maestros y entornos, hasta que encontremos uno que nos guíe para alcanzar nuestra raíz espiritual.

Alcanzar nuestra raíz espiritual, según Cabalá, es el propósito de nuestra vida.

Al alcanzar nuestra raíz espiritual, recibimos respuestas claras a las preguntas sobre el significado y el propósito de la vida, claras porque se expresan en nosotros como sensaciones de logro del mundo espiritual, donde nuestra percepción se abre totalmente a la satisfacción y al conocimiento que existe, en nuestra alma, por encima del nivel de nuestro mundo actual.

El viaje para desarrollar el deseo espiritual y alcanzar nuestra raíz espiritual es pasar por una serie de reencarnaciones espirituales, hasta llegar a nuestro destino final, de donde emergimos.

Al hacerlo, completamos nuestro ciclo de reencarnación.

Los cabalistas explican que ese proceso puede llevar muchas vidas. Por eso, si interrumpimos este viaje, volveremos a él en vidas futuras, hasta que finalmente alcancemos la raíz de nuestra alma.

Hasta que se nos da el deseo espiritual, acumulamos sufrimiento a nivel de este mundo, en el proceso de reencarnación mencionado anteriormente.

Mientras más sufrimos en nuestro desarrollo, más preguntas existenciales nos hacemos y más separamos nuestro deseo espiritual de nuestros otros deseos y así, aumenta nuestro anhelo por elevarnos por encima de este mundo y alcanzar nuestra raíz espiritual.