entradas en 'Torá y biblia' categoría

Conexión interna para profundizar en sí mismo

En el judaísmo no existía la cultura de los grandes eventos y espectáculos de masas, porque todo era para el trabajo interior del hombre. Tenía que profundizar internamente, conectarse internamente con los demás, no externamente.

No había teatro ni espectáculos ni circo ni estadios ni actuaciones ante un gran público. No existía ese concepto en absoluto. Todo esto vino de la antigua Roma.

Cuando los griegos y luego los romanos capturaron Jerusalén, construyeron estadios, un anfiteatro en Cesarea, etc. Pero no tiene absolutamente nada que ver con el judaísmo.

El judaísmo no siguió este camino. Hubo oportunidad de construirlo, pero no está en la naturaleza de nuestra ideología, que tiene como objetivo el desarrollo interior del hombre.

Por eso, no había pintura ni siquiera música especial, solo el que busca profundizar en sí mismo, percibe el mundo a través de él mismo. No hay estatuas ni decoraciones externas ni ropa especial ni adornos especiales ni ningún tipo de arquitectura. Nada. 

 

¿Por qué? La «tragedia» de recibir para uno mismo

 

Lo que queda de la Judea Antigua

La antigua Judea es un reino que existió durante ochocientos años.

¿Qué queda de ella? ¡Nada! Durante las excavaciones, solo se encontraron casas de oración, los lugares donde se reunía la gente, y nada más. ¿Dónde están todos los enormes edificios, monumentos arquitectónicos y escritos de esa cultura?

¡Mientras que en la antigua Grecia hay mucho que ver! Los antiguos estadios donde se celebraban los Juegos Olímpicos, el Monte Olimpo. Aunque parece que esta montaña solo tiene entre setecientos y ochocientos metros de altura, todo esto son piedras, pero se mantienen.

También en Roma. A pesar de la caída, el Coliseo, el Arco, las puertas romanas, etc, permanecieron. Es así en muchos lugares del mundo. ¡No hay nada allí! Porque no había nada.

No se construyó nada parecido en Judea, excepto el Templo. El Templo también era tal que no había nada que ver. Un espacio muy pequeño: un patio para los hombres, un patio para las mujeres, un patio para las naciones del mundo, unas pocas habitaciones interiores, y eso era todo. Se ha conservado el plano del Templo.

Incluso hay un plan para el futuro, un Tercer Templo. Pero en realidad, debe construirse espiritualmente, por lo que también se conoce su arquitectura terrenal.

 

Descubre la Contrucción del templo espiritual

 

Sionismo y Cábala

Pregunta: Todos saben que el sionismo es un movimiento nacional judío que establece el objetivo de unidad y renacimiento del pueblo judío en la Tierra de Israel. Cabalá es el método para revelar al Creador a los seres creados ¿cuál es la conexión entre ellos?

Respuesta: Tienen una meta: reunir al pueblo judío en esta tierra para que, en conexión con los demás, alcancen cualidades espirituales y que el Creador se revele. Y el Creador se revelará a todas las naciones del mundo gracias a ellos.

Comentario: El sionismo no tiene la meta de revelar al Creador, sólo de unir al pueblo en la tierra.

Mi respuesta: El sionismo es una condición corporal. Cabalá, en cierto modo, es la siguiente etapa, cuando todos logren unirse, sin importar bajo qué pretexto y sentirán su resultado.

En principio, los cabalistas pueden llamarse sionistas, como Rav Kook y Baal HaSulam, que vinieron conscientemente a unir a la nación.

Estamos obligados a tratar de reunir a todo el pueblo aquí, unirlo que sienta que es una nación. La misión del pueblo de Israel es alcanzar la revelación del Creador con su unidad para que esta revelación se manifieste, de nosotros a todo el mundo.

 

Conoce más sobre ¿Qué le hace falta a la visión sionista?

 

Shavuot: La oportunidad de ascender a un nivel más elevado

Comentario: La festividad de Shavuot es la celebración de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. También se conoce como la Fiesta de la cosecha. Resulta que todas las leyes, toda la moral, todas las prácticas espirituales y todas las religiones, comienzan en este punto  —desde el Monte Sinaí. 

Mi Respuesta: Algo se ofrece de arriba, la revelación al mundo de la metodología de su existencia y su corrección gradual, hasta el grado en el que se ingresa a la eternidad y a la perfección. 

Pregunta: ¿Qué se le dijo desde arriba al mundo? 

Respuesta: Al mundo se le dijo que nuestro mundo existe en un grado corporal inferior y que, comparados con todas las demás criaturas de la naturaleza, existimos en ella como esos egoístas, los más dañinos, los más insignificantes y sin valor. 

No obstante, tenemos la oportunidad de ascender al nivel más elevado de toda la naturaleza, es decir, a su raíz superior, la cual está en el infinito, con respecto a nuestra altura.  

Y podemos hacerlo. De otra forma, nuestra vida aquí en este planeta, estará continuamente interrumpida por la vida y la muerte, vida y muerte para todos y cada uno de nosotros. Entre la vida y la muerte, también habrá guerras, sufrimiento, enojo y muchos, muchos otros problemas. Así, toda nuestra existencia será en constante sufrimiento. 

Pregunta: ¿Qué ha dicho? ¿Cómo llegaremos a este buen estado del que habla? 

Respuesta: Es muy simple. La ley principal de la Torá es “Ama a tu prójimo como a tí mismo”. ¡Es todo! Y luego, ve y hazlo. 

Pregunta: ¿Dijo, en este preciso momento? ¿Por qué no lo escuchamos? 

Respuesta: No escuchamos nada. Escuchamos lo que se dijo e inmediatamente preguntamos: “¿Tiene otra Torá?” La respuesta fue: “No. No hay otra”. Es lo mejor para ti, aún cuando pienses que no la entiendes. Por lo tanto, tómala y realízala”. 

Comentario: Entonces, resulta que hemos estado evitando esta simple ley durante miles de años. 

Mi Respuesta: Sí. ¡Cualquier cosa, menos eso! 

Pregunta: ¿Es lo que simboliza la festividad de Shavuot: vive a través de esta ley y todo estará bien? 

Respuesta: Sí. Pero Shavuot ya es una celebración para personas adelantadas. Estas personas, quienes estuvieron dentro de su egoísmo, sintieron su daño, maldad e inevitabilidad. Se dieron cuenta de que la única forma de salir de ello, era solo alejarse —huir! Cuando estaban huyendo, ya estaban listos para cualquier cosa, incluso para la muerte, ¡solo no quedarse dentro del egoísmo! 

Por esta razón, saltaron al mar y  lo cruzaron hacia tierra firme. Alcanzaron un estado en el que ya estaban dispuestos a recibir las leyes del mundo superior, a cambio de nuestras leyes naturales egoístas. Básicamente “Haremos y escucharemos”. 

Esto fue cuando recibieron la Torá. ¿Qué significa recibir la Torá? Quiere decir que tomo para mí las leyes del mundo superior. No quiero vivir en nuestro mundo corporal, de la forma en que existimos ahora e incluso cada vez peor, es lo que la Torá nos promete, ascender a cualidades elevadas, las leyes del mundo superior. Esas leyes son simples: amor por el prójimo, amor por todo el mundo, aceptando a todos como parte de nuestro cuerpo, de nuestra alma, de nuestro “yo”. 

Pregunta: ¿Son tan relevantes ahora, como nunca antes? 

Mi Respuesta: Sí, cada vez más. Dado que somos egoístas, percibimos todo de acuerdo con lo que sentimos en nuestros atributos egoístas. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer? Sentimos que estamos viviendo en forma equivocada, pero cambiamos al ojo ciego, la forma de vivir correctamente y no podemos aceptar esta ley superior de amar a nuestro prójimo. 

¿Por qué no lo haces? ¿Te están cobrando algo por esto? No. ¿Sufrirás por esto? No. No encuentras inmediatamente algún tipo de rechazos opuestos, relaciones antagónicas —¡nada de eso! Solo sigue adelante y hazlo. “¡No puedo!”

Ahora, si por el contrario, existiera un juego donde hay un enemigo contra ti y tú estás contra él. Aquí, aún cuando este enemigo es invisible, está dentro de ti, de tu egoísmo y no puedes hacer nada. Así es como nos compra.  

Pregunta: ¿Qué hay de esta serpiente que está dentro de mí? ¿Cómo puedo conquistarla, sea como sea? ¡Por fin llegó el momento! 

Respuesta: Es toda una metodología. Aquí se dice cómo hacerlo. 

Básicamente, no es que yo haga, sino la fuerza superior. Ella hace todo —pero de acuerdo con mi petición. 

Solo puedo hacer un pedido si lo apoyan las demás personas a mi alrededor. Pensaré en su corrección y no en la mía; y así es como nos ayudamos uno a otro, juntos. Solo conectar con unos cuantos amigos más, en el hecho de que quieres llegar a esa conexión mutua.  

 

Te puede interesar este vídeo sobre La festividad de Shavuot ¿Cómo se celebra?

 

Sefirá: nuestra interacción con el Creador

Pregunta: ¿Qué son las diez Sefirot?

Respuesta: Cuando la creación comienza a interactuar con el Creador y la relación se llena de significado, fuerza e intención, se le llama Sefirot.

Si el hombre alcanza la actitud del Creador y reacciona correctamente, estos diez grados se convierten en las diez Sefirot. “Sefira” viene de la palabra “luminoso”.

El hombre comienza a sentir cómo lo trata el Creador y cómo debe tratar al Creador. En otras palabras, en potencia, hay un sistema, cuando lo alcanzamos, le damos nuestros sentimientos, eso se llama Sefira. Y todo el sistema resplandece, brilla, por así decirlo.

 

Descubre  Desde la primera página

 

Las fuerzas más poderosas son las de nuestra mente – dice la Cabalá

Toda la naturaleza está construida sobre la unidad, la participación mutua, el equilibrio mutuo y el apoyo mutuo. Por lo tanto, cada participante en esta imagen interna aproximada, toma de ella cuanto puede y debe tomar para su existencia y no más.  

Pero el hombre, toma de la naturaleza sin considerar ¡absolutamente nada! Y no solo toma. Roba, destruye todas las especies, sin preocuparse de darles la oportunidad de recuperarse. Nos hemos desarrollado internamente con una actitud tan consumista, que no se puede hablar de algún tipo de equilibrio.  

Además, el hombre induce en ella un gran desequilibrio con sus pensamientos, porque estos son las fuerzas más grandes en la naturaleza.

El pensamiento es una gran fuerza. Vemos a partir del ejemplo de la naturaleza, que cuanto más poderosa es la fuerza, más imperceptible es, como si estuviera más oculta, como fuerzas nucleares, fuerzas subatómicas, fuerzas de radiación y ondas de radio. Y no sentimos en absoluto el mundo espiritual. 

En otras palabras, las fuerzas mecánicas fundamentales, operan a corta distancia, están aquí a nuestro lado. Y, cuanto más poderosa es la fuerza, más sutil es y menos la captamos. 

Por lo tanto, la Cabalá habla del hecho de que las fuerzas más poderosas son las fuerzas de nuestra mente, nuestros pensamientos y nuestras relaciones con cada uno. Incluso aunque nos parezca: “¡¿Qué diferencia hace la forma en que piense sobre el mundo o la forma como trato a los demás?!”  

Pero de hecho, éstas también son fuerzas de la naturaleza y las más poderosas en su impacto, porque son de la más alta calidad. No están a nivel de la naturaleza inanimada, vegetal ni animal, sino a nivel de la humana y por consiguiente, causan el mayor desequilibrio. 

De este modo, con nuestra mala actitud hacia los demás, simplemente nos destruimos a nosotros mismos y a nuestro mundo. Así pues, tanto en la Biblia como en la humanidad en general, se nos dió un fundamento para el individuo: “Ama a tu prójimo como a tí mismo”. Todo el mundo está de acuerdo con este principio; sin embargo, nadie lo cumple. Si seguimos esta fórmula, entonces, por supuesto, llegaremos a una civilización completamente diferente. 

 

Sugerencia  Mantente en Equilibrio

 

¿Cómo impulsar la unidad nacional en Israel por encima de las diferentes corrientes?

Pregunta: Baal HaSulam escribe que fomentar el amor nacional es la clave para el éxito de la economía, la educación y la seguridad ¿cómo podemos lograrlo?

Respuesta: Podemos hacerlo solo si atraemos la luz superior, la fuerza superior, porque los judíos no pueden tener unidad nacional, pues son una reunión de muchos grupos de la humanidad completamente diferentes y opuestos.

Pregunta: ¿Cómo podemos fomentar la unidad nacional si tenemos tantas corrientes diferentes?

Respuesta: Necesitamos elevarnos por encima de estas corrientes. Nuestra actitud hacia nosotros mismos, hacia el mundo, hacia los demás debe ser integral.

 

Conoce más La ley principal de Israel: Educación integral general

 

Obtener la tierra de Israel con apoyo mutuo

El hecho es que el Creador dio nuestra tierra sagrada a los extranjeros y nos la devolvió, pero, no la hemos recibido en nuestra propia autoridad, pues el tiempo de recepción aún no llega, como lo explicamos con respecto al logro total (Baal HaSulam, Un discurso por la finalización del Zóhar).

Debemos seguir tratando de corregirnos a nosotros mismos. El tiempo y la oportunidad llegarán cuando podamos hacerlo y nos tratemos entre nosotros como el pueblo de Israel debe hacerlo: con amor y apoyo mutuo, totalmente desinteresado.

Así, realmente nos sentiremos en un país que va directo al Creador (Yashar El) – Israel.

 

Sugerimos la siguiente lectura  El cambio que Israel necesita 

 

Falta de congruencia con la Tierra Santa

Comentario: Está escrito en todas las fuentes que si el pueblo de Israel no corresponde a la Tierra Santa que recibió como garantía, ella lo escupirá.

Mi respuesta: La disparidad entre las cualidades del pueblo y las del país, llevará a que el país que estamos construyendo no se establezca. Dado que la tierra en la que nos gustaría establecernos es especial y está destinada a nosotros, pero mientras no estemos corregidos, simplemente nos echará si intentamos desarrollarla así.

No debemos pensar que sucederá por algunas cualidades especiales. Así como los romanos vinieron hace 2,000 años y nos echaron de aquí, lo mismo sucederá ahora si no alcanzamos la cualidad de conexión en un plazo aceptable.

 

Saber más  Revelación de las cualidades del Creador

 

Los hijos de israel suspirar por el trabajo – percepción espiritual

No podemos pedir la cualidad de otorgamiento, porque va en contra de nuestra naturaleza. ¿Cómo puedo pedir algo que no conozco? Por eso, la Torá, Éxodo 2:23, dice: …y los hijos de Israel suspiraron por el trabajo…

Querían salir de la esclavitud egipcia, es decir, del control del ego y cuando descubrieron que no podían hacerlo, comenzaron a gritar: “¿Cómo podemos salir?” Si no salimos, nos destruirá, seguiremos siendo animales, con la intención ‘en nuestro bien’. “¿Cómo podemos elevarnos al nivel de hombre?” “Hombre – Adam” viene de la palabra Domeh – similar al Creador.

Esta es la tragedia que sintieron en su condición en Egipto. Por eso, su grito se elevó al Creador y el Creador los liberó de la esclavitud.

Pregunta: ¿Quiere decir que no lloraban por el trabajo duro del faraón, como usualmente imaginamos?

Respuesta: Este es el trabajo duro: querían salir de su intención egoísta, pero descubrieron que no podían. Estaban dispuestos a hacer todo, pero no pudieron hacerlo. Sus intentos y esfuerzos fueron ese grito.

Cada uno deberá alcanzar este estado.

 

Conoce más  Mis pensamientos