Crisis y su solución

 

Conferencia de Arosa, Enero 22-25, 2006

La crisis y su solución

El documento presentado por el doctor Michael Laitman ante el Foro Mundial de Sabiduría que se efectuó en Arosa, Suiza en enero de 2006.

Contenido:

  • La crisis
  • El altruismo es el principio de la vida
  • Surgimiento de un conflicto
  • El placer duradero sólo puede radicar en los deseos altruistas
  • Un camino largo y un camino corto para la corrección de la crisis
  • Altruistas y egoístas en la sociedad
  • Plan para resolver la crisis
  • Creando una nueva civilización
  • El equipo de rescate de la humanidad
  • Apéndice: Plan táctico a corto y mediano plazo
  • Objetivos del plan
  • Trabajo en colaboración
  • Centro de información
  • Departamentos de información y aclaraciones (en orden de prioridades)

1.   Internet

2.   Medios de comunicación masiva

3.   Publicaciones

4.   Audio

5.   Publicidad

6.   Colaboración con organizaciones similares

7.   Contactos con instituciones globales

8.   Creación de un Instituto Internacional de Investigación para el Altruismo

9.   Propuesta para presionar a las corporaciones a convertirse en benévolas

10. Ejemplos prácticos para el establecimiento de los conceptos anteriores

  • Urgencia

Contenido

La crisis

La crisis global de la humanidad es obvia. Depresión, drogas, desintegración de la familia, terrorismo, sistemas sociales insostenibles, la amenaza del uso de armas nucleares, y catástrofes ecológicas, son todas señales de ella. El nuevo libro del profesor Ervin Laszlo, The Chaos Point (El Punto de Caos, en español), presenta una descripción muy clara e informativa acerca de la extensa crisis global.

El riesgo creciente del uso de armas nucleares hace que la amenaza a la existencia de toda la humanidad sea más inminente. Muchos científicos creen que la humanidad no tiene mucho tiempo para prevenir la escalada de la crisis hacia una guerra mundial termonuclear o de una catástrofe ecológica global.

Aunque los signos de la crisis son evidentes, por regla, su existencia y empeoramiento son ocultados por gobiernos, organizaciones sociales, científicos, sociólogos y psicólogos. La razón de ocultar de manera deliberada la crisis radica en el hecho que aquellos que la ocultan no ven los medios para corregir la situación actual. Así, la política de ostracismo simplemente agrava el problema y acelera la aproximación de la catástrofe.

Un proverbio del gremio médico dice que un diagnóstico certero es la mitad de la cura. La ocultación de nuestra enfermedad y el subestimar su gravedad constituye una amenaza directa a la vida.

Pese a que el principal problema de la civilización es superar la crisis global, para resolverla se requiere primero solucionar el grave problema de explicar el estado de la crisis al público. Si el público comprende la razón de la crisis y la acepta, esto en sí facilita su solución. Hoy en día, muchas personas todavía buscan una solución en el progreso científico, tecnológico, cultural y social, olvidando que el confiar en ellos con el propósito de progresar es lo que nos ha traído a la desafortunada situación actual.

Para prevenir una escalada mayor de la crisis se requiere:

  1. reconocer la existencia de la crisis;
  2. revelar sus causas;
  3. percatarse de la existencia de una alternativa y de las posibilidades de resolver la crisis;
  4. diseñar un plan para resolver la crisis;
  5. ejecutar el plan.

Lamentablemente, no sólo la humanidad y la sociedad se encuentran en un estado crítico. Junto a nosotros, toda la naturaleza se está acercando a una catástrofe. Por lo tanto, para comprender el origen de la crisis debemos analizar los rudimentos de la naturaleza misma.

El altruismo es el principio en la vida

El altruismo se define como velar por el bienestar del prójimo. La investigación sobre el altruismo revela que no sólo existe en la naturaleza, sino que es la base fundamental de la existencia de cada ser viviente.

Un objeto viviente es el que recibe de su ambiente y le otorga. Todo organismo vivo comprende una combinación de células u órganos que trabajan juntos y se complementan entre sí en perfecta armonía. En este proceso, están obligados a conceder, influenciar y ayudarse mutuamente. La ley de integración de la célula y el órgano de acuerdo al principio altruista de “uno para todos” opera en cada organismo viviente.

En cambio, la esencia de toda la materia constituye diferentes medidas del deseo a ser satisfecho con poder, vitalidad y disfrute. La intensidad de este deseo crea varios niveles de la naturaleza: inanimado, vegetativo, animado, y humano. La intensidad del deseo determina cada proceso dentro de estos niveles, constituye y forma cada fenómeno en este mundo que existe ante nosotros. Cada nivel superior es una manifestación de un deseo mayor y contiene todos los niveles previos.

A través del logro de la unidad de la naturaleza bajo el principio de “uno para todos”, comenzamos a percibir la peculiaridad del fenómeno humano y su lugar en el mundo. La particularidad de los humanos, comparada con el resto de la naturaleza, radica no sólo en el poder y en la naturaleza de los deseos humanos, sino en el hecho que los deseos humanos cambian y evolucionan continuamente. Así, los deseos humanos son la fuerza motivadora que impulsa y hace evolucionar a la civilización.

Con excepción de los humanos, toda la naturaleza consume sólo lo que necesita para su sustento. Los seres humanos ansían más alimento, más sexo y más comodidad física que la que necesitan para su sustento. Este estado es especialmente cierto respecto a los deseos que son únicamente humanos, en la búsqueda (sin fin) de riqueza, poder, honor, fama, y conocimiento.

Los deseos de cosas que son necesarias para la existencia no son consideradas egoístas, sino naturales, ya que llegan como órdenes de la naturaleza. Estos deseos están presentes en lo inanimado, vegetativo, y animado, así como en los humanos. Sólo aquellos deseos que exceden lo que es necesario para la existencia son egoístas.

Además del hecho que los deseos humanos crecen exponencialmente, éstos incorporan placer al degradar a otros, o al ver el sufrimiento de otros. Estos deseos no nos son dados por naturaleza, sino que son inculcados en nosotros a través de la educación y el ambiente social.

Nuestro continuo desarrollo de esos deseos indica que no hemos completado nuestra evolución. Sólo estos deseos pueden ser considerados altruistas o egoístas, según el propósito con el que los usamos. En el presente, su desarrollo genera progreso además de una extensa crisis.

Tal como se ha mencionado antes, todas las fuerzas de la naturaleza, aparte del ego humano, están en balance, formando un solo sistema, y únicamente el hombre perturba la armonía de ellas. Todo en la naturaleza está conectado y aspira alcanzar el equilibrio dentro de sí y con su entorno. La violación del balance conduce a una desintegración del organismo, enfermedad, y la muerte del organismo. La posibilidad de mantener y restaurar el equilibrio es una condición necesaria para la existencia de la vida.

Surgimiento de un conflicto

De toda la naturaleza, sólo los seres humanos se relacionan con otros con intenciones maliciosas. Ninguna otra criatura hace daño, degrada, explota a otra criatura, le produce placer el oprimir a otros, o disfruta de su aflicción. El uso egoísta de los deseos humanos, con la intención de auto-elevarse a expensas de otros, conduce a un precario desequilibrio con el mundo circundante. El egoísmo humano es la única fuerza destructora que existe; por lo tanto, el mundo no podrá persistir a menos que cambiemos nuestro enfoque egoísta hacia la sociedad.

El egoísmo de una parte conduce a la muerte del todo. Si una célula en un organismo vivo comienza a relacionarse de manera egoísta con otras células, se hace cancerosa. Tal célula comienza a consumir células alrededor, haciendo caso omiso de ellas y de las necesidades de todo el organismo, y así, eventualmente se extingue todo el cuerpo, incluyendo ella misma. Lo mismo se aplica al egoísmo humano con respecto a la naturaleza: al desarrollarse para sí mismo, separado del resto de la naturaleza y no como una parte integral de ella, el egoísmo lleva todo hacia la muerte, incluyendo a sí mismo.

Las células pueden existir, desarrollarse y multiplicarse únicamente al interactuar como un todo. La ley de interacción altruista funciona en cada ser a excepción de los humanos. A los seres humanos se les ha dado el libre albedrío para percibir completamente la necesidad del altruismo y mantener voluntariamente esta exhaustiva ley de la naturaleza.

La globalización y la evolución de la sociedad humana nos obliga a ver al mundo como un todo comprendido por opuestos. La investigación del mundo circundante revela la interconexión entre todas sus partes, su desarrollo de causa-efecto, y el propósito de las acciones. La perfección del mundo radica en la unidad de sus elementos; se logra sólo mediante la coexistencia de todas las partes de la naturaleza, mientras que cada parte trabaja para sostener todo el sistema.

Tal como se mencionó previamente, salvo para los humanos, toda la naturaleza cumple estrictamente su predestinación. Por lo tanto, es evidente que el problema de la humanidad es equilibrar con la naturaleza los deseos excesivos de cada persona, con el fin de llegar a ser una parte integral de ella y actuar como un solo organismo. Planteado de manera diferente, la tarea de la humanidad es convertirse en altruista.

El placer duradero sólo puede radicar en los deseos altruistas

El placer es sentido sólo en el punto de contacto entre un deseo y su cumplimiento. El minuto en el que el placer satisface el deseo, el deseo desaparece, porque el deseo recibió lo que quería. Por consiguiente, el placer desaparece junto al deseo.

Así, mientras mayor es el deseo, uno está más vacío al intentar satisfacerlo. Este vacío e incapacidad de saciar nuestros deseos nos obliga constantemente a buscar nuevas formas de satisfacernos y a pasar todas nuestras vidas en este estado, hasta que nos extenuamos por completo.

La solución a este “enredo” yace en la satisfacción altruista. En la satisfacción altruista, el lugar que es llenado es diferente al lugar del deseo, porque en el altruismo uno obtiene placer de complacer a otros. Debido a que el placer está en otro, esto no neutraliza mi deseo; en ese sentido, mientras más satisfago a otros más lo disfruto. Este modus operandi es el principio de recibir el placer eterno que todos tanto deseamos.

Un camino corto y un camino largo para la corrección de la crisis

Uno puede avanzar hacia la comprensión de que el egoísmo es la ruta del mal a través del camino del sufrimiento o mediante un camino mucho más corto de corrección. Además, el camino del sufrimiento no es un camino, simplemente la extensión de tiempo requerido para la comprensión de todas las horribles consecuencias de la testarudez y el egoísmo.

De todas formas, tan pronto se haya acumulado la medida de sufrimiento suficiente, una persona se percata de que es mayor el beneficio de la corrección que del sufrimiento y se esfuerza por cambiar. Así, en vez de pisar el camino largo, hay un camino corto y fácil de corrección. Podemos lograr conocimiento acerca de la estructura del mundo, su causalidad y propósito, antes de enfrentarnos con la aflicción. A través de este conocimiento, aceleramos el entendimiento de que el egoísmo es malo, evitando así la necesidad de darnos cuenta del mal que existe en el egoísmo bajo la presión de las aflicciones.

Pese a que esto pareciera como si fuéramos libres de hacer a nuestro antojo, en verdad, nosotros seguimos las órdenes de nuestros genes y nos adherimos a la influencia del ambiente social. Esas influencias y órdenes determinan todos nuestros valores, mostrándonos cuán provechoso es ser poderoso y próspero. Nosotros trabajamos duro durante nuestras cortas vidas sólo para ganar el reconocimiento de la sociedad dependiendo de qué tan exitosos somos para mantener sus valores. Al final de cuentas, no vivimos para nosotros en absoluto, sino que nos esforzamos por encontrar gracia en los ojos de nuestros hijos, nuestros familiares, nuestros conocidos, y la sociedad en general.

Por lo tanto, para corregir, debemos cambiar los valores sociales, los parámetros que establecen y sus definiciones de éxito. Por lo tanto, claramente, tener éxito en resolver la crisis depende del cambio de los valores de la sociedad. De esta manera, si queremos evitar el sufrimiento y la destrucción y llegar a una nueva civilización de manera fácil y rápida, debemos diseminar el conocimiento acerca de la crisis, su causa, y su corrección.

Altruistas y egoístas en la sociedad

De acuerdo a los científicos, los altruistas representan el 10% de la humanidad. El porcentaje de altruistas en la sociedad es constante. El porcentaje está genéticamente condicionado y existe independientemente de condiciones externas, tales como la influencia de la familia, la educación y la sociedad. Los altruistas no desaparecen, el gen altruista se oculta dentro de la persona y no puede ser destruido.

Pese a que el 90% de las personas en una sociedad son egoístas, la cultura, la ciencia, el arte, la religión, la ética, la ley, y la educación, todas se basan por completo en los conceptos del 10% altruista en la sociedad. Esto se debe a que el comportamiento altruista es beneficioso para todos. El altruismo rige la educación: las escuelas nos enseñan a ser altruistas; nos dicen que seamos honestos, empeñosos, respetuosos de los demás, compartir con otros lo que tenemos, ser amigables y amar a nuestros semejantes. Todo esto pasa porque el altruismo es provechoso para la sociedad.

La funcionalidad de las leyes de los organismos vivos nos enseña que la existencia de un organismo depende del trabajo cooperativo de todas sus partes. Los altruistas innatos naturalmente se involucran en acciones altruistas; sin embargo, para los egoístas tales acciones parecen completamente imposibles. A pesar de su naturaleza egoísta, el conocimiento de la ley de los organismos vivos conduce a una coexistencia altruista de células en cada organismo.

De manera similar, la percepción de los beneficios del comportamiento altruista está presente en una sociedad humana egoísta. Nadie en el mundo se opone activamente a las acciones altruistas. Por el contrario, todas las organizaciones y personalidades difunden su participación en acciones altruistas y se enorgullecen de ellas. Nadie objeta la diseminación de ideas altruistas en el mundo. Por lo tanto, evidentemente, el éxito en traer a la humanidad fácil y rápidamente a la nueva civilización depende únicamente de las organizaciones altruistas y de la difusión de su mensaje.

Plan para resolver la crisis

La meta de las fuerzas altruistas es formar valores altruistas en la sociedad. Los medios para modificar nuestro comportamiento de egoísta a altruista es cambiar nuestras prioridades y valorar jerarquías. Necesitamos estar convencidos de que el otorgamiento a la sociedad es mucho más importante y valioso que recibir de ella. En otras palabras, cada persona debe llegar a sentir una satisfacción mucho mayor como producto de dar a la sociedad que de una adquisición egoísta.

La opinión pública es el único medio para facilitar esta meta porque la cosa más importante para una persona es el aprecio de la sociedad. Los seres humanos están diseñados de tal forma que el recibir simpatía por parte de la sociedad es el propósito en la vida.

Este elemento es tan intrínseco que el propósito de cada acción es adquirir el aprecio de la sociedad. La cuestión acerca de nuestra motivación para realizar las acciones nos agarra desprevenidos. Es probable que argumentemos que nos motiva la curiosidad, incluso el dinero, pero no admitiríamos cuál es el incentivo real, ¡el reconocimiento de la sociedad!

Como se mencionó previamente, los humanos están diseñados de tal forma que el ambiente humano determina todas nuestras predilecciones y valores. Nosotros estamos completa e involuntariamente controlados por la opinión pública. Esta es la razón por la cual la sociedad puede inculcar en sus miembros cualquier estilo de comportamiento y cualquier valor, inclusive el más abstracto.

Un buen ejemplo del dominio de la sociedad es el sistema de consumo de mercancías de hoy en día. Así, la sociedad sistemáticamente se involucra en crear valores artificiales y modas, empujando de esta manera a un mayor consumo.

Para permitir la formación de valores altruistas en la sociedad humana, su parte altruista debe unirse e influir en los medios de comunicación masivos, instituciones educativas, así como diversos estados y organizaciones sociales.

El público debe recibir conocimientos acerca de lo siguiente:

  • la naturaleza del mundo y su totalidad (integridad), el propósito, y el programa;
  • la naturaleza de la crisis;
  • la causa de la crisis: la naturaleza egoísta de la humanidad;
  • y la posibilidad de superar la crisis sólo por medio del cambio de la naturaleza humana.

El peligro de una situación crítica requiere que la humanidad -fuera del temor de la autodestrucción- exalte el valor máximo del altruismo utilizando los medios masivos de comunicación y todos los medios posibles. Una continua y decidida formación de la opinión pública proveerá a cada persona el ambiente que lo empujará a conferir a la sociedad.

La modificación de las tareas de la sociedad requerirá el cambio de sistemas educativos y planes, comenzando desde una etapa muy temprana. Además, demandará transformaciones cardinales en todas las áreas de la educación y cultura. Todos los medios de comunicación tendrán que elogiar y evaluar los eventos de acuerdo a su beneficio a la sociedad, así como crear un ambiente de otorgamiento hacia la sociedad. Al usar cada uno de los medios masivos de difusión, publicidad, persuasión, y educación, la nueva opinión pública debe abierta y decididamente denunciar las acciones egoístas y exaltar las acciones altruistas como el valor más preciado.

A través de la influencia decidida de la sociedad, todos aspirarán a recibir únicamente lo necesario para el sostenimiento de la sociedad y no escatimarán ningún esfuerzo para beneficiar a la sociedad a fin de recibir el aprecio o reconocimiento de ella.

Al principio, todos trabajarán para beneficiar a la sociedad bajo presión e influencia del ambiente. Pero el apoyo y reconocimiento de las acciones por parte de la sociedad proveerán una satisfacción tan completa que la gente comenzará a evaluar el acto de otorgamiento a la sociedad como el valor máximo y único, aún sin la recompensa del ambiente por cada acción de dar. Este proceso elevará el nivel de conciencia humana a un nivel de la nueva civilización.

Debido a que la actividad de las fuerzas altruistas del mundo conducirá al mundo hacia el equilibrio con la naturaleza, la humanidad recibirá el soporte de la naturaleza manifestado mediante la reducción significativa de los síntomas de la crisis. La creciente similitud a la naturaleza producirá una transformación positiva en la ecología y en la sociedad.

Creando una nueva civilización

La transición de la humanidad de una civilización egoísta a una altruista se divide en dos etapas:

  • La unificación de todos los elementos altruistas en el planeta;
  • La inclusión de toda la humanidad en sus rangos.

El equipo de rescate de la humanidad

Debe establecerse un Centro para la Unificación de los Elementos Altruistas del Mundo (organizaciones e individuos).

Los altruistas representan un 10% de la sociedad, El 10% de estos altruistas están altamente motivados y preparados para realizar acciones altruistas de inmediato, mientras que el 90% de los altruistas no están tan fuertemente motivados. Por lo tanto, este último sector no está listo para actuar de manera independiente, sino que ayudará en la misión de manera pasiva.

Nosotros pertenecemos al 10% activo de los altruistas, quienes son el 1% de la humanidad. Es, por tanto, nuestro deber designar un plan de acción y comenzar su implementación activa. Este compromiso requiere que evitemos discusiones inútiles, adoptemos el plan y comencemos a llevarlo a cabo.

Este pequeño grupo del 1% de la humanidad es justamente el grupo que puede desarrollar y circular el método de corrección. La historia nos demuestra que las ideas progresistas siempre tuvieron su origen en pequeños grupos. Naturalmente, nuestro centro debe estar conformado por este 1%.

El 90% de la humanidad egoísta nunca será capaz de unirse, precisamente porque su naturaleza es egoísta. Por eso, aunque seamos sólo un 1%, cuando nos unimos llegamos a ser una fuerza ponderosa.

Además, necesitamos crear un centro de coordinación para integrar todas las fuerzas altruistas en el mundo, bajo un Parlamento Mundial Altruista, cuya base serían los miembros del WWC. Este centro producirá material informativo dirigido a la unificación del 10% de los elementos altruistas del mundo.

La circulación de la idea de una “nueva civilización” debe comenzar entre el 10% activo de los altruistas (1% de la humanidad). Debido a que los altruistas se preocupan por el bienestar de la humanidad, ellos están preparados para eso por naturaleza. Para este fin, debemos tomar parte en todas las sociedades altruistas alrededor del mundo, y eventualmente integrarse a ellas sobre la base del concepto de la Nueva Civilización.

Apéndice: Plan Táctico a Corto y Mediano Plazo

Objetivos del plan

El propósito del plan es comprender las decisiones tomadas en la conferencia WWC en Tokio, las cuales han sido incorporadas en la Declaración de Tokio. El “Plan Nueva Civilización” fue preparado con el espíritu de la conferencia de Tokio en mente, y este plan táctico responde a ese mismo espíritu.

El presente plan lleva las metas ideológicas de diseño a acción, y propone formas prácticas para implementar y asimilar patrones de pensamiento altruista en el público en general en todo el mundo. Esperamos que después de adoptar estas medidas, demos inicio a un proceso que producirá gradualmente la información deseada, revirtiendo la escalada de la crisis y facilitando el establecimiento de la nueva civilización.

Trabajo de colaboración

Con el propósito de generar un cambio en el mundo, tenemos que diseñar una agenda entre los miembros del WWC en la que los principales miembros colaboren en el intercambio de ideas y en la producción de materiales explicativos que llevarán nuestro mensaje.

Los materiales explicativos deben ir dirigidos a diversas audiencias como la juventud, gobierno y organizaciones públicas, personas con un nivel educativo elevado, a europeos, norteamericanos, distintos países asiáticos, etc. Pese a que el material comprenderá los mismos mensajes básicos, cada audiencia cautiva lo recibirá mediante un canal apropiado y en un “envoltorio” que se acople a su lenguaje, mentalidad y patrones de pensamiento.

Centro de información

El WWC debe establecer un centro de información que desarrolle contenidos para audiencias variadas. El centro de información servirá como “conducto ideológico” de la organización, canalizando contenido para varios departamentos de información el cual será “recubierto” en varios formatos, una selección de la cual haremos una presentación próximamente.

El desarrollo concentrado de contenido nos permitirá ahorrar en costos. El mismo contenido puede ser empaquetado en diferentes productos de acuerdo a las necesidades. Por ejemplo, el material que es “empacado” como una película subsecuentemente será presentado en un formato de audio, texto, y será expuesto en Internet. Eventualmente, esto será recopilado y producido en un libro. De esta manera, el proceso de producción de material se hace más rentable y eficaz.

Departamentos de información y aclaraciones (en orden de prioridades)

1. Internet

Hasta la fecha, el Internet es el punto de convergencia multinacional. A través de la red, podemos llegar a una grande, diversa e inteligente audiencia, la cual es predominantemente joven (40 años o menos). Los usuarios de Internet tienden a tener conciencia social, a involucrarse en temas sociales y de influencia social mayor que quienes no utilizan Internet.

La red ofrece evidentes beneficios para nosotros:

Disponibilidad inmediata de información; facilidad relativa en la amplia diseminación de la información, y en varios idiomas; accesibilidad a audiencias multinacionales, debido a que la mayor parte del mundo está conectada a banda ancha de Internet, con la excepción de Europa del Este y áreas subdesarrolladas en Asia y África; bajos costos.

Por las razones antes mencionadas, el departamento de Internet debe encabezar la diseminación de nuestro mensaje. La idea es crear sitios de contenido en múltiples idiomas, los cuales serían actualizados con frecuencia. Un fuerte énfasis debe hacerse en la presentación de los sitios en un formato moderno.

Además de los sitios de contenido, debemos desarrollar foros y conferencias virtuales, así como realizar extensivos esfuerzos para difundirlos mediante motores de búsqueda, foros, chats y blogs apropiados.

Otro proyecto consiste en establecer nuestro propio canal de televisión por Internet: El Canal de la Sabiduría (The Wisdom Channel, en inglés). A diferencia de los canales tradicionales de televisión en los que los costos de producción y de transmisión son exorbitantes, un canal transmitido por Internet es económico y fácil de ofrecer. En tal canal, muchos de los costos -los cuales ahora son asequibles- irían destinados a la producción de contenido.

2. Medios de comunicación masiva

Producción de un docudrama al estilo de What the Bleep (con el contenido apropiado).

Producción de programas educativos y documentales para televisión, tales como Discovery, National Geographic, Arte; una serie de programas sobre tópicos variados presentando a miembros del WWC. Cada capítulo podría enfocarse en diferentes aspectos de nuestros mensajes, presentado por uno o más de los miembros.

Iniciar y documentar reuniones entre los miembros del WWC y diversos intelectuales prominentes y científicos.

Producir películas sobre ciencia y cortos en los que aparezcan individuos conocidos públicamente que lleven nuestro mensaje de una manera contemporánea y atractiva.

Sacar al aire un canal de satélite sobre Sabiduría o Altruismo, con programas producidos por miembros del WWC o que respalden las metas del WWC.

3. Publicaciones

Publicar libros conteniendo ensayos selectos de miembros del concejo. Esta iniciativa debe ser ejecutada a la brevedad. No es suficiente publicar dos o tres títulos que se dirijan ligeramente a diferentes audiencias. También es importante traducirlos a los idiomas que más se hablan.

Debemos intentar publicar ensayos y artículos en las revistas más importantes. Se requiere que sincronicemos nuestras acciones, porque el contar con artículos elaborados por varios escritores permite tener una mayor diversidad en el tipo de revistas a las que podemos tener acceso. Debemos traducir los artículos a los principales idiomas y difundirlos entre las revistas más conocidas de la prensa mundial.

Elaboración de folletos informativos en varios idiomas, conteniendo los conceptos esenciales de los miembros del concejo y hacerlos circular a través del mundo.

Realizar un esfuerzo de largo plazo para interesar a la principales revistas (por ejemplo: Time, Newsweek) sobre la idea de un reportaje a profundidad. Esta última iniciativa puede que demore más en llevarse a cabo.

4. Audio

Grabar una o más canciones exitosas que lleven el mensaje (Es posible interesar a Peter Gabriel y pedirle que escriba una canción acerca de la importancia de dar a la sociedad y denunciar el egoísmo, o acerca de la crisis mundial y las maneras de resolverla) Un proyecto de este tipo podría mover muchos corazones y producir un alto grado de conciencia a un corto plazo, especialmente entre los jóvenes. Un buen ejemplo es la canción lanzada por Peter Gabriel en 1980, que convirtió a Stephen Bantu Biko -un destacado activista pacífico en contra del Apartheid en Sudáfrica, quien murió a manos de la policía de Sudáfrica- en una persona de renombre mundial. Cada uno de estos “éxitos” estará acompañado por un vídeo corto a través del cual podríamos llevar nuestro mensaje.

Si el proyecto de las canciones tiene éxito, y sólo si ellos quieren participar en él, podemos recurrir a personas como Peter Gabriel, Bob Geldof y otros de perfil similar para llevar a cabo un evento musical de gran escala, como Live Aid y otros que han sido producidos en los últimos 20 años. La meta de tal evento será llamar la atención de nuestro mensaje y hacerlo un tópico interesante en la agenda pública. La resonancia de tales eventos, especialmente si se realizan de manera simultánea en diferentes lugares del mundo, es impactante.

5. Publicidad

Lanzar una campaña global para hacer del altruismo algo “de moda”, y el egoísmo “obsoleto”. Debemos confiar nuestro mensaje en celebridades de varios campos: estrellas de cine y TV, artistas, deportes, y otras figuras conocidas que influyen en la opinión pública global. También crear lemas y consignas que se difundan constantemente, que “inunden” a la opinión pública con el mensaje que queremos hacer circular. Esta campaña debe ser similar a las campañas orientadas a combatir el SIDA, los accidentes de tránsito y otras iniciativas similares.

6. Colaboración con organizaciones similares

Buscar un acercamiento con muchas organizaciones altruistas que se preocupen por la crisis global y crear alianzas con ellas sobre la base de una plataforma predefinida o un terreno común suficientemente amplio (ver “El Plan Nueva Civilización”). Debemos explicar nuestro programa y ofrecerles cooperación sobre esa base. De esta manera, podemos construir un apoyo generalizado a los mensajes apropiados y aumentar el público al cual queremos llegar.

Una vez que una base así de amplia haya sido lograda, debemos establecer un prototipo de un “gobierno futuro mundial” que funcione como un cuerpo ideológico- político que promueva el altruismo en la sociedad como principio fundamental.

7. Contactos con instituciones globales

Propiciar un acercamiento con las Naciones Unidas, gobiernos e instituciones, con el propósito de solicitar sostener discusiones serias sobre el tema del altruismo, en las que los miembros del consejo hablarán en su calidad de expertos en la temática de la crisis global y sugerirán soluciones. A pesar de la falta de voluntad de estos cuerpos para reconocer la crisis -ya que esto podría señalarlos como responsables-, la discusión en estas instituciones generará publicaciones de protocolos que provoquen resonancia alrededor del mundo. Esta dirección también podría ser una opción factible para recaudar fondos en el futuro.

8. Creación de un Instituto Internacional de Investigación para el Altruismo

El Instituto Internacional de Investigación para el Altruismo y la Paz será un instituto multidisciplinario de investigación, sin fines de lucro y de carácter privado, dedicado a encontrar soluciones científicas a la actual inestabilidad mundial y a hacer que avance la paz mundial a través del desarrollo del altruismo.

El objetivo de IRIA (siglas del inglés) será avanzar en la investigación y formar mecanismos de colaboración entre los científicos a nivel internacional que estén comprometidos con la investigación del desarrollo de una sociedad internacional benevolente.

El IRIA proveerá varios servicios para ayudar y unir a la comunidad científica involucrada en la investigación del altruismo. Estos servicios serán gratis e incluirán ayuda para la formación de instancias de colaboración por parte de universidades; recaudación de fondos, solicitud de donativos y organización de conferencias.

El instituto será fundado con recursos propios mediante la creación de una comisión. Este instituto podría ser el punto de partida de influencia y acceso a todas las organizaciones políticas y gubernamentales influyentes a nivel internacional.

9. Propuesta para presionar a las corporaciones a convertirse en benévolas.

Establecer un sistema de valoración para medir las actividades filantrópicas anuales por parte de las corporaciones, similar a la tabla de valoraciones financieras de Moody’s o de Dun & Bradstreet.

Objetivos:

I.          Identificar claramente cuáles corporaciones son en la actualidad más benevolentes.

II.         Ejercer presión en otras compañías para que incrementen sus niveles de benevolencia o que se “avergüencen” ante la opinión pública, al darse a conocer la lista corporativa.

10. Ejemplos prácticos para el establecimiento de los conceptos anteriores

Los miembros del WWC se dividirán en grupos de trabajo. Cada grupo estará a cargo de un campo específico, por ejemplo: Ciencia y Ecología, Economía, Comportamiento Social, Historia y Filosofía, etc.

Cada grupo recopilará una base de datos concerniente al comportamiento altruista en su campo, lo analizará y concebirá un plan de trabajo para la diseminación de la información, como parte del concepto de que cada parte del universo se comporta de manera altruista salvo el hombre.

Todos los grupos estarán subordinados a una junta directiva encabezada por el Prof. Laszlo. Esta instancia examinará los planes sugeridos por los grupos de trabajo y decidirá qué planes ejecutar y cómo.

Dentro de cada grupo, a cada persona le será asignada la responsabilidad de difusión a través de una forma específica de medios. Por ejemplo, en el grupo de trabajo Ciencia y Ecología una persona estará a cargo de establecer contacto con canales de TV y promover películas que muestren cómo los animales se comportan de manera altruista, cómo las células del cuerpo producen su beneficio “personal” antes que el beneficio de todo el organismo, y cómo el resultado es un organismo más saludable en el que incluso aquellas células que se produjeron por sí mimas son “más felices”.

Otra persona estará a cargo de la publicación de investigaciones científicas y académicas en revistas como Ciencia y Naturaleza, y periódicos prestigiosos como el New York Times.

Una persona adicional deberá gestionar publicaciones en Internet para colocar investigaciones pertinentes y descargar el contenido apropiado en el sitio Web del WWC. El contenido debe demostrar no sólo de qué manera el estado de nuestro planeta se empeora, sino también que esto se debe a la forma en que nosotros los seres humanos nos comportamos en contra de la naturaleza, siendo ésta la causa de nuestra desgracia.

Junto a los grupos de trabajo, estableceremos una red de comunicación que se mantenga en contacto constante, reportando nuestro progreso a la directiva, y más importante, ayudarse, apoyarse y alentarse entre sí a lo largo del proceso.

Una vez que el plan esté en marcha, la reunión semestral será una oportunidad para que afinemos nuestra estrategia, logremos pulir nuestro mensaje y aumentemos el vínculo entre todos nosotros.

Urgencia

Para tener éxito en los planes antes mencionados, o en cualquier otro que sea creado en la reunión del WWC, debemos ponernos de acuerdo para comenzar inmediatamente. Debemos comenzar el establecimiento de un centro logístico con la infraestructura para todos los departamentos.

El Instituto Bnei Baruj para la Educación e Investigación de la Cabalá está gustosamente dispuesto a apoyar con la infraestructura a su disposición -técnica y logística- al WWC. A la fecha, hay decenas de sucursales independientes alrededor del mundo en las que participan decenas de miles de personas. También existe una infraestructura bien desarrollada y una vasta capacidad y experiencia técnica, la cual está lista para promover nuestra meta común de crear una nueva civilización consciente y altruista.