entradas en 'Egoísmo' categoría

Crecimiento sano del ego

Pregunta: ¿Cuáles son las señales del crecimiento sano del ego en la corporalidad y en la espiritualidad? 

Respuesta: El crecimiento sano del ego tiene lugar cuando asciendo por encima de él con acciones espirituales. Al hacerlo, fuerzo al ego a crecer hasta mi nivel. 

Supongamos que hago cierta acción espiritual. Tan pronto como asciendo a un nivel, mi ego también asciende a ese nivel. Anhelo avanzar, hago la siguiente acción espiritual, y asciendo al siguiente nivel y mi ego asciende a ese nivel también. Es decir, cuando crezco espiritualmente, mi ego también crece.

Así se siguen uno al otro, como se dice: “Aquel que es más grande que su amigo, su deseo es más grande”. Resulta que cuando creces para ser un buen cabalista, te conviertes en un gran egoísta. 

Pero el ego es controlado por el atributo espiritual que has adquirido, es decir, trabajas con la intención de otorgar y presionas a tu espíritu, tu estado espiritual, el cual en su turno presiona a tu ego para ir hacia arriba. 

Por lo tanto, nuestro nivel espiritual crece gracias al ego, porque todo lo que el Creador creó es básicamente el ego y lo demás son sus derivados.
[241153]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 11/nov/18

Material relacionado:
¿Debería nutrir mi ego?
No pelees contigo mismo
El difícil trabajo contra el egoísmo

Preparación del ego para cambios futuros

Pregunta: ¿Por qué la humanidad ha tomado tanto tiempo para alcanzar condiciones equitativas y de igualdad de todo ante la ley? Y, a pesar de que no es una igualdad espiritual, aún así ¿ve usted algún progreso? 

Respuesta: Si. Veo cierto progreso. La humanidad ha tardado mucho tiempo para alcanzar el estado actual, porque funcionamos con egoísmo. En las fases iniciales de su desarrollo, el ego es realmente impenetrable. Ha tomado miles de años prepararlo, en cierto modo, para los cambios futuros. 

Aún no sentimos los cambios, pero pronto empezarán a manifestarse por sí mismos. Veremos que en los distintos estados del desarrollo de la humanidad, en distintos períodos históricos, nos estuvimos preparando para estos cambios. Podemos pasarlos.  

De hecho, todo fue distribuido en el tiempo en forma tal, que sólo indica que la naturaleza entiende con qué está lidiando y sabe cómo hacerlo según la ley de su desarrollo intrínseco. 

Es necesario, gradualmente, traer el egoísmo a la conciencia de la necesidad de cambios éticos, morales y eventualmente, espirituales
[274127]
De Kabtv “Habilidades de comunicación”, 11/sep/20

Material relacionado:
Separarse del ego
“¿Por qué la gente siente que el ego humano es malo?” (Quora)
Desarrollo espiritual y crecimiento del ego

El significado de la vida está aquí y ahora

Pregunta: Muchas escuelas de superación personal ofrecen conceptos tales como vivir conscientemente, vivir el momento presente. Prometen que este estado permitirá disfrutar de la vida, sentirla y manejarla mejor, ¿Cómo se vive aquí y ahora?

Respuesta: Empieza a comprender el significado de la vida aquí y ahora. ¡No se necesita nada más! Quiero comprender el porqué de mi existencia, la conexión con una fuerza superior que me controla.

Nos gobierna la naturaleza; es el poder más alto. Comprendamos qué requiere de nosotros a cada momento, cómo podemos estar en conexión mutua, en una comunicación tal que pueda entender el efecto de la naturaleza en mí y mi reacción correcta ante ella.

Así, mi vida estará llena de significado. La naturaleza será mi socia y comenzaré a sentir mi interacción con el mundo exterior aquí y ahora.

Pregunta: Esta aspiración, ¿de alguna forma neutraliza los pensamientos sobre el futuro?

Respuesta: Quiero que este futuro se exprese ahora, este instante, aquí. Este es mi futuro.
[274183]
De Kabtv «Cabalá exprés» 6/nov/20

Material relacionado:
¡Disfruta la vida aquí y ahora!
Entender el significado de la vida
Nuevos valores

¿Quién pagará las facturas?

Pregunta: Se especula que las generaciones futuras pagarán por el coronavirus. También les dejamos dos grandes problemas: cuidarnos cuando nuestra pensión se quede sin financiamiento y solucionar los problemas del cambio climático, que no solucionamos y les pasamos. Además, tenemos inversiones limitadas en su salud y educación. En resumen, la siguiente generación se sentirá mal. Les robamos a nuestros hijos y nietos.

Pero, en principio, sigo pensando en mis hijos y nietos, ¿por qué nos desconectamos? Vivirán en un mundo ambientalmente sucio y roto, con un suministro de armas nucleares, para escoger. Ni siquiera pensamos en el futuro que les preparamos.

Respuesta: Nadie piensa que se lo deja a sus descendientes. ¿Por qué deberían pensar? ¡Es natural para el hombre!

Pregunta: ¿No pensar en las generaciones futuras?

Respuesta: No. Este es su verdadero rostro, Homo Sapiens. ¡»Hombre sabio»!

Pregunta: ¿Eso es la inteligencia, pensar sólo en uno mismo?

Respuesta: Por supuesto. Para arrebatarte tanto como sea posible. Vivo mientras estoy vivo. ¡Eso es, nada más! «Después de nosotros el diluvio».

No podemos hacer nada contra nuestra naturaleza; es más alta que nosotros. ¡Nada! No tenemos ningún deseo natural de hacer nada con nosotros mismos, por el bien de nuestros descendientes. Sabemos que los estamos poniendo bajo bombas nucleares, problemas climáticos, lo que sea.

Pregunta: ¿Cómo se inicia un diálogo con la naturaleza para que nos dé el sentimiento de culpa y responsabilidad, de que debemos hacer algo por las generaciones futuras?

Respuesta: Sólo se puede hacer reconociendo la maldad de nuestra naturaleza y la forma de salir de ella; ¡aún hay salida! Pero la humanidad no está sufriendo lo suficiente como para buscar esta salida.

Pregunta: ¿Cuál es la solución?

Respuesta: ¡Sólo difundir Cabalá!, que nos dice cómo corregir la naturaleza humana y nos revela su ignominia, su irracionalidad, su horror. Revela nuestro vacío, para que entendamos que necesitamos llenarlo.

Pregunta: ¿Cómo se revela este vacío?

Respuesta: En la desesperanza.

Pregunta: ¿No hay futuro? ¿mi naturaleza no me deja futuro?

Respuesta: No te permitirá nada. El hombre es la criatura más terrible.

Pregunta: Pero, ¿por qué el Creador nos creó así?

Respuesta: Para que nos demos cuenta de nuestra maldad y la corrijamos, para pedirle que nos corrija. Y así participaremos en nuestro nuevo desarrollo espiritual.

Pregunta: Si Él simplemente lo hiciera sin que se lo pidamos, recibiríamos todo gratis y no lo apreciaríamos, pero ¿tenemos que apreciarlo?

Respuesta: Debemos lograrlo. Y sentiremos que recibimos la oportunidad de trabajar con esta nueva sensación, con esta nueva fuerza.

La gente lo debería saber. Debe comprender que se enfrenta a una tarea muy seria para corregir su propia naturaleza. Podemos hacerlo.
[272999]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 7/sep/20

Material relacionado:
Desastres naturales y el rol de la humanidad
Cambiar la naturaleza humana
Realmente podemos hacer algo por el clima

Los «reformadores del mundo» lo destruirán

Observación: Cuando surge el mal y ahora hay mucho mal en el mundo en todos sus colores, de repente aparecen los que quieren corregirlo. Se les llama gente honorable, se les dan premios Nobel, etc. Vienen a corregir el mal. Donan dinero e invierten su fuerza.

El gran cabalista Baal HaSulam, cuyas obras estudiamos, escribe en el artículo Paz en el mundo sobre “La debilidad de los ‘reformadores del mundo’”: “Esta es la clave para comprender la debilidad de los reformadores del mundo a lo largo de las generaciones. Consideraron al hombre como una máquina que no funciona correctamente y necesita reparación, es decir, quitar las partes rotas y reemplazarlas por otras que funcionen».

En principio, suena muy lógico. Es decir, quieren operar la máquina correctamente para que funcione sin problemas de acuerdo con su comprensión.

“Esta es la tendencia de todos los reformadores del mundo: erradicar cualquier daño y maldad en la especie humana… y es cierto que si el Creador no se hubiera opuesto a ellos, ciertamente ya habrían limpiado al hombre por completo, dejando en él sólo lo bueno y útil».

Respuesta: Y eso traería el fin del mundo.

Observación: Pero está escrito que dejarían «sólo lo bueno y útil». Eso sería bueno para el mundo.

Mi comentario: Bueno, ¡por supuesto! Intenta sugerirlo y verás que todos estarán de acuerdo contigo. Excepto el Creador.

Observación: El Creador dice: “No, no necesito lo llamado bueno y útil. No necesito que sea lo único que queda en el mundo».

Más adelante, Baal HaSulam dice: “Pero debido a que el Creador vigila meticulosamente todos los elementos de Su creación, no deja que nadie destruya nada en Su dominio, sólo lo reforma y lo hace útil y bueno, todos los reformadores de la clase mencionada desaparecerán de la tierra y las malas cualidades no desaparecerán. Existen y cuentan los grados de desarrollo que aún deben atravesar hasta completar su maduración”.

Es como si el Creador dijera: “No me gustan esos reformadores del mundo. No me gustan los que les gusta hacer el bien”. Quieren que el mal desaparezca, que reemplace las partes dañadas del automóvil por otras buenas y que funcione bien. No quiero eso.»

Mi comentario: Es correcto. ¿Quiénes son los socios del Creador? Villanos. Revelan el mal en el mundo, como dice el Creador: «Yo cree la inclinación al mal…» Es decir, son sus cómplices que le ayudan y revelan el mal.

Nos muestran: «¡Mira lo que creó el Creador!» Y lo único que falta aquí es el otro lado, debemos tomar las fuerzas de la naturaleza y construir un sistema opuesto que compense el mal. Luego, al crear nuestro propio sistema de bien, que compense el mal, nos elevaremos con ambas fuerzas, en ambos niveles.

Pregunta: ¿Quiere decir que la gente malvada está más cerca del Creador?

Respuesta: Si. Con ellos el Creador crea el mundo.

Pregunta: Él creó el mundo y nos muestra que el mundo fue creado con el mal. Lo vemos, nos horrorizamos y comenzamos a luchar contra este mal. ¿dice que: «Está mal luchar contra el mal?»

Respuesta: Debemos aprender a compensarlo correctamente, a usarlo como el menos y el más en la electrónica y otras áreas.

Pregunta: Entonces, el mal existe y no debo tocarlo. Al contrario, debo crear una montaña de bien. Habrá una montaña de maldad y una montaña de bien, ¿crece la montaña de maldad? ¿también crece la montaña del bien? ¿lo principal es no borrar esta segunda montaña?

Respuesta: No puedes borrarlas, destrozarás la naturaleza.

Pregunta: ¿Cómo construyo la montaña del bien?

Respuesta: Sobre la base del mal.

Pregunta: Al ver todo este mal, digo: «Este no es el camino correcto, ¿debería elegir otro camino?”

Respuesta: Por supuesto. De lo contrario, serás como los que destruyen gorriones, moscas, etc.

Pregunta: Entonces, ¿construyo una montaña de bondad viendo la montaña de maldad?

Respuesta: De acuerdo a ella.

Pregunta: ¿De dónde saco la fuerza para construir la montaña de bien?

Respuesta: Tienes que pedirlo al Creador mismo.

Pregunta: ¿No hay otra forma?

Respuesta: No. Así verás por qué el Creador creó el mal. Es para que vayas a Él y recibas la fuerza del bien.

Observación: Sólo con los recursos materiales, con mis habilidades …

Respuesta: No te llevará a ninguna parte. No lograrás nada. Sólo hay maldad en nuestro mundo. Incluso lo bueno que ves también es malo.

Pregunta: Y cuando dice: “Este líder fuerte, carismático, valiente y decidido podrá llevarnos al bien, a la felicidad” y todos comienzan a votar por él, ¿es todo mentira?

Respuesta: Claro. Hoy, más y más gente comienza a darse cuenta de esto.

Pregunta: ¿Nuestra tarea es construir este bien contra el mal y lo único que tenemos que hacer es pedir fuerza a la naturaleza, al Creador?

Respuesta: Pedir al Creador la fuerza del bien para equilibrar el mal y ascender sobre estas dos fuerzas como sobre dos piernas.

Pregunta: ¿Llegará el mundo a esto?

Respuesta: ¡Muy pronto! Creo que, quizás, también llegaré a ver esto. Pero debemos sentar las bases.

Observación: Definitivamente es un punto de inflexión para el hombre.

Respuesta: ¡Necesitamos educar a la gente! Conceptos básicos que sólo tenemos que exponer ante ellos.

Pregunta: Hablamos de una persona común. Dígame, cuando te enfrentas al mal, ¿cuál debería ser tu primera reacción?

Respuesta: Equilibrar el mal. Si quiero destruirlo, ¡tengo que equilibrarlo! Así, no sólo lo erradico como reduciéndolo a cero, sino que lo empleo y lo uso para bien.

Como las dos fuerzas en la electricidad: menos y más. Toda fuerza que se revela en este mundo es ella misma y su opuesto, su paralelo. No hay nada más, sólo eso. Por eso, respecto al mal, debemos encontrar la expresión del bien y ponerlos uno contra el otro y nosotros en medio. Verás que al subir sobre estos dos arroyos de la fuente. Así te elevas y usas ambos.

Pregunta: Entonces, ¿estás diciendo que para que nos elevemos de buena manera, tenemos que estar entre el bien y el mal?

Respuesta: Deben empujarte desde abajo como el chorro de una fuente.

Pregunta: Cuando construyo el bien contra el sentimiento del mal, ¿se dice que estoy en medio? Veo tanto el bien como el mal.

Respuesta: Si. Necesitamos enseñarle a la gente cómo usar ambas fuerzas correctamente. Es la revelación del nuevo mundo y un sinfín de posibilidades.

Pregunta: ¿Quiere decir que necesitamos trabajar en la primera reacción de la persona para destruir el mal? De modo que la primera reacción sea: «¡Oh!»

Respuesta: Depende del apoyo de la sociedad, del medio ambiente.

Pregunta: Entonces, de una forma u otra, el hombre debería buscar o estar en el entorno que piensa de esta forma, ¿verdad?

Respuesta: Si. El ambiente lo apoyará detrás de escena. Y sentirá que necesita ciertas acciones. Recibirá pensamientos del entorno. El mundo está llegando a esto, no hay otro camino. Así está organizado el mundo. ¡Lo principal es seguir adelante![272870]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 10/ago/20

Material relacionado:
Haaretz: “El esfuerzo de Theresa May por erradicar el antisemitismo necesita de nuestra ayuda”
La aspiración a la felicidad como un denominador común
Yo dirijo a todo el mundo dentro de mí

La gema más preciosa

Confucio: «La gema no se puede pulir sin fricción ni el hombre se perfecciona sin pruebas».

El hombre debe pulirse a sí mismo. Además, se pule hasta el punto en que, a veces, literalmente arranca capas, capas egoístas. Si pudiera aguantar. Es muy doloroso.

Pregunta: ¿Puede el hombre hacerlo totalmente?

Respuesta: Existe esa oportunidad, esa rebeldía, cuando sientes que la ira y la aversión al ego es mayor que el dolor y quieres borrarlo de ti.

Pregunta: ¿Es así como se revela esa gema preciosa?

Respuesta: Si.

Pregunta: Si el hombre pudiera pasar por este estado, ¿qué revelaría?

Respuesta: Al Creador dentro de él.

Pregunta: Cuando dice «Revela al Creador dentro de él», ¿qué quieres decir?

Respuesta: Lo encuentro allí. Resulta que Él estaba dentro de mí. Pensé que había una especie de egoísmo en mí, un animal. Pero de hecho, ¡es el Creador!
[272514]
De Kabtv «Noticias con el Dr. Michael Laitman» 27/jul/20

Material relacionado:
Mi objetivo principal
¿El sentido de la vida es el mismo para toda la humanidad?
Un corazón y un punto en el corazón

Todo se compra y se vende

559Pregunta: ¿Debemos entender que en esta vida somos comprados y vendidos?

Respuesta: No todos, por supuesto. Sin embargo, sucede, sí.

Pregunta: Estamos indignados, pero somos comprados y vendidos ¿por qué?

Respuesta: Porque no somos conscientes de que vendemos y compramos, pero queremos vender y comprar todo en este mundo.

Pregunta: ¿Qué queremos vender?

Respuesta: Todo lo que pueda ser un trato rentable.

El personaje Panikovsky, un delincuente menor en la novela de Ilf y Petrov, The Little Golden Calf (El pequeño becerro de oro) dijo: «Los compraré y los venderé a todos, los compraré, los venderé, los compraré y los venderé de nuevo, pero por más».

Pregunta: Entonces ¿lo vendo por un trato, para mí, para obtener ganancias?

Respuesta: Sí. Compro lo que puedo comprar barato y luego vendo con ganancia. Esto es humano. ¡En todos los niveles! ¡Cada minuto!

Pregunta: ¡Qué criatura tan baja es el humano! ¿Ve, al menos, algo un poco elevado en los humanos?

Respuesta: En el hombre que vive en este mundo y por este mundo egoísta, no puede haber nada más. Sólo vender, comprar y vender por más.

Pregunta: ¿Siempre queremos un soborno?

Respuesta: ¡Solamente!

Pregunta: ¿Cómo podemos salir de este estado, de qué manera?

Respuesta: Reconociendo el mal y que, si existo en el marco de esta naturaleza, al final, actúo en mi propio perjuicio. ¡Para mi propio detrimento! Con esta base pienso: «¿Cómo puedo hacerlo de manera diferente?» Así empiezo a comprender que mi maldad y la maldad de los demás son una y la misma.

Pregunta: ¿Digo que esto me hace sentir mal y empiezo desde ahí?

Respuesta: Sí, debes empezar por ti mismo.

Pregunta: ¿Reconocerá el hombre que se siente mal por su “compra”?

Respuesta: Reconoce que se siente mal y busca qué hacer y llegarás a la conclusión de que debes deshacerte de su ego, de ese “mal” y percibirte a ti mismo de manera diferente, en una conexión diferente con los demás. Si es malo para los demás, es malo para mí. No hay otra salida.
[272644]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 31/ago/20

Material relacionado:
¿Cuál es el futuro de las ciudades?
Bienvenido el reconocimiento del mal
¿Qué es, el reconocimiento del mal?

 

“¿Cuál es la definición de altruismo?” (Quora) 

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es la definición de altruismo?” 

Altruismo es lo opuesto al egoísmo, y el egoísmo es estar centrado en uno mismo o el deseo de disfrutar a expensas de otros. 

Altruismo es dar de uno mismo a otros, a lo que está fuera de nosotros -la humanidad y la naturaleza. 

Egoísmo es ir hacia el interior -deseo de recibir. Altruismo es ir hacia afuera -deseo de dar. 

Después de definir altruismo surge la pregunta: ¿Cómo pueden los seres humanos comenzar a ser genuinamente altruista? 

Para convertirse en altruista se requiere estar en un entorno social y de aprendizaje que apruebe la idea de aprender que la naturaleza opera de forma altruista y, junto con los demás, tratar de pensar y actuar de forma similar a la naturaleza. 

La implementación genuina de actitudes altruistas en el entorno, despierta fuerzas que habitan en la naturaleza y que pueden darnos percepción y sensación altruista de la realidad. Es decir, al influirnos regular y mutuamente, en cierto marco social, con la grandeza e importancia del altruismo que es la cualidad de la naturaleza y que al volvernos altruistas podemos resolver todos nuestros problemas y tener una vida más feliz y segura, podemos invertir nuestra forma natural egoísta y adquirir una segunda naturaleza altruista.

Así nos volveremos seres con pensamientos, acciones, intenciones y metas dirigidas hacia afuera -opuesto a nuestro sistema operativo actual dirigido hacia adentro. 

La participación previa en un proceso de  transformación; de egoísta a altruista, es la conclusión a la que está llegando cada vez más la humanidad: entender que nuestra naturaleza egoísta no tiene ningún resultado positivo y tomar conciencia de la necesidad de cambio hacia el altruismo, esas fuerzas altruistas que podrían asegurar nuestra supervivencia e incluso, dar vigor, dar energía y mejorar nuestra vida.

 

La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos

Mi nuevo articulo: «La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos«

Cada día que pasa, tenemos que entender que, a pesar de las crecientes tensiones, odiamos al enemigo equivocado. Pensamos que el enemigo es el que apoya a la otra parte o el que pertenece a otra raza o el privilegiado de algún modo, el rico, el inteligente, el guapo, el afortunado o cualquier otra cosa que nos gustaría ser o tener.

Ninguno de ellos es mi verdadero enemigo. Siempre ha habido y habrá gente con más éxito que nosotros. Pero no nos sentíamos mal ni sentíamos que los queríamos fuera de nuestra vida o tal vez, incluso fuera de la existencia. Siempre estuvieron aquí, pero nosotros éramos diferentes. Éramos menos susceptibles, menos ensimismados o simplemente, menos egoístas. Sí, nuestro propio ego, es el enemigo.

No podemos controlarlo; crece en nuestro interior y es tan parte de lo que somos que ni siquiera sentimos que sea el problema. Pero si no aprendemos a trabajar con él, nos llevará a una guerra civil, porque no podremos tolerar la existencia de nadie más que la nuestra y la de aquellos que piensan como nosotros y se parecen a nosotros.

No habrá ganadores en esta guerra porque no es la guerra correcta. La guerra correcta es contra nuestro propio ego y sólo podemos derrotarlo si la libramos específicamente junto a aquellos que son diferentes de nosotros, que nos disgustan y que desaprobamos, pues es la única alianza que nuestro ego nunca apoyará.

Pero tiene que ser una decisión común, tomada por toda la sociedad en todas sus facciones o, estará destinada a fracasar. Podrás preguntarte ¿por qué debería la gente cooperar con gente a la que odia o incluso relacionarse positivamente? La respuesta es que no tenemos opción. Si no lo hacemos, todos caeremos. Llegamos a un estado en el que somos totalmente dependientes unos de otros y somos más dependientes de aquellos que más nos disgustan.

No sólo nosotros, toda la realidad está compuesta de opuestos que se complementan. No se gustan, pero son totalmente dependientes unos de otros y su propia existencia garantiza y sostiene la existencia de su opuesto o “rival”. Piensa en la “noche” sin el “día”, “invierno” sin “verano”, “seco” sin “mojado”. O cuando se trata de la gente, piense en “negro” sin “blanco”, “republicano” sin “demócrata”, “liberal” sin “conservador”. ¿Te imaginas una moneda con un solo lado? Así de dependientes somos nosotros.

Pensamos que cuando Darwin descubrió el principio de “Supervivencia del más apto”, quiso decir que sólo los más mezquinos y beligerantes sobreviven. Es una mala interpretación de sus palabras, que nuestro belicoso ego nos impone. Un libro reciente de Brian Hare y Vanessa Woods titulado Survival of the Friendliest  (Supervivencia de los más amigables) escribe que, “para Darwin y los biólogos modernos, la “supervivencia del más apto” se refiere a algo muy específico: la capacidad de sobrevivir y dejar atrás una descendencia viable. No se pretende ir más allá”. Además, añaden que “Darwin estaba muy impresionado por la amabilidad y la cooperación que observaba en la naturaleza” y citan su libro Descenso del Hombre, que dice: “Las comunidades, que incluían el mayor número de miembros cariñosos, florecían mejor y tenían el mayor número de descendientes”.

Vamos en la dirección opuesta. Estamos rompiendo el tejido social, desgarrando nuestras comunidades y desmantelando el país. En esas circunstancias, nosotros mismos no sobreviviremos. Y el único culpable es el ego humano. Ahora estamos en un punto en el que, o nos unimos contra él y nos ayudamos a superarlo animándonos a conectarnos y tratando de unirnos con los que son diferentes o, el ego ganará y todos lo perderemos todo.

El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego

Mi nuevo articulo: «El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego«

Estados Unidos es un país único. Su gente emigró allí con el propósito de buscar una buena vida y escapar de la mala vida que tenía en su país de origen. En muchos sentidos, sus fundadores eran fugitivos. Llegaron de Inglaterra, de los Países Bajos y de Alemania y construyeron un país con valores como; “Para cada uno lo suyo” y “Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.

Y lo lograron. Mientras que otros países estaban encadenados por su religión, tradición, modales y cultura, los estadounidenses eran libres de construir su propia vida y lo hacían con vigor. Hicieron de la religión un asunto personal en el que el Estado no debía interferir, santificaron la propiedad privada más que la santidad de la vida y el país crecía a medida que llegaba más gente de otras nacionalidades y culturas.

Finalmente, incluso la esclavitud fue abolida, la diversidad étnica alcanzó su punto máximo y el país prosperó. Parecía que el trabajo duro le daría a cada uno, una casa en los suburbios, un automóvil en la acera de entrada y una valla alrededor del césped, o sea, lograría el Sueño Americano.

Pero algo cambió en las últimas décadas. Las brechas salariales crecieron, los precios subieron y las tasas de matrículas de estudio se dispararon. Gradualmente, la Tierra de Oportunidades se convirtió en una tierra de decepción, frustración y desesperación. El ego, que la Declaración de Derechos coronó como líder, ya no cumple su promesa de una vida pródiga y fácil. Ahora, en la tercera década del tercer milenio, la vida en Estados Unidos es ardua, dura y desesperada.

Pero no es porque hayan hecho algo mal. Por mucho tiempo, el estilo del país, fue el camino a seguir. Por mucho tiempo, fue la prueba de que diversas etnias y culturas, podían convivir (más o menos) en paz. La diversidad de la sociedad estadounidense fue un testimonio del lema de posibilidades ilimitadas y le dio la fuerza y ​​la flexibilidad que ningún otro país tenía.

Pero el ego no es pasivo. Es un monstruo que sigue creciendo y, a menos que lo domestiques, se levantará contra su dueño. Ésta es una parte de los problemas de Estados Unidos. El ego desenfrenado hizo que la desigualdad creciera a niveles tales, que algunos no pueden alimentar a sus hijos y otros tienen más millones de dólares de los que pueden contar. Una sociedad así es insostenible.

La otra parte de los problemas de Estados Unidos, es la naturaleza misma. Se volvió intolerante al egoísmo. Si hasta hace poco podías salirte con la tuya, contaminando todo lo que quisieras, extrayendo y perforando tanto como pudieras y extinguiendo especies a izquierda y derecha, la naturaleza ya detuvo la celebración de la humanidad con un pequeño asistente con un gran nombre: SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19.

El coronavirus detuvo la civilización en seco y en unas pocas semanas de cuarentena, nos mostró lo hermoso que podría ser el mundo si dejáramos de destruirlo. Además, el virus nos dijo por dónde empezar; cuidando la salud de los demás, con el uso de cubrebocas y manteniéndonos a dos metros de distancia.

El virus nos dijo que nuestra civilización explotadora, donde estamos alienados unos de otros, no puede continuar, que debemos cambiar la forma en que nos relacionamos, entre nosotros y con la naturaleza y que el predominio del ego debe terminar. Naturalmente, el país con más ego sufrió el peor golpe: Estados Unidos.

Todos los países sufren y seguirán sufriendo los golpes económicos, sociales, físicos y emocionales de Covid-19. Pero Estados Unidos, cuya población es la más diversa y cuya cultura es la más individualista, será el que más sufrirá.

Estamos presenciando el inicio de una nueva era, donde se aprenda a cooperar y pensar en los demás, donde el cuidado y la consideración tomen el timón, donde pensar en uno mismo y en privilegios individuales, será despreciable. Naturalmente, el país que fue líder mundial de la autocomplacencia, será el último cuando llegue la nueva era.

Pero no se pierde toda esperanza. Estados Unidos es tierra de pioneros, gente atrevida que probó lo desconocido y venció las probabilidades. Tendrá que reinventarse, reestructurar su sociedad y reeducar a su gente y si algún país puede hacerlo, ese es Estados Unidos.

En este momento, Estados Unidos está sufriendo una desintegración civil que podría convertirse en guerra. Pero si hay deseo, hay modo. Si el pueblo estadounidense quiere salvar a su país, debe unirse y transformar su sociedad en una entidad cohesiva y mutuamente responsable que sirva como ejemplo de la forma correcta de vivir en la era de dependencia mutua. La única pregunta es, si los estadounidenses tienen el deseo.