entradas en 'Egoísmo' categoría

“¿Cuál es la definición de altruismo?” (Quora) 

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es la definición de altruismo?” 

Altruismo es lo opuesto al egoísmo, y el egoísmo es estar centrado en uno mismo o el deseo de disfrutar a expensas de otros. 

Altruismo es dar de uno mismo a otros, a lo que está fuera de nosotros -la humanidad y la naturaleza. 

Egoísmo es ir hacia el interior -deseo de recibir. Altruismo es ir hacia afuera -deseo de dar. 

Después de definir altruismo surge la pregunta: ¿Cómo pueden los seres humanos comenzar a ser genuinamente altruista? 

Para convertirse en altruista se requiere estar en un entorno social y de aprendizaje que apruebe la idea de aprender que la naturaleza opera de forma altruista y, junto con los demás, tratar de pensar y actuar de forma similar a la naturaleza. 

La implementación genuina de actitudes altruistas en el entorno, despierta fuerzas que habitan en la naturaleza y que pueden darnos percepción y sensación altruista de la realidad. Es decir, al influirnos regular y mutuamente, en cierto marco social, con la grandeza e importancia del altruismo que es la cualidad de la naturaleza y que al volvernos altruistas podemos resolver todos nuestros problemas y tener una vida más feliz y segura, podemos invertir nuestra forma natural egoísta y adquirir una segunda naturaleza altruista.

Así nos volveremos seres con pensamientos, acciones, intenciones y metas dirigidas hacia afuera -opuesto a nuestro sistema operativo actual dirigido hacia adentro. 

La participación previa en un proceso de  transformación; de egoísta a altruista, es la conclusión a la que está llegando cada vez más la humanidad: entender que nuestra naturaleza egoísta no tiene ningún resultado positivo y tomar conciencia de la necesidad de cambio hacia el altruismo, esas fuerzas altruistas que podrían asegurar nuestra supervivencia e incluso, dar vigor, dar energía y mejorar nuestra vida.

 

La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos

Mi nuevo articulo: «La supervivencia del más apto es una mentira que nos decimos a nosotros mismos«

Cada día que pasa, tenemos que entender que, a pesar de las crecientes tensiones, odiamos al enemigo equivocado. Pensamos que el enemigo es el que apoya a la otra parte o el que pertenece a otra raza o el privilegiado de algún modo, el rico, el inteligente, el guapo, el afortunado o cualquier otra cosa que nos gustaría ser o tener.

Ninguno de ellos es mi verdadero enemigo. Siempre ha habido y habrá gente con más éxito que nosotros. Pero no nos sentíamos mal ni sentíamos que los queríamos fuera de nuestra vida o tal vez, incluso fuera de la existencia. Siempre estuvieron aquí, pero nosotros éramos diferentes. Éramos menos susceptibles, menos ensimismados o simplemente, menos egoístas. Sí, nuestro propio ego, es el enemigo.

No podemos controlarlo; crece en nuestro interior y es tan parte de lo que somos que ni siquiera sentimos que sea el problema. Pero si no aprendemos a trabajar con él, nos llevará a una guerra civil, porque no podremos tolerar la existencia de nadie más que la nuestra y la de aquellos que piensan como nosotros y se parecen a nosotros.

No habrá ganadores en esta guerra porque no es la guerra correcta. La guerra correcta es contra nuestro propio ego y sólo podemos derrotarlo si la libramos específicamente junto a aquellos que son diferentes de nosotros, que nos disgustan y que desaprobamos, pues es la única alianza que nuestro ego nunca apoyará.

Pero tiene que ser una decisión común, tomada por toda la sociedad en todas sus facciones o, estará destinada a fracasar. Podrás preguntarte ¿por qué debería la gente cooperar con gente a la que odia o incluso relacionarse positivamente? La respuesta es que no tenemos opción. Si no lo hacemos, todos caeremos. Llegamos a un estado en el que somos totalmente dependientes unos de otros y somos más dependientes de aquellos que más nos disgustan.

No sólo nosotros, toda la realidad está compuesta de opuestos que se complementan. No se gustan, pero son totalmente dependientes unos de otros y su propia existencia garantiza y sostiene la existencia de su opuesto o “rival”. Piensa en la “noche” sin el “día”, “invierno” sin “verano”, “seco” sin “mojado”. O cuando se trata de la gente, piense en “negro” sin “blanco”, “republicano” sin “demócrata”, “liberal” sin “conservador”. ¿Te imaginas una moneda con un solo lado? Así de dependientes somos nosotros.

Pensamos que cuando Darwin descubrió el principio de “Supervivencia del más apto”, quiso decir que sólo los más mezquinos y beligerantes sobreviven. Es una mala interpretación de sus palabras, que nuestro belicoso ego nos impone. Un libro reciente de Brian Hare y Vanessa Woods titulado Survival of the Friendliest  (Supervivencia de los más amigables) escribe que, “para Darwin y los biólogos modernos, la “supervivencia del más apto” se refiere a algo muy específico: la capacidad de sobrevivir y dejar atrás una descendencia viable. No se pretende ir más allá”. Además, añaden que “Darwin estaba muy impresionado por la amabilidad y la cooperación que observaba en la naturaleza” y citan su libro Descenso del Hombre, que dice: “Las comunidades, que incluían el mayor número de miembros cariñosos, florecían mejor y tenían el mayor número de descendientes”.

Vamos en la dirección opuesta. Estamos rompiendo el tejido social, desgarrando nuestras comunidades y desmantelando el país. En esas circunstancias, nosotros mismos no sobreviviremos. Y el único culpable es el ego humano. Ahora estamos en un punto en el que, o nos unimos contra él y nos ayudamos a superarlo animándonos a conectarnos y tratando de unirnos con los que son diferentes o, el ego ganará y todos lo perderemos todo.

El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego

Mi nuevo articulo: «El fin de la era del ego y la decadencia del reino del ego«

Estados Unidos es un país único. Su gente emigró allí con el propósito de buscar una buena vida y escapar de la mala vida que tenía en su país de origen. En muchos sentidos, sus fundadores eran fugitivos. Llegaron de Inglaterra, de los Países Bajos y de Alemania y construyeron un país con valores como; “Para cada uno lo suyo” y “Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”.

Y lo lograron. Mientras que otros países estaban encadenados por su religión, tradición, modales y cultura, los estadounidenses eran libres de construir su propia vida y lo hacían con vigor. Hicieron de la religión un asunto personal en el que el Estado no debía interferir, santificaron la propiedad privada más que la santidad de la vida y el país crecía a medida que llegaba más gente de otras nacionalidades y culturas.

Finalmente, incluso la esclavitud fue abolida, la diversidad étnica alcanzó su punto máximo y el país prosperó. Parecía que el trabajo duro le daría a cada uno, una casa en los suburbios, un automóvil en la acera de entrada y una valla alrededor del césped, o sea, lograría el Sueño Americano.

Pero algo cambió en las últimas décadas. Las brechas salariales crecieron, los precios subieron y las tasas de matrículas de estudio se dispararon. Gradualmente, la Tierra de Oportunidades se convirtió en una tierra de decepción, frustración y desesperación. El ego, que la Declaración de Derechos coronó como líder, ya no cumple su promesa de una vida pródiga y fácil. Ahora, en la tercera década del tercer milenio, la vida en Estados Unidos es ardua, dura y desesperada.

Pero no es porque hayan hecho algo mal. Por mucho tiempo, el estilo del país, fue el camino a seguir. Por mucho tiempo, fue la prueba de que diversas etnias y culturas, podían convivir (más o menos) en paz. La diversidad de la sociedad estadounidense fue un testimonio del lema de posibilidades ilimitadas y le dio la fuerza y ​​la flexibilidad que ningún otro país tenía.

Pero el ego no es pasivo. Es un monstruo que sigue creciendo y, a menos que lo domestiques, se levantará contra su dueño. Ésta es una parte de los problemas de Estados Unidos. El ego desenfrenado hizo que la desigualdad creciera a niveles tales, que algunos no pueden alimentar a sus hijos y otros tienen más millones de dólares de los que pueden contar. Una sociedad así es insostenible.

La otra parte de los problemas de Estados Unidos, es la naturaleza misma. Se volvió intolerante al egoísmo. Si hasta hace poco podías salirte con la tuya, contaminando todo lo que quisieras, extrayendo y perforando tanto como pudieras y extinguiendo especies a izquierda y derecha, la naturaleza ya detuvo la celebración de la humanidad con un pequeño asistente con un gran nombre: SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19.

El coronavirus detuvo la civilización en seco y en unas pocas semanas de cuarentena, nos mostró lo hermoso que podría ser el mundo si dejáramos de destruirlo. Además, el virus nos dijo por dónde empezar; cuidando la salud de los demás, con el uso de cubrebocas y manteniéndonos a dos metros de distancia.

El virus nos dijo que nuestra civilización explotadora, donde estamos alienados unos de otros, no puede continuar, que debemos cambiar la forma en que nos relacionamos, entre nosotros y con la naturaleza y que el predominio del ego debe terminar. Naturalmente, el país con más ego sufrió el peor golpe: Estados Unidos.

Todos los países sufren y seguirán sufriendo los golpes económicos, sociales, físicos y emocionales de Covid-19. Pero Estados Unidos, cuya población es la más diversa y cuya cultura es la más individualista, será el que más sufrirá.

Estamos presenciando el inicio de una nueva era, donde se aprenda a cooperar y pensar en los demás, donde el cuidado y la consideración tomen el timón, donde pensar en uno mismo y en privilegios individuales, será despreciable. Naturalmente, el país que fue líder mundial de la autocomplacencia, será el último cuando llegue la nueva era.

Pero no se pierde toda esperanza. Estados Unidos es tierra de pioneros, gente atrevida que probó lo desconocido y venció las probabilidades. Tendrá que reinventarse, reestructurar su sociedad y reeducar a su gente y si algún país puede hacerlo, ese es Estados Unidos.

En este momento, Estados Unidos está sufriendo una desintegración civil que podría convertirse en guerra. Pero si hay deseo, hay modo. Si el pueblo estadounidense quiere salvar a su país, debe unirse y transformar su sociedad en una entidad cohesiva y mutuamente responsable que sirva como ejemplo de la forma correcta de vivir en la era de dependencia mutua. La única pregunta es, si los estadounidenses tienen el deseo.

¿En qué se diferencian las generaciones entre sí?

Observación: Podemos ver en la historia que la duración del cambio de generaciones se está acortando. Si antes, las generaciones cambiaron en unos miles de años, luego en unos cientos de años, hoy veinte años son suficientes.

Mi comentario: Sí, pero ¿qué ha cambiado en estos veinte años? En principio, la gente no cambia mucho. Sólo cambia su actitud hacia los valores materiales: el deseo de adquirir automóviles, teléfonos inteligentes y ropa, el deseo de viajar al extranjero, etc.

Todo esto no define a las generaciones. No cambian cualitativamente su inclinación a preguntarse sobre el sentido de la vida. Por eso, sus nombres X, Y, Z, etc., son muy convencionales. Prácticamente, ¿qué hay entre estas generaciones? Los juguetes con los que juegan.

Observación: Hay experiencias comunes. Una generación sobrevivió a la guerra, otra a algún otro evento histórico.

Mi comentario: Simplemente reemplazamos uno por otro. Reemplazamos el propósito de la creación y nuestra aspiración a él, en diferentes épocas con algo absolutamente superficial, corpóreo.

Pregunta: ¿Qué es el conflicto entre padres e hijos, es decir, entre generaciones?

Respuesta: No veo ningún conflicto específico aquí. Si los padres jugaron con computadoras primitivas, los hijos ahora juegan con máquinas más avanzadas. Pero, ¿cuál es la diferencia cualitativa entre ellos? ¿es en el acercamiento al sentido de la vida, a la revelación de la esencia de nuestra existencia? No hay nada de esto.
[269899]
De Kabtv «Era post coronavirus» 21/may/20

Material relacionado:
Brecha generacional, parte 1
Generaciones X, Y y Z, parte 1
Generación Z-la generación de la corrección

El deseo dominante

Pregunta: ¿Podemos decir que hoy el deseo de autorrealización prevalece sobre otros deseos? 

Respuesta: En nuestra generación, ya estamos convirtiendo la pirámide de deseos en un círculo. Dado que toda la naturaleza es integral y es una enorme bola en la cual todos los niveles están conectados y se sostienen mutuamente, todas las aspiraciones que se manifiestan en la humanidad tienen lugar, cualquiera que sean. No sólo hacia la riqueza, el entretenimiento, el conocimiento, y el descubrimiento, sino absolutamente todo. 

No podemos decir que la etapa moderna está caracterizada por algo especial, en comparación con otros periodos. Lo único es que ahora se comienza a desarrollar la atracción por revelar al Creador. 

En la generación actual, el deseo de autorrealización es más y más evidente en el entendimiento de la principal ley del universo. 

Pregunta: El psicólogo Abraham Maslow creía que no más del 4% de la población humana podía alcanzar el más alto nivel de la jerarquía de necesidades (el deseo de autorrealización). Más aún, la gente se siente feliz, incluso si la sed de autorrealización es satisfecha sólo en un 40%. 

¿Piensa que la realización del potencial es el punto más alto en la pirámide de los deseos? 

Respuesta: Naturalmente, si la realización en realidad ocurre ¿y si el deseo está ahí, pero no es realizado? 

Por ejemplo, en nuestro tiempo, muchos buscan incluso no conocer, sino revelar al Creador. El conocimiento está abierto para todos. Pero si hablamos de la revelación del Creador, eso no le es dado a todos, por lo tanto, ya no puede decirse que una persona llega a este estado y es feliz.
[269308]
De Kabtv “Habilidades de organización” 25/jun/20

Material relacionado:
Desarrollo espiritual y crecimiento del ego
Provee para las necesidades básicas de la vida y cuida el alma
Manejo del estrés, parte 8

Gusto por lo básico

Pregunta: Las necesidades del nivel más bajo de nuestros deseos no desaparecen; son preservadas en todos los niveles. Por lo tanto, incluso si estoy en la cima de la pirámide ¿siempre tendré necesidades animales? 

Respuesta: Son la base de todo. Cada uno contiene toda la pirámide de deseos. Más aún, mientras más nos elevamos en nuestros valores, más fuerte se vuelve nuestra conexión con los niveles más bajos. 

Por eso, en Cabalá se dice que mientras más se eleva el hombre, más fuerte se vuelve su anhelo por lo básico: comida, sexo, familia. 

Pregunta: ¿Es decir, no es que el hombre comience a ignorarlas, al contrario, comienza a sentir gusto por ellas, gusto por respeto, por dinero, etc.? 

Respuesta: Por todo. 

Pregunta: ¿Esa lucha constantemente tiene lugar en él? 

Respuesta: De eso se trata el crecimiento. 

Pregunta: Es decir, ¿no se vuelve indiferente a este mundo, dinero y todo lo demás? 

Respuesta: Nunca y de ningún modo. Sólo en libros escriben que el hombre espiritual, supuestamente es “delicada flor de Dios” ¡Al contrario! Cuando sus deseos espirituales crecen, también lo hacen sus deseos corporales, egoístas, terrenales.
[269263]
De Kabtv “Habilidades de organización”, 25/jun/20

Material relacionado:
Un cabalista es una persona que vive en dos mundos
Un fuerte deseo
Entrando al trabajo espiritual

¡No creas! ¡compruébalo!

Pregunta: Hay una negación masiva hacia el conocimiento científico, cualquier creencia. El mundo está confundido, la gente tiene que elegir cómo y en qué creer. No creemos en la seguridad de las vacunas. El coronavirus es una ficción y si no es ficción, la ciencia tiene las manos atadas. Ya no creemos en doctores, sino en ciencia no oficial, chamanes, personas que predicen. 

¿Sabe cuántos métodos que curan el coronavirus hay? ¡Un número enorme! ¡Un millón de vistas! En todos lados está escrito: “Estoy curado”, “Estoy curado” …

¿En qué debemos creer hoy? 

Respuesta: Yo no creo en nada. No siento que la vida me obligue a creer en algo. 

Pregunta: ¿En qué debe comenzar a creer una persona ordinaria? 

Respuesta: En que vivimos en un tiempo en que se abusa del ego. Socavan la confianza en sí mismos. Si un doctor me dice: “Pienso que esa medicina es buena para ti, vale la pena usarla”, podría pensar inmediatamente que tiene conexiones con la farmacia, que gana dinero, que las compañías farmacéuticas le pagan, etc. 

Todo pasa por el ego como por un filtro de arena y por eso no creemos a nadie ni nada. 

Esa es la imagen general del mundo hoy, en el que destazamos a todas las “vacas sagradas”. Absolutamente nada es sagrado; no creemos en nada; ni en nosotros mismos ni en Dios ni en el diablo ni en nadie ni en nada. Realmente nos quedamos sin nada, como un niño pequeño que llora porque fue olvidado. De esta forma. 

Pregunta: ¿Cuál es el programa del Creador, llevarnos a ese pequeño estado? 

Respuesta: ¡Por supuesto! Sí, para que seamos así: estoy frente a ti como si estuviera desnudo. 

Comentario: Veo que el trabajo constante es precisamente guiar al hombre: como un conejito bajo un arbusto -no confío en nadie, no sé nada, tengo miedo de todo. 

Mi comentario: Si, y no hay nada que esperar -sólo un poder superior, al que llegarás gradualmente, cuando entiendas qué debe ser, que es absoluto otorgamiento, absoluto amor, absolutamente por encima del ego. 

Cuando entienda cómo debe ser este poder superior y cómo acudir a él, la iluminación vendrá y llegará a la verdad. 

Pregunta: ¿Entonces no se necesitarán doctores? 

Respuesta: En principio, los doctores no son necesarios. Los doctores son necesarios sólo en el periodo del ocultamiento del Creador. Después, todo será la conexión del hombre con el Creador. 

Comentario: Pero es un futuro muy distante. 

Mi comentario: Pienso que sucederá muy rápido. 

Pregunta: ¿Cuál es su consejo? ¿en qué debe creer una persona hoy? ¿cómo podemos vivir? 

Respuesta: No creas en nada. Debe entender que todo lo que nos ha sucedido y aún nos sucede, es sólo para que realmente sintamos la necesidad del Creador real, no de algo inventado por algunas abuelas y cosas así. 

Todos inventan un Dios para sí mismos. Hubo tantas deidades. Como está escrito para Abraham, él destruyó esos dioses, es decir, la creencia en diferentes dioses. 

Pregunta: “Diferentes dioses” – ¿Es decir, un dios que se adapte a mi egoísmo? 

Respuesta: Si. Y es real, verdadero, Él sólo puede ser uno -altruista, construido sólo con base en algo más elevado que mi ego. 

Pregunta: Cuando no creo, cuando me siento mal, ¿quiere decir que necesito buscar? Mi ego es malo ¿quiere decir que el Creador está en algún lugar cercano, que se está acercando a mí? ¿Es Él exactamente lo opuesto? 

Respuesta: Por supuesto. 

Pregunta: ¿Y cuáles son mis acciones en este momento? 

Respuesta: Investigar. Buscar y tomar conciencia claramente de qué debe ser Él, ¿qué debo hacer yo para encontrarlo?
[269232]
De Kabtv “Noticias del Dr. Michael Laitman” 27/jul/20

Material relacionado:
Egoísmo al servicio del altruismo
Dos socios: Egoísmo y altruismo
El desarrollo del egoísmo

El fin de la era del ego

Mi nuevo articulo: «El fin de la era del ego«

El ego fue genial mientras nos sirvió. El deseo de poder, conocimiento y riqueza llevó a la civilización a innovar, crear y desafiar sus propios límites. Gracias al ego, ahora vivimos más, nuestra vida es más fácil y nos dedicamos mucho más a cumplir nuestros sueños, que a luchar por sobrevivir.

Pero durante las últimas décadas, el ego creció fuera de toda proporción. Ya no funciona a nuestro favor; se volvió tóxico y nocivo. Hoy, el ego nos hace intolerantes a otros puntos de vista, explota a otros y a la naturaleza, y hace caso omiso de la ruina que le dejaremos a nuestros hijos. De hecho, en algunos países, incluso los niños ya son una rareza, pues para la gente, criar niños es una una tarea poco gratificante.

Con esas tendencias antinaturales y de excesivo ensimismamiento, el ego está destruyendo el planeta en el que existimos, la sociedad en la que vivimos e incluso nuestro propio cuerpo. En una palabra, el ego nos está matando.

Actualmente, el ego les dice a muchas personas que no usen mascarillas y que luchen por su libre albedrío. Pero en este momento de pandemia, ¿que podría ser más ruinoso para nosotros y para los demás que no seguir el requisito mínimo para evitar el contagio? Sin embargo, el ego nos ciega al hecho de que está arriesgando nuestra vida y la vida de nuestros seres queridos, en nombre de una falsa libertad, cuando, en verdad, el ego es el amo y nosotros somos sus esclavos.

Tomemos el nacionalismo, por ejemplo, un tipo clásico de egoísmo. Demoniza a otro país o nación y nos convence de que, si arruinamos, empobrecemos o conquistamos a ese monstruo, nuestra vida será de color de rosa. Nos incita a lanzar una campaña contra nuestro supuesto némesis y cuando terminamos, devastados y con el corazón roto, nos dice que fuimos utilizados nuevamente por políticos oportunistas y magnates desalmados. Y así terminamos en la ruina, oprimidos y sin esperanza. Pero detrás de la escena, es el ego humano el que dirige el espectáculo, se ríe de todos nosotros a nuestra espalda.

Ni las opiniones más extremistas deben ser destruidas. Es un extremo y su extremo opuesto también existe y juntos, nos permiten distinguir el bien del mal, elegir la unidad sobre la separación, el cuidado sobre el descuido y la conexión sobre la separación. Si no fuera por los extremos, no podríamos desarrollarnos.

Es hora de poner fin a la era del ego. Es hora de ver que si levantamos la cabeza y vemos al otro, en lugar de ver nuestras peculiaridades, encontraremos que no tenemos enemigos.

El que es diferente a mí, me muestra algo que nunca podría ver yo solo. Revelamos nueva belleza, transmitimos nuevas ideas e introducimos nuevas formas de pensar, simplemente siendo diferentes. Es la diversidad lo que hace que el mundo en el que vivimos sea hermoso y esa diversidad lo mantiene en marcha.

La misma naturaleza que gobierna el mundo en el que vivimos, crea los fenómenos más extraños de la humanidad. Y así como no comete errores cuando crea árboles, no comete errores cuando crea diferentes personas. Nosotros somos los que tenemos la perspectiva equivocada. Somos los que pensamos que la opinión es buena, si es mía, y no podemos ver que en la naturaleza nada es uniforme, la diversidad gobierna y gracias a ella, prosperamos. Si la naturaleza hubiera uniformado a la humanidad, no sabríamos qué tenemos que cambiar y continuaríamos llevando nuestro estilo de vida insostenible hasta nuestro lamentable final.

De hecho, si intentamos aniquilarlos, crecerán bajo la superficie e infestarán a toda nuestra sociedad. Así sí son peligrosos, cuando no los usamos para cultivar la unidad y tratamos de desarraigarlos por la fuerza.

Pero ahora que la naturaleza demostró cómo puede ser la humanidad, podemos elevarnos y acabar con la era del ego. Podemos mantenerlo como recordatorio de cómo podríamos ser si no somos conscientes, pero en lugar del ego, es hora de que marquemos el inicio de la era del cuidado mutuo.

¿Necesitamos una vacuna contra el ego?

Pregunta: Si tuviera oportunidad de vacunar a la humanidad contra el ego, para que todos llevaran un estilo de vida social y creyeran que la sociedad es más alta que cada uno, ¿aprovecharía la oportunidad? ¿o esperaría a que el hombre lo lograra conscientemente?

Respuesta: En ningún caso lo haría, porque matar el ego es matar nuestra naturaleza. Hacer bueno al hombre sin que luche contra su egoísmo es convertirlo en un idiota amable e ingenuo.

El hombre debe educarse a sí mismo y superar su ego. Es un trabajo inmenso que no termina en una vida terrenal, continúa durante muchos ciclos de vida.

Por eso, no debemos interferir con la naturaleza, porque simplemente quitaremos lo más precioso de un hombre: su egoísmo y la oportunidad de decidir independientemente qué es libre albedrío y cómo debe probarlo en sí mismo.
[269253]
De Kabtv «Era post coronavirus» 7/may/20

Material relacionado:
El inicio de un nuevo grado espiritual
Vacuna universal contra todos los virus
Vacuna esencial para el ego

Hacia arriba por la pirámide de los deseos

275Comentario: Se cree que mientras más elevada es la calidad de las necesidades, menos personas las tienen. 

Mi respuesta: Naturalmente. Es la misma pirámide de los deseos. 

Pregunta: ¿Quiere decir que no todos necesitan entender el nivel más elevado? 

Respuesta: Por supuesto. Justo en el fondo, en la base de la pirámide, están las personas que aún tienen deseos animales simples: familia, trabajo, sexo y pasatiempos. 

Pregunta: ¿Está todo tan determinado que uno no puede ir de un nivel a otro? 

Respuesta: Principalmente depende de la persona, de la manera en que vino a este mundo, por decirlo así. Muy poco puede ser cambiado por el entorno. Baal HaSulam escribe acerca de esto en sus artículos sobre la influencia del entorno

Es posible cambiar el destino, pero para hacerlo, el individuo debe comprender el nuevo entorno, subyugarse a sí mismo ante otros, inclinar la cabeza y así recibirá de otros sus deseos, aspiraciones y valores. 

Pregunta: Si estoy, por ejemplo, en el tercer nivel de la pirámide, ¿conocerme ahí, es que revelo el significado de la vida en este grado y no necesito más?

Respuesta: ¡No! Sólo revelas el significado, pero aún no lo realizas. El entendimiento va más allá. 

Eventualmente, la humanidad llegará al grado más elevado, que será el centro del círculo o de la esfera y todos, es decir, todas las almas, se conectarán unas con otras, formarán una plenitud común y saldrán del marco de nuestro mundo.
[269225]
De Kabtv “Habilidades de organización” 25/jun/20

Material relacionado:
La influencia del entorno con una iluminación espiritual
¿Cómo cambiar mi destino?
La pirámide