entradas en 'Egoísmo' categoría

Odio de los hijos hacia sus padres

Pregunta: Uno de los problemas de los tiempos modernos es que los hijos odian a sus padres. Hay muchos casos de este tipo. Los hijos dejan a sus padres, los descuidan. Los padres mueren solos a pesar de que tienen muchos hijos. Esto sucede en todo el mundo ¿por qué?

Respuesta: Estamos elevándonos del nivel de ego animal al nivel de ego espiritual o humano. Humano es un nivel espiritual que no existe en nuestro mundo.

Estamos perdiendo nuestra conexión animal previa, cuando los padres vivían juntos a sus hijos, traían a su novia o novio o iban con el novio, etc. Todo era un hogar.

Pregunta: ¿Podían vivir en la misma casa?

Respuesta: Sí. Incluso en la misma habitación. Todo era muy simple. Ahora todo es diferente porque en nuestro mundo, el ego está cambiando.

Pregunta: En otras palabras, ¿el ego nos lleva a hacer esto?

Respuesta: Sí. Es el ego animal. Está creciendo. Nos empuja al siguiente nivel de desarrollo. Por eso, ya no entendemos esta existencia animal. Nuestros hijos ciertamente no lo entienden.

Están en un estado tal que no entienden por qué necesitan estar unidos a sus padres. O, creo que mis padres deberían pasar toda su vida conmigo ¿por qué me dieron a luz? Mientras vivan, deben pensar en mí. Si no se preocupan por mí, está bien. Los dejo.

Pregunta: ¿Cómo puede un hijo sentir así por sus padres?

Respuesta: Pero no siente.

Pregunta: ¿No siente ningún dolor, nada en absoluto?

Respuesta: No. Puesto que los superó su egoísmo animal, no siente ninguna conexión con sus padres, no siente que debe ayudarlos, apoyarlos, pensar en ellos, etc. No imaginan algo que no existe. No puedes volver.

Últimamente, todo desaparece, no existe. Es decir, si ayudas a tus hijos, te necesitan. Puedes estar cerca de ellos. Si dejas de ayudarlos, no te necesitan. Así sucede.

Comentario: Lo que me molesta es que generaliza. También hay relaciones normales.

Mi respuesta: Hablo de la tendencia de la naturaleza. Por eso generalizo.

Pregunta: Y, ¿qué sigue?

Respuesta: En nuestra generación, los padres aún pueden dar algo, dirigir, dejar a los hijos sus posesiones, etc. En la siguiente generación, habrá ruptura.

Habrá tal relación entre padres e hijos que, si tienen los mismos objetivos espirituales, de alguna manera estarán conectados. Si no, se olvidarán por completo de sus padres. Y, francamente, los padres tampoco pensarán en sus hijos.

Pregunta: ¿Qué pensarán los padres?

Respuesta: Cómo pasar tiempo tranquilamente con sus viejos amigos.

Pregunta: ¿Con perros y gatos?

Respuesta: Sí. Habrá muchos tipos de clubes de juegos; digamos, clubes para jugar dominó o algo más.

Pregunta: ¿Qué tiene de bueno esto?

Respuesta: Nada. El hombre debe entender cómo estar conectado con otros. En un sistema completamente diferente, no un sistema de conexiones corporales y animales.

Pregunta: ¿No es un sistema padre-hijo?

Respuesta: Es un sistema en el que padres e hijos, cada uno individualmente, revelan un objetivo común. Este objetivo los conecta.

Pregunta: ¿Cuál es la meta?

Respuesta: La meta es saber el sentido de la vida. Para padres, hijos y nietos, siempre es uno. Si lo revelan y se apegan a él, sentirán necesidad de conectarse y de ayudarse mutuamente.

Pregunta: ¿De qué propósito común en la vida habla? ¿de si los padres tienen un objetivo común con sus hijos?

Respuesta: Los padres podrán empujar a sus hijos hacia la meta correcta. Así su conexión será tanto corporal como espiritual y revelarán al Creador entre ellos.

Pregunta: ¿Cuál es la revelación del Creador?

Respuesta: La revelación del Creador es revelar conexión y amor mutuos.

Pregunta: ¿Solo entre ellos?

Respuesta: Para empezar.

Pregunta: ¿Quiere decir en esa célula: hijos y padres?

Respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Aún no quieren revelarlo?

Respuesta: No, ¿alguien les platicó de esto? ¿alguien los se los enseñó?

Pregunta: ¿No sugiere su relación natural que alguien les haya dicho?

Respuesta: Por supuesto que no.

Comentario: Está siendo muy duro hoy.

Mi respuesta: No soy duro. Esto es lo que se nos muestra el mundo ¿soy duro? Tú hiciste el mundo así.

Comentario: Pero esta verdad de la que habla, me imagino que va a haber muchos comentarios.

Mi respuesta: Es porque no oculto la verdad. Por el contrario, sugiero revelarla para que se pueda ver el estado en que se encuentran y a dónde nos conduce.

Pregunta: ¿Qué conclusión deberíamos un sacar después de sus duras palabras: que hay una ruptura entre padres y nietos e hijos y que es natural?

Respuesta: Si no encuentran un objetivo común, no habrá nada que los conecte. Nada en absoluto.

Pregunta: ¿Les está pidiendo que busquen ese objetivo común?

Respuesta: Sí.
[261507]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 6/ene/20

Material relacionado:
Una Nueva Vida – #758 Amar a los hijos apropiadamente
Una nueva vida-#583 La madre y el bebé hacen frente a los retos
¿Por qué nuestros hijos crecen y se convierten en extraños

La epidemia no es castigo, sino remedio

A lo largo de la historia, hemos recibido muchas señales de atención del Creador, el bueno que hace el bien. Pero al existir en cualidades egoístas, opuestas al Creador, percibimos estas manifestaciones de amor y cuidado como golpes y no sentimos necesidad de cambiar.

Así es como un padre amoroso obliga a su hijo a aprender, el niño solo quiere jugar, no escucha y piensa que su padre lo odia.

Esto es exactamente lo que sucede en el mundo: crisis, guerras, desastres, epidemias, el camino del sufrimiento por el que ha pasado la humanidad. Esto se debe a que nos negamos a aceptar el gobierno del Creador, como absolutamente bueno, que siempre trae el bien, es decir, adaptarnos a este gobierno.

Queríamos huir de las instrucciones del Creador como niños que no escuchan a sus padres y se esconden y discuten todo el tiempo. Por eso nuestra vida es tan amarga.

Pero ahora experimentamos un golpe especial como ningún otro. Se trata de calmar al mundo entero, a toda la humanidad y convertirnos en un todo único. Justo como cuando los padres pierden la paciencia y le dicen a los niños:¡»Es suficiente, cálmate ya»! Y obedecen esa acción tan estricta y se calman.

El gobierno superior desciende y se acerca cada vez más a nosotros, empieza a tratarnos de manera cercana, individual y directa.

¿Por qué la humanidad tomó este golpe de forma tan fuerte? ¿por qué le tenemos tanto miedo al coronavirus? Estamos acostumbrados a que cada año muchos mueran y nazcan en todos los países ¿por qué tenemos tanto miedo de este virus en particular?

Sabemos que dentro de cien años toda la población del mundo cambiará: todos morirán y nacerán nuevas personas, pero no es una tragedia. El virus, sin embargo, es un golpe psicológico. Hay una plaga oculta entre nosotros, no la vemos ni la sentimos, y no sabemos desde dónde nos golpeará.

Sin embargo, el virus realmente actúa en nuestro beneficio al ordenarnos que nos separemos unos de otros y que no salgamos de casa. Es como si nos dijeran: “¡Si no pueden tratarse bien, quédense en casa! Si aparece un poco de bondad, pueden salir, pero mantener una distancia de diez metros entre ustedes ”.

El virus nos muestra nuestras verdaderas relaciones: que no podemos estar juntos y si nos conectamos, nos transmitimos virus porque somos egoístas. Este virus es la revelación del gobierno superior.

El virus separa a la gente, en la medida de su egoísmo. La obliga a quedarse en casa en lugar de involucrarse en cosas inútiles y descabelladas. Nos muestra que podemos tener una mejor conexión. No vino a dañarnos ni a matarnos, sino a organizar nuestra vida correctamente. Esta es manos del Creador que nos educa con misericordia.

La epidemia no es castigo sino remedio. El virus enfría las relaciones alimentadas por el egoísmo, el deseo de ganar, triunfar y explotar a otros para beneficio personal. Detiene toda esta carrera.
[261885]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 18/mar/20, lección sobre: «Pésaj (Pascua)»

Material relacionado:
Acerca del castigo
Castigo por malas acciones
Recompensa y castigo en nuestra vida, parte 2

Anticuerpos contra el ego

El coronavirus es consecuencia de la conexión rota entre la gente. Todo está armoniosamente conectado en la naturaleza, a nivel de las partículas elementales, es decir, de la materia inanimada, así como a nivel vegetal y animal.

En estos niveles, todos usan a los demás sólo en la medida en que lo requiere su instinto natural. El lobo atrapa y se come a la oveja, no porque quiera lastimarla, sino que necesita comérsela para sobrevivir. Pero cuando el lobo ya no está hambriento, no toca a otras ovejas. No tiene ya deseo de matarlas.

Si fuera una persona en lugar del lobo, matará a todas las ovejas, enviará la carne a la tienda, ganará dinero y lo gastará para su propio placer.

El ego del hombre no tiene límites. Su deseo de disfrutar no termina dentro de los placeres animales de comida, sexo y familia. Intenta utilizar a otros para su ventaja, conquistar el mundo entero, elevarse por encima de todos con ayuda de dinero, honor y poder. Y este deseo destruye nuestra vida, nos hace enemigos unos de otros.

Riqueza, fama y conocimiento son satisfacción egoísta que requieren que una persona esté por encima de las demás. Y hace todo tipo de trucos para ganar dinero a partir de otros. Esto ya implica competencia.

No competimos por comida, sexo y familia; simplemente lo disfrutamos como lo haría cualquier animal. Sin embargo, el nivel humano se caracteriza porque requiere dinero, honor y conocimiento. Este deseo egoísta nunca puede ser satisfecho; exige más y más.

Pero la naturaleza, que es un sistema global e integral, no está de acuerdo, así como un árbol no está de acuerdo con ser cortado. La naturaleza resiste y produce anticuerpos que evitan que el hombre invada y destruya los sistemas naturales.

La naturaleza es una ley integral que une todos los elementos y no permite que alguno gobierne, todos están conectados con el resto de los elementos. Por lo tanto, tan pronto como vamos demasiado lejos con nuestro interés propio, sentimos la resistencia de otros, de la sociedad o de algunas partes de la naturaleza.

El avance adicional es posible sólo bajo la condición de que se observe la ley integral de la naturaleza, sin olvidar que todos estamos dentro de la misma esfera conectados por una red.

El universo y la Tierra y todo lo que contienen: la naturaleza inanimada, las plantas, los animales y el hombre están incluidos en un solo mecanismo y dependen unos de otros. En todo este sistema, sólo hay una ley que requiere que todos se complementen.

El ego humano es el único componente que odia a todos y quiere usar todo para su propio beneficio. Los humanos no sólo queremos usar a la naturaleza, también luchamos entre nosotros.

El egoísmo nos lleva a un mundo global en nuestra búsqueda por obtener más y más  ganancias unos de otros. Pero nunca aspiramos a tener una buena conexión mutua que contribuiría con todas las partes de la naturaleza. Por el contrario, cada vez que el hombre se infiltra en la naturaleza, intenta subyugarla, destruye especies enteras por capricho, sin pensar en las generaciones futuras, ni siquiera en su propio mañana.

Se dice: «Vayan y gánense la vida uno del otro». Es decir, cada uno produce algo propio: uno cultiva pepinos y el otro hornea pan e intercambiamos. Pero gradualmente, este fenómeno positivo se vuelve negativo porque cada egoísta quiere tener el monopolio y derrotar a todos.

Alguien abre una panadería, luego otra, luego una tercera y comenzamos a competir, agregamos aditivos químicos al pan, drenamos la tierra sin pensar en el futuro. Lo principal es tener éxito ante los ojos de los demás, ganar dinero, honor y poder. Estamos dispuestos a actuar, incluso en nuestro propio perjuicio, como Estados Unidos y Rusia, que gastan enormes cantidades de dinero en armas, pero no pueden detener su confrontación.

El hombre se se vuelve más egoísta y quiere esclavizar y explotar a otros, cada vez más, hasta que, de pronto, desde el nivel biológico llega una reacción en forma de virus ¿cómo se asocia exactamente el nivel humano con un virus primitivo? El hecho es que todos los niveles están conectados: la naturaleza inanimada, vegetal y animal y los humanos están conectados en un solo sistema.

Por lo tanto, se produce una disputa entre la gente y hay un terremoto en respuesta. Todo en la naturaleza comenzó con una pequeña partícula que comenzó a unirse cada vez más con otras partículas. Y así surgieron átomos y luego las moléculas vivas comenzaron a transmitir energía e información entre sí hasta que aparecieron organismos más complejos.

No hay ni una pequeña partícula en el universo que no esté conectada en este campo con el universo, con cada uno de sus elementos en todos los niveles: inanimado, vegetal, animal y humano. La conexión más importante está en el nivel humano, en el nivel del pensamiento, es decir, en las relaciones -eso determina y controla todo.

La velocidad del pensamiento es infinita; no está limitada por la velocidad de la luz, por lo tanto, todo se aclara en el pensamiento. Y el que no comprende que todas las partes de la naturaleza están conectadas en un solo sistema, es como un niño que dice que la copa se cayó y se rompió sola.

Así, la principal conclusión de la epidemia global del coronavirus será que las relaciones del hombre, la red que nos conecta, es el fenómeno más importante y más elevado en este mundo y define toda nuestra vida. Si la equilibramos, restauraremos la armonía en todos los niveles y viviremos como si estuviéramos en el cielo.
[261638]
De Kabtv «Nueva Vida #1211: anticuerpos contra el egoísmo», 10/mar/20

Material relacionado:
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 1
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?

Esencia y raíz de la unidad, parte 5

¿Por qué sólo personas unidas pueden jugar fútbol?  

Nota: Muchos científicos dicen que esa alianza, la tendencia a unirse, a establecer relaciones, convivir y colaborar, es una de las mayores características distintivas de la vida. 

Mi Comentario: La vida está hecha con base en la unión. 

Pregunta: Evolucionar es una forma de integrar, amalgamar y articular el desarrollo de estructuras complejas. Por un lado, individuos que está intrínsecamente enlazados y dependen mutuamente de la búsqueda de riqueza, poder y conocimiento, están integrados en tribus, imperios y estados.  

Sin embargo, si observas a la naturaleza inanimada, plantas o animales, verás que cuando se combinan, adquieren cierta forma de mente superior. Por ejemplo, cuando las células vivas se combinan, forman un organismo superior. La gente sólo puede unirse para jugar fútbol o para aniquilar su propia especie ¿por qué pasa eso?

Respuesta: Porque en los niveles inanimado, vegetal y animal, todas las partes de la naturaleza se unen de forma instintiva, bajo la influencia externa de una fuerza superior que los dirige. El hombre está obligado a encontrar y crear esta técnica, la fuerza y el orden de unión, en sí mismo, en contra de su ego. 

Es un trabajo opuesto al egoísmo, que no se encuentra en los estados inanimado ni vegetal ni animal de la naturaleza, sólo en el humano. Eso distingue al hombre de todo lo demás. Le facilita ser dueño de una mente que crece, de herramientas y principios para revelar su naturaleza. Todo lo que está por debajo de él son los niveles inanimado, vegetal y animal. 

Sin embargo, a su nivel, al nivel del humano, de la sociedad, el hombre no puede revelar nada. Descubre sólo algunas dependencias primarias y nada más. Pues, tiene sólo una fuerza, es decir, la fuerza egoísta de separación. No tienen la segunda fuerza, la altruista. 

Por lo tanto, si trabaja con una fuerza, nada sucede. Intenta relacionarse con los demás sólo para desarrollar la fuerza egoísta. Y ocurre de forma negativa, con golpes y crisis constantes. 

Si el hombre tuviera también la fuerza positiva, la que se opone a la negativa, de seguro que tendrían éxito en todo.
[258075]

De Kabtv  “Análisis sistemático del desarrollo del pueblo de Israel”, 23/mar/19

Material relacionado:
La necesidad de unirnos
Engaña a tu ego o este te engañará
Entre la Misericordia y la Sentencia

Elevándonos por encima del egoísmo universal

Pregunta: Vemos que la ira, la indiferencia y la falta de voluntad para sentir lo que les sucede a otros, aumenta en las personas ¿podemos detenerlo de alguna manera, interactuando con la gente o preguntándoles?

Respuesta: ¡De ningún modo! De ninguna manera. Esta es la ley del egoísmo universal, que se desarrolla cada vez más en nosotros, nos hace sentir superiores, fuertes y terribles. Seguirá así hasta que finalmente decidamos que tenemos que superarlo. De lo contrario, no sobreviviremos.

Podemos elevarnos por encima del ego sólo con ayuda de la ciencia de la Cabalá. No hay nada más que podamos hacer.

Así que, tendremos que dominar esta ciencia para elevarnos por encima del ego, obtener una segunda cualidad –altruismo– y con la interacción correcta entre las cualidades positivas, altruistas y negativas, egoístas, revelar el mundo superior.
[261025]

De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 26/ene/20

Material relacionado:
Un libro que fue escrito cuando las épocas coinciden
Ahora es el tiempo para el trabajo independiente
Cómo dejar de pensar en mí mismo.

Cuarentena: primer paso para superar la crisis

La responsabilidad mutua global es la ley para todos los elementos, conectados en un solo sistema. Esta ley obliga a todos a saber cómo deben relacionarse con el sistema para equilibrarlo y perfeccionar las relaciones mutuas entre todas sus partes.

Y, por supuesto, ni siquiera podemos comprender esta ley, menos, cumplirla. No puedo hacer un compromiso así, porque si no cumplo con mi función en el sistema integrado, todo se saldrá de balance y yo tendré la culpa.

Todos sentirán que violé la perfección del sistema. Pues cada elemento es equivalente al sistema general, es una responsabilidad terrible. Todos somos responsables del mundo entero. Por eso, se dice: «Es mejor sentarse y no hacer nada».

Así que ahora, se le pidió a la gente ponerse en cuarentena, que no salga a ningún lado ni vuele ni tengan contacto con nadie. Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Necesitamos estudiar que estamos en un sistema integral y global, donde opera la ley de responsabilidad mutua, es decir, la dependencia mutua y sabremos cambiar esta dependencia, de obligatoria a deseable. Queremos estar conectados, no porque la naturaleza nos obligue, sino porque nosotros mismos comenzamos a revelar lo bueno que es estar en contacto.

Sería una vida celestial -unirnos, ser una unidad perfecta y comenzar a sentir la perfección de la naturaleza. Así sentiremos todas las partes de la naturaleza, desde las estrellas más distantes hasta formas de vida que ahora no conocemos. El hombre puede convertirse en un exaltado creador de la perfección.

El primer paso para superar la crisis es la cuarentena, es decir, «siéntate y no hagas nada», solo aprende. El problema de la humanidad es que comenzamos a actuar incluso antes de comprender lo que hacemos. Mientras estamos en cuarentena, tenemos tiempo para pensar: en qué mundo existimos, quiénes somos, cuál es el sistema de la naturaleza en el que vivimos, cómo dependemos del sistema de la naturaleza y ella depende de nosotros?

¿Cómo, con nuestras relaciones, influimos en el sistema global de la naturaleza: materia inanimada, plantas, animales y humanos y cómo reacciona la naturaleza ante nuestras acciones? Así, comenzaremos a aprender a construir una hermosa casa para todos: no sólo cómoda, sino eterna y perfecta, por encima de vida y muerte biológica, en un nivel superior.

Al corregir nuestra conexión, nos elevamos a un sistema infinito, ilimitado en tiempo. Comenzamos a vivir en un mundo en el que la muerte no existe y no hay restricciones, solo logros y existencia ilimitada. Ahora tenemos la oportunidad de llegar a esa vida.

En primer lugar, necesitamos estudiar el sistema global de la naturaleza, nuestro papel en él y cómo podemos organizarnos para conectarnos con el sistema global de la naturaleza. Finalmente, todos somos egoístas, lo contrario de la naturaleza, ¿cómo puedo adaptarme al sistema de la naturaleza, que es integral y existe de acuerdo con la ley de responsabilidad mutua, con conexión, amor y siendo complementarios, si fui construido con las cualidades, exactamente opuestas?

Aquí es donde la sabiduría de la Cabalá viene en nuestra ayuda; nos enseña, a los egoístas, a construir una conexión mutua, similar al sistema integral de la naturaleza. Esto se llama «decena», ahí, diez personas se unen para establecer relaciones consistentes con el sistema de la naturaleza.

El ego humano siempre trata de adaptar el mundo a sus necesidades. Pero ese tiempo se acabó. La epidemia revolucionó la conciencia del mundo y comenzamos a comprender que no podíamos usar todo, sólo para beneficio propio, que deberíamos buscar ser útiles para todo el sistema.

Diez personas son como un pequeño laboratorio, donde tratamos de desarrollar un antivirus, ahí acordamos establecer entre nosotros, las mismas leyes que operan en la naturaleza perfecta, integral y global, es decir, otorgamiento mutuo. Todos caen y se elevan por encima de ellos mismos, logran relaciones más altas que el ego personal de todos. Esto sirve como vacuna contra el virus.

Por lo tanto, surgirán nuevos grupos hasta que toda la humanidad reciba una vacuna antivirus y volvamos a un comportamiento que corresponde a una naturaleza saludable. Será un nuevo humano, porque percibirá el deseo de los nueve amigos como suyo y los cuidará más que a sí mismo.

En esta medida, recibirá apoyo de la ley integral de la naturaleza, que lo convertirá en parte integral. La ley de garantía mutua nos obliga a conectarnos con el sistema, por encima del ego.

La naturaleza hizo al hombre el mayor egoísta de todas las criaturas. Pero la naturaleza global quiere mostrarnos con esta crisis, que ha estado esperando para hacernos sus partes inextricables. Es como si la naturaleza nos dijera: «Ya estoy lista para incluirlos dentro de mí como elementos integrales».

Y eso a pesar de que fuimos creado anti-integración y sólo queremos gobernar y usar a los demás. La naturaleza nos hizo contrarios a ella, para que comparemos los estados negativos y positivos y apreciemos la «ventaja de la luz de la oscuridad». Así podremos sentir y conocer el estado integral, perfecto y querer lograrlo. De lo contrario, no entenderíamos dónde estamos.

La naturaleza originalmente instaló un programa egoísta en nosotros y ahora deja de funcionar. Necesitamos entender que un programa egoísta es incompatible con un mundo global y conectado.

La crisis nos empuja a aceptar conectarnos y cumplir con la ley integral de la naturaleza. Necesitamos instalar en nosotros un programa de garantía mutua nuevo y mejor, el único programa que existe en la naturaleza.

Este programa funciona en todo, excepto en el hombre, pero no podemos percibirlo con nuestra mente egoísta y malcriada. Juzgamos el mundo en función de nuestras deficiencias y lo vemos dañado. Tan pronto como comencemos a corregirnos y queramos convertirnos en parte integral de la naturaleza, veremos un mundo totalmente diferente, sabremos  que siempre fue así, sólo que no nos dimos cuenta.

La ley de garantía mutua establece que todos pertenecemos a un sistema y estamos obligados a sentirnos como engranajes de un mecanismo en el que todos dependen de todos. Así tendremos una vida eterna, perfecta y hermosa. No se necesita nada más, la crisis creada por la epidemia del coronavirus nos acerca a esto. Deseemosle a todos éxito y una resolución adecuada.
[261746]
De Kabtv “Nueva Vida #1212: responsabilidad mutua”, 10/mar/20

Material relacionado:
Bnei Baruj—Somos responsables de todo el mundo
Una nueva vida-929 Alcanzar la perfección en nuestro mundo
La unidad es el propósito de la evolución en la naturaleza

¿Cómo podemos equilibrar a la sociedad? – Charla con el profesor Stephen Bronner

El cabalista doctor Michael Laitman y el profesor stephen Bronner, co-director del consejo internacional para la diplomacia y el diálogo y el autor de A Rumor About the Jews: Anti-Semitism, Conspiracy, and the Protocols of Zion (Un rumor acerca de los judíos: antisemitismo, conspiración, y los protocolos de Sión) buscan la manera óptima para equilibrar a la sociedad. 

Dos fuerzas operan la realidad: positiva y negativa. La fuerza negativa es el ego humano que evoluciona constantemente -el deseo de disfrutar a expensas de otros. Se desarrolla naturalmente y cuando surge, causa crisis y desintegración. La fuerza positiva es de amor y otorgamiento, la fuerza altruista. Se revela en las conexiones humanas positivas. De forma subconsciente anhelamos el altruismo, pero enfrentamos manifestaciones del ego a nuestro alrededor. 

¿Cómo nos deshacernos de nuestro ego? 

No debemos deshacernos de nada. Tanto altruismo como egoísmo, amor como odio, son necesarios para nuestro desarrollo. La humanidad tiene que encontrar un equilibrio consciente entre esas dos fuerzas, la sabiduría de la Cabalá nos dice cómo. 

Existimos bajo las leyes de la naturaleza, por lo tanto estamos sujetos a ellas. Si la gente crea una actitud así hacia odio y amor, donde uno cubre el otro (“el amor cubre todas las transgresiones”), construirá una estructura que se ajustará al sistema integral de la naturaleza y si logra equivalencia de forma con la naturaleza, llegará al equilibrio perfecto y completo. 

¿Pueden ser los judíos modelo para la humanidad? – charla con el profesor Stephen Bronner

El cabalista doctor Michael Laitman y el profesor Stephen Bronner, co-director del Consejo Internacional para la Diplomacia y el Diálogo, autor de «Un rumor sobre los judíos: Antisemitismo, conspiración y los protocolos de Zion», hablan de que los judíos tendrán que ser modelo para la humanidad.

¿Cómo puedes ser modelo a seguir si te odian?

La solución está en la raíz original. Los judíos, son una nación que se originó en la antigua Babilonia, bajo el principio «el amor cubre todas las transgresiones», tienen la inclinación natural para implementar el método que equilibre a la sociedad, lograr una conexión humana positiva por encima de las diferencias y de nuestra naturaleza egoísta.

Hoy, que el mundo sufre de crisis y virus, existe la demanda urgente de un método que conecte positivamente a la sociedad. Por lo tanto, si el pueblo judío recupera la conciencia de lo que alcanzó una vez en la historia, por sobre la división social y lo hace a escala global, será ejemplo de unidad para todos, «luz para las naciones».

El hombre no tiene la inclinación natural de unirse por encima del rechazo, pero cuando escuche y vea que la unidad hace del mundo un lugar mejor, más sano y más feliz, seguirá esa dirección y construirá una sociedad con base en las tradiciones cosmopolitas, como lo menciona el profesor Bronner.

Cuando encontremos el equilibrio entre las fuerzas opuestas de la naturaleza —altruismo y egoísmo— experimentaremos un buen futuro. A los judíos se les dio la capacidad de dar el primer paso.

Desarrollo del ego y método de conexión, parte 7

El becerro de oro: símbolo del ego

Pregunta: Tan pronto como el pueblo de Israel recibió el método de conexión en el Monte Sinaí, comenzó de nuevo a separarse: el becerro de oro, la revuelta de Coré, las quejas, los espías, etc.

¿Qué significa el becerro de oro?

Respuesta: El becerro de oro es el egoísmo que la gente sacó consigo de Egipto. No puede escapar, siempre está con ella. A veces se eleva por encima, a veces no.

Por eso, el becerro de oro es símbolo del ego que los devuelve al mismo estado. No se trata de geografía, aunque quieran regresar a Egipto, sino de sus sentimientos, del nivel de comunicación en el que quieren existir.

Hablamos de la sociedad. Así que, el deseo de regresar es al estado en el que estaban separados, es adorar al becerro de oro, es decir, a su ego.
[260095]
De Kabtv «Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel”, 1/jul/19

Material relacionado:
Señal de que debemos compartir el método de corrección
¿Un diablo con cuernos o nuestro propio egoísmo?
Babilonia del siglo 21

Desarrollo del ego y método de conexión, parte 6

Diferencia entre el método de Moisés y el método de Abraham

Pregunta: ¿De qué se ayudaron el método de Abraham y el método de Moisés para sacar a la gente de su ego?

Respuesta: Moisés tenía medios muy simples. Abajo, todo depende del deseo de conexión de la gente, de su garantía mutua (Arvut). En la medida en que lo desean, se les da la fuerza superior que los conecta.

Pregunta: Es decir, la condición principal es la ley de garantía mutua. En el Talmud de Babilonia está escrito: “Si aceptas la ley de garantía, es bueno. Si no, aquí está tu tumba” ¿quiere decir que la naturaleza o el Creador nos exigen por la fuerza que cumplamos?

Respuesta: No hay nada más en la naturaleza. Todo es muy simple; hay una ley: llevar a la humanidad a la conexión. Si, a lo largo de este camino, repentinamente hay alguna interferencia, la naturaleza, como siempre, la destruye. Nos unirá por la fuerza.
[260051]
Del Kabtv «Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel», 1/jul/19

Material relacionado:
Una nueva vida #870- Cómo funciona el método de conexión
Un método para conectar al Creador con el ser creado
El método de ascenso