Las guerras del Mesías están por venir

Comentario: Michael escribe: “En un momento tranquilo y pacífico, podría estar de acuerdo con usted en que es necesario abrazar al enemigo y que el amor está por encima de todo. Por cierto, eso es lo que solía hacer. Pero ahora lo veo imposible. El hombre no puede hacerlo. Nunca abrazarás a un asesino o un violador en tu vida. ¡No los abrazarás!, ¿por qué habla sobre eso?

Mi respuesta: No digo que debes abrazarlo físicamente. Ni siquiera internamente puedes abrazarlo. Pero debes tratar de imaginar que desciendes a su nivel, porque si es asesino y violador, está por debajo de ti. Pero, desciendes para ponerte en contacto con él y para comprenderlo de algún modo.

Pregunta: De hecho, el contacto es imposible, ¿verdad?

Respuesta: ¡No! Porque no harás nada. Debes entender que así fue programado desde arriba. Pues aquí hablamos de Cabalá, de la corrección cabalista.

Debemos entender que el hombre fue hecho así. Con todo su ego e inclinaciones, no es su culpa. El Creador así lo dispuso para él, el Creador es bondadoso, todopoderoso y amoroso. Tenemos mucho que corregir en nuestro entendimiento.

Hasta que desciendas a su nivel y entiendas que todo en él viene del Creador y se presenta ante ti y dentro de ti, para que corrijas tu actitud hacia lo que sucede y hacia el Creador, así, de alguna manera podrás acércate a él. Aún no podrás abrazarlo, pero te  acercas a él y tratas de corregir esa condición junto con él, para que al final puedas entenderlo, porque no depende de él.

Todo esto es culpa del Creador que lo hizo y lo hizo para corregirlos, para que juntos puedan elevarse al nivel de comprensión mutua y luego al amor entre ustedes y por toda la humanidad, por el universo entero y así lo corregirán todo.

Comentario: ¿En qué ciencia tan imposible y difícil estamos involucrados?

Mi respuesta: Esto no es ciencia. ¡Esto es naturaleza! De lo contrario, ¡no haremos nada!

Comentario: Requiere dar la vuelta a las entrañas, lavar el corazón y despejar la mente.

Mi respuesta: Cuando lo haces constantemente y por mucho tiempo, lo logras. La gente pasará por estas guerras. Serán guerras internas, guerras del Mesías. Y todo saldrá bien.

Comentario: Entiende, que estamos hablando de un ser querido, un ser querido que ya no está con nosotros.

Mi respuesta: Todos los familiares y amigos repentinamente, se manifestarán de tal modo que no verás a nadie más lejos de ti que el más cercano. Y los más lejanos resultarán ser los más cercanos.

Todos resultarán ser cercanos y feos. Y de pronto, tendrás que amarlos, adorarlos. Hay verdaderas guerras por delante; se les llaman “guerras del Mesías”, las guerras de liberación de nuestro ego.

El Mesías (Mashíaj) —de la palabra “Limshoj”, sacar— es quien nos saca de nuestro ego. Dejamos de ver el mundo egoístamente, dejamos de culpar a los demás. Debemos relacionar todo con el Creador y corregir nuestra actitud hacia Él, del odio absoluto al amor absoluto.

Comentario: ¿Se imagina? Dice: “Él tiene la culpa de todo, Él hizo todo, Él es el principal enemigo del hombre”.

Mi respuesta: Si así percibo el mundo, así es.

Pregunta: ¿Y si lo hago al revés?

Respuesta: Debo darme la vuelta otra vez; al final, debo corregirme a mí mismo, no hay mal ni daño en el mundo, excepto, mi ego. Debo cambiarlo por la cualidad de amor absoluto, en lugar de ver a todos como enemigos, verlos amorosos y amables.

Pregunta: ¿Quiere decir que me corrijo y ellos se vuelven amorosos y amables?

Respuesta: Sí.

Comentario: Es decir, ¿todo está encaminado a que me corrija?

Mi respuesta: Sí. Aún hay cosas que hacer.

Pregunta: Dice que habrá guerras serias por delante. En cualquier caso, ¿estaremos preparados o seremos arrojados sin preparación a ese abismo?

Respuesta: ¡No! ¿Quién te arrojará? Es como lanzar a un bebé a una pelea real.

Pregunta: ¿Somos guiados de una forma u otra y llegaremos deseando esas guerras?

Respuesta: Sí. Entenderemos su necesidad.

 

¿Te gustaría aprender más sobre cómo corregirnos?

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta