entradas en 'Plegaria' categoría

¿Qué pedimos al Creador?

Pregunta: La gente le pide a Dios que cambie Su actitud, ¿también es idolatría?

Respuesta: Sí, es una idea equivocada sobre el Creador, que supuestamente actúa mal, pero si le pido, todo estará bien.

Comentario: Pero todos pedimos así.

Mi respuesta: Ese es el problema. ¿Qué pedimos? ¿le pido al Creador que cambie o que me cambie a mí?

Comentario: Por lo general, el esquema es simple. Hay problemas y el hombre se vuelve hacia el Creador para que Él cambie Su actitud hacia él y elimine los problemas.

Mi respuesta: Es decir, Él es malo y cuando le pida se volverá bueno. ¿O debo pedir que cambie y ver que Su actitud hacia mí es excelente? Si Él me cambia, dejaré de ver problemas. Por eso, debo pedir no que se eliminen los problemas, sino que me corrijan.

¿Cómo puede ser? Me veo de la mañana a la noche rodeado de fuerzas negativas que me afectan y debo pedir ver que esas acciones son positivas. Para eso, debo cambiar.

 

Quisieras saber ¿Cómo debo pedir para que mi petición sea verdadera? 

Hay diferentes tipos de peticiones

Pregunta: ¿Puedo pedir al Creador bendiciones para mi familia, amigos y humanidad? 

Respuesta: Sí. Pero surge la pregunta: ¿Si pido al Creador algo para alguien, quiere decir que lo que recibe de Él ahora, no es suficiente para él, que es malo?

Finalmente, todos vivimos sólo con lo  que nos da el Creador, lo que recibimos de Él. Si voy a Él y pido: “Dame algo más, por favor”, le pido lo opuesto: “Lo que Tú me das no es suficiente para mí” ¿Por qué recibo sólo eso?  

Es decir, puedo acudir al Creador para recibir, sólo si quiero incrementar mi otorgamiento a otros, transmitirlo a través de mí. De otra manera, mi petición para que Él me dé algo, es egoísta, 

Pregunta: ¿Resulta que es una maldición? 

Respuesta: En general, sí. 

Pregunta: ¿Puedo pedir que la cualidad de otorgamiento y amor se manifieste en otros? ¿se consideraría como que yo los bendigo? 

Respuesta: Por supuesto. De otra manera, automáticamente incrementas el ego en ellos. Si pides algo más para ellos, al hacerlo los dañas. Esto es llamado “el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones”. 

Pregunta: ¿Incluso si  pido por la salud de alguien? 

Respuesta: Esta es una buena pregunta. No es tan simple. Es claro que si alguien está enfermo, también viene del Creador. Todos nuestros estados se originan en Él. Si oramos por alguien, pedimos e intentamos mejorar o corregir algo, debemos entender lo que le hacemos a la persona, si es bueno o no para ella. Por eso, surgen aclaraciones muy serias, por ellas pido. 

Comentario: Pero hablábamos del deseo interno del hombre. Si es un ser querido, es claro que automáticamente quiero que se recupere y así me dirijo al Creador. 

Mi respuesta: Este es uno de tus deseos. Y el segundo es cuando te diriges con una intención después que tomaste una decisión. 

Descubre como es La petición es expresión de la aspiración interna

 

De Kabtv “Estados espirituales” 

Cómo merecer respuesta del Creador

Pregunta: Por una parte, necesitamos elevar la plegaria de muchos y debe ser, no una suma, sino una integral. Por otra parte, cada uno debe estar en constante diálogo con el Creador ¿cómo se correlacionan esas dos cosas? 

Respuesta: Debemos combinar todas nuestras peticiones y esfuerzos, de manera que podamos expresarlas colectivamente al Creador. Así, podemos esperar que Él reaccione. Si somos lo llamado “uno hombre con un corazón”, si nos unimos en esa estructura, mereceremos Su respuesta. 

Sólo en un gran deseo, aspiración y anhelo cuando vamos hacia el Creador podemos llegar a cierto tipo de respuesta y reacción de Él 

Aún debemos formar un deseo, de tal manera que sea lo más interno, sincero y espiritual posible y recibiremos respuesta. El Creador requiere que seamos tan puros como sea posible con Él ¡Lo más puro posible!
[294365]
Del congreso internacional de Cabalá “Nos elevamos por encima de nosotros mismos” 9/ene/22 “Pedimos al Creador que llene el espacio entre nosotros”, clase 7

¿Cómo es una plegaria?

Pregunta: ¿Le pedimos al Creador diferentes cosas cada vez o debemos eventualmente llegar a una fórmula universal? 

Respuesta: Prácticamente nuestra petición es siempre la misma. Pero dado que proviene de nuevas condiciones, porque nuestro deseo e intención cambian cada vez, nos parece que estamos en diferentes circunstancias. Pero la petición siempre es igual: unirnos. Y su resultado debe ser el mismo. La plegaria de dieciocho Sefirot


En realidad, la sabiduría de la Cabalá es una sabiduría muy simple; no hay nada complicado en ella. Existe la creación y el Creador y, el método para acercarlos. Pero como participamos con nuestras sensaciones e intenciones, se presentan grandes tragedias en nosotros. Y no es fácil. Es la belleza del desarrollo espiritual. 

Pregunta: ¿Tenemos que estar constantemente en conexión con los amigos y buscar constantemente esa fórmula? 

Respuesta: Constantemente. Hablamos de ello todo el tiempo y actuamos en ello. 

Comentario: Pero algunos amigos periódicamente caen de la conexión. 

Mi respuesta: Debes asegurarte que no caigan. Sostenerlos todo el tiempo y cada vez comenzar con un pase de lista: quién está presente, quién no está presente, por qué no, etc. Tu vida espiritual depende de esto. 

 

Descubre Una fórmula simple para la vida espiritual

 

Pregunta: ¿Esta es la plegaria perfecta, incluso sin su participación? 

Respuesta: No podrás hacer nada sin ellos. Por eso, incluso de forma egoísta, debes preocuparte por su participación para tu avance.
[293922]

Del Congreso internacional de Cabalá “Elevándonos  por encima de nosotros mismos” 

¿Por qué es tan difícil pedir?

El trabajo espiritual es diferente ala trabajo que hacemos en este mundo. Este mundo es el mundo de las acciones. Yo llevo a cabo una cierta acción para obtener un cierto resultado. Existe un pensamiento, existe una meta, un plan, y en correspondencia comienzo a trabajar para cumplir con la acción con el fin de llegar a la meta así es como realizo todo el proceso.

Pero en el trabajo espiritual tenemos otro socio clave que hace el trabajo. Sólo creamos el trabajo para Él. Él trabaja y lleva a cabo todas las acciones, el pan es de Él y Él lo hace todo. Sólo somos responsables por el hecho de que podemos activarlo a Él.

El jefe aquí es el Creador, Él tiene su propio plan y todos los materiales y el poder para cumplirlo, todo lo que se necesita. Todo lo que tiene lugar de acuerdo a un plan predeterminado, pero sólo si nosotros lo apresuramos.

Es como si hubiera un contratista perezoso que aceptó construirnos una casa, pero siempre tenemos que ir por él y pedirle que haga algo. Mientras se lo exijas, lo hace; en el momento en que dejas de exigir, él se detiene. Le agregamos combustible a esta maquinaria y sólo entonces comienza a funcionar.

Es muy difícil para nosotros internalizar esto, entender, y sentir ¡Porque no sentimos al que lleva a cabo este trabajo y pensamos que tenemos que hacer todo por nuestra cuenta! Es más, este trabajo es hecho en nosotros, así que realmente no percibimos lo que está sucediendo.

Si pudiera ver al Creador y entender que todo depende de Él, entonces ciertamente le pediría, imploraría, y lo apresuraría constantemente ¡El problema es que no lo siento a Él! Esta es la esencia de ocultamiento del Creador, no siento que estoy en Sus manos, y entonces no le pido a Él que haga nada.

No siento que depende de Él, pero pienso que todo está dentro de mis habilidades. Este ocultamiento creó el poder egoísta en mí, una corteza, al hacerme sentir seguro de que yo mismo gobernaría! Entonces el Faraón en mí dice: “¿Quién es el Señor que debo escucharlo? ¡Hazlo todo por ti mismo!”

Este es el punto donde el dominio del ego es revelado; este es el lugar dónde la “corteza” y la “Santidad” en mí colisionan.

“¡Yo mando!”, significa que haré todo por mí mismo y no el Creador. Prefiero hacer todo por mí mismo, en lugar de pedirle a Él que haga algo. Pero sabemos que nuestro trabajo es llegar a la petición. Esto es lo único que necesitamos. Después todo sucede por sí solo.
(76242 De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 25 de abril del 2012, Escritos de Rabash)

Material relacionado:

La dinámica del desarrollo de la humanidad
Las olas de la convención van a llevarse toda la suciedad
Momentos de Cabalá – “Cáscaras”

La invencible arma de Luz

Pregunta: ¿Qué debe clarificar una persona con el fin de llegar a una deficiencia?

Respuesta: Una persona no debe pensar acerca de una deficiencia. Una deficiencia debe ser revelada mediante la clarificación y no la clarificación es revelada por la deficiencia. Primero clarifico lo que la grandeza del Creador es. Esto es a lo que soy atraído. Sigo la línea derecha todo el tiempo, no me torturo a mí mismo, no critico sin razón, no busco descensos y fallas y clarificaciones vacías. Si busco eso, es como si lo hiciera sin la Luz y sin la Luz no puedo clarificar nada.

Siempre soy atraído a la derecha y a la Luz, a la adhesión, tanto como puedo expresarlo. Al ser atraído a ello en el estudio. En la diseminación, y en la participación en el grupo, comienzo a descubrir hasta qué grado no soy parte de ello. Es ya la revelación del mal, ya que la Luz revela el mal y no soy yo quien lo busca y descubre lo que quiera descubrir.

El avance y la clarificación son hechos por el bien, por la Luz. Sólo con la ayuda de la Luz puedo clarificar las cosas ¡Yo no lucho contra el mal! No soy un héroe como diferentes guerreros en este mundo. Mi victoria está en acudir al Creador en lugar de luchar con el mal directamente, de manera que Él luche contra mi maldad y la aclare. El Creador peleará por nosotros y nosotros sólo tenemos que elevar nuestras manos hacia Él. Así es como tiene lugar la guerra del Creador contra Amalek, y en general toda la lucha contra el ego.

El Creador dice: “¡Ve con el Faraón, porque he endurecido su corazón!” el Creador siempre va a la guerra Él solo, “El Señor es un hombre de guerra,” y no una persona. Una persona debe ser lo opuesto, y constantemente clarificar el punto al cual acudir para estar entre el bien y el mal para dirigirlos correctamente en esta guerra, y no es que él mismo luche.

Es un error muy grande que los estudiantes cometen, y es difícil convencerlos de que ser un héroe no consiste en vencer al mal ellos mismos sino en traer la Luz para que luche y venza al mal. Para esto se necesita mucha experiencia.

(De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 29/2/12, Escritos de Rabash)

Saber pedir

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=TmX-Rqx32iE]

La revolución de la Luz

Pregunta: ¿Es posible explicar el método cabalista usando términos de la ciencia moderna?

Respuesta: ¿Puedes explicar la matemática transformada de Fourier a una vaca? Estos son grados diferentes. Una persona que no tiene un “sexto sentido”, el punto en el corazón, no puede entender de lo que estás hablando. Ella no tiene una necesidad de esto, y por lo tanto, no tiene sentido hablarle. Por consiguiente, en nuestra amplia diseminación, tenemos que ajustarnos a los deseos de las masas antes que a aquellos que estudian Cabalá.

A lo largo de todas las generaciones, el mundo no comprendió a los cabalistas. Y el mundo está en lo correcto: Desde su grado las personas todavía no son capaces de esto. Se dice en los salmos, “Tú salvas a los humanos y a los animales…”, pero ¿cuándo? Hoy en día no puedes explicar a las personas acerca de la intención altruista Lishma. Incluso es difícil hablarles del tema de la percepción de la realidad. Este es intrigante y provocativo, pero ellos no entienden ni comprenden la esencia porque simplemente no pueden.

Para que una persona realmente sea capaz de escuchar las palabras acerca de la corrección de sus deseos, necesita un nivel más de deseo. Pero hasta entonces, nosotros podemos sólo acelerar su desarrollo usando medios externos. De una forma u otra, mientras no sienta ese aguijón en su corazón, no entenderá tus explicaciones.

Es así como está construido el mundo. Las personas están en diferentes niveles de desarrollo, e incluso al final de la corrección permanecerán los niveles del inanimado, vegetativo, animado y humano. Además está escrito, “Todos me conocerán desde el más pequeño hasta el más grande”, es decir cada persona de acuerdo a su nivel.

El tiempo vendrá cuando veamos cómo las personas empiezan a comprender nuestras palabras: algunos a través de términos científicos, otros en el lenguaje de sensación, y otros incluso por virtud de simples acciones, lo que es suficiente para que una persona se una a la unidad. Algunos necesitan alcanzar y sentir la adhesión, participar activamente en esto, mientras que para otros es innecesario. Todo es determinado por el deseo de uno.

No debemos suponer que todos recibirán el mismo grado de deseo para otorgar y la revelación del Creador. Sin embargo, cada persona recibirá la medida completa en concordancia con sus propias vasijas, y será llenada gracias a la inter inclusión común.

Es por esto que hasta hoy en día los cabalistas ocultaron su conocimiento. Pero ahora este conocimiento puede ser revelado, incluso cada persona escuchará una parte insignificante de esta. Sin embargo, como un todo, la Luz ya está empezando a operar en una gran masa del deseo común. Esta es la revolución que está ocurriendo en el mundo hoy en día. La crisis moderna es en esencia la inter inclusión de los deseos.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/5/11, Shamati)

Material relacionado:

A medida que la crisis se profundice, el mensaje de la Cabalá se volverá claro
El punto en el corazón es el trampolín para saltar hacia el Creador
Sólo la influencia de la luz superior puede darle la importancia del grupo

La plegaria de dieciocho Sefirót

La verdadera oración es «la oración de dieciocho bendiciones». Son nueve Sefirót de la Luz directa y nueve Sefirót de la Luz reflejada no en Máljut, el deseo de recibir placer, sino en Iesód, que está por encima del deseo egoísta. De aquí se derivan 18 tipos de relaciones nuestras con el Creador: nueve de la Luz directa y nueve de la reflejada.

Utilizar Iesód en el lugar de Máljut, significa, actuar en el lado de la «misericordia», puesto que estamos buscando el atributo de otorgamiento, luchando por convertirnos en equivalentes con las «nueve primeras Sefirót» (Tet Rishonót), que descendieron desde el Creador al ser creado, Máljut, la decima Sefirá. Y nuestro único deseo es revelar estas nueve Sefirót, las propiedades del Creador, es decir, tomarlas, absorberlas y ser semejantes a ellas en nuestras nueve Sefirót de la Luz reflejada.

De esta manera, se forma una verdadera oración dentro de nosotros. Después de todo, debido a mi deseo de volverme equivalente con las primeras nueve Sefirót, empleo mis nueve Sefirót de la Luz reflejada y pido utilizarlas para que Máljut se vuelva totalmente idéntica a las nueve propiedades del Creador, quien las entra. Por lo tanto, mis nueve Sefirót de la Luz reflejada se vuelven la vasija (Kli) aceptando las nueve Sefirót de la Luz directa, y yo recibo la Luz en mi oración, ahí mismo.

Si sabemos cómo orar así, entonces empleamos la Luz superior de la manera correcta, al buscar como recibir de ella la misericordia y la fuerza de otorgamiento, y después, al vestirla en nuestra Luz reflejada de abajo hacia arriba. Por lo tanto, la oración será un acto que contiene absolutamente todo dentro de sí misma, revelando las primeras nueve Sefirót en Máljut, percibiéndolas como las nueve propiedades superiores en ella, y como el ascenso de la Luz reflejada desde Máljut, de abajo hacia arriba, que se convierte en «vestiduras» para la Luz directa, ya que es calculada y recibida en la Luz reflejada. Todo esto se logra a través de la oración de » dieciocho bendiciones». Por lo tanto, «la oración, de 18 Sefirót» es la oración fundamental en el trabajo espiritual.

Si «el ascenso de los mundos» ocurre durante el trabajo espiritual, estados tales como el «Sabbat» (sábado), un «festividad» especial, dan lugar a la «oración de 18 Sefirót» la cual es alterada por que una Luz más poderosa desciende desde Arriba, que hace el trabajo por debajo de ella en las nueve Sefirót de la Luz reflejada, cambiando a fin de contener toda la Luz que viene a nosotros durante las festividades. Esta es la forma en la que organizamos nuestro trabajo espiritual.

Es por esto que está escrito que «Todo es hecho por el poder de la oración» y «Contémplalo a Él día y noche», puesto que la oración es un acto que contiene todos los estados de la construcción del Partzúf espiritual: la entrada de la Luz superior, seguida por el cálculo en la cabeza del Partzúf, su interacción al golpear con la Luz (Zivúg de Hakaá Be Rosh), y la expansión de la Luz hacia abajo. Todo lo cual implica el proceso completo que atraviesa el Partzúf en su desarrollo: la concepción, la crianza, la madurez (Ibúr, Ieniká, Mójin). Todo esto está contenido en la oración de las 18: las nueve Sefirót de la Luz directa, que visten las nueve Sefirót de la Luz reflejada.

Y todo esto ocurre mientras mantengo la intención de ser transformado en vez de tratar de alterar la Luz superior, que está en reposo absoluto y siempre irradia en toda su plenitud en la medida infinita en la cabeza (Rosh) de cada grado espiritual. Una persona que apenas está comenzando su trabajo espiritual debe apartar tiempo para examinar su actitud ante la fuerza superior como inalterable, que llena toda la creación, lo que significa que no está sujeta a cambios.

Después de todo, el superior está totalmente abierto a nosotros e irradia toda su Luz, mientras que los cambios ocurren únicamente en el que recibe. Por lo tanto, mi oración no es una plegaria para que el superior cambie, sino más bien una búsqueda de los deseos correctos en mí que me ayudará a conectarme con la fuerza superior y nutrirme gradualmente yo al volverme idéntico a Él.

(42594 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/9/11, Shamati #113)

Momentos de Cabalá – «Plegaria»

    [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=yR00KldwGQU]