entradas en 'Preguntas y Respuestas. Quora' categoría

“¿De dónde viene la prohibición de mencionar el nombre de Dios, en el judaísmo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿De dónde viene la prohibición de mencionar el nombre de Dios, en el judaísmo? 

Según la sabiduría de la Cabalá, “prohibido” significa “imposible”. 

La imposibilidad de pronunciar el nombre de Dios, se debe a que no se puede materializar a Dios en palabras. Al contrario, solo puede materializarse dentro del deseo personal por la espiritualidad.  

Hay varios nombres del Creador. El nombre del Creador no describe ningún nombre objetivo que el Creador tenga. Nombramos al Creador desde nuestro alcance. Cuando alcanzamos al Creador, descubrimos que nuestra alma está constituida de cuatro partes llamadas  Yud, Hey, Vav, Hey (י-ה-ו-ה). Cuando recibimos luz en estos deseos, se crea una combinación de nuestros deseos y la luz del Creador y eso es lo que llamamos la sensación del Creador o “Su nombre”. 

Así, nombramos al Creador, según nuestra sensación de Él, por lo tanto, no hay nada que temer en relación al nombre del Creador. Al contrario, según nuestro desarrollo, necesitaremos alcanzar al Creador para que se vuelva completamente nuestro, como está escrito, “Que sea mi nombre en ti”.

Video disponible en inglés

Basado en Kabtv “La fuerza de El Libro del Zóhar” #10 con el cabalista Dr. Michael Laitman.

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

“¿Qué es espiritualidad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué es espiritualidad?” 

Espiritualidad es cuando quiero que los demás y la naturaleza disfruten de todo lo que yo hago y que el placer que va a los demás y a la naturaleza no me pertenezca de ninguna manera.

Lo opuesto a la espiritualidad es la corporalidad, que es cuando quiero disfrutar sólo en beneficio propio.

Basado en la lección diaria vespertina de Cabalá con el cabalista Dr. Michael Laitman del 13/mar/21.  Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

«¿Cuál es el primer paso en términos de iluminación?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuál es el primer paso en términos de iluminación?«

Como antecedente, el estudio de la sabiduría de la Cabalá es la investigación de nuestra iluminación espiritual hasta llegar al logro espiritual total. Explora nuestros pensamientos, deseos y la realidad que alcanzamos en nuestros sentidos. Por debajo del logro espiritual, también experimentamos grados de logro en nuestro mundo. Durante nuestro período de preparación espiritual en este mundo, comenzamos a aprender y comprender las conexiones entre los objetos espirituales, sin embargo, esa comprensión es incomparable a la sensación de logro espiritual.

Los cabalistas nombran los grados espirituales hasta después de haberlos obtenido. Si sólo logramos un grado parcialmente, se considera que somos su «hijo» y se nos llama «Bnei Adam» («hijos de Adam», que en hebreo es el término para «seres humanos»), todos somos parte del grado llamado «Adam«, nuestra meta es alcanzar totalmente ese grado, la raíz de nuestra alma.

Cuando nos elevamos a un grado espiritual, sentimos lo que ocurre en él, alcanzamos sus cualidades y percibimos y sentimos al Creador de acuerdo con ese grado. Con un mayor ascenso espiritual, lo que percibimos en los grados anteriores también cambia.

Es importante comprender que sólo nuestra percepción y sensación cambian en este proceso. No es que en cada uno de los 125 grados espirituales se proyecte una película diferente. Sin embargo, hay una luz superior simple que llena la realidad y al alcanzar ciertas cualidades espirituales, nos sentimos parte de esa luz, que llamamos «mundo». También podemos sentir una pequeña parte de esa luz en nuestras cualidades egoístas innatas, la llamamos «este mundo» o «nuestro mundo».

Desde el nivel de nuestro mundo, nuestro despertar espiritual sucede cuando recibimos, como está escrito, el «posterior del alma santa», es decir, el grado final y más bajo del alma, al que se hace referencia como «punto». Este punto se inserta en nuestro corazón, es decir, en nuestro deseo de recibir, en otras palabras, en medio del ego humano.

Sin el punto en el corazón, seguiríamos como animales, es decir, nuestros deseos no anhelarían nada fuera de nuestro mundo. El punto en el corazón, es decir, el comienzo de la espiritualidad, es el despertar espiritual inicial que tenemos para, potencialmente, elevarnos por encima del grado animal hacia la espiritualidad.

El proceso de hacer crecer el punto en el corazón con el que alcanzamos la espiritualidad se llama, proceso de construir lo que Cabalá llama un Partzuf espiritual. Todos nuestros logros espirituales ocurren en ese Partzuf. Podemos identificar si tenemos el punto en el corazón, si nos preguntamos sobre el significado y el propósito de la vida, por qué hay sufrimiento en el mundo, cuál es la realidad, de dónde venimos, dónde estamos ahora, hacia dónde nos dirigimos, quiénes somos y otras preguntas existenciales relacionadas. La sabiduría de la Cabalá se hizo con el fin de responder a estas preguntas, de darnos un método para el logro espiritual, ahí, en una serie de etapas, recibimos las respuestas como percepción y sensación claras de la realidad espiritual.

Video disponible en Inglés

Escrito / editado por estudiantes del cabalista, Dr. Michael Laitman.

¿Cuáles son las habilidades necesarias para estudiantes y líderes del siglo 21? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son las habilidades necesarias para estudiantes y líderes del siglo 21?” 

Los líderes del futuro necesitarán saber cómo unir a la gente por encima de diferencias y divisiones. Por supuesto, sin usar la fuerza ni contra la voluntad de nadie.

 

La importancia principal de unir a las gente es difícil de entender, pues en la actualidad vivimos en escenarios de “nosotros contra ellos”. Sin embargo, con más desarrollo, necesitaremos llegar a nuevas alturas de entendimiento de cómo funciona la naturaleza por dentro y por fuera de nosotros y al hacerlo, darnos cuenta de cómo elevarnos por encima de la naturaleza humana y entrar en una conexión positiva con otros. 

Nuestra conexión positiva mutua nos armonizará con la cualidad altruista y perfectamente conectada de la naturaleza, y al lograr equilibrio con la naturaleza, experimentaremos una vida totalmente diferente -felicidad, salud, confianza y seguridad, en la actualidad no lo podemos imaginar. 

Los líderes del futuro tendrán que estar equipados con conocimiento, sabiduría y experiencia para elevarse por encima de su naturaleza egoísta, conectarse de forma positiva con otros y habilidad para guiar a otros para que hagan lo mismo. 

Deben percibir y sentir la naturaleza altruista e integral de la naturaleza, su propósito y valor, entender el proceso por el que pasa la humanidad y el momento en el desarrollo humano al que llegamos: que llegó el tiempo de que nosotros los humanos estemos en equilibrio con la naturaleza al unirnos por encima de diferencias y divisiones. 

Los líderes futuros deben tener experiencia en la forma que pueden guiar a la gente a unirse por encima de sus impulsos de división y saber extraer la fortaleza necesaria para asistir en el proceso de conexión con otros, por encima del astuto ego humano. 

Excepto las necesidades básicas de supervivencia, la naturaleza humana es egoísta, deseo de disfrutar a expensas de otros, mientras que la naturaleza circundante es altruista, opera para enlazar a todo y a todos. Por lo tanto, en nuestras conexiones, necesitaremos cambiar nuestra naturaleza; de egoísta a altruista y al hacerlo, nos asemejamos a la interconexión e interdependencia de la naturaleza circundante. 

Los líderes del futuro deberán saber guiar a la gente para que se transforme de egoísta a altruista, de odiar a amar y de divididos a positivamente conectados. Más aún, dado que se elevarán por encima del ego en una conexión positiva con los demás y proyectarán altruismo, preocupación, consideración y responsabilidad hacia otros, también llegarán a preocuparse por toda la humanidad, no sólo por su propio país, región, ciudad u otros grupos que lideran directamente. Al cuidar que la humanidad como un todo, se una por encima de sus diferencias y divisiones y colocar su propia área directa de responsabilidad dentro de la envoltura más amplia de la conexión perfecta de la humanidad -como funcionan las células y órganos dentro de los organismos que los alojan- así el mundo estará en camino a descubrir la perfección que surge estemos en equilibrio con la naturaleza.

“¿Por qué la la gente se odia?” (Quora)

Dr. Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Por qué la la gente se odia?” 

Odiar es un atributo sólo de humanos. 

La naturaleza humana es el deseo egoísta de autosatisfacción, considera su propio beneficio antes que el beneficio de alguien más.

Mientras más nos desarrollamos, más crece nuestra cualidad egoísta y más intentamos beneficiarnos a expensas de los demás y de la ecología. 

En otras palabras, mientras más nos desarrollamos, más se incrementa nuestro odio hacia los demás. 

Aunque aparenta ser una característica negativa, hay un lado positivo en el odio creciente que se despliega en la humanidad: la sensación negativa en aumento, nos llevarnos a un  autoexamen serio,en el que descubrimos que necesitamos cambiar nuestra naturaleza humana egoísta para sobrevivir, prosperar y ser felices.

Fuera de nuestra naturaleza egoísta, está la naturaleza en su forma positiva, altruista, amorosa y otorgante, que piensa y actúa en oposición a la forma en que pensamos y hacemos.  

Por eso, si actuamos desde el odio, sólo es muestra de nuestra falta de conciencia de las leyes de la naturaleza y de nuestra incongruencia y desequilibrio con ella. 

Así, el odio genuino se revela conforme nos acercamos al amor. Es decir, si ponemos un pie en el camino al amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos, que es la ley final de la naturaleza, podremos ver la superficie del odio en como la cualidad que se necesita corregir para amar verdaderamente a los demás.   

¿Y por qué querríamos amar a los demás?

Ya sea que lo queramos o no, la naturaleza nos guía al estado de amor absoluto -su cualidad fundamental. Al tratar de amar a los demás de construir un entorno de apoyo en amor mutuo y por encima del creciente odio, nos libraremos de mucho sufrimiento que surgiría en el odio que emerge involuntariamente. 

Hoy muchos eventos mundiales expresan el inmenso odio que hay en la humanidad. Tomamos partido contra los demás en muchas áreas de la vida y, salvar nuestras divisiones, parece impensable. 

Dado que fallamos al implementar algún tipo de educación que nos ayude a comprender cómo opera nuestra naturaleza egoísta que nos divide, para desarrollar lazos de apoyo por encima de la separación, caemos una y otra vez en las demandas del ego y el odio continúa incesantemente .  

Necesitamos aprender a arreglar nuestra fuente de odio -el ego humano- para que sepamos cómo cubrirlo con amor. 

Si revisamos lo que pasa en el mundo justo ahora, veremos que estamos en una era de transición muy importante: una en la que gradualmente nos volvemos conscientes de la perversidad del ego. 

Nos sentimos peor y peor, más deprimidos, estresados, ansiosos e inciertos acerca del futuro, pero seguimos siendo inconscientes de las causas y efectos de nuestras sensaciones negativas y de lo que podemos hacer al respecto.  

Sin embargo, eventualmente nos habremos dado cuenta de que nuestra naturaleza humana egoísta es una palanca que podemos “jalar” para convertirla en amor.  

Sin odio y sin la sensación negativa que llenan cada vez más nuestra vida, no podremos sentir la gran sensación plena del gozo del amor, pues el mal que se revela en nosotros agrega más apetito y anhelo porque surja la sensación genuina de amor.  

Sin embargo, no necesitamos esperar a que el dolor y el sufrimiento nos impulsen a reconocer nuestra naturaleza egoísta para quererla cambiar. 

Existe un método de conexión que podemos implementar para construir vínculos de apoyo, sentir amor mutuo y comenzar ya a conectarnos de forma positiva y a acelerar la revelación de nuestra fuente de odio -el ego que habita en cada uno de nosotros- dentro de una envoltura poderosa de amor y conexión positiva que construimos con la guía del método. 

En resumen, se nos envió el odio para que con nuestro esfuerzo activo por la construcción de una sociedad que busque amor mutuo, podamos reparar el odio, cubrirlo con amor y al hacerlo, experimentar una nueva sensación de armonía y dicha que se extienda a toda la sociedad.