entradas en 'Quora' categoría

“¿Cómo piensa que la pandemia podría cambiar permanentemente la vida en Estados Unidos? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo piensa que la pandemia podría cambiar permanentemente la vida en Estados Unidos?

Considerando que nuestros valores, deseos, comportamiento, ansiedades y respuestas son altamente influidas por la sociedad que nos rodea, no hay duda de que el coronavirus y el cambio que trae al mundo impacta significativamente nuestra vida. 

Al principio del brote, la mayoría pensaron que era un fenómeno temporal, que nuestra vida volvería a lo “normal” muy pronto. Hoy, sin embargo, ya vemos que va a estar con nosotros por mucho más tiempo y que están por surgir cambios permanentes. 

¿Cuáles serán esos cambios permanentes? 

La pandemia nos hizo reevaluar lo que es y no es esencial en nuestra vida. Hoy, incluso si tenemos el “privilegio” en nuestras áreas de aún poder ir a restaurantes, bares, gimnasios y abordar aviones, muchos lo piensan dos veces antes de hacerlo. 

Para empezar, el periodo de confinamiento por el que pasamos calmó nuestros hábitos de consumo. 

Además, la incertidumbre económica de si habrá otro confinamiento hace que se reconside en qué se gasta el dinero. 

Es como si el coronavirus nos hiciera bajarnos de la rueda de hámster materialista en la que estábamos corriendo antes del brote y comenzamos a caminar por nuestra vida a un ritmo mucho más lento. 

Acabamos de descubrir interdependencia y confianza mutuas, para mantener nuestra salud, pues dependemos el uno del otro para sostener ciertas condiciones destinadas a disminuir nuestras probabilidades de contagiarnos del virus. 

Mientras más tiempo el coronavirus afecta nuestra vida, más nos damos cuenta de que un cambio permanente está muy cerca: cambiar de usarnos uno a otro y a la ecología por ganancia personal y éxito individual, hacia una vida más equilibrada, estar más cerca de nuestra casa, de nuestra familia y replantear nuestra influencia mutua en la sociedad. 

Si nos relacionamos con el coronavirus como con una lección de la naturaleza -una lección para volvernos más considerados y responsables con los otro, nos desharemos de nuestros impulsos de consumo excesivo, impulsos que nos distanciaban entre nosotros y de la naturaleza- y en su lugar enfocamos nuestras fuentes de placer, no en lo que la sociedad materialista promueve, sino en desarrollar conexiones positivas mutuas, le daríamos un buen uso a este periodo y experimentaríamos sus cambios permanentes de forma positiva. 

Sin embargo, si de forma obstinada intentamos aferrarnos a nuestros estilos de vida pre-coronavirus, experimentaremos más y más sufrimiento. Es decir, fracasaríamos en aprender de los indicios que la naturaleza nos da, de lo que necesitamos cambiar y la naturaleza tendrá que darnos una lección más dura para despertarnos, para que nos relacionemos de forma positiva con nuestra nueva y más estrecha interdependencia. 

“¿Qué debo hacer para sentir menos estrés? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué debo hacer para sentir menos estrés?” 

La naturaleza humana es el deseo de disfruta, pero estamos en descanso cuando disfrutamos. 

El problema de hoy, que también es por lo que la tensión es cada vez mayor, es que nuestro deseo de disfrutar crece de una generación a otra, por eso necesitamos más y diferente tipo de placer para encontrar satisfacción. 

De la misma manera, dado que todo lo que deseamos es disfrutar más y más, estamos en una situación donde necesitamos compartir con otros y se vuelve cada vez más difícil disfrutar algo. 

Como tal, tenemos cada vez más estrés. 

Más aún, el estrés cada vez mayor coincide con más ataques al corazón, depresión y abuso de drogas. En otras palabras, más estrés es igual a mayor probabilidad de enfermedad. 

Puede parecer que el estrés influye directamente en la enfermedad, pero en realidad, el estrés es la principal causa de enfermedad. La enfermedad del cuerpo, en especial en órganos internos como corazón y pulmones, puede ser rastreada hasta asociarla el estrés. 

El estrés nos sigue toda nuestra vida, desde el momento que abandonamos los brazos de nuestra madre hasta el momento en que morimos. 

Los niños pequeños, experimentan estrés en el jardín de niños porque están en un lugar en el que no quieren estar. Antes de los días del sistema de escuela, los niños eran educados por su madre y abuela y más tarde seguir los pasos de las ocupaciones de su padre, manteniéndose dentro del círculo de la familia. 

Hoy, necesitamos cumplir con los estándares de la sociedad. Es decir, tenemos ejemplos de competencia fiera con el fin de buscar el máximo de riqueza y éxito y estamos bajo constante presión por mantener el paso de los estándares sociales. 

Las situaciones donde ambos padres trabajan todo el día y abandonan a sus hijos, es un lugar común. Esos niños son dejados en jardines de niños y escuelas, de mañana a tarde, todos los días, un entorno que en sí mismo, es muy estresante para ellos. 

Por naturaleza, los niños necesitan ser formados dentro de su familia o en un círculo más amplio que los niños sienten como su propia familia. En el momento en que los niños son extraídos del ambiente familiar y llevados al jardín de niños y escuelas, experimentan estrés debido a la sensación de inseguridad en su nuevo entorno. 

Para encontrar calma, seguridad y confianza, los niños intentan ser como sus compañeros, buscando “ocultarse” entre ellos. 

Tras la etapa inicial de encajar, cuando se sienten aceptados por sus compañeros, el deseo de disfrutar continúa presionándolos y haciendo que quieran sobresalir. 

Se balancean de un lado a otro, entre su estado cómodo donde encajan y su ambición de expresar su orgullo y poder. Mientras más grande el ego, más están dispuestos a salir de su zona de confort y buscar el riesgo. 

Esos dos polos de permanecer en su zona de confort contra el deseo de ser una figura prominente en la sociedad, quedan con nosotros toda nuestra vida y nos tienen bajo constante estrés. 

Además, las redes sociales y la influencia de los medios que continuamente nos bombardean con imágenes de éxito competitivo, materialista e individualista, es decir, en los que tener más éxito es percibido como ser más fuerte, más rápido o mejor que otros de muchas maneras, añaden inmenso estrés que sentimos, dado que se vuelve cada vez más difícil sobresalir en una sociedad así. Por eso, las tasas de depresión, ansiedad, soledad, abuso de drogas y suicidios crecen junto con las, cada vez mayores, tasas de estrés. 

Por lo tanto, entender la naturaleza del estrés y que es un aspecto integral de la sociedad en la que crecimos, podemos concluir que con el fin de sentirnos menos estresados a largo plazo, existe la necesidad de una solución no sólo en el nivel de “¿Qué debo hacer para sentirme menos estresado?” 

Una solución duradera y que abarque todos los aspectos para reducir el estrés requiere mejorar nuestra sensación de conexión en la sociedad, de manera que sintamos la sociedad como una gran familia. 

Esencialmente, el paradigma competitivo, egoísta, materialista e individualista en el que estamos, el cual valora al “individuo más fuerte, más grande, más rápido y más rico”, necesita invertirse, de manera que valoremos más la contribución a la sociedad que el éxito individual. 

Estaríamos en camino de crear una vida más equilibrada para todos, reducir el estrés, y los problemas relacionados con éste.

 

“¿Cuáles serán las carreras y profesiones más lucrativas del futuro?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Cuáles serán las carreras y profesiones más lucrativas del futuro?

 

Nuestra infraestructura socio-económica actual está destinada a cambiar las industrias de lujo y poner más énfasis en lo esencial de la vida. Además, vamos a un futuro donde más y más empleos serán automatización e inteligencia artificial. IA 

Del mismo modo, debemos, primero y antes que nada, saber que las necesidades básicas -comida, refugio, educación y salud- se tienen que satisfechas y las autoridades deberán darle prioridad y hacerlo. 

La pregunta es, después de tener las necesidades básicas satisfechas, ¿qué hará la gente? 

Con menos necesidad de fuerza de trabajo, por la disminución de la demanda de productos de lujo y el aumento de automatización e IA y con una población humana incrementándose hasta números nunca antes vistos, un nuevo hueco aparece ante nosotros y necesitaremos llenarlo: ¿en última instancia, qué profesiones y carreras serán necesarias, contribuirán y serán de beneficio para la sociedad de cara al futuro?

Dado que nuestra competitividad materialista se transformará en estilo de vida mucho más calmado y equilibrado y que estará más enfocado en lo esencial, para desarrollar sensaciones de felicidad, apoyo y confianza en la sociedad, necesitaremos poner más tiempo en aprender a construir una atmósfera de conexión humana positiva. En la que enormes sectores de las poblaciones se involucrarán regularmente en enseñanza, aprendizaje y construcción de lazos sociales positivos -serán las nuevas carreras y profesiones- así veremos florecer una nueva sociedad bien conectada. 

La gente en una sociedad así, desarrollará más sensibilidad por las necesidades, anhelos y sensaciones de los demás, esto junto con la tendencia destructiva que acecha dentro de cada uno, por explotar a otros en beneficio propio y, cada uno se ejercitará para mantener unidad y solidaridad por encima de los impulsos de división que se agitan en su interior constantemente. 

Hay un espacio infinito para contribuir en una sociedad que busca conexiones positivas por encima de los impulsos de división. Todo el rango de habilidades y talentos de todos puede ser aplicada, siempre y cuando sirvan para crear una sociedad positiva. 

Sin embargo, tiene que haber una dosis regular de aprendizaje de la sabiduría de la conexión en el sistema, como requisito previo en cualquier actividad que aumente la conexión humana. 

Aprender la sabiduría de la conexión es; regularmente, adquirir conocimiento acerca de los muchos beneficios de la conexión social positiva y, con regularidad, involucrarse en experiencias que mejoren la conexión. 

Nuestra definición de “lucrativo” y “rentable” cambiará de acuerdo a lo que valoraremos en ese estado: no será la forma competitiva-individualista de obtener ganancias, dando prioridad a construir nuestros imperio personal, por encima de otros, sino que veremos la ganancia en términos de que todos ganen considerable salud, felicidad y confianza, contribuyendo con todos para formar una sociedad conectada positivamente. 

¿Cuál, entonces, será la carrera o profesión más lucrativa? 

Serán las que ayuden a la sociedad, ya sea a satisfacer sus necesidades básicas o sus necesidades más profundas, interacción con significado y satisfacción. 

Mientras más nos desarrollamos, más tendremos conciencia de nuestra conexión natural mutua y de la necesidad de hacer realidad una conexión cada vez más positiva. 

Mientras más trabajamos en mejorar nuestra conexión, más creceremos y descubriremos una nueva realidad armónica. 

En una situación donde las industrias de lujo dejan de tener importancia y donde la automatización y la IA tomarán muchos de los empleos actuales, los humanos necesitaremos trabajar en lo que nos hace humanos: la necesidad de conectarnos positivamente. 

Mientras más y más nos ocupemos en la conexión, las puertas de la sensación de felicidad y satisfacción, se abrirán mucho más grande para todos. 

Imagen: “Una meta” de Zenia Komad, 2015, tomada de: Interdependencia: dependes de todos y todos de ti”

“¿Cómo me limpio espiritualmente y como comienzo? (Quora)

Michael Laitman, en Quora:¿Cómo me limpio espiritualmente y como comienzo?»

El trabajo espiritual comienza por aceptar las leyes de tu propia corrección.

Para hacerlo requiere:

  • llegar a entender que, elevarte por encima del ego, es de gran importancia y que,
  • conexión con los demás como un todo único, de acuerdo con la regla «ama a tu prójimo como a ti  mismo» es el objetivo espiritual más elevado y también que,
  • lograr este objetivo requiere un entorno de apoyo: apoyo y aliento de las aspiraciones los demás, para alcanzar la meta espiritual.

Después de ponerte en este camino, puedes progresar espiritualmente.

El camino espiritual está lleno de estados contradictorios: euforia en un momento, humildad al siguiente, ascensos y descensos, a veces sentimos que no hay estados ni deseos ni intenciones espirituales ante nosotros, pero si creamos un entorno que nos apoye en nuestro camino, hacia la meta espiritual, eventualmente nos sometemos a la corrección de todas las cualidades egoístas, las convertimos en altruistas, como está escrito, «el amor cubrirá todas las transgresiones».

Someterse a la corrección espiritual significa invertir nuestras cualidades egoístas en cualidades altruistas.

Alcanzar ese estado es descubrir el alma común, donde todos residen y el amor nos conecta a todos.

 

“¿Por qué el coronavirus no afecta a animales y aves? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué el coronavirus no afecta a animales y aves?” 

Los humanos somos las víctimas principales del coronavirus por nuestras conexiones negativas. 

Los animales no tienen odio en sus conexiones. Por ejemplo, incluso un león cazando a un antílope, lo hace por una necesidad instintiva de comida, no por desdeo de expresar poder y dominio por encima del antílope. 

Como tal, los virus y gérmenes que los animales se transmiten de forma fisiológica tienen un impacto infeccioso menor que en los humanos, donde nuestros pensamientos y emociones negativas nos hacen más susceptibles a la enfermedad. 

Mientras que los animales viven en equilibrio con la naturaleza, los humanos tienen  deseos excesivos que nos sacan del equilibrio con la naturaleza. 

La explotación, manipulación, abuso y odio que están en las conexiones humanas hacen que el efecto de los virus sean mucho más potente. 

Por eso, no importa cuánto nos lavemos las manos, usemos cubrebocas y mantengamos nuestra distancia, a menos que hagamos un cambio fundamental de actitud -de relaciones negativas a positivas-, donde reemplazamos la explotación, manipulación, abuso y odio con apoyo, estímulo, amor y preocupación, continuaremos viendo más y más infecciones de coronavirus y muerte. 

Además, notemos cómo llamamos a nuestro distanciamiento, “distanciamiento social” y no simplemente “distanciamiento físico”, pues necesitamos no sólo distanciarnos unos cuantos metros uno de otro, por a nuestras conexiones negativas, necesitamos distanciarnos social y emocionalmente por algún tiempo para asegurar nuestra salud. 

Más aún, incluso si diseñamos formas de sanar del coronavirus, si no lo acompañamos de una mejora en nuestra actitud, podemos esperar que el virus ataque una vez más, de maneras más compleja e intrincada, pues nuestra actitud negativa mutua seguirá haciéndonos vulnerables al daño. 

Por lo tanto, junto con el distanciamiento social que nuestros departamentos de salud nos aconsejan y junto con los esfuerzos por generar una vacuna contra el virus, el remedio definitivo para esta pandemia, así como para muchos otros problemas en nuestra vida, llegará cuando cambiemos nuestra actitud, de negativas a positivas. 

Foto por Joshua J. Cotten en Unsplash.

“¿La pandemia de COVID-19 causó algún incremento en el antisemitismo, gente culpando a los judíos/Israel/Mossad de liberar el virus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿La pandemia de COVID-19 causó algún incremento en el antisemitismo, gente culpando a los judíos/Israel/Mossad de liberar el virus?”  

Las páginas en línea Israellycool e Ynetnews documentaron múltiples publicaciones en redes sociales, culpando a los judíos por el coronavirus. Ynetnews publicó sus hallazgos 18 días después de la publicación de Israellycool, mostraba una cantidad mucho más grande de publicaciones antisemitas añadidas en ese corto tiempo. 

Algunos puntos de vista que se propagan en publicaciones incluyen que el coronavirus fue diseñado por judíos como arma biológica para adquirir poder, como conspiración para reducir la población mundial y que los judíos e Israel desarrollaron el coronaviorus por riqueza y poder. Que eso será confirmado si Israel inventa la vacuna contra el virus. Además, el arresto de un hombre de 23 años en New Jersey fue reportado después que declaró, en sitios en línea populares entre supremacistas blancos, su intención de elegir como blanco a los judíos, a quienes culpó por propagar el coronavirus. 

En toda la historia, los judíos han sido vistos como la raíz de todos los males, han sido chivos expiatorios de diferentes infortunios que han caído sobre sociedades y culturas que los rodeaban, esa tendencia, que no presagia nada bueno, continua hasta nuestra era. Desde culpar a los judíos por el asesinato de Jesus, hasta causar intencionalmente la pandemia de la peste negra y varias crisis económicas y muchos otros fenómenos, los judíos continuamente han estado bajo acusaciones. 

Imagen: Quema de judíos durante la epidemia de la peste negra, 1349. Wikimedia.

En los últimos años, mientras los tiempos se vuelven más difíciles, los crímenes y amenazas antisemitas también se han  incrementado en todo el mundo. Poco antes de que el coronavirus arrasara con el mundo, un alza abrupta en sucesos de antisemitismo en Estados Unidos comenzó a provocar cuestionamientos de si un segundo holocausto podía tener lugar en EUA. 

Mientras la naturaleza hace más estrecha la conexión de la humanidad y más odio surge entre la gente, el tiempo es el preciso  para aprender, de forma positiva, a tener una, cada vez mayor, conexión: a unirnos por encima de la creciente división, como está escrito: “el amor cubre todos los crímenes”. 

Los judíos, consciente o inconscientemente, tienen el método para unirse por encima de la división y pasar esa unidad hacia el mundo, es decir, ser “luz para las naciones”. 

Pero, si fracasamos en progresar hacia la unidad por encima de nuestras diferencias, continuaremos trayendo una tendencia negativa y destructiva hacia el mundo y más y más personas, de forma instintiva, sentirán que somos la raíz de los problemas del mundo, como lo vemos también con el coronavirus. 

Mientras más pronto seamos conscientes de que nuestra unidad tendrá efecto de onda expansiva, monumentalmente positiva en el mundo, más pronto podemos acabar con el antisemitismo de raíz. Al unirnos, cumplimos nuestra misión en el mundo, estableceremos un nuevo equilibrio de fuerzas entre la humanidad y la naturaleza. 

Los últimos meses, la necesidad de unidad se ha vuelto importante de muchas formas: desde la necesidad de responsabilidad y consideración mutua para mantener una buena salud de cara a la pandemia del coronavirus, hasta la necesidad de unidad de cara a la creciente división social, xenofobia y racismo, en breve, hay una necesidad creciente  de adaptarse a las condiciones interdependientes del nuevo mundo. 

Si tomamos conciencia de nuestro papel e inciamos nuestra propia unidad, no sólo veremos disminuir el antisemitismo, sino al contrario, podemos esperar amor y respeto por un pueblo judío que da ejemplo positivo unificador hacia el mundo. No habrá razón  para odiar a los judíos, pues todos sabrán cómo unirse y la

«¿Por qué hay tal caos en Estados Unidos?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Por qué hay tanto caos en Estados Unidos?«

¿Se acabó el tiempo de Estados Unidos? ¿tiene que ir por el misma camino que las naciones e imperios que alguna vez fueron poderosos y que llegaron a su desaparición?

Si bien, claramente va de caída, hay alguna manera de usar su caótico estado como oportunidad para lograr una gran transformación positiva.

Para empezar, EUA, como superpotencia, tiene inmensa influencia en el mundo.

Además, es el hogar de millones de personas únicas, que han logrado grandes avances y superado todo para alcanzar prosperidad.

Si los estadounidenses pudieran modificar la dirección de sus características especiales para vencer las probabilidades, superar las divisiones sociales y unir a toda la sociedad, la grandeza de EUA se restablecería en un nivel totalmente nuevo, adecuado a nuestros tiempos interdependientes.

En otras palabras, dado que el mundo actual se define por una mayor interdependencia e interconexión, cualquier sociedad que una con éxito a sus miembros, por encima de las diferencias hará coincidir su sociedad con la interdependencia actual.

La conexión positiva de los miembros de la sociedad aumentará el equilibrio con la naturaleza global del mundo de hoy y así disfrutarán de vidas más seguras y felices.

Además, debido a la interconexión del mundo, esa sociedad también recibiría una reacción positiva de otras sociedades, naciones y culturas, pues su ejemplo de unidad inspiraría a todo el mundo a seguir su ejemplo.

Mientras más nos adentramos en tiempos cada vez más interdependientes, más sentiremos que nuestros impulsos divisivos no nos llevan a ningún lado.

Por eso, un país unido, por encima de la división, encendería una nueva energía positiva en el mundo.

Mientras más se extiendan los valores de consideración y responsabilidad mutuas en la sociedad de EUA, más sentiría el pueblo sus efectos positivos (un lugar social seguro, solidario y feliz) y con la lupa global sobre ellos, la influencia positiva en su sociedad, sería un ejemplo inspirador para el mundo.

Si las autoridades federales, estatales y locales priorizaran juntas la consideración y responsabilidad mutuas en la sociedad, como medio para unirse por encima de sus divisiones y diferencias, establecer un sistema de pago para participar en programas educativos para enriquecer la conexión y campañas que promueven unidad nacional, por encima de la división, El país estaría en camino de resolver su crisis actual.

Un EUA sabio es aquel que se da cuenta de que sus valores materialistas competitivos están desactualizados y no sincronizados con la interdependencia actual. Así, al hacer un cambio de énfasis para unir su sociedad increíblemente diversa, revitalizaría su estado de superpotencia en el mundo de manera que se adapte a las nuevas condiciones globales interdependientes de hoy.

Foto de arriba de Elena Mozhvilo en Unsplash.

“¿Qué sucederá si el coronavirus regresa en una segunda ola?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué sucederá si el coronavirus regresa en una segunda ola?” 

Si pensamos que la pandemia estaba bajo control, llegó el tiempo de repensarlo. 

La segunda ola de coronavirus ya se discute en todos lados, aun cuando la primera nunca se detuvo realmente. 

La reapertura de la economía ayudó a reforzar el influjo de brotes de COVID-19 en el mundo y una vez más enfrentamos un futuro incierto con respecto a la pandemia. 

Estoy seguro, de que nuestro mundo fue sometido a un cambio irreversible y que haríamos bien en tomar conciencia de que la naturaleza hace más estrecha nuestra dependencia mutua. 

Aunque quisiéramos que hubiera pasado, el coronavirus está aquí para quedarse por largo tiempo. Necesitamos resignarnos a que estará con nosotros por mucho tiempo y debemos revisar nuestro enfoque socio-económico en correspondencia. 

El Banco Mundial declaró que la pandemia será responsable de la más grande recesión desde la segunda guerra mundial. Aún podemos esperar el cierre de más negocios, un aumento dramático en el desempleo y mientras más y más personas se adentran en las profundidades de sus cuentas de ahorro, más y más personas tendrán préstamos, rentas e hipotecas impagables. 

Los cambios inmensos a los que somos llevados exigen algunos cambios. 

¿Cuáles deben ser esos cambios? 

Para empezar, las necesidades esenciales de la gente deben ser cubiertas. 

Las autoridades deben asegurarse de que su población reciba bienes y servicios esenciales y ajustar su presupuesto de acuerdo. 

También debemos acostumbrarnos a que los bienes de lujo pierdan sus atractivo. No habrá necesidad de invertir para salvar ni revivir los negocios con productos de lujo, pues tendrán cada vez menor demanda. Además, la creciente conciencia del daño ecológico que provocan muchos de esos negocios contribuirá a ilustrar aún más su no-necesidad. 

Nuestra vida está en camino a ser más calmada y más enfocada en lo esencial de lo que solía ser y para eso, nuestra economía previa fracasó en prepararnos. 

Cualquier superávit, cualquier impulso de progresar y hacer avances en la sociedad, debe ser reenfocado. Hay un espacio infinito para desarrollar conexiones positivas en la sociedad y haríamos bien en enfocarnos en mejorar las conexiones humanas. 

Al hacerlo, estaremos en camino de una nueva realidad, diferente de la actual, una donde experimentemos nuestra interdependencia cada vez más estrecha, no como una carga cada vez mayor, sino como oportunidad de ejercitar relaciones positivas y compartir una armonía recién descubierta, felicidad y confianza en toda la sociedad. 

De la misma forma, después de cubrir las necesidades esenciales de la población, las autoridades harían bien en implementar un sistema de educación que enriquezca la conexión, con base en un salario, que satisfaga las necesidades de todos los que estudien acerca de las condiciones de interdependencia de hoy, así como el apoyo en esfuerzos para desarrollar una atmósfera social más positiva. 

En última instancia, el coronavirus nos lleva a una forma mucho más natural de vida. Al resaltar nuestra interdependencia, nos fuerza a considerar cómo relacionarnos con los otros y ya podemos concluir que si intentamos incrementar nuestro cuidado mutuo, viviremos de manera más sana, más segura y más feliz. 

Las condiciones de distanciamiento social nos dan espacio para introspección, para ver que la conexión genuina está en nuestra actitud cariñosa de uno hacia otro. 

Mientras más endeble es nuestra base pre-coronavirus, más profundo nos adentramos en el tiempo del coronavirus, la incertidumbre y la ansiedad acerca del futuro pueden llenarse rápidamente con una confianza renovada en una sociedad que tiene sus necesidades aseguradas y que a diario genera conexiones cada vez más positivas. 

Podemos pensar en el coronavirus como una andadera en la que la humanidad empieza a caminar y cuando la deje, habremos perdido mucho de la grasa competitiva-materialista que nos pesaba demasiado antes de la pandemia. 

Ahora más que nunca, necesitamos enfocarnos en nuestra nueva etapa de crecimiento, lo que nos alimentaba en la etapa previa ya no funciona y para cumplir con las nuevas condiciones, necesitamos desarrollar conexiones positivas mutuas. 

«¿Qué es irrelevante en la vida?» (Quora)

Michael Laitman en Quora: «¿Qué es irrelevante en la vida?»

Estamos hechos de material egoísta y lo primero que consideramos es el beneficio propio a expensas de los demás.

Mientras más nos desarrollamos, más crece nuestro ego. En especial en nuestra era, el ego se desarrolló a tal altura que nos resulta cada vez más difícil satisfacerlo.

Más allá de lo esencial en la vida -alimento, sexo, familia y refugio-, el ego nos obliga a pensar que riqueza, poder y fama son importantes, tanto, que muchos están dispuestas a dedicar su vida para lograr uno o más de esos objetivos.

Pero, si entendemos que más allá de todas las metas corporales que nos podamos imaginar, nos espera una meta espiritual más exaltada. Una en la que la recompensa es el alma eterna, satisfacción sin fin, total percepción y sensación de la realidad, armonía y equilibrio con la cualidad altruista de la naturaleza. Si lo supiéramos, veríamos que los placeres corporales no son importantes, pues, son transitorios y no nos dan satisfacción duradera.

Los que lo alcanzaron describen la meta espiritual, dicen que experimentáramos una mínima cantidad de placer espiritual, estaríamos dispuestos a regalar todo lo que tenemos en corporeidad para lograr nuestro crecimiento espiritual.

Sin embargo, el placer espiritual está oculto para nosotros.

Esto es porque, si pudiéramos disponer de él fácilmente, nos apegaríamos a él , pues es un placer mucho mayor que todo lo que conocemos en nuestro mundo y al hacerlo, no tendríamos libre albedrío en nuestra búsqueda espiritual.

Llegamos al camino espiritual cuando sentimos cierto vacío y falta de satisfacción en nuestros deseos corporales. Por mucho que busquemos en comida, sexo, familia, dinero, honor, control y conocimiento, seguimos sintiendo vacío, deseo de algo diferente y eventualmente, cuestionamos el significado y la esencia de la vida.

Los que tiene preguntas existenciales y experiencias amargas en sus deseos corporales, son conducidos a la búsqueda espiritual, donde conocen diferentes materiales y grupos que buscan respuesta, la más importante, para qué viven.

Si llegamos a la conclusión de que vivimos para elevarnos a una percepción y sensación de realidad más alta, donde logremos nuestra alma eterna, cuando la grandeza de esa meta espiritual se ilumine como lo más importante en la vida, perdemos interés en objetivos corporales de riqueza, poder y fama.

Así, tendemos un enfoque mucho más natural y equilibrado de la corporeidad. Dejaremos de tratar de extraer placeres de los deseos corporales sobre inflados y en su lugar, nos elevaremos por encima de ellos con intención de alcanzar la meta espiritual.

 

«¿Cómo define el amor?» (Quora)

Michael Laitman, sobre Quora: «¿Cómo define el amor?»

El amor es cualidad, fuerza y ​​anhelo de satisfacer los deseos de los demás, va del hombre hacia afuera.

¿Cómo se pueden satisfacer los deseos de otros?

Se puede, si los entendemos.

Si compartimos hábitos, pensamientos y opiniones con otros, sabemos satisfacer sus deseos y expresar nuestro amor.

Si no entendemos cuáles son sus deseos, debemos aspirar a tener deseos similares a los que amamos, es decir, construir un modelo interno que coincida con sus deseos.

Construir un modelo interno con el que podamos comprender los deseos de los demás nos da la capacidad de satisfacerlos.

Así podemos entender nuestros propios sentimientos cuando recibimos el mismo tipo de satisfacción, por que sabemos cómo satisfacerlos.

En la sabiduría de la Cabalá, ese estado se llama «equivalencia de forma». Es decir, al igualar nuestras cualidades con los demás, logramos un estado de unión, el amor es la sensación de esa unidad.