entradas en 'Quora' categoría

“COVID-19: Se está defendiendo la naturaleza…. más concretamente, ¿era inevitable ese brote como respuesta al sistema trastornado de la Tierra?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “COVID-19: Se está defendiendo la naturaleza… más concretamente ¿era inevitable ese brote, como respuesta al sistema trastornado de la Tierra?”

En relación a los comentarios frecuentes sobre el brote de coronavirus, como respuesta de la naturaleza a la forma egoísta y usurera en que nosotros, la sociedad humana nos relacionamos mutuamente y que nos llevó a la pandemia, uno de mis estudiantes me preguntó:  

¿Cómo pudo surgir un virus a nivel biológico, como consecuencia de que nos volvemos cada vez más egoístas y usureros?  Es claro, por ejemplo, en un país que quiere tomar represalias contra otro que lo explota, pero ¿cómo se relacionan los virus y la naturaleza, con la actitud negativa entre la gente? 

A simple vista, de hecho, pareciera que el nivel biológico y el nivel de las relaciones humanas estuvieran separados. 

Todo en la naturaleza está conectado, desde una simple partícula. Esa partícula empezó conectarse con otra y luego con otra y así siguió. En algún punto, este proceso generó átomos y más adelante, aparecieron las moléculas. 

La vida surgió cuando la energía y la información fueron transmitidas entre las distintas partículas. Más adelante, ese proceso se convirtió en formas de vida cada vez más complejas. 

En otras palabras, todo en la naturaleza fue creado de tal forma que, incluso sus partes más pequeñas están intrínsecamente conectadas con todo el universo. 

Dentro de este sistema integral, el humano es el nivel más complejo y en forma cualitativa se encuentra por encima de todos; los pensamientos humanos y sus actitudes y relaciones, son la influencia más poderosa por sobre los demás niveles de la naturaleza. 

Dada la capacidad de los pensamientos humanos, de impactar a los demás niveles de la naturaleza, existe este dicho cabalista, “Todo se aclara en el pensamiento”. 

Entiendo que no podemos advertir el grado de influencia sobre la naturaleza, de nuestros pensamientos, actitudes y relaciones; y cuando un fenómeno aparentemente negativo, como el coronavirus, nos sacude, sufrimos, nos vemos como los niños cuando quiebran un vaso que golpearon accidentalmente mientras jugaban por ahí y dicen que se cayó solo.   

Sin embargo, la forma en que el Coronavirus nos llevó a todos, por la fuerza hacia una situación común global, con muchos millones de personas con la instrucción de quedarse en casa, debe servir para darnos cuenta que nuestros pensamientos, actitudes y relaciones hacia los demás, son lo que nos conecta en una única red.

Además sería de sabios, que lleguemos a la conclusión de que nuestros pensamientos, actitudes y relaciones, son la red más importante que determina la forma en la que la naturaleza nos responde. 

Si creamos equilibrio en esa red, veremos que los demás niveles de vida se armonizan. Las puertas al cielo, en la tierra —un mundo de absoluta perfección— se abrirán ante nuestros propios ojos.

“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?»

Creo que no nos precipitaremos a los centros comerciales como solíamos hacerlo y que veremos la cadena de fabricar-comprar-tirar como algo del pasado.

Después de un período para calmarnos de la carrera de ratas consumista que corríamos, ahora, mientras estamos en la condición de la era del coronavirus, de quedarnos en casa, tenemos tiempo para ver que el estilo de vida, donde cada uno se propuso beneficiarse a sí mismo en detrimento de otros, provocó un gran desequilibrio entre nosotros y con la naturaleza.

Ahora, al estar aislados en nuestro hogar, se comparte mucha información que reconoce que nuestra vida previa al coronavirus, nos llevaba a un callejón sin salida y que este prolongado período actual de distanciamiento social nos da un nuevo espacio para revisar la forma en que vivimos.

Por lo tanto, espero que juntos reconozcamos que nuestro pasado paradigma competitivo-egoísta, nunca nos dio satisfacción ni alegría y que también aprenderemos que la verdadera felicidad vendrá si logramos equilibrio con la naturaleza. Es decir, la naturaleza es un sistema integral y cada vez más, nos muestra que globalmente estamos interconectados y somos interdependientes, como lo ejemplifica la crisis actual del coronavirus. Así que, sería prudente aprender a ajustar nuestras actitudes para que coincidan con el  nivel de interconexión e interdependencia hacia el que la naturaleza está desarrollando nuestra conciencia.

Así, saldríamos de la era del coronavirus reemplazando nuestro paradigma egoísta con uno nuevo y altruista, invirtiendo una era que estaba generando más y más fenómenos negativos, como explotación, abuso, depresión, estrés, soledad, ansiedad y abandono, con su forma opuesta y positiva, donde podríamos revelar consideración, responsabilidad, apoyo, aliento, felicidad, paz, unidad y amor.

¿Y qué haríamos con todo el exceso de plástico con el que construimos gran parte de nuestra antigua economía? Cuando, en el mundo posterior al coronavirus, despertemos con una conciencia humana mejorada  ¿qué pasará con todos los edificios y torres que construimos, con todas las grandes tiendas y centros comerciales?

Los convertiremos en museos. Deambularemos por esos lugares, observando todos los objetos innecesarios y sin importancia con los que llenamos nuestra vida, pensando «¿Cómo pudimos haber pensado que fabricar, comprar, vender y deshacernos de toda esta basura nos hubiera podido haber traído algún tipo de placer? ¿en qué pensábamos?

Los museos de la era posterior al coronavirus servirán para indicar nuestro nuevo estado de conciencia mejorada: que al sentir una atmósfera común de apoyo, consideración y estímulo, veremos nuestra cultura materialista anterior al coronavirus, como una era extinta y los museos nos recordarán que no queremos volver a un intento tan fallido de felicidad. Es como el cabalista Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) escribe en su artículo, Introducción al libro, Panim Meirot uMasbirot: «El hombre no fue creado para adquirir fortunas ni para construir edificios. Sólo para buscar todo lo que lo lleve a amar ”.

“¿Cuáles son los beneficios del coronavirus a escala global?”(Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son los beneficios del coronavirus a escala global?

¿Cuáles podrían ser los beneficios de un virus que está enfermando a decenas de miles de personas y matando a miles más, en el mundo? 

Un beneficio es que nos asiste para darnos cuenta de lo pequeños y débiles que somos en presencia de una naturaleza mucho más grandiosa. 

El coronavirus es un ejemplo primario de que la naturaleza no discrimina entre ricos y pobres, famosos y desconocidos, poderosos y ordinarios, educados y no educados y muchas otras categorías que colocamos sobre nosotros. 

Por lo tanto, dado que se impuso una distancia social en todo el mundo, podemos en realidad contemplar que somos iguales en relación con la naturaleza. 

Podemos ver que las fronteras que establecimos entre nosotros y entre las naciones las niega y penetra un diminuto y minúsculo virus y haríamos bien si de forma sabia aprendemos de ese ejemplo. 

La naturaleza es un sistema total y quiere que nos elevemos en nuestra conciencia y nos relacionemos de forma integral, como ella funciona. 

Si usamos esta pandemia para llegar a la conclusión de que la naturaleza es más grande que nosotros y si nuestras relaciones son más integrales, si cambiamos nuestro paradigma previo, de tratar de beneficiarnos a expensas de otros a tratar de beneficiar a la sociedad humana y a la naturaleza de la que somos parte, lograríamos equilibrio con la naturaleza y experimentaríamos su reacción de forma positiva. 

Antes de que el coronavirus nos golpeara, dejábamos que nuestra naturaleza humana egoísta, que quiere beneficiarse a expensas de otros, nos separara más y más. 

El ego humano fragmenta la percepción de la realidad de la naturaleza integral en pequeñas piezas. 

Tan devastadores como han sido los efectos del coronavirus, es probable que si la pandemia no hubiera entrado en nuestra vida, nos hubiéramos causado más sufrimiento al dejar que nuestro comportamiento egoísta nos llevara a tal odio y división que podría haber causado, incluso, una guerra mundial. 

Por lo tanto, el principal beneficio del coronavirus es usar este periodo para darnos cuenta de que somos iguales ante la naturaleza, de que nuestra forma egoísta de vida, que nos llevó al coronavirus, nos dañamos a nosotros mismos y que seríamos prudentes si aprendemos a salir de la pandemia con actitudes más consideradas, de apoyo, de aliento y de entrega hacia otros.

«¿Qué enseña la naturaleza a los seres humanos?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué enseña la naturaleza a los seres humanos?«

La naturaleza nos hace comprender que somos parte de un sistema único, interconectado e interdependiente y que necesitamos alcanzar un mayor nivel de conexión para descubrir la perfección y la eternidad de la naturaleza.

Somos egoístas por naturaleza. Es decir, todos nuestros pensamientos y acciones los motiva, en última instancia, el deseo de disfrutar a expensas de lo que nos rodea.

Como egoístas, percibimos una realidad estrecha. Nos sentimos separados de todos y de todo, nuestra preocupación principal son nuestros problemas personales y perseguir constantemente placeres efímeros.

Además, como egoístas, la forma en que nos comportamos choca cada vez más con la forma opuesta en que se comporta la naturaleza.

En contraste con la cualidad egoísta humana, la naturaleza tiene como objetivo conectar a todos y todo en un solo conjunto armonioso. En un todo armonioso, cada parte recibe lo que necesita para su sustento y de acuerdo con su capacidad para beneficiar al todo, de manera similar a cómo funcionan las células y los órganos de un cuerpo humano sano.

Como, nuestra cualidad egoísta choca cada vez más con la cualidad altruista de la naturaleza, experimentamos más y más golpes. Los golpes de la naturaleza pueden aparecer como pandemias globales, como el coronavirus actual o como una miríada de otras formas, desde grandes desastres ecológicos hasta nuestros sentimientos personales, donde depresión, ansiedad, estrés, soledad, vacío, falta de sentido y otras emociones negativas nos desgarran cada vez más, desde hace años.

¿Cuál es el propósito de los golpes que la naturaleza nos da? ¿qué trata de enseñarnos con tantos dolores y problemas que nos envía?

Es para que hagamos una pausa y comencemos a contemplar nuestra vida, su propósito, por qué sufrimos y repensar la dirección en la que iremos.

Podremos usar esa introspección para elevarnos de nuestra existencia egoísta actual, donde se oculta la causa de nuestros dolores, a un modo de existencia más conectada y altruista, donde se revelen las razones de nuestros dolores.

La sabiduría de la Cabalá nos da la capacidad de: descubrir las leyes ocultas, conectadas y altruistas de la naturaleza y de equilibrarnos con estas leyes. Al enviarnos golpes, la naturaleza nos enseña que necesitamos revisar la forma en la que vivimos, reconocer el error de tratar de seguir viviendo de manera egoísta como hasta ahora y, que si cambiamos nuestra actitud mutua; de egoísta a altruista, que en lugar de siempre buscar nuestro beneficio, tratamos de beneficiar a los demás, entramos equilibrio con la naturaleza, experimentaremos una existencia armoniosa, plena y eterna.

«¿Cómo se compara el coronavirus con las pandemias pasadas?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo se compara el coronavirus con las pandemias pasadas?«

Hoy, la humanidad es mucho más interdependiente que nunca antes, por eso el impacto socio- económico del coronavirus es tan diferente de otras pandemias.

Si las pandemias pasadas en Europa y en otras partes no tuvieron influencia en otros continentes y naciones, el coronavirus es completamente diferente.

Hoy, estamos unidos cultural, económica y comercialmente en todo el mundo.

Por eso, el coronavirus nos afecta a todos.

Se extendió de una parte del planeta a otra con relativa rapidez, y no hay forma de escapar. pues no podemos separarnos de las conexiones que establecimos.

Y, vemos que la pandemia del coronavirus recibe una atención completamente diferente de la que recibieron las pandemias pasadas, pues nunca estuvimos tan conectados como lo estamos hoy.

Además, si bien muchos de nosotros en todo el mundo estamos en cuarentena y tenemos instrucciones de permanecer dentro de nuestra casa, vemos que no podemos separarnos unos de otros. Es imposible imaginar cómo sería todo si nos separamos de nuestra conexión global.

“¿Cuál es el problema con el nuevo coronavirus, COVID- 19? (Quora)”

Michael Laitman, en Quora: ¿Cuál es el problema con el nuevo coronavirus, COVID- 19? 

COVID-19 es especial porque nos toca a todos. 

El coronavirus nos muestra la vastedad de nuestra interconexión e interdependencia y el grado al que nuestras infraestructuras esenciales son globalmente dependientes. 

Las acciones caen, los viajes aéreos son limitados, todos están encerrados en su casa, en cuarentena y todo por un minúsculo virus. 

Incluso antes que el COVID-19 fuera llamado pandemia, afectaba a más de 100,000 personas en el mundo, en más de 80 países y se volvió epidemia en China, Corea del Sur e Irán, algunos expertos dicen que puede ser comparada con una guerra mundial. 

Pero, lo que importa es si podemos sacar conclusiones adecuadas de este fenómeno a escala global. 

Primero y principal, necesitamos entender que ante la naturaleza, con esta amenaza común, todos somos iguales. Durante siglos, varios científicos han hablado de este tema, pero nadie lo acepta. Segundo, tenemos que darnos cuenta de que al vivir en sociedad, todos estamos en un solo bote, sin forma de escapar. 

Dado que nuestra percepción es egoísta, ve a través de un lente que le da prioridad al beneficio propio, por encima de todo lo demás y causamos desequilibrio en el sistema interconectado e interdependiente de la naturaleza. 

Si entendemos este fenómeno y tomamos las acciones correspondientes, construiremos  un nuevo modelo de relaciones humanas, que se ajuste al sistema integral en el que vivimos. 

Si queremos evitar un crecimiento mayor del coronavirus, necesitamos lavar no sólo nuestras manos -también “lavar” nuestros pensamientos e intenciones.

Cuando comencemos a relacionarnos de forma positiva, crearemos un entorno de apoyo y estímulo común, crearemos un “sistema inmune” capaz de detener cualquier pandemia y tendremos la habilidad de construir una sociedad feliz, próspera, y unida.

“¿Cuáles son las causas del nuevo Coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son las causas del coronavirus?

Más allá de muchas teorías de las causas del coronavirus, en un nivel más profundo, necesitamos entender, que es una reacción de la naturaleza a la manera en que hemos estado conduciendo nuestra vida. 

La naturaleza nos obliga a tomar conciencia de que estamos en un sistema integral. 

Si desobedecemos las leyes de este sistema integral, su ley básica de responsabilidad mutua que conecta todas las partes del sistema, el sistema responde con golpes. 

Debemos tomar el coronavirus, así como otros virus que aún están por ser revelados, como señal de nuestra conexión incorrecta, donde cada uno piensa y se comporta de forma egoísta, es decir, considerar el beneficio personal por encima del beneficio de otros. 

Además, debemos aprender que existimos en el sistema integral de la naturaleza, donde todas las partes están interconectadas y son interdependientes y que sólo existe una fuerza disruptiva en todo el sistema- el ser humano, con su naturaleza egoísta. 

Por lo tanto, necesitamos corregirnos, cambiar nuestra conducta egoísta y volvernos altruistas, así sentiremos la interconexión e interdependencia de la naturaleza de forma positiva. 

La naturaleza, de todas formas, nos forzará a mejorar nuestras relaciones, hasta que se vuelvan totalmente positivas, nos conectará a todos con lazos de consideración mutua, apoyo, estímulo y responsabilidad. Cuando eso suceda, el coronavirus y todos los fenómenos negativos en nuestra vida, desaparecerán. 

«¿Cuál es el papel de la mujer en la sociedad actual?»(Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuál es el papel de la mujer en la sociedad actual?«

Las fortalezas de la mujer debe ser de tal manera que, con la unidad femenina, pueda contribuir a la prosperidad y felicidad de la sociedad, uniendo sus esfuerzos para construir un hogar nuevo, cómodo y acogedor para la sociedad humana.

Según la estructura de la naturaleza, la mujer representa el deseo de recibir mientras que el hombre representa la intención de dar.

Por lo tanto, si las mujeres expresan su deseo por unir a la humanidad por encima de sus divisiones y si se unen como una fuerza importante, con este deseo, impulsarán al hombre en dirección de la unidad.

Luego, cuando el hombre recibe el impulso tan fuerte de la mujer, para unirse, trabajará para satisfacer sus demandas, se esforzará por unirse y buscar equilibrio con la forma unida de la naturaleza que funciona con conexiones altruistas entre todas sus partes.

El mundo y la sociedad humana harán el Cielo en la Tierra, una sociedad que funcione de acuerdo con la ley fundamental de la naturaleza: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Así todos sentiremos que compartimos un hogar común, que vivimos en una familia gigante y amorosa, con una conciencia totalmente nueva y mejorada de las leyes de la naturaleza y del mundo en el que existimos.

¿Quién es mejor gerente: el hombre o la mujer?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora:«¿Quién es mejor gerente: el hombre o la mujer?«

Hay un dicho que dice que los hombres cambian el mundo, pero las mujeres lo mejoran.

De hecho, las mujeres organizan el planeta. La inclinación natural de la mujer es hacer que todo sea tranquilo y cómodo, como en su casa.

El caso es diferente con los hombres.

El hombre necesita reconocimiento oficial de su poder. Es más probable que él supere los límites, induzca cambios y a veces, se involucre en métodos extremos.

La mujer, como regla, opera de manera diferente. En términos del deseo femenino por estabilidad, la mujer es más adecuada para administrar el mundo. Sin embargo, si queremos alcanzar un desarrollo equilibrado y continuo, tanto hombres como mujeres deben participar en la gestión.

El equilibrio perfecto entre los dos enfoques diferentes se puede observar en la familia, donde la esposa ordena de manera indirecta y el esposo cumple la orden. Esto es lo que dice la Torá: «Todo lo que Sarah te diga que hagas, hazlo» (Génesis 21:12).

En lo que a mí respecta, colocaría a la mujer en todas las posiciones de liderazgo, incluso en el ejército, excepto en las tareas duras. Sin embargo, en nuestras condiciones actuales, todo depende de las necesidades del entorno. Si vemos que para un propósito particular, es preferible un administrador masculino o femenino, entonces el ambiente hace realidad esa necesidad.

La pregunta de quién es mejor administrador, el hombre o la mujer, envuelve otra cuestión: ¿podemos hacer que el lugar de trabajo funcione como familia perfectamente equilibrada?

Sería complicado para los equipos mixtos de hoy. Para que funcione, necesitamos un grupo de personas sabias que entiendan la naturaleza masculina y femenina y que puedan guiar a los equipos, para superar sus relaciones personales de género, para que no trabajen ni como hombres ni como mujeres, sino en equilibrio, buscando un objetivo común.

“¿Hay cura para el cáncer?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Hay cura para el cáncer?

El cuerpo humano es un sistema completo e interconectado que opera de acuerdo a leyes integrales de la naturaleza: cada célula consume sólo lo que necesita para su funcionamiento útil, dentro del sistema de tejidos y órganos, existe para sostener a todo el cuerpo. Si una célula comienza a funcionar en su beneficio, se vuelve cancerosa.

El cáncer es un cuerpo dentro del cuerpo. Debido al crecimiento enorme de su “ego”, las células cancerosas separan al cuerpo de otras células, empiezan a verlas como enemigas, como cuerpos extraños que necesitan ser atacados y devorados.

Las células cancerosas pueden formar un tipo de sociedad dentro del cuerpo humano. Pueden comunicarse y cooperar a su manera, para esclavizar células normales y crear metástasis.

No sienten que el organismo humano es el entorno necesario para su existencia, lo rechazan y destruyen y en el peor escenario, mueren junto con el cuerpo que habitan.

Así, llegamos a una de las preguntas más urgentes de nuestro tiempo: ¿existe una cura para el cáncer?

Definitivamente. Pero, se encuentra más allá del ámbito de un cuerpo humano individual y separado.

La naturaleza como un todo, opera de forma similar a un organismo simple. 

En los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza, todos y cada uno de sus elementos tienen su función especial y su aporte al sistema.

Nuestra sociedad también está formada por «células» individuales, es decir, personas que se unen en diferentes estructuras sociales.

Desafortunadamente, a diferencia de otros niveles de la naturaleza, los humanos tenemos una actitud «cancerosa» entre nosotros y el medio en el que vivimos.

¿Cuál es el riesgo?

Tan pronto como empezamos a pensar sólo en nosotros mismos, nuestro sistema comienza a recibir la “impresión” de esos pensamientos y deseos egoístas.

Esa impresión se extiende sobre las estructuras y ejerce influencia sobre otros niveles de la naturaleza y sobre nuestro cuerpo físico.

Inconscientes de que la naturaleza es nuestro hogar, en una carrera constante por placer personal, como células cancerosas y egoístas, los humanos básicamente destruimos nuestro entorno común en el que existimos y, formamos un tumor canceroso en el cuerpo del planeta.

Cuando el crecimiento canceroso, de actitudes egoístas se extiende más allá de cierto límite, la humanidad comienza a consumirse a sí misma.

¿Cuál es la forma óptima de combatir al cáncer en ambos niveles: en el cuerpo humano y en la sociedad en general?

El problema puede ser resuelto en el nivel nuestra conexión.

Al ser inconscientes de nuestra actitud cancerosa, no tenemos oportunidad de lidiar con ella. 

Sin embargo, si nos elevamos a un nivel más alto que nuestras relaciones y reacciones habituales, podremos ver, de manera integral, una imagen más completa de la realidad y así resolver una miríada de problemas, incluido el cáncer.

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, cuando comprendemos nuestra naturaleza egoísta y nos esforzamos por ir por encima de ella, construyendo conexiones positivas, avanzaremos a un nuevo nivel de percepción de la realidad.

Tan pronto como las relaciones humanas se transformen en mutuas, amables y benevolentes y  todos nos unamos dentro de un sistema, en el mundo habrá equilibrio, sin espacio para cáncer en ningún nivel

Como está escrito, “El lobo vivirá con el cordero, el leopardo se echará con el cabrito y juntos andarán el ternero y el cachorro de león y un niño pequeño los guiará.” (Isaias 11:6).