entradas en 'Egoísmo' categoría

Densidad de las redes sociales

Pregunta: ¿Por qué piensa que mil millones de personas que entran en Facebook no son la manifestación de la aclaración de la correlación y de las relaciones entre ellas mismas y la naturaleza? 

Respuesta: Somos muy similares a los animales salvajes, que constantemente pelean entre ellos. Pero algunas personas, al menos, tienen cierto tipo de claridad en la relación y este resultado no se observa en Facebook. Ahí todo opera bajo el principio de “Tú eres el tonto”. 

No veo que la gente se vuelva más sabia ni mejor con esa comunicación. Desafortunadamente, las redes sociales aún están en un estado latente e inactivo. 

Pregunta: ¿Qué quiere decir cuando menciona el desarrollo de las relaciones entre las personas? ¿es otra corte, otras leyes u otros valores? 

Respuesta: Todo eso y aún más: las relaciones correctas entre la gente, cuando cada persona persigue una sola meta en sus intenciones, de que la otra persona se sienta bien. 

Nuestro sistema cerrado, integral de la sociedad humana está sintonizado. Si todos interactúan de esa manera, todo estará bien con nosotros.
[265048]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 12/abr/20

Material relacionado:
Atacando al enemigo interior
Cómo neutralizar lo negativo de Facebook
No hay felicidad en la vida Facebook

 

¿Cómo curar el egoísmo?

Pregunta: Me recuerdo de niño, en los años 80. Nadábamos en los ríos y bebíamos su agua; las flores y las cerezas olían tan fuerte que su aroma simplemente era embriagador. 

Y hoy, veo que todo cambió. Ahora, estos ríos son impropios hasta para dar de beber a los animales. En consecuencia, tengo la sensación de que nosotros, nuestro egoísmo, destruyó el planeta ¿qué podemos hacer para curar el egoísmo? ¿cómo lo podemos corregir?  

Respuesta: En principio, no es tan difícil. Sólo necesitamos quererlo todos y apoyarnos uno a otro, para que miles de personas quieran unirse e intentemos actuar altruistamente, por encima del egoísmo, utilizándolo lo menos posible. 

Y no necesitamos hacer nada especial, primero que nada, dejar a la naturaleza, dejar de robar a nuestra Tierra y después, restringir a la gente, es decir, tratarnos con la máxima comprensión y amistad. 

Si actuamos de esta forma, con relación a la naturaleza y al hombre, atraemos las fuerzas positivas de la naturaleza, la Luz superior -como la llamamos- y ella nos corregirá. Nos haremos más amigables, abiertos y confiables.

Podremos ver a través de la naturaleza, cómo interactúan las fuerzas del bien y el mal y  equilibrarlas como el positivo y el negativo en los circuitos eléctricos. Pues, es imposible sin el negativo. 

Necesitamos aprender cómo hacerlo. Toda mi vida ha estado dedicada a enseñar la forma de utilizar adecuadamente ambas fuerzas inherentes en la naturaleza: la positiva y la negativa. 

La fuerza negativa es nuestro egoísmo. Se manifiesta donde quiera y sólo nos quema. Pero existe la fuerza positiva, que no estamos revelando. Puede surgir sólo si la despertamos. Si (el despertar) no está allí, no aparece (fuerza positiva) y permanecemos bajo el control de una sola fuerza negativa. Como resultado, llegamos a un estado en el que todo se vuelve sólo negativo: inanimado, vegetal, animal y humano.
[264190]
De Kabtv “Reunión con Cabalá Victoria Bonya” 29/mar/20

Material relacionado:
Sobre las cenizas del egoísmo
Egoísmo y altruismo
Cambiar nuestra visión egoísta

«¿Cuáles son algunos ejemplos buenos de dos tipos de personas?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuáles son algunos buenos ejemplos de dos tipos de personas?»

Fundamentalmente, hay dos tipos de personas en nuestro mundo: egoístas y altruistas.

Los egoístas hacen todo con el cálculo del beneficio personal y necesitan ver una compensación justificable, como más dinero o estatus social mejorado, por cualquier acto que hagan para beneficiar a otros.

Los altruistas se dan voluntariamente y su compensación personal es beneficiar a los demás.

El egoísmo es la naturaleza humana. Existe en cada uno. El altruismo, por otro lado, va en contra la naturaleza humana.

Sin embargo, hay una minoría en el mundo, los altruistas, son excepción, la mayoría de la sociedad es egoístas. Los altruistas son el diez por ciento de la sociedad humana.

Sin embargo, en última instancia, nos desarrollamos a un estado en el que nos damos cuenta de que el modus operandi altruista en la sociedad en su conjunto, podrá aliviar los problemas crecientes que vemos en nuestra sociedad egoísta-consumista.

El problema de hacer del altruismo una norma social es que la mayoría de los egoístas sentirían falta de compensación por ser altruistas. Sería como encender una máquina sin combustible.

Nuestro combustible actual para trabajar en esta sociedad egoísta-consumista es la recompensa y el castigo. En una configuración ideal de consumo egoísta, trabajar más significa cosechar más recompensas, es decir, más riqueza, respeto, poder y conocimiento, trabajar menos es recibir «castigo» por no poder cumplir esos deseos.

Sin embargo, cuanto más nos desarrollamos en una sociedad egoísta-consumista, más difícil es tener placer. Eventualmente, la crisis nos llevará a la sensación de impotencia, pues ya no podemos encontrar satisfacción al priorizar el beneficio propio sobre el beneficio de los demás.

Así, estaremos más dispuestos a cambiar nuestra forma de vida y ser más altruistas.

Sin embargo, aún necesitaremos combustible para que funcione la sociedad altruista.

¿Y cuál es el combustible altruista?

Es cuando dar, mejorar la vida de los demás y contribuir positivamente con los demás se convierte en el valor principal de la sociedad.

El desarrollo de una sociedad altruista comienza recompensando y apreciando los actos de contribución social positiva, gradualmente, después de un período de hacerlo, comenzaríamos a apreciar los valores altruistas en sí mismos.

“¿Por qué la gente siente que el ego humano es malo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué la gente siente que al ego humano es malo?“ 

El ego humano es malo cuando está inflado y causa que la gente explote, manipule y abuse de otros en nombre del placer.

Debido a que el ego causa mucha división y conflicto en y entre las sociedades, muchos intentan minimizar el impacto del ego y lo restringen usando varias técnicas.

He estudiado y enseñado la sabiduría de la Cabalá por más de cuarenta años y difiere fundamentalmente de muchos otros enfoques hacia el ego.

No se trata de restringir el ego. En su lugar, usando Cabalá, llegamos a reconocer el propósito del ego y aprendemos a navegar con el ego para benéfico para la sociedad.

El ego humano nos hace diferentes de los animales. Es el deseo adicional de disfrutar más allá de las necesidades de supervivencia.

Superficialmente puede parecer que ciertos animales son malos, porque asesinan a otros animales, eso está lejos de ser el caso. Los animales siguen un programa interno que los guía a satisfacer su necesidad de supervivencia y si matan a otros animales, se debe a su programa de alimentación, de él mismo y de su descendencia, se presenta de forma natural.

Los humanos, por otra parte, matan por odio, disfrutan del sufrimiento de otros y de su propio crecimiento en estatus por encima de las habilidades humanas. El odio y disfrutar del dolor de otros, es cualidad única de los humanos, no existe en los animales y  eso surge del ego humano.

Por eso, el ego separa a los humanos de los animales.

Por otra parte, el ego dirige el progreso humano. Nuestra aspiración de ciencia, tecnología, artes, música, cultura y muchas otras, son impulsadas principalmente por el ego que quiere más que el otro.

Nos puso en la cima de la pirámide de cuatro niveles de la naturaleza que incluye el nivel inanimado, el vegetal, el animal y el humano.

La pregunta se convierte en: ¿Cuándo es el ego perjudicial y cuándo es benéfico?

El ego se vuelve problemático cuando lo usamos para auto-beneficiarnos a expensas de otros. Cuando ajustamos la intención en nuestro ego y la llevamos a buscar el beneficio de los demás, por encima de nuestros impulsos de auto-beneficiarnos, así el ego se vuelve bueno para los demás y para los otros niveles de la naturaleza.

El ajuste de la intención de nuestro ego, de auto-beneficio hacia el beneficio de otros, es posible cuando reconocemos lo estrecho de nuestra interdependencia.

Mientras más sentimos nuestra dependencia de los demás, más tomaremos conciencia de la necesidad de usar nuestro ego por el bien común.

Por una parte, golpes como la pandemia de coronavirus incrementan el entendimiento y sensación de nuestra interdependencia. Por otra parte, no debemos esperar que esos golpes nos despierten para ver nuestra interdependencia, sino que podemos, en su lugar, aprender a ser conscientes de nuestra interdependencia de manera positiva y al hacerlo, mitigar muchos golpes que, de otra manera sentiremos.

En la sabiduría de la Cabalá, el camino de acumular sufrimiento y golpes para sentir nuestra interdependencia es llamado “camino del dolor” y la forma de despertar activamente, sentir nuestra interdependencia y ajustar nuestro ego es llamada “camino de la Luz”. Para este último camino, Cabalá ofrece el método de acceso.

Por encima de nuestro pequeño yo

Medium publicó mi nuevo artículo «Por encima de nuestro pequeño yo«

Detectar nuevas fases en el desarrollo de la humanidad es fácil: si surge un nuevo nivel de interconexión e interdependencia, es señal de que pasamos a una nueva fase. El COVID-19 es un caso clásico de que nace una nueva etapa.

Hasta el momento, incluso en los peores momentos que la humanidad sufrió; las dos guerras mundiales y la Peste Negra, no toda la humanidad estuvo involucrada. El coronavirus provocó la primera pandemia que realmente merece ser llamada así. Es una señal clara de que la realidad evolucionó y entró en una nueva fase. Mientras más rápido lo aceptemos y dejemos de esperar que la vida regrese al modo pre-coronavirus, mejor será para todos.

Este súper germen no es sólo otro virus. Su impacto en el mundo nos obliga a elevarnos a nuevos niveles de conexión. Hasta hace poco, muy pocas personas pensaban tanto en la salud de los demás. Ahora pensamos en la salud de todos, aunque claramente tenemos un motivo egoísta, pero existe un nivel de conexión que nunca antes tuvimos. Incluso, a medida que descienda el contagio en la sociedad, seguiremos pensando en la salud de los demás, pues no queremos que se enfermen y pongan en peligro nuestra propia salud. Así nos conectó el virus, inadvertidamente, y nos obligó a considerar a los demás.

Una vez que se manifiesta ese nivel, la interconexión e interdependencia no disminuirán. A partir de ahora, tendremos que calcular todos nuestros movimientos como sociedad y no como individuos. Es evidente que es un cambio muy difícil para nuestro ego, pero la evolución no entiende de egos. La evolución avanza en su camino, que siempre ha sido complejo y progresivo, mayor interconexión e interdependencia y por consiguiente, mayor consideración hacia el otro. El hecho de que el ego se sienta incómodo, es irrelevante. Este virus o el siguiente o el que seguirá después, nos impulsará a aprender y pensar en los demás, no menos de lo que ahora pensamos en nosotros mismos. En la medida en que nos neguemos a hacerlo así, será nuestro dolor.

El objetivo de la naturaleza no es torturarnos. Su objetivo es llevarnos a un gozo mayor y mucho más profundo de lo que podemos imaginar hoy. Su objetivo es abrirnos los ojos a una realidad plena y total, para hacernos omniscientes. Sin embargo, la naturaleza sólo puede hacerlo si nos elevamos por encima nosotros mismos y del enfoque hacia mi. Nos tiene que elevar, y desde esa cima poder ver el mundo entero, no solo nuestro pequeño cuerpo. Para hacerlo, debemos elevar nuestra mirada por encima de nuestra mezquindad.

Así como una madre dolorosamente presiona a su bebé, para que salga fuera de su útero por el estrecho canal del parto, la humanidad está siendo expulsada de su antigua visión del mundo hacia una nueva realidad, un mundo nuevo. El bebé, no tiene más remedio que nacer, así naceremos en el nuevo mundo, de angustia en angustia, así es como nuestra conciencia aceptara la realidad de nuestra interconexión. Y una vez que la aceptemos, descubriremos que el mundo en el que habíamos vivido era oscuro, obtuso y limitado.

En nuestra simpatía por los demás, aprenderemos qué es el verdadero amor, la responsabilidad mutua y que cada uno es único, que el mundo no está completo si no estamos todos para poner nuestra parte. Viviremos en una realidad de expresión personal total y de absoluta devoción hacia la humanidad, todo al mismo tiempo. Nos sentiremos satisfechos y seguros y transmitiremos ese sentimiento a todos los que nos rodean y a toda la realidad. La vida dejará de ser una pesadilla y comenzará a ser el mundo que soñamos, como sentíamos que debería ser.

Lograr estos objetivos depende completamente de nuestra contribución mutua. Sólo si todos colaboramos, emergerá el nuevo mundo. Y hasta que no empujemos juntos, tendremos que soportar los golpes del coronavirus.

El caso del ego

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 6/may/20

A menudo afirmamos que el ego humano causa todos los problemas, sin él, el mundo sería genial. Pero hay una muy buena razón para la existencia del enorme ego humano.

El ego es lo que nos separa del resto de los animales. Desde tiempos prehistóricos, es el motor detrás de cada invento humano. Aunque es tan dañino, el ego es lo que nos convirtió en la cúspide de la creación. El problema con el ego es que lo usamos mal. Si lo usáramos correctamente, mientras más lo usáramos, mejor.

Para usarlo correctamente, necesitamos conocer la verdad: esta realidad es un sistema completo cuyos componentes son interdependientes. Así como una madre usa su ego en bien de toda su familia, usaremos nuestro ego en bien de todo el planeta: humanidad, animales, plantas y minerales, todo por igual.

Nuestra percepción innata es que sólo nosotros importamos. Por eso, la educación debe empezar, cambiando nuestra percepción a una más integral, que abarque todo lo que nos rodea. Se llama «Educación Integral», hoy, todos deberíamos estar «educados», al menos un poco y con ese fin. Esta es la clave para construir un mundo que no explote ni a la gente ni a la naturaleza y que no produzca pandemias como el COVID-19. La Educación Integral es la vacuna real contra todos los virus.

Esencia y raíz de la unidad, parte 8

Causa del odio infundado

Pregunta: Nuestros deseos, por sí mismos son neutros ¿el egoísmo es la intención con la que los utilizo? 

Respuesta: Si, porque las acciones por sí mismas, no determinan nada. Lo principal es la intención que precede a la acción. Por lo tanto, no puedo decir que una persona sea o no egoísta, si no conozco sus intenciones. 

Pregunta: Existe ese odio natural entre las personas llamado odio infundado ¿por qué infundado? Entiendo que si alguien me ofende, tengo una razón para odiarlo, pero, ¿qué es odio infundado? 

Respuesta: Odio infundado es cuando quiero humillar a otros porque soy egoísta y tengo esos impulsos internos. 

Pregunta: Pero aún así, ¿debe haber alguna razón?

Respuesta: La razón es muy simple—mi egoísmo que actúa sin excusa ni razón. Puesto que existen otros como yo, quiero estar por encima de ellos, reprimirlos todo el tiempo y sentirme superior, me da placer.
[258393]
De Kabtv “Análisis del sistema de desarrollo del pueblo de Israel, parte 8,” 24/mar/19

Material relacionado:
Esencia y raíz de la unidad, parte 4
Esencia y raíz de la unidad, parte 5
Esencia y raíz de la unidad, parte 6

El secreto de usar el egoísmo

Pregunta: Por una parte, necesitamos reducir el ego y anularlo. Y por otra, se dice que el ego no es destruido y que incluso crece ¿qué quiere decir? 

Respuesta: De hecho no destruimos al ego, lo usamos para nuestro propio bien. 

Los deseos por nuestro propio bien son llamados deseos egoístas. Los deseos por el bien del Creador son deseos altruistas. Debemos cambiar nuestras intenciones de por nuestro bien, a por el bien del Creador. 

Entonces no te preocupes, nada desaparece ni es destruido. Entiende que el ego fue creado especialmente, desde arriba, para ser el menos en contra el más. Así, cuando menos y más trabajan juntos, podemos recibir energía entre ellos, cierto tipo de esfuerzo productivo.
[262164]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 16/feb/20

Material relacionado:
Un deseo, diferentes intenciones
Los deseos egoístas son aquellos que no están enfocados en el otorgamiento y el amor por los demás
La rebelión de los cananeos internos

Respuestas a sus preguntas, parte 240

Pregunta: Imponer una multa por ego, ¿podría ayudar a corregirnos? si esa multa se estableciera en uno o más países. 

Respuesta: La restricción del uso del ego puede ser sólo con aceptación voluntaria de la gente; de otra manera, no será corrección sino modificación del ego. 

Pregunta: ¿Cómo puedo esforzarme para dar contento al Creador si no lo imagino existiendo fuera de mis sensaciones? 

Respuesta: Inténtalo, gradualmente la imagen se volverá clara en tus sensaciones.
[262114]

El coronavirus está cambiando la realidad, parte 8

En tiempos de dificultades a escala global

Pregunta: ¿El virus afecta sólo al nivel animal -nuestro cuerpo biológico-, para cambiar nuestra actitud al grado “humano”, es decir, a nivel psicológico espiritual?

Respuesta: Si. El hecho es que la conexión más elevada entre la gente, es emocional -sus relaciones mutuas y sus intenciones hacia otros.

Si estas intenciones son buenas, son para conexión, la naturaleza va a su estado integral y absoluto, entonces, seguro que todo va bien. El hombre sólo ven ayuda de la naturaleza, si sus actos son buenos.

Sin embargo, si tiene relaciones cada vez más egoístas, para beneficiarse a costa de los demás e incluso hacer daño a otros, obviamente la naturaleza se manifestará de forma opuesta, como son sus relaciones.

Es cuando llegan toda clase de problemas biológicos, como el virus. Pudieran ser también problemas en el entorno, guerras o cualquier cosa en cualquier nivel: inanimado, vegetal, animal o humano.

Lo principal es separar. Como está escrito, “Separa a los impíos; mejor para ellos y mejor para el mundo” La gente mantiene cierta distancia para, gradualmente llegar a la conclusión correcta y empezar de nuevo a conectar, pero en forma positiva.

Pregunta: De modo que la naturaleza por fuerza nos integró y ahora ¿de alguna forma, nos separa con cataclismos? ¿dice usted que según Cabalá, así es cómo influye en nosotros?

Respuesta: Absolutamente. Es lo que ha pasado en la historia, comenzando con el pecado de Adam, cuando había un sistema único que se rompió en muchas partes. Ahora, lo debemos reconectar con nuestra interacción correcta.
[262279]
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad”, 12/mar/2020

Material relacionado
El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 7
El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 5
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá