entradas en 'Israel' categoría

Todos se convertirán en judíos

Pregunta: ¿Cómo se convierte alguien en judío? 

Respuesta: Existen dos formas de convertirse en judío: por nacimiento o volviéndose judío. 

Cualquiera puede convertirse en judío, no importa si es francés, italiano o cualquier otra nacionalidad, porque el judaísmo no es por vía de un linaje. 

Convertirse en judío significa adoptar cierto tipo de pensamiento, cierta actitud hacia la vida y su propósito, cuando entiendes lo que realmente es ser judío ¿qué significa ser judío? Significa traer el método de corrección y conexión al mundo y convertirse en un miembro que contribuye a la unión del mundo. 

Pregunta: ¿Entonces, la palabra “Judío”- “hebreo- Ivri””, significa “cruzar por encima”?

Respuesta: Es un cambio de la actitud egoísta hacia el mundo y hacia otros, a una actitud altruista. 

Pregunta: ¿Es así como uno se convierte en judío?

Respuesta: Si. 

Pregunta: ¿Entonces, de hecho, está diciéndonos discretamente que el mundo entero pueden convertirse en judíos?

Respuesta: No discretamente, así es. 

Es una transformación seria de egoísmo a altruismo, la cual sólo sucede como con un interruptor que se enciende dentro de cada persona, cuando le pide a la fuerza superior este cambio. 

Pregunta: ¿Usted también dice que aquellos que no nacieron judíos no son en realidad judíos? 

Respuesta: No. Esos nos son los judíos de los que habla la Torá. Un judío es un espíritu. Uno debe ser guiado sólo por el llamado en su corazón. 

Pregunta: ¿Convertirse en judío es la meta definitiva de la vida?

Respuesta: Convertirse en judío es unirse a todas las personas, ser la fuerza que las eleva a la cualidad de otorgamiento, amor mutuo y unidad. Significa llegar a una comunicación tal entre todos en el mundo, de manera que sean como uno. 

Ser judío no tiene nada qué ver con si mi madre es o no judía. 

Pregunta: ¿Gente de diferentes nacionalidades ahora, de pronto, escucharán que de una manera u otra la meta de todos es convertirse en judío?

Respuesta: Si. 

Pregunta: ¿Nos dice que es así, de forma tan tranquila ?

Respuesta: Por supuesto. En otras palabras, la meta de todos es hacer la transición de la percepción egoísta del mundo a la percepción altruista. Esto es considerado cruzar (“laavor”) la barrera egoísta. 

Así que, deja que la crucen.
[252405]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 30/jul/19

Material relacionado:
¿Quiénes son los judíos?
Cualquiera puede ser un judío
¿Cómo puede uno convertirse en judío?

Israel y el mundo ante una encrucijada: tiempo de un gobierno para todos

Mi artículo en Newsmax: «Israel y el mundo ante una encrucijada: tiempo para un gobierno para todos«

Si los errores de los demás pueden hacernos sentir un poco mejor en nuestro desatino, Israel no está solo en el mundo en su limbo político después de que las segundas elecciones de este año de nuevo no dejaron un claro ganador.

De forma similar, España se dirige a una cuarta elección en cuatro años, como consecuencia de los resultados no concluyentes de las votaciones de abril pasado; y en el Reino Unido, la Corte Suprema señaló que la decisión del Primer Ministro Boris Johnson de suspender el Parlamento  -un aparente movimiento para evitar la oposición al Brexit- fue ilegal, provocando agitación política.

Parece que la humanidad ha avanzado tecnológicamente, pero ha retrocedido en términos de estabilidad y certidumbre en cuanto al futuro. Las buenas noticias son que no se requiere una ciencia espacial para alcanzar una solución. Los líderes solo necesitan tomar el ejemplo de una familia y gobernar de acuerdo a ello.

La vida en familia está basada en la interdependencia y se construye sobre las concesiones mutuas. Si no fuera así, entonces cualquier crisis podría fácilmente llevar al divorcio.

Se mantiene un delicado equilibrio, donde por un lado la pareja se compromete a permanecer cerca y a apreciar la comodidad y seguridad que brinda la cercanía; mientras que por otro lado, mantienen de forma saludable la individualidad y el espacio para el desarrollo personal. Las parejas que tienen éxito se mueven en una especie de danza mutua, donde cada uno se abstiene de enfocar  los aspectos negativos del otro y cubre los desacuerdos con amor.

De la independencia a la interdependencia 

En Israel, los líderes que aspiran a dirigir el país, no sienten la interdependencia. Parecen estar completamente separados, sin pensar en asemejarse a  una familia cálida. Cada quien persigue su propia justicia, se atrinchera detrás de su posición y piensa sobre su propio interés egoísta.

A diferencia de la gestión familiar, donde las negociaciones son relativamente fáciles y los daños son pequeños en escala, a nivel del Estado, ligeros movimientos pueden rápidamente resultar en complicadas disputas políticas, con riesgo de llevar el deterioro a crisis sociales o reelecciones. Por lo tanto, cualquier partido que se atrinchera dentro de su propia posición, no merece gobernar, hasta que pueda reunir la fuerza para ceder un poco en su posición y orgullo.

Está bastante claro para todos que el éxito del Estado de Israel dependerá de su capacidad para formar un gobierno de unidad nacional. Este gobierno deberá ser como una familia, incorporando incontables puntos de vista opuestos y rivalidades políticas, pero trabajando juntos, comprometiéndose mutuamente por el bien del pueblo. Solo puede funcionar de esta forma porque la unidad no puede existir sino por encima la diversidad de opiniones. Los sabios se expresaron de la siguiente manera: “Así como son distintos sus rostros, así son sus opiniones”. En otras palabras, tal como existen diferencias entre los miembros de una familia.

Los enfoques políticos de los dos partidos principales, Likud y, Azul y Blanco, son similares en carácter. Por lo tanto, el premio al que Israel se haría acreedor puede ser obtenido únicamente mediante un arreglo mutuo. Incluso si en el futuro hubiera un conflicto significativo entre los dos líderes Netanyahu y Gantz -por ejemplo, desacuerdos sobre el proceso de paz que pudieran desencadenar en verdaderos conflictos-, funcionará la magia del gobierno de unidad nacional.

Unidad más allá de la diversidad 

La unidad acepta e incluye al otro, acuerda trabajar con el que es diferente y da espacio a cualquiera.

La unidad equilibra la diversidad de cosmovisiones y traza una línea contínua entre las perspectivas distintas para tejer una sola visión completa. La unidad produce un discurso rico y reflexivo a partir de una mezcla de opiniones.

El pueblo dividido de Israel está sediento de solidaridad y de cohesión social entrelazadas, deseando que se sobrepasen las expectativas y que los líderes elegidos den ejemplo y se sienten juntos en una mesa redonda, así como en una familia clásica. Anhelamos un liderazgo suficientemente fuerte para demostrar la confianza mutua, aquella que permita renunciar al ego y al orgullo para bien del pueblo.

Bueno para todos, bueno para mí

Un liderazgo que trabaje hacia dicha unidad inspiraría a las personas con un espíritu positivo para convertirse en ejemplo para ceder el beneficio propio por el bien colectivo.

¿Por qué alguien estaría dispuesto a renunciar a su propia posición para beneficio de los demás?

Ese liderazgo ideal es posible cuando se hace conciencia de que cada uno de nosotros es una parte integral de un todo colectivo, así que cuando todos se benefician, yo también soy un recipiente de esa bondad.

Este ha sido el sello distintivo que ha marcado la resistencia del pueblo de Israel desde tiempos inmemorables: un gobierno poderoso conformado por líderes con diferentes puntos de vista, que han sido lo suficientemente fuertes para trascender sus egos personales por nuestra propiedad común: el pueblo de Israel. Con tal liderazgo, el pueblo también será más fuerte y estará más unido, listo para crecer por encima de la división que prevalece en la sociedad. Este es el comienzo del camino para anunciar la unidad de Israel como un ejemplo para el mundo.

Nueva Vida #1145 – Imagen del pueblo de Israel

Nueva Vida #1145 – Imagen del pueblo de Israel
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Desde la época de Abraham que reunió a muchas personas de diferentes naciones y culturas, los judíos han adoptado su gen espiritual inherente. Para estimular este gen, debemos identificarnos con nuestra raíz y aumentar la conexión en este mundo, cada vez más dividido y separado. La sabiduría de la Cabalá explica cómo conectarnos por encima de la oposición, en dos capas. Según la ley de la naturaleza, el pueblo de Israel debe cumplir su misión especial y difundir el método de conexión al mundo.
[250433]
De Kabtv “Nueva Vida #1145 – Imagen del pueblo de Israel” 30/jul/19
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

“¿Qué parte tiene la razón en el conflicto de Israel y Palestina?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué parte tiene razón en el conflicto de Israel y Palestina?” 

Ninguna parte tiene razón porque ninguna parte conoce la verdad. Aquí la pregunta es: ¿Cuál es la verdad? 

Únicamente el pueblo de Israel determina la actitud de las naciones del mundo hacia sí mismo. Las naciones del mundo no tienen libertad de elección en cómo perciben a Israel. De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, Israel son personas con libre albedrío, porque fue al pueblo de Israel al que se les dio la habilidad de elevarse por encima de la naturaleza humana -deseo de disfrutar a expensas de otros- que funciona en piloto automático dentro de todas y cada una de las personas. Si el pueblo de Israel toma la decisión de elevarse por encima de sus impulsos egoístas y unirse, a través de él, la bondad fluirá con abundancia hacia el mundo. De la misma manera, si el pueblo de Israel fracasa en tomar esa decisión y deja que el egoísmo continúe creciendo sin freno, ningún acuerdo lo ayudará: será muy malo para él y para el mundo. 

Libertad de elección es elegir conectarnos entre nosotros y al hacerlo, revelar la fuerza superior -la fuerza de conexión y amor- aquí en este mundo. Si fracasamos en hacer esa elección, el lado negativo de la fuerza de conexión y amor -la división y el odio debido a los deseos egoístas que crecen sin ninguna regulación efectiva- se propagará en oleadas hacia la humanidad, en profundidad y en amplitud. Esta es la raíz de cualquier actitud positiva o negativa de las naciones del mundo hacia Israel. 

Hoy, dado que el pueblo de Israel no está haciendo un esfuerzo por cumplir su misión unificadora en el mundo, el sentimiento antisemita y anti-israelí -incluyendo la negación del Estado de Israel- crece para presionar al pueblo de Israel a que cumpla con su misión en el mundo. 

Por lo tanto, los palestinos no son responsables por la manera en que piensan y se comportan hacia Israel. La ley de la naturaleza lleva a la humanidad hacia la conexión en la cima de su desarrollo y aquellos que se resisten y niegan a Israel, actúan de acuerdo a su función dentro de este sistema, que es presionar al pueblo de Israel para que ejercite su libre albedrío. Por eso veo en los que odian a Israel, simplemente a la fuerza de la naturaleza que se revela de esa manera. El pueblo de Israel sin embargo, tiene libre albedrío, es decir la habilidad de cambiarse a sí mismo, ya que se le entregó un método para la corrección del mundo, entonces ¿quién tiene la culpa? No puedo decir que los palestinos ni nadie en el mundo tiene la culpa por su odio hacia Israel, pues nadie en el mundo tiene libre albedrío excepto Israel. Hay una afirmación en la sabiduría de la Cabalá acerca de esto: “La cabeza de los ministros está en las manos de Dios”. Es decir, aquellos en posiciones de mando en el mundo no tienen libre albedrío al pensar o actuar, dado que las exigencias del sistema de la naturaleza operan en ellos para que lleven a cabo lo que necesita desplegarse en la naturaleza.

¿Es Israel un estado racista? ¿Cuáles son los hechos que prueban o desmienten esta opinión? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Es Israel un estado racista? ¿Cuáles son los hechos que prueban o desmienten esta opinión?

No tengo interés en esas etiquetas que las personas le asignan a Israel. Yo evalúo a Israel solamente de acuerdo a las fuentes cabalísticas auténticas que he estado estudiando por más de 40 años. 

En cualquier caso, tomando en consideración la cantidad de árabes en la sociedad israelí, desde  aquellos que estudian en la universidad hasta aquellos practicando profesiones respetadas como abogados o doctores, no consideraría a Israel un estado racista. La segregación racial como política de estado es algo totalmente diferente. Pero una vez más, cualquier tipo de insulto con el que se dirijan a Israel no importa para mí. Lo que importa es intensificar la necesidad del pueblo de Israel para llevar a cabo su papel en el mundo: unirse (“ama a tu prójimo como a ti mismo”) y ser un conducto para que la unidad se difunda en todo el mundo (“una luz para las naciones”). Si el pueblo de Israel cumple con esa condición, entonces será bueno para ellos y para el mundo. Si no, entonces será lo opuesto.

“¿Apoya usted la existencia de Israel?, ¿por qué?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Apoya usted la existencia de Israel?, ¿por qué?” 

Apoyo la existencia de Israel como fuente de la conexión del mundo. En la conexión especial que tiene Israel, tiene el potencial de llevar la conexión —por encima del control divisivo innato de los pueblos (“El amor cubre todas las transgresiones” [Proverbios 10:12])— al mundo para que pueda elevarse a otro nivel de existencia, tanto corporal como espiritual: 

Corporal significa que cesen todos los conflictos humanos y los desastres naturales. Sentiríamos una vida llena de felicidad y confianza, como resultado del equilibrio con la naturaleza que traería dicha conexión. 

Espiritual significa que nos elevamos a una nueva dimensión de eternidad y perfección. Esto debido al despertar de la fuerza de conexión y amor que yace en la naturaleza y se revela en nuestra nueva conexión creada. 

Por lo tanto, sí, apoyo la existencia de esta nación. 

Hoy, siento mucha tristeza al ver lo opuesto, que Israel es la fuente de todos los problemas del mundo (Ninguna calamidad llega al mundo sino por Israel” [Yevamot 63]. Es decir, cuanto más falla el pueblo de Israel en aplicar sus esfuerzos hacia la conexión —conexión por encima de nuestras diferencias en beneficio de la conexión global— más profundo cae el mundo en división y conflicto. Es como el cabalista Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) escribe en el punto 69 de su “Introducción al Libro del Zohar”, que “ellos causan pobreza, ruina, asaltos, asesinato y destrucción en el mundo entero.” ¿Por qué? Porque el pueblo de Israel posee el método para la corrección de la naturaleza humana, es decir, la corrección del impulso egoísta y egocéntrico de beneficiarse a expensas de los demás, que está creciendo sin freno en nuestra era. Mientras más crece el ego, sin una forma efectiva de regulación —conexión por encima de las diferencias, que el pueblo de Israel tienen el método y la misión de llevar a cabo —más problemas y crisis abundan en el mundo. 

Además, cuanto más sienten las naciones del mundo los problemas en su vida, más sienten odio hacia Israel. Esto es porque, inconscientemente sienten que el pueblo de Israel es la fuente de sus problemas porque se quedan con algo muy importante sólo para ellos. El antisemitismo y el anti-israelismo crecen porque el pueblo de Israel falla en implementar la misión que el mundo requiere de ellos. 

Por eso, el pueblo de Israel necesita darse cuenta de que tiene en sus manos, tanto su propia vida y bienestar, como los de la humanidad. Al comenzar a inclinar la balanza hacia la conexión, llevarán armonía a ellos mismos y al mundo, mientras que al seguir inclinando la balanza hacia la división, con su indiferencia y rechazo para cumplir con su misión, continuarán atrayendo problemas para el mundo y odio hacia ellos mismos.  

Es mi esperanza que el pueblo de Israel conozca su misión y empiece a hacer esfuerzos para conectarse, más pronto que tarde, porque si las cosas siguen desarrollándose como hasta ahora, experimentaremos guerras y mayor sufrimiento a un nuevo nivel general de relaciones egoístas, como nunca antes hemos visto.

«¿Por qué los palestinos no pueden reconocer a Israel?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Por qué los palestinos no puede reconocer a Israel?»

El pueblo de Israel determina la actitud que las naciones del mundo tienen hacia él. Las naciones del mundo no tienen libre albedrío para percibir a Israel. Según la sabiduría de la Cabalá, Israel es gente con libre albedrío, porque fue al pueblo de Israel a quien se le otorgó la capacidad de elevarse por encima de la naturaleza humana egoísta (deseo de disfrutar a expensas de los demás), que es automático dentro de cada persona Si el pueblo de Israel decide elevarse por encima de sus impulsos egoístas y divisivos para unirse, a través de él, la bondad fluirá en abundará al mundo. Así mismo, si el pueblo de Israel no toma esa decisión y deja que el ego siga creciendo sin cesar, ningún acuerdo le ayudará: será malo para él y para el mundo.

Libre albedrío es tener opción de conectarse y al hacerlo, revelar la fuerza superior -fuerza de conexión y amor- aquí en este mundo. Si no tomamos esa decisión, el lado negativo de la fuerza de conexión y amor (división y odio por el deseo egoísta que crece sin ninguna regulación efectiva) afectará a la humanidad en profundidad y amplitud. Esta es la raíz de toda actitud positiva o negativa hacia Israel por parte de las naciones del mundo.

Hoy, dado que el pueblo de Israel no hace ningún esfuerzo para cumplir su misión de unir al mundo, crece el sentimiento anti semita y anti israelí, incluyendo la negación del Estado de Israel, para presionar al pueblo de Israel a cumplir su misión en el mundo.

 

Tisha B’Av: Han pasado casi 2,000 años desde la destrucción del templo, ¿por qué los judíos aún lo lloran anualmente en su aniversario? (Quora)

Michael Laitman, en Quora:Tisha B’Av: Han pasado casi 2,000 años desde la destrucción del templo, ¿por qué los judíos aún lo lloran anualmente en su aniversario?“

De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, el duelo en Tisha B’Av no debería ser por la ruina del Primer y Segundo Templos que sucedió en el pasado, sino que su tristeza debería ser por el fracaso del pueblo judío para construir el Tercer Templo.

¿Cómo funciona? Primero, debemos entender que la sabiduría de la Cabalá no se relaciona con ninguna representación corporal de la Torá, sino que, de acuerdo con el lenguaje de la raíz y la rama, se relaciona con los procesos internos de corrección humana que se presentan en sus escritos. Por lo tanto, el significado de la construcción de los Templos Sagrados es un pueblo unido por encima de la división. Es decir, usando el método de corrección que guía a la gente a conectarse con base en «ama a tu amigo como a ti mismo», un grupo de personas conocidas como «judíos» alcanzaron un estado de unidad espiritual (la palabra hebrea para «judío» [Yehudi] viene de la palabra para «unidos» [yihudi] [Yaarot Devash, parte 2, Drush 2]), y esto es lo que la Torá describe como la construcción de los Templos.

La ruina de los Templos que Tisha B’Av simboliza, significa el desapego del pueblo judío de su unidad espiritual «como un hombre con un corazón» y su salida al estado de exilio, es decir, el estado de dispersión de su unidad espiritual.

Esta destrucción y desapego es un estado necesario en el proceso de desarrollo de la humanidad. ¿Por qué?  Porque necesitamos revelar la fuerza de nuestra conexión rota como preparación para corregirla. Por lo tanto, por un lado, debemos resistir la destrucción antes de que tenga lugar y mantener nuestra conexión tanto como sea posible. Por otro lado, dado que la destrucción ya ocurrió, necesitamos ver que no podría haber sido de otra manera. Entramos en un período de preparación hasta que seamos dignos de reconectarnos en un nuevo nivel, es decir, dignos de la corrección. Esto explica la risa del rabino Akiva, el gran cabalista, después de la destrucción del Segundo Templo. El rabino Akiva vio que ya era posible establecer una conexión mucho mayor, no sólo para el pueblo de Israel, sino que incluyera a toda la humanidad -la corrección completa y final. En otras palabras, vio que la escena estaba preparada para el establecimiento del Tercer Templo.

Por lo tanto, si trabajamos para desarrollar nuestra conexión, todo debería corregirse sin más destrucción, guerras, etc. Si el pueblo de Israel puede usar y difundir la sabiduría de la Cabalá, podemos corregirnos y vivir en una realidad armoniosamente mejor.

Sin embargo, si fallamos en implementar el método de corrección, en superar nuestros impulsos divisivos y en establecer un estado nuevo y elevado de unidad ahora, tendremos muchos retrasos y enemigos en el camino, como la premonitoria tendencia del antisemitismo.  Así, el pueblo de Israel sufre por no querer aceptar el método de corrección —corregir su conexión para ser «como un hombre con un corazón» en «amor al prójimo como a sí mismo”.

Así que, no necesitamos llorar por lo que sucedió, ya que todo lo que sucedió fue necesario y no hay nada que podamos cambiar al respecto. Lo que debemos llorar es porque no podemos construir el nuevo Templo, es decir, un nuevo movimiento para unirnos por encima de la división creciente de nuestro tiempo, porque está en nuestras manos hacer el Tercer Templo y nuestra pereza para hacerlo nos trae miles de formas de sufrimiento en el mundo y repercutirá negativamente en el pueblo de Israel en forma de aumento del antisemitismo. Por eso, no hay dolor por lo que pasó, sino por fallar al no hacer lo que deberíamos.
[250508]

Michael Laitman y el profesor David Patterson hablan de: La responsabilidad de ser un pueblo elegido

El profesor David Patterson, presidente de Hillel A. Feinberg en estudios sobre el Holocausto de la Universidad de Dallas, Texas, se reunió con el cabalista doctor Michael Laitman, ambos hablaron de la razón del antisemitismo y del papel de los judíos en el mundo.

El profesor Patterson es autor del libro, Antisemitismo y sus orígenes metafísicos(2015), dice que una de las principales razones del antisemitismo es el secretismo de la cultura judía y la capacidad del pueblo judío para comunicarse con Dios, pero los judíos lo esconden. Además, el profesor Patterson afirma que esta habilidad divina es lo que hace que los judíos sean el pueblo elegido, separado de las demás naciones del mundo.

El doctor Laitman explicó lo que significa ser pueblo elegido: es decir, hacerle saber a la gente que son elegidos. Esto se puede hacer dando ejemplos de actitud amorosa de acuerdo con lo que está escrito, «ama a tu prójimo como a ti mismo» (Levítico 19:18). Si es así, ¿por qué son los judíos? Esto se remonta a los orígenes del pueblo judío.

El grupo de Israel (de las palabras Yashar Kel, directo a la fuerza superior) es una selección de 70 naciones, reunida por Abraham en torno al principio «el amor cubre todos los crímenes» en la cima de la gran crisis de la antigua Babilonia, llamada torre de Babel.

Según enseñanzas de Abraham, hay dos fuerzas que mueven la realidad: el ego humano en evolución continua (negativa), es decir, el ego como deseo de disfrutar a expensas de los demás y la fuerza de conexión (positiva). Aparentemente, al conectar estas dos fuerzas opuestas y llevar la «positiva» por encima de la negativa podemos revelar la virtud, la fuerza única de amor y otorgamiento, llamada «Creador» en Cabalá.

Después de que los judíos salieron de Babilonia, el ego continuó evolucionando. Revelaron odio infundado entre ellos y ya no pudieron cubrirlo con amor. Por eso, los judíos perdieron su conexión con la fuerza superior, olvidaron el método de conexión y se dispersaron por el mundo.

Debido a la crisis global actual en todas las áreas, el mundo demanda el método de conexión por encima del ego revelado por Abraham, los judíos, incluso si no lo saben, son portadores de este método. De ahora en adelante, el pueblo de Israel debe reactivar su conexión y dar ejemplo a la humanidad: ser la llamada «luz para las naciones» (Isaías 42: 6): enseñar y compartir un método educativo para que todos puedan aprender a vivir armoniosamente en el mundo de hoy. Si los judíos no cumplen con su misión, el antisemitismo aumentará aún más, pero si tienen éxito, el mundo entero tendrá oportunidad de revelar la fuerza superior sublime del amor y el otorgamiento en su unión y vivir una nueva vida de felicidad, confianza y perfección.

Relacionar al gobierno perfecto del Creador

Nada debe ser corregido en la realidad, excepto nuestra actitud ante eso. Deja que el mundo se desarrolle en su propia forma, no tenemos nada que agregar. Finalmente, lo vemos de acuerdo a nuestras propias cualidades. Necesitamos corregir nuestra manera de ver la creación, ya que la creación que aparece ante nosotros está en absoluta perfección. Paz en el mundo es la perfección que necesitamos alcanzar.

A mi alrededor, sólo me veo a mí mismo, mis propios defectos. Si veo que todas las partes de la realidad son imperfectas y que la conexión entre ellas es también defectuosa, eso me muestra mi grado de corrupción. Por un lado, toda la realidad es perfecta y sólo la persona requiere corrección. Pero para poderse corregir, el entorno propio debe estar corregido para que pueda influir a la persona.1

El Creador influye al individuo a través del mundo, así como a través de la naturaleza humana interna. De este modo, nos encontramos entre dos fuegos, todo para llevarnos al estado correcto, para darnos cuenta de que debemos aceptar como perfecto el gobierno del Creador y adaptarnos a él. Este trabajo va contra nuestro deseo interno egoísta, hasta que equilibremos nuestra fuerza interna egoísta con la fuerza externa del mundo, relacionándolos al gobierno perfecto del Creador.  

Aquél que quiere corregir la fuerza externa se conoce como un reformador del mundo, aquél que desea corregirse se conoce como un servidor del Creador

El Creador constantemente cambia todos los deseos, cualidades y actitudes dentro de mí, determinando mi naturaleza interna. A mi alrededor veo el mundo aparentemente externo que el Creador también me muestra. Resulta que estoy bajo dos influencias del Creador: interna y externa. Todo lo que tengo que hacer es equilibrarlas, poniendo al Creador como un gobernante sobre ambas.2

Todos están gritando que no es el Creador quien gobierna el mundo, sino “yo”. Así es como revelamos que es el Creador quien gobierna sobre todo. No hay nada más aparte de Él.3

Hay un resultado deseado y hay la realidad. Se desea ver al mundo corregido, es decir, bajo el gobierno de la única fuerza del Creador, aparte de lo cual, no hay nada. Entonces estoy conectado a esta única fuerza y veo que solo el Creador llena toda la realidad. 

Pero si yo no estoy corregido aún, juzgo de acuerdo a mis imperfecciones y veo guerras y turbulencia, en vez del estado corregido. Todo sucede únicamente en relación al alcance de uno y todas las guerras y desastres que vemos están sucediendo dentro de nosotros, dentro de nuestra naturaleza. Si no estoy corregido, no puedo aún atribuir todo a mí y me parece que la guerra está sucediendo afuera. No estoy adherido al Creador aún y por lo tanto, la realidad para mí está dividida en dos: Él y yo, en lugar de sentir “nosotros” como un todo.4

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 10/jul/19, Escritos de Baal HaSulam, “Paz en el mundo”,  

1 Minuto 04:05

2 Minuto 12:20

3 Minuto 19:00

4 Minuto 19:50

Material relacionado:
Gobierno genuino e imaginario
Conexión entre gobierno personal y general
Entendiendo el gobierno del Creador