entradas en 'Trabajo Espiritual' categoría

Preguntas que no se comprenden sobre el Creador

“¿Quién es el Creador para que yo lo escuche?” es una pregunta en la mente. Y la segunda pregunta: “¿Por qué es necesario este trabajo para el Creador?”, es una pregunta en el corazón.  

Pero ninguna de estas se puede responder. Sólo es importante para el hombre. Dice que esta es la preparación de los deseos para la mente y para el corazón, que está en él y debido a ésto avanza. 

Pregunta: Entonces, cuando una fuerza altruista dirigida a la necesidad de unirse, de amar al prójimo, etc. se manifiesta en una persona, entonces se hace la pregunta: “¿Por qué necesito ésto? ¿Cuál es el beneficio para mí?

Respuesta: No hay respuesta para eso. Al final si hablamos del correcto entendimiento entonces no hay provecho para la persona, ya sea que esté en este mundo o en el espiritual, dado que desde el punto de vista del egoísmo no puede evaluar ambos mundos. 

Siempre sentimos inconscientemente: “Después de todo este es el mundo futuro, el mundo superior, la luz, el Creador y este es nuestro mundo.

¿Qué tiene de especial? ¿A qué me arriesgo cuando lo pierdo? ¿Qué hay en ello que aún no lo sé? De todas formas, no lo quiero”. Pero así no es como debe hacerse la pregunta. La pregunta correcta surge en las personas cuando están seriamente involucradas con el trabajo sobre sí mismas.  

Y si sólo crees en Dios, como usualmente pasa, entonces estas preguntas son realmente incomprensibles. Las personas estudian la Torá, la tocan ligeramente y todo parece estar claro para ellas: Tengo que realizar ciertas acciones y por hacerlo, recibiré el mundo futuro. 

 

Conocer más  ¿Sientes la grandeza del Creador?

 

Cambiar nuestra percepción del mundo para verlo corregido y al mundo a nuestro alrededor

Pregunta: La percepción del hombre, se divide en dos partes: sí mismo y el resto del mundo. Toda su vida está construida bajo estos dos planos, los cuales, están separados entre sí. ¿Por qué? 

Respuesta: Porque somos creados en el deseo egoísta del “yo”: Yo deseo, yo quiero, yo existo. Si este deseo no estuviera en nosotros, no nos sentiríamos ni siquiera a nosotros mismos ni al mundo, en absoluto, en la forma en que existimos. 

El problema es cómo nos comparamos y al mundo a nuestro alrededor, de modo que nos quede claro qué percibimos correctamente, qué no vemos de manera correcta, cómo uno puede acercarse a la correcta percepción del mundo y cómo cambiar la percepción interna del mundo.  

No podemos cambiar al mundo, pero podemos cambiarnos, cambiar nuestra percepción para que el mundo nos parezca de la forma en que lo queremos. Puedo, como un televisor o un computador, cambiar los canales y ver un mundo diferente. 

Pregunta: ¿Son cosas distintas, la percepción del mundo externo y de uno mismo?

Respuesta: Depende de la forma en que te calibras. 

Pregunta: ¿Regresar todo a la conexión, es el propósito de esta separación? 

Respuesta: Si. De hecho, el mundo no es de múltiples canales ni múltiples fases, sino nosotros. Por lo tanto, todo depende de cómo me cambio, qué quiero ver exactamente en el mundo, cuánto me puedo acercar a la imagen correcta del mundo, cuánto puedo separar el trigo de la paja, es decir, separar la verdad, corregir la percepción de lo falso, lo distorsionado y existimos así. 

 

Seguir leyendo   El secreto de la percepción de la realidad 

 

El Faraón es la materia de todo el mundo egoísta

Pregunta: A veces se dice que el Faraón es inteligente y astuto y en ocasiones está escrito, que él es estúpido. ¿Cómo es realmente? 

Respuesta: El Faraón es la naturaleza de todo el mundo y no solo nuestra, sino de todos los mundos. Es un deseo que necesita ser corregido y entonces, será un estado de completa adhesión con el Creador. 

Pregunta: ¿Por qué se dice que es estúpido y viejo? 

Respuesta: Se dice con respecto a los alcances del hombre. Es estúpido porque no tiene su propio conocimiento, su propio llenado ni su propio poder; y todo le llega de la cualidad de otorgamiento. 

Pero enseñar al deseo de recibir, el cual creó el Creador, las cualidades de otorgamiento y las cualidades de recepción, es la misión del Faraón, es el trabajo. Todo lo que tenemos, nos llega del Faraón. La luz del Creador pasa a través del Faraón, construye todo el universo, realiza todas las acciones, pero es por medio de la transmisión a través del sistema llamado Faraón.  

Entonces, no abandonen al Faraón. Científicamente hablando, el Faraón es la materia de todo el mundo egoísta. 

 

Conoce más Aparentemente soy un esclavo de Faraón

“Los egipcios”—Placeres terrenales

Pregunta: Está dicho en la Torá que Moisés mata a un egipcio. ¿Qué significa en el trabajo espiritual? 

Respuesta: Moisés mata al deseo en sí mismo, lo que le mantiene en un estado total de egoísmo llamado “Egipto”. Al deshacerse de este deseo, Moisés se libera. 

Pregunta: Su maestro Rabash escribe que “los egipcios” significan placeres terrenales. ¿Cuáles son estos placeres? 

Respuesta: : Todo lo que haces por ti mismo y lo disfrutas. Esta es la base de su existencia. Pero gradualmente tal intención es eliminada en ti porque piensas y te esfuerzas solo por elevarte por encima de la gratificación propia para permanecer en un estado de otorgamiento y amor por todos los demás.

Pregunta: ¿Es mala la auto-gratificación? Finalmente es natural, es nuestra naturaleza. 

Respuesta: Es natural, pero equivocada, porque nos encierra en nosotros mismos y no nos permite sentir todo el universo. Cuando los placeres no me guardan dentro de mis límites, de modo que sólo pienso en ellos. 

Si mi vida consiste en estar por encima de los placeres terrenales, en los placeres por el otorgamiento y el amor, que son llamados placeres espirituales, cómo cuando disfruto de complacer a otros, entonces mi trabajo y mis esfuerzos sólo me acercarán al Creador. 

 

Conoce más de El tamiz egipcio

Señales que dieran oportunidad a Moisés – enfoque cabalista

Pregunta: La Torá describe tres señales que le dieron la oportunidad a Moisés, para que se manifestara el poder del Creador. La primera señal, es la transformación de la vara en una serpiente. La segunda señal, es la mano de Moisés cubierta de lepra, como prueba de la fuerza del Creador; y la tercera señal, es la transformación de las Aguas del Nilo en sangre. ¿Qué es esto dentro de la persona? 

Respuesta: Dentro de la persona, la realización comienza en que todo daño puede ser útil y que todo mal, la distancia y el rechazo, puede cambiarse por su opuesto: acercamiento, un estado corregido. 

Todo esto se encuentra en el poder del hombre y no hay nada malo, que no se pueda cambiar por bueno. Todo depende solo de la perspectiva que uno tiene del mundo, de uno mismo. 

No hay fuerzas de oposición en la naturaleza, para nada. La persona que se relaciona con la naturaleza, con su actitud, con sus cualidades, ve tanto positivo como negativo en ella.

La primera señal es una vara que se transforma en una serpiente y viceversa, una serpiente en una vara. “Báculo (vara)” en hebreo, es “mate”, o sea, “por debajo de la razón”. Si la cualidad de otorgamiento, la cualidad de alcance del Creador, no es importante para la persona, se encuentra abajo. Y cuando levanta la vara, parece elevar la importancia de la cualidad de otorgamiento por encima de todo. Y esto es lo más importante. 

Si lanza la vara al suelo, se convierte en una serpiente, en nuestra intención egoísta. Pero al alzarla correctamente, cambia a una intención altruista y así, corrige toda la naturaleza. 

Y si no la alza, se queda con la serpiente, lo cual está dentro nuestro y nos come desde dentro. 

 

Prueba ahora Un llamado al poder del Creador como ayuda

¿Podemos deshacernos de las intenciones egoístas?

Pregunta: ¿Quién pasa por las plagas del faraón?

Respuesta: El individuo que aún no se libera de su intención egoísta pasa por las diez plagas de Egipto. Y las siente como castigo en los deseos no corregidos con la intención en bien del Creador.

Pregunta: ¿Cómo puedo dejar de identificarme con el faraón? Dejarlo pasar, dejarlo sufrir.

Respuesta: Son estos castigos los que te ayudan a no identificarse con el faraón, a separarte de él. Es decir, se requieren diez golpes, diez porciones de luz para que después de cada una te liberes del faraón y lo veas de lejos.

 

 

Sugerencia «Dentro del marco de la acción espiritual»

 

Mudarse a Israel y el desarrollo espiritual «Esfuerzos especiales para ascender espiritualmente.»

Pregunta: Las personas que están comprometidas con el desarrollo espiritual intentan trasladarse a Israel, parecen estar atraídos a esta tierra. Sin embargo, no vemos que al llegar aquí se vuelven más espirituales. ¿Significa que no tiene la tierra un efecto sobre ellos? 

Respuesta: Y no debería. Después de todo, debemos realizar esfuerzos especiales con el fin de ascender espiritualmente. 

Comentario: Creía que la tierra de Israel influye a las personas que llegan aquí y que se hacen mejores y más amables.  

Mi Respuesta: ¡Al contrario! Quienes llegan aquí, están bajo la influencia de algunas fuerzas que disminuyen su desarrollo. La persona debe realizar grandes esfuerzos; pero al mismo tiempo, con Su ayuda, alcanza grados espirituales más altos. 

 

Le interesará saber «La conquista espiritual de la tierra de Israel»

 

 

La tendencia de la naturaleza.

El propósito de la naturaleza es llevarnos a buscar la  corrección «Dios o la naturaleza son lo mismo»

Pregunta: Desde el punto de vista de Cabalá, Dios o la naturaleza son lo mismo. El propósito de la naturaleza, como está escrito en las fuentes, es la unidad de los opuestos. Por eso se habla tanto de la necesidad de unir, amar al prójimo, etc. Pero ¿cuál es el propósito o la tendencia de la naturaleza?

Respuesta: El propósito de la naturaleza es llevar al hombre y a todo lo que representan el concepto de hombre, a la equivalencia de forma con el Creador. Y entonces se llamará Adam (Adomeh, similar al Creador).

El Creador es la cualidad de otorgamiento y amor. El hombre en su estado original es opuesto a esta cualidad. Por eso, su corrección es alejarse -por sí mismo- de su cualidad egoísta original y cambiar para hacerlo todo en beneficio de los demás. Esta es la tendencia de la naturaleza.

 

Saber más sobre «Naturaleza humana: todo es para mi beneficio»

“Acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto” Fuiste esclavo del ego

Pregunta: Su maestro Rabash comentó un pasaje de la Torá en sus notas: “Recuerda que fuiste esclavo en la tierra de Egipto”, ¿por qué se debe recordar ésto?

Respuesta: Recordar es que debes despertar constantemente el estado en ti, cuando fuiste esclavo del ego. Ahora no estás en el ego, pero lo incitas para trabajar con él aún más profundo y elevarte aún más por encima de él.

Digamos que saliste de Egipto, estás en fe por encima de la razón. Y ¿qué? Debes incitar constantemente a los estados egipcios para elevarte por encima de ellos, hasta completar la corrección.

Pregunta: Pero dijimos que, por el contrario, es necesario cultivar la grandeza de la cualidad de otorgamiento del Creador, la fuerza superior de la naturaleza y no recordar lo malo que fue en el egoísmo. O ¿necesitamos ambos?

Respuesta: No, no recuerdas esas cualidades, las incitas dentro de ti, porque aún las tienes. De todos modos, ya están por encima de tu transición del egoísmo al altruismo. Luego, una vez que ya estás en el altruismo, las incitas a seguir trabajando.

Pregunta: ¿Quiere decir que cuando salimos de Egipto aún no llegábamos a la corrección final y fue sólo el principio?

Respuesta: ¡Hay 125 grados por delante de nosotros!

 

Es interesante seguir leyendo «¡Ayúdanos a ser seres nuevos!»

 

La intención del acto engendra todo

Comentario: En el marco legislativo de cualquier país, el castigo se determina no por la acción misma, sino por la intención que la precedió. Es claro que los crímenes más serios, son aquellos que se cometen de manera intencional. Un crimen se considera intencional, si conscientemente es aceptada la posibilidad del asesinato consecuente.  

De acuerdo con la ley principal de la Cabalá, se define al individuo no por sus acciones, sino por sus intenciones.

Mi Respuesta: Si, pero en Cabalá el 100% de la intención determina en un 100% la consecuencia y en nuestro mundo constituye cierto porcentaje de todo lo que sucede. 

Nuestro mundo es un mundo de acciones que suceden a partir de las actividades y las circunstancias materiales. No obstante, el mundo espiritual se construye por completo sobre la base de la intención. En él no hay acciones sin la intención que engendra todo. 

El deseo es una fuerza que es controlada por la intención. La intención define para quién trabaja esta fuerza, hacia quién va dirigida y a quién beneficia. Todo esto se divide específicamente ya sea para otorgar a los demás o para beneficio del sujeto, es decir, a la persona misma.  

Por lo tanto, tanto la acción misma, la fuerza que determina su nivel y la intención, son tomadas en cuenta aquí: ya sea que sea intención de otorgar o que sea la intención de recibir. Esto se relaciona con la fuerza del deseo y su intención, así como en nuestro mundo, hay una acción física y su intención. 

El problema es que en nuestro mundo, no podemos explicar ni registrar con precisión, la intención del individuo. Y en el mundo espiritual, estas intenciones son completamente claras y el individuo es evaluado según su grado, visión, conciencia y alcance. 

Dependiendo de esto, su lugar en el mundo espiritual, por sí mismo, hace un juicio sobre él y le califica según el grado en que se encuentra, el modo en que la naturaleza externa le trata y se dirige a él, precisamente ya sea mediante fuerzas de empuje o fuerzas que jalan sin parar. 

Es decir, el hombre no está entre personas que le evalúan a través de medidas subjetivas políticas, sociales o de otro tipo; sino en la naturaleza espiritual que es absoluta y conoce las capacidades de uno y evalúa las habilidades, acciones y éxitos propios en una escala del 100%.  

Pregunta: ¿Quién puede ver y apreciar la pureza de la intención del individuo? 

Respuesta: Sólo la naturaleza misma, porque representa una intención general del 100% altruista. 

Pregunta: ¿Puede una persona que ya está en el grado de revelación de esta naturaleza, evaluar las intenciones de otra? 

Respuesta: Sí y no. Al final, si me encuentro en cierto grado de naturaleza espiritual, digamos en el 80% de corrección de mis intenciones, entonces no puedo evaluar a los demás al 100%, sino solo al nivel que yo mismo he alcanzado. 

 

Es interesante seguir leyendo «La intención—configuración del corazón»