entradas en 'Oración e intención' categoría

Para que la plegaria llegue al Creador

Recientemente nuestro mundo ha estado revelando su falta de solvencia, su bajeza y su falsedad. Las bellas palabras sólo ayudan a ver que no nos conformamos ante ideales diferentes.

Aquellos siglos en que la gente se inspiraba con esas frases, ya pasaron. Hoy somos más sobrios, egoístas y buscamos una verdadera solución a nuestras relaciones.

Esta misión se reduce a la plegaria. El Creador determina toda la naturaleza, los pros y los contra; Él nos tira y nos sacude. Sólo adherirnos a Él nos ayuda a mantener la naturaleza dentro de nosotros, en una forma que también nos sostiene. 

Por lo tanto, la plegaria, la petición al Creador para que Él nos mantenga por encima de nuestro egoísmo, es fundamental. Sólo por encima del ego, alcanzamos el estado correcto, llamado fe por encima de la razón u otorgamiento por encima de la recepción. 

A pesar de que nuestro cuerpo y mente están en desacuerdo con el otorgamiento, el amor y el sacrificio, debemos dominar la cualidad del Creador y trabajar para otorgar en alegría. 

En nuestro nivel se nos dió oportunidad de aferrarnos tanto a los amigos y al Creador, que a través de ellos una fuerza superior actúa sobre nosotros y nos desconecta de nuestro egoísmo, de nuestro “Yo” y así, podemos dejar este “Yo”. 

Luego, adquirimos la sensación del estado fuera de nosotros mismos, de fe por encima de la razón, sensación de la decena y en ella, —al Creador. Antes era imposible. Por eso, la posición correcta en relación a la decena y al Creador, es pedir a ellos, pedir al Creador que haga todo lo posible para ayudarte, para sacarte de tu “Yo”. De lo contrario, te quedarás ahí y ¿cuándo pasará? ¿sucederá? no se sabe.  

Baal HaSulam escribe que se sentía muy feliz con los problemas que se revelaban, porque los que aún no se revelaban, estaban prácticamente en estado cero y quién sabe si alguna vez se presentaran. Si se revelaban, era una gran bendición, felicidad, condescendencia. 

Por lo tanto, debemos luchar con toda nuestra fuerza y, lo más importante, rogar al grupo que nos ayude. Si pedimos con fuerza, nuestra solicitud llegará al Creador.
[254190]
De la lección 4 del Congreso mundial de Cabalá en Moldovia 7/sep/19, Regocijo en lo que nos falta/Trabajo en ocultamiento

Material relacionado:
La oración que el Creador escucha
La oración del cabalista
La oración es lo más importante

Plegaria —Conversación con el Creador

Pregunta: ¿Cómo utilizamos la diferencia entre exaltar al Creador y agradecerle  en la plegaria?

Respuesta: Hay muchas formas de expresión en la plegaria. Una petición, una alabanza, gratitud por lo que pasó e incluso, en cierto sentido, mi compromiso a futuro. 

La plegaria es una conversación con el Creador. No te debes dirigir a Él con ningún cliché. Sólo desde ti mismo. Puede ser en una forma interna de diálogo, donde cada uno habla con el Creador. Puede ser en la forma de una plegaria en una dirección. En cualquier forma que quieras. 

Un ejemplo de plegaria son los Salmos del Rey David. El fue un gran cabalista que vivió en el siglo IX a.C. Escribió una colección de plegarias – Salmos -, que son conocidos en todo el mundo, en todas las religiones. Al leerlos, te encuentras también a ti mismo ahí, porque se incluyen absolutamente todas las condiciones —de cero al cien por ciento— para la completa corrección de todas las almas.
[253426]
De Congreso mundial de Cabalá en Moldova, lección 0, 5/sep/19 

Material relacionado:
Los salmos del Rey David
Oración por la sociedad
Maneras directas e indirectas de corrección

Cabalá y creencias, parte 8

Recurrir al creador

 Baal HaSulam, Shamati 209: Hay tres condiciones en la oración:

  1. Creer que Él puede salvarte. Aunque tienes peores condiciones que los demás, aún así, «¿será la mano del Señor demasiado corta para salvarte?» Si es así, entonces el  Señor no puede salvar a Sus vasijas.
  2. Ya no tienes otra opción porque ya hiciste todo lo posible y no viste la cura para tu situación tan difícil. 
  3. Si Él no te ayuda, estarás mejor muerto que vivo.

Estas son tres actitudes correctas ante la vida. Todo lo determina el Creador. No hay un solo pensamiento ni sentimiento que salga de mí, todo viene del Creador.

Por lo tanto, tengo que estar siempre en estado de preparación elevado, analizar todo lo que sucede en mi mente y sentimientos, darme cuenta de que el Creador me lo dio y me pido que me corrija de inmediato, para dirigirme con propiedad, tener buenos pensamientos de amor y otorgamiento a los demás, es decir, acompañado de buenos sentimientos que están por encima de mí mismo, otorgar a los demás.

El Creador revela sólo el mal en mí, como se dice: «Cree el mal«. Sin embargo, atrapo ese mal a mitad de camino e inmediatamente le pido que lo cambie por  bien.

Después comienzo a entablar una relación interesante con el Creador, llamada «un baile», como un tango: Él me guía y yo Lo guío. Él influye en mi y yo en Él. Así, nos completamos uno al otro.

Reconocer el mal es primordial. Una vez que comprendo que vino del Creador y que «No hay nada más que Él», sólo queda una cosa por hacer: pedirle que cambie el mal por bien. Eso es toda nuestra vida, todo nuestro trabajo espiritual.

Pregunta: ¿Puedo recurrir al Creador sin reconocer mis cualidades egoístas ni lo destructivas que son?

Respuesta: No. Es como si fueras el portero y el Creador constantemente dispara a la portería, tienes que desviar constantemente Sus disparos.

Pregunta: ¿Los cabalistas se reprochan ellos mismos?

Respuesta: Si constantemente lloras, si estás insatisfecho con tu vida, reprochas  todo y a todos, quiere decir que estás insatisfecho con lo que el Creador te dio.

Pregunta: ¿Cabalá ve positivamente la causa de la depravación humana?

Respuesta: El Creador específicamente lo hizo para que el hombre necesite Su ayuda y así pueda ascender a su nivel.
[251948]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 17/dic/18

Material relacionado:
Cabalá y creencias, parte 1
Cabalá y creencias, parte 2
Cabalá y creencias, parte 3

Se consciente de tu estado actual y del que deseas lograr

Para lograr restricción, debemos entender que no tiene sentido vivir con nuestro egoísmo, sino que toda nuestra vida debe ser en beneficio de los demás. Sólo con ayuda del entorno podemos llegar a comprenderlo, cuando todos a mi alrededor me mienten, como los adultos le mienten a los niños, diciéndome que vale la pena vivir por el bien de la sociedad. Y les creo como el bebé.

Cuando comienzo a integrarme con los amigos, la Luz que reforma me llega a través de ellos. En la vida ordinaria, cuando los niños confían en los adultos, también son influidos por la Luz que reforma, aunque en forma corpórea. La misma ley aplica aquí.1

Si al terminar una acción no llego a la desesperación y a una oración al Creador, la acción está incompleta. Una acción terminada correctamente es aquella en la que estoy decepcionado de mis habilidades, entiendo que no tengo éxito y que no lo tendré, pero debo lograr lo que quiero. Entiendo que todo está en manos del Creador y voy hacia Él.

Tengo todas las razones para recurrir a Él y pedirle, pues hice todo lo posible y estoy seguro de que realmente necesito este objetivo, pero no puedo lograrlo solo, sólo con ayuda del Creador. Este es el sello que aprueba la acción.2

Si la persona quiere llegar a la oración, pero algo la detiene y no permite que la oración escape del fondo de su corazón, quiere decir que su deseo aún no está maduro. No es una simple petición. En realidad, debe tener muchos componentes. Pareciera que es suficiente llorar como bebé y el Creador entenderá. De hecho, el Creador entiende. Pero, si a la persona se le exige que ore con energía, para elevar MAN, debe ser consciente de su estado actual y del estado al que desea llegar.

No es sólo una petición como en nuestro mundo, sino el ascenso del futuro Partzuf, sólo que en forma de un código de información (Reshimo). Incluye todo lo que el hombre puede imaginar. Si aún no estamos preparados para esto, nuestra petición no merece respuesta. Hasta ahora, no refleja con precisión nuestro estado futuro.3

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 7/oct/19, «¿Cuál es la medida del arrepentimiento?»

1 minuto 1:05:30

2 minuto 1:11:55

3 minuto 1:40:05

Material relacionado:
Desenrollando La Cadena de Reshimot.
El trabajo único del adaptador espiritual
La alegría de volver al hogar

Acción e intención

Pregunta: ¿El resultado de mi acción, bueno o malo, depende sólo de la intención? 

Respuesta: No sólo de la intención, sino además de la acción misma. 

No puedes simplemente estar en la cama todo el día con la intención de asumir que estás trabajando. En nuestro mundo, debemos actuar. 

No puedes dormir con la intención de estar en la lección al mismo tiempo. Debes actuar. La acción misma te dice cuál era tu intención.
[252514]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 21/jul/19

Material relacionado:
Intención es acción
Cómo lograr la intención correcta
Intención y acción

Las intenciones de una persona son lo que uno es

Comentario: El tema de estudio de la sabiduría de la Cabalá es la parte más interna de una persona-la intención. Ninguna otra ciencia explora esto. 

Por ejemplo, la psicología explora sólo sensaciones, emociones, todo tipo de reacciones de una persona y deseos. 

Mi comentario: En adición, la psicología también explora la intención, pero no es una ciencia porque en nuestro mundo no existen posibilidades claras de medir y comparar los parámetros psicológicos de una persona. 

La Cabalá, sin embargo, como una ciencia acerca de las intenciones, nos da una herramienta para un enfoque completamente diferente. Usualmente, evaluamos a una persona de acuerdo a sus acciones y sus resultados, mientras que la Cabalá evalúa a una persona de acuerdo a sus intenciones. Esa es la diferencia. Después de todo, en nuestro mundo puedo llevar a cabo malas acciones con buenas intenciones y viceversa. Malas intenciones pueden algunas veces causar buenas acciones. 

En general, revelar las intenciones de una persona es de principal importancia. Después de todo, nuestras intenciones son lo que somos, y nuestras acciones y deseos no dependen de nosotros, sino que surgen en nosotros gradualmente en el transcurso de nuestro desarrollo físico.
[250922]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 13/dic/18

Material relacionado:
La Puerta de las Intenciones.
El mundo de nuestras intenciones
El sistema de deseos e intenciones

Evolución de los deseos, parte 10

¿Qué determina la intención?

Pregunta: La sociedad controla nuestros deseos. Determina con qué se satisfacen ¿sólo la fuerza superior puede cambiar la intención?

Respuesta: La intención también está determinada por la sociedad. Pero si la persona desea que su intención sea contraria a la de la sociedad en la que se encuentra, es decir, no quiere permanecer en ella, quiere elevarse por encima de ella, entonces, prácticamente no tiene oportunidad.

Por lo tanto, uno debe ir más allá de los límites de esta sociedad, retirarse físicamente de su influencia o atraer la influencia de otro poder superior. Así podemos cambiarnos. De lo contrario, fallaremos.
[249589]
De Kabtv «Conceptos básicos de Cabalá» 12/mar/18

Material relacionado:
Evolución de los deseos, parte 5
Evolución de los deseos, parte 4
Evolución de los deseos, parte 3

Evolución de los deseos, parte 7

¿Qué es la intención?

Pregunta: ¿Qué es la intención y cómo se relaciona con el deseo?

Respuesta: La intención determina el deseo. Si la intención está directamente relacionada con el deseo, este es el tipo de deseo más primitivo. Si no puedo realizar el deseo directamente, entonces desarrolló un programa completo de su implementación en mí mismo. El programa de realización del deseo se llama intención.

Supongamos que quiero lograr algún objetivo. Para eso necesito tomar cierto camino, ciertas acciones, atraer a la gente, hacer algo yo mismo. Todo está invertido en mi intención de lograr el objetivo final. De hecho, esta intención también es acción, pero con respecto al objetivo final, es intención.

La intención es el objetivo final y está presente en todas mis acciones intermedias.

Pregunta: ¿Entonces la persona tiene un deseo, una intención y un cerebro que procesa la información para satisfacer el deseo?

Respuesta: Sí. El cerebro controla los llamados deseos del corazón. Los concentra, los interconecta en varias combinaciones para lograr el objetivo final.
[248985]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 3/dic/18

Material relacionado:
Evolución de los deseos, parte 1
Evolución de los deseos, parte 2
En un momento crucial de la evolución

Ora por la carencia, no por el llenado

El universo entero es una falta de llenado, el deseo de disfrutar, crecer y realizarse uno mismo. Este deseo funciona instintivamente en toda la creación: en materia inanimada, plantas, animales y seres humanos y, por lo tanto, están buscando, ansiando y luchando entre sí por la supervivencia. Esta es la tendencia de todo ser creado.

El Creador se acerca al ser creado y este comienza a sentir algún tipo de incomodidad, sin entender de dónde viene. El ser creado no sabe qué es exactamente lo que le falta, pero comienza a buscar su llenado. El Creador inicia el acercamiento al ser creado, y el ser creado sufre por eso, quiere eliminar este sufrimiento y, por lo tanto, busca el llenado. Esto es lo que pasa en la vida cotidiana.

Sin embargo, hay personas que pueden avanzar hacia la meta por medio de acelerar el tiempo (Ajishena). Ellos mismos toman el proceso de su desarrollo en sus propias manos, despertando gradualmente un sentido de deficiencia en sí mismos. Después de muchos ascensos y descensos, moviéndose más lejos o más cerca del Creador, se dan cuenta exactamente qué hacer. Su vida entonces se vuelve más impulsada-por el propósito. Entienden lo que está pasando y cómo actuar, cómo convertirse en socios del Creador.

El Creador ya no los hace avanzar instintivamente como todos los demás seres creados que no entienden lo que están haciendo, sino que simplemente reaccionan de manera predeterminada a la influencia del Creador de acuerdo con el instinto inherente en ellos. Vemos este comportamiento en toda la naturaleza. Aunque una persona se ensambla con más complejidad que otras, no hay nada especial en ella que lo convierta en una criatura independiente. El Creador, la fuerza de la naturaleza, actúa en todo.

Si la gente aspira a descubrir qué objetivo debe alcanzar y con qué medios puede acelerar su desarrollo, despertando en sí mismos un deseo de sentir la carencia y su llenado. Con la ayuda de estas dos fuerzas, pueden caminar, como en dos piernas, y acelerar significativamente su camino.

Entienden a dónde van y con quién están tratando, y por lo tanto, el camino se vuelve más claro, más emocional y consciente para ellos. Descubren las fuerzas que actúan sobre ellos y comprenden el sistema en el que existen, es decir, revelan el mundo superior. Todo depende de nuestra actitud hacia los estados que atravesamos y hacia las fuerzas que nos gobiernan.1

Puedes esperar hasta que sientas el sufrimiento o puedes buscar la deficiencia incluso antes de que empieces a sentirla. Si quiero eliminar el problema que ya ha sido revelado, es una reacción natural. La verdadera deficiencia no es la que se revela por sí misma, sino la que yo mismo desperté, queriendo descubrirla en mí. Esto significa que yo mismo despierto la oscuridad que precede al alba.2

El mal puede tener muchas formas. Tal vez estoy de mal humor, y esto es malo. O me he desilusionado con el camino espiritual y no entiendo en qué estoy desperdiciando mi vida—esto también es malo. El Creador no se me revela, los amigos no me ayudan y se olvidan de mí—también es malo. Entonces descubro que todo el mal está dentro de mí. Pero que el Creador me creó de esta manera.

Una persona decide por sí misma qué considerar como malvado. Debes ser muy sensible a los tipos de mal que sientes; después de todo, el avance está precisamente en esto: cuántos tipos de mal puedo distinguir y comenzar a examinar.

O revelo el mal por mí mismo o el Creador me lo revela. Es importante qué es lo se considera malvado. Si el Creador, la fuerza de otorgamiento y amor, se acerca a mí, un egoísta, me siento mal. Después de todo, esta fuerza es opuesta a mí y su acercamiento me trae sufrimiento.

El Creador no se revela a mi voluntad de recibir como la fuerza del amor. Este amor está por encima de mi egoísmo, por encima de la razón, y si el Creador se nos acercara abiertamente ahora, sería muy desagradable para nosotros. La fuerza de otorgamiento sería revelada, a la que absolutamente no pertenecemos. Pedir esta fuerza para llenarme completamente es peor que la muerte para mi egoísmo. Por lo tanto, estamos listos para aceptar cualquier estado, pero no la fuerza de otorgamiento.

Debemos pedir la unidad, la conexión con los demás y orar por el Kli común, no por su llenado. Si se revela nuestra conexión, podremos tolerar la fuerza de otorgamiento dentro de ella.3

Tal vez yo temo que se revele en qué medida soy contrario al deseo de otorgar. Por lo tanto, inconscientemente, me protejo instintivamente, no permitiéndome acercarme a eso. Encuentro una especie de órbita externa que me permite mantener el equilibrio: participo un poco en el grupo, pero realmente no me les uno, no voy más allá de mis capacidades. Aquí surge la pregunta: ¿puede el grupo empujarme, acercarme, de modo que sienta que no hay salida y que debo pedirles a los amigos que me ayuden a integrarme en el grupo por encima de mi naturaleza? Esto es lo que significa despertar la oscuridad antes del amanecer: a pesar de la oscuridad, el rechazo, el miedo, la falta de voluntad y la confusión, ir hacia la conexión y avanzar.4
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 11/jul/19, Plegaria
1 Minuto 0:20
2 Minuto 24:30
3 Minuto 38:15

Material relacionado:
El sufrimiento se vuelve dulce
La misión: Acelerar el tiempo
Realizar un despertar desde abajo

Cancelación y cercanía del Creador

Ir hacia la fuerza superior, al Creador, es lo más importante que tenemos. Un trabajador del Creador, es decir, alguien que quiere avanzar en el camino espiritual más rápido de lo habitual, se distingue por que pide avanzar. Todos avanzan, cada criatura, todo vuelve a su raíz, a la adhesión completa que ya existe, pero que está oculta y necesita ser revelada. El curso natural del desarrollo requiere mucho tiempo, sufrimiento y golpes en el camino. Pero el hombre tiene oportunidad de avanzar por sí mismo.

Inicialmente, no siente esa necesidad, de lo contrario, todos estarían pidiendo y rogando. Debemos buscar la deficiencia correcta y si descubrimos deficiencia por el Creador, avanzaremos más rápido que por el camino habitual del sufrimiento. Este camino acelerado (Ajishena) no depende del tiempo, sólo de nuestro esfuerzo, anhelo de conectar y revelar el siguiente estado deseado, de querer que se revele.

Al elevar nuestra oración, nuestra petición, aceleramos el tiempo, por eso nos llamamos Israel; de lo contrario, somos considerados naciones del mundo. Esa es toda la diferencia entre Israel y las naciones del mundo. Israel va directo al Creador (Yashar-Él), anhela revelarlo y adherirse a Él por encima del tiempo, es decir, más rápido de lo que fue establecido por la naturaleza. Al acelerar el tiempo, nos convertimos en trabajadores del Creador.

Hay períodos de descenso en los que estamos de acuerdo con lo que suceda y perdemos toda esperanza. Caemos al estado de una persona común, pero luego de nuevo despertamos por la influencia superior. Así, vamos a través de descensos y ascensos, es decir, desconexión relativa y conexión con el Creador. En el descenso, aceptamos todo lo que tenemos, caemos al grado de bestia. Pero, en el ascenso, tan pronto como el Creador nos despierta, estamos preparados para invertir esfuerzo, buscar cómo fortalecernos y avanzar más.

Los estados cambian constantemente: una banda negra, luego una blanca. En apariencia, el Creador nos ayuda más, luego menos y debemos elevar nuestra oración. En descensos y ascensos, nuestra participación es minúscula, pero es precisamente lo que incluye la corrección y nos desarrolla. En espiritualidad, no importa cuán grande o pequeño seas, sino cuánto has agregado a tus deseos y los has desarrollado.

La verdad no es como la imaginamos de acuerdo a nuestra mente y sentimientos. “Tienen ojos y no ven; tienen oídos y no oyen”. Pues nunca podremos descubrir al Creador directamente, sólo a través del ocultamiento, con fe por encima de la razón.

De hecho, el Creador está más cerca de nosotros justo cuando sentimos su ocultamiento. Él se acerca a nosotros y descubrimos que no lo sentimos, no entendemos y no sabemos. Pues, se acerca cierta fuerza, esquiva e inalcanzable para nuestra percepción.

Pero esto no es un estado de una persona común que simplemente no siente ni comprende nada. Sentimos el ocultamiento y nuestra incapacidad para revelarlo con nuestros órganos sensoriales. Precisamente es porque el Creador se acerca más cuando descubro que no puedo alcanzarle. Lo que llamamos ocultación, descenso, es el momento de mayor cercanía con el Creador.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 9/jul/19, «Plegaria»

1 minuto 0:20

2 minuto 11:00

Material relacionado:
La fuerza de la oración y la fuerza de la gratitud
Entre la Oscuridad y la Luz
Todo el universo está en un solo eje