entradas en 'Eventos' categoría

Haz espacio para el Creador

Clase 3, Congreso Virtual “Nuevo Mundo”

Lo más difícil es imaginar un amor que siempre se basa en el odio y ambos se apoyan, fortalecen y existen sólo gracias a esto.

Así es como lo espiritual es diferente del mundo material, donde uno cancela al otro.  Estamos acostumbrados a nuestro mundo donde sólo podemos amar cuando nos olvidamos del odio. Y luego el odio estalla de nuevo, nos olvidamos del amor y estamos dispuestos a matarnos.  

Esto no sucede en el mundo espiritual;  hay odio y amor al mismo tiempo.  Ambos vienen del Creador y es a través del odio, que es la base de este mundo, que podemos elevarnos al amor, a la naturaleza del mundo superior.  Existimos en este sándwich, tanto en el odio como en el amor y estas dos líneas, la derecha y la izquierda, existen en términos iguales.  Una no puede ser más grande que la otra.

Y luego sentiremos la línea media revelada.  Aún no se puede revelar porque, de lo contrario, cancelaremos una de las dos líneas.  Solo si hay dos líneas y entendemos que una no puede estar sin la otra, por nuestro deseo de preservar ambas, creamos una línea media.

Haz este ejercicio: donde veo mi ego hacia mis amigos, trato de eliminarlo, de desarraigarlo. Lo recorto como con un cuchillo y me quedo con el espacio que queda y quiero llenarlo con el Creador.  Quiero que el Creador se revele en él, de lo contrario, no se revelará.  Si quiero revelar al Creador, sólo es posible en aquellos lugares y cualidades donde le hice lugar.[269344]
Del Congreso Virtual Un Nuevo Mundo 15/agosto/20, “El amor cubre todos los crímenes”, lección 3
[269344]

Material relacionado:
Creando cualidades iguales a las del Creador
Libera espacio para el Creador
Convivencia pacífica del amor y el odio

El primer congreso de la nueva era

En dos semanas tendremos un congreso virtual. No será una conexión fácil, desde el inicio de  la creación empezamos a prepararnos, hace miles de millones de años. Y eso sólo en nuestro mundo material, antes hubo muchas acciones en los mundos espirituales. 

Y finalmente, llegamos al punto en que comenzamos a sentir la ruptura, la forma inversa a la conexión, esto fue para lograrla. 

Podemos decir que en este momento, estamos en el punto de partida más bajo, desde el que comienza un ascenso continuo hacia el programa de la creación, su meta, donde todos nos unimos juntos y con el Creador. Todo el universo, los mundos, las estrellas y galaxias, están conectadas en un punto de unidad que debemos alcanzar. 

La primera estación en el camino a la meta, es el congreso virtual que tendremos en dos semanas. Puede parecer que no es importante, pero debemos tener conciencia de que valoramos la importancia de acuerdo a nuestros deseos egoístas no corregidos, pero en realidad, el deseo de unirnos en este tiempo especial entre las miles de personas participando en el congreso es muy importante. 

Este es el primer congreso organizado en el periodo del coronavirus. En febrero, logramos tener un gran congreso, antes del comienzo de las cuarentenas. Es como si hubiéramos saltado al último vagón: tuvimos el congreso y la puerta se cerró detrás. 

Y ahora empezamos a organizar nuestro sistema durante el periodo del coronavirus. Ya pasamos por la primera oleada y entendemos de qué se trata. La humanidad aún no entiende lo que sucede. La epidemia no cederá; avanzará como aplanadora del desarrollo y esculpírá una nueva forma en la humanidad. 

Esta enorme aplanadora pasará justo sobre nosotros y nos estampará en el suelo, si sólo así podemos conectarnos. No esperemos ser puestos en la pista del desarrollo, hagámoslo con nuestro propio trabajo. No debemos ser niños necios cuya madre se ve forzada a castigarlos para que se porten bien. Y el niño no tiene escape, tiene que obedecer, como ahora, por falta de otras opciones, hagamos lo que el coronavirus y otros virus que nos esperan, quieren de nosotros. 

Necesitamos elevarnos a un estado en el que entendamos qué es lo que nuestra madre, es decir, la naturaleza, el Creador, requiere de nosotros y deseemos cumplir sus requerimientos con nuestro consentimiento y buena voluntad. 

Queremos llevar este primer congreso de esta nueva era, a un nuevo estado: no como antes cuando nos sentábamos juntos, hablábamos y nos abrazábamos. No debemos lamentar que no estamos en el misma lugar; no debemos lamentar el pasado. Ya pasó. Todo lo nuevo debe darse por sentado con entendimiento y aprobación. 

Los nuevos estados requieren de más conexión de nuestra parte. Y si vemos que hay cambios materiales, sólo deben despertarnos hacia una conexión interna incluso más grande, de modo que la forma externa no nos confunda, no nos de la ilusión de que ya estamos conectados sólo porque miles de personas están sentadas en un solo recinto. 

Ya no existe eso; no estamos en el mismo recinto y ni siquiera nos esforzamos por estar juntos físicamente ¡Queremos estar juntos espiritualmente como un hombre con un corazón! Por eso, será un congreso totalmente nuevo, en una nueva era. No habrá nada de los congresos pasados: es un nuevo nivel, un nuevo enfoque, una nueva actitud. Y lo vemos como un nivel espiritual al que debemos ascender. 

Quiero estar conectado con todos, ¿pero dónde y cómo? Al ascender al nivel espiritual, al lugar espiritual donde tiene lugar nuestro congreso -hacia el espacio dentro del Creador. Todos entraremos en ese espacio y desearemos existir ahí, unirnos dentro de Él. El Creador es llamado “lugar”, es el lugar en el que organizamos nuestro congreso, nuestra reunión, todos juntos, para apoyarnos junto con el Creador, es el primer paso espiritual que nos espera. 

No puedo transmitirles las sensaciones que están en mi corazón. Pero esperemos que juntos descubriremos este estado y sentiremos nuestra conexión dentro del Creador en nuestro primer congreso de una nueva era.
[268661]
De la lección de Cabalá, 1/ago/20

Material relacionado:
El mundo está en el umbral de una nueva era de desarrollo
Estamos atestiguando el nacimiento de una nueva era
Liderazgo en la nueva era

Hacia la conexión altruista

Pregunta: Cuando estudié en MAK en línea, [Centro de Educación Ruso de Bnei Baruj] decidí, por mí mismo, que debía mantenerme alejado de los problemas materiales mi amigo, porque eso podría dañar mi progreso espiritual.

Pero en el congreso se despertó cierta conexión entre nosotros, mayor participación mutua. Por ejemplo: me dolió la cabeza y mi amigo ya buscaba en su bolsillo y me daba una pastilla. En la siguiente reunión, me dio vergüenza verlo, me sentí incómodo y me sentí obligado hacia él.

¿Cuál es el rol de esas expresiones de afecto y preocupación entre amigos en el avance espiritual?

Respuesta: Deben alcanzar un estado en el que no se sientan incómodos uno con otro. Por el contrario, se sentirán totalmente desinteresados, sin ningún cálculo. Le di a mi amigo la oportunidad de ayudarme y estoy muy feliz por eso. Me alegro de tener amigos que sintieron de inmediato que necesitaba su ayuda.

Aquí no hay donante ni receptor. Todos dan y todos reciben. Deben esforzarse por considerar esos estados.

En la red general de nuestras relaciones, no hay, en absoluto, estados en los que te doy, pero tú no me das o yo recibo, pero tú no, porque tanto otorgamiento como recepción son totalmente equivalentes, uno y el mismo. Cuando doy, recibo. El amigo me da oportunidad de darle. Tal vez le das una pastilla u otra cosa, pero de hecho recibes de él. Esto es, en parte, lo que sentiste en tu relación en el congreso.

No hay nada como recibo o doy. Todas son acciones para nuestra conexión mutua. En una conexión integral, las acciones en sí mismas no tienen sentido. Lo que importa es sólo la construcción de esa red absoluta. Cuando todas las cadenas de comunicación y un número infinito de ellas se alinean y se transforman, en este  nivel reina la cualidad del Creador.
[262815]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 1/mar/20

Material relacionado:
Egoísmo al servicio del altruismo
Preparación para el congreso 2019, en el desierto
Altruismo – Ley fundamental de la naturaleza

Centavo a centavo

Rabash, “Toda la Torá es el único nombre santo”: Es decir, que cualquier superación en el trabajo se llama “caminar en el trabajo del Creador”, dado que cada centavo se une a una gran cantidad”. Quiere decir que cada veces que nos superamos, acumulamos hasta llegar a cierta cantidad necesaria para convertirnos en un Kli que reciba abundancia. 

Superar es formar parte de una vasija de recepción y agregarla a las vasijas de otorgamiento. 

Pregunta: ¿Se puede conectar esto a los estados que juntos hemos experimentado después del congreso? 

Respuesta: Ciertamente. Al final, estamos conectados unos con otros y formamos una vasija, como un recipiente, del que yo, tu, todos nuestros amigos, hombres y mujeres, formamos parte. No importa en qué nivel estén todos, porque todos queremos entrar en esta vasija común. 

En ella comenzamos a conectarnos entre nosotros y con todas las almas de los cabalistas anteriores, que llenaron todo el volumen de la vasija. Y nosotros, al superarnos, nos incluímos. 

Por lo tanto, al participar en el congreso, alcanzamos ese estado en el que nos unimos al alma común de Adam. 

Pregunta: ¿Podemos decir que al superar, se acumula como centavo a centavo, hasta llegar a una gran cantidad y alcanzamos cierto grado del llamado Adam

Respuesta: Si. Adam es lo que todos los cabalistas han hecho antes que nosotros; y nosotros, conforme entramos a este estado, nos conectamos a ellos.  

Pregunta: Entramos a este estado en el congreso y ahora regresamos a nuestro pequeño mundo ¿qué deberíamos hacer todos? 

Respuesta: Si, entramos al estado general, pero después del congreso, no todos volvieron a su pequeño mundo. Finalmente, este estado general aún existe. Es sólo que constantemente desaparece, para que tengamos que despertarlo una y otra vez, como centavo a centavo y ponerlo todo en un solo gran Kli (vasija).  

Pregunta: Así que, lo que Rabash llamó sobreponerse, ¿es realmente una adición? Es mi obligación para sentir el estado general de conexión. 

Respuesta: Ciertamente.

Pregunta: ¿Qué estamos conectando exactamente y cómo lo estamos conectando?  

Respuesta: Con nuestras aspiraciones, nos estamos conectando para estar por encima de nuestros deseos egoístas, en una unidad común, en lo que conocemos como decena. La decena es un estado infinito. Puedes reunir a un millón de personas y decir que es una decena o puedes tomar dos o tres personas y también será una decena. La conexión por encima del egoísmo, se llama decena.
[262170]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 1/mar/20

Material relacionado:
Libera espacio para el Creador
Preparándonos para saltar al próximo grado a través de la decena
Alejate un poco para que entiendas cómo funciona el sistema 

Reunión mundial de amigos

Una reunión mundial de los amigos de Bnei Baruj, tuvo lugar el viernes. 570 amigos se conectaron por Zoom y miles más en todo el mundo, participaron en el encuentro vía YouTube.

                           

[261954]

Fiestas espirituales, parte 8

¿Qué representan los personajes de Purim

Pregunta: ¿Qué representan los personajes de la fiesta de Purim: el rey, la reina Esther, Mordecai y Haman? 

Respuesta: Hamán es nuestro gran ego sin el que no podemos lograr la corrección completa. 

Esther, de la palabra “ocultamiento”, representa Maljut, que actúa en ocultamiento y todo gira a su alrededor. 

Mordecai (Mor- Dror) es una cualidad de Biná, el hombre justo que no necesita nada. Sólo espera el estado en el que realmente puede servir. 

Asuero es el rey, por encima de él está el Creador. 

El pueblo representa nuestros deseos. Todo este grupo de actores interpretan Purim

Pregunta: En realidad, percibimos Purim como una festividad infantil en la que todos se disfrazan y se ponen máscaras ¿por qué existe esa costumbre? 

Respuesta: La gente se pone máscaras porque no conocen plenamente la esencia de esta fiesta:  a quién interpreta realmente cada uno, quién está detrás de qué y por qué todo esto es necesario. 

Si intentamos actuar esta historia correctamente dentro de nosotros, en el alma, en nuestra conexión, al final llegamos a un estado llamado “Purim”. 

Pur, Goral– la suerte es echada de tal manera que no es claro en absoluto por qué. Al final, todo debió haber sido a favor del villano Hamán, quien quería destruir al pueblo, pero resultó de forma opuesta: fue colgado en la misma horca que había preparado para Mordecai.
[261197]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 29/ene/19

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 5
Fiestas espirituales, parte 6
Fiestas espirituales, parte 7

«Nos hemos reunido aquí»

La espiritualidad sólo se puede alcanzar con conexión. Estamos en el mundo espiritual, pero no lo sentimos porque sólo nos sentimos a nosotros mismos.

Por eso, necesitamos dar un salto en nuestra percepción, cambiarla de personal, en la que no sentimos en este mundo a sentir nuestra existencia dentro de la fuerza superior de otorgamiento y amor, que nos conecta a en una vasija, un deseo.

Todas las almas surgen del alma de Adam HaRishón porque después del pecado del Árbol del Conocimiento, esta alma se dividió en 600,000 almas. Y la Luz que llenaba esa vasija, ese gran deseo único, se dividió en muchas partes, muchos cuerpos y deseos individuales.

Por eso vemos este mundo compuesto por miles de millones de personas con deseos conflictivos y desconectados. Si queremos revelar el mundo espiritual, el mundo de la verdad, debemos conectarnos.

La primera lección del Congreso Mundial de Cabalá 2020 se llamó «Nos hemos reunido aquí» porque realmente no hay nada más que hacer. Si nos reunimos y conectamos en una sola alma, como fue antes de la destrucción de Adam HaRishón, antes del pecado del Árbol del Conocimiento, volveremos al mundo superior, al estado espiritual y volveremos a ser el primer hombre, Adam.

Lo único que debe hacer el hombre en este mundo, es buscar la forma de conectarse con los demás. Por supuesto, esto va en contra de nuestra naturaleza, no hay nada más repulsivo y opuesto, por eso, no queremos escucharlo.

Sin embargo, el Creador, la Luz superior, influye en nosotros una y otra vez, con infinita paciencia, para enseñarnos que nada mejorará hasta que decidamos conectarnos de buena manera.

Así aprende la humanidad. Aún no entendemos lo que sucede, pero las impresiones de la crisis global y los crecientes problemas penetran en nuestros órganos sensoriales, en nuestra memoria y lo queramos o no, ganamos sabiduría y experiencia. Un día seremos suficientemente sabios como para aceptar que la única salida es la conexión.

Sin embargo, si estudiamos la sabiduría de la Cabalá, nos quedará claro lo que hay que hacer. Pues, revelamos, no sólo la enfermedad y su causa, que viene del ego humano, sino también el remedio que nos permite escapar del egoísmo. Si sufro tanto por su causa, necesito deshacerme de él.

La sabiduría de la Cabalá nos ayuda, sólo necesitamos organizar un pequeño grupo con ideas afines y atraer la Luz que reforma. Cabalá nos enseña que nuestros deseos pueden conectarse y trabajar juntos, lograr acciones llamadas «restricción», «pantalla», «Luz reflejada», «Zivug de Hakaa» (acoplamiento de golpe) y «recibir para otorgar.»

Al estudiar lo que sucede en nuestros deseos, gradualmente nos corregimos. Cuando aprendemos y hablamos, la fuerza que nos cambia gradualmente brilla sobre nosotros.

Como está escrito, «Centavo más centavo se unen en una gran cantidad». Tenemos un sistema que puede incluirnos, conectarnos y atraer la Luz que reforma para que influya en nosotros, aunque no lo queramos, al final, exigiremos que se revele entre nosotros la fuerza del otorgamiento, las relaciones altruistas por encima de nuestro egoísmo.

Todas las almas vienen de la única alma de Adam creada por el Creador. Pero después de que Adam pecó con el Árbol del Conocimiento, es decir, se destruyó ese único deseo y dejó de ser como el Creador, perdió la intención altruista y se volvió egoísta; se dividió en 600,000 almas individuales. Una luz llenó a Adam HaRishon en el «Jardín del Edén», es decir, en un estado donde se unió en una sola alma y retuvo la fuerza de otorgamiento, Bina, dentro de sí mismo, desapareció después de la destrucción y en cada partícula permaneció sólo una pequeña chispa.

Ahora, cuando nos encontramos dentro de cuerpos que visten las partes rotas del alma, sentimos inclinación de conectar todas las chispas espirituales. Por eso, nos reunimos y trabajamos en nuestra conexión, devolviendo así la luz superior que brillará dentro de nosotros.

Pero al regresar, la Luz se vuelve 620 veces más fuerte porque actuamos contra la distancia que surgió entre nosotros y alcanzamos la integración con la fuerza superior, el Creador.

El deseo común estaba en el grado de Bina, que se llama alma, ​​cuando se hizo añicos, cayó al grado de Maljut. Necesitamos recolectar todas las partículas que cayeron en Maljut y elevarlas a Bina, al Jardín del Edén. Maljut es «este mundo» y Bina es «el mundo futuro».

Por eso, con nuestra conexión, debemos elevarnos de este mundo, en el que ahora nos sentimos, al «mundo futuro», al grado de Bina donde sentiremos una existencia eterna, perfecta, sin dificultades ni problemas, todo juntos, imbuidos del poder de otorgamiento y amor mutuo.

La Luz superior siempre fortalece su brillo y cuando sentimos esta iluminación del poder espiritual de otorgamiento y amor, nos sentimos cada vez más opuestos. Cada día nos sentimos peor, el mundo se vuelve cada vez más corrupto. No queda nada más que corregirnos y volvernos similares a la fuerza de otorgamiento que brilla sobre nosotros desde arriba.

Por eso, vemos el mundo en crisis, indefenso y sin comprender lo que sucede. Quizá todos los volcanes de la tierra se despierten mañana y comiencen a arrojar miles de millones de toneladas de ceniza a la atmósfera, para que ya no veamos el sol. El mundo se congelaría y se hundiría en la oscuridad.

Pero nosotros mismos activamos esa fuerza porque vivimos en un sistema integrado y debemos saber equilibrar las fuerzas de la naturaleza. Si nos volvemos amables uno con otro, la naturaleza se volverá amable con nosotros.

Lo único que puede actuar sobre la materia inanimada, plantas, animales y sobre las fuerzas en la naturaleza, es el hombre. Además, el hombre es un pensamiento, una intención. El cuerpo físico es sólo un animal, pero con nuestras relaciones, podemos elevarnos un paso más: del nivel animal al humano. El ser humano es Adam es decir “Similar al Creador».

Por lo tanto, debemos entender que todas las desgracias y problemas en el mundo se envían específicamente para obligarnos a cambiar y comenzar a poner el mundo en orden, a equilibrarlo. Para hacerlo, necesitamos acercarnos y trabajar en nuestro ego.

Así, desde el nivel humano, desde el nivel más alto de la naturaleza, obligaremos a las demás fuerzas de la naturaleza, que están por debajo de nosotros en los niveles animal, vegetal e inanimado, a equilibrarse y el mundo encontrará paz y felicidad.4

El estado de nuestro grupo mundial Bnei Baruj es excepcional porque de los miles de millones de almas individuales, fuimos elegidos para estar en el sistema de Israel, es decir, ir «directo al Creador», eso llevará a la humanidad a la corrección.
[260748]
Del Congreso Mundial de Cabalá 2020, “Conectándose a la raíz de la vida”, «día uno» 25/feb/20, “Nos hemos reunido aquí”, lección  1

Material relacionado:
Entrar en la sensación del alma común
Junta las partes del alma común
Obtener el alma común

Todos los problemas del mundo nos los envían para obligarnos a equilibrarlo

La espiritualidad se alcanza sólo con conexión. Estamos en el mundo espiritual, pero no lo sentimos; sólo nos sentimos a nosotros mismos. Por eso, debemos dar un salto en nuestra percepción, transferirla de lo personal, donde todos se sienten en este mundo, a la existencia dentro de la fuerza superior de otorgamiento y amor, unidos todos en una sola vasija, un deseo.

Todas las almas vienen del alma de Adam HaRishón porque después del pecado del Árbol del Conocimiento, se dividió en 600,000 almas. Y la única luz que llenaba esa vasija, el gran deseo, se dividió en muchas partes, cuerpos y deseos privados. Por eso, vemos este mundo dividido en miles de millones de personas con deseos conflictivos y fragmentados. Si queremos revelar el mundo espiritual, el mundo de la verdad, debemos unirnos.

Por eso, la primera lección de el Congreso Mundial de Cabalá 2020 fue «Nos hemos reunido aquí»; Realmente no hay nada más que hacer. Si nos juntamos y nos unimos en una sola alma, como fue antes de la destrucción de Adam HaRishón, antes del pecado del Árbol del Conocimiento, volveremos al mundo superior, en estado espiritual y seremos nuevamente, Adam HaRishón.

Por lo tanto, lo único que tenemos que hacer en, este mundo es buscar la forma de conectarnos con los demás. Por supuesto que va en contra de nuestra naturaleza, no hay nada más repulsivo y opuesto y no queremos escucharlo. Pero el Creador, la Luz superior, con infinita paciencia, actúa sobre nosotros una y otra vez, para enseñarnos que nada mejorará hasta que decidamos unirnos de manera positiva.

Humanidad es aprender. La gente aún no entiende lo que está sucediendo, pero la impresión de la crisis global y los problemas crecientes penetran nuestros sentidos y en nuestra memoria y nos guste o no, nos hace ser más sabios y adquirir experiencia. Algún día seremos tan sabios que entenderemos que la única salida es conectarnos.

Si estudiamos la sabiduría de la Cabalá, lo que hacemos nos quedará claro. Pues revelamos, no sólo la enfermedad y su causa que emana del ego humano, sino también la medicina que nos permite escondernos del ego. Si sufro mucho por eso, necesito liberarme.

La sabiduría de la Cabalá nos ayuda, sólo necesitamos organizar un pequeño grupo de amigos con ideas afines y atraer la Luz que reformas. Cabalá nos enseña que nuestros deseos pueden conectarse entre sí y trabajar juntos, con acciones llamadas «contracción», «pantalla«, «Luz reflejada», «golpe» y «recibir para otorgar». Al estudiar lo que sucede en nuestros deseos, gradualmente nos corregimos. Y cuando aprendemos y lo hablamos, la Luz que brilla sobre nosotros, gradualmente nos cambia.

Como dice el refrán, «centavo más centavo se acumula en una gran suma». Tenemos un sistema que puede incluirnos dentro de sí mismo, conectarnos y atraer la Luz que reforma para que influya en nosotros. Incluso si realmente no lo queremos, al final, exigiremos que la fuerza de otorgamiento, la relación altruista sobre nuestro ego, se revelen entre nosotros.1

Todas las almas vienen del alma única de Adam, creada por el Creador. Pero después de que Adam pecó con el Árbol del Conocimiento, es decir, se destruyó ese único deseo y dejó de ser como el Creador, perdió la intención altruista y se volvió egoísta; se dividió en 600,000 almas individuales. Una Luz llenó a Adam HaRishon en el «Jardín del Edén», es decir, en un estado donde se unió en una sola alma y retuvo la fuerza de otorgamiento, Bina, dentro de sí mismo, desapareció después de la destrucción y en cada partícula permaneció sólo una pequeña chispa.

Ahora que nos encontramos en cuerpos que visten a los fragmentos del alma, sentimos el deseo de unir todas las chispas espirituales. Por eso, nos reunimos y trabajamos en nuestra conexión, atraemos la Luz superior que brillará dentro de nosotros. Pero al regresar, la Luz se vuelve 620 veces más fuerte, porque actuamos contra la distancia que surgió entre nosotros y alcanzamos integración con la fuerza superior, el Creador.2

El deseo común estaba en el grado de Bina, que se llama alma, ​​cuando se hizo añicos, cayó al grado de Maljut. Necesitamos recolectar todas las partículas que cayeron en Maljut y elevarlas a Bina, al Jardín del Edén. Maljut es «este mundo» y Bina es «el mundo futuro». Por eso, con nuestra conexión, debemos elevarnos de este mundo, en el que ahora nos sentimos, al «mundo futuro», al grado de Bina, donde sentiremos una existencia eterna, perfecta, sin dificultades ni problemas, todo juntos, imbuidos del poder de otorgamiento y amor mutuo.3

La Luz superior siempre fortalece su brillo y cuando sentimos la iluminación del poder espiritual de otorgamiento y amor, nos sentimos cada vez más opuestos. Cada día nos sentimos cada vez peor, el mundo se vuelve cada vez más corrupto. No queda nada más que corregirnos y volvernos similares a la fuerza de otorgamiento que brilla sobre nosotros desde arriba.

Por eso, vemos el mundo en crisis, indefensos y sin comprender lo que sucede. Quizá todos los volcanes de la tierra se despierten mañana y comiencen a arrojar miles de millones de toneladas de ceniza a la atmósfera, para que ya no veamos el sol. El mundo se congelaría y se hundiría en la oscuridad. Pero nosotros mismos activamos esa fuerza porque vivimos en un sistema integrado y debemos saber equilibrar las fuerzas de la naturaleza. Si nos volvemos amables uno con otro, la naturaleza se volverá amable con nosotros.

Lo único que puede actuar sobre la materia inanimada, plantas, animales y sobre las fuerzas en la naturaleza, es el hombre. Además, el hombre es un pensamiento, una intención. El cuerpo físico es sólo un animal, pero con nuestras relaciones, podemos elevarnos un paso más: del nivel animal al humano. «Humano – Adam» es «como el Creador [Adameh LeElyon]».

Por lo tanto, debemos entender que todas las desgracias y problemas en el mundo se envían específicamente para obligarnos a cambiar y comenzar a poner el mundo en orden, a equilibrarlo. Para hacerlo, necesitamos acercarnos y trabajar en nuestro ego. Así, desde el nivel humano, desde el nivel más alto de la naturaleza, obligaremos a las demás fuerzas de la naturaleza, que están por debajo de nosotros en los niveles animal, vegetal e inanimado, a equilibrarse y el mundo encontrará paz y felicidad.4

El estado de nuestro grupo mundial Bnei Baruch es excepcional porque de los miles de millones de almas individuales, fuimos elegidos para estar en el sistema de Israel, es decir, ir «directo al Creador», eso llevará a la humanidad a la corrección.5

Del Congreso Mundial de Cabalá 2020, “Conectándose a la raíz de la vida” 25/feb/20, “Nos hemos reunido aquí”, lección 1

1 minuto 1:40

2 minuto 11:00

3 minuto 14:00

4 minuto 27:55

5 minuto 32:42

Material relacionado:
Los problemas del mundo se pueden resolver sin la Cabalá
¿Por qué suceden cosas malas?
El efecto de la masa crítica

Vacuna contra el coronavirus

El coronavirus ya se extendió a ochenta países y nos muestra que dependemos unos de otros. Estamos investigando la forma en la que los virus se transmite de una persona a otra, en aviones o por contacto físico. 

Pero en realidad, no se dispersan así, sino con nuestros pensamientos. Pues, estamos conectados en un solo campo y si pienso mal de ti, con mis pensamientos despierto pensamientos en ti que causan todo tipo de manifestaciones y consecuencias en ti. 

Este fenómeno es conocido por los que se dedican a la seguridad internacional. La ciencia de la Cabalá explica que nuestro pensamiento posee, ya sea el poder más destructivo o la fuerza más benevolente de la naturaleza. Pero desafortunadamente, usamos sólo los pensamientos destructivos. 

Por lo tanto, ni las medidas preventivas en la lucha contra el coronavirus ni la invención de nuevos antibióticos nos ayudará. Si no es este virus, aparecerá otro. Finalmente entenderemos que necesitamos sanar las relaciones entre la gente. Si nuestras relaciones y pensamientos se vuelven buenos, ningún virus surgirá. 

Pensamientos no amables hacia otros o de desunión se visten en el cuerpo humano y se manifiestan como enfermedad. Esta es una enfermedad del más alto nivel, de la cual somos incapaces de defendernos, porque no tenemos poder sobre nuestros pensamientos. No sabemos quién piensa qué y no podemos controlar ni siquiera nuestros propios pensamientos. 

Por eso, es un gran problema. Se nos debería enseñar a controlar los pensamientos para que sean buenos para todos. Es la única manera de derrotar todos los virus. Para esa corrección, necesitamos la ciencia de la Cabalá; no hay otra forma. 

Pues, la naturaleza egoísta humana nos hace pensar sólo en nosotros. Por eso, una ciencia especial, un método único y trabajo en grupo son necesarios para enseñarnos a pensar en otros. Parece muy simple, pero es opuesto a la naturaleza humana. 

Al comenzar a corregirnos, veremos que el mundo cambia en relación a nosotros. Comenzaremos a sentir que existe  un poder especial a nuestro alrededor, llamado Luz superior, que actúa y organiza el mundo de la mejor manera posible. Entramos en esa fuerza y vivimos en ella y así no tememos a ningún coronavirus ni otra enfermedad. 

No hace mucho, organizamos un gran congreso internacional de Cabalá en Tel Aviv. Cada día había más miedo que el ministerio de salud nos prohibiera asistir al congreso. 

Pero al final, fue una enorme reunión de más de 5,000 personas, juntas en una gran ciudad, sentadas juntas, abrazándose, comiendo en la misma mesa, respirando el mismo aire, durante tres días en la misma habitación. Todo el aire estaba lleno de virus, pero nadie se infectó. 

Fue porque con nuestra conexión construimos la vacuna y desinfección más correcta y efectiva. Esto puede servir como ejemplo para la humanidad, de que el poder de la unidad limpia, afirma y santifica todo. 

Por el hecho de querer unirnos en un solo pensamiento, en aras de la meta, creamos un campo de fuerza, cada uno con nuestro propio pensamiento. El pensamiento es poder. Al conectar todas nuestras fuerzas, creamos un campo de fuerzas, que es el campo más elevado que existe en el mundo, físico o biológico. 

Si ponemos este campo por encima de nosotros mismos y queremos que nos conecte y todos queremos conectarnos con ese campo y llegar a ser “como un hombre con un corazón”, todos como amigos y hermanos, nada puede dañarnos. 

Así funciona, porque mi pensamiento es el impacto más elevado que puedo hacer. Que destruye todos los virus que existen por debajo de él en los niveles inferiores: inanimado, vegetal y animal. Este campo irradia amor y unidad y juntos crean una fuerza global positiva que destruye todos los factores negativos. 

Por eso, no hay nada qué temer. Podemos beber veneno, pero si estamos en la conexión correcta con el campo espiritual, nada puede dañarnos. La gente puede protegerse al estar en buen contacto con nosotros y constantemente recibirá un antivirus que los protegerá de la enfermedad ¡Les deseo a todos buena salud!
[261164]
De Kabtv “Mundo. Epidemia del coronavirus”, 3/mar/20

Material relacionado:
El veneno que cura
¿Por qué tenemos problemas?
Una vacuna anti ego

Impresiones del Congreso de Israel 2020

Pregunta: ¿Cuáles son sus impresiones del pasado congreso?

Respuesta: Este congreso lo sentiremos por mucho tiempo. Aún no podemos evaluarlo. Hubo una conexión poderosa y seria entre personas, grupos y, yo diría, continentes. Además, sucedió en un momento en el que todo el mundo está en pánico por la propagación de un virus y otros problemas: «¿Qué nos pasará?»

Creo que es un momento maravilloso. Vivimos en una era especial. Por primera vez en la historia humana, estamos entrando en un nuevo estado, al sentimiento, a la conciencia del mundo superior.

Sólo fue revelado una vez, a un pequeño grupo que salió de Egipto. Sin embargo, lo que va a suceder ahora, a partir de cero, en todas las naciones del mundo, después de la destrucción, la mezcla, etc., por supuesto que es, un estado especial.

Estoy muy feliz. No tienes idea de lo genial, especial y afortunado que eres. Pues, de miles de millones, fue elegido un pequeño grupo de algunos miles de personas. Es asombroso.

Ahora comienza el período posterior al congreso. Es hora de superar y es hora del trabajo real. Ciertas caídas y descensos son inevitables. De hecho, el descenso es un estado especial del alma y del cuerpo cuando muele, mastica y absorbe lo que recibió.

Tuvimos muchas impresiones. Ni siquiera hemos podido comprenderlas. Nos aferramos a ellas, como dicen, con todos los dientes. Ahora, gradualmente, estas impresiones se acumulan en nuestra mente y alma, lentamente empiezan a almacenarse en un archivo.

Usando el material absorbido, ya estamos subiendo a la siguiente etapa. Todo nuestro conocimiento previo se eleva.
[261185]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 1/mar/20

Material relacionado:
La Convención nunca se termina
¿Por qué vamos a la Convención? 
¡Que comience la Convención interior!