entradas en 'Lección diaria de Cabalá' categoría

Lección diaria de Cabalá – 27/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Pésaj (Pascua)»

Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Lección sobre “Construyendo la sociedad futura»
Video: Reproducir ahora       Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Arvut (Garantía mutua)»
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

La epidemia no es castigo, sino remedio

A lo largo de la historia, hemos recibido muchas señales de atención del Creador, el bueno que hace el bien. Pero al existir en cualidades egoístas, opuestas al Creador, percibimos estas manifestaciones de amor y cuidado como golpes y no sentimos necesidad de cambiar.

Así es como un padre amoroso obliga a su hijo a aprender, el niño solo quiere jugar, no escucha y piensa que su padre lo odia.

Esto es exactamente lo que sucede en el mundo: crisis, guerras, desastres, epidemias, el camino del sufrimiento por el que ha pasado la humanidad. Esto se debe a que nos negamos a aceptar el gobierno del Creador, como absolutamente bueno, que siempre trae el bien, es decir, adaptarnos a este gobierno.

Queríamos huir de las instrucciones del Creador como niños que no escuchan a sus padres y se esconden y discuten todo el tiempo. Por eso nuestra vida es tan amarga.

Pero ahora experimentamos un golpe especial como ningún otro. Se trata de calmar al mundo entero, a toda la humanidad y convertirnos en un todo único. Justo como cuando los padres pierden la paciencia y le dicen a los niños:¡»Es suficiente, cálmate ya»! Y obedecen esa acción tan estricta y se calman.

El gobierno superior desciende y se acerca cada vez más a nosotros, empieza a tratarnos de manera cercana, individual y directa.

¿Por qué la humanidad tomó este golpe de forma tan fuerte? ¿por qué le tenemos tanto miedo al coronavirus? Estamos acostumbrados a que cada año muchos mueran y nazcan en todos los países ¿por qué tenemos tanto miedo de este virus en particular?

Sabemos que dentro de cien años toda la población del mundo cambiará: todos morirán y nacerán nuevas personas, pero no es una tragedia. El virus, sin embargo, es un golpe psicológico. Hay una plaga oculta entre nosotros, no la vemos ni la sentimos, y no sabemos desde dónde nos golpeará.

Sin embargo, el virus realmente actúa en nuestro beneficio al ordenarnos que nos separemos unos de otros y que no salgamos de casa. Es como si nos dijeran: “¡Si no pueden tratarse bien, quédense en casa! Si aparece un poco de bondad, pueden salir, pero mantener una distancia de diez metros entre ustedes ”.

El virus nos muestra nuestras verdaderas relaciones: que no podemos estar juntos y si nos conectamos, nos transmitimos virus porque somos egoístas. Este virus es la revelación del gobierno superior.

El virus separa a la gente, en la medida de su egoísmo. La obliga a quedarse en casa en lugar de involucrarse en cosas inútiles y descabelladas. Nos muestra que podemos tener una mejor conexión. No vino a dañarnos ni a matarnos, sino a organizar nuestra vida correctamente. Esta es manos del Creador que nos educa con misericordia.

La epidemia no es castigo sino remedio. El virus enfría las relaciones alimentadas por el egoísmo, el deseo de ganar, triunfar y explotar a otros para beneficio personal. Detiene toda esta carrera.
[261885]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 18/mar/20, lección sobre: «Pésaj (Pascua)»

Material relacionado:
Acerca del castigo
Castigo por malas acciones
Recompensa y castigo en nuestra vida, parte 2

Dando pasos para ser un solo corazón

El virus nos separa físicamente, pero debido a eso, comenzamos a buscar formas de conectarnos más internamente. La falta de conexión física nos despierta y nos ayuda a comprender que necesitamos cercanía interior.

Dejemos que haya una distancia infinita entre nosotros, pero aún así, lo superaremos y nos sentiremos como «un hombre con un corazón» y no es que estamos en la misma habitación. Luego, en ese corazón común, sentiremos al Creador en nuestro interior.
[261881]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 18/mar/20, lección sobre: «Pésaj (Pascua)»

Material relacionado:
Ver el mundo a través del punto en el corazón
¿Cómo llegas hasta el corazón?
Escribe la Torá en tu corazón

Lección diaria de Cabalá – 26/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Pésaj (Pascua)»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Construyendo la sociedad del futuro”
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Hagamos de ésta, una epidemia de bondad

La carga del corazón nos es dada para asegurar nuestro libre albedrío. La crisis global que envuelve al mundo, debido a la epidemia del coronavirus, muestra que la fuerza superior cuida a cada uno, nos da oportunidad de ejercer nuestro libre albedrío para que equilibremos el bien y el mal, construyamos la línea media y siempre nos inclinemos hacia el bien. 

El coronavirus revela a cada uno, a cada país y al mundo entero, la verdad acerca de nuestras relaciones. Nos obliga a estar en casa encerrados y a pensar en ¿por qué sucede esto y cuál es el propósito? 

Si nosotros mismos tomamos conciencia de que podemos vivir de forma diferente, no de la manera en que lo hemos hecho, sino en armonía con la naturaleza, en buenas relaciones entre nosotros, elevándonos por encima de nuestro egoísmo, entonces no tendremos que pasar por una larga y dolorosa crisis. Podemos salir de esta epidemia muy rápido. El virus nos muestra que sacamos al mundo de equilibrio. 

Cada vez, el Creador organiza una situación más efectiva para nuestra corrección. Por lo tanto, la epidemia del coronavirus y la cuarentena son buenas para la corrección del mundo. El virus nos muestra que no podemos estar juntos. 

En lugar de transmitir cosas buenas y útiles entre nosotros, transmitimos enfermedad y nos condenamos unos a otros a la muerte. Así aprenderemos a conectarnos con buenas conecciones, para transmitir buenas emociones, placer, alegría, amor, unidad y calidez unos a otros. Así se supone que debe ser entre la gente. 

Analicemos por qué nos transmitimos este virus mortal y cómo convertir ese mal en bien para avanzar hacia un nuevo mundo. Realmente espero que lo entendamos nosotros mismos y podamos explicarlo a todos.
[261786]

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 17/mar/20, clase con el tema “Pésaj

Material relacionado:
Sinergética: La ciencia de las leyes del caos
¿Por qué el individuo necesita tener fe?
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre el tema «Pesaj (Pascua)»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre el tema «Construyendo la sociedad del futuro»
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

 

En la línea roja

La epidemia de coronavirus afecta a todo el mundo, sin importar dónde sea; Italia, Israel, Corea o Rusia. El mundo entero está preocupado. El virus se propaga sin reconocer fronteras y no hay un fin a la vista. Los expertos predicen que la epidemia durará un año hasta que aparezcan algunos medios para combatir el virus.

El coronavirus cambió en forma importante la relación de la gente en la sociedad humana al plantearnos preguntas serias. ¿Qué se debe hacer para que podamos volver a la vida normal? ¿qué nos exige la naturaleza y por qué nos trae tantas sorpresas? ¿cuál es la solución a los problemas que enfrentamos en nuestra vida?

Por un lado, estos problemas nos muestran lo conectados y dependientes que realmente somos. Por otro, que nuestra conexión no es amable y necesitamos aprender a cambiarla. El coronavirus acaba de comenzar a revelar la gravedad de nuestra afección. La situación no es tan mala todavía.

Veamos qué sucederá una vez que los países de América y Europa cierren sus fronteras. La humanidad volverá a las barreras fronterizas.

La única solución es averiguar a fondo cuál debería ser nuestra conexión correcta y cómo construir relaciones suficientemente buenas para que ningún virus pueda penetrar. El virus es una señal de que nuestra conexión es incorrecta.

El coronavirus es un problema común, por eso, requiere una unidad correcta y garantía mutua de toda la humanidad. ¿Por qué constantemente vienen nuevas desgracias sobre nosotros? ¿por qué la naturaleza siempre nos golpea con un látigo, a cada uno por separado y todos juntos?

¿Por qué estos golpes, año tras año, son más fuertes y por qué se extienden tanto, que envuelven a toda la humanidad? La naturaleza trata de llevarnos a la conciencia de la necesidad de la garantía mutua para que nos volvamos como un hombre, un sistema.

Todos, en el mundo, necesitamos comprender que:

  • El coronavirus no es coincidencia, sino parte del proceso por el que las fuerzas de la naturaleza guían a la sociedad humana. Es su esfuerzo por unirnos en un sistema.
  • En este sistema único, hay leyes que la naturaleza nos obligará a adoptar, si no voluntariamente, “con un palo”. El coronavirus es una de las desgracias enviadas a la humanidad para sacudirla y forzarla a que haga introspección, para que aprendamos a vivir correctamente.

Idealmente, tenemos que ser como un hombre con un corazón, en un sistema. No hay salida. Tendremos que lograrlo. La epidemia de coronavirus es la primera plaga en una cadena de ataques que se revelarán mensualmente. Pues, si nos tratamos mal, damos lugar al virus. Parece que falta la garantía mutua que deberíamos haber creado.

El objetivo de la creación es llevar al hombre a una buena conexión, a amar al prójimo como a sí mismo. Si no lo hace, habrá problemas que actuarán como remedio y que nos empujarán hacia la conexión.

Nos vemos y no nos deseamos lo mejor. Las miradas desagradables y las palabras críticas se materializan y pasan de uno a otro en forma de virus.

La humanidad depende cada vez más de otros, en industria, comercio y en todo lo demás, pero al mismo tiempo, no mejoramos nuestras relaciones humanas. Nuestras relaciones están en contradicción con los lazos crecientes entre nosotros; Me conecto con todos en la Tierra, pero con el objetivo de exprimirles todo el jugo. Cuando estas conexiones se vuelven insoportables, la naturaleza las golpea y las rompe.

Imagina que el mundo se separa de China, Japón y Corea del Sur, cómo afectará al sector manufacturero. Incluso si la producción de algún pequeño elemento electrónico se detuviera, la mitad del mundo se detendría. Debemos organizamos correctamente en el nivel humano. No seguimos la ley de garantía mutua. Se exprime hasta la última gota de todo, para que la élite pueda ganar unos cuantos millones de dólares más.

El virus ya provocó despidos masivos. No parece que esta ola disminuya. Parece que sacudirá a toda la humanidad para que sintamos que llegamos a la línea roja y que la naturaleza ya no nos permitirá vivir así.

Por primera vez en la historia de la humanidad, entendemos que lo que sucede es un golpe desde arriba, como los hechiceros egipcios le dijeron al faraón, que una de las plagas venía de la mano de Dios. Todos sentirán que es castigo de lo alto y que de arriba nos están deteniendo.

Cuando veo mal a otro, le estoy transmitiendo el virus. Pues, todos estamos atados a un solo sistema y al pensar mal de alguien, traigo al sistema, un virus negativo, una señal negativa, rompo la garantía mutua. Puede ser sólo un pensamiento, pero todos estamos interconectados por pensamientos, conversaciones y acciones.

Lo queramos o no, estamos encerrados en una esfera común. Por eso no es importante si lo hablo, escribo, pienso o hago con las manos. El efecto del pensamiento es aún mayor, tal como se dijo «todo se resuelve en el pensamiento». El pensamiento se materializa en acciones físicas.

Las amenazas invisibles se extienden entre nosotros. Estamos en un campo de conexiones. El pensamiento es el nivel más alto de conexión y desciende a niveles más simples. Podemos corregir todos los virus en el pensamiento. La garantía mutua es nuestra interconexión correcta a nivel de pensamiento. Si lo mantenemos, no habrá necesidad de nada más, incluidos medicamentos materiales.
[261406]
De la lección diaria de Cabalá del 7/mar/20

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?

Lección diaria de Cabalá – 22/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, «¿Cuál es la necesidad de pedir prestados Kelim [vasijas] a los egipcios?» (1986)
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Construir la sociedad del futuro”
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados.
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 20/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre : «Pesaj (Pascua)»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 19/mar/20

Preparación para la lección
Video Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Pésaj  (Pascua)”
Video Reproducir ahora   Audio: reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora