entradas en 'Lección diaria de Cabalá' categoría

Qué puedes encontrar en la oscuridad

El trabajo contra el faraón, contra el ego del hombre, es realmente enorme, pues el ego en su forma corregida es el recipiente espiritual que contiene toda la Luz superior, todo el Creador, toda su revelación. El Creador quiere otorgar placer a los seres creados, es decir, revelarse totalmente, para eso el deseo debe ser enorme. El faraón es del mismo tamaño que el Creador, sólo su intención es opuesta.

Fuerzas santas e impuras, Creador y faraón, luchan por el mismo deseo. El hombre está en medio de ellas y decide quién lo guía. Es claro que él no es amo de sí mismo; sólo decide cuál rey elige.

Igual que en las elecciones pensamos que elegimos y que tomando una decisión. Pero incluso antes de la elección, alguien nos gobernó y después de la elección, alguien gobernará, sólo elegimos a nuestro gobernante. Funciona igual en espiritualidad y en corporalidad, porque ésta última sigue a la primera. Es bueno si tomamos la decisión correcta, así la fuerza buena gobernará. Si no, seremos gobernados por un gobernante malvado, hasta que queramos reemplazarlo por uno bueno. Sólo en este punto tenemos libre albedrío; por lo tanto, nuestro trabajo es sólo eso.

Puesto que el deseo de disfrutar es enorme y equivalente al Creador, no se puede corregir de inmediato; se requieren muchas acciones separadas hasta que la corrección esté completa. Por eso el exilio egipcio duró cuatrocientos años, es decir, cuatro grados, hasta su estado completo.

Por lo tanto, no debemos pensar que podemos saltar al mundo espiritual de una vez y pasar rápidamente el exilio. No debemos desesperar porque los estados se repiten todo el tiempo, sino percibirlos como nuevos y hacer nuevas aclaraciones. De esta manera, «muchos centavos se unen en una gran cantidad».

Deseamos paciencia y perseverancia. El hombre no avanza cualitativa, sino cuantitativamente, repitiendo muchas veces el mismo trabajo hasta que se acumula un resultado tangible. Al repetir, se agrega un estado a los anteriores y produce un cambio cualitativo. La calidad es consecuencia de la cantidad.

Es como la computadora usa sólo ceros y unos. Pero con muchos ceros y unos, obtenemos gran cantidad de operaciones y posibilidades. La fórmula más compleja se puede resolver con una secuencia de ceros y unos: entradas y salidas, luz y oscuridad.

Debemos fortalecernos de modo que podamos percibir ascensos y descensos como avance, como un nuevo estado cada vez. Justamente en la oscuridad, no en la luz, somos probados, es decir, cuánto no me importa estar en la oscuridad, pues, yo no controlo mi estado, estoy por encima de él. Que haya oscuridad porque en la oscuridad es donde construyo la cualidad de otorgamiento y fe. El hombre es probado cuando no tiene nada, cuando nada brilla ni en su presente ni en su futuro y no requiere Luz, sólo relacionar ese estado de oscuridad con el Creador y vivir en oscuridad como si fuera Luz. Así se prueba su fe.

El trabajo está precisamente en la oscuridad, por eso, los cabalistas dispusieron que es necesario estudiar por la noche. Baal HaSulam siempre se despertaba a medianoche y ahí iniciaba su día. Por eso, debemos acostumbrarnos a estudiar en la oscuridad, hasta que la oscuridad brille como Luz. La oscuridad seguirá siendo oscuridad, pero brillará para mi, porque es allí donde encontraré la Luz de la fe y en ella, la Luz de Jojmá.

La Luz de Jojmá sin fe, conduce a la oscuridad. Si trato de agregar Luz de fe, enciendo la luz e ilumino la oscuridad.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 23/abr/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 20, “Quien endureció su corazón» (1985)

Material relacionado:
Nuestra labor en fe por encima de la razón
La Luz de Jojma, la base de la vida
El alma es la unidad de la oscuridad y la luz

Lección diaria de Cabalá – 12/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora   

Escritos de Baal HaSulam, Shamati 53 “La cuestión de la limitación”
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Despertar a la invitación del Creador» (Preparación para el Congreso en América del Norte Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Ve qué órdenes sigues

Está escrito que el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, el deseo egoísta de disfrutar .Es necesario aislarlo e incrementarlo para que sea obvio quién es el enemigo en tu camino hacia el Creador, identifícalo, luego convierte ese malvado faraón en el buen Creador y así, lograr adhesión con la fuerza superior.

El siervo más fiel del Creador es el faraón, él es requerido para llevarnos al Creador, para que podamos distinguir entre luz y oscuridad, otorgamiento y recepción, dulce y amargo. Con su ayuda aprendemos a lograr las cualidades del Creador. En última instancia, el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, Él está detrás de todo, incluso de los eventos más desagradables para nosotros. En toda la realidad, «No hay nada más que Él».

Si podemos aceptar que todas las fuerzas de la naturaleza, todos los seres humanos, todas las acciones hostiles y todos los pensamientos vienen del Creador y aún así queremos amarlo, convertimos todos los medios adversos en ayuda.

Para poder discernir una cualidad necesitamos el contraste de su opuesto. Somos seres creados y debemos sentirnos a nosotros mismos y al Creador. La brecha entre estas dos sensaciones nos da sensación de realidad.

Mientras más diferentes seamos del Creador, más profundo y preciso podremos revelarlo en un nivel más interno. Se dice que mientras más grande es una persona, mayor es su ego. Mientras más avanzamos, más perturbaciones serias encontramos y al mismo tiempo, la colisión de los opuestos nos ayuda a llegar a la conclusión de que «No hay nada más que Él».

Nuestro trabajo es crear la singularidad de la fuerza superior, no existe nada más. Todo el mundo está hecho de disturbios de la fuerza que se opone al Creador, se llaman «faraón». Por encima de esta confusión creada por el faraón podemos aceptar que fue enviada por el Creador. Así, todos los disturbios se envuelven en «No hay nada más que Él» y podemos examinar este principio con mayor precisión en todos sus detalles al construir la imagen del Creador a través de la imagen del faraón.

No tenemos forma de acercarnos a un Creador que no tiene imagen. Son los disturbios los que construyen para nosotros la imagen del Creador, en su forma inversa.1

El faraón nos confunde a lo largo de nuestra vida, hasta el día que morimos, nos obliga a pensar que nuestro deber es servir al ego. Ni siquiera somos esclavos, sino trabajadores voluntarios del faraón, dispuestos a cumplir todas las órdenes de nuestra naturaleza para, a cambio, recibir placer o al menos evitar el sufrimiento. Sin embargo, si el Creador quiere acercarnos a Él, endurece nuestro corazón, mostrándonos que trabajamos para la fuerza del mal, para un faraón que no se preocupa por nuestro bienestar, sino que nos engaña durante toda la vida, hasta que finalmente somos enterrados en el suelo. El faraón disfruta porque seguimos sus órdenes.

Pero la fuerza buena se esconde detrás del mal y quiere enseñarnos la ventaja de la Luz sobre la oscuridad, con ese contraste nos muestra que hay algo por encima de nuestra naturaleza. Todo es para que, por nosotros mismos, usemos nuestro deseo y esfuerzo para descubrir esa realidad superior, el mundo espiritual y que lleguemos a reconocer la fuerza superior que está sobre el faraón. Así revelamos la forma opuesta al faraón: el Creador.

Luego buscamos «nada más que Él», no ver al faraón, sino tratar de ver al Creador detrás de él. Dejo que el faraón desempeñe cualquier papel ante mí, lo principal es que me ayude a revelar la actitud del Creador.

El Creador es el bien permanente, incondicional e invariable que no puedo ver. La Luz superior siempre llena toda la realidad pero, ¿quién la ve? El faraón me da un negativo transparente a través del cual veo luz y veo todo tipo de imágenes. No podría entender ni distinguir nada del Creador si no fuera por el faraón.

Mientras más cruel se vuelve el faraón, más detalles contrastantes podemos revelar del Creador. Sin faraón no hay Creador; por eso el Creador inicialmente creó la inclinación al mal. Cuando vemos al Creador a través de nuestra inclinación al mal, podemos ver todo tipo de formas, tipos de relación, acciones e intenciones y con la ayuda del faraón, aprendemos a ser similares al Creador.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 24/abr/19, Pésaj

1 minuto 0:20

2 minuto 28:36

Material relacionado:
El consentimiento del faraón
Una nueva vida 538 – Cultura judía:el faraón entre nosotros
Los trucos del Faraón

Un componente espiritual especial

Hay personas a las que les resulta difícil, incluso escuchar que necesitamos lograr conexión para alcanzar al Creador. El Creador es exaltado e incomprensible y está en una dimensión que no sentimos. Él no encaja ni en nuestra mente ni en nuestros sentimientos. No podemos armar el rompecabezas de la imagen del Creador ni los pensamientos y sensaciones que hay dentro de nosotros para poder sentirlo y entenderlo de algún modo.

Sin embargo, por otro lado, dicen que sucede con acciones corporales simples en nuestro mundo. No entendemos la conexión: ¿cómo me ayuda si sonrío a los demás y los trato bien? No lo consideramos un juego serio, sino hipocresía. Somos egoístas por naturaleza y ya hemos intentado cambiar nuestro comportamiento externo pero sin cambiar nuestra esencia interna.

Pero, debemos entender que hay un componente espiritual especial llamado Luz que retorna a la fuente, una fuerza especial que podemos atraer y que cambiará nuestra naturaleza. Por eso, incluso si no queremos conectar ni juntarnos ni apoyarnos unos a otros, debemos hacerlo para acercarnos más al Creador. Es un trabajo duro y tenemos que convencernos de que lo necesitamos para que, incluso actuando en contra de nuestro deseo, fingiendo y jugando, despertemos la Luz que reforma.

Mientras más artificial y antinatural sea nuestro esfuerzo, pero aún así lo hacemos, más Luz despierta. De ahí la paradoja de que si no podemos soportar ninguna conexión con los demás ni aceptamos este principio, con nuestro esfuerzo, aunque pequeño, por conexión, despertamos una gran Luz de corrección.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 28/abr/19, Del punto en el corazón a la decena (Preparación para el congreso en América latina, Congreso 2019)

1 minuto 14:52

Material relacionado:
Mandamientos- Leyes de conexión entre nosotros
Nueva vida No. 115 – Conexión y evolución
Atacando la conexión

Lección diaria de Cabalá – 10/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Servir al Señor con alegría” (Preparación para el Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “ Pacto de sal” (Preparación para la Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

¿Qué tan útil es cada pensamiento?

Lo principal es unir y restaurar el alma común que se rompió después del pecado del Árbol del Conocimiento. Recibimos esta vasija rota en preparación para nuestro trabajo. Lo que se requiere es que actuemos como está escrito: «Deja que Me hagan un Templo y Yo habitaré dentro de ellos».

El Templo es la vasija sagrada, totalmente para otorgar. La hacemos con nuestros ladrillos, colocando piedra sobre piedra, desde el corazón de piedra que se conecta con otros ladrillos. Así construimos el Templo a partir de nuestro ego, de nuestro deseo destrozado, lo pegamos y creamos un lugar en el que la fuerza superior, el Creador, puede habitar en nosotros.

Este es nuestro único trabajo y objetivo, por lo tanto, siempre debemos comprobar qué tan útil es cada acción, pensamiento y deseo, para construir esa torre sagrada, el Templo.1
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 28/ago/19, Del punto en el corazón a la decena (Preparación para el congreso en México, Congreso 2019)
1 minuto 0:20

Material relacionado:
Ver el mundo a través del punto en el corazón
Desenvuelve el punto en el corazón
Cuando habla el punto en el corazón

Lección diaria de Cabalá – 9/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre:  “Día de la independencia”
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

En algún lugar lejano

El antisemitismo en el mundo continúa creciendo. La semana pasada en California, durante la plegaria de Pascua, un ataque terrorista tuvo lugar en una sinagoga resultando una persona asesinada y muchas otras heridas. Sin embargo, aún se fracasa en hacer que las personas escuchen. Les parece que este no es su asunto; después de todo, todo está sucediendo “allá afuera, lejos”. Esto muestra cuánto endurece el Creador el corazón para que una persona sea indiferente a esos incidentes. Hace sólo seis meses, una tragedia similar tuvo lugar en la sinagoga en Pittsburgh, pero todos ya lo han olvidado.

Por lo tanto, el pueblo judío es llamado “un pueblo con el cuello duro”. Una persona no responde a las advertencias, pensando que esto sucedió en una calle aledaña y no puede sucederle a ella . Olvidamos lo que sucedió ayer, no hablemos de lo que sucedió hace unos meses, y no nos damos cuenta de que la tensión está creciendo. Tener el cuello duro significa recibir un golpe, despertar por un instante, y después olvidar todo como si nunca hubiera sucedido.

El problema es que no hay ninguna sensación de dolor acumulado, dirigiéndose hacia un punto en el que una persona se vea forzada a responder. Todo desaparece como agua en la arena.

Es muy importante entender que este no es un evento aislado, sino natural, que proviene de las bases de la creación. Este proceso continuará y no terminará a menos que comencemos a hacer algo al respecto. La Cabalá explica este fenómeno sobre una base científica; advirtió acerca del peligro hace muchos años, cuando todos se reían de esa posibilidad. Ahora ya no es cosa de risa, pero aún así nadie escucha a los cabalistas. Vendrá el tiempo en que no habrá opción y tendrán que escuchar.

No importa cuán duros de cuello sea el pueblo de Israel, el Creador no obstante los saca de Egipto golpeandolos y haciéndolos sufrir. En nuestros tiempos podría ser igual. Los cabalistas continúan advirtiendo, pero ellos no creen, justo como alguna vez no le creyeron a Moisés.

Es muy simbólico que justo en unos días el mundo estará apuntando el día de recuerdo del holocausto, y el mismo holocausto está regresando… O los judíos se unen o se pondrá muy mal. La unidad es la solución no sólo para el antisemitismo, sino también para la corrección general del mundo, la corrección de la humanidad, la creciente crisis global, y el acercamiento de la guerra mundial, de la cual ya se está hablando abiertamente.1
De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá, Diseminación de la sabiduría de la Cabalá, 28/abr/19
1 Minuto 00:20

Material relacionado:
Qué mejorará la definición oficial de antisemitismo
No hay cuentas en el amor
El antisemitismo es causado por la naturaleza humana

Lección diaria de Cabalá – 8/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Discusión sobre: La “Unidad
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Matzá: Para escapar

La pascua está a la cabeza de todas las festividades y todos los tiempos en el proceso espiritual porque simboliza la salida del deseo de disfrutar al deseo de otorgar o más precisamente del deseo de recibir por tu propio bien hacia el deseo de recibir por el bien del otorgamiento. Es por eso que la pascua es tan importante; después de todo, es una entrada al mundo espiritual, a la sensación de entendimiento de la espiritualidad.

Antes de esto, una persona pasa por muchas etapas, comenzando desde su naturaleza original cuando está dentro del deseo de disfrutar y ni siquiera se da cuenta. Después, comienza a preguntar porqué vive. Es decir, una simple existencia animal no le satisface y quiere entender el significado de la vida, su fuente, su causa y propósito. Un animal no se hace esas preguntas, este es el comienzo del nacimiento de un humano.

Entrar a la espiritualidad comienza con el hecho de que una persona de pronto siente que ya no puede pensar en sí mismo y quiere llevar a cabo acciones fuera de su egoísmo. La pascua simboliza la entrada a un nuevo mundo, el comienzo de un nuevo estado, Lishmá, el comienzo del otorgamiento, la fe, adquirir la propiedad de Bina de acuerdo a la cual comenzamos a trabajar.1

Sólo cuando una persona siente y entiende que es incapaz de actuar en aras del otorgamiento puede ser considerada como en exilio. Es un exilio de la propiedad de otorgamiento, la cual quiere adquirir y no puede. Sólo esto mide el grado y la severidad del exilio. 2

La humanidad está dividida en tres partes. La primera parte son aquellos en quienes un punto en el corazón ya se ha manifestado y dirige a una persona hacia la Cabalá o hace que la busque. La otra parte aún no entiende por qué es todo esto necesario. La tercera parte pelea exclusivamente por la realización corporal, sin tocar la intención, para mantener la intención en aras de sí mismo. En base a esto, la humanidad puede ser dividida en muchos grupos, naciones y todo tipo de corrientes.3

El egipcio dentro de mí me convence que lo principal es llevar a cabo las acciones que la Torá demanda de nosotros sin prestar atención a la intención, es decir, exclusivamente mandamientos corporales. Si no pregunto por los resultados de mi trabajo, significa que soy un egipcio, que trabajo de acuerdo al egipcio dentro de mí. Si comienzo a cuidar de la intención, entonces me encuentro en Egipto como un esclavo, en exilio del mundo espiritual.

Existe una realidad espiritual en la cual todo es en aras del otorgamiento, pero yo existo en mi egoísmo. El grado al cual este me molesta, más o menos, determina mi lugar en el proceso espiritual hasta que llego al estado en el que una vida así se vuelve peor que la muerte para mí y siento que debo salir de la intención egoísta. Esto significa que ya estoy al borde de la liberación, en la salida del exilio egipcio.

Mis egipcios interiores me detienen y me convencen que debo continuar como antes y todo estará bien: lo principal es la acción y la intención no importa. Si estoy de acuerdo con esto, me convierto en un egipcio. Pero si la lucha interior por la intención se despierta en mí, entonces veo que estoy bajo el poder de los egipcios y deseo salir de esta esclavitud. Me doy cuenta que lo principal no es la acción, sino la intención, y debo deshacerme de la intención en aras de mí mismo. Esto significa que necesito la luz que reforma y huir de Egipto.

Estoy dispuesto a cualquier cosa, excepto permanecer en la intención egoísta. No necesito nada sino la habilidad de llevar a cabo esta acción. Ya he roto con la intención por mi propio bien, pero aún no he llegado a la intención por el otorgamiento. Aún no sé qué es el otorgamiento y a quién otorgar, pero ya estoy en la salida. 4

El cambio de un egipcio a Israel significa que ya no tengo la fuerza para llevar a cabo una acción. No quiero llevarla a cabo en aras del ego, pero aún no sé cómo llevarla a cabo en aras del otorgamiento; por lo tanto, no sé qué hacer. Esta es la salida de Egipto, en total oscuridad, cuando no sé qué hacer. Viene la salvación.5

Está escrito que los egipcios trabajan con bloques blancos sin una pizca de polvo. Si añado bloque tras bloque de forma egoísta a mi trabajo cada día, entonces construyo un edificio hermoso blanco como la nieve sin ningún polvo o sombra de duda, sintiéndome completamente santo. Los egipcios en Egipto no pueden experimentar ninguna conciencia del mal porque toman un ejemplo de lo que todo el mundo está haciendo; ¿Qué más necesita una persona?

Esos son los siete años de abundancia- cuando una persona se une al trabajo de los egipcios con auto-complacencia y seguro de mi éxito. Ni siquiera se da cuenta que está actuando de forma egoísta. Esa toma de conciencia ya es el resultado del impacto de la luz que reforma que constantemente ilumina en pequeñas porciones, promoviéndolo gradualmente. “Muchos centavos se reúnen en una gran cantidad”. 6

Si no hay fuerza para trabajar, entonces sólo queda una cosa: una plegaria. Dirigirse al Creador resuelve todos los problemas. Después de todo, el propósito de todo lo que sucede con nosotros es obligarnos a contactar al Creador. En Egipto adquirimos todo tipo de medios y métodos de conexión con el Creador. Debemos encontrar la solución a cada dificultad que Egipto presenta ante nosotros a través de una nueva conexión con el Creador.7

La severidad del trabajo depende sólo de la intención. Si la intención es en aras del Creador, en aras del otorgamiento, entonces vuelas como sobre alas, sin sentir pesadez en el trabajo, como si hubieras abandonado el campo terrestre de gravedad y te remontaras en el espacio. Si el trabajo es difícil para ti, entonces estás llevando la maleta equivocada y no estás apuntando hacia el Creador.8

Recibimos la influencia del Creador a través de toda el alma rota de Adam HaRishón. El Creador percibe sólo el alma junta como un todo. Mientras tanto, puedo tener una conexión inicial, personal y muy limitada conexión con el Creador, pero aún así llega a mí a través del alma común.

“…La Luz superior está en reposo completo”, es decir, llena el Kli común. Pero alcanzo una conexión con el Creador en la medida de mi conexión con el alma común. Supón que me he conectado con  uno de los veinte mil millones, a este grado alcanzo un contacto que siempre pasa a través de la conexión común. El Creador está dentro de todos los seres creados en una forma perfecta porque cada uno ya ha llegado al final de la corrección, y yo me conecto con este estado.9

¿Cuál es la diferencia entre Matzá y pan? Matzá también es pan, sólo que el pan de la pobreza, hecho sólo con harina y agua. Incluso el agua es en cantidades limitadas. No puedes hacer pan si nada de agua, y por lo tanto, se añade agua en una cantidad mínima, sólo para amasar la masa y que no se agrie. Esta es una señal de que aún no podemos trabajar con nuestros deseos en aras del otorgamiento, pero ya no queremos trabajar en aras de recibir. Es decir, es una especie de estado intermedio: ni allá ni aquí. Matzá simboliza el llenado con el fin de escapar .10

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 21/abr/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 14, “La conexión entre Pesaj, Matzá, y Maror (1987),
1 Minuto 0:10
2 Minuto 2:00
3 Minuto 23:00
4 Minuto 38:40
5 Minuto 51:30
6 Minuto 53:30
7 Minuto 1:01:25
8 Minuto 1:50:40
9 Minuto 1:55:50
10 Minuto 2:03:00

Material relacionado:
Mi primer Pesaj con Rabash
Preguntas acerca de Pesaj
El misterio de la noche de Pascua (Pésaj)