entradas en 'Lección diaria de Cabalá' categoría

Lección diaria de Cabalá – 17/ago/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “El trabajo dentro de la razón y por encima de la razón”
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, artículo 27
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

El día del Creador

El día del Creador es el estado en el que no se siente ninguna escasez y se está dispuesto a permanecer en ese estado toda la vida y más allá, bajo una condición: que siempre se tenga el deseo de otorgar al Creador. Sin ningún resultado ni conocimiento ni compensación, sólo para hacer algo bueno por el Creador y nadie sabrá que se actuó por Él, ni siquiera el Creador mismo.

Y la forma de comprobarlo es alegría, sensación de perfección. Es decir, ya se está al final de la corrección, porque ya no se desea nada más. Ese estado se llama “El día del Creador”. Cualquier persona, sin importar dónde esté, puede imaginarlo y esforzarse constantemente por lograrlo.1

El disgusto es un obstáculo para la perfección. Todo se mide en relación con el hombre, la forma en que evalúa su estado. Querer más de lo que ya tienes es lujo, pues resulta que no estás satisfecho con lo que has recibido del Creador. Eso es un gran obstáculo en nuestro camino hacia la perfección.

De hecho, estamos en el estado ideal, al final de la corrección, en el centro de los mundos superiores, en el mundo del Infinito. Todos los cambios ocurren sólo dentro del hombre. Por lo tanto, si considera que su condición es perfecta, ya está en la escalera espiritual, en el estado espiritual.

Así, todo depende de nosotros. No debemos esperar a que algo venga de arriba. Lo único que podemos pedir es nuestra corrección; no esperamos cambios del superior ni de fuera de nosotros mismos. Sólo necesitas decidir en cada estado, que estás en la perfección y no deseas nada para ti, sólo otorgar todo lo que puedas. Necesitamos aspirar a este estado, porque es la verdad.2

Cuando el hombre siente que el Creador no es bueno para los seres creados, comienza a discutir con Él, a acusarlo, incluso a odiarlo. Por lo tanto, debemos esforzarnos a cada momento, con toda nuestra fuerza, para ver el mundo bueno, ver a los seres creados en buen estado, al Creador otorgándoles todas las bendiciones, para así poder justificarlo en todas las situaciones que nos parezcan inapropiadas para un buen gobierno.

Debemos tratar de ver el mundo tal como aparece ante los ojos del Creador y no en nuestra percepción deteriorada. Por ahora, todo nos es perdonado, pero más adelante veremos que es un gran crimen condenar el gobierno del Creador. Siempre debes esforzarte por estar lo más alegre que puedas, de lo contrario, maldices al Creador y endureces tu corazón con egoísmo.

Antes que nada, debes decidir que el Creador es bueno, que hace el bien, que todo el mundo es perfecto y que lo condenamos sólo en la medida de nuestra corrupción.3

Si el Creador se aleja del hombre, todo el deseo por el trabajo del Creador desaparece. Y se dice que el Creador le da la espalda al hombre, pues la cara del Creador es Su deseo de hacer bien a los seres creados y Su parte posterior es todo lo contrario. El Creador intencionalmente muestra Su parte posterior, para que aspiremos a adherirnos a Él y no deseemos permanecer en un estado degradado. Pues la cara del Creador está escondida en Su espalda.

Constantemente debemos voltear la parte posterior del Creador a Su cara, para lograr adhesión. El superior siempre nos muestra su lado opuesto, si estamos preparados para aceptarlo y elevamos el lado posterior a la altura del frente, llegamos a la adhesión con el Creador.

Ascendemos junto con el AHAP del superior. El superior pone su AHAP en nosotros y vemos Su lado opuesto. Si lo comprendemos y tratamos de ver el rostro del superior, nos elevaremos junto con Su parte posterior.

De esa forma usamos siempre ese elevador: el superior desciende hacia nosotros y ascendemos hacia Él, Él desciende, nosotros ascendemos -es una elevación en zigzag.

Si no fuera por la oscuridad, no tendríamos la mínima posibilidad de alcanzar al Creador. Es necesario comprenderlo y apreciarlo y no escondernos de la oscuridad, sino convertirla en Luz. En todas las formas de oscuridad debemos buscar cómo adherirnos al Creador. No se debe descuidar la oscuridad, porque la creación es oscuridad. La oscuridad es la creación.

Todas las formas están en las letras que son negras. El color blanco no agrega nada, sólo resalta la oscuridad, las letras negras. Por eso, es necesario ayudarnos unos a otros a mantener el espíritu en el grupo y mantener el equilibrio con nuestra garantía y apoyo mutuo. Durante el tiempo de oscuridad es cuando verificamos en qué medida podemos otorgar entre nosotros y al Creador, aceptando la oscuridad como Luz.

La pantalla es cuando no me es importante cómo estoy, cuando lo principal para mí es otorgar. Mi grado se mide en el estado más bajo, en la profundidad del deseo en el que puedo sumergirme en la oscuridad, para que a partir de esa etapa en adelante pueda empezar a otorgar.5

El error común de los principiantes es pedir conocimiento, querer sentirse bien y satisfechos, porque piensan que eso es el mundo espiritual. Esperan que la Luz venga y llene sus Kelim (vasijas) egoístas y ordinarios. Pero no es correcto. Sólo necesitamos pedir quedarnos en el mismo estado en el que nos encontramos, para recibir la corrección que nos permita percibir este estado como perfecto.

Es decir, estaremos en fe por encima de la razón. Todo lo que hemos recibido viene del Creador y después de recibir la corrección, entendemos que fue lo mejor que pudo pasar. Nuestros deseos egoístas ordinarios no tendrán satisfacción, pero por encima de ellos, desearemos permanecer en fe.

De la lección con el tema: “Con respecto a fe por encima de la razón” (Tish) 3/ago/18

1 minuto 5:17
2 minuto 8:25
3 minuto 3:30
4 minuto 21:00
5 minuto 27:10
6 minuto 32:52

Material relacionado:
El trabajo del hombre y el del Creador
En conexión con el Creador
Todo viene del Creador

Lección diaria de Cabalá – 16/ago/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “El trabajo dentro de la razón y por encima de la razón”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, artículo 24
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 15/ago/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre:”De la impotencia al grito al Creador”
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, artículo 23
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 14/ago/18

Preparación de la lección
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Desde el pie de la escalera hasta la Dvekut (adhesión) permanente”
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, artículo 11
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Vídeo: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

El descontento es un obstáculo en el camino hacia la plenitud

Todo se mide en relación a la persona. La forma en que uno evalúa el estado es el estado en que se encuentra. Desear algo más allá de lo que ya tiene es un lujo. Después de todo, resulta que no estás satisfecho con lo que recibiste del Creador. Este es un gran obstáculo que se interpone en el camino de todos hacia la perfección.

Estamos en un estado perfecto, el final de la corrección, en el centro de todos los mundos superiores, en el mundo del infinito. Todos los cambios ocurren solo dentro de la persona. Por lo tanto, si uno determina su propio estado como perfecto, entonces uno ya está en la escalera espiritual, en el estado espiritual.

Por lo tanto, todo depende solo de nosotros. No deberíamos esperar  que algo venga de arriba. Solo podemos pedir nuestra corrección, pero no hay cambios que esperar desde arriba, desde fuera de nosotros. Solo necesito determinar en todos y cada uno de los estados que estoy en plenitud y no quiero nada para mí, sino solo otorgar todo lo que puedo exteriorizar. Necesitamos aspirar a ese estado porque esa es la verdad.
[231242]
De la charla sobre el tema “Fe sobre la razón” 3/ago/1

Material relacionado:
El método para alcanzar una plenitud infinita
De la perfección a la perfección
El propósito de la crisis es llevarnos a la perfección

Lección diaria de Cabalá – 13/ago/18

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora       Audio: Reproducir ahora

Lecciòn sobre: “Desde el pie de la escalera hasta la Dvekut (adhesión) permanente”
Video: Reproducir ahora       Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, punto 7
Video: Reproducir ahora       Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al libro del Zohar
Video: Reproducir ahora       Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 12/ago/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Desde el pie de la escalera al Dvekut (adhesión) permanente”
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, volumen 2, parte 7, artículo 4
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 10/ago/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Desde el pie de la escalera al Dvekut (adhesión) permanente”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zohar
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Tendiendo la base para un buen futuro

Cabalá es la ciencia de la conexión. Tenemos que unirnos porque la naturaleza nos estimula a hacerlo, nos incita a estar juntos. Si no lo hacemos, la naturaleza nos obligará por la fuerza. Y sin duda, la naturaleza ganará, ya que el hombre es muy débil contra los golpes de la naturaleza. Por eso, no vale la pena esperar los golpes que se endurecerán constantemente, ya vemos nubes negras en el horizonte.

Nuestro grupo cabalista mundial está a la vanguardia de este movimiento, avanza por delante de todos y abre las puertas a la unión de la humanidad. Tratamos de lograr unidad entre nosotros mismos, porque esta condición nunca antes había existido en el mundo. Una vez, hace miles de años, existió este tipo de unidad, pero bajo condiciones totalmente diferentes, entre gente que no se parecía a nosotros en absoluto.

Nuestro grupo llamado “última generación“, vive en el mundo del ego y es el laboratorio de la humanidad. Ensayamos entre nosotros la forma de llegar a la unidad del modo más fácil y rápido. Con nuestra experiencia, construimos la base para los que seguirán nuestros pasos en el futuro cercano. Esto puede llevar otros diez o veinte años, pero al final, toda la humanidad llegará a la unión. Por lo tanto, esperemos que este avance venga por el camino de la misericordia y no por el camino del sufrimiento.

La naturaleza es un sistema único. Todas sus partes se desarrollan a partir de un solo deseo, como de un pequeño grano de arena. La fuerza superior, la Luz, detonó este pequeño grano de deseo, del cual surgió el Big Bang, ahí inició el desarrollo de la materia: inanimada, vegetal, animal y, humana en el planeta Tierra. Hoy, ya estamos al final de esa evolución.

En el camino, la materia pasó por múltiples metamorfosis y rompimientos y tenemos que corregirla. Pues, al corregir el rompimiento, logramos la cualidad de la Luz. La Luz rompió el grano del deseo y nosotros debemos recoger esos pedazos rotos del deseo y esas chispas de Luz. Así, la Luz podrá entrar en el deseo y en lugar de un grano pequeño, se volverá enorme. Por eso es tan importante que logremos esa unidad. Es decir, reconstruir el alma destrozada del primer ser humano, Adam HaRishón.

Europa da testimonio de que está comenzando a revelarse la ruptura. Los cabalistas de los últimos siglos escribieron sobre este tiempo, sobre nuestra “última generación”. El mundo se acerca a la revelación de la maldad del ego y muy pronto será obvio que la crisis global no es por problemas de tecnología ni de economía ni de ecología, sino de las malas relaciones entre la gente, eso nos impide unirnos. La humanidad está sacando a la naturaleza de equilibrio, porque no hay ni equilibrio ni unidad entre nosotros. Ese equilibrio es lo que necesitamos restablecer.

Baal HaSulam escribió en el artículo Arvut (Garantía mutua), que la corrección final del mundo sólo es posible después de la unión de la humanidad. Es todo lo que se necesita. Aprendemos acerca de sistemas enormes, del rompimiento que tuvo lugar en los mundos superiores, pero en esencia, aprendemos a unir el único deseo que se rompió en multitud de piezas opuestas.

Somos esas piezas rotas que deben unirse, no físicamente, sino en nuestros deseos y pensamientos. Debemos unir dentro de nosotros esas chispas espirituales, en un solo sistema, debemos sentir cómo nos complementamos mutuamente, pensar en un objetivo único, ayudarnos mutuamente a convertirnos en un deseo. Este deseo mutuo tiene muchas partes diferentes, pero son estas diferencias las que crean la posibilidad de realización. Ninguna parte se parece a otra, pero al unirse, crean la perfección.

Al hacer de nosotros mismos un laboratorio en el que practicamos esta conexión, gradualmente revelamos la manifestación del poder de la unión, la fuerza superior de la naturaleza llamada Creador.

Del congreso en Italia, “Todos como uno” 26/jul/18, lección preparatoria.

1 minuto 2:00

Material relacionado:
¡Lo más importante es la conexión con la raíz!
El espacio virtual para la conexión interna
La cura para la depresión es la conexión con otras personas