entradas en 'Crisis' categoría

Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros

Mi nuevo articulo: «Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros«

Estamos en el umbral de una revolución total, un cambio importante en nuestra actitud, hacia nosotros mismos, hacia la sociedad, hacia la humanidad y hacia toda la naturaleza. Rosh HaShaná –es en hebreo y significa “cabeza” o “inicio” de “año”-, llega en un momento especial, como nunca antes, en medio de una pandemia mundial. Somos conscientes del impacto de gran alcance del virus, pero debemos preguntar ¿con qué propósito llegó? La respuesta a esta pregunta es la clave para un buen año nuevo, un Shaná Tová 5781.

El coronavirus nos muestra que nuestro comportamiento individualista y egocéntrico nos lleva a la destrucción y al dolor. Viéndonos a los ojos en el espejo, con total honestidad podemos preguntarnos ¿queremos reformar y corregir nuestra naturaleza, cambiarla por una que sólo quiera cooperación mutua y unidad?

Los crecientes desafíos y predicamentos por los que estamos pasando, despiertan la introspección mundial para entender que el camino actual que recorre la humanidad no nos lleva a un buen lugar. Este reconocimiento, por sí solo, ya es un paso muy importante en nuestro desarrollo. El coronavirus resultó ser una fuerza que despierta a la humanidad para hacer una revisión completa de su estado.

Nuestra comprensión actual de lo que está sucediendo se reduce a la conciencia de que el virus nos golpea.

Pero nuestra razón no profundiza más. No tenemos idea de hacia dónde nos dirigen los golpes ni de dónde vienen ni, lo más importante, cuál es su propósito. Estamos tan desamparados y desorientados como un bebé recién nacido que siente dolor y llorar, sin comprender el motivo de la situación.

Así, nuestro desafío prioritario es descubrir el motivo del coronavirus, no en el sentido biológico, sino su sentido esencial, desde su mismo origen. Distanciamiento social, mascarillas, evitar multitudes, la carrera mundial por la vacuna, tratamientos experimentales: todas son medidas que buscan aliviar el problema de la Covid-19. Pero, ninguna será la solución integral al fenómeno del coronavirus.

La naturaleza, como padre amoroso, siempre trabaja por el bien de su creación. Los golpes, presiones y angustias, tan dolorosas como las siente cada individuo, no son para perjudicarnos, sino para equilibrarnos con la naturaleza y lograr una vida mejor. Su propósito es agudizar la conciencia de nuestras prioridades en la vida, de lo que realmente importa: relaciones armoniosas; entre nosotros y con la naturaleza.

La pandemia tiene como meta hacer que nos acerquemos adecuadamente al entorno que nos rodea, de forma integral y como complemento. Con el deseo de hacer bien a los demás y a nuestro entorno. La naturaleza es global, integral y unida. La tendencia del desarrollo evolutivo es hacer que nos identifiquemos con esas cualidades, a pesar de que fuimos creados muy diferente y que estamos distante unos de otros.

La era del coronavirus está cambiando nuestra vida, literalmente, por la fuerza. Nos lleva hacia un mundo superior y más avanzado, en el que todas las partes están unidas.

Hasta ahora, el mundo se ve justo al revés, lleno de juegos del ego, violencia, corrupción, luchas y disturbios, es parte del proceso de desarrollo. Si al inicio de la pandemia aún veíamos manifestaciones de solidaridad y ayuda mutua, hoy se agotó la paciencia de todos. Además, la ilusión de que nos tratamos bien está rota y ya es claro que es parte de la naturaleza humana cuidar sólo de uno mismo.

La impotencia que sentimos nos llevará a buscar la guía de nuestros sabios que, a lo largo de miles de años, crearon un método de unidad para este momento especial, para llevar a la humanidad a un nuevo horizonte. Este método atemporal desarrolla el enfoque y el sentimiento de que todos estamos dentro de un sistema. Una vez que se nos inculca firmemente esta noción, se vuelve natural tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros, hasta que seamos “como un hombre con un corazón”. Y cuando finalmente nos conectemos con armonía, sentiremos que el poder único de la naturaleza que lo guía todo, en realidad, sólo nos hace el bien.

Entonces, ¿qué debemos desearnos para el nuevo año? Primero, reconocer nuestra naturaleza humana egoísta como la fuerza autodestructiva que nos separa. Segundo, desear cambiar de dirección y conectarnos por el bien de todos. Así, activaremos la fuerza de la naturaleza que irradia un mundo sano y sereno. Nuestra intención y deseo de construir una conexión profunda entre nuestros corazones, sanará el coronavirus en su raíz y asegurará que el siguiente año sea el más dulce que jamás hayamos vivido, realmente un Shaná Tová.

¿Qué será de nosotros?

Observación: Vemos que el virus cambió a la gente. Solía haber todas estas carreras: dónde ir a descansar, dónde volar, comprar boletos de avión con anticipación, qué comprar, cómo vestirse. Esto ocupaba su pensamiento.

Hoy, la gente tiene un futuro incomprensible, tiene ansiedad, algo nació dentro y comienza a preguntar: «¿Qué será de mí?»

Mi comentario: Ahora surge una pregunta sobre el futuro. Siempre nos pareció que el futuro avanzaba a lo largo de algún tipo de desarrollo de pasos egoístas. Ahora, ya no es cierto y no será así en el futuro; todo se acaba. El virus está devorando este futuro y no sabemos cómo construirlo.

Observación: Siempre hubo un desarrollo lineal del egoísmo, mañana habría algo, pasado mañana habría algo más.

Mi comentario: ¡Habría aún más, será aún mejor! Volemos a las estrellas. «Y los manzanos florecerán en Marte», etc.

Solo han pasado de 20 a 30 años; ¡Mira lo que se hace con la Tierra, con el espacio exterior y con todo! ¡No hay solución en ninguna parte! Es una terrible decepción de toda la humanidad en sí misma. Es un cambio sorprendente.

¡Pero eso es genial! Finalmente empezamos a quitarnos el velo de los ojos. Nuestro ego nos cegó: Yo te lo edificaré; ¡Lo haré por ti! ¡Vamos, mira! ¡Vete al mar, vete al extranjero! ¡Mira cuántas chicas guapas! ¡Mira qué música hay! ¡Mira lo que se está haciendo! ¡Qué vida! Eso es todo.

Observación: Así, cuando escuchamos que no habrá vida, es lo que nos dice nuestro ego. Al contrario, habrá vida, pero nuestro egoísmo dice: no habrá vida.

Mi comentario: Si. Por eso, le damos la bienvenida. El ego nos hace avanzar.

Pregunta: Aunque tenemos oscuridad total frente a nosotros ¿llama a esto avanzar?

Respuesta: Nos lo pinta correctamente porque en su interior nos sentiremos así.

Pregunta: Entonces, si seguimos el camino egoísta que hemos seguido hasta ahora, ¿hay un abismo por delante?

Respuesta: Sí, pero en la naturaleza, se hace de antemano para que todo termine bien de todos modos. No puede ser en nuestra vida, en nuestro mundo, en esta naturaleza que todo es tan estúpido como un callejón sin salida más allá del cual no hay nada. Renace, como renacen las etapas y tiempos de la naturaleza.

El paso al futuro determina la oscuridad porque no es oscuridad. Lo que parece oscuridad ante nosotros ya es un paso al futuro que sentimos hoy como oscuridad porque aún no estamos determinados a ver este paso.

Cuando miramos bien la oscuridad, de repente veremos: esto no es oscuridad, ni siquiera son siluetas, ni siquiera son estados semi-sombríos. ¡En realidad es una luz enorme! Este es un mundo nuevo.

Pregunta: ¿El escalón más alto, bajó a nosotros? Nos parece oscuridad absoluta. Queremos vivir como vivimos, pero ya no podemos ¿qué debe hacerse ahora? ¿alcanzarlo?

Respuesta: Debemos aceptarlo tal como es y tratar de adaptarnos a él; lo que contiene es lo mejor. De esta forma, nos reeducamos.

Pregunta: ¿Cuál es el siguiente paso?

Respuesta: Es un mundo nuevo en el que cada uno existirá en las fuerzas del bien, la conexión, el otorgamiento y el amor. Se acerca y por eso nos parece oscuridad. Pero todo saldrá bien. El virus nos ayudará.

Pregunta:¿Este empujón desde atrás nos lleva exactamente a esta etapa? ¿definitivamente conduce a esta etapa?

Respuesta: Si. De hecho, el virus define nuestra vida. Todos somos virus. Podemos decir que estamos hechos de ellos. Incluso los científicos lo dicen. Por lo tanto, debemos ver los cambios correctos en nuestra naturaleza en esto.

Pregunta: Si ahora me dirijo, aunque sea un poquito a este paso con buenos pensamientos, ¿intentaré estar en ellos?

Respuesta: Entonces se adaptará rápida y fácilmente y no sentirá en absoluto que haya algún tipo de transición abrupta al siguiente paso.

Pregunta: ¿El mundo futuro será bueno y brillante?

Respuesta: Ya viene; ya está aquí. ¡Vamos a tomarlo! No hagamos virología en absoluto. Trabajaremos todos juntos para adaptarnos unos a otros. De repente, este virus estará entre nosotros como enlace. Comenzaremos a sentirnos más cerca de nuestros corazones. Todo pasará.
[270423]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 22/jun/20

“¿El mundo va en la dirección correcta?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo va en la dirección correcta?” (Quora) 

El mundo pasó por suficientes fases preliminares, incluyendo regímenes de extrema izquierda y derecha y ha tenido gran cantidad de turbulencias, disturbios y errores. 

Hoy la pregunta inminente es : ¿Qué camino tomar de aquí  en adelante? 

En el transcurso de la historia humana, estuvimos constantemente intentando solucionar hacia dónde dirigirnos en el futuro: hacia la derecha o hacia la izquierda. 

¿Qué nos queda hoy? 

Llegamos a un estancamiento en todos los campos de la actividad humana, personal, social, educativo, económico, ecológico y global. 

Trabajamos con todos los sistemas que pudimos diseñar y nos aseguramos que no existe un solo sistema o plan que nos lleve de forma confiable a un brillante futuro. 

Estamos en un punto muerto, sin ninguna visión de un mejor futuro que nos motive ni nada que nos estimule desde atrás tampoco. 

Nuestra era está caracterizada por el final de nuestras pruebas y tribulaciones egoístas. El ego humano gallardamente permanecía detrás de cada empresa humana y cada avance y progreso previo, dando sólo el suficiente combustible para que se desplegara y revelara que corto se quedaba en dar satisfacción y felicidad duradera. 

Mientras estamos absortos en nuestro ego, podemos recibir o dar de forma egoísta. Con intención egoísta detrás de cada acto de recibir o dar, la destrucción es la conclusión inevitable. 

La Alemania nazi fue un duro ejemplo de un regimen basado en recibir de forma egoísta hasta el extremo, en el otro lado del espectro, la Rusia comunista fue también un duro ejemplo de un regimen basado en dar de forma egoísta llevado al extremo. Ambos provocaron devastación. Exprimimos todo el jugo de esas formas egoístas. 

Ahora necesitamos dejar en paz a nuestro ego, reconocer que no nos lleva a ningún resultado positivo y construir un nuevo nivel por encima. 

Este nuevo nivel debe ser uno de dar por encima de recibir y conectarse positivamente por encima de la separación y del extrañamiento mutuo. 

Para construir este nuevo nivel, necesitamos acceder a un nuevo tipo de combustible y motivación, que no surge naturalmente en nuestros deseos y pensamientos egoístas. 

Ese acceso puede ser concedido por vía de un nuevo método de educación- un método de conexión – que nos muestra cómo podemos desarrollar conexiones positivas por encima de nuestras diferencias y divisiones egoístas. 

Si cierta persona, organización o movimiento desea jalar a la gente en cierta dirección, hacia la izquierda o hacia la derecha, está condenada a fracasar y tenemos los ejemplos de ese fracaso en la Alemania Nazi y la Rusia comunista. 

Hoy tenemos la ventaja adicional de esas experiencias -podemos ver que nuestro ego diseña sistemas que, en última instancia, dividen a una persona de los otros y que esos sistemas están destinados a fracasar. 

Al reconocer el fracaso de trabajar de acuerdo al egos, haríamos bien en aceptar un nuevo tipo de educación: que nos guíe para conectarnos de forma armoniosa por encima del ego. 

Conexión por encima del ego es el único camino que le queda al mundo. 

Este camino significa que aceptamos el hecho que la humanidad es un todo único y que todos somos parte de este todo, como células y órganos en un cuerpo humano. Si una sola célula toma de otras células más de lo que necesita para sobrevivir, se vuelve cancerosa y propaga la enfermedad en todo el cuerpo. 

Hoy, tenemos esas enfermedades y miles de problemas y crisis que se propagan por toda la humanidad. Y todas comparten la misma raíz: cada uno encerrado en su estrecho rincón egoísta, actuando en una batalla de estira y afloja con los demás. 

Por lo tanto, necesitamos concluir que el ego humano, en el cual se ha basado todo nuestro desarrollo hasta hoy, llegó a su fecha de expiración. 

Usar el ego sin restricción -sin ninguna inclinación para reconocer cómo opera constantemente en nosotros, sin ningún deseo de elevarse por encima- nos entrega todos los problemas que experimentamos. 

Los días de movernos de ida y vuelta entre izquierda y derecha llegaron a su callejón sin salida. Hoy, finalmente nuestra supervivencia y más aún, nuestra habilidad de extraer motivación, felicidad, éxito y confianza de una nueva fuente de vitalidad, depende de que nos elevemos por encima de nuestra naturaleza egoísta, punto.

El último día del verano

El último día del verano llegó. Entramos en el periodo otoño-invierno y por supuesto, el coronavirus continuará. Es bueno que día con día entendamos más y más claro que el virus no nos abandonará tan rápido. La pandemia trae no sólo enfermedad, cambia toda nuestra existencia: trabajo, hogar, nuestra comunicación y la actitud de la gente hacia la vida. 

Nunca hubo una pandemia tan amplia, tan profunda y tan duradera y haya logrado tales cambios cualitativos en el hombre. La humanidad aún encuentra difícil entender qué cambios requiere de nosotros, pero en los próximos dos o tres meses sentiremos que este golpe nos obliga a cambiar, a cambiar nuestra actitud hacia la vida y hacia la sociedad. El coronavirus cambia a la gente y nos será más fácil entender qué tipo de personas debemos ser. 

El otoño comienza y se regresa al trabajo, después de las vacaciones de verano, los niños regresan a la escuela, los estudiantes a las universidades. Todo comienza a regresar al marco habitual y sentiremos que no podemos regresar. 

¡No tenemos a dónde regresar! Ya no podremos sostener los sistemas que teníamos antes. No sabemos cómo seguir en el camino previo. Cuál será nuestra actitud hacia el trabajo, hacia el estudio, hacia la vida, en las nuevas condiciones que se revelan ante nosotros como resultado de la pandemia. Tendremos que resolver todo una vez más. 

Sentiremos que, cada vez menos, queremos pelear contra esos fenómenos, pero necesitamos entender su esencia interna y cambiar nosotros en correspondencia.
[270143]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 31/ago/20, “Trabajo en fe por encima de la razón”

Material relacionado:
El secreto para superar el encierro del coronavirus
¿El coronavirus es sólo el comienzo?
Fe y creencias en tiempo de crisis

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

El coronavirus introdujo una nueva era para la humanidad a pesar de que aún no comprendemos su significado ni apoyamos su propósito. Entendemos que recibimos golpes, pero no sabemos por qué ni de quién. Somos como niños desamparados, llorando, necesitamos crecer y madurar en relación al nuevo mundo en el que nos encontramos. Necesitamos saber que el coronavirus es una herramienta educativa que llegó para que reconozcamos lo malvados que somos y que debemos cambiar nuestra actitud mutua para estar más en sintonía con la naturaleza.

Vivimos en un sistema redondo, integral, global, interconectado y quiere que toda la humanidad esté en equivalencia de forma con él, para que, con él, vivamos en armonía mutua. Esto requiere que tengamos relaciones buenas y compasivas entre nosotros, de acuerdo con el principio “ama a tu prójimo como a ti mismo” y seamos como un hombre con un corazón.
[270135]
De Kabtv “Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780”, 31/ago/20
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

 

“¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?

Con el fin de detener la propagación del coronavirus, primero necesitamos diagnosticar con precisión la enfermedad en sí. Es decir, nuestro progreso hacia un estado mejor y más sano depende del diagnóstico correcto de nuestro estado actual. 

Más aún, además de un diagnóstico preciso de la enfermedad, haríamos bien en dejar de esperar que simplemente desaparezca o que un medicamento maravilla surja y todo estará bien.

Si pudiéramos observar más profundo cómo funciona la naturaleza y sus niveles causales, veríamos cómo actúa y qué quiere de nosotros, con esta pandemia. 

Dolor, angustia y una larga incomodidad afligieron a la humanidad con el virus,para que despertemos y descubramos que causa de la enfermedad es a nivel de las relaciones humanas -que nuestra separación y lejanía mutua, está detrás del virus. 

Mientras más pronto entendamos que nuestra actitud divisiva engendra la agonía que sufrimos, incluyendo el coronavirus, más pronto podremos enfocarnos en arreglar esa actitud. 

Veo que no aprendimos nada de la pandemia: seguimos esperando que la solución venga de una vacuna, y también seguimos intentando revivir el estilo de vida consumistas, pre-coronavirus, que nos enfrentaba uno contra otro en una competencia creciente por estrechas visiones materialistas del bienestar. 

Sin embargo, mientras más tiempo fallemos en revisar cómo nos relacionamos entre nosotros, más nos asustará el coronavirus (u otros virus que hacen fila tras éste). La pandemia permanecerá, porque la naturaleza nos obliga a mejorar nuestra actitud. 

Por eso, para detener la propagación del coronavirus, primero debemos entender que nuestro odio mutuo es la causa final. Cuando lo entendamos, ya habremos dado un importante paso para tratar la enfermedad, pues la mitad de la cura de una enfermedad está en el diagnóstico correcto. 

Por eso aquellos con entendimiento más profundo de la naturaleza se esfuerzan por explicar este mensaje a la humanidad, porque entienden que mientras más escuche la humanidad este mensaje, más rápido puede salir de la pandemia y avanzar hacia un mundo mejor con relaciones más armoniosas. 

No necesitamos vacunas para el coronavirus. Además, si observamos la intención de los países y expertos en la carrera por ser los primeros en liberar la vacuna, no encontramos ninguna intención pura de sanar a la humanidad, sino una intención enredada en motivos egoístas de riqueza, orgullo y poder. No podemos esperar que nada positivo surja de algo hecho con esos motivos egoístas, incluidas vacunas. 

En lugar de gastar millones de dólares y cientos de horas en buscar una vacuna, seríamos más sabios en buscar la vacuna que ya existe dentro de nosotros -que si logramos relaciones positivas, amables y amorosas, dejaremos de propagar el virus y miles de otras enfermedades y problemas que contaminan nuestra vida. 

Tenemos esa “vacuna” en nuestro corazón y se nos da oportunidad de inyectarla uno a otro en cada momento. Ya sea dejar que involuntariamente nuestra actitud de división actúen en nosotros e inyecte veneno o cada uno acepta su responsabilidad mutua y así se inyectan mutuamente el antídoto para el virus, cuidándonos y amándonos por encima de nuestras actitudes de división. 

Amor, unión y unidad por encima de la división es el antídoto a toda enfermedad. Podríamos poner a prueba esta solución similar a como se hacen pruebas clínicas para las vacunas, es decir, crear laboratorios que se enfoquen en guiar a gente extraña entre sí, hacia una recién descubierta cercanía interna y conexión profunda, con el objetivo de atestiguar que se volverían inmunes al virus. 

Aún tenemos que internalizar el grado al cual entramos a una nueva era, una era de interdependencia e interconexión mucho más estrecha y que ningún tratamiento fuera de nuestra actitud funciona para arreglar algo en esta era. 

De hoy en adelante, tendremos más y más golpes para iluminar precisamente este punto dentro de nosotros -nuestra actitud mutua- que necesita cambiar. 

Por lo tanto, detener la propagación del virus requiere diagnosticar la causa del virus en nuestra actitud egoísta mutua y que las actitudes positivas tienen el remedio para el virus y para todos los otros problemas en nuestras vidas. 

Ese conocimiento ya actúa para sanarnos. 

Las relaciones positivas son la fuente de todo lo positivo en nuestra vida y la carencia de esas relaciones es la fuente de todo lo que es negativo en nuestra vida. De la misma manera, el coronavirus es un fenómeno que apareció con el fin de enseñarnos este principio. 

Ya sea que estemos o no de acuerdo, no cuesta nada intentarlo, dado que eso ya existe dentro de nosotros. No necesitamos dinero ni esfuerzos ni hacer algo con nuestras manos o piernas para encontrar la cura del virus. Estoy seguro que en el momento en que mejoremos nuestra actitud de uno hacia otro y veremos que la propagación del coronavirus se detiene.

Tendencia hacia la comunicación mundial

Pregunta: ¿Qué cambios internos se han producido en nuestra comunicación desde la década de 1990?

Respuesta: Entramos en un espacio de conexión mutua totalmente. Nos sentimos una humanidad diferente. Si antes la comunicación se hacía por teléfono, por radio, etc., hoy sentimos la conexión no entre la gente, sino entre identificaciones, es un sentimiento completamente diferente. Por eso, no importa quién me escribe, pero es importante cómo lo percibo.

Pregunta: Resulta que si en el pasado prácticamente nadie salía de su aldea y estaba conectada con varias decenas o cientos de personas, hoy conoce a miles o decenas de miles en su vida ¿cuál es el propósito de esta tendencia?

Respuesta: Es un proceso muy simple: debemos sentirnos como una familia, una sociedad unida e interconectada, incapaz de existir de otra manera. Este es un proceso de interacción absolutamente completo entre nosotros. Y aunque esta interacción sigue siendo egoísta, nos llevará a comprender que debemos encontrar un método de comunicación diferente.

Pregunta: Es decir, ¿estaré en contacto con miles de millones de personas? ¿las conoceré personalmente?

Respuesta: Será una comunicación mundial. Además, debe ser amable; de lo contrario, simplemente nos destruimos unos a otros. Hoy empezamos a darnos cuenta de que las mentiras de este sistema nos perjudican a todos.
[270025]
De Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
La manipulación de las masas por los medios de comunicación
El lenguaje de comunicación con el Creador
Una vida nueva 637 – El poder de los medios en la conformación de la realidad

 

¿Qué determina la transformación de la sociedad?

Pregunta: ¿Cómo apareció la sociedad de consumo? El deseo de consumir fue creado de forma artificial con publicidad, medios masivos, etc. 

Mientras que los explotadores del pasado le pagaban para que la gente pudiera sobrevivir, ahora. a propósito, pagan más para que vayan a centros comerciales. Seguro esto fue hecho a propósito. 

Respuesta: Así fue usado el ego del hombre. Ahora tomó otra forma. La gente cambió. Hoy, de alguna forma,  puedes hacer metamorfosis diferentes con ella. 

Comentario: Si los ricos de este mundo crearon esta sociedad de consumo, ellos mismos deben cambiarla. 

Mi comentario: Esos capitalistas se fueron. Ya son diferentes. 

Comentario: Pero los que tienen millones hoy, pueden crear la nueva sociedad de la que usted habla si ven beneficio para ellos mismos. 

Mi comentario: No pienso que venga de ellos. No espero nada bueno de los que se aferran a su riqueza y poder. No pueden cambiar porque así, fueron creados. 

Comentario: Es difícil entender cómo puede ser la transformación de la sociedad, si no es por los mecanismos que tienen las autoridades y los ricos. 

Mi comentario: Viene desde el interior. El hombre cambia y cambia la sociedad. Observa a la nueva generación, difiere de la pasada. Tomará unos cuantos años más y todo cambiará de cualquier manera. 

Pregunta: ¿Piensa que la economía cambia porque las necesidades internas del hombre cambian? 

Respuesta: El virus nos ayudará. Acelerará el proceso.
[270597]
De Kabtv “Era post coronavirus” 4/jun/20

Material relacionado:
Coronavirus: tiempo de cambio
Cambio de paradigma de la vida
¿Dónde debo donar dinero?

¿Por qué debemos elevarnos por encima de la discordia?

Pregunta: Hay varios conflictos en la naturaleza, especialmente en el mundo animal ¿por qué, en el nivel humano, debemos elevarnos por encima de la discordia? ¡Vivamos conforme a la naturaleza! 

Respuesta: Somos descendientes del mundo animal, que se elevó a nivel del Hombre (Adam). Incluso nuestro egoísmo no es el mismo que el de los animales. Ellos lo tienen de forma instintiva, se los dio la naturaleza y no pueden cambiarlo. Sólo pueden sacar el máximo provecho para su propio beneficio. 

Por lo tanto, el nivel animal no puede ser ejemplo para nosotros. El hombre es un animal social. Para ser socialmente útil, debe corregirse. No hay nada que podamos hacer. Debemos hacerlo; de otra manera no tendremos un futuro. 

Comentario: Pero somos parte de la naturaleza …

Mi respuesta: Somos parte de la naturaleza solo de acuerdo a nuestro cuerpo animal, pero no de acuerdo a nuestro egoísmo. No confundas los dos niveles en nosotros.
[270268]
De Kabtv “Era post coronavirus” 21/may/20

Material relacionado:
Hombre – el nivel más elevado de la naturaleza
Alcanzar el nivel de hombre
Qué quiere la naturaleza del hombre

La implantación de chips no nos asusta

Pregunta: Hoy, las pasiones acerca de la implantación de chips en la gente está hirviendo: hay temor de que la implantación de chips comience para rastrear a la gente, saber con quién se reúne, etc. Tarde o temprano comenzarán a hacerlo ¿de qué tienen miedo exactamente? Primero, ciertamente limita y elimina la libertad. Estás totalmente controlado. Segundo, ¿quién lo va a controlar? ¿qué siente acerca de este fenómeno? 

Respuesta: Pensemos de esta manera: finalmente, ¿qué tenemos que ocultar? 

Comentario: Pero no negará que el hombre tiene vida personal, una familia. 

Mi comentario: ¿Pero qué puede ser privado en la familia? ¿que cuido de mi esposa, mis hijos, nietos? ¿qué es tan antinatural en eso? 

Si tengo buenas intenciones, por supuesto, algunas veces necesitan ser ocultadas de alguien, por ejemplo, de los niños, con el fin de asegurar su correcto desarrollo gradual. Pero en general, ¿por qué debería temer? 

A menos que robe, mate, engañe, haga planes para hacer mal a otros. Pero, soy una persona normal. Deja que todos sepan acerca de mí. 

Pero mi relación con el Creador-  Sí! Nadie puede meterse en eso, sólo el superior. 

Lo demás, lo que pertenece a la naturaleza animal – ¡no hay problema! 

Comentario: Pero hay secretos de estado. 

Mi comentario: Que el estado los atienda, es su asunto y yo no tengo nada de qué preocuparme ¡me siento libre! 

Pregunta: ¿Quiere decir que no me importa?

Respuesta: ¡No! Esta no es una actitud de “no me importa”. Sólo entiendo que el hombre es un pequeño animal que debe intentar comportarse de forma correcta. Y hasta este grado, no tiene nada de qué avergonzarse. Y al grado en que no puede comportarse correctamente, ¡tampoco hay nada de qué avergonzarse! ¡Es su naturaleza! 

Comentario: El segundo punto es muy importante: oculto mis acciones. Hablo figurativamente, aquí robo, allá le mentí a alguien y le dije la verdad a alguien más. Esta es mi vida, este soy yo. 

Mi comentario: No hay nada especial que ocultar. Si todo mundo está calmado al ser abierto hacia otros, el mundo se volverá más limpio. 

Bueno, mentí un poco en algún lugar, pero es mi naturaleza. Le prometí algo a alguien, pero no sostuve mi promesa. Puede ser desagradable, podría sentirme incómodo, pero perdónenme, ¡háganme el favor!

Comentario: Puede imaginar qué tipo de apoyo extraer de personas que afirman: “nunca miento, siempre digo la verdad. Siempre he vivido honestamente”. 

Mi comentario: ¿Cuán honestamente? ¿con qué criterio? Si tomas los libros de historia de cualquier país, verás que todo necesita ser escrito de nuevo. Pero ¿cómo? Con otra mentira. 

Cada uno tiene su propia visión del mundo- cómo es el mundo. Es decir, hasta que nos elevemos por encima del egoísmo, no tenemos nada de qué preocuparnos.  

Al nivel del egoísmo, todo es mentira. Y no hay nada de qué avergonzarse. Cabalá habla de esto de forma muy simple: “Ve con el Creador que me creó” ¿Tienes quejas contra mí? Ve con Él, Él me creó, por eso actúo de esta manera. 

Y surge la segunda pregunta: Él te creó de esa manera  y te dijo que permanecieras de esa manera, ¿o puedes cambiarte a ti mismo? Si puedes cambiar, entonces debes estar avergonzado de las oportunidades que tienes de volverte responsable por ti misma, pero no las usas. E incluso en esta cuenta existen algunas excepciones,  cierta libertad de acción: “¿Bueno, qué puedo hacer? Es el entorno, etc.”

¡Pero aún así, lo más importante es ser honesto y no mentirnos a nosotros mismos! Gradualmente se vuelve imposible. La gente se vuelve más limpia, más directa. Esto es llamado “la verdad”. 

Y si no -que inserten chips en todos lados. Pero esto no es corrección. 

El punto es que, lo queramos o no, la naturaleza, el Creador nos presionará. Y de pronto nos encontraremos con todo tipo de chips, sin siquiera saber dónde ni cómo los engullimos. Los llevamos bajo nuestra piel, como dicen y los que lo necesitan saben todo de nosotros. Aquí está el “gran hermano”, no se preocupen, él lo sabe todo. 

Pregunta: Es decir, ¿llegaremos a este estado? 

Respuesta: Pienso que prácticamente ya existe. 

Pregunta: ¿Sugiere simplemente cambiar nuestra actitud y es todo? 

Respuesta: No, no es sólo cambiar actitudes ¡Es cambiarnos a nosotros mismos! Y no me importa lo que piensen de mí. Deja que husmeen. 

Es importante para mí cambiarme, de manera que sin ningún chip esté desnudo frente al Creador ¡Necesito sentirlo! Y actuar en correspondencia. 

Comentario: Pero aún así necesito entender que el Creador existe. 

Mi comentario: ¡El Creador es la fuerza común de la naturaleza que nos obliga a ser seres humanos! Es decir, actuar no por nuestro bien, sino por el bien de todos. 

Pregunta: ¿El virus es, por así decirlo, un acelerador que nos lleva a entenderlo? 

Respuesta: Si. Es Él el que hace la primera “implantación de chips”. 

Pregunta: ¿Quién nos implanta el chip? ¿en manos de quién estoy? Ok, el Creador- necesitamos lidiar con eso. Pero, una persona malvada con malas intenciones, que quiere gobernarme a mí y al mundo -es de eso de lo que la gente tiene miedo.

Respuesta: Pero el Creador también está por encima de esa persona, ¿por qué debo siquiera considerar cierto tipo de gobierno, un cuerpo de guardias, dictatoriales? ¿por qué debo pensar en ello? Yo tengo la conexión con el Creador. 

Pregunta: ¿Sugiere que el hombre  va más allá de la autoridad de este mundo e inmediatamente se dirige al que gobierna el mundo? 

Respuesta: ¡Por supuesto! ¿Por qué deambular por este nivel? Esto es un pantano. Deja de prestar atención, eres libre de hacerlo. 

Pregunta: ¿Soy libre de ignorar a la gente a mi alrededor? 

Respuesta: No los que te rodean, sino los que supuestamente te controlan ¡No siento que me suprimen! La libertad es una sensación interna. Por eso no la siento. 

Pregunta: Entonces ¿debemos pasar por la implantación del chip de parte del Creador? Es Él quien me introduce un chip. 

Respuesta: Si, estoy conectado con Él de cualquier manera. Él está en mí, en cada una de mis células, en mis nervios, en mis sensaciones y en mi mente -en todo. Él define todo lo que siento. Él define todo lo que pienso, todas mis acciones y decisiones. Sólo necesito revelarlo -qué hacer para que Él actúe en mí. 

Comentario: Si es posible, puede darme un consejo simple para una persona ordinaria acerca de la implantación de chips, la pérdida de libertad y quién lo controla. 

Mi comentario: Vive de manera tranquila y busca al Creador en ti mismo, que Él está dentro de ti, Él actúa, funciona y te controla y que debes relacionarte con Él. 

El Creador es la fuerza general, superior de la naturaleza. 

Pregunta: ¿Y qué exige de mí? 

Respuesta: Que tomas en cuenta que eres una pequeña parte de esta fuerza que cuida de la naturaleza. Es decir, tratar a todos y a todo teniendo esta conciencia. 

Pregunta: ¿Y cómo debo relacionarme con mi entorno, aquellos cercanos a mí? 

Respuesta: Como hacia un mecanismo general, integral, que es benevolente con sus partes y opera de acuerdo al mismo esquema -amor por mi prójimo, en una dirección. 

Pregunta: ¿Así no tendré miedo a que me implanten chips? 

Respuesta: No hay nada a lo qué temer de todas maneras.
[269912]
De Kabtv “Noticias con el doctor Michael Laitman” 20/abr/20

Material relacionado:
Implantar un chip en la persona
No creas los rumores
Epidemia de mentiras