entradas en 'Crisis' categoría

El virus no distingue nacionalidad ni color de piel.

El coronavirus no reconoce ni límites ni diferencias sociales. No distingue nacionalidad ni color de piel: negro, blanco, amarillo, rojo. El sistema humano en relación con la naturaleza es como diferentes niños en relación con su madre. La madre los ama a todos.

No lo vemos con nuestros ojos egoístas, debemos corregir nuestra visión. La corrección radica en cambiar totalmente la naturaleza de la conexión entre la gente a una ayuda mutua integral. Si no sucede, nos espera una serie de golpes continuos de la naturaleza, que nos obligarán a sacar la conclusión correcta.
[262491]

De una conversación con David Blumenfeld, 25/mar/20

Material relacionado:
En la línea roja
El virus ablanda nuestro corazón
Anticuerpos contra el ego

¿Por qué el coronavirus protege a los niños?

¿Por qué el coronavirus se extiende sin límites, cruzando todas las fronteras, pero perdona a los niños? Los más perjudicados son los ancianos, en cambio los niños, portan el virus, pero no se enferman. Esto es legítimo porque los niños no tienen ninguna culpa, no son los que construyeron esta vida ¿por qué los atacaría el virus? Es la generación de los mayores la que construyó esta vida terrible y el virus les hace sentir lo que hicieron. Por eso, en primer lugar, afecta a los ancianos.
[262541]

De Kabtv, conversación con David Blumenfeld, 25/mar/20

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
Anticuerpos contra el ego
«¿Cómo se compara el coronavirus con las pandemias pasadas?» (Quora)

Los desastres en el mundo, son las plagas egipcias modernas

Pregunta: Hoy, vemos varios golpes de la naturaleza en toda la Tierra. En África, una infestación de langostas está destruyendo cientos de miles de acres de cultivos y amenazando con un desastre alimenticio.

En Europa, un huracán que se eleva desde el sur hasta Escandinavia está causando daños muy graves. El coronavirus, que comenzó en China, se sigue extendiendo.

Todo se asemeja a las diez plagas egipcias que el Señor una vez envió a Egipto ¿nos convertimos en un gran Egipto?

Respuesta: Si. Hoy la humanidad se convirtiera en un todo único. Podrías ver lo que sucede con cualquier desastre. Incluso uno pequeño, afecta a todos los países: se interrumpe la comunicación y todo tipo de cadenas de suministro. Hoy no podemos vivir uno sin otro. Por eso sucede de esa manera. La naturaleza, bellamente nos enseña que estamos mutuamente conectados y que no podemos romper esta conexión ni organizarla de la manera correcta.

Pregunta: ¿Necesitamos saber el lugar de cada uno, para resolver correctamente nuestro desempeño en el desarrollo?

Respuesta: Necesitamos entrar en la naturaleza integral como su parte necesaria, importante y de conexión.

Pregunta: ¿Cómo podemos encontrar este lugar?

Respuesta: Todo depende de nosotros. Debemos educarnos de esta manera y comprender que al no integrarnos, violamos la integridad de la naturaleza e introducimos perturbaciones negativas.

Pregunta: Si tomamos la historia de la Torá, Moisés llegó primero al faraón y sus hechiceros y comenzó a hablar en nombre del Creador; fue un mensajero.

Por un lado, vemos las concesiones graduales del faraón, pero cada vez dio un paso atrás, se fortaleció y dijo: “Ve, reza a tu Dios, pero aún no te dejaré ir; no te irás. Quédate aquí.»

¿Este juego de la humanidad con la naturaleza seguirá el mismo camino?» Sí, sí, sí, estamos de acuerdo, pero no haremos todo de la manera que lo hicimos antes»

Respuesta: En general, por supuesto, nosotros, como humanidad obstinada, como ese obstinado faraón, nos aferramos a lo nuestro. Nosotros, tercos, como dicen, con el cuello rígido, el pueblo judío también se aferrará a lo suyo.

El único que trabaja aquí contra el faraón y contra los judíos es el Creador, la fuerza superior de la naturaleza, que une y quiere llevarnos a todos a una conexión positiva y correcta. Aquí es donde surge el conflicto.

En principio, el pueblo judío no estaba lejos del faraón; quería obedecer al faraón. Fué el Creador el que conspiró, no el faraón ni los judíos. Los judíos estaban dispuestos a vivir allí normalmente, le gritaban a Moisés: “¿Qué quieres de nosotros? Mira lo bueno que es aquí! Nunca hemos vivido así antes. El faraón nos protege, nos cuida, nos da oportunidad de vivir en el lugar más fértil de Egipto, en la tierra de Goshen ¡¿a dónde debemos ir?!»

Recuerdo haber llegado a Lituania en los años 70 para ir a Israel desde allí. Muchos podían salir de allí, pero no de otras partes de Rusia. Me dijeron: «¿A dónde vas? ¿para qué necesitas ir? ¡Mira qué bien puedes vivir aquí!

Pregunta: ¿Cómo puede una persona distinguir en sí misma, la parte que quiere seguir las leyes de la naturaleza, seguir al Creador que muestra estos milagros o tramas?

Respuesta: Hay algunas personas bastante extrañas, como yo, que se levantaron y comenzaron a salir. También estaba en negación. Este es el llamado «punto en el corazón», que nos empuja a separarnos de todos aquellos que se resisten y se oponen. Anhela ser libre.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo tendrá que enfrentar la humanidad estas catástrofes mundiales?

Respuesta: Todavía tenemos la tercera y cuarta guerras mundiales por delante. Entonces, aún hay tiempo.

Pregunta: ¿De dónde viene este recurso interno para no renunciar?

Respuesta: De nuestro ego. Pues, es una fuerza de la naturaleza, una gran fuerza. Es la naturaleza lo que ahora observamos y vemos. Todo a nuestro alrededor, todas las galaxias, todas las estrellas, todas las vastas distancias infinitas, todo está, de hecho, en nosotros, dentro de nosotros. Es toda nuestra gran fuerza.

¿Entiendes lo que significa que en realidad incluimos toda la energía de las estrellas, todo este supuesto vacío cósmico junto con todas las supernovas? ¿tienes alguna idea de qué es esta fuerza? Y todo esto está en de nosotros, dentro de nosotros, dentro del hombre. Supuestamente lo vemos fuera, pero es nuestro reflejo. Y eso es sólo una pequeña parte de lo que está en nosotros.

Además, también hay mundos enteros. Los mundos espirituales también están en nosotros, dentro de nosotros. No tienes idea de qué es el hombre. Cuando lo reunamos todo, descubriremos que somos el Creador.

Pregunta: ¿Qué necesitamos reunir?

Respuesta: Toda nuestra energía, todas nuestras cualidades, necesitamos juntarlas para poder conectarnos integralmente. Así tendremos el sistema llamado «Adam«.

Pregunta: ¿Qué debería hacer la gente en África que sufre infestaciones de langosta, en Europa donde ocurren huracanes e incendios y en China que actualmente lucha contra el coronavirus?

Respuesta: Piensa en cómo equilibrar la naturaleza. Incluso con ejemplos tan pequeños como juguetes. Todas estas inundaciones no son a escala cósmica. Por lo tanto, debemos entender que podemos hacerlo, como dicen: «con pocas pérdidas».

Los seres humanos no son criaturas pequeñas. Son enormes Son dinosaurios que agarran, devoran y tragan las estrellas, el universo entero, todo, son la fuerza más malvada de la naturaleza.

Pregunta: ¿Qué motivará al hombre? ¿será el miedo o el deseo de algo más grande y mejor que ahora?

Respuesta: El sufrimiento motivará al hombre. Lo vemos en las etapas anteriores de nuestro desarrollo, sólo el sufrimiento nos impulsa para avanzar.

Hay dos tipos de sufrimiento: el sufrimiento que se siente en el cuerpo animal y el sufrimiento que sentimos en la mente. Es decir, cuando imaginamos hacia dónde vamos y cómo deberíamos ponernos de pie para ir en la dirección correcta.

Debemos comprender que lo único que nos afecta es la fuerza superior de la naturaleza, que nos requiere interactuar correctamente para equilibrar todas sus fuerzas con nuestras acciones y las de nuestra propia especie.

Pregunta: Si volvemos a la imagen descrita en la Torá: hubo judíos, hubo un pueblo de Israel, hubo un faraón, un Creador y también residentes de Egipto, ¿con qué deberíamos asociarnos en este juego?

Respuesta: ¿Qué hace el faraón? ¿a qué conduce todo esto? El faraón es una gran fuerza de la naturaleza, aparentemente negativa. Empuja a los judíos a aceptar unirse y salir de Egipto.

Egipto es ego. Toda la humanidad está dentro de su egoísmo. Salir de él, elevarse por encima, es salir de Egipto. Con ayuda de todas las plagas egipcias, nos vemos obligados a salir del ego.

Lo más importante es que queramos hacerlo. La humanidad tiene que darse cuenta de que debe elevarse por encima del egoísmo. Es decir, salir de Egipto.

Pregunta: ¿Qué nos impide o por el contrario, nos compromete a decir: «Sí, quiero una nueva relación, un nuevo mundo»?

Respuesta: Hay dos fuerzas: el palo y el cerebro. Cuando el palo golpea, el cerebro debe volverse y preguntarle: «¿Por qué me golpeas?» Así podemos evitar el siguiente golpe. Si usamos nuestro cerebro y comenzamos a ver nuestro desarrollo de causa y efecto y hacia dónde conduce, podremos evitar más sufrimiento.

Sin embargo, nuestra cabeza no funciona para analizar y evitar más sufrimiento, sino para salir de él. Funciona para tratar de salir de debajo del palo y, por así decirlo, continuar existiendo como deseamos por más tiempo.

Por eso se arruinan los judíos. Usan la exclusividad que les da la naturaleza para salir del egoísmo y atraer a otros para que permanezcan en el egoísmo. Quieren permanecer en Egipto un poco más. Después de todo, no es tan malo.

Pregunta: La fuerza de la naturaleza activa a propósito tanto el ego como a la segunda fuerza que conecta todo. Lo hace todo ¿qué debe hacer el hombre?

Respuesta: El hombre debe elegir el camino correcto y pedirle apoyo a la naturaleza (el Creador) en este camino. El camino correcto está sólo en la conexión con buenas relaciones. Israel y la humanidad se conectarán y crearán un sistema de relaciones y el Creador se revelará en él.
[260871]

De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 11/feb/20

Material relacionado:
Unidad africana- calva para su verdadera libertad
En la línea roja
Entre la humanidad y el Creador

“¿Cuáles son los beneficios del coronavirus a escala global?”(Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son los beneficios del coronavirus a escala global?

¿Cuáles podrían ser los beneficios de un virus que está enfermando a decenas de miles de personas y matando a miles más, en el mundo? 

Un beneficio es que nos asiste para darnos cuenta de lo pequeños y débiles que somos en presencia de una naturaleza mucho más grandiosa. 

El coronavirus es un ejemplo primario de que la naturaleza no discrimina entre ricos y pobres, famosos y desconocidos, poderosos y ordinarios, educados y no educados y muchas otras categorías que colocamos sobre nosotros. 

Por lo tanto, dado que se impuso una distancia social en todo el mundo, podemos en realidad contemplar que somos iguales en relación con la naturaleza. 

Podemos ver que las fronteras que establecimos entre nosotros y entre las naciones las niega y penetra un diminuto y minúsculo virus y haríamos bien si de forma sabia aprendemos de ese ejemplo. 

La naturaleza es un sistema total y quiere que nos elevemos en nuestra conciencia y nos relacionemos de forma integral, como ella funciona. 

Si usamos esta pandemia para llegar a la conclusión de que la naturaleza es más grande que nosotros y si nuestras relaciones son más integrales, si cambiamos nuestro paradigma previo, de tratar de beneficiarnos a expensas de otros a tratar de beneficiar a la sociedad humana y a la naturaleza de la que somos parte, lograríamos equilibrio con la naturaleza y experimentaríamos su reacción de forma positiva. 

Antes de que el coronavirus nos golpeara, dejábamos que nuestra naturaleza humana egoísta, que quiere beneficiarse a expensas de otros, nos separara más y más. 

El ego humano fragmenta la percepción de la realidad de la naturaleza integral en pequeñas piezas. 

Tan devastadores como han sido los efectos del coronavirus, es probable que si la pandemia no hubiera entrado en nuestra vida, nos hubiéramos causado más sufrimiento al dejar que nuestro comportamiento egoísta nos llevara a tal odio y división que podría haber causado, incluso, una guerra mundial. 

Por lo tanto, el principal beneficio del coronavirus es usar este periodo para darnos cuenta de que somos iguales ante la naturaleza, de que nuestra forma egoísta de vida, que nos llevó al coronavirus, nos dañamos a nosotros mismos y que seríamos prudentes si aprendemos a salir de la pandemia con actitudes más consideradas, de apoyo, de aliento y de entrega hacia otros.

El coronavirus está cambiando la realidad, parte 6

¿Qué debe saber el hombre en el nuevo mundo? 

Pregunta: ¿Qué debemos saber en el nuevo mundo en el que de pronto nos encontramos?

Respuesta: Sólo hay una acción única y buena -acercarnos cada vez más-  y una acción única y mala -alejarnos y rechazar a los demás.

Pregunta: Si conozco el propósito de la existencia y puedo explicarme las causas del coronavirus ¿ayudará?

Respuesta: Es muy simple. Después de todo, el coronavirus o cualquier otro problema que se manifieste entre nosotros, es solamente resultado de nuestras conexiones incorrectas. Por lo tanto, no hay necesidad de ser sabio ni de aprender algo en especial. Sólo basta una muestra de nuestras malas conexiones.

Pregunta: Digamos que una persona escuchó nuestro programa, ¿luego qué? ¿debería decir “Eso es, ahora comenzaré a tratar bien a todos”?

Respuesta: Esto no le ayudará, porque no puede cambiar su naturaleza. La gente sólo puede cambiar su naturaleza al colocarse bajo una influencia positiva de forma regular. Para lograrlo, se requiere escuchar regularmente nuestro canal y permitir que se clarifiquen nuestros pensamientos y sensaciones.

Pregunta: ¿Dice usted que necesitamos aprender a estar en la conexión correcta?

Respuesta: Por supuesto.

Pregunta: ¿Podría ser que no regresemos al mundo anterior en el que vivíamos y que este virus no termine?

Respuesta: Naturalmente.

Pregunta: Sin embargo existe la idea de que en unas cuantas semanas todo será más cordial y estará bien ¿quién sabe? La humanidad ha pasado por muchos cataclismos.

Respuesta: Entonces será una distinta. La naturaleza no nos dejará. Ocurrirá de la nada, como este virus ¿quién sabía que aparecerá? Surgió de repente y de forma inesperada. Por ejemplo, cuando empezamos el Congreso Mundial de Cabalá en Israel, a finales de febrero, prácticamente no había nada. Y cuando lo concluimos, una semana después, ya había pánico en Israel y en todo el mundo.
**
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad, parte 6”,  12/mar/20

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 1

El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 5

Remedio contra el coronavirus

Pregunta: Hasta hoy, el aislamiento es el único remedio para el coronavirus

Respuesta: Ya antes estábamos en esa forma de relaciones, aunque no era tan obvio. No teníamos nada a que aferrarnos. Tenía alguna clase de dispositivo con el que me dirigía a los demás y escogía con quien me quería comunicar y con quién no y, lo hacía. En principio, incluso sin el virus, siempre veíamos a los demás y decidíamos si nos comunicábamos o no y a qué distancia.  

Pregunta: ¿Qué preguntas debe hacerse una persona que está en casa, en aislamiento?  Ya hay cientos de miles o incluso millones. 

Respuesta: Este virus muestra lo mal que tratamos a los demás. Necesitamos cambiar nuestras relaciones y así, inmediatamente se restablecerá en el mundo, todo lo bueno y bondadoso.

Pregunta: ¿Está usted seguro que nos haremos esos cuestionamientos y de que llegamos a la conclusión de que tratamos muy mal a los demás? ¿puede un virus causar esos pensamientos? 

Respuesta: En Cabalá, en particular en el libro “Profetas”, se describe que la humanidad puede llegar a estados terribles, donde los individuos -literalmente-  se comerán unos a otros. Así que necesitamos pensar muy bien en eso. Hoy, estamos en un estado hermoso, generoso, donde podemos cambiar y no permitir que suceda.
[262091]
De Kabtv “El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 5”, 12/mar/20

Material relacionado:
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 4
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 3
El coronavirus está cambiando la realidad, parte2

Qué nos enseña el coronavirus

La humanidad ha recorrido un largo camino en su desarrollo y llegó al punto en que comienza a sentirse como un organismo. Debemos agradecer al coronavirus por traer unidad al mundo. Si la epidemia se prolonga, la humanidad descubrirá que, en realidad pertenecemos a un sistema y que dependemos unos de otros.

Hasta ahora, esta dependencia se expresa en que, por miedo a la infección, me alejo de los demás y me desconecto de la conexión negativa.

Pero empecemos a revelar una dependencia positiva. Si nos conectamos correctamente, comenzaremos a producir virus positivos.

En este momento, la naturaleza nos muestra un virus dañino, como revelación del mal. Pero, debemos continuar este proceso para entender la bondad, descubrir que al unirnos, podemos tener gran éxito.

La solución principal no está en parar los vuelos aéreos ni en reactivar la economía paralizada, sino en nuestra conexión. El virus comenzará a desaparecer si hay al menos un ligero cambio hacia la unión y veremos que no queremos romper nuestros lazos, queremos conectarnos. Y queremos contactarnos, no para dar la vuelta al mundo, sino porque queremos estar conectados.

Nuestra conexión anterior fue pobre, pero ahora fundaremos una buena conexión. Es la medicina que queremos usar en esta condición crítica: restablecer nuestra conexión, pero en un nivel completamente diferente, siendo amables y no usarnos unos a otros. En virtud de nuestra conexión, derrotamos cualquier maldad y todos los virus y, llegamos a una buena vida.

La naturaleza nos guiará a la meta de todos modos, si estamos dispuestos a avanzar, no nos infectaremos con ningún virus en el camino. Todo depende de que pidamos la corrección de nuestras relaciones. Esta comprensión debe ser extendida por todo el mundo, en todas sus formas: pensamiento, diálogo y acción. Así, el poder superior, la naturaleza, hará su trabajo. El poder superior une todas las partes de la creación. Queremos corregir el nivel humano, donde ocurrió la destrucción, volverlo a su unidad para poder verlo en su forma verdadera, no distorsionada por nuestra visión egoísta. Al corregirnos a nosotros mismos, corregimos la realidad.

El coronavirus revela nuestra interdependencia negativa. Primero, descubrimos que no podemos sobrevivir sin estar juntos, sin ganar unos de otros. Nos debe quedar claro que cada uno es sostenido por todo el mundo. Pero continuará sólo con la condición de que nuestra conexión se vuelva positiva. La conexión negativa destruye a la humanidad y no podemos seguir existiendo así. El mundo caerá en tal estado que nadie tendrá nada para comer ni respirar.

Imagina lo hermosa que sería la vida si la humanidad estuviera unida  en un sistema integral, como las otras partes de la naturaleza, inanimada, vegetal y animal, una humanidad donde cada uno incluye a todos en sí mismo. ¿Dónde podemos obtener la fuerza que nos una en un organismo, nos amarre y pegue a un solo sistema? Es obvio que en un sistema tan perfecto, todos estaremos bien. Desde luego que si nos quedara claro que ver con amabilidad a los demás, nos curaría del coronavirus, todos nos volveríamos justos al instante.

Pero eso no es lo que el poder superior requiere de nosotros. Debemos darnos cuenta de que tenemos que luchar para saber otorgar, no para obtener ganancia egoísta. Debemos pensar en los demás, no en uno mismo. Y cuando todos nos sintamos bien, dejaremos de enfermarnos.

Mientras tanto, la epidemia continúa y tenemos mucho que aprender…
[261484]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 11/mar/20, Baal HaSulam, La paz

Material relacionado:
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
La epidemia no es castigo, sino remedio
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?

Hagamos de ésta, una epidemia de bondad

La carga del corazón nos es dada para asegurar nuestro libre albedrío. La crisis global que envuelve al mundo, debido a la epidemia del coronavirus, muestra que la fuerza superior cuida a cada uno, nos da oportunidad de ejercer nuestro libre albedrío para que equilibremos el bien y el mal, construyamos la línea media y siempre nos inclinemos hacia el bien. 

El coronavirus revela a cada uno, a cada país y al mundo entero, la verdad acerca de nuestras relaciones. Nos obliga a estar en casa encerrados y a pensar en ¿por qué sucede esto y cuál es el propósito? 

Si nosotros mismos tomamos conciencia de que podemos vivir de forma diferente, no de la manera en que lo hemos hecho, sino en armonía con la naturaleza, en buenas relaciones entre nosotros, elevándonos por encima de nuestro egoísmo, entonces no tendremos que pasar por una larga y dolorosa crisis. Podemos salir de esta epidemia muy rápido. El virus nos muestra que sacamos al mundo de equilibrio. 

Cada vez, el Creador organiza una situación más efectiva para nuestra corrección. Por lo tanto, la epidemia del coronavirus y la cuarentena son buenas para la corrección del mundo. El virus nos muestra que no podemos estar juntos. 

En lugar de transmitir cosas buenas y útiles entre nosotros, transmitimos enfermedad y nos condenamos unos a otros a la muerte. Así aprenderemos a conectarnos con buenas conecciones, para transmitir buenas emociones, placer, alegría, amor, unidad y calidez unos a otros. Así se supone que debe ser entre la gente. 

Analicemos por qué nos transmitimos este virus mortal y cómo convertir ese mal en bien para avanzar hacia un nuevo mundo. Realmente espero que lo entendamos nosotros mismos y podamos explicarlo a todos.
[261786]

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 17/mar/20, clase con el tema “Pésaj

Material relacionado:
Sinergética: La ciencia de las leyes del caos
¿Por qué el individuo necesita tener fe?
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?

Esencia y raíz de la unidad, parte 5

¿Por qué sólo personas unidas pueden jugar fútbol?  

Nota: Muchos científicos dicen que esa alianza, la tendencia a unirse, a establecer relaciones, convivir y colaborar, es una de las mayores características distintivas de la vida. 

Mi Comentario: La vida está hecha con base en la unión. 

Pregunta: Evolucionar es una forma de integrar, amalgamar y articular el desarrollo de estructuras complejas. Por un lado, individuos que está intrínsecamente enlazados y dependen mutuamente de la búsqueda de riqueza, poder y conocimiento, están integrados en tribus, imperios y estados.  

Sin embargo, si observas a la naturaleza inanimada, plantas o animales, verás que cuando se combinan, adquieren cierta forma de mente superior. Por ejemplo, cuando las células vivas se combinan, forman un organismo superior. La gente sólo puede unirse para jugar fútbol o para aniquilar su propia especie ¿por qué pasa eso?

Respuesta: Porque en los niveles inanimado, vegetal y animal, todas las partes de la naturaleza se unen de forma instintiva, bajo la influencia externa de una fuerza superior que los dirige. El hombre está obligado a encontrar y crear esta técnica, la fuerza y el orden de unión, en sí mismo, en contra de su ego. 

Es un trabajo opuesto al egoísmo, que no se encuentra en los estados inanimado ni vegetal ni animal de la naturaleza, sólo en el humano. Eso distingue al hombre de todo lo demás. Le facilita ser dueño de una mente que crece, de herramientas y principios para revelar su naturaleza. Todo lo que está por debajo de él son los niveles inanimado, vegetal y animal. 

Sin embargo, a su nivel, al nivel del humano, de la sociedad, el hombre no puede revelar nada. Descubre sólo algunas dependencias primarias y nada más. Pues, tiene sólo una fuerza, es decir, la fuerza egoísta de separación. No tienen la segunda fuerza, la altruista. 

Por lo tanto, si trabaja con una fuerza, nada sucede. Intenta relacionarse con los demás sólo para desarrollar la fuerza egoísta. Y ocurre de forma negativa, con golpes y crisis constantes. 

Si el hombre tuviera también la fuerza positiva, la que se opone a la negativa, de seguro que tendrían éxito en todo.
[258075]

De Kabtv  “Análisis sistemático del desarrollo del pueblo de Israel”, 23/mar/19

Material relacionado:
La necesidad de unirnos
Engaña a tu ego o este te engañará
Entre la Misericordia y la Sentencia

El coronavirus está cambiando la realidad, parte2

“Dispersa a los impíos; mejor para ellos y mejor para el mundo».

Comentario: Las medidas tomadas por muchos gobiernos contra el coronavirus literalmente han paralizado la vida de la población.

Mi respuesta: Los gobiernos tienen mucho miedo por sus conciudadanos. Debemos entender que son responsables de la salud de la población y de la economía. Y la economía depende totalmente de nuestras relaciones y comercio internacional. Es un gran dolor de cabeza para los gobiernos. Si ya decidieron cortar todos los lazos, significa que no tienen otra opción.

Por ejemplo, el otro día, el presidente de EUA, Trump, anunció que cancelará todos los vuelos de Estados Unidos a Europa ¿entiendes lo que esto significa para la industria de la aviación estadounidense? Ciertamente lo tomó en cuenta, en especial porque viene una elección.

Probablemente tiene datos que confirman que no exagero. Le hubiera gustado tomar una decisión más indulgente, pero obviamente con la información que tiene, detuvo los vuelos.

Comentario: Lo mismo sucede en el país donde vivo. Israel está totalmente aislado. No puedes salir del país. He oído que sólo esto, causa una pérdida de cuatro mil millones de shekels, sin mencionar lo demás…

Mi respuesta: Algunas personas piensan que esto es una exageración. Yo creo que se subestima.

Pregunta: Resulta que la única forma de combatir el virus es por aislamiento. Sin embargo, esto va en contra de la tendencia de las leyes de la naturaleza, que constantemente nos empuja a unirnos, a integrarnos  ¿cómo puede explicarlo?

Respuesta: Muy simple. Está escrito en una antigua fuente cabalista: “Dispersa a los malvados; mejor para ellos y mejor para el mundo». Y viceversa: “Reúne al justo; mejor para ellos y mejor para el mundo «.

Pregunta: ¿Cuál es nuestro pecado?

Respuesta: Que no nos conectamos correctamente. En nuestra conexión, no deseamos lo mejor para otros y no se puede llamar unidad. Se puede llamar deseo de obtener ganancias a expensas de los demás.

Por lo tanto, en nuestro desarrollo, la naturaleza no puede aceptar que esos intentos de unirnos, comerciar, etc., sean positivos, correctos ni que nos lleven al estado de unión al que debemos llegar. Creo que esa conexión es dañina para nosotros y para todo el universo. Por lo tanto, nos pone dificultades en forma de virus y de todo tipo de excesos desagradables. Estos golpes continuarán hasta que cambiemos nuestra actitud mutua.
[261782]
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad, parte 2” 12/mar/20

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
La era del coronavirus: es hora de calmarse y repensar nuestras vidas