entradas en 'Festividades' categoría

Enmedio del campo de batalla entre las fuerzas del bien y del mal

La guerra entre los asmoneos y los griegos es una guerra interna en el hombre, quien descubre que está formado por dos fuerzas opuestas que deben estar constantemente una contra la otra. El problema es que nos rendimos ante la fuerza negativa, ante nuestro egoísmo, pues es más conveniente para nosotros complacerlo, que pelear contra él todo el tiempo. Como resultado, entendemos que no hay otra salida y que debemos dirigirnos al Creador para que pelee por nosotros, porque no podemos pelear contra nuestra inclinación al mal, la cual también viene del Creador. Una acción en contra de las fuerzas egoístas es cuando el hombre, con su ego, pide al Creador salir victorioso, en su lucha contra  el los griegos.

Esta guerra no termina hasta que el hombre gana y alcanza la Luz. Aunque sea una pequeña Luz en la vasija de Biná, esto ya es el comienzo de la revelación del alma. 

Antes que nada, debemos revelar que estamos en peligro y no podemos escapar del poder de nuestro egoísmo, que no nos permite dirigirnos al Creador. Toda esa guerra es sólo para acudir al Creador, a quien le pedimos fortaleza para unirnos. El éxito de la guerra es solamente eso. Así avanzamos hasta que ganamos.1

El ego no nos deja acudir al Creador en la decena, pero no evita que acudamos a Él de forma personal. El mundo entero le pide al Creador, esto es una Klipá, opuesta a la espiritualidad. El Creador puede ser revelado sólo en la decena y si la petición no es en la decena, no llega al Creador. 

El poder de la petición al Creador es el poder de los macabeos, el poder de la decena. Antes que nada, debemos unirnos y crear una fuerza común, tal vez aún muy pequeña, pero precisa, eso nos dará el éxito. 

Puedes convertirte en héroe en cantidad y calidad. Los que están desconectados son fuertes en número. Y los que están unidos como un hombre, poseen el poder de la calidad. 

Lo principal es tener oportunidad de dirigirse al Creador, porque toda esta guerra está dirigida a revelar lo que tenemos frente a nosotros y lograr ser similares a Él. La unidad no es la meta final, sino el medio para revelar el poder superior que alguna vez creó esta unidad y después la fragmentó.2

La canción de Janucá “Poderosa roca de mi salvación” dice: “Los griegos nos atacaron en los días de los asmoneos y penetraron el muro de la torre… “. Esto significa que debemos llegar a cierto nivel de conexión y construir una torre. Después sentiremos que los “griegos” nos atacan, penetran a través de los muros de nuestra fortaleza, es decir, el ego ataca, intenta ingresar en nuestros pensamientos y deseos y, destruirnos.3

Si en nuestra decena queremos que la grandeza del Creador entre en todo nuestro ser, que influya en nosotros como si en realidad Lo viéramos y sintiéramos, así atraemos la Luz que reforma y que construye esta sensación dentro de nosotros. Así, ya estamos detrás del muro de la fortaleza. Y los griegos aparecen, quieren entrar a través de los muros de nuestra torre, es decir, esos son todo tipo de pensamientos extraños, desde todas direcciones, intentando penetrar en nuestra fe por encima de la razón

Fe por encima de la razón -porque dentro de mi razón ni veo ni siento nada. Recibí de arriba una iluminación desde el trasfondo, que me sostiene en el aire como el imán sostiene a una pieza de metal. Gracias a esto, estoy en la torre detrás del muro. La torre y el muro fueron construidos para mí por la Luz superior, así que, dependo de ella. 

Con el fin de hacerme, incluso, más dependiente de la Luz superior y demandar aún con más fuerza, el Creador revela en mí defectos llamados “griegos”. Y debo pedir a Él y demandar que Él, una vez más haga un milagro y me deje hacerles frente. Por supuesto, no tengo la fortaleza y si el Creador no hace el milagro, ciertamente caeré. Por lo tanto, no tengo ninguna esperanza excepto pedir al Creador. 

Todo funciona de acuerdo a un sistema: el Creador hace algo malo, yo Le pido que corrija ese mal y Él hace el bien. Y así sucede en cada paso. Cada vez ocurre la misma historia. Finalmente debemos entender cómo sucede y qué necesitamos hacer hoy: dirigirnos al Creador pidiendo el poder de la fe por encima de la razón, para avanzar. 

El Creador construye un muro y envía a los griegos a destruirlo. El Creador opera en todos los lugares y estamos enmedio de este campo de batalla, entre los poderes del bien y del mal, para combinar a  ambos en nuestro interior. Entonces, nosotros, como seres creados con la fuerza opuesta al Creador y habiendo recibido una forma similar al Creador, nos convertimos en uno con Él.4

Debemos pedir fe por encima de la razón, porque eso es el muro detrás del que podemos ocultarnos. La torre es la grandeza del Creador construida dentro del muro -la fe por encima de la razón, es más grande que nuestra razón y sensaciones, gracias a la plegaria al Creador y a Sus acciones. Lo único que necesitamos es clamar juntos. Si pedimos juntos, ciertamente tendremos éxito. 

Por lo tanto, necesitamos reunir nuestro conocimiento, plegarias, aspiraciones y deseos, para entender, exactamente, qué queremos. Cada uno debe separarse tanto como sea posible de su propio “yo” y cuidar de la torre y del muro, es decir, la grandeza del Creador, la cual está dentro de la fe por encima de la razón.5

De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 24/dic/19, “Janucá” 

1 minuto 3:40

2 minuto 6:10

3 minuto 11:20

4 minuto 14:58

5 minuto 23:20

Material relacionado:
En la guerra con ilusión
¿Cuándo regresarán los macabeos?
Vence al enemigo en ti mismo 

Cómo hacer un milagro

En esta época del año, estamos predispuestos para esperar milagros. Sin embargo, ¿será qué en realidad no necesitamos esperar milagros, sino crearlos nosotros mismos y volvernos más susceptibles a los demás?

Si la gente que siente fuerte rechazo y odio hacia otros, comienza, conscientemente, a elevarse por encima de su emoción y se conecta, literalmente, atrae la Luz de otorgamiento y amor perfectos.

Cuando cada uno comienza a ser amable con los demás, sin reprimir su rechazo, sino superándose, su vida también mejora de forma importante y todo encaja. Fuera de la oscuridad, desde donde pedimos milagros, se logra un estado de felicidad y satisfacción.

¿Qué es un milagro? Es todo lo bueno. Si empezamos a unirnos por encima del rechazo que instintivamente sentimos, tendremos oportunidad de dejar que ese bien entre al mundo.

30 segundos sobre el milagro de Janucá

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 20/dic/19

¡Feliz Jánuca!

QUÉ ES JANUCÁ PARA LA HUMANIDAD (NO SOLO LOS JUDÍOS)

Mi artículo en Newsmax: “Cómo se ve una Hanukkah para la humanidad (no solo judíos)

Janucá es una parada en boxes en la pista de carreras de la vida. Proviene de las palabras “Janu” (aparcar) y “Ko” (aquí).

Cuanto más avanzamos, más frecuentemente nos encontramos con tales paradas. Nos permiten analizar lo que hemos hecho y si debemos cambiar nuestra dirección para avanzar de mejor manera.

LA HUMANIDAD NECESITA PARAR Y CAMBIAR EL RUMBO

En un momento u otro, todos nos encontramos con pensamientos que hacen que nos cuestionemos todo nuestro camino en la vida: “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, “¿Estoy viviendo mi vida al máximo o la estoy desperdiciando?”, “¿Cómo vivir de manera que después no me arrepienta de no haber aprovechado al máximo?”

Cuanto más avanzamos en la vida, más tenemos que luchar con todo tipo de circunstancias. Y entonces nos preguntamos: “¿Para qué estamos luchando?”, “¿Cuál es el propósito de todo esto?”, “¿A dónde nos dirigimos?”,”¿Qué significa «ganar» en esta lucha?”.

A veces, nos encontramos en situaciones que nos hacen detenernos y repensar el curso de nuestras vidas. Además, a veces necesitamos detenernos forzosamente, incluso si queremos continuar, recalcular hacia dónde nos dirigimos y si deberíamos generar un cambio para un futuro mejor.

Hoy estamos en tiempo de espera. Aunque la sociedad sigue avanzando, todavía tenemos la oportunidad de tomar perspectiva y contemplarnos a nosotros mismos y preguntar: “¿A dónde nos dirigimos?”, “¿Estamos yendo por el camino correcto?”, “Si detectamos que vamos por el camino equivocado, ¿tenemos la capacidad de cambiar el rumbo?

Por lo tanto, en las palabras “Janu” y “Ko” (aparcar aquí), deberíamos ver un deseo que se está gestando en la humanidad; un deseo de gritar y detener la forma en que actualmente estamos manejando nuestras vidas y redirigirlas hacia una dirección más fructífera.

EL PROBLEMA CON NUESTRO ESTILO DE VIDA INDIVIDUALISTA, CONSUMISTA Y MATERIALISTA

Nuestro actual estilo de vida individualista, consumista y materialista, nos está llevando a endeudarnos más. Nuestra deuda no es solamente monetaria, sino que además vamos muy retrasados en lo referente a alcanzar el equilibrio con las crecientes demandas de la naturaleza sobre nosotros: conectar nuestras actitudes –de unos hacia otros– de modo que coincidan con la conectividad de la naturaleza.

Es imposible abonar la masiva deuda que hemos acumulado, pero de una u otra forma, tendremos que pagarla. Entretanto, seguimos extrayendo de la naturaleza todo lo que podemos.

Tampoco prestamos atención a nuestros propios pensamientos, que aparecen momentáneamente, cuestionando la forma en que vivimos nuestras vidas: se ahogan en el ruido del aluvión constante de múltiples mensajes ni tampoco escuchamos a quienes nos explican cómo la naturaleza opera sobre nosotros, cuál es la tendencia general de nuestro desarrollo o los consejos sobre cómo podemos lograr un futuro más favorable.

Ignoramos estos consejos para el cambio y continuamos corriendo nuestra carrera de egoísmo.

JÁNUCA ES UN ESTADO QUE LA HUMANIDAD NECESITA ATRAVESAR HOY

Básicamente, la humanidad necesita detenerse por un momento y pensar en cómo puede lograr un mayor equilibrio consigo misma y con la naturaleza. Jánuca es mucho más que una festividad marcada en ciertos calendarios. Es lo que la humanidad en su conjunto necesita atravesar.

Sin embargo, no podremos hacer tal parada hasta que no seamos conscientes de la causa de nuestro estilo de vida –individualista, consumista y materialista– y tomemos conciencia de cómo funciona el ciclo del consumo: fabricar productos que no necesitamos, publicitarlos para que los deseemos, comprarlos, venderlos y deshacernos de ellos. Al final, esto no nos beneficia ni a nosotros ni a nuestro planeta.

Llevamos retraso a la hora de hacer esta parada en boxes. Si continuamos funcionando como hasta ahora, entonces ya podemos empezar a contar los días para que la naturaleza active un gran golpe sobre nosotros: presiones y desastres que harán la vida insoportable.

Pero, ¿cuál es la alternativa? Si detuviéramos nuestra actual carrera de consumismo, ¿con qué podríamos reemplazarla? ¿Y cómo saber si su reemplazo sería mejor?

LA ALTERNATIVA AL CONSUMISMO: CONEXIÓN POSITIVA

Para entender la conexión positiva –la alternativa al consumismo– primero debemos entender la importancia de la influencia social.

La sociedad determina cuáles son nuestros valores en consonancia con lo que nos va mostrando como agradable, valioso e importante. Lo cierto es que nos comparamos con otros e intentamos tener lo que ellos tienen. Por eso, se nos promocionan bienes de consumo constantemente, vemos que las personas los disfrutan y hablan acerca de ellos, y entonces también los queremos.

Por lo tanto, debemos determinar qué es lo más ventajoso para que todos disfrutemos de modo que no vivamos nuestras vidas vaciando nuestros bolsillos para llenar los bolsillos de los más ricos cada vez que hacemos una transacción para comprar otra cosa que no necesitamos.

Por ejemplo, en lugar del Black Friday, podríamos anunciar un “Día Mundial del Picnic”, un día en el que las familias y los amigos se encuentren en un parque, en la playa, en la naturaleza, vayan al cine o hagan un viaje. Promocionar un día entretenido junto a familiares y amigos. Todo depende de lo que decidamos promocionar entre nosotros. Si viéramos a personas de todo el mundo publicando sobre el Día Mundial del Picnic, si apareciera en las noticias y las redes sociales, si viéramos a las celebridades, los “influencers” y a todos nuestros amigos celebrándolo de diferentes modos, también nosotros querríamos disfrutar ese día así. También nos daríamos cuenta de que un día así proporcionaría a la gente mucha más satisfacción que un día global de transacciones comerciales.

¿Por qué no lo hacemos entonces?

En lugar de gastar el dinero comprando montones de cosas de las que pronto nos cansaremos, deberíamos enfocarnos en disfrutar unas conexiones positivas con otras personas.

Por lo tanto, si realmente detuviéramos la forma en que actualmente vivimos nuestras vidas, podríamos pinchar la burbuja materialista-consumista que hemos inflado a nuestro alrededor. Y podríamos empezar a anunciar un nuevo enfoque hacia la vida que podríamos disfrutar mucho más: centrarnos en conectar de forma positiva unos con otros. Esto nos conduciría a un mayor equilibrio en nuestras relaciones y con la naturaleza.

Aprécialo por sobre todo lo que existe en este mundo

La fiesta de Sucot permite entender mejor el trabajo espiritual, es decir, la forma en la que el hombre se acerca al Creador. En la medida de nuestra unidad y de que nuestro ego disminuya, crearemos un lugar para el Creador donde puede vestirse y revelarse entre nosotros. La naturaleza de este trabajo varía según la profundidad del deseo y su estado en las diferentes etapas de acercamiento al Creador. Por lo tanto, a veces el trabajo difiere: hay días especiales, días festivos, días y noches, semanas, etc.

Ahora tenemos un tipo especial, una forma especial de acercarnos al Creador, se llama “Sucot”. En esencia, este trabajo siempre incluye los mismos componentes: el deseo de disfrutar, la restricción, la pantalla y la Luz reflejada, pero con diferente tipo de conexión entre el deseo corregido y la fuerza superior, la fuente de Luz.

Por eso estamos estudiando las tradiciones festivas, no como costumbre popular, sino como un método de acercamiento especial al Creador. Pues, existe conexión entre la rama y la raíz, por eso, el estado de las raíces espirituales se refleja en nuestro mundo. En un momento en el que hay una Luz circundante especial que trae la fiesta corpórea de Sucot a este mundo, debemos estudiar la raíz espiritual superior de esta fiesta.

Varios estados descienden de las raíces superiores a nuestro mundo, aquí se reflejan como fiestas y tradiciones especiales.

Existimos en la realidad de nuestro deseo de disfrutar, que representa este mundo para nosotros. Para ver el mundo verdadero, debemos elevarnos por encima de esta imagen egoísta. Para esto, necesitamos hacer una cubierta (Sjaj), es decir, elevar la importancia de los conceptos para los cuales no hay absolutamente ningún uso desde el punto de vista de una mente egoísta sana: fe, otorgamiento, unidad, amor.

Nadie aprecia eso en nuestro mundo. Como regla general, a la gente más egoístas que lucha por poder, dinero y fama le gusta hablar del amor, pero sabemos que es sólo para confundir a los demás y tomar el poder para ellos.

Sucot es una transformación radical que ocurre después de que una persona decide comenzar el Año Nuevo, un nuevo período. Todo lo que antes era basura e insignificante y que su deseo egoísta rechazaba, ahora lo recoge y lo eleva por encima de su cabeza.

Esto no puede estar al nivel de la mente porque no tiene un significado racional. Debes elevarte por encima de la razón, contra la lógica human y apreciarlo por encima de todo lo que existe en este mundo. La unidad, el amor, el otorgamiento y todo lo relacionado con la corrección del deseo, se vuelven más importantes para mí.

Si el hombre piensa así, quiere decir que construye y santifica la Sucá, se sienta a su sombra y disfruta. Sólo así puede lograr Ushpizin, merece recibir invitados de honor y se acerca al Creador cada día más. Los siete días de Sucot están en contra de las siete Sefirot que se revelan en nuestra vasija espiritual corregida (Kli).1

Rabash, Carta 36: «… porque se sabe que la Sucá es la «sombra de la fe» y con respecto al juicio, su sombra debe ser más grande que su sol.

Si alguien es recompensado y no agrega sombra por sí mismo, recibe misericordia desde arriba y el sol queda cubierto. Pero, se enoja porque entiende lo contrario.

Si supera la sombra, se le da «un sol», luego debe agregar sombra. Si no lo hace, se le da sombra desde arriba y así sigue hasta ser recompensado con Devekut eterno (adhesión).

Esto se llama baile. El Creador juega con el hombre, a veces le da más, a veces menos y verifica su reacción. Se debe mantener la sombra todo el tiempo para que la pantalla cubra todo el conocimiento, es decir, siempre permanece en otorgamiento.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 15/oct/19, Sucot
1 minuto 0:20
2 minuto 1:46:50

Material relacionado:
Para la festividad de Sukkot
La sombra para ocultar egoísmo.
El final de la acción se encuentra en el proyecto inicial

Simjat Torá

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 20/oct/19

Simjat Torá: ¿Qué es la Torá y por qué tanta Simjá (hebreo: Alegría)?

Simjat Torá es un día muy especial en el que podemos alcanzar la fuerza superior que equilibre la fuerza del bien y el mal en nosotros, como está escrito: “y serán como Dios, que conocen el bien y el mal”. Entonces podremos conectarnos con amor, unión y reciprocidad.

Leer mas aqui

 

 

La Sucá más grande del mundo

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 15/oct/19

1.000 m2 de amor: ¡la Sucá más grande del mundo!

En el techo del centro “Cabalá Bnei Baruj” en Petaj Tikvá, Israel, se encuentra la Sucá más grande del mundo. Una Sucá gigante, candidata a entrar en el libro de los récords Guinness, se extiende por 1.000 m2 edificada conforme a las estrictas reglas de la Halajá según el rabino cabalista Yehudá Ashlag (Baal HaSulam). Más de 300 personas trabajaron para construirla, en un término de dos semanas.

Según lo que es ya una tradición, cientos de personas del país y del mundo, se reúnen cada tarde a festejar juntos bajo un mismo techo, y más de 10.000 personas celebrarán la fiesta de Sucot en “la Sucá más grande del mundo” de Cabalá Bnei Baruj a lo largo de los días festivos.
Nos separan miles de kilómetros de distancia entre los corazones. Cada uno en su mundo y su punto de vista pero, una vez al año, nos reunimos juntos; extendemos sobre nuestras cabezas la Sucá de paz: el techo de paja que cubre todas las diferencias, que completa todas las brechas, que revela la belleza y el esplendor que se revelan en las conexiones entre nosotros.

¡Felices fiestas!

¿Cuál es el significado de Sucot?

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 13/oct/19

El verdadero significado de la fiesta de Sucot consiste en la construcción de una “Sucá de Paz” para congregar a todo el mundo bajo su gran cobertura, reunido como uno.
¡Feliz fiesta de Sucot!

Sucot 2019:Cómo reconstruir nuestro hogar judío

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo «Sucot 2019: Cómo reconstruir nuestro hogar judío«

Las sinagogas de todo el mundo están cerrando sus puertas definitivamente. Los cambios demográficos, los problemas financieros, la asimilación y la falta de interés en la vida judía entre los más jóvenes junto con la sensación de inseguridad debido a los ataques antisemitas, son algunos de los principales factores que contribuyen a este fenómeno. Pero hay una causa más profunda en la disminución de la membresía y sus consecuencias para las comunidades: la falta de cohesión y la sensación de un hogar común de todo el pueblo judío. La festividad de Sucot –cuando celebramos la unidad y la hospitalidad con las personas más cercanas a nosotros– es una invitación a redefinir nuestro destino y reflexionar sobre la construcción de una Sucá compartida donde todos los judíos puedan unirse como uno y con ellos el mundo entero.

Las festividades judías de este año encaran una nueva realidad. Las que una vez fueron vibrantes comunidades judías por el mundo entero han visto cómo se reducía significativamente su membresía. La comunidad de Niza, por ejemplo, que una vez fue la cuarta más grande de Francia con alrededor de 20.000 miembros, ha quedado reducida a solamente 3.000. Situaciones similares podemos encontrarlas en las congregaciones judías de Boston, Nueva York y el Medio Oeste americano, todo debido a la disminución del número de miembros.

“En los judíos se dan niveles más bajos de compromiso religioso que en el público general de Estados Unidos”: solo el 26% dijo que la religión es “muy importante”, en comparación con el 56% de los no judíos, según los centros de investigación estadounidenses. Los estudios también muestran una brecha entre la asistencia judía a los servicios de la sinagoga en comparación con otras confesiones: “Los judíos afirman que asisten a servicios religiosos en números mucho más bajos que otros grupos religiosos. 6 de cada 10 cristianos (62%) dicen que asisten a servicios religiosos al menos una o dos veces al mes (en comparación con el 29% de los judíos)”, reveló la encuesta.

No me sorprende. Después de la Segunda Guerra Mundial, la sensación de pertenencia y la necesidad de asociación comunal floreció entre los judíos, pero hoy en día básicamente no hay nada que mantenga unida a la comunidad. En una generación en la que todo es desechable y se puede adquirir cualquier cosa, la independencia se revalorizado más que nunca con las debidas consecuencias sobre los cálculos para seguir en la comunidad. Uno puede preguntarse: “¿Por qué tenemos que ser parte de una comunidad e identificarnos como judíos? ¿Qué saco yo con eso?”.“Nada”, sería la respuesta más probable. De hecho, la vida judía tiene poco o ningún sentido si no nos hacemos las preguntas más esenciales de la vida como “¿Para qué existo?” y “¿Qué significa ser judío?”.

La palabra “judío” –Yehudí en hebreo– proviene de la palabra “unidad”: Yijud. Nuestro propósito como judíos es alcanzar un estado de unidad entre nosotros y compartirlo con las naciones del mundo, es decir, ser “una luz para las naciones”. Sin embargo, para alcanzar una meta tan elevada, primero debemos elevarnos por encima de nuestra naturaleza egoísta, es decir, transformar nuestra preocupación por nosotros mismos y autocomplacencia en preocupación y cuidado por y para los demás.

¿Qué relación tiene esto con la festividad de Sucot? Esta festividad es precisamente un llamamiento para salir de nuestro “hogar” cómodo y egoísta, es decir, nuestro amor propio, y construir una nueva estructura, una Sucá, el símbolo del nuevo mundo que podemos crear si adquirimos la cualidad de otorgamiento, la cualidad del amor por los demás.

Sucot simboliza el hermoso proceso de transformación interna donde tomamos el “desperdicio de granero y bodega”, artículos que, según la sabiduría de la Cabalá, representan la cualidad del amor por los demás y que ahora se mezclan con nuestros pensamientos egoístas de preocupación propia y erigen cualidades como un techo por encima de nuestras cabezas. Construimos una cubierta para el ego y, día a día, durante la semana de Sucot, realizamos aclaraciones adicionales sobre las cualidades que contribuyen al altruismo y pedimos nuestra corrección. Luego, simbólicamente, la luz que se filtra a través del techo de paja transforma nuestras anteriores cualidades egoístas en un nuevo estado donde reconocemos el amor y la conexión con los demás como los valores más importantes de la vida.

El verdadero significado de Sucot es construir una nueva realidad de comprensión y apoyo mutuo, una Sucá de paz, para que todo el pueblo judío y el mundo entero puedan reunirse bajo esa gran cubierta y unirse como uno. Cuando esto suceda, el hogar temporal de la Sucá se transformará en un templo, un lugar común en nuestros corazones, y dejará de ser una mera estructura física.

¡Les deseo a todos una apacible y feliz festividad!

El significado de la fiesta de Sucot

El verdadero significado de la fiesta de Sucot, es construir una “Sucá de Paz”, para que el mundo entero se reúna bajo este gran cobertizo de paja, donde estemos unidos como uno.