entradas en 'Festividades' categoría

Shavuot: la fiesta de la unidad

La fiesta de Shavuot llega el día 50 después de Pésaj. Por 49 días hacemos la cuenta de Omer, que es como contar paquetes atados, porque el trabajo principal del hombre es unirse al Creador. Si nos unimos con nuestro deseo e intención, creamos una vasija común, creamos un lugar para que la Luz del Creador se revele.

Hay siete Sefirot en el alma, siete cualidades que se desarrollan en la cabeza del Partzuf espiritual (Rosh): Hessed, Gvura, Tifferet, Netzaj, Hod, Yesod y Maljut. En cada Sefirá, hay otras siete Sefirot, es decir: 7×7=49 y al combinarlas, obtenemos 50.

Por eso, en el día 50 después de la salida de Egipto, desde el momento en que empezamos a corregir nuestra vasija espiritual, nuestra conexión, llegamos a este día especial, en el que surge la conexión entre todos. Este día se llama la fiesta de Shavuot.

En Egipto, estábamos bajo el control del deseo de recibir y no podíamos conectarnos. El faraón nos mantuvo esclavizados y no permitía esa conexión. Cuando escapamos de la esclavitud del faraón, podemos comenzar a conectarnos, por eso huimos. Finalmente, fue bueno en Egipto, en el sentido corporal. Fue malo sólo en el sentido espiritual pues no pudimos conectarnos.

Los que querían conectarse, lo consideraban una ganancia espiritual y no tuvieron miedo de sacrificar cosas materiales, con ese propósito salieron de Egipto. Después, cuando comenzamos a conectarnos, llegamos al estado de Omer, un paquete. Y unimos parte por parte, conectamos todos los paquetes, hasta que, el último día, el 49 en la cuenta de Omer logramos recibir del Creador la Luz que nos ilumina.

Por 49 días, recibimos sólo Luz de corrección, por eso se llama Omer. Cada vez, que encontramos cualidades egoístas entre nosotros, que no nos permitían conectarnos, tratamos de corregirlas y conectarlas, hasta el día 50 en que todo finalmente se conectó y alcanzamos la cualidad común de otorgamiento entre nosotros y de nosotros. al Creador Ahora el Creador también puede darnos la Luz y por eso se llama el día de la entrega de la Torá.

Los símbolos de esta fiesta son; leche, símbolo de otorgamiento y, un grupo conectado unido en un solo manojo (Omer) y en adhesión con el Creador.
[265479]
De la 4a parte de la lección diaria de Cabalá 28/may/20, “Fiesta de las semanas”

Material relacionado:
La fiesta de Shavuot
Shavuot-festividad del encuentro de la conexión con el Creador
Shavuot está llena de luz

Es importante entender lo que dice la Torá

La Torá describe muchos eventos distintos. ¿Puede ser sólo para alcanzar el amor por los seres creados, para acercarse a los demás y sustituir el odio con amor? ¿por qué está escrito en la Torá, en la instrucción que nos dió la fuerza superior? No lo entendemos. 

De hecho, no está claro cómo es posible, porque la experiencia muestra que todos estamos preparados para hablar palabras bonitas, cada religión pide bondad y amor. Pero, la historia de la humanidad se acompaña de odio mutuo y de guerras. Por eso, es tan importante entender lo que dice la Torá. Describe lo único que no sucede en la historia. 

Baal HaSulam escribe que la Torá habla exclusivamente de una cosa: sobre amar al prójimo como a uno mismo, es decir, amor a otros. Tienes que amarlos como si no hubiera nada más: amar a toda la humanidad y a cada uno (algunos aman la humanidad, pero no aman a la gente). Debemos hacer todo para amar y, vivir en este mundo solo para eso. 

El único propósito de la existencia del hombre en este mundo es hacer el bien a todos. La Torá describe 613 acciones de otorgamiento que se deben hacer y todas en relación a los demás, en relación al prójimo. Solo así, se observa la Torá, es decir, se corrige el alma. 

Rabbi Akiva, el sabio más grande en los tiempos del Segundo Templo, dijo que “amar a tu prójimo como a tí mismo, es una gran regla de la Torá”, toda su esencia. El propósito de la Torá es alcanzar el amor por los demás. 

¿Qué deberíamos hacer para recibir la Torá? ¡Querer recibirla! ¿Para qué la necesitas? Estudiar la Torá es estudiar la forma de amar a tu prójimo, ¿estás dispuesto? ¿realmente lo deseas? 

Poco a poco empezamos a entender que el alcance de la grandeza del Creador, Su revelación y alcanzar el amor por el prójimo, son una y la misma cosa. El amor al amigos y el amor a la gente no puede ser menos que el amor al Creador, pues uno se viste en el otro. 

Este único precepto de amar al prójimo como a tí mismo, incluye todos los preceptos, es decir, todas las correcciones que el hombre debe hacer en su deseo egoísta, para llegar al otorgamiento, eso lo convierte en un justo. Y dentro de este amor por los demás, alcanzarás el amor por el Creador. 

Cada precepto es una corrección de un deseo egoísta. Hay 613 deseos en una persona y todos ellos son egoístas, debemos transformarlos en otorgamiento.
[265374]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 27/may/20, Escritos de Baal HaSulam, “Matan Torah  [La entrega de la Torá]”

Material relacionado:
Los secretos del Libro de la Torá
El precepto es la vela, y la Tora es la Luz
Debemos saber cómo leer la Torá

Shavuot – festividad del encuentro de la conexión con el Creador

Una festividad especial está llegando- Shavuot, la festividad de la entrega de la Torá. Simboliza la revelación de la Torá para nosotros en el mundo, es decir, la conexión entre el Creador y el hombre. 

Esto sucedió hace alrededor de tres mil quinientos años, en el desierto del Sinaí, cerca del Monte Sinaí. Esos símbolos existen en nuestro mundo porque cada raíz espiritual está obligada a tocar su rama material. 

Esta festividad es importante porque el hombre recibe la conexión con la fuerza superior. De otra manera, permaneceríamos como animales que existen sin ningún objetivo en el planeta Tierra, que es lo mismo que correr hacia ningún lado en un espacio sin vida. 

Y ahora podemos conectarnos con la misma fuerza que creó el universo, el globo y la gente dentro de él y que lanzó todo un proceso de evolución. Podemos averiguar lo que está detrás de este proceso, cuál es la forma de la relación entre nosotros y la fuerza superior. 

Shavuot es una gran festividad porque celebramos que logramos conexión con el Creador, eso nos permite elevarnos de esta vida, de su falta de objetivo y significado, por encima de esta existencia animal. No hay festividad más grande que la entrega de la Torá; ¡todo comienza ahí!  Si no fuera por eso, nuestra vida sería en vano. 

Permaneceríamos como animales ordinarios que nacen sólo para vivir y morir. La Torá nos da oportunidad de elevarnos por encima de nuestra vida, comprender el poder superior y entrar en eternidad y perfección, en otra dimensión basada en otorgamiento, no en recepción. 

Nuestro mundo existe sólo dentro del egoísmo  recepción, el mundo espiritual existe en aras del otorgamiento; por eso, es eterno y perfecto. Gracias a este medio, llamado la Torá, tenemos oportunidad de elevarnos del mundo más bajo hasta el más elevado. 

Por eso, celebramos Shavuot, no tiene muchos símbolos: ropa blanca y lácteos son símbolos de otorgamiento. Esas son todas las características de esta festividad. 

De acuerdo a la historia, la entrega de la Torá ocurrió después que el pueblo de Israel abandonó Egipto, es decir, después de huir de la intención egoísta y cruzar el Mar Rojo (Yam Suf), es decir se liberó del egoísmo y entró al desierto del Sinaí, el lugar donde el odio (Sinaá) entre los deseos, altruista y egoísta, son revelados. 

Y después el hombre enfrenta una montaña de dudas. Har (montaña) viene Hirjurim (dudas). Nos es revelado que tenemos muchas objeciones en contra del deseo de otorgar y necesitamos trabajar en ellas. Por lo tanto, gritamos: “¿Dónde está la herramienta que nos permitirá lograr el otorgamiento? ¡No Tenemos esa fortaleza!” 

Obtenemos un poder de arriba llamada “Luz superior”, “Torá”, es decir, “Luz” (Ohr), “programa”, “técnica” (Ora’a). Y, comenzamos a desarrollarnos con un propósito. 

Hasta ahora hacemos corrección tras corrección en nuestro ego, generación tras generación, hasta llegar al fin de la corrección. Esto es posible gracias a el poder oculto de la Torá, llamado “Luz que regresa a la fuente”, la luz de corrección más elevada. 

En los días de esta festividad existe un poder especial en el mundo. Si estudiamos juntos, nos hará avanzar.
[265378]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 27/may/20, Escritos de Baal HaSulam,Matán Torá [La entrega de la Torá]”

Material relacionado:
La entrega de la Torá o el derecho de ser humano
Shavuot
¿Cuál es la diferencia entre la Biblia y la Torá?

“¿Qué es Shavuot?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:  “¿Qué es Shavuot?” 

Shavuot es la celebración de la entrega de la Torá

Las festividades judías, de acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, marcan etapas importantes en el camino espiritual, es decir, en la transformación de nuestro “yo” egoísta innato a un “yo” altruista, por encima del ego humano. 

Específicamente en Shavuot, recibimos el nombre de “Israel”. 

La palabra “Israel” surge de las dos palabras, “Yashar Kel” (“directo a Dios”). Se refiere a un estado en el que se nos concede el método para alcanzar al Creador, la cualidad de amor y otorgamiento, con nuestro libre albedrío. 

Si no usamos este método, nos desarrollaremos de forma involuntaria hacia la meta a través de muchos caminos indirectos, mucho sufrimiento y fuerzas de presión.

Convertirnos en el pueblo de Israel significa que nosotros mismos decidimos que realmente queremos alcanzar al Creador, es decir, lograr relaciones de amor y otorgamiento y actuar como si nosotros mismos implementáramos esas conexiones, sin esperar que el Creador nos dé esa habilidad. 

Nuestros esfuerzos por lograr relaciones positivas atraen una respuesta positiva, que eventualmente, nos concede la habilidad de entender, sentir y alcanzar al Creador. 

El Creador opera en nosotros no importa si lo alcanzamos a Él o no. Sin embargo, cuando lo alcanzamos, entendemos como trabaja Él, queremos que Él actúe a través de nosotros y nos adelantamos a Sus acciones con nuestro anhelo por Él. 

En adición, cuando discutimos “la entrega de la Torá” y nuestra “recepción de la Torá”, necesitamos entender que nuestro acercamiento a la Torá no tiene nada qué ver con sumergirnos en las palabras de un texto escrito. 

Involucrarnos en la Torá es incrementar nuestra unidad, darle prioridad a la unidad por encima del impulso de división que sentimos, como lo expresó el Rey Salomón (Proverbios, 10:12): “El odio agita los conflictos y el amor cubre todos los crímenes”. 

Está escrito acerca de estudiar la Torá es decir, incrementar la unidad en más lugares…

“Obtener la Torá es, principalmente, con nuestra unidad, como en el verso, ‘E Israel acampó ahí ante el monte’, ‘como un hombre con un corazón’ y ahí su suciedad (inclinación al mal) cesó”. En Parashat Emor, el libro continúa, “Durante los días de la cuenta [omer], el hombre debe corregir la cualidad de la unidad y al hacerlo es recompensado con obtener la Torá en el festival de Shavuot, como está escrito, ‘Y viajaron desde Refidim y llegaron al desierto del Sinaí e Israel acampó ahí ante la montaña’. RASHÍ interpretó que estaban todos en un corazón como un hombre y por eso fueron recompensados con la Torá”. – Maor Vashemesh (Parashat Itró). 

“La raíz de la responsabilidad mutua se extiende principalmente de la recepción de la Torá, cuando todos en Israel fueron responsables uno de otro. Es así porque en la raíz, las almas de Israel son consideradas una, porque vienen del origen de la unidad. Por esta razón, todo Israel eran responsables el uno del otro en cuanto a la recepción de la Torá”- Likutey Halajot (Reglas selectas), capítulo “Hiljot Arev” (Reglas de la garantía”). 

“Es imposible observar la Torá y Mitzvot (mandamientos)”, es decir recibir la luz que transforma del egoísmo en amor a otros, “excepto a través de responsabilidad mutua, cuando cada uno es responsable por su amigo. Por esta razón, cada uno debe incluirse con todo Israel en gran unidad. Por lo tanto, en el momento de la recepción de la Torá, inmediatamente se vuelven responsables el uno del otro, porque tan pronto como quieren recibir la Torá deben fusionarse como uno con el fin de ser incluidos en el deseo. …Por lo tanto, específicamente al ser responsable cada uno por su amigo, pueden observar la Torá. Sin esto, sería imposible recibir la Torá de ninguna manera”. – Likutey Halajot (Reglas selectas), capítulo “Hoshen Mishpat”, (“El Libro Escribe [Regla No. 3]”). 

“¿Por qué muchos judíos comen productos lácteos durante la festividad de Shavuot?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Por qué muchos judíos comen productos lácteos durante la festividad de Shavuot?” 

Consumir productos lácteos durante Shavuot es un símbolo de amor. 

El blanco simboliza Luz, que es fuerza pura de amor y entrega. 

En palabras simples, si nos relacionamos con amor, atraemos una respuesta positiva a nuestra vida y progresamos hacia el descubrimiento de un mundo perfecto.

“¿Cómo interpretamos esa parte del tiempo entre Pésaj y Shavuot?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:¿Cómo interpretamos esa parte del tiempo entre Pésaj y Shavuot?” 

“Y en el éxodo de Egipto recibieron el nivel de fe… y después de Pésaj, el trabajo de purificación comienza en la preparación para la recepción de la Torá. Y cuando la Torá está vestida en el alma del hombre, este es el tiempo de Shavuot, el tiempo de la entrega de nuestra Torá” (cabalista Baruj Shalom HaLevi Ashlag [Rabash]. “Carta 52”)

Pésaj marca el final del tiempo de esclavitud en Egipto. 

Nuestra esclavitud en Egipto significa que sentimos problemas que surgen del ego para hacer que queramos desconectarnos y elevarnos por encima de él, identificarnos con la cualidad de amor y entrega. 

En el proceso, renovamos nuestro esfuerzo de elevarnos por encima del ego una y otra vez con la ayuda de un entorno que nos apoye, es decir, otros que comparten un deseo similar de estar por encima del ego y que se apoyen mutuamente para hacerlo. 

El esfuerzo de elevarse por encima del ego es el trabajo en Egipto. Después que tomamos conciencia de la extensión de ese trabajo, recibimos una respuesta positiva al esfuerzo: una fuerza que surge y nos corrige. 

Ese estado es llamado Pésaj

Es una corrección importante en nuestro camino espiritual. 

Pésaj, sin embargo, es sólo una etapa hacia la corrección completa. Marca la elevación por encima de nuestro ego. 

Más adelante, el tiempo entre Pésaj y Shavuot, designado por una cuenta de 49 días, marca un tiempo de desconectarnos de nosotros mismos elevándonos desde nuestro ego hacia el nivel llamado “Bina”, un estado de entrega absoluta, donde no hay ninguna intervención egoísta de ningún estilo. 

Shavuot marca la siguiente conexión, el grado pleno de la fuerza que recibimos desde Bina que nos permite conectar nuestro ego con la fuerza de corrección, la fuerza de la Torá. Es decir, en Shavuot, no sólo nos elevamos por encima del ego, como Pésaj. En Shavuot, ganamos la habilidad de conectar nuestro ego con la fuerza de la Torá, que nos deja usar nuestro ego de manera corregida. 

Por supuesto, esa explicación del tiempo entre Pésaj y Shavuot se relaciona sólo con el significado espiritual de las festividades, como es descrito en la sabiduría de la Cabalá, la cual explica que las festividades son estados en nuestro camino espiritual que podemos sentir en cualquier momento en que aplicamos los esfuerzos necesarios para entrar en esos estados. Revisa los enlaces en mi biografía de Quora para más información acerca de cómo comenzar el estudio de la Cabalá.

Nueva Vida 1221 – Éxodo de Egipto en la era del coronavirus

Nueva Vida 1221 – Éxodo de Egipto en la era del coronavirus
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi

Resumen 

Todo el proceso de desarrollo por el que atraviesa la humanidad tiene la intención de acercarnos a una actitud de amor mutuo, conexión e integralidad. Al igual que las plagas de Egipto, el coronavirus ayuda a la humanidad a dejar de perjudicarse a ella misma y a la naturaleza. Nos obliga a quedarnos en casa con tiempo para pensar en la esencia de la vida. Debemos elevarnos por encima de nuestras diferencias y llegar a ser como el Creador: el poder general e integral de la naturaleza que trabaja detrás de la escena y lo mueve todo. El milagro del éxodo de Egipto ocurre cuando despertamos a Dios para que se conecte entre nosotros. En la cima de nuestro desarrollo, seremos libres, liberadas de la esclavitud del ego y conectadas al amor dentro de un solo sistema.
[263007]
De Kabtv «Nueva Vida 1221 – Éxodo de Egipto en la era del coronavirus», 7/abr/20
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Nueva Vida 1220 – ¿coronavirus, Pésaj, noche de exilio o noche de aislamiento?

Nueva Vida 1220 – ¿coronavirus, Pésaj, noche de exilio o noche de aislamiento?
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi

Resumen

Pésaj es un festival de libertad de nuestro ego. No hay nada que celebrar ya que no estamos conectados, no hemos salido de Egipto y permanecemos en nuestro ego. El coronavirus nos encarceló en nuestro hogar y nos muestra nuestra verdadera situación: estamos separados en nuestro corazón. Estamos aislados porque elevamos el ego, llamado faraón y nos inclinamos ante él. Ya no es apropiado buscar nuestra satisfacción sin tener en cuenta a nadie más. Debemos abrir el corazón, avanzar hacia un estado de amor mutuo e ir directamente al poder de la divinidad. En el momento en que se descubra el poder de la conexión, sentiremos a todos en el mundo, en nuestro corazón.
[262757]
De Kabtv “Nueva Vida 1220 – ¿coronavirus, Pésaj, noche de exilio o noche de aislamiento?» 20/abr/20
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Días Festivos – Una cadena de acciones espirituales

Pregunta: ¿Las fiestas simbolizan una cadena de acciones espirituales en las que cada uno corrige una determinada capa de ego y luego, comienza todo desde el principio, para corregir la siguiente capa?

Respuesta: Y esto sucede en todos los grados y todos los días.

Todo esto nos sucede cuando comenzamos a revelar el mundo superior y trabajamos en nosotros mismos hacia el otorgamiento y el amor, así, alcanzamos todos estos grados que en nuestro mundo se interpretan de manera muy terrenal y mundana como fiestas.
[262763]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 29/ene/19

Material relacionado:
Una vida nueva #388 – Tomar «tiempo» para vacaciones
Anhelo de descansar
Análisis de la naturaleza humana

 

La noche del éxodo de Egipto

Usualmente, en Pésaj, especialmente durante el día de la fiesta de Seder [cena solemne], existe una sensación general de celebración en todo Israel, entre todas las personas, en todas las familias. Pero este año, Pésaj se siente distinto, como apagada, la nube de la cuarentena nos cubrió y nos encerró en nuestra casa. 

Solíamos estar preparados para la comida de Pésaj con toda la gran familia y de pronto, todos tuvimos que permanecer en casa. 

Pero, de hecho, nosotros mismos construimos este estado. El coronavirus es sólo una forma de revelar la verdad y mostrar nuestra separación: En la medida en que no somos un solo pueblo, no nos sentamos en la misma mesa y no queremos dejar nuestro Egipto. 

Este año, el Seder justo correspondió con la estructura del pueblo de Israel, en la que no hay unidad. No salimos de Egipto y por lo tanto, no tenemos nada que celebrar. Necesitamos pensar en la razón por la que nos encontramos en este estado ¿ya estamos preparados para dejar Egipto, nuestro deseo egoísta? ¿somos el pueblo del Creador? 

Pensamos que este Pésaj no es real, porque no estuvimos, como acostumbramos, con toda la familia, con el abuelo y la abuela. Pero, justo este Pésaj es real, porque nos muestra que no estamos con nuestro pueblo. 

El problema no es el Seder de Pascua, sino en la forma como estamos cada día, no sólo respecto a las relaciones con la familia, sino mucho más allá, respecto a toda la sociedad israelí. Durante el año no actuamos como pueblo unido, en consecuencia, ahora estamos obligados a quedarnos solos en casa, durante este Pésaj

Nos desarrollamos a un grado tal, que no es suficiente estar con los abuelos y celebrar los eventos que tuvieron lugar desde hace 3,500 años. Llegó el momento de entender que no aún no dejamos Egipto. 

La forma de salir de Egipto, es la forma de salir de nuestro ego hacia un estado en el que verdaderamente nos unamos como un solo pueblo, como un hombre con un corazón y recibamos la Torá, la fuerza que se revela entre nosotros y nos une como el pueblo único y especial de Israel. 

Pero no tenemos nada. De pronto, un símbolo especial aparece, se llama coronavirus y nos explica dónde nos encontramos: aún no salimos de Egipto, vivimos dentro de un gran egoísmo, incluso mucho más fuerte que las demás naciones. No tenemos siquiera derecho de llamarnos Israel, porque quiere decir directo al Creador (Yashar-Kel) y no nos esforzamos por la fuerza de otorgamiento, por el amor y la unidad mutuos. 

Así que, se nos ordenó estar solos, sin nuestra abuela y pensar en la razón por la que estamos solos y por la que se declaró la cuarentena. El virus llega. específicamente, a explicarnos quiénes somos y que realmente no estamos vinculados a la fiesta de Pésaj ni al derecho de ser llamados “los judíos que dejaron Egipto”. 

Pésaj se celebra en memoria del éxodo de Egipto, pero no tenemos nada que conmemorar. Por lo tanto, estamos en casa, con nuestra familia inmediata, como antes de dejar Egipto y pensando en lo que se necesita hacer para salir. Esta es la única noche del éxodo de Egipto, pero no la salida en sí. 

La cuarentena muestra que el ego nos dejó solos en el desierto: sin familia ni amigos ni nuestra nación. Pésaj simboliza el deseo de salir de esta soledad y conectarnos con los demás, como un hombre con un corazón. 

¿Cuál es la diferencia entre esta noche y las demás noches?  No sólo que cada uno se queda solo en su casa, sino en que ahora entendemos la razón de quedarnos solos en esta noche de fiesta; y también es distinta en que finalmente pensamos: “¿Estamos dispuestos a dejar Egipto?” Hay que afrontarlo. 

Egipto es nuestro ego, odio y competencia mutuos. Es la esencia de la noche de Pésaj —es de noche, pero en una forma organizada (seder) nos prepara para salir de nuestro egoísmo a la tierra de Israel (Yashar-Kel), es decir, a una fuerza más elevada, para otorgar y amar. El Creador es la fuerza de amor.
[263071]
De Kabtv  “Nueva Vida  1220” 2/abr/20

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 1
Contar sobre la salida de Egipto es un mandamiento
Un sistema de prohibiciones