entradas en 'Festividades' categoría

Fiestas espirituales, parte 6

De Yom Kipur a Janucá 

Pregunta: Durante Yom Kipur (Día de la Expiación), restringes todos los deseos porque quieres ser similar al Creador y no recibir nada. Corriges los siete deseos y al octavo día recibes la Torá, la Luz. Luego viene Janucá ¿qué simboliza esta fiesta? 

Respuesta: Janucá  simboliza la corrección del hombre al estado en que alcanza la cualidad de Biná, la cualidad total de otorgamiento. Desde Maljut se eleva a la Sefirá de Biná donde está completamente en otorgamiento y no necesita recibir nada.

Pregunta: ¿Quiere decir que ya corrigió las siete primeras Sefirot durante Sucot y ahora asciende a Biná?

Respuesta: No. Son correcciones nominales privadas, no en toda su capacidad. Pues en las festividades, precisamente al recibir la Torá (Luz superior), comienzas a corregirte tú mismo.

Hasta el fin de Sucot, hasta Shemini Atzeret, no estás corregido realmente. Hiciste todo el trabajo preparatorio para atraer la Luz superior sobre ti mismo.

Comenzaste desde el fin de la fiesta de Sucot, desde Shemini Atzeret hasta Janucá, te corregiste en la cualidad de Biná, en la cualidad de otorgamiento.

Pregunta: Janucá representa un evento histórico que tuvo lugar en el siglo II BC: un conflicto ideológico entre macabeos y griegos. Según Cabalá, los griegos representan nuestros deseos egoístas y los macabeos nuestros deseos altruistas.

Lo más interesante es el milagro que sucedió durante Janucá ¿qué fue?

Respuesta: Los Macabeos encontraron un pequeño frasco con el sello del Sumo Sacerdote (Cohen), que contenía el aceite que generalmente se usa en el Templo. En ese aceite encendieron una lámpara que ardió los siete días de Janucá .

Esto se considera el milagro de Janucá y significa que si una persona se prepara correctamente desde abajo y está dispuesta a ser tanto aceite como vela, entonces el Creador la corrige totalmente y alcanza la corrección completa en la Luz superior de Biná, es decir, se eleva al nivel de total otorgamiento.

Pregunta: ¿Significa que la vela, la mecha y el aceite, simbolizan ciertas acciones que el cabalista hace con sus deseos?

Respuesta: Si. Y Janucá en sí es «Janu-cá«, una pausa cuando termina de corregirse en la cualidad del otorgamiento y pasa al siguiente grado a corrección en la cualidad de recepción en aras del otorgamiento.
[257493]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá ”, 28/ene/19

Material relacionado:
Sobre las fases de la corrección total
El mundo espiritual es el mundo de los deseos
Sintiendo la diferencia entre Maljut y Biná

Fiestas espirituales, parte 5

La fiesta de Sucot y sus símbolos

Cinco días después del día de expiación (Yom Kippur) llega la fiesta de Sucot, que significa que el hombre recibe cinco luces superiores, NRNHY y llega al estado en que está bajo la influencia de la Luz circundante. Con el fin de recibir la Luz circundante, debe hacer una acción sobre él mismo llamada, construir un cobertizo, Sucá. Esta es una restricción, como si bloqueara la Luz superior porque no quiere recibirla para su propia satisfacción, quiere recibirla sólo para su corrección. Continúa la misma línea: a partir del Año Nuevo pasa de Yom Kippur hasta Sucot

Construye una pantalla (Masaj) llamada “Sjaj”, “techo”, que simboliza que sólo una pequeña luz puede penetrar a través del techo. Se sienta a la sombra del cobertizo por siete días, que representan la corrección de las siete partes egoístas del alma fragmentada: Jesed, Guevurá, Tifferet, Netzaj, Hod, Yesod y Maljut

Hasta entonces, una vez que ya está corregido, abandona la Sucá y el octavo día, Shemini Atzeret, celebra la Entrega de la Torá, es decir, comienza a recibir la Luz superior, ya en otorgamiento. 

Pregunta: ¿El techo, Sjaj o pantalla, se hace de desperdicios? 

Respuesta: Si, a partir de ramas de varios árboles y de tallos de varios granos. 

Pregunta: El desperdicio simboliza cosas que no son importantes para nosotros y las elevamos para hacerlas importantes, exactamente ¿qué es  importante para nosotros? 

Respuesta: Cosas que previamente considerábamos sin importancia, descuidábamos el otorgamiento, al amor, acercarnos a otros, “amar a tu prójimo como a ti mismo”- que son las cualidades que necesitamos desarrollar ahora, por el contrario, nos elevamos por encima de nuestra cabeza. Es decir, queremos implementarlas a cualquier costo. 

Pregunta: Durante la festividad de Sucot, usamos los atributos de cuatro plantas: sauce, mirto, palma y cidro ¿qué simbolizan? 

Respuesta: Representan las cuatro fases de nuestro egoísmo, que corregimos, nos conectamos y así podemos atraer la Luz superior sobre nosotros.
[257489]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 29/ene/19

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 1
Fiestas espirituales, parte 3
La fiesta de Shavuot

Fiestas espirituales, parte 4

Prohibiciones de Yom Kippur

Pregunta: ¿Qué limitaciones (restricciones) hay en Yom Kippur (Día de la Expiación)?

Respuesta: En Yom Kippur, el hombre «cierra», no quiere usar su ego. Resulta que los cinco niveles egoístas que conforman el alma se cierran. El hombre los cierra, no los usa.

Por eso en Yom Kippur no bebemos ni comemos ni usamos ni ropa ni zapatos de cuero, no usamos sustancias aromáticas ni nos arreglamos ni nos peinamos.

Pregunta: ¿De dónde obtuvieron los cabalistas estos símbolos? Por ejemplo, ¿qué quiere decir la prohibición de usar ropa y zapatos de cuero?

Respuesta: En el pasado, toda la ropa estaba hecha casi exclusivamente de cuero o lana. Cuando los cabalistas revelan la espiritualidad, ven que sólo pueden usar sus pequeños estados espirituales, es decir, las herramientas llamadas Nefesh, Ruaj y Neshamá.

No se pueden utilizar los grados de Haya ni de Yejidá, que simbolizan piel y lana. Por eso existe esa costumbre. Se aplica especialmente a los zapatos porque los zapatos se consideran el último y más bajo nivel de nuestro cuerpo espiritual.

En otras palabras, el cabalista, desde su logro, ve analogías de la conexión entre raíz y rama, que cierto tipo de deseo, llamado «piel», es un modo de comunicación con el Creador, que no se puede usar en este mundo. .

Pregunta: ¿Así surgieron las costumbres de nuestras fiestas?

Respuesta: Sí. Todo lo que descubrimos en el mundo espiritual, tratamos de implementarlo en símbolos de nuestro mundo.

Pregunta: Siempre pensé, ¿por qué es diferente para el Creador qué es lo que como o qué zapatos me pongo?

Respuesta: No hay diferencia. Por eso, se dice que los mandamientos se dan sólo para corregir al hombre. El Creador es absolutamente indiferente a lo que haces físicamente con tus manos y piernas.

Los cabalistas dicen que la corrección de nuestro egoísmo es de primordial importancia para nosotros. Eso fue lo que se creó y es lo que necesitamos corregir.
[257472]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 29/ene/19

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 1
Festividades desde la perspectiva de Cabalá
Las festividades nos conducen a la perfección

Fiestas espirituales, parte 3

Yom Kippur – Auto juicio

Diez días después de Rosh HaShaná viene Yom Kippur.

Durante Rosh HaShaná, el hombre despierta, quiere volverse como el Creador para adquirir la cualidad de otorgamiento. Al aspirar a ser similar al Creador, se siente a sí mismo cada vez más y al décimo día llega al estado en el que ve que es egoísta, totalmente opuesto al Creador.

Yom Kippur o Día del Juicio es la revelación de nuestra naturaleza malvada, el día en que el hombre se juzga a sí mismo.

Correctamente, comienza a percibirse como egoísta, bajo el gobierno de las fuerzas que actúan sobre él y no puede hacerles frente. En principio, ni siquiera es su culpa, pero así es. Y así debe sentirse.

Por supuesto, nadie lo juzga ni siquiera el Creador, que lo puso en esa situación. Esta es la conciencia que debe tener de su estado espiritual.
[257469]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 29/ene/19

Material relacionado:
Fiestas espirituales, parte 1
Yom Kippur y la Expiación en cada alma
Yom Kippur: ¿Alegría o aflicción universal?

Fiestas espirituales, parte 2

Símbolos de Rosh HaShaná

Durante Rosh HaShaná exaltamos al Creador porque la primera y más importante tarea del hombre es revelar al Creador y conectarse con Él.

Por eso, exaltar al Creador y revelarlo como la fuerza más importante que influye en todo lo que existe es el Año Nuevo. Todas las costumbres de esta fiesta se derivan de sus diversas manifestaciones particulares.

Comemos una manzana porque representa la manzana del jardín del Edén y la mojamos en miel para mostrar que queremos corregir ese pecado.

Otro símbolo del Año Nuevo es la granada, porque sus semillas simbolizan partes de nuestra alma. Tiene 613 partes que queremos corregir, se llama observar los mandamientos.

En el año nuevo comemos cabeza de pescado. Significa que queremos ser la cabeza, no el cuerpo, para manejar nuestra propia corrección y al mismo tiempo traer bondad, amor y buena conexión a todas las partes del universo.

Pregunta: ¿Podemos decir que cada vez que estoy consciente del Creador siento el Año Nuevo?

Respuesta: Sí. Cuando inicias tu conexión con el Creador, se llama Año Nuevo. Y, puede suceder todos los días. Todas las fiestas judías simbolizan estados espirituales que experimenta el hombre.
[257465]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 29/ene/19

Material relacionado:
Rosh Hashana
Rosh HaShaná: si nos unimos, cubrimos todos los crímenes con amor
El secreto esencial del año nuevo judío – el secreto para un buen año

Fiestas espirituales, parte 1

Las fiestas son estados recurrentes

Pregunta: Las fechas especiales que los cabalistas celebran pueden llamarse «fiestas» o «tradiciones», pero tienen información espiritual especial. Algunas son eventos históricos, otras simplemente son descritas en las fuentes cabalistas.

La palabra «fiesta» en sí, en hebreo, es «חג»-«Jag» ¿qué significa?

Respuesta: «Jag» viene de la palabra «Mehuga» (flecha de retorno). Es decir, son eventos recurrentes que representan estados espirituales del hombre que quiere avanzar en espiritualidad.

El espacio espiritual está por encima de nuestro mundo y existe por sí solo. Quienes alcanzan cualidades y fuerzas espirituales se incluyen en este espacio y se sienten en ciertos estados espirituales.

Estos estados se llaman Jag, Mehuga, es decir, estados recurrentes y periódicos que Inicialmente vienen de la estructura del sistema del mundo superior y a medida que descienden, se manifiestan en nuestro mundo.

El primer estado es Rosh HaShaná (Año Nuevo). Esta fecha representa la creación del hombre, por eso, la celebramos. El mundo se creó cinco días antes, pero no lo celebramos. Nos interesa el Año Nuevo cuando se creó el sistema de Adam.

Adam no es una persona de nuestro mundo, sino el sistema espiritual que nos controla. Antes, fue formado el sistema que controla a la naturaleza inanimada, vegetal y animal. El sexto día de la creación, es decir, en el sexto grado, apareció el sistema llamado Adam.

Pregunta: ¿Quiere decir que Adam es el programa que controla toda nuestra realidad?

Respuesta: Hay un programa que nos controla y dentro de él hay subprogramas. Uno de ellos, el central se llama Adam (humano).
[257455]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 29/ene/19

Material relacionado:
Las festividades judías son escalones para ascender espiritualmente y lograr una mayor unidad entre las almas
El purim día de fiesta en la luz de la corrección espiritual
Una nueva vida #434 – El significado de los días de fiesta israelíes

Enmedio del campo de batalla entre las fuerzas del bien y del mal

La guerra entre los asmoneos y los griegos es una guerra interna en el hombre, quien descubre que está formado por dos fuerzas opuestas que deben estar constantemente una contra la otra. El problema es que nos rendimos ante la fuerza negativa, ante nuestro egoísmo, pues es más conveniente para nosotros complacerlo, que pelear contra él todo el tiempo. Como resultado, entendemos que no hay otra salida y que debemos dirigirnos al Creador para que pelee por nosotros, porque no podemos pelear contra nuestra inclinación al mal, la cual también viene del Creador. Una acción en contra de las fuerzas egoístas es cuando el hombre, con su ego, pide al Creador salir victorioso, en su lucha contra  el los griegos.

Esta guerra no termina hasta que el hombre gana y alcanza la Luz. Aunque sea una pequeña Luz en la vasija de Biná, esto ya es el comienzo de la revelación del alma. 

Antes que nada, debemos revelar que estamos en peligro y no podemos escapar del poder de nuestro egoísmo, que no nos permite dirigirnos al Creador. Toda esa guerra es sólo para acudir al Creador, a quien le pedimos fortaleza para unirnos. El éxito de la guerra es solamente eso. Así avanzamos hasta que ganamos.1

El ego no nos deja acudir al Creador en la decena, pero no evita que acudamos a Él de forma personal. El mundo entero le pide al Creador, esto es una Klipá, opuesta a la espiritualidad. El Creador puede ser revelado sólo en la decena y si la petición no es en la decena, no llega al Creador. 

El poder de la petición al Creador es el poder de los macabeos, el poder de la decena. Antes que nada, debemos unirnos y crear una fuerza común, tal vez aún muy pequeña, pero precisa, eso nos dará el éxito. 

Puedes convertirte en héroe en cantidad y calidad. Los que están desconectados son fuertes en número. Y los que están unidos como un hombre, poseen el poder de la calidad. 

Lo principal es tener oportunidad de dirigirse al Creador, porque toda esta guerra está dirigida a revelar lo que tenemos frente a nosotros y lograr ser similares a Él. La unidad no es la meta final, sino el medio para revelar el poder superior que alguna vez creó esta unidad y después la fragmentó.2

La canción de Janucá “Poderosa roca de mi salvación” dice: “Los griegos nos atacaron en los días de los asmoneos y penetraron el muro de la torre… “. Esto significa que debemos llegar a cierto nivel de conexión y construir una torre. Después sentiremos que los “griegos” nos atacan, penetran a través de los muros de nuestra fortaleza, es decir, el ego ataca, intenta ingresar en nuestros pensamientos y deseos y, destruirnos.3

Si en nuestra decena queremos que la grandeza del Creador entre en todo nuestro ser, que influya en nosotros como si en realidad Lo viéramos y sintiéramos, así atraemos la Luz que reforma y que construye esta sensación dentro de nosotros. Así, ya estamos detrás del muro de la fortaleza. Y los griegos aparecen, quieren entrar a través de los muros de nuestra torre, es decir, esos son todo tipo de pensamientos extraños, desde todas direcciones, intentando penetrar en nuestra fe por encima de la razón

Fe por encima de la razón -porque dentro de mi razón ni veo ni siento nada. Recibí de arriba una iluminación desde el trasfondo, que me sostiene en el aire como el imán sostiene a una pieza de metal. Gracias a esto, estoy en la torre detrás del muro. La torre y el muro fueron construidos para mí por la Luz superior, así que, dependo de ella. 

Con el fin de hacerme, incluso, más dependiente de la Luz superior y demandar aún con más fuerza, el Creador revela en mí defectos llamados “griegos”. Y debo pedir a Él y demandar que Él, una vez más haga un milagro y me deje hacerles frente. Por supuesto, no tengo la fortaleza y si el Creador no hace el milagro, ciertamente caeré. Por lo tanto, no tengo ninguna esperanza excepto pedir al Creador. 

Todo funciona de acuerdo a un sistema: el Creador hace algo malo, yo Le pido que corrija ese mal y Él hace el bien. Y así sucede en cada paso. Cada vez ocurre la misma historia. Finalmente debemos entender cómo sucede y qué necesitamos hacer hoy: dirigirnos al Creador pidiendo el poder de la fe por encima de la razón, para avanzar. 

El Creador construye un muro y envía a los griegos a destruirlo. El Creador opera en todos los lugares y estamos enmedio de este campo de batalla, entre los poderes del bien y del mal, para combinar a  ambos en nuestro interior. Entonces, nosotros, como seres creados con la fuerza opuesta al Creador y habiendo recibido una forma similar al Creador, nos convertimos en uno con Él.4

Debemos pedir fe por encima de la razón, porque eso es el muro detrás del que podemos ocultarnos. La torre es la grandeza del Creador construida dentro del muro -la fe por encima de la razón, es más grande que nuestra razón y sensaciones, gracias a la plegaria al Creador y a Sus acciones. Lo único que necesitamos es clamar juntos. Si pedimos juntos, ciertamente tendremos éxito. 

Por lo tanto, necesitamos reunir nuestro conocimiento, plegarias, aspiraciones y deseos, para entender, exactamente, qué queremos. Cada uno debe separarse tanto como sea posible de su propio “yo” y cuidar de la torre y del muro, es decir, la grandeza del Creador, la cual está dentro de la fe por encima de la razón.5

De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 24/dic/19, “Janucá” 

1 minuto 3:40

2 minuto 6:10

3 minuto 11:20

4 minuto 14:58

5 minuto 23:20

Material relacionado:
En la guerra con ilusión
¿Cuándo regresarán los macabeos?
Vence al enemigo en ti mismo 

2020: Diez años en diez minutos

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 1/ene/20

Cómo hacer un milagro

En esta época del año, estamos predispuestos para esperar milagros. Sin embargo, ¿será qué en realidad no necesitamos esperar milagros, sino crearlos nosotros mismos y volvernos más susceptibles a los demás?

Si la gente que siente fuerte rechazo y odio hacia otros, comienza, conscientemente, a elevarse por encima de su emoción y se conecta, literalmente, atrae la Luz de otorgamiento y amor perfectos.

Cuando cada uno comienza a ser amable con los demás, sin reprimir su rechazo, sino superándose, su vida también mejora de forma importante y todo encaja. Fuera de la oscuridad, desde donde pedimos milagros, se logra un estado de felicidad y satisfacción.

¿Qué es un milagro? Es todo lo bueno. Si empezamos a unirnos por encima del rechazo que instintivamente sentimos, tendremos oportunidad de dejar que ese bien entre al mundo.

30 segundos sobre el milagro de Janucá

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 20/dic/19

¡Feliz Jánuca!