entradas en 'Coronavirus' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 23 /sep/21

Sorprende que el #virus en Israel sea «el peor», aunque nuestro método para combatirlo sea «el mejor». Es porque la naturaleza (#Creador) lo hace para nuestra corrección, pues de eso depende la pandemia y la corrección del mundo. ¡El remedio para todos los males está en nosotros!

De Twitter, 23/sep/21

Material Relacionado:
Mis pensamientos en Twitter 9/19/21
Mis pensamientos en Twitter 9/10/21
Mis pensamientos en Twitter 7/29/21

 

Una pandemia viral multiplicada por la pandemia del egoísmo

Sólo las fuerzas del bien nos llegan de arriba, pero si no estamos preparados para recibirlas, las sentimos como golpes. Es el caso del coronavirus. Si hubiéramos estado preparados para aceptar, que eventualmente nos llegaría en forma de pandemia, si nos uniéramos y fuéramos internamente más cercanos ante el peligro, no se hubiera manifestado.

Observa cómo los animales se unen contra un desastre común. Cuando corren juntos, huyendo de una inundación o un incendio forestal, ya no se atacan. Sienten que deben salvar su vida y se suprime su instinto predatorio ante el instinto de autoconservación.  

Estamos en la misma situación. Los golpes que sentimos de la naturaleza o del Creador, la fuerza superior, deben impulsarnos a la conclusión correcta, para librarnos de ellos.  

Necesitamos ver cómo se portan los animales, cuando huyen del peligro sin atacar. Desaparece el instinto predador y sólo permanece el instinto de luchar por la vida. Si tomamos ejemplo del nivel animal, habríamos derrotado a la pandemia y salido de este estado en forma correcta y exitosa.

Pero el problema es que no estamos al nivel animal. Somos animales estropeados, porque tenemos el egoísmo humano que envenena todo. 

Por ende, ni siquiera podemos pensar en conexión ni en unidad ni en cercanía para escapar de la pandemia. Aún en el contexto de la pandemia global, los gobiernos y los individuos intentan sacar provecho y ganar dinero de los demás, porque creen que esto les traerá riqueza y éxito. 

Así que duplican el problema. En lugar de estar junto a los demás y suavizar la fuerza de Gevurá, multiplican la fuerza del mal. Por lo tanto, tendremos que aprender con sufrimiento

La pandemia no llega para hacer que la gente enferme o muera, sino para enseñarnos la forma de comportarnos con los demás. Pero por ahora, vemos que no estamos aprendiendo, sino que vamos en la dirección opuesta, es decir, el camino del sufrimiento. Cada país piensa que puede tener éxito y ganar a expensas de los demás países y naciones. Ese es el error. 

Sin embargo, gradualmente, bajo estos golpes, descenderemos a simplemente sobrevivir al nivel animal y empezaremos a ver que vale la pena ayudarnos unos a otros y no lastimar a los demás cuando huimos juntos de un desastre común.
[284891]
De la lección diaria de Cabalá del 16/jul/21, “La destrucción como oportunidad para la corrección”

Material relacionado:
Pandemia global
Hagamos de ésta, una epidemia de bondad
Aprendamos relaciones integrales

¿Por qué se nos encerró en nuestras casas?

Comentario: Recientemente en Internet, ví una fotografía de una prescripción que un médico le dio a una anciana. Por recomendación, en el último año se le mantuvo a una distancia de seis pies de los demás, incluso de los miembros de la familia. Fue vacunada y seguían manteniendo esa regla. Ni siquiera se acercaba a su amada nieta, que había nacido enferma y a quién cuidaba. Era muy difícil para ella, pero temía por sus seres queridos, no por ella misma. 

La señora se puso muy enferma. Se preparaban ya para su adiós. La medicina no ayudaba, nada ayudaba; el doctor en desesperación, le escribió una receta:  “Se le permite abrazar a su nieta”. Ella la abrazó y comenzó a recuperarse.  

Mi respuesta: Naturalmente. Estaba privada de sensaciones poderosas. Es imposible vivir así. Estaba matándose a sí misma con esa relación con los demás.  

Pregunta: ¿Qué es un abrazo? ¿qué es esa revitalización? 

Respuesta: Es una gran fuerza. Si una persona es privada de sentir amor, incluso para los animales —sabemos esto de ellos; lo perciben muy claramente— su vida se pone de cabeza. Nada puede hacerse, debemos amarnos unos a otros. 

Comentario: En general, esta mujer podía comunicarse a distancia con su nieta, pero no era suficiente. Necesitaba justo el contacto físico —abrazar a su nieta. 

Mi respuesta: Seguro. Nada más. 

Pregunta: Ahora que hemos estado separados y de pronto, tal vez, estaremos juntos, podremos entender finalmente, lo que es el amor. Entenderemos que si no lo tenemos, no es vida ¿por esa razón nos separaron, para llegar a ese abrazo de forma diferente?   

Respuesta: Si. Concuerdo. La distancia fue a propósito, para que verdaderamente anhelemos a los demás.
[281766]
De Kabtv “Noticias con Dr. Michael Laitman” 1/abr/21

Material relacionado:
El papel de la tecnología en las relaciones humanas
¿Necesitaremos el mundo físico?
Nueva Vida 1228 – Distancia física para una cercanía sincera

El coronavirus regresa

El coronavirus regresará inevitablemente. No sacamos las conclusiones correctas, de la primera ola de la pandemia y, la segunda ola, llegará. Todo lo que entendimos de la primera ola, es que debemos permanecer en casa y si salimos, debemos portar cubrebocas y mantener la distancia. Por supuesto que esto no es suficiente para corregir nuestro estado. 

Por consiguiente, de entrada no esperé que el coronavirus desapareciera pronto. Es sólo la primera ola, una segunda ola llegará después de esta y ya está sucediendo. No sólo una repetición de la ola, sino nuevas mutaciones del virus, de una nueva fuente. Y cerca del invierno, pienso que habrá una tercera ola. 

Es muy posible que estas olas lleguen con gran frecuencia, una y otra vez, para enseñarnos que es necesario que, al final, hagamos algo con nosotros mismos. De otra forma, el virus nos desconectará de la vida normal que teníamos antes. Tendremos que cambiar toda la rutina de vida, la economía, industria, formas de trabajo, cuidado de los niños y formas de comunicación e interacción.

El virus lo afecta todo, porque todo nuestro mundo está construido con base en nuestra conexión. La pandemia golpea precisamente nuestra conexión. Ahora aprenderemos a sentir más y más el disturbio cualitativo que es esta interrupción de la conexión. La pandemia no nos permite comunicarnos, ni siquiera con el cubrebocas puestas. 

El virus mutará a tal grado que las vacunas dejarán de funcionar, para que empecemos a pensar cuál debería ser la naturaleza de la vacuna, que debería hacer y cómo prepararnos para no pasar por golpes tan duros. ¡Es necesario comenzar a ser más inteligentes!  

Las olas de la pandemia, son como las plagas de Egipto, nos empujan a ir por encima de nuestro ego, a salir del poder del faraón. ¿Es esta la dirección de nuestros actos, pensamientos y conversaciones? ¿nos damos cuenta de que el coronavirus es la misma plaga que el pueblo de Israel experimentó en Egipto: sangre, ranas, piojos y todo lo demás?  Tenemos que pasar por todo esto, pero en forma distinta. 

Puedes tratar de cerrar los límites, así, el virus no penetra desde afuera, pero no ayudará, porque el Creador sigue implementando su programa superior. El virus no desaparecerá y no nos dejará, porque no hasta ahora, aún no hay ningún cambio en nosotros. Y tendrá que pegarle al pueblo de Israel y a todo el mundo, una y otra vez.

Israel puede, con su corrección interna, curarse a sí mismo y al mundo, de la pandemia, al servir como medicina para toda la sociedad humana. Si los judíos empiezan a tratarse unos a otros de forma correcta, la pandemia desaparecerá del mundo y la humanidad se curará.
[284265]
De Kabtv “Conversación con los escritores”, 24/jun/21

Material relacionado:
El coronavirus nos acorraló
¿Qué seguirá después del coronavirus?» (Quora)
“¿Por qué llegó el coronavirus al mundo? ¿por qué está activo este virus?” (Quora)

El derecho del doctor para sanar

El Creador le dio a los doctores el derecho de sanar. Pero dado que la medicina es defectuosa y que el doctor es sólo un egoísta terrenal ordinario, hay razones para dudar de la vacunación. Sin embargo, suceda lo que suceda, necesitamos ser cercanos a la vida. La pandemia nos enseñará la actitud correcta: si hay una vacuna, debemos vacunarnos y seguir el enfoque generalmente aceptado. 

No analizo la situación en diferentes países ni considerando las diferentes vacunas, pero ahora que una nueva ola de la pandemia está surgiendo, tomémoslo en serio, recibo cartas de diferentes países que me hablan de serios problemas causados por el Covid en las familias de nuestras estudiantes y principalmente en aquellos que no están vacunados. 

Las oleadas de la pandemia vendrán una tras otra, pensemos en cómo protegernos. Esta enfermedad no nos abandonará tan fácilmente hasta que participemos en correcciones internas más y más profundas entre nosotros. Estamos en la era de la última generación y el Creador quiere ver que la humanidad se una. 

Si no queremos hacerlo de buena manera, con sufrimiento y golpes, de todas maneras comenzaremos a unirnos debido a la falta de esperanza y revelaremos nuestra dependencia mutua. Aún no sentimos esta dirección y meta, pero pronto descubriremos que la pandemia está diseñada para unirnos y mostrar nuestra dependencia mutua. 

No considero casos particulares, observo la situación general desde el punto de vista del Creador, quien ciertamente tiene un programa y un propósito. Nosotros también debemos tomarlo de acuerdo a las leyes del método de corrección.
[284005]
De la lección diaria de Cabalá 22/jun/21, “Sobreponerse (Caminar en la superación)”

Material relacionado:
¿Qué seguirá después del coronavirus?» (Quora)
Muy por delante de todos
Generación inteligente

El coronavirus nos acorraló

El Creador nos envió una epidemia que está golpeando al mundo. Una vez más, tenemos que declarar cuarentena y encerrar a todos en casa. El Creador quiere que nos quedemos en casa y pensemos en cómo cambiar nuestra conexión de mala a buena. 

Es como un padre castigando a su hijo y lo pone en una esquina para que piense por qué lo castigó. Y nosotros, como ese niño, nos quedamos en esa esquina, sin pensar en nada, sólo esperando que todo termine y que nos dejen salir. Así es como nuestro egoísmo usualmente se establece en un lugar. 

¿Qué debemos entender? Que fuimos puestos en una esquina o encerrados en una habitación, como un castigo para que podamos pensar en cómo relacionarnos con la vida correctamente. Resulta que este no es un golpe sino una cura, porque con los golpes, el Creador nos sana. Debemos considerarlo como medicina, la misma ayuda que nuestros padres nos dieron cuando nos castigaban y esto estaba destinado a que mejoráramos. 

Ahora vemos cómo cada país se muestra orgulloso frente a los otros, por la forma  en la que se las arreglaron para combatir la epidemia del coronavirus y presumen de sus vacunas: Rusia, EUA, Alemania ¿esto es realmente lo que el Creador quiere de nosotros? 

La epidemia no termina aquí. Aún tendremos que pagar por ella con gran sufrimiento y mucho dinero, pero al final, la humanidad aprenderá que este no es “mi” o “tu” problema, sino que es “nuestro”. Por eso, todos juntos debemos desarrollar una medicina para luchar contra un solo enemigo

El Creador nos educa y así es en todo. Somos la última generación y esos golpes nos llevan a la unidad. Mientras más pronto lo entendamos, más pronto veremos que la solución es muy simple y rápida.
[284001]
De la lección diaria de Cabalá 21/jun/21, “Sobreponerse (Caminar en la superación”

Material relacionado:
Hagamos de ésta, una epidemia de bondad
¿Qué nos espera en 2021?
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?

¿Qué seguirá después del coronavirus?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué seguirá después del coronavirus?» (Quora)

En algún momento nos recuperaremos del coronavirus. Pero, definitivamente podemos esperar que otra crisis golpee a la humanidad poco después. Ya sea otro ramalazo del coronavirus u otra pandemia o alguna otra crisis, la razón por la que digo que podemos esperar más crisis a escala global, es porque es parte integral de la forma en la que la naturaleza nos está criando.

Cuando entendemos que la naturaleza nos guía hacia un objetivo definido, que la naturaleza nos revela el camino hacia el objetivo y qué debemos cambiar para equilibrarnos con la naturaleza, podemos entender que golpes como la pandemia del Covid, son parte esencial del plan de la naturaleza.

La naturaleza nos envía golpes en oleadas, uno a la vez, porque su objetivo es elevarnos a un grado superior de desarrollo humano, uno que esté en equilibrio con la naturaleza. Se puede comparar con un padre amoroso que a veces toma medidas enérgicas contra sus hijos para darles una lección y como resultado espera un cierto cambio en la actitud y comportamiento de los niños. Después de infligir un golpe, la naturaleza suele darnos tiempo para contemplarla e implementar el cambio que espera de nosotros. El coronavirus es, por tanto, un golpe de una serie y podemos esperar que cada golpe sea más duro que el anterior, si no aceleramos el cambio que la naturaleza espera de nosotros.

Lo singular de la pandemia actual es su naturaleza global. Afectó a todo el mundo en una amplia variedad de formas, médicas, económicas, sociales y/o psicológicas, pero en general, la naturaleza nos envía a todos un recordatorio de que es más grande que nosotros y además, que todos somos interdependientes. 

Al iluminar nuestra interdependencia global con tanta claridad, sería prudente pensar que deberíamos relacionarnos mejor con nuestra interdependencia -que nos ayudemos, apoyemos y alentemos unos a otros y que consideremos que las necesidades de los demás son tan valiosas cómo las nuestras. Esta es la lección que la naturaleza quiere enseñarnos y si no logramos cambiar nuestra actitud hacia los demás, si no entendemos nuestra interdependencia de manera más positiva, podemos esperar que cada vez más crisis a escala global nos lleven a tomar esa determinación.

De manera similar a cómo operan las células del cuerpo humano para servir a la salud del cuerpo, por encima de sus propias necesidades individuales, también con esas crisis a escala global, la naturaleza tiene como objetivo mostrarnos que todos somos parte de un sistema global único. Y, sería prudente comenzar a pensar en la humanidad, con amor, con cuidado, como pensamos en cualquier persona que es preciosa e importante para nosotros.

La clave de este desafío es que no tenemos nada que hacer con nuestras manos y piernas -todo apunta a cambiar nuestra actitud hacia los demás. Si desarrollamos la atmósfera de cuidado y consideración mutua, que habita entre la humanidad, veremos que ese cambio de actitud produce innumerables cambios positivos en nuestra vida -desde detener nuevas pandemias y otras crisis a escala global, hasta grandes mejoras en las relaciones a escala personal y social y sus subproductos, que incluyen más felicidad y confianza, mejor salud y una vida llena de significado y abundancia.

Basado en la Reunión de escritores con el cabalista Dr. Michael Laitman y el equipo de redacción 8/jun/21.

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

Muy por delante de todos

Mi nuevo articulo: «Muy por delante de todos«

Un estudiante me contó un chiste que leyó en Internet: Israel está muy por delante de todos. Mientras que el resto del mundo aún está lidiando con la Covid-19, Israel ya está dos desastres por delante: el desastre por la estampida en el monte Merón y la campaña militar contra Hamas. El humor de la horca no es divertido ni está destinado a serlo. Pero, apunta directamente a la verdad. En nuestro caso, lo cierto es que no aprendemos de la experiencia y por eso sufrimos.

En lugar de examinar por qué Covid-19 vino a nosotros, tratamos de deshacernos de él lo más rápido posible, para poder seguir con nuestra vida. Covid nos dio tiempo para pensar, pero en lugar de pensar por qué vino, pensamos sólo en lo que haremos cuando se acabe. Ahora que lo superamos, estamos recibiendo otros golpes, pues no aprendimos el mensaje que Covid vino a enseñarnos: que el problema está en nuestra relación mutua.

De hecho, esa es nuestra enfermedad principal: nuestras malas relaciones enfermas por la mala voluntad. Como no lo aprendimos con Covid, sufrimos golpes en forma del desastre de Merón, la campaña del Guardián de los Muros y los disturbios de los árabes en todo Israel. Al ritmo actual, el siguiente golpe está a la vuelta de la esquina.

El único cambio que veo de nuestros días “pre-Covid”, es que ya no estamos tan apegados a nuestros trabajos ni siquiera al concepto de trabajo, como lo pensábamos antes. Aprendimos a dejar de lado la carrera de ratas y es una buena señal. Sin embargo, es demasiado poco para hacer un cambio real.

Un cambio positivo en nuestra vida, vendrá hasta que aprendamos a enfocarnos en nuestras conexiones y tratemos de construir una sociedad donde todos sean responsables de los demás y se cuiden unos a otros. Si dejamos de querer sentirnos superiores y empezamos a querer sentirnos conectados, tendremos influencia en el mundo entero.

Dado que los seres humanos estamos en la cima de la pirámide, todo lo que hacemos o decimos, pero principalmente, pensamos, se filtra a todos los niveles de la realidad. Cuando tenemos malos pensamientos hacia otros, hay malos resultados en todos los niveles de la realidad. Al desear hacer daño a los demás, desequilibramos el mundo y suceden cosas malas. Si lo pensamos por un momento, nos daremos cuenta de que ningún otro ser tiene mala voluntad hacia otros seres. Pero nosotros, los humanos, lo hacemos en abundancia. De hecho, es lo único que tenemos, como está escrito: “La inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud” (Génesis 8:21).

Por eso, si el único ser que tiene mala voluntad hacia otros, deja de desear daño a los demás y comienza a desear el bien, en consecuencia, todo cambiará. Si cambiamos nuestros pensamientos de malo a buenos, no necesitaremos ir de mal en peor; Iremos de bien a mejor.

Generación inteligente

La pandemia del coronavirus ha hecho cambios tan drásticos en el mundo que los llevó a la confusión. Y veremos que gobiernos, líderes y todas las organizaciones no podrán encontrar la forma de trabajar con la gente. La necesidad por la ciencia de la Cabalá, por el método de conexión entre nosotros y el Creador, será revelada más y más. 

Divinidad son solo esas almas, esos deseos, dirigidos al Creador. Las almas que han despertado hacia el Creador son llamadas Divinidad y el Creador se revela en ellas de acuerdo a sus esfuerzos para despertar hacia la conexión con Él. 

Al final, todos deben unirse al alma común, cada uno de acuerdo a su propio nivel. No pienses que las almas que despiertan más tarde son más pequeñas. Al contrario, las almas despiertan desde las más ligeras hasta las cada vez más pesadas. Las correcciones ligeras son las primero y después ayudan con las correcciones más grandes y más complejas. 

Por eso, las almas que deben elevarse después de nosotros son más pesadas y más importantes. Las almas que están despertando ahora, que son llamadas Israel, es decir, las que se esfuerzan “directo al Creador” no son  tan difíciles de corregir, comparadas con las que vienen después.

Generación tras generación el deseo crece y la habilidad de ser más listo y con más inventiva, crece en correspondencia. Veremos que después de la pandemia, el Creador hará otros ejercicios con nosotros, para que entendamos cómo acercarnos a lo espiritual. Él actuará sobre nuestra generación para que cada uno sienta la necesidad de acercarse a Él y conectarse con Él. 

El mundo sentirá que lo principal en la vida no es el coronavirus, no es éxito material, y no son los valores ilusorios con los que llenamos nuestra vida. El Creador brillará un poco más profundo en el grosor de nuestra materia e iluminará nuestra oscuridad interior. Descubriremos deseos que ni siquiera sabíamos que existían. 

Golpe a golpe, gradualmente la gente comenzará a descubrir que le hace falta el significado de la vida.
[281949]
De la lección diaria de Cabalá 2/may/21  “Persiguiendo la Shejiná”.

Material relacionado:
Brecha generacional, parte 2
¿Por qué los judíos son considerados inteligentes?
Diligente y próspero

En que debes pensar cada minuto

Pregunta: Un estudiante escribió: «Vi en YouTube el video ¿Cómo superar la vergüenza?» ¿Qué debo hacer? Por el coronavirus, perdí mi negocio y tengo enormes deudas con los bancos; Tengo un apartamento alquilado y un niño pequeño, ¿cómo no perder lo humano que hay en mí? Con estrés, depresión, ataques de pánico e insomnio, ¿cómo lidiar con una situación de vida difícil? Usted  describió con precisión mi estado de ánimo «.

Respuesta: Te aconsejo que apagues tu cerebro y tus nervios, que actúes de forma absolutamente mecánica, racional. Lo que la vida me exige hoy, lo debo hacer, sin prestar atención a lo que sucederá pasado mañana o tal vez, mañana. ¡Lo principal es hoy! Entiende correctamente y comprenderá cómo conocer nuestro mundo.

No debemos pensar en mañana ni en pasado mañana, no debemos hacer planes para grandes cambios. Sólo deberíamos pensar en cada momento ser útiles para nosotros mismos y para nuestros seres queridos y si comprendemos correctamente del mundo futuro, tal vez, de alguna manera, podamos compartirlo con los demás.

Sin invenciones demasiado razonadas y filosóficas, manténlo lo más simple posible.

Y verá un camino nuevo, por el que podrás caminar con seguridad, como en un parque y nadie te molestará. Y si, te parece, que te molestan, ahonda más en este camino. Verás que todo se resolverá y dejarás espacio para tu vida sencilla. Y así saldrás de todos estos problemas.

Lo principal es vivir sin complicaciones en nuestro tiempo, en esta pandemia. Y esta actitud te llevará a los pensamientos y acciones más sabios.
[279601]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 1/feb/21

Material relacionado:
Conócete a ti mismo
Protección contra el miedo
¡Vamos a vivir!