entradas en 'Coronavirus' categoría

Generosidad sin fin de la naturaleza

Pregunta: ¿Cree que si, Dios no lo quiera, sólo un 15% de la población mundial sobrevive, eso los cambiaría, aunque sea un poco de su ego o individualismo en lugar de amargarlos?

Respuesta: No, de ninguna forma, no cambiaría nada. Nunca di a entender que se debería reducir la población. Nunca dije que el coronavirus debería disminuir las masas ni molestar a ancianos y enfermos ni a nadie. De ningún modo.

Nuestro mundo, como escribió Baal HaSulam, puede alimentar a miles de millones de personas. Sabemos que gran parte del terreno de la Tierra no está poblado y está sin cultivar. Cuando se use correctamente esta tierra, podrá alimentar a otros 20 a 30 mil millones de personas. No hay necesidad de destruir nada.

Si reducimos nuestra intrusión cruel en la naturaleza, el aire y el agua volverán a ser limpios y claros, aparecerán peces, regresarán animales que no se han visto en mucho tiempo. Todo depende de nuestra actitud correcta hacia la naturaleza, no de nuestra cantidad.

Lee lo que se publica en los periódicos y en internet: hay varios animales salvajes que ya no tienen miedo de estar cerca de nosotros. Sólo pasó un mes o dos y podemos ver cambios en la naturaleza.

La naturaleza está dispuesta, quiere que tengamos la actitud correcta hacia ella y responderá. No creo que los cambios demoren mucho tiempo, una vez que el hombre comience a comprender, incluso en pequeña medida, su papel integral en el sistema.[264625]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 5/abr/20

Material relacionado:
La tierra de Israel: tanto vida como muerte
Una nueva vida #309 – Desarrollo de la Tierra y de la humanidad
«Bendito eres, oh Señor, que sacas el pan de la tierra»

¿Cómo llenar esta vida?

Pregunta: En general, hay tres estrategias principales para combatir el coronavirus en el mundo. 

La primera, es la cuarentena. Cuando casi todo está cerrado, no se puede salir, excepto para ir al doctor o al supermercado. 

La segunda, rastrear el contagio. Es decir, hacer pruebas extensas a todos los grupos de contacto en la población, identificar pacientes y aislarlos del grueso de la población. Es una forma más costosa.  

Y la tercera, es desarrollar inmunidad nacional [de rebaño], cuando sólo a los grupos de riesgo -por ejemplo, aislar a mayores de 65 años y, los demás deben contaminarse, para que así se desarrolle inmunidad al virus, ¿cuál técnica es más efectiva para nuestro desarrollo posterior como humanidad? 

Respuesta: Yo pondría a todos en cuarentena absoluta, excepto a los que surten a la población de lo necesario. Cerraría todo, yo diría, por un mes y buscaría entre todas las ocupaciones humanas, cuáles son realmente necesarias.  

Por ejemplo, necesitamos policía, maestros, distribuidores de alimentos, etc., es decir, lo mínimo necesario para la existencia normal de la humanidad.  

La gente debe acostumbrarse a comunicarse con los demás, en un rango muy limitado y adquirir sólo los alimentos que necesita, no más. Los niños deben recibir educación escolar. Los adultos conocer cómo trabaja el sistema del mundo y cómo debemos interactuar con la naturaleza; y ya veremos qué sigue, podremos extender el campo de nuestra actividad; pero primero, nos acostumbramos por medio año. 

Pregunta: Es decir, ¿limitaría todas las conexiones egoístas y dejaría sólo las más necesarias para la existencia de nuestro cuerpo físico? 

Respuesta: Si, como se dice en Cabalá; como el animal que nunca consume más de lo que no necesita, sólo lo que le es necesario en el momento. 

Pregunta: ¿Dejaría de surtir en exceso lo que ahora es necesario? 

Respuesta: No sólo temporalmente, en general. Así tendremos una ecología maravillosa: aire, agua, pájaros cantando, todo estaría bien. Trabajaríamos un máximo de 2 a 4 horas al día y todos estarían contentos; lo que pudiera ser superfluo, no lo necesitamos en absoluto.  

Comentario: Pero no es fácil decidir lo que es superfluo. Lo que es superfluo para usted, por ejemplo, no lo es para mi. 

Mi Respuesta: Lo que es innecesario para nuestro organismo animal, es superfluo. 

Pregunta: Y, ¿quién lo decide? 

Respuesta: Decidamos juntos. Si necesitas hacer deportes, puedes ir a saltar en el parque. No es problema. Pero ¿qué es andar volando de un lado a otro de la tierra como loco? 

Pregunta: Y, ¿qué hay de malo en viajar? Me gusta vestir bien, me gusta ir al teatro, no se si es superfluo o no, desde su punto de vista? 

Respuesta: Aquí es necesario trazar una línea razonable, muy clara, que no te lleve a algo más: “Ah, ¿el teatro? Si es teatro, debería ser La Scala. Así que, tengo que ir a Italia. “Ah, ¿Italia?, coronavirus. ¿qué hago?”. Por eso, limitemos la vida humana a lo normal y razonable, ¿cómo y por qué existo? Esta pregunta la tenemos que resolver. 

Pregunta: Es decir, ¿decidimos lo que es superfluo y lo que no, respecto a un propósito elevado? 

Respuesta: Y, ¿por qué existimos? Sólo para ver una buena película, ir al teatro, escuchar música agradable, sentarnos en compañía de amigos, tomar algo y comer? Todo es maravilloso, pero si llenas tu vida con eso y sólo eso, terminaré con cero resultados. 

Después de esta vida hay mucho más. Revelemos primero, lo que hay después. Yo lo haría. Puedo llenar la vida con todas las cosas interesantes que entiendo, pues ya estoy aquí. Y ahora, me pregunto si hay algo más allá. Y si así es, ¿cómo puedo seguir, para qué, por qué?

Comentario: De hecho, vale la pena considerar si hay vida después de la muerte y cómo podemos, estando en este cuerpo, prepararlo para alcanzarla. 

Mi Respuesta: ¡No prepararlo, sino verlo! “Descubrir tu mundo futuro en este mundo”. Es exactamente lo que la ciencia de la Cabalá nos enseña. Cuando tienes una imagen clara de tu vida futura, puedes decidir cómo llenar esta vida.
[263962]
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad”, 26/mar/20

Material relacionado:
No hemos vivido, solo hemos jugado a vivir
Cuarentena: primer paso par superar la crisis
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?

 

Y de pronto, vino un virus y detuvo a Hollywood

Comentario: El mundo entero tiene un problema con Hollywood. La industria ha estado cerrada, algunos meses, las salas de cine están vacías, todo el dinero invertido está congelado o perdido. Ahora, todos los superhéroes tiene miedo de este virus de 60 micras. 

600 espectáculos que se suponía fueran producidos, están en espera. La ceremonia de los Oscars fue pospuesta. 

Es más, Hollywood enfrenta un dilema con respecto a la escritura de guiones: “Nuestra forma de contar historias cambiará para siempre. Todo lo previo a la pandemia caducó”. 

Mi respuesta: Naturalmente. En todo el mundo, la gente cambió mucho. 

Comentario: La gente solía creer en las historias de Hollywood, todas esos melodramas y series de TV. Y de pronto, un desastre así impacta y los lleva a buscar la verdad, la esencia, algo muy diferente. 

Mi respuesta: Entramos en un nuevo mundo. Ya somos diferentes. 

Pregunta: ¿Qué nos gustaría ver? Estoy interesado como productor ¿qué guión podría atraernos? ¿qué querrá ver el mundo? ¿cómo cambiará esto a Hollywood? 

Respuesta: Nunca he escrito ningún guión. 

Comentario:  ¡Pero usted es un gran guionista, en serio.

Respuesta: ¡Pero no son mis ideas! Las obtengo de las fuentes. 

Comentario:  Vivimos el guión de la última generación. 

Mi respuesta: Si. el guión ahora está en escena. Aquí también Schwarzenegger puede pelear por la verdad. Es una lucha contra el ego, que nos tiene por el cuello, sin permitirnos respirar. 

Y hasta que tomemos a esta anciana demacrada y le cortemos el cuello, nada cambiará. Continuará presionandonos todo el tiempo, una y otra vez. La humanidad tendrá que hacerlo. 

Comentario: ¿Cree que ese tipo de héroe aparecerá? 

Mi respuesta: Debe existir un héroe. Necesitamos un héroe. 

El héroe es el Creador. Pero necesitamos que ese héroe sea alguien que podamos amar, odiar, estar de acuerdo o no, desilusionarnos, sólo para más tarde darnos cuenta que todo era Él ¡ÉL!

Pregunta: ¿Pero siente que este héroe se acerca al Creador? ¿realmente piensa que el tiempo de este héroe se acerca? 

Respuesta: Ya estamos en este tiempo. Lo digo totalmente en serio. No lo sentimos aún porque, como de costumbre, sólo vemos en retrospectiva ¡Pero ya estamos ahí,! Más aún, es muy claro de forma externa e interna. La primera oleada del coronavirus ya pasó y todo lo que vemos ahora son los remanentes. Esta oleada pasó y ya estamos pensando y sintiendo de forma diferente; todo es diferente. 

El virus pasa por nosotros, mientras lidiamos con nuestra propia enfermedad. Vemos el mundo de forma diferente; no nos damos cuenta, pero la conciencia de nuestro cambio y el modo tan diferente que vemos todo vendrá ahora. Por eso la primera oleada pasó. 

Pregunta: ¿Piensa que el tiempo de regodearse con esas “telenovelas”, con peleas y violencia en las películas está pasando gradualmente? 

Respuesta: Incluso lo puedes ver en la juventud que se interesaba, hace apenas medio año. Puedes ver si aún está interesa hoy. Confío en que ya no lo está. Y los pre-adolescentes no tendrán ese interés. Les parecerá un Hollywood anticuado del siglo pasado. 

Pregunta: ¿Piensa que buscarán algo más allá de esas peleas, esa violencia? 

Pregunta: Buscarán una acción más grande. Y la acción más grande ya está en el interior. No es pelear ni arrojar a alguien del piso 20 ni sujetarse del tren de aterrizaje de un avión ni salir volando. La necesidad estará más allá de la acción mecánica, más allá de las imágenes o el marco de referencia de este mundo. Será interno. 

Pregunta: ¿Escrutinio interno? 

Respuesta: Si. O podría ser una guerra como la que el coronavirus pelea contra nosotros. Y, nuestro héroe se acostumbra y viaja dentro del cuerpo humano, dentro de la sociedad humana, pelea contra el virus que quiere noquear a la humanidad. Y nuestro héroe está en contra. 

Y después tal vez comienza a darse cuenta que no debe pelear en contra porque todo lo que el virus hace es bueno. 

Fui yo el que pensó que necesitaba ser destruido ¡No! Debemos ayudar al virus a destruir el ego humano. Sólo quiere destruir el ego y no dañar a la humanidad. Al contrario, salva a la humanidad. 

Comentario: El hombre entiende la misión positiva del virus, que va contra el egoísmo humano. Y si renunciamos…

Respuesta: De pronto nos damos cuenta de que si no fuera por este virus, iríamos hacia la destrucción de nuestro planeta. Si el virus no hubiera llegado, seguramente lo hubiéramos destruido en un futuro muy cercano. 

En realidad suena como una gran título: “Y de pronto, llegó un virus”.
[265057]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman”, 27/abr/20

Material relacionado:
¿Dónde está la salvación por el coronavirus?
Vacuna contra el coronavirus
El secreto de la transmisión del coronavirus

¿Los glaciares que se derriten, son peligrosos para la humanidad?

Pregunta: Los científicos dicen que el derretimiento de los glaciares puede ser mortal para nosotros.

Científicos de Estados Unidos y China fueron al Tíbet, donde se encuentra el hielo más antiguo. Al estudiarlo, encontraron veintiocho tipos diferentes de virus congelados. Y si el hielo comienza a derretirse, cobrarán vida.

Ahora, en el contexto del coronavirus, hay un pánico terrible. Los virus son antiguos y han estado congelado por unos 15,000 años ¿qué traerán a la humanidad? ¡Dicen que puede ser incluso peor que el coronavirus!

Respuesta: Es bastante posible. Este es un descubrimiento terrible. Tal vez de alguna manera enfríe a los fanáticos y en primer lugar, a los políticos. Después de todo, todo depende de ellos.

Pregunta: ¿Cómo se conectan los políticos con el coronavirus?

Respuesta: Están conectados por que ayudan a la aclimatación de la Tierra [AG1] al calentamiento global y todo lo demás; permiten arrojar miles de millones a esto. Pero, tal vez, aún escuchen y no habrá necesidad de tirar miles de millones «en la Tierra», sino  educar  a la población e impulsarlos hacia la unidad.

Pregunta: ¿Cómo se conecta la educación al virus?

Respuesta: Según el plan de la naturaleza, ya deberíamos estar acercándonos entre nosotros. Si no comenzamos a hacerlo con seriedad, a llegar a ser una humanidad unida, por supuesto, ¡enfrentaremos grandes problemas!

Y no es sólo los glaciares que se derriten. Violamos la ecología integral de la Tierra y del espacio circundante. ¡Estamos violando la ecología del sistema solar! No lo entendemos, pero todos son sistemas cerrados que se afectan entre sí, en primer lugar, a nosotros, al Sol y a la Luna. Todos son sistemas interconectados que están tan cerca (aunque nos parece que están lejos) que puede haber consecuencias impredecibles y muy rápidas. Tenemos que pensarlo.

Sin embargo, para hacerlo, necesitamos políticos diferentes, líderes diferentes y formas de controlar la Tierra diferentes. Considere lo que piensan: sólo en cómo separarse alejar a otros de su lugar y cómo reinar durante uno o dos años; para eso están dispuestos a sacrificar el bienestar de los habitantes de la Tierra. No sé cómo decirlo para poder tocar el corazón de la gente. La humanidad podría poner orden si quisieran hacerlo.

Pregunta: ¿Por qué no quiere?

Respuesta: Nadie quiere reconocer lo que sucede. Cierran los ojos. Pero tal vez lo harán ahora, con estos golpes, que aumentará todo el tiempo. Sucederá. Y si encuentran un antídoto para este virus, habrá peores. Y otro antídoto lo empeorará aún más, etc.

Pregunta: ¿Pero, no está en contra de que busquen un antídoto?

Respuesta: No, no estoy en contra; Creo que es estúpido porque no puedes hacer nada con eso. Simplemente vas por el mismo camino de errores y caídas, errores y caídas, todo el tiempo. No es lo que deberíamos estar haciendo. Necesitamos entender la fuente de nuestra actitud equivocada hacia nosotros mismos, hacia la naturaleza y hacia la gente y todo saldrá bien.

Observación: La humanidad busca cómo evitar que los glaciares se derritan, etc.

Mi comentario: ¡¿Para qué?! Estas no son las herramientas adecuadas; ¡son mecánicas! ¡Nada se resuelve en el mismo nivel! Debemos elevarnos a un nivel superior. Como dijo Einstein, “¿Quieres arreglar algo? Tienes que saltar por encima de la mesa si quieres aterrizar sobre la mesa».

Pregunta: Sí, pero ¿cómo pueden entenderlo?

Respuesta: Deberían escuchar a los cabalistas. Hablamos de una manera totalmente razonable, sensata y empírica e intentamos explicarlo todo.

Observación: Lo que acercará a la humanidad, no entrará en su mente.

Mi comentario: Esta es la mayor fuerza de la naturaleza. Nos expresamos a nivel humano y tratamos de hacer que la naturaleza sea lo más integral posible. Y la naturaleza comienza a equilibrarse en todos los demás niveles.

¿Cuál es la razón de todo el problema? Se debe a que todo está fuera de balance. Si la gente, en su propio nivel, comienzan a crear este equilibrio (hemos estado fuera de equilibrio durante mucho tiempo, eso queda claro en nuestras relaciones), las otras partes de la naturaleza comenzarán a equilibrarse automáticamente.

Pregunta: Entonces, ¿qué tendremos? ¿el virus que vino a causar nos dará vida?

Respuesta: ¡Por supuesto! Todo estará equilibrado. Funcionará normalmente, como debería. No hay nada malo en la naturaleza. Somos nosotros, nuestro nivel, quienes violamos la armonía de las interacciones entre las fuerzas de la naturaleza, por eso, la naturaleza se manifiesta así en los niveles inferiores.

Volcanes, huracanes y virus, son fenómenos naturales, pero ya comienzan a manifestarse a nivel de fenómeno biológico. Y también existirán a nivel humano. Es decir, la humanidad repentinamente dejará de entender qué hace y dónde existe, como si estuviera bajo la influencia de alguna droga. Y no se podrça hacer nada con la gente.

Caminará como si estuviera apagada y hará cosas raras y terribles. Alguien pensará en presionar algún botón en una planta de energía nuclear.

Pregunta: ¿Esto significa que los problemas llegaron al nivel humano?

Respuesta: Por supuesto. Poco a poco se elevan, así como el agua que sube e inunda todos los niveles de un edificio.

Pregunta: Su perfil está dentro de las ciencias exactas, es muy difícil escucharle. Los políticos no escucharán. Entonces, ¿a quién dirigirse?

Respuesta: A toda la gente, no a los políticos, en absoluto. No hay nada que se pueda hacer excepto a través de la conciencia de la gente. Lo que la gente quiere que suceda, los políticos lo implementan.

Necesitamos desear que la gente quiera los objetivos correctos y luego los políticos actuarán. ¡Los políticos no oyen nada! Lo principal para ellos es estar en el poder. Si escuchan que la gente lo quiere, dirán y harán lo que la gente quiera. Lo principal para ellos es estar a cargo.

Pregunta: ¿Qué debería desear la gente para que los políticos cambien?

Respuesta: La gente debe querer tener una buena conexión.

Necesitamos pensar en qué hacer. Porque si esto se desarrolla de forma natural y egoísta, por supuesto, será malo. Necesitamos corregir urgentemente la tendencia de la naturaleza, orientarla hacia un acuerdo y una conexión mutua. Así, todo estará equilibrado.

No tenemos forma de escapar del virus ni de otros organismos. Todos son organismos biológicos. Necesitamos desarrollar todo esto para mejorar. Si nos volvemos mejores, no nos harán ningún daño. Por el contrario, participarán con nosotros en un tipo diferente de desarrollo, uno civilizado.

Observación: A la vida.

Mi comentario: Por supuesto. Por lo tanto, todo depende del hombre.
[263914]
De Kabtv  «Noticias con Michael Laitman» 3/feb/20

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?
Coronavirus: lo creas o no

¡La naturaleza no puede tolerar más!

Pregunta: Usted dice que la situación con el coronavirus tomará de seis meses a un año ¿cuándo terminará esto?

Respuesta: ¡No esperes! La naturaleza debe amansarnos, guiarnos por un camino completamente nuevo, el camino supra-egoísta. No podemos continuar mutilándola, estamos obligados a vivir de forma diferente.

No puedes gastar el 80% de tu fortaleza, energía y mente en lastimar a la naturaleza y dejar 20% o menos para tu propia existencia. No podemos seguir actuando así, porque cuando lo hacemos, violamos las leyes y condiciones del equilibrio de la naturaleza. La naturaleza no puede soportarlo.

En sólo dos meses que dejamos de interferir con la naturaleza, comenzó a recuperarse ¡La naturaleza no puede tolerar más! ¡El sistema no puede permanecer oprimido!
[264754]
De Kabtv “Encuentros con Cabalá, Victoria Bona”, 29/mar/20

Material relacionado:
No podemos darle la vuelta a las leyes de la naturaleza
La ecología comienza por la persona
La lección principal que debemos aprender de la crisis es que todos somos parte de la Naturaleza

Diez mil millones en un corazón

Baal HaSulam escribe que si la humanidad no quiere unirse y tratarse de forma bondadosa, enfrentaremos guerras mundiales y desastres naturales, después de los cuales un puñado de gente quedará en la tierra y tendrá que incluir a todas las almas y llegar a amar a su prójimo de todas maneras. 

Preguntémonos, ¿por qué no hacerlo ahora sin esperar por los golpes?

Toda la humanidad debe unirse como una decena que incluye al Creador dentro de sí. La decena está formada por diez mil millones de personas; lo principal es que se conectan como un grupo, una decena.

El número no es importante; la conexión es lo importante. Pero tengamos en mente que mientras menos gente quede en la tierra, más grande será el egoísmo que tendrá. Es decir, tendrían que pasar por un sufrimiento y miseria más grande para recibir una fuerza mayor desde arriba y corregir su deseo egoísta. El crecimiento de la población del mundo es causado por el creciente deseo de disfrutar revelado y que requiere corrección.

Mientras más grande sea el número de personas que quieren sobreponerse a su ego, más fácil será corregirse. Si no queremos mejorar, la naturaleza aplicará presión sobre nosotros, nos destruirá y matará, pero en cada sobreviviente quedará mucho más sufrimiento, problemas y disposición para renunciar a su egoísmo. Todo depende, no del número de personas, sino en su disposición para unirse como una decena.

Cuando hablo de cómo será el mundo en la era post-coronavirus, soy acusado de ser socialista. Pero el estado ya fue descrito por Baal HaSulam y los profetas, desde hace mucho tiempo.

Necesitamos elevarnos por encima de nuestra visión corporal y sentir que existimos en un corazón. Y esto no depende de la condición bajo la cual están los cuerpos físicos ni de su número: ya sean diez mil millones de personas en la tierra o veinte mil millones.

Debemos llegar a un estado en el que la forma material en que vivimos deje de ser importante, que lo importante sea que existimos y podemos estar unidos en nuestra alma, teniendo así, un lugar para que el Creador sea revelado. No importa cómo vive mi cuerpo animal; lo principal es que me siento como un solo corazón con todos los habitantes del mundo.
[263363]
De la lección de Cabalá 18/abr/20, Baal HaSulam, “El amor al Creador y el amor a los seres creados”

Material relacionado:
¿Escapar del sufrimiento o exaltar la espiritualidad?
¿Cómo trata el cabalista al sufrimiento?
El camino del sufrimiento no es el camino

Reacción cruel de la naturaleza

Baal HaSulam, Paz en el mundo: … encontramos la oportunidad de examinar las condiciones de vida en la última generación, el tiempo de la paz mundial, cuando toda la humanidad alcanza el nivel del primer lado y utilizará su singularidad solamente en forma de otorgamiento a los demás, en absoluto en forma de recepción para uno mismo. Y es bueno copiar aquí la forma de vida mencionada anteriormente para que nos sirva como una lección y como modelo a seguir para calmar nuestra mente bajo la inundación de las olas de nuestra vida. Quizá valga la pena y sea posible en nuestra generación, experimentar, también, para parecerse a la forma de vida anterior”.

Pregunta: ¿Qué podemos hacer en nuestra vida, en forma práctica, para cambiar al otorgamiento, que lo imaginamos muy vagamente?

Respuesta: El hecho es que en un entorno ecológico verdaderamente correcto y cerrado, nada se usa sin un propósito y sólo lo necesario para la existencia. Todo lo demás se deja para beneficio del sistema.

Este es un equilibrio dinámico en el que, si se excluye al hombre, los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza existen automáticamente. Tan pronto como los humanos dejamos de entrar en contacto con ellos, se establece un equilibrio en todas las partes de la naturaleza. Los lobos no tienen hambre y las ovejas están completas. Todo se calma.

En la naturaleza hay un lugar para todo. El único problema es el hombre o más bien, su ego, cuando además de lo necesario para su existencia, comienza a usar la naturaleza y supuestamente, la gobierna: rompe, dobla y aplasta todo.

Debemos entender el principio de la integralidad de la naturaleza, su armonía, su interconexión. Y si no vamos hacia allá, de buena manera, la naturaleza, lentamente, comienza a rebelarse. Y, cuando violamos ciertos estados de la naturaleza, hace un movimiento brusco porque no puede permitirnos hacerlo.

Su reacción se manifiesta en forma de diversos problemas; explosiones, huracanes, tsunamis, desastres técnicos y, el coronavirus. Además, la naturaleza tiene un número infinito de diferentes reacciones negativas para el hombre, precisamente porque él mismo las crea y las evoca.

Espero que el coronavirus nos enderece seriamente. Empezaremos a entender cómo debemos actuar y qué debemos hacer con la naturaleza.
[264327]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 5/abr/20

Material relacionado:
¿Qué es el equilibrio en la Naturaleza?
El desequilibrio que amenaza a la creación
¿Veremos un mundo nuevo?

No creas los rumores

Pregunta: ¿Cómo contrarrestamos los rumores de que todo lo que sucede es sólo un ensayo del mundo, detrás de escena, antes de la limpieza global de la población de la Tierra, antes de la vacuna global, de ponerle «chip» a la humanidad?

Respuesta: En situaciones extremas, como regla, siempre surgen esos rumores. La gente trata de explicar lo que sucedió, que fue un injerto, una vacuna o algo similar que afecta a la gente de esa manera. No acepto esa conjetura y no hablo a favor ni en contra de ellas.

Lo que hace la naturaleza sucede de todos modos y nadie puede evitarlo. Por eso, escucha los rumores con calma, deja que la gente hable. Incluso antes de que comiencen a hablar, el virus cambiará nuestra visión del mundo. Por eso, no importa. No obstante, la naturaleza sigue a su manera.

La gente es propensa a especular, que ponen en marcha mecanismos a nuestra espalda, juga juegos políticos, económicos u otros. Es típico que pensemos que, supuestamente, entendemos los problemas, que en algún lugar de la Tierra, alguien está sentado y lo retuerce todo. Pero todo es muy superficial.

Ahora suceden cambios a escala mundial, que afectan a ricos y pobres, enfermos y saludables, viejos y jóvenes, hombres y mujeres. Es sólo un virus, es todo. Se investiga en todos los países y nadie sabe qué hacer con él, ¿quién puede manejarlo? No pongas atención a estos cuentos.

Por supuesto, hay muchas posibilidades pequeñas y egoístas de decir algo sobre alguien: «Mi suegra lo inventó en su cocina y ahora me lo envía».

Hace algún tiempo, hice una pasantía en Leningrado, hoy, San Petersburgo, en un hospital para enfermos mentales. Había muchas personas con historias aparentemente verídicas. Individuos inteligentes, con una perspectiva amplia, con mucha profundidad. Estaban sentados frente a ti en pijama de hospital y decían esas cosas: podrías escribir una novela.

Así que no escuches chismes. Antes de escribir una novela, ya pasó su tiempo, la gente ya es sabia, porque ya está en el segundo, tercer o cuarto acto del drama. Ni siquiera drama, sino una producción grandiosa del Creador, que debe ser vista y admirada.

¿Por qué admirada? Nosotros, por supuesto, pagamos con nuestra vida y sufrimiento, pero al final, seremos transformados.

Podemos, personalmente, pagar un gran precio, pero la humanidad avanzará: hacia la verdad, hacia la esencia, hacia la revelación del significado interno, el programa interno de la naturaleza. Comprenderá cómo funciona la naturaleza. Es el placer humano más importante para los que están vivos y para los que ya alcanzaron otro nivel de existencia.

El placer humano más importante es el logro del programa interno de la naturaleza, su enorme computadora interna llamada Shejiná. Ver cómo funciona en todos los niveles, en todo momento, en todos los mundos. Y esta comprensión, sentir lo que sucede, da un placer eterno e infinito. Este es el logro del Creador.
[264757]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 5/abr/20

Material relacionado:
¿Cómo siente el mundo el acercamiento del Creador?
La sociedad del futuro: de cambios internos a externos
El mundo es el estado interno del hombre

“¿Qué le enseñó el coronavirus a tu vida?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué le enseñó el coronavirus a tu vida?“

El coronavirus nos enseña a todos a reconocer nuestra interdependencia global. 

Antes del coronavirus, estábamos en un mundo de competencia egoísta viciosa, donde mientras más explotábamos a los demás, más nos podíamos beneficiar. 

Hoy, no obstante que todos dependemos unos de otros, el incumplimiento de las condiciones de distanciamiento social, podría significar otra víctima del coronavirus. 

Hemos sido adversarios mutuos, durante el coronavirus y necesitamos practicar nuestra consideración y responsabilidad mutua para vencerlo.  

Sin embargo, nuestro verdadero rival es mucho más complejo que el coronavirus. 

Por mucho que el coronavirus sea una partícula casi invisible, que trajo tanta muerte, enfermedad y trastorno a nuestra infraestructura socio-económica, existe un astuto y mucho más complejo enemigo, que no tiene forma física —nuestra naturaleza humana egoísta. 

El ego humano, que es el deseo de beneficio propio, a expensas de los demás, de forma innata nos enfrenta contra los demás, hace que cada uno se afane constantemente por ser superior ante los demás. 

Cualquier éxito que tenemos en esa lucha constante es a corto plazo, como si jugáramos el juego de estira y afloja y alguno, momentáneamente, jalara más fuerte que los demás antes de perder el control y una vez más, vuelve a ser jalado junto con los demás. Al final, esa lucha nos hace caer, como el coronavirus lo evidenció rápidamente.   

Entonces, ¿cómo es posible vencer una actitud que está incrustada en nuestra naturaleza desde el nacimiento? 

Primero, es posible poniendo más atención a la forma en que actúa en nuestro detrimento, aunque, al parecer, aparentemente es en nuestro beneficio; luego, podemos sobreponernos a nuestra naturaleza egoísta y reordenar nuestros valores.

Si en lugar de apreciar a los individuos exitosos, ricos y poderosos, como lo hicimos hasta antes del coronavirus, apreciamos la conexión humana positiva y los actos que ayudan a incrementar el amor, el cuidado y la unidad en la sociedad, esa influencia social positiva circundante influirá y nos dará las herramientas necesarias para cambiar nuestra mentalidad: de usar egoístamente a los demás en beneficio propio, a usar el altruismo del individuo para beneficio de los demás. 

El coronavirus nos ha enseñado, que la humanidad puede, rápidamente, alcanzar un punto común cuando las condiciones lo exigen.

Usando este ejemplo, podemos dar pasos más allá hacia la unificación de nuestra libre elección. En otras palabras, en lugar de esperar a que la naturaleza nos imponga más sufrimiento para unirnos de nuevo, podemos tomar en nuestras manos la unidad y activamente buscar la forma de beneficiar a los demás, por encima del propio beneficio en nuestro día a día y en nuestras interacciones a cada momento. 

“Si todo está aquí por una razón, ¿qué nos enseña el Coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Si todo está aquí por una razón, ¿qué nos enseña el Coronavirus?”

El Coronavirus llegó para enseñarnos que dependemos unos de otros y que necesitamos tomar más responsabilidad en nuestra actitud hacia los demás. 

Si observamos los grandes eventos en la historia del mundo, incluyendo las guerras mundiales y las pandemias pasadas, nunca involucraron a toda la humanidad al grado que lo hizo el Coronavirus. 

Por lo tanto, sería sabio aprender la lección del Coronavirus, de la interdependencia global y reforzar nuestro juego para pensar y actuar más responsable y consideradamente en los demás, tratarlos como miembros de una misma familia humana, darle igual importancia a cada uno. 

Comúnmente consideramos sólo nuestra propia salud, el Coronavirus nos obliga a poner atención en la salud de los demás a nuestro alrededor, conecta directamente nuestra salud a la de ellos. 

Fuimos acorralados para llevar una lista de condiciones para no infectar a los demás —mantener la higiene personal, permanecer en casa durante la cuarentena, usar cubreboca protector y cuidar la distancia social de dos metros— conforme se reactiva la economía, el período de distanciamiento nos sigue haciendo pensar en la salud de los demás, pues la buena salud de otras, asegura nuestra buena salud y viceversa.  

En una forma clara, el Coronavirus nos da una lección de interdependencia. 

La pregunta sería: ¿Llevamos a la práctica esta lección, en nuestra vida? 

En adelante, ¿nos conduciremos de forma que el beneficio de la sociedad lidere nuestros procesos de pensamiento o seguiremos pensando en el beneficio propio, sin considerar su efecto en los demás, conforme a nuestros hábitos antes del Coronavirus? 

Tomar en cuenta a los demás, antes que a nosotros mismos, va contra nuestra naturaleza humana egoísta, que constantemente nos pone antes que los demás. 

Aún cuando es difícil pensar en beneficiar a los demás, el Coronavirus nos muestra que la naturaleza puede obligarnos a hacerlo, nos guste o no.   

Sin embargo, la naturaleza no tiene la intención de hacernos sufrir. 

Al contrario, existe inmenso placer y gozo dentro de la naturaleza, que quiere que la revelemos.  

Quiere que nos desarrollemos como criaturas que todo lo ven, todo lo saben y todo lo sienten y eso se puede lograr sobreponiéndonos a los propios pensamientos y deseos egoístas. 

¿Cómo? Nos da situaciones y nos obliga a conectarnos mejor para sobrevivir. 

Esa presión es parecida a las contracciones de parto. Como el bebé que es empujado a salir de su mundo cómodo, pero estrecho, dentro del útero y a entrar en un nuevo mundo exterior, nosotros también somos empujados por eventos, como el Coronavirus, a salir de nuestras percepciones egoístas del mundo, cómodas, pero estrechas y, a ingresar en una nueva percepción de nuestra interdependencia. 

Además, así como el bebé desconocía que su vida en el útero era insignificante, oscura y estrecha, nosotros tampoco vemos que vivir únicamente con las demandas del ego —beneficio propio a expensas de los demás— es un mundo restringido, oscuro e insignificante, en comparación al mundo que podemos descubrir cuando cambiamos nuestro foco principal hacia el beneficio de los demás. 

Por mucho que apreciemos y queramos tener amor, paz, verdad, felicidad, confianza, apoyo, compromiso y cuidado en nuestra vida, no vemos que esas cualidades están disponibles en mayor escala, cuando la responsabilidad y la consideración mutuas se convierten en el valor que rige en la sociedad.  

Cuando todos quieran a beneficiar a todos y cuando promovamos la contribución a la sociedad como un principio del éxito, en lugar de hacer crecer nuestra riqueza a cualquier costo, veremos una vida armoniosa y equilibrada con la naturaleza y tendremos una nueva sensación de calma que se esparce por toda la sociedad y nos llena a todos. 

Así que yo espero que conservemos la lección de la necesidad de ser más responsables y considerados hacia los demás, que el Coronavirus vino a enseñarnos.

Todos tenemos la tarea especial de contribuir con la sociedad, eso puede hacer grandiosa nuestra vida y hasta que demos algunos pasos en esa dirección, por nuestra propia voluntad, la naturaleza nos enviará recordatorios a través de muchos problemas, como las pandemias, entre ellos.