entradas en 'Salud' categoría

“¿Qué le enseñó el coronavirus a tu vida?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué le enseñó el coronavirus a tu vida?“

El coronavirus nos enseña a todos a reconocer nuestra interdependencia global. 

Antes del coronavirus, estábamos en un mundo de competencia egoísta viciosa, donde mientras más explotábamos a los demás, más nos podíamos beneficiar. 

Hoy, no obstante que todos dependemos unos de otros, el incumplimiento de las condiciones de distanciamiento social, podría significar otra víctima del coronavirus. 

Hemos sido adversarios mutuos, durante el coronavirus y necesitamos practicar nuestra consideración y responsabilidad mutua para vencerlo.  

Sin embargo, nuestro verdadero rival es mucho más complejo que el coronavirus. 

Por mucho que el coronavirus sea una partícula casi invisible, que trajo tanta muerte, enfermedad y trastorno a nuestra infraestructura socio-económica, existe un astuto y mucho más complejo enemigo, que no tiene forma física —nuestra naturaleza humana egoísta. 

El ego humano, que es el deseo de beneficio propio, a expensas de los demás, de forma innata nos enfrenta contra los demás, hace que cada uno se afane constantemente por ser superior ante los demás. 

Cualquier éxito que tenemos en esa lucha constante es a corto plazo, como si jugáramos el juego de estira y afloja y alguno, momentáneamente, jalara más fuerte que los demás antes de perder el control y una vez más, vuelve a ser jalado junto con los demás. Al final, esa lucha nos hace caer, como el coronavirus lo evidenció rápidamente.   

Entonces, ¿cómo es posible vencer una actitud que está incrustada en nuestra naturaleza desde el nacimiento? 

Primero, es posible poniendo más atención a la forma en que actúa en nuestro detrimento, aunque, al parecer, aparentemente es en nuestro beneficio; luego, podemos sobreponernos a nuestra naturaleza egoísta y reordenar nuestros valores.

Si en lugar de apreciar a los individuos exitosos, ricos y poderosos, como lo hicimos hasta antes del coronavirus, apreciamos la conexión humana positiva y los actos que ayudan a incrementar el amor, el cuidado y la unidad en la sociedad, esa influencia social positiva circundante influirá y nos dará las herramientas necesarias para cambiar nuestra mentalidad: de usar egoístamente a los demás en beneficio propio, a usar el altruismo del individuo para beneficio de los demás. 

El coronavirus nos ha enseñado, que la humanidad puede, rápidamente, alcanzar un punto común cuando las condiciones lo exigen.

Usando este ejemplo, podemos dar pasos más allá hacia la unificación de nuestra libre elección. En otras palabras, en lugar de esperar a que la naturaleza nos imponga más sufrimiento para unirnos de nuevo, podemos tomar en nuestras manos la unidad y activamente buscar la forma de beneficiar a los demás, por encima del propio beneficio en nuestro día a día y en nuestras interacciones a cada momento. 

“Si todo está aquí por una razón, ¿qué nos enseña el Coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Si todo está aquí por una razón, ¿qué nos enseña el Coronavirus?”

El Coronavirus llegó para enseñarnos que dependemos unos de otros y que necesitamos tomar más responsabilidad en nuestra actitud hacia los demás. 

Si observamos los grandes eventos en la historia del mundo, incluyendo las guerras mundiales y las pandemias pasadas, nunca involucraron a toda la humanidad al grado que lo hizo el Coronavirus. 

Por lo tanto, sería sabio aprender la lección del Coronavirus, de la interdependencia global y reforzar nuestro juego para pensar y actuar más responsable y consideradamente en los demás, tratarlos como miembros de una misma familia humana, darle igual importancia a cada uno. 

Comúnmente consideramos sólo nuestra propia salud, el Coronavirus nos obliga a poner atención en la salud de los demás a nuestro alrededor, conecta directamente nuestra salud a la de ellos. 

Fuimos acorralados para llevar una lista de condiciones para no infectar a los demás —mantener la higiene personal, permanecer en casa durante la cuarentena, usar cubreboca protector y cuidar la distancia social de dos metros— conforme se reactiva la economía, el período de distanciamiento nos sigue haciendo pensar en la salud de los demás, pues la buena salud de otras, asegura nuestra buena salud y viceversa.  

En una forma clara, el Coronavirus nos da una lección de interdependencia. 

La pregunta sería: ¿Llevamos a la práctica esta lección, en nuestra vida? 

En adelante, ¿nos conduciremos de forma que el beneficio de la sociedad lidere nuestros procesos de pensamiento o seguiremos pensando en el beneficio propio, sin considerar su efecto en los demás, conforme a nuestros hábitos antes del Coronavirus? 

Tomar en cuenta a los demás, antes que a nosotros mismos, va contra nuestra naturaleza humana egoísta, que constantemente nos pone antes que los demás. 

Aún cuando es difícil pensar en beneficiar a los demás, el Coronavirus nos muestra que la naturaleza puede obligarnos a hacerlo, nos guste o no.   

Sin embargo, la naturaleza no tiene la intención de hacernos sufrir. 

Al contrario, existe inmenso placer y gozo dentro de la naturaleza, que quiere que la revelemos.  

Quiere que nos desarrollemos como criaturas que todo lo ven, todo lo saben y todo lo sienten y eso se puede lograr sobreponiéndonos a los propios pensamientos y deseos egoístas. 

¿Cómo? Nos da situaciones y nos obliga a conectarnos mejor para sobrevivir. 

Esa presión es parecida a las contracciones de parto. Como el bebé que es empujado a salir de su mundo cómodo, pero estrecho, dentro del útero y a entrar en un nuevo mundo exterior, nosotros también somos empujados por eventos, como el Coronavirus, a salir de nuestras percepciones egoístas del mundo, cómodas, pero estrechas y, a ingresar en una nueva percepción de nuestra interdependencia. 

Además, así como el bebé desconocía que su vida en el útero era insignificante, oscura y estrecha, nosotros tampoco vemos que vivir únicamente con las demandas del ego —beneficio propio a expensas de los demás— es un mundo restringido, oscuro e insignificante, en comparación al mundo que podemos descubrir cuando cambiamos nuestro foco principal hacia el beneficio de los demás. 

Por mucho que apreciemos y queramos tener amor, paz, verdad, felicidad, confianza, apoyo, compromiso y cuidado en nuestra vida, no vemos que esas cualidades están disponibles en mayor escala, cuando la responsabilidad y la consideración mutuas se convierten en el valor que rige en la sociedad.  

Cuando todos quieran a beneficiar a todos y cuando promovamos la contribución a la sociedad como un principio del éxito, en lugar de hacer crecer nuestra riqueza a cualquier costo, veremos una vida armoniosa y equilibrada con la naturaleza y tendremos una nueva sensación de calma que se esparce por toda la sociedad y nos llena a todos. 

Así que yo espero que conservemos la lección de la necesidad de ser más responsables y considerados hacia los demás, que el Coronavirus vino a enseñarnos.

Todos tenemos la tarea especial de contribuir con la sociedad, eso puede hacer grandiosa nuestra vida y hasta que demos algunos pasos en esa dirección, por nuestra propia voluntad, la naturaleza nos enviará recordatorios a través de muchos problemas, como las pandemias, entre ellos.

El único problema de la naturaleza

Pregunta: ¿Cómo será la nueva sociedad en esta era de cambio? ¿qué debemos hacer?

Respuesta: Estudia Cabalá y explora las etapas iniciales de la nueva sociedad. Acéptalas, adáptate a ellas, muéstralas en nuestro mundo y explícalo a los demás.

Pregunta: ¿Esperaba que esto sucediera tan rápido y que nos encontraríamos cara a cara con la naturaleza?

Respuesta: No tan de repente.

Observación: La naturaleza de repente quiere que tomemos una decisión, ahora.

Mi Respuesta: Es sólo que la naturaleza se revela así. No hay intención maliciosa.

Pregunta: ¿Cabalá sabe cómo encontrar una cura para el coronavirus?

Respuesta: El único problema de la naturaleza es la desconexión, la división, la oposición. Por lo tanto, la única cura para esto es la unión de todas sus partes. Esta es la cura para el coronavirus.

Por lo tanto, no importa a dónde recurras, encontrarás respuesta a tu pregunta y su verificación. Independientemente de lo que se te ofrezca, verifica, si tu decisión lleva a la gente a resumir todo y a conectarse, es una cura. Si no, es malvado y dañino.
[265042]
De Kabtv  “Fundamentos de Cabalá,” 12/abr/20

Material relacionado:
Estudiar la Naturaleza: La manera de solucionar nuestros problemas
La verdad en muletas
¿Cómo sería vivir en un mundo perfecto?

¿Existe vida después de la muerte?

Pregunta: ¿Existe vida después de la muerte? 

Respuesta: Es precisamente después de la muerte cuando hay vida. Mientras no nos liberemos de nuestro egoísmo, no hay vida. Sentimos nuestra existencia dentro del ego y es mezquina, muy mal intencionada y muy limitada. 

Tan pronto como nos liberemos del ego, incluso con ayuda de la muerte del cuerpo, a pesar de que es una redención muy pequeña y un nivel muy pequeño de ascenso, aún así nos libera del primer nivel egoísta. Empezamos a entender que, en realidad, la naturaleza y el mundo existen en una dimensión diferente, por encima del ego. 

Pregunta: Los que viven en su círculo no tienen tiempo para pensar en nada más que eso, porque necesitan alimentarse ellos mismos y su familia. Por eso, probablemente, el ego devora a la humanidad en estos días ¿cómo salir de este pequeño círculo? 

Respuesta: Esto debe ser explicado, debe ser enseñado. Por este propósito creé una academia de Cabalá que opera en prácticamente todos los idiomas del mundo, en todos los continentes, incluye varios millones de estudiantes. Damos conferencias y clases, nos reunimos y organizamos congresos internacionales y otros eventos. 

Pero el virus actual, este último sistema de percepción de la naturaleza, que gradualmente está entrando a nuestra conciencia, nos empuja a darnos cuenta de dónde vivimos y por qué existimos. Y no hay salida. 

Ya sea en forma buena o mala, tendremos que entender la imagen completa de la naturaleza integral y cómo existir en ella. Debemos integrarnos con ella. Nosotros mismos debemos volvernos integrales.
[264409]
De Kabtv “Reuniones con Cabalá-Victoria Bonya 29/mar/20

Material relacionado:
Medium: «¿Qué sucede cuando morimos?»
The Times Of Israel: Miedo a la muerte: ¿Qué pasa si hay vida después de la muerte?
¿Qué sucede con el alma después de la muerte?

No hemos vivido, sólo hemos jugado a vivir

Antes del coronavirus, era habitual viajar e ir a restaurantes y centros comerciales. Eso nos dio satisfacción y llenó nuestra vida de significado. Pero el coronavirus lo cambió todo ¿de qué recibirá satisfacción el hombre en el nuevo mundo al que estamos entrando?

Somos como niños que de repente crecieron. Mientras los niños son pequeños, los llevan a caminar y jugar en el patio de recreo, montar en carruseles. Pero luego, crecen y deben comenzar a aprender. Y cuando se convierten en adultos, deben obtener una profesión y un trabajo y asumir diferentes responsabilidades.

La vida no es jardín de niños. Y aunque estábamos bien en la infancia y nos gustaría volver, ya no es adecuado para nosotros ¿aceptarías volver al jardín de niños y jugar como niño?

La humanidad ahora pasa por una etapa especial de crecimiento, que afecta a adultos y a niños y no es fácil. Tendremos que darnos cuenta de que necesitamos relacionarnos con la vida de manera diferente.

Recuerdo lo difícil que fue para mí cuando terminó mi despreocupada infancia y mis padres, que siempre me mimaron, de repente comenzaron a exigirme, obligarme a estudiar y cuidarme. No podía entender por qué ocurrió ese cambio tan de repente.

Fue difícil sobrevivirlo hasta que me di cuenta de que la vida se divide en mitades. En la primera mitad, eres niño y tus padres se encargan de todo. En la segunda, te conviertes en adulto y debes cuidarte a ti mismo y, tus padres ya no pueden hacer todo por ti.

Esto es lo que sucede con la humanidad, que antes la mimaba la naturaleza. Pero ahora tenemos que convertirnos en adultos. Y esta madurez no es abrir más negocios, viajar por el mundo, sentarse en restaurantes y bares, como era antes del virus, es decir, disfrutar la vida. Ya terminó ese período y de ahora en adelante, la naturaleza nos exigirá como adultos.

Y como adultos, debemos saber para qué vivimos, cuál es el propósito de la vida y hacia dónde nos lleva. Ya no podemos ser niños despreocupados. Debemos abrir los ojos y ver que tenemos una vida seria por delante y requiere que tengamos una actitud seria.

Debemos ser gente nueva, que vive en un mundo nuevo. Y este mundo ya apareció ante nosotros, sólo que no queremos notarlo, seguimos jugamos como en un jardín de niños.

En el nuevo mundo, recibiremos satisfacción sólo por comprender el significado de la vida. Mientras tanto, nos divertimos como niños pequeños con juguetes y pelotas, construimos castillos en la caja de arena y destruimos, jugamos a la guerra. De repente llegó una nueva etapa y necesitamos una actitud seria ante la vida.

Hasta ahora, no vivimos, sólo jugamos a vivir. Construimos un mundo artificial y jugamos dentro de la esfera que creamos. Si alguien ve la Tierra desde el espacio, no entenderá lo que hacíamos, por qué nos preocupábamos tanto, ¿de qué sirve?

Necesitamos aprender a vivir de un modo nuevo. Yo también, una vez, quise seguir viviendo como niño y que mis padres me cuidaran. Pero no estuvieron de acuerdo y no pude hacerlo, se dieron cuenta de que había crecido. Por eso, se alejaron gradualmente de mí, redujeron su atención y cuidado. Podrían ayudar de alguna manera, desde lejos, pero cada vez menos y, me vi obligado a crecer.

Ahora debemos entender cómo mejorar nuestra vida y en qué forma debemos vivir, qué objetivos alcanzar, para dejar de jugar a todos estos asuntos descabellados y comenzar a construir una vida con sentido, desde el punto de vista de la naturaleza.

Para hacerlo, debemos descubrir la naturaleza y comprender lo que nos sucede y lo que se debe hacer para ser adulto de acuerdo con el programa establecido en la naturaleza, que aún no tocamos.

Vivir significa percibir, sentir y comprender su esencia y propósito y mientras aún estás en este mundo, saborear el sentido cósmico más elevado de la vida, que abarca todo el universo, la totalidad de la naturaleza. Vemos que en la naturaleza todo tiene significado, tiene meta, sólo nuestra vida aparentemente pasa sin rumbo. Este es nuestro trabajo: revelar el significado de la vida, su esencia y propósito y, comenzar a cumplirlo. Esta es la tarea que la naturaleza plantea ante nosotros.
[264812]
De Kabtv «El mundo» 12/mar/20

Material relacionado:
Figuras en el tablero de la vida
“He puesto hoy delante de ti la vida”
Jugando nos desarrollamos

Policías y criminales durante el coronavirus

Pregunta: En una publicación en redes sociales, el departamento de policía de Salt Lake City pidió que “cese el comportamiento criminal/vil” por a la propagación de la epidemia del coronavirus. El reporte dice: “Apreciamos su anticipada cooperación en detener el crimen y gracias por adelantado a los criminales”. .  

¿Qué le parece? ¡Qué enfoque tan humano hacia los criminales! 

Respuesta: Debe ser humano. Se están dirigiendo a sus colegas. 

Comentario: “Haz tu trabajo, nosotros el nuestro”. 

Mi respuesta: Por supuesto. Oficiales de policía y ladrones. Se conocen bien entre ellos, se complementan y se completan ¡Muy bien! Pienso que eso funcionará. 

Les muestran que son considerados, iguales, socios en estos tiempos difíciles, ¡difíciles para todos! Cooperemos para que la población esté más sana. Después, si lo desean, pueden regresar a sus deberes, así como nosotros los nuestros. 

Comentario: ¡Qué enfoque tan sabio! Estaba aturdido. No hay odio en absoluto por los criminales, al contrario: cooperemos. 

Mi respuesta: Se entienden mutuamente. Realmente se entienden. Sólo los que no conocen el oficio, no tiene idea de ninguno de ellos. 

Pregunta: ¿Esto también es una acción del virus? 

Respuesta: Si, ¿ves que útil es este virus? Sólo espero que no se vaya, ¡espero que nos mantenga encerrados más y más! Hasta que aprendamos. 

Pregunta: Así, ¿el crimen podría terminar? 

Respuesta: Por supuesto. El virus limpiará todo. Cuántas veces hemos leído el artículo de Rabash acerca de aquello que consideras castigo, que sientes que el Creador te golpea, te envía sufrimiento, ¡en realidad no es así! ¡Te da correcciones! ¡Te envía medicina! ¡Con su ayuda te corregirás y alcanzarás la vida superior! Es lo que nos espera. 

Lo principal es entenderlo y esforzarnos siempre, para permanecer juntos con este pensamiento. Estar agradecido con el Creador por enseñarnos. Él olvidará que somos un poco densos y que aún no entendemos cómo nos sucede esto.
[264801]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman”, 23/mar/20

Material relacionado:
¡Con cubrebocas, no te reconozco!
La epidemia no es castigo, sino remedio
“¿Qué es el desarrollo humano?” (Quora)

¡Abramos los ojos!

Pregunta: ¿Cómo puede llamar a este virus bueno con la cara seria y decir que debe ser abrazado, besado y bienvenido, cuando en Italia más de 720 personas murieron a causa de este virus en un día? ¿la ética y la empatía son ajenas al cabalista?

Respuesta: ¿Qué cambiaría si lloro? He visto muchas cosas en mi vida, en todo tipo de debates y disputas.Toda mi vida he luchando contra la rigidez, el odio y la incomprensión.

Digamos que viene una ola que acorta la vida de la gente. Naturalmente, no podemos estar contentos. Por otro lado, debemos buscar la semilla racional, porque la naturaleza es un sistema cerrado que no hace nada en vano, como se piensa con mente estrecha. Todo sucede exactamente de acuerdo con la decisión del sistema en sí, que se restaura y cambia de estado a estado.

Si el sistema necesita eliminar a un par de millones de personas, lo hace. Y esta es su cura. Si yo debe estar entre este par de millones, ahí estaré ¿que puedo hacer?  Lo haré de todos modos.

Por lo tanto, no te relaciones con lo que sucede, como niño pequeño. Relacionate desde el punto de vista de la naturaleza global.  Si tiene que limpiarse así, se limpiará en cualquier nivel: inanimado, vegetal, animal y humano.

No ignoro esas preguntas; trato de explicar cómo percibir correctamente una situación que ocurre. Lo más fácil es cerrar los ojos y llorar como niño pequeño para no ver el mal.  Abrir los ojos y verlo correctamente, como adulto, es muy difícil.
[263903]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 22/mar/20

Material relacionado:
Coronavirus y la nueva humanidad
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
La naturaleza está muriendo a causa del virus llamado humanidad

Medicina para la humanidad

Pregunta: Según la Organización Mundial de la Salud, 7 millones de personas mueren cada año por exposición al mal ambiente. Niños menores de cinco años y personas mayores con muchas enfermedades.

Por alguna razón, la gente no habla de eso y hoy a nadie le preocupa. Todos hablan del coronavirus. Incluso me parece que hay algún tipo de doble rasero, como si alguien lo necesitara.

Respuesta: Por supuesto, hay doble rasero. En general, vemos este virus de forma estúpida. ¡Es la cura! Es medicina para la humanidad. Así que no te preocupes por qué llegó ni piensa cuándo se irá. Al contrario.

Pregunta: ¿Es medicina para la mente? Muchos preguntarán: «¿Cómo puede ser medicina si la gente muere?»

Respuesta: ¿Por qué crees que morir no es bueno?

Comentario: Nadie quiere perder a sus seres queridos.

Cuando dije que estaba preparado para morir, que lo principal es que el planeta vive, que nuestros hijos vivirán, recibí 1,000 mensajes: «Puedes morir, dejar que tu familia muera, pero no queremos morir».

Mi respuesta: Puedes entender a la gente. Es un deseo natural, instintivo, mezquino y egoísta.

Pregunta: ¿Pero por qué esta medicina tiene la forma de un coronavirus?

Respuesta: Es para la sociedad. Para que entienda lo que necesita cambiar.

Y lo entenderá, pero será de muy mala manera. Y si no lo entiende, habrá guerra, una guerra terrible.

Por eso, es mejor dejar que el virus continúe. Gradualmente purificará todo: a nosotros, nuestros pensamientos, nuestra alma. Estoy seguro de que todo estará bien.
[264808]
De Kabtv «Reuniones con Cabalá: Victoria Bonya”, 29/mar/20

Material relacionado:
Tiempo de un gran cambio
El virus ablanda nuestro corazón
¿Por qué la Cabalá es el único remedio para el sufrimiento?

Revela tu alma ahora, en esta vida

Pregunta: Según entiendo, el lado positivo de la naturaleza que debemos atraer es respetarla. Cuando la gente va al campo, deja mucha basura y pocos piensan en que deben limpiar.

¿De qué sirve la energía positiva? ¿cómo podemos decir que, de hoy en adelante seremos responsables, seremos conscientes, que entenderemos las fuerzas de la naturaleza y viviremos en una frecuencia más alta?

Respuesta: Gracias por tu pregunta, pero hablamos de un nivel totalmente diferente de influir en la naturaleza. Pues, nuestra naturaleza es el ego absoluto. Incluso nuestros actos, aparentemente positivos, buenos y amables, de amor por los niños, por el mundo, etc., son sólo egoísmo. Nuestro mundo está controlado por una sola fuerza. La segunda fuerza está oculta y debemos revelarla. Por eso, no entendemos qué se debe hacer.

No es suficiente que nos tratemos bien, esto no cambiará nada. Hubo muchos intentos de este tipo en la historia. Debemos aprender a atraer la fuerza positiva de la naturaleza, lo positivo que empiece a actuar junto con lo negativo y existiremos entre esos dos polos.

Así, ciertamente descubriremos un mundo perfecto, eterno y vida eterna. Entenderemos que el hombre no existe sólo en la forma terrenal (cuerpo físico), sino que tiene algo eterno, llamado alma y ​​debe ser revelada en su vida en este mundo ahora, hoy, aquí.

Necesitamos revelar nuestros estados futuros, es decir, el mundo perfecto y eterno que existe a nuestro alrededor, pero que no vemos porque percibimos sólo con nuestras cualidades egoístas. Es todo lo que necesitamos aprender y explicar gradualmente a la gente.

Se debe entender que la vida en este mundo es para elevarse al siguiente grado y ahí, sentir el mundo verdadero.

Es posible. Tengo estudiantes que ya lo lograron. El sistema que estudiamos e implementamos se llama, sabiduría de la Cabalá. Te permite hacerlo.

Pregunta: ¿Habla usted del amor universal que podemos llamar amor absoluto?

Respuesta: No, no puedes llamarlo amor absoluto, porque no puedo amar el mal. Sólo quiero que la gente se trate con la bondad inherente en la naturaleza.

Así, en el sistema correcto del bien y del mal, podremos distinguir, en blanco y negro, la verdadera imagen del mundo. El velo que se cierne sobre nosotros desaparecerá y veremos con nuestra visión interna y externa, que no existimos en un planeta pequeño ni en el volumen cerrado del cosmos, sino en dimensiones superiores totalmente diferentes. Esto debemos revelarlo ahora, hoy, en esta vida.

¿Para qué existimos? ¿para satisfacernos con pequeños placeres y morir en paz?

Pregunta: Dice que no debemos amar el mal. Sin embargo, hay mucha gente agresiva en el mundo y de ahí viene gran parte de la maldad ¿qué crea esta agresión? ¿cómo se puede curar?

Me parece que el verdadero amor absoluto ayudará a iluminar el lado oscuro del alma del hombre ¿hay alguna cura para esta agresión y maldad?

Respuesta: Paciencia y ejemplo.

Paciencia contra el mal del hombre y un buen ejemplo que pueda entender. Nada más.
[264366]
De Kabtv «Reuniones con Cabalá: Victoria Bonya», 29/mar/20

Material relacionado:
La humanidad debe ser humilde ante la Naturaleza
En gematría, Elokim es naturaleza
Aliento para toda la humanidad

¡Con cubrebocas, no te reconozco!

Tenemos que enfrentar una nueva perspectiva de la realidad, la pérdida de seguridad debido a problemas en las relaciones personales y un futuro desconocido. Uno de los factores perturbadores es el uso de cubrebocas que la gente, en todo el mundo, usa para protegerse del coronavirus.

Sin embargo, el cubrebocas cambia nuestra comunicación, porque la expresión facial transmite cierta información, es parte del lenguaje humano que nos ayuda a entender quién está frente a nosotros. Si la cara está cubierta con un cubrebocas, como pantalla, los demás se sienten inseguros, no saben con quién hablan ¿cambiará esto la naturaleza de las relaciones entre la gente?

Creo que el cubrebocas es bueno porque nos ayuda a darnos cuenta de que no conocemos a la persona que está frente a nosotros. Es bueno que tratemos a otros como si desconocidos. Pues, realmente no sé qué quiere ni cuáles son sus intenciones ni qué piensa de mí.

Necesito conocer a la gente, convencerla de que me abra su corazón. No importa si no veo su rostro, sabemos que la sonrisa puede ser artificial. En cambio, podemos encontrarnos con el corazón abierto para poder estar seguro de su buena actitud.

Si lo trato bien y él me trata bien, no tendremos miedo de ningún virus y es posible que no necesitemos cubrebocas. El coronavirus juega con nosotros y es muy astuto. Todavía estamos por descubrirlo a nivel humano, ver cómo juega y nos lleva por diferentes estados. Una y otra vez, ataca a alguien cercano, nos arrastra la jungla de las relaciones humanas, las cualidades y la forma de conexión.

Nos daremos cuenta de que el coronavirus no es sólo una mutación genética, sino un factor que actúa a nivel humano y requiere que cambiemos nuestras relaciones. En la medida en que nuestras relaciones sean amigables, podremos comunicarnos.

Si nuestras relaciones son malas, no podremos acercarnos a otros de ninguna forma. Ni siquiera podrás hablar a distancia. Sentirás que odias a todos y que ellos te odian, si queremos mantener algún tipo de conexión, tenemos que cambiarnos y ser más cercanos y más amigables.

Si queremos sobrevivir en este mundo, debemos mejorar nuestras relaciones. De lo contrario, no podremos estar de acuerdo, no podremos conectarnos. No es sólo el cubrebocas, estaré totalmente sordo para los demás y ellos para mí.

No podremos hacer negocios juntos. Esto se revelará en una forma especial y diré que no se trata del virus, sino de un educador, una guía para la humanidad, que garantiza que alcancemos otro grado de desarrollo: desarrollo de corazones y relaciones, para comenzar a vivir como un hombre, una familia.

Crearemos nuevos negocios, no como antes, cuando todos intentaban ganar dinero a expensas de los demás. No tendremos que usar cubrebocas, sino una pantalla sobre nuestros deseos egoístas y conectarnos a través de ella.

La pantalla anti-ego de la que habla la sabiduría de la Cabalá, no sólo nos bloquea, también bloquea nuestro deseo egoísta y nuestra mala actitud mutua. Si corregimos nuestro deseo y pensamos en el beneficio de los demás, podremos abrir nuestros deseos y conectarnos.

Así, construimos un campo de conexiones nuevo y correcto, hermoso y amable y nos llevará a nuevos negocios donde todos se ayudan entre sí y todos actúan sólo en beneficio de los demás, en lugar de pensar en su propio beneficio y éxito y en competir. Sólo construiremos relaciones que beneficien a todos.

Así nos enseña a trabajar el virus. Descubriremos qué hay detrás del coronavirus, si no detrás de éste, detrás de los otros que vendrán después. Todo con el fin de educarnos y hacer humanos de nosotros. Humano no es el grado animal en el que existimos, sino el ser creado que está en buenas relaciones mutuas, por encima de su ego.

Esta transformación ocurrirá debido a las limitaciones y golpes desagradables, con los que el virus influye en nosotros. Debe despertarnos, de lo contrario, no pondremos atención a los cambios que deben realizarse. Por otro lado, la sabiduría de la Cabalá y los cabalistas nos ayudarán, nos dirán cómo debemos cambiar para organizar adecuadamente nuestra vida como personas adultas y maduras.
[264630]
Del Kabtv «El mundo» 12/mar/20

Material relacionado:
¿Qué revela el virus?
Qué nos enseña el coronavirus?
La epidemia no es castigo, sino remedio