entradas en '' categoría

¿Estás preparado para la huida?

laitman_2009-05-28_8354_w[1]Trabajamos y nos preparamos para la elevación al escalón espiritual, pero sólo podemos realizar los esfuerzos.

La acción misma la hace la Luz. No tengo fuerzas para elevarme sobre mi mismo ¡No puedo tomarme por el cabello y sacarme del pantano egoísta!

El resultado de todo nuestro trabajo se llama “Realizó los esfuerzos y lo logró”, ya que ocurre una acción de la Luz Superior.

La salida de Egipto se realiza debido al “despertar de arriba”, debido a la revelación de una Luz muy grande, GaR de Jojma.

Esta Luz se llama la oscuridad egipcia, ya que la Luz se revela pero no tenemos ninguna vestidura de Jassadim para esta Luz, con lo cual no podemos sentirla.

Por eso se llama noche y no día. No hablamos de ascenso por los escalones espirituales sino de huida, de salto. Pesaj proviene de la palabra “saltar” (Pasaj).

Esta elevación sucede en la persona como un impulso fuera del tiempo, del movimiento, del espacio, y de cualquier apreciación humana.

Ya que todo ocurre debido a la fuerza que influye desde arriba. Por eso tenemos que estar preparados para esta salida.

Ésta ocurre de repente, súbitamente. Un instante antes de que esto suceda la persona no es capaz de imaginar tal estado. Cuando se encuentra directamente ante la salida de Egipto, entonces sucede.

La salida ocurre en forma no planeada… Sobre la transición misma está dicho que cuando el Creador lo hace con nosotros, nos encontramos como en un sueño…

(Extracto de la preparación para la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 31 de marzo 2010).

Material Relacionado:

La huida de si mismo al otro

Y se levanto un nuevo rey en egipto

El milagro del exilio de egipto

¡Únanse y Él se revelará!

laitman_2010-03-10_5461[1]Pregunta: ¿Qué significa que debemos tener el deseo de estudiar Zóhar juntos? ¿Cómo debemos realizarlo o sentirlo?

Respuesta: La corrección consiste en todos los deseos unidos y juntos. En nuestra realidad (este mundo) sentimos los deseos separados unos de otros.

Al unir nuestros deseos y juntarlos, sentiremos en ellos la realidad llamada “el mundo espiritual”. Todo es muy simple.

Esto no depende ni del espacio y ni del tiempo. Todo depende de la unión de los deseos en una unidad entera o de su aislamiento.

Ahora sientes esta realidad, ya que nuestros deseos están separados y cada uno existe por sí mismo.

En tu pequeño deseo, que está dirigido sólo para tu propio beneficio, sientes lo que es posible sentir en él.

Sientes la Luz, pero dentro de ese deseo te parece como la percibes ahora ¿Quieres sentirla de otra manera?

Con estos deseos terrenales no puedes hacer nada hasta el Fin de la Corrección.

Cuando el deseo terrenal se revela en nosotros, sentimos que vivimos. Luego éste se extingue y sentimos que morimos.

Después el deseo se revela otra vez y muere de nuevo, despertándose por el uso y escondiéndose.

Pero además del deseo terrenal, existe un deseo llamado “el punto en el corazón” que proviene de otro nivel (espiritual). Podemos unir este deseo con los otros.

No podemos unir nuestros deseos de este mundo en ninguno de los niveles (inanimado, vegetal y animal).

Los deseos de este mundo están vinculados unos con otros sólo en la medida en que los obliga su naturaleza, no más que eso.

Pero podemos unir y juntar nuestros deseos llamados “el punto en el corazón”. Entonces, sentimos en ellos el mundo espiritual.

Por eso, debo imaginarme este deseo general (kli, la vasija).

Si nuestros deseos hacia lo espiritual —nuestros puntos en el corazón—, pudiesen unirse y juntarse en ayuda mutua e intercomunicación, sentiríamos el mundo espiritual.

Pero la sensación en ellos debe ser mutua. La sensación no puede estar en cada uno por separado, ya que se revela a partir de la unión de los deseos.

¿Qué se revela? La conexión entre ellos. La conexión entre ellos se llama el relleno, el Creador, la Luz que llena el deseo.

Ya que en cada uno de nosotros mismos no se revela la Luz. Revelamos nuestra impresión de la Luz, es decir, de la propiedad del otorgamiento vestida en nosotros ¿En qué se viste? En nuestras relaciones de unos con otros, con el amor y el otorgamiento.

Hay cierta fuerza que nos da la posibilidad de unirnos y estar juntos, relacionarnos unos con otros en otorgamiento mutuo.

Por eso, mi otorgamiento hacia otro se llama “Luz”. El otorgamiento mutuo que revelo entre todos se llama “Creador”. Esto significa “desde el amor a las creaciones hacia el amor al Creador”.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 15 de febrero 2010).

La huida de sí mismo al otro

rav_2008-11-07_blackpool_lesson_12_w[1]¿Qué significa la huida de sí mismo, de su Egipto? Agarro todo lo que puedo llevar y corro para escapar.

¿Pero adónde correr si a mí alrededor está la oscuridad total de Egipto? Estoy encadenado dentro de mi deseo, ¿a dónde puedo huir? ¿Acaso tengo algo excepto esto?

Estoy huyendo de mis deseos al deseo del prójimo. ¡Esto se denomina el exilio de la esclavitud de Egipto! Siento tanta presión que no tengo otra opción.

Y no puedo hacer esto por mí mismo, pero debo aspirar a ello. De otra manera, no tengo ninguna posibilidad de salir.

El hombre toma todas las vasijas de los egipcios y, por la noche, en la oscuridad,  huye de Egipto. ¿A dónde puede huir si a su alrededor está la oscuridad?

El próximo estado también está oscuro, pero él siente que este estado está más cerca a la libertad. Incluso ahora odio a los demás y no estoy conectado con ellos, pero sé que el próximo estado es más avanzado.

Es decir que salgo de mis deseos a los deseos del prójimo hasta cuanto yo sea capaz. Simplemente huyo.

Pero tampoco veo la Luz en los deseos del prójimo. Debo mostrar mi preparación para salir en ellos, a pesar de la oscuridad.

Alcanzo al Mar Final y estoy listo para saltar, porque veo que detrás ya no me luce nada y no puedo quedarme más en mi ego.

Estoy dispuesto a matarlo con el fin de salir a los deseos comunes, a los deseos del prójimo. Que yo no reciba nada para mí mismo, pero veo que allí está el próximo peldaño, el peldaño espiritual.

El hombre entiende que los deseos externos de las otras personas es un peldaño más alto en relación con sus propios deseos internos.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 29 de marzo 2010).

Material Relacioanado:

Toda la humanidad está saliendo de egipto ahora

¿Qué es la pantalla?

Salir del exilio

El milagro del exilio de Egipto

laitman_9156_1_wp[1]El Zóhar, capítulo Bo, punto 121: Está escrito, “que te ha sacado del país de Egipto”. “Acuérdate de este día en que saliste de Egipto”.

“Te sacó de Egipto, con Su presencia y con Su gran fuerza”. “El Señor te sacó de esto”. Cincuenta veces se menciona el éxodo de Egipto en la Torá.

Cincuenta es un peldaño completo, 10 Sefirot de Maljut y 40 Sefirot de Bina, todos juntos. Toda Maljut debe ascender por sí misma en todo peldaño completo.

El hombre debe sentir estas dos fuerzas dentro de sí: una delante de otra.

Por eso la liberación no vendrá antes de terminar el exilio, alcanzando una horrible sensación de que no tenemos fuerzas para salir de nuestro egoísmo. Y junto con esto, ¡simplemente debemos hacer esto!

Y cuando sintamos esta oposición con toda su fuerza, se abrirán las aguas del Mar Final y lo cruzaremos.

El hombre no sabe cómo se revela. Esto se denomina un milagro. Lo provoca el mismo hombre cuando se encuentra en un callejón sin salida.

Por un lado, el hombre no entiende como puede salir: él no tiene ningún poder y ninguna fuerza.

Incluso no entiende que pueda existir una Fuerza Superior que podría cambiar su naturaleza. Por otro lado, se revela esta fuerza que está por encima de la naturaleza.

Esto sucede sólo como un milagro, es decir, más arriba de este estado, de esta naturaleza que se denomina “Egipto” y que forma toda la esencia humana.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 29 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Toda la humanidad está saliendo de egipto ahora

Revelamos al creador al escapar de nuestro egoísmo, el faraón

Salir del exilio