entradas en '' categoría

Ser como uno

Los mandamientos de la Torá son las leyes de la unión de amigos en el grupo, para que todo el grupo llegue al estado de “uno”, a la unidad. Esta unidad armonizará con el Creador y ahí, Él empezará a revelarse.

Pregunta: ¿Es importante para mí, al trabajar en la decena, saber que mis amigos también obedecen los mandamientos?

Respuesta: Rabash en sus artículos escribe que debe haber apoyo mutuo; los amigos deben influir unos en otros y ser ejemplo mutuo. Es natural.

Pregunta: Si internamente estoy preparado para que mis amigos lo hagan por mí, ¿estoy progresando?, pues entiendo que yo no soy la unidad, sólo la decena lo es.

Respuesta: Sí. Cuando todos en la decena luchan por ser uno obtendrán algo, de lo contrario no lo harán.
[233160]
De Kabtv “La última generación” 15/mar/18

Material relacionado:
A pesar de todo, cuida a los amigos
La decena – una forma especial de unidad
La unidad entre las personas es única en la Naturaleza

¿Puede uno observar las Mitzvot por su cuenta?

Rabash, “¿Qué nos da la regla, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”? Uno no puede observar las 612 Mitzvot por su cuenta.

Diría que una persona sola no puede observar ni un solo mandamiento. Al estar sola, no puede generar la propiedad de otorgamiento, pues no tiene ninguna conexión con el Creador, sólo con personas como ella. Por lo tanto, necesitamos interacción física con los amigos.

Comentario: Estamos en un nuevo marco, uno virtual. Ese no fue el caso de Rabash.

Mi comentario: Es incluso mejor. Si las personas realmente se esfuerzan unas por otras, su desunión física las empuja más hacia un acercamiento interno.

Pregunta: ¿Por qué es organizado de manera que una persona no puede observar los mandamientos por sí sola?

Respuesta: Hablando desde un punto de vista sistémico, el alma común llamada Adam se fragmentó en muchas partes. Cuando las partes separadas por la distancia egoísta (fuerzas egoístas) intentan unirse por encima de las fuerzas egoístas, comienzan a alcanzar la propiedad de conexión, hasta llegar a la propiedad de amor. No hay otro camino.

Adam es un deseo que no existe por sí mismo. Sólo después de que este sistema (el deseo) se fragmentó,  puede uno decir que dentro de él están siendo creadas dos propiedades opuestas: la egoísta, que empuja a todas las partes lejos de las otras y la altruista, que de pronto comienza a aparecer entre ellas.

Inicialmente, cuando todas las partes del sistema fueron ensambladas, poseían la propiedad de comunidad sostenida por la Luz superior, el Creador. Por lo tanto, después de que se desintegraron, en cada una permaneció un punto de comunidad. Todas están formadas de dos propiedades opuestas.

Si alguna parte eleva la propiedad de conexión por encima de la propiedad de separación, en ese grado se vuelve cercana a las otras, hasta que es integrada en el mismo sistema, en la misma imagen.

Pregunta: Por lo tanto, el sistema es especialmente creado de manera que una persona no pueda observar 612 mandamientos por su cuenta ¿cuál es el beneficio de esto?

Respuesta: El beneficio es que una persona sienta necesidad del Creador y de sus amigos. Después de que se decepciona de su estado animal y quiere elevarse al nivel de Adam, puede tener éxito sólo si realmente se ocupa de su conexión con otros y atrae al Creador.

Pregunta: ¿La persona necesita entender cada mandamiento?

Respuesta: Esto no sólo es innecesario, sino además imposible. Somos incapaces de hacerlo. Todo sucede de forma automática.

La persona no debe husmear en su alma, no hay necesidad de hacerlo. Se manifestará sólo cuando realmente toma una forma definida.
[233136]
De Kabtv “La última generación” 15/mar/18

Material relacionado:
Del amor a los seres creados al amor por el Creador
Un alma similar al sistema de la creación
Por qué el alma requiere de corrección