entradas en 'Decenas' categoría

Una máquina de 10 cilindros 

La revelación del Creador llega del estado más bajo, del polvo, como está dicho: “Polvo eres y al polvo regresarás”.  Todo el tiempo caemos en estado de polvo, perdemos interés en los deseos y sabores espirituales; y de ese polvo, debemos elevarnos: “Todos ayudan a su amigo”. 

El hombre por sí mismo no puede elevarse del descenso, sólo si los demás le dan ejemplo y le despiertan. Así tendrá un ascenso correcto, no por causa de su ego. Mi amigo me ayuda a levantarme y yo le ayudo a él, es decir, trabajo en un grupo y la fuerza de conexión funciona. Sólo así será una acción espiritual. 

Si el hombre cae al estado de polvo, por sí mismo no tiene fuerza. La única esperanza es la decena. Nunca podré encontrar en mí fuerza para moverme. El ego me engaña: “¡Intenta y tendrás éxito!” Pero sólo funciona en nuestro mundo y no en el mundo espiritual. Sólo puedo elevarme con la fuerza del grupo: “Todos ayudaron a su amigo”. De otra forma no será un ascenso sino una decepción. 

Yo estoy hasta abajo, mis amigos están arriba y así nos elevamos unos a otros, como los escaladores en la montaña, que van atados por una cuerda. 

Me anulo ante la decena, intento sentir menos que los demás y así, me fortalezco; luego, con la fuerza recibida de mis amigos, hago la acción inversa y les ayudo.  

Al anularme ante el grupo, recibo de él fuerza superior que actúa sobre mí y me despierta. Yo estuve más abajo que todos, pero ahora, con la fuerza recibida del grupo, influyo en los demás, es decir, me vuelvo como el Creador para ellos. Primero, la recibí de mis amigos, como Maljut y ahora, les doy a ellos, como Keter. Así trabajo como el pistón de una máquina: Maljut – Keter – Maljut.

Todos debemos ser, tanto el más pequeño como el más grande en la decena. Si todos trabajamos así, tendremos una máquina con diez cilindros — ¡imagina la fuerza! Todos los pistones juntos empujan nuestro volumen total, hasta que se desborda y el Creador se revela dentro. 

En el primer golpe del pistón, me sumerjo en la decena y me enfoco en ella en los deseos de mis amigos, en el segundo golpe, elevo sus deseos al Creador. Este ascenso se conoce como MAN pues pido por todos y recibo fuerza desde arriba; con esta fuerza, desciendo y la entrego a mis amigos, adquiero otra vez un nuevo deseo de ellos y lo elevo como plegaria, MAN

Así subo y bajo todo el tiempo: MAN – MAD y así lo hacen todos en el grupo, todos nuestros diez cilindros. Conecto con su deseo, quiero elevar a mis amigos y llevarlos cerca del Creador; y del Creador recibo el regalo de fuerza, placer y revelación y lo transfiero a mis amigos. Trabajo como un canal de transmisión en ambas direcciones para elevar al grupo hacia el Creador.
[274094]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 17/nov/20, “El trabajo con fe por encima de la razón”.

Material relacionado:
Cómo convertir el polvo en diamantes
El mesías para toda la humanidad
La expansión esta en el otorgamiento

La decena es la suma de las propiedades de la naturaleza

939.02Pregunta: Cualquier comunicación es interacción entre gente. Y, debe haber al menos dos partes: es decir, el que habla y el que oye, ¿podemos decir que mientras más participen en la comunicación, mayor será el potencial para una comunicación de alta calidad?

Respuesta: Hasta cierto nivel, porque no podemos imaginar más de diez propiedades diferentes y trabajar con ellas correctamente.

Observación: Siempre dice que exactamente diez personas son el mínimo y el óptimo para la comunicación.

Mi comentario: Sí. Pero si vas más allá, debes ampliar y combinar tus impresiones y sensaciones, tu trabajo e imaginar todo el sistema, el grupo en equipos de no más de diez personas, para trabajar con cada decena como una unidad.

Pregunta: Resulta que profundizo mi conexión con los otros nueve amigos de la decena, la hago mejor, pero ¿no amplío el grupo en términos de número?

Respuesta: No puedes o perderás de vista a todos los participantes. Pero si tomas esa decena como unidad y trabajas con ella, puedes reunir nueve decenas más.

Pregunta: Entonces ¿no está claro por qué hay tanta gente?

Respuesta: Para que podamos darle a todos la oportunidad de ejercer su libre albedrío.

Pregunta: Pero hay miles de millones de personas en el mundo, a quienes nunca veré o veré, quizá, una vez en mi vida ¿dónde está la comunicación? ¿por qué se hace esto?

Respuesta: Para descomponer toda la naturaleza integral en ciertas partes limitadas, que en su integridad podrían presentarse como naturaleza ilimitada. Es decir, es la solución al problema; o cuadrar el círculo o resolver una integral usando el método unitario.

Aunque la naturaleza es integral y global, no se considera a sí misma por sus componentes sino por sus propiedades. Pero para transformar pequeñas formas individuales en propiedades, se necesita una gran cantidad de estas formas.

Pregunta: En principio, diez personas bastan. Y si en mi vida conozco a varios miles de personas y nunca al resto, ¿no debería preocuparme? No es el objetivo de la naturaleza.

Respuesta: Puedes tomar sólo una decena arbitrariamente y encontrar entre ella absolutamente todas las leyes y propiedades de la naturaleza.
[273343]
De Kabtv «Habilidades de comunicación» 21/ago/20

Material relacionado:
Tecnología integral: conexión en decenas
Trabajando con las decenas: Un umbral permanente de comprensión
¡Sólo en la decena!

La unidad más pequeña de la sociedad es la decena

Pregunta: Para que exista comunicación, se necesitan reglas para recibir y transmitir, codificar y decodificar información ¿cuáles son esas reglas, es decir, leyes de dar y recibir? ¿se pueden estudiar?

Respuesta: Si, la gente debe ser educada en esto. Las habilidades de comunicación son esenciales. Vemos que su ausencia provoca malentendidos mutuos, hasta la reclusión. La comunicación es prácticamente todo.

El hecho es que, originalmente, fuimos creados egoístas, creemos que podemos vivir con nuestro ego en paz y no tener necesidad de nadie en absoluto. Y si necesitamos a alguien, es sólo alguien a quien pueda tolerar y usar hasta cierto punto. Pero es totalmente equivocado. Debemos explicar que la unidad más pequeña de la sociedad no es la familia sino diez personas. La familia es una unidad animal. Una unidad social son diez personas, cercanas en espíritu, con una meta común en la vida y juntos la encarnan. En esta circunstancia, el hombre se desarrolla hasta estados absolutamente infinitos.

Pregunta: ¿Puede la decena cambiar en el transcurso del tiempo?

Respuesta: Si.

Pregunta: Entonces, ¿por decena se refiere a un término interno y no a un número de personas: diez personas?

Respuesta: Diez personas es también una cantidad física con diez combinaciones diferentes de deseos individuales. En Cabalá, se llaman puntos en el corazón.
[273476]
De Kabtv “Habilidades de comunicación” 11/may/20

Material relacionado:
El punto donde te fusionas con la decena
Ve a través de la decena
Todo lo que necesito es la decena

El invitado y el anfitrión se encuentran dentro de la decena

Leemos textos cabalistas y no sabemos cómo entender lo que está escrito, porque no pertenecemos al sistema del alma común, que consta de diez Sefirot ni a un grupo en el que debemos encontrar conexión con nuestros amigos.

Leí «fe por encima de la razón» y no sé qué hacer con ella. La acción es muy simple: únanse para que no haya diferencia entre ustedes y todos lleguemos a ser como las diez Sefirot del Partzuf espiritual.

Si nos conectamos, comenzaremos a sentir lo espiritual, el Partzuf y cómo trabaja el Creador dentro de él. Estaremos en otro mundo. En lugar de gente, sentiré las diez Sefirot dentro de las cuales opera la fuerza superior. Este será el mundo superior, no nuestro mundo.

Así, pasaré de un mundo a otro y así seguiré existiendo. Me ocuparé de lo material porque aún no me desprendo totalmente y aún no llego completamente a lo espiritual, pero lo percibo como algo secundario.

Cuidaré mi cuerpo como a un caballo o un burro que está a mi alrededor y sostiene mi vida. Pero todo mi trabajo espiritual con respecto al Creador tiene lugar dentro de este Kli donde todos nos conectamos.

Dentro de esa vasija, el Creador me da como Anfitrión y yo lo acepto como invitado. Todo está dentro de la decena. Nos encontramos con el Creador como invitado y Anfitrión en la decena: «Yo soy de mi amado y mi amado es mío».

Este es nuestro trabajo. Al leer sobre fe por encima de la razón, debes pensar en cómo implementar lo que está escrito, en la decena. Y si no tienes decena, debes encontrar una lo antes posible. De lo contrario, todo tu avance quedará sólo escrito en papel y nunca se implementará.

Cabalá es una ciencia práctica y aplicable, nos enseña, de clase en clase, a encontrar nuestra unidad más y más, hasta que comenzamos a revelar al Creador en ella.

Y así nos vinculamos unos con otros hasta que regresamos al alma tal como fue antes del pecado de Adam HaRishon en el Árbol del Conocimiento y sentimos dentro de nuestra conexión al Creador y al mundo superior, nuestro estado eterno. En otras palabras, llegamos a la eternidad al elevarnos al nivel de otorgamiento, de fe por encima de la razón.
[273324]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 2/nov/20, «Trabajo con fe por encima de la razón»

Material relacionado:
Todo lo que necesito es la decena
Una decena como herramienta para la adhesión
El punto donde te fusionas con la decena

La construcción del orden hacia el Creador

El alma no se construye por voluntad, como si fuera un edificio, sino que espera que el Creador la construya. La petición correcta es de la unión en la decena hacia el Creador. 

Sólo ordeno la construcción, ni siquiera sé exactamente cómo la construirá el Creador ni en qué forma ¡Y no me importa en absoluto! 

Quiero que llegue desde arriba, especialmente en este tiempo cuando construimos el Tercer Templo dentro de nosotros. Se dice que todo desciende de arriba, en contraste con las etapas previas, el Primer y Segundo Templos.
[270138]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 31/ago/20, “Ley de Arvut (Garantía mutua)”

Material relacionado:
El orden de la corrección de los deseos
Hacia un nuevo orden social
La división de hierro de acuerdo a la orden del consumidor

Como células en el cuerpo

Pregunta: El cabalista no puede trabajar con un enorme número de personas a la vez. Primero, debe haber cierta pequeña célula ¿podemos decir que diez personas son esa mini-sociedad, donde todos constantemente revisarán su actitud hacia otros? 

Respuesta: Este entorno no sólo apoya a una persona en el nivel terrenal en una buena conexión con otros, además, al unirse, comienza a sentir un deseo común, metas comunes, un sistema común de interconexión correcta entre diez amigos, de manera que al final forman un sistema llamado, mundo superior o Partzuf o alma. Y la fortaleza interna en este sistema es el Creador. 

Pregunta: ¿Resulta que esas diez personas son como células en el cuerpo, que están comenzando a cooperar con otras células y formar órganos? 

Respuesta: Correcto. Cada decena que intentamos crear con individuos afines se conectarán con otras decenas para formar un organismo llamado “alma común” o Adam

Pregunta: Así, se comienza a trabajar en un mini-grupo, va más allá de su ego, gracias a un trabajo constante en su decena y ya puede conectarse con otras personas, con toda la humanidad ¿cómo sucede? 

Respuesta: Como las células en el cuerpo se conectan a pesar de que cada célula pertenece a cierta parte específica del cuerpo, a un órgano específico y todas las células, están conectadas unas con otras. Ese es el sistema general Adam (Hombre).
[269602]
De Kabtv “Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel” 9/dic/19

Material relacionado:
El cuerpo espiritual en forma de Sefirot
Las células perdidas del cuerpo
El universo es como una célula biológica

Una decena del tamaño del mundo

Si todo depende de nuestra conexión dentro de la decena, ¿por qué se nos da el mundo entero? ¿cómo lo conecto a esta imagen?

De hecho, no hay nada más aparte de la decena. Los círculos más amplios, el grupo cabalista mundial y toda la humanidad, son la misma decena, solo que con más y más resolución.

Veo un caleidoscopio de todo tipo de colores, diferentes personas y cosas, pero todo estaba originalmente en mi decena, sólo que no podía verlo. Ahora veo diferentes continentes, multitud de personas y formas, revelando un deseo mayor en la misma decena.

El deseo de los amigos crece repentinamente al tamaño del grupo mundial, luego la decena aumenta al tamaño de la humanidad. Pero aún es una decena, no nueve, no once, sólo un Kli. En cada partícula del universo sólo existe una ley, la decena.
[269301]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/ago/20, “De la plegaria de la decena a su plegaria por el mundo” (preparación para el Congreso Virtual “Un Nuevo Mundo” 2020)

Material relacionado:
La humanidad es un grupo
El grupo más grande es el mundo integral
La decena dispositivo para revelar al credor

La decena es la vasija espiritual estándar

La espiritualidad es diferente a la corporeidad. En corporeidad, el tamaño de una vasija generalmente se mide por cantidad: un litro, dos, tres, mil, etc. Mientras mayor es el volumen, más grande es la vasija. En espiritualidad, el tamaño de la vasija no está determinado por su volumen, sino por la cantidad de propiedades diferentes que aumentan su resolución: la cantidad de píxeles.

Por eso, en corporeidad, una persona puede ser muy inteligente y elevada. Pero en espiritualidad, la conexión con la decena es mucho más, le da una gran adición espiritual. El número de propiedades diferentes adquiridas por la conexión con otros determina el tamaño de mi vasija espiritual (Kli).

Avanzar en espiritualidad es que crece el número de personas con las que nos conectamos, el número de almas, deseos y opiniones que incluimos. Es una diferencia cualitativa entre alguien que se considera grande en el mundo corporal y en el mundo espiritual.

En el mundo corpóreo, expando mi propia vasija en la que puedo recibir más y más. Pero si quiero aumentar mi vasija en espiritualidad, debo incluir deseos adicionales, diferentes a los míos y así aumento mi Kli.

Diez personas, «decena» es un Kli espiritual estándar en el que no canceló, no reprimo y no rechazo a nadie, sino que uno a todos en términos absolutamente iguales. Esto significa que ni siquiera los evalúo para igualarlos, sino que todo es igualado por la Luz superior; une a los amigos en mi mente y corazón en absoluta armonía y fusión y los convierte en mi Kli espiritual.
[269269]

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/ago/20, “De la oración de la decena a su oración por el mundo” (Preparación para el Congreso Virtual “Un Nuevo Mundo” 2020)

Material relacionado:
Convertirse en un Partzuf espiritual
¿Cómo se desarrolla el punto en el corazón?
Un corazón y un punto en el corazón

En el camino de la razón

Pregunta: A partir de sus lecciones, entiendo que el hombre tiene una naturaleza animal, egoísta. Existe también la fuerza superior que nos lleva a desarrollar nuestra naturaleza altruista. Sin embargo, ¿podemos alcanzar esta fuerza si no experimentamos el altruismo? 

Respuesta: Es muy difícil, prácticamente imposible. Para verdaderamente lograr conexión con la fuerza superior, se requiere de un grupo. Un pequeño grupo, preferiblemente de diez personas, que participen como tú, en el mismo desarrollo.  

En principio, debes desarrollar cualidades integrales dentro de ti, para sentir lo que está afuera de ti. Si lo haces en un grupo con tu misma afinidad, en la conexión correcta de esa decena, encontrarás esas cualidades que empiezan a detectar la fuerza externa, es decir, al Creador y lo revelarán a Él en su conexión. 

Pregunta: Lo que usted hace es también cierto tipo de servicio a la gente, donde también le da oportunidad de contactar con el método de Cabalá. En otras palabras, es una forma de ruta altruista y no está limitada a la decena ¿quiere decir que no tienen que ser diez personas? ¿puede ser también la humanidad? 

Respuesta: Aún se sigue llamando decena, ya sea la humanidad o varias personas.

Pregunta: Como parte de nuestro camino de conocimiento ¿es uno de los puntos que nos esforzamos por alcanzar algún tipo de conexión con lo absoluto al entenderlo a Él completamente?

Respuesta: Si. Es resultado del estudio y la correcta aplicación de tus fuerzas para conectar plenamente con la fuerza superior. 

Pregunta: ¿Es el otro punto en el que tratamos encontrar la armonía? 

Respuesta: Alcanzar armonía es con base en la revelación constante de que estamos en el estado opuesto. Sin embargo, el anhelo debe ser precisamente por la armonía, para incluir todas las fuerzas, todas las cualidades, todos los pensamientos hacia un único todo unificado. 

Pregunta: Si una persona avanza en su ruta de la razón y se cruzó con una u otra forma cabalista de la verdad, ¿está asociada su servicio adicional con la creación de un espacio donde otras personas puedan también familiarizarse? 

Respuesta: Seguro. Este es el progreso general, la corrección general del mundo, su avance general hacia la meta y la meta es nuestra conexión integral con las fuerzas buenas.
[267352]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 25/may/20

Material relacionado:
¿Cómo empieza el camino del alma?
¿Qué determina el camino de las almas?
Trazando el camino hacia el Creador

La decena – dispositivo para revelar al Creador

laitman_934El Creador puede ser revelado sólo al disolverte en los amigos y elevarte al nivel de Bina. Es similar al dispositivo necesario para detectar un campo magnético invisible. Este dispositivo nos muestra que existe cierta fuerza actuando y provoca el movimiento de su indicador. Es decir, nos muestra no la fuerza en sí, sino su reacción a esa fuerza. 

Nos volvemos un dispositivo para revelar al Creador, que funciona bajo el mismo principio que cualquier instrumento de medición de nuestro mundo. Sólo tenemos que organizar todo de forma correcta en nuestro interior y podremos descubrir al Creador. 

El dispositivo debe percibir el fenómeno y reaccionar a él, su reacción puede ser medida y el dispositivo estima la fuerza que lo causó. No sabemos qué es la fuerza electromagnética, pero sabemos cómo actúa, causa que la corriente fluya en un cable o el movimiento de la aguja en una brújula. Siempre vemos la reacción del dispositivo, no de la fuerza en sí, extraemos conclusiones y la nombramos como el fenómeno en sí. 

Para revelar al Creador, necesitamos construir esa brújula entre nosotros, un circuito de inducción, un dispositivo que revelará a la fuerza superior. El Creador, también hace girar todo dentro de nosotros, pero no le ponemos atención a Él ¿qué cambio debo hacer dentro de mí para discernirlo a Él? 

Todo nuestro trabajo es hacer esta calibración al dirigirnos al Creador. El problema es que siento mi propia reacción hacia la influencia de la fuerza superior y necesito desencriptarla de tal manera que encuentre al Creador en ella. Respondo a Su influencia dentro de mi deseo, mi cuerpo. Por eso, necesito calibrarme de manera que mi deseo me permita entender correctamente las acciones del Creador. 

Y para esto necesito anularme hasta cero y no pedir nada para mi ego. Cada dispositivo se calibra primero para que esté en cero, después se usa para medir. 

Nuestra calibración inicial es no querer nada para nosotros mismos, para no ser sobornados ni juzgar con sesgo. Hacemos esa calibración en la decena. Intento unirme al centro de la decena y quiero conectarme con todos mis amigos. Restablezco mi dispositivo. Ahora, a partir de ese cero, puedo comenzar a responder de forma correcta al Creador, a Su impacto en mí. 

Estar en cero es ya un punto de partida que evita desear nada para sí mismo, sólo para la decena. Excepto a mi decena, no tengo ningún indicador para verificar que no recibo nada para mi ego. Si hay amigos frente a mí en los que pienso, me anulo frente a ellos. Resulta que personalmente yo me vuelvo neutral, es decir, cero. 

De esta manera construimos el dispositivo correcto para percibir al Creador. Bajo la influencia de la fuerza superior comenzamos a despertar hacia el otorgamiento mutuo en la decena. El Creador nos da el poder del otorgamiento con el que revelamos que Él está entre nosotros. Así comenzamos a relacionarnos uno con otro en la decena y recibimos la propiedad de Bina, otorgamiento, la fuerza de la fe por encima de nuestra resistencia, nuestra razón. 

También la resistencia  comienza a sentirse más, porque una fuerza que fluye dentro de las lazos que nos conectan, viene a nosotros como al dispositivo electrónico y sentimos la resistencia en nuestro interior. Así medimos la diferencia de potenciales: entre otorgamiento-por encima y recepción-por debajo, llamados “fe” y “razón”. 

Esos pasos de fe y razón, comienzan a elevarse: la fortaleza de nuestro egoísmo crece y la fortaleza del otorgamiento crece, así nos elevamos. La diferencia de potenciales entre Maljut y Bina, por decirlo así, permanece igual- las siete Sefirot de Zeir Anpin

Al principio sólo era cero. Después gradualmente creció hasta siete Sefirot, Zeir Anpin es el Partzuf de mi alma que justo acaba de nacer. El alma crece en el abdomen de Bina debido a su conexión con Maljut, que se anula en relación a Bina

Las siete Sefirot de ZA– este es el lugar donde revelo toda la realidad. En este espacio vacío entre la razón y por encima de la razón, están todos los mundos, el universo entero. No hay nada más. Por encima de Bina ya son las propiedades del Creador: Keter, Jojma, Bina. Por debajo de Bina están las propiedades de ZA, que acaba de nacer. Y Maljut es el deseo de disfrutar creado por el Creador. Por lo tanto, aparte de esas propiedades que desarrollo entre Maljut y Bina, no hay nada más -es toda mi realidad.
[266789]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 25/jun/20, Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al estudio de las Diez Sefirot”, punto 15

Material relacionado:
La decena —el único amor
Violín con diez cuerdas
Sintoniza la transmisión del Creador en la decena