entradas en '' categoría

«Soledad epidémica»

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de FBII.org): «Investigadores de EE.UU. aprenden la rápida devaluación de los valores familiares en los Estados Unidos. Las relaciones tradicionales entre un hombre y una mujer, se remontan al momento en que el amor conlleva al matrimonio. Hoy, cuatro de cada diez estadounidenses creen que la institución del matrimonio es obsoleta. Los científicos encuentran difícil justificar la situación actual, sin embargo, confirman que la Sociedad Americana tiende a la desunión».

«Los jóvenes estadounidenses a menudo retrasan el matrimonio. Esta es una tendencia típica de muchos grupos étnicos y raciales en los EE.UU., incluso en los asiáticos, quienes tuvieron las más elevadas tasas de matrimonio».

«El divorcio es algo común en la América moderna. El tema de «habitaciones separadas» es habitual que las generaciones nacidas en la segunda mitad del siglo XX. El porcentaje de divorciados y distanciados, que rompieron relaciones, es mucho mayor que el porcentaje de viudas. Este es típico para grupos de todas las edades, tanto para hombres como para mujeres. La mayoría de divorciado y separados se encuentran entre de hombres de 50 a 54 años de edad (17 %) y mujeres (21 %)».

«La misma encuesta mostró que las segundas nupcias no son preferidas por la mayoría de los estadounidenses. Sólo el 29 % de los divorciados desearían volver a casarse. Entre los viudos esta tasa es aún más baja, el 8%».

«Según los estudios, la desintegración de la familia no tiene vínculos con la Gran Recesión de 2008-2009».

«Como resultado, la tasa global de fecundidad (número promedio de hijos por mujer en edad fértil de los 15 a los 49 años) cayó al nivel de reproducción (tasa de reposición), 2.1, y al final de la década de 2000, durante la recesión, al 1,9».

«Además, el porcentaje de niños nacidos por fuera del matrimonio aumentó durante los años 50 hasta 8 veces, al 5,3% en 1960, al 41% en 2010. La mayor tasa de nacimientos ilegítimos se encuentra entre las madres más jóvenes: el 86% de los bebés nacidos en 2011 de madres de 15-19 años; el 62 % de los niños, de madres de entre los 20 y los 24 años».

«Un record del 8 % de los hogares con hijos menores de edad en los Estados Unidos está a cargo de un solo padre, un poco por encima del 1 % en 1960, según un análisis de Pew Research Center del Censo Decenal y de los datos de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense. … Los hombres constituyen una parte creciente de las cabezas de familia monoparentales».

«Como podemos ver, los valores familiares estadounidenses afrontan dificultades graves, que cambian la estructura de la sociedad y la conciencia social. No es de extrañar, casi la mitad, el 45 %  de los estadounidenses, en su mayoría jóvenes, aprueban la decisión de los derechos de voto de la Corte Suprema sobre la igualdad gay y heterosexuales. Los rectos representan la minoría, 40 %».

«El futuro de la familia americana provoca alarma, dado que la unión tradicional entre un hombre y una mujer, quienes planifican con anticipación y tienen muchos hijos, probablemente puede ser clasificada por las generaciones futuras como una broma».

Mi comentario: Los valores de todos los aspectos de la sociedad tradicional están siendo examinados de nuevo, y esto dará lugar a una conclusión completamente inusual: la disposición a aceptar un nuevo tipo de relaciones familiares, propuesta por la educación integral. Se trata del matrimonio que no está basado en el deseo sexual, el cual ya ha demostrado ser ineficaz, sino en la meta final de la vida: la unión con el Creador y la posibilidad de lograrla con un socio en particular.
(116393)

Material Relacionado:
Los jóvenes estadounidenses están regresando donde sus padres
Todos somos una familia
La clave de oro para solucionar los problemas

«El homo economicus podría ser en realidad un idiota»

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de Bloomberg): «Imagínese que usted apuesta por la supervivencia a largo plazo de dos tipos de personas. Uno de ellos es el egoísta clásico, centrado y despiadado. El otro es más desinteresado, dispuesto a ayudar a otros seres humanos sin ningún beneficio evidente. ¿Cuál será más exitoso?»

«Para cualquier persona inmersa en el pensamiento dominante de nuestra época, el ganador evidente es el egoísta. La evolución darwiniana y la tradición del capitalismo moderno nos dicen que sólo los competidores fieros sobreviven. Los altruistas, según lo que nos enseñan los teóricos de juegos, son matemáticamente incapaces de lograr dominar. Los actos de cooperación son, o bien errores nacidos de la ignorancia o movimientos estratégicos puramente egoístas dirigidos a conseguir algo de mayor valor».

«La idea de que la competencia biológica favorece al codicioso, la cual crean al ultra racional y guiado por incentivos Homo economicus, sigue siendo el núcleo que utilizan los modelos los economistas para comprender el mundo».

«El problema es que la «testarudez», supuestamente científica de asumir que la conducta humana tiene poca relación con la realidad. Una abrumadora cantidad de investigación demuestra que los comportamientos de ayuda (o, como les gusta decir a los economistas, «el otro, con respecto a las preferencias») son la norma en las interacciones humanas en todo el mundo. Esto plantea la pregunta: ¿Si realmente vale la pena ser codicioso, por qué los seres humanos actúan de manera diferente? «

«Hasta ahora, no hay una respuesta definitiva. Sin embargo, hay alguna evidencia de que el interés racional por uno mismo, no siempre es la mejor estrategia. En condiciones de competencia dura, el Homo economicus no puede prevalecer».

«En muchas simulaciones, las especies bondadosas resultaron ser mejores que el Homo economicus. ¿Cómo? Los tipos cooperativos tienden a agruparse y a interactuar preferentemente entre sí, disfrutando así de la conducta desinteresada del otro. Los investigadores llamaron a la especie ganadora homo socialis, y con razón, puesto que él no se ciega al potencial de interacciones sociales para mejorar el bienestar».

«El punto central, es que el homo economicus es una caricatura simplista que, en muchas situaciones, no puede beneficiarse de las posibilidades reales. La codicia no es buena, como dijo Gordon Gekko en la famosa frase de la película «Wall Street». «En muchos casos, ni siquiera es muy inteligente».

Mi comentario: Los estudios, aunque lejos de estar completos, están en lo cierto. La pregunta es ¿cómo hacer entrar en razón a estos 7000000000 egoístas? El método de formación integral ofrece un medio para corregir la naturaleza humana. Sin lugar a dudas, tarde o temprano, es decir, después de haber sufrido, todos empezaremos a ver la necesidad de su realización.
(115779)

Material Relacionado:
Las ciencias sociales están retrasadas con respecto a las ciencias naturales
La ceguera de los economistas modernos
La economía del presente y del futuro