entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 28/feb/19

-¿Cómo aceptar el mal?

-No hay mal. El mal le muestra al hombre que aún no ha alcanzado la perfección del bien. El bien no revelado se siente como mal. Y se siente claro y deslumbrante para que el hombre ponga atención en cómo puede corregir esta cualidad y convertirla en buena.

“Torá y trabajo” significa que se estudia Torá para que esta traiga la Luz de la Torá, para que pueda cambiar su intención de recepción a otorgamiento, eso le permitirá conectarse con el Creador, que se llama estudiar “LiShmá

Rabash, Torá y trabajo por el camino del Creador.

Es esencial que todos estudien Cabalá. Incluso si se aprende toda la Torá y se es el más justo de la generación, si no ha aprendido Cabalá, debe regresar a este mundo para aprender los secretos de Cabalá. (Baal HaSulam. Prólogo del libro, La boca del sabio.)

El sistema se establece en los estados inicial y final. La naturaleza del movimiento depende de nosotros: al acelerar el camino con esfuerzo, evitamos golpes, camino del buen desarrollo.

Al detener el camino, provocamos influencia negativa y el camino se convierte en sufrimiento.

El #congreso internacional de Cabalá en #Israel terminó: asistieron más de 5,000 estudiantes de diferentes países del mundo.

El tema amor y odio y la necesidad de equilibrar estas dos cualidades de nuestra naturaleza destacaron. http://bit.ly/WorldKabbalahConvention2019Google

No hay diferencia entre la Torá del mundo de Atzilut y la Toráde este mundo, tampoco la hay entre la sabiduría de la Cabalá y la Torá abierta. La diferencia está en los que la estudian.

Aunque estudien el mismo texto, para unos la Toráserá la sabiduría de la Cabalá, sin embargo, para otros será la Torá abierta del mundo de Assiyá. (Baal HaSulam. Prólogo a TES, 147).

Torá revelada y oculta es lo mismo, pues todo lo determina la intención del hombre. Si desea conocimiento no la revelará. Pero si desea acercarse a las cualidades del Creador, lo logrará tanto con la Torá revelada como con la oculta; más rápido con la oculta.

Yosher Divrei Emet

La Cabalá requiere sabios investigadores del corazón que dediquen 20-30 años a ello, sólo así podrán atestiguarla (Baal HaSulam, Cábala y filosofía)

La Torá se alcanza sólo en grupo (Bavli, Brajot63,2)

La decena se asienta y trabaja en la Torá, la Shejiná entre ellos (Avot3,6)

De Twitter, 28/feb/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 1/ene/19
Mis pensamientos en Twitter, 15/ene/19
Mis pensamientos en Twitter, 21/ene/19

Caer en la razón y elevarse en la fe

Pregunta: ¿Por qué, esporádicamente, siento miedo animal, aunque estoy seguro y siento que del Creador no viene ningún mal?

Respuesta: No tiene importancia. Puedo entender que todo viene del Creador, así juega Él conmigo. Pero, ¡ay! de nuevo tiemblo como conejo bajo un arbusto.

Pregunta: ¿Cómo salir de esto?

Respuesta: Avanza, asciende con fe por encima de la razón. Solo así. Agradece al Creador por guiarte a través de esos miedos animales. Así es como avanzamos.

Todo depende del grupo, de cuánto te elevas en fe por encima de la razón.

Pregunta: ¿También tienen miedo los cabalistas?

Respuesta: Los cabalistas tiene temores aún más profundos. Especialmente durante los descensos. No pueden estar en fe por encima de la razón todo el tiempo. Deben caer en la razón y luego elevarse en fe. Y aceptarlo todo.

Pasan por estados mucho más agudos y controvertidos que el hombre común. Sus estados de miedo y devoción a la meta, literalmente, los llevan del abismo a la cima.

Pregunta: ¿Es cierto que el cabalista no teme por sí mismo, que sólo teme dañar al Creador?

Respuesta: ¿Cómo no podría tener miedo por sí mismo? Si no experimenta esos estados, ¿en relación con que podría medirse? Como está escrito: “Cuando escondiste tu rostro, me aterroricé”. El Creador le da esos estados.
[240309]
De la lección de Cabalá en ruso 14/oct/18

Material relacionado:
La fe es un recipiente de otorgamiento
Chispa de fe
Fe, miedo y adhesión con el Creador

Nueva Vida #158 – Monte Sinaí y amor al prójimo

Nueva Vida #158 – Monte Sinaí y amor a otros
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitza Mazoz

Resumen

El Monte Sinaí simboliza una montaña de odio (Siná) y rechazo mutuo, por encima de lo cual, debemos conectarnos. La revelación de la divinidad en el Monte Sinaí es el descubrimiento de la característica del otorgamiento mutuo. La bondad y el amor por los demás que enseñó por Abraham, es la base del pueblo de Israel. El pueblo de Israel está destinado a convertirse en “reino de sacerdotes” (Éxodo 19:10) y llevar a la humanidad a la conexión y al amor.
[137419]
De Kabtv “Nueva Vida #158 – Monte Sinaí y amor a otros” 21/ago/12
Video:  Reproducir ahora    Audio:  Reproducir ahora

Bnei Baruj como un estado de transición

Nuestro grupo, Bnei Baruj, es un enlace de transición entre el Creador y la humanidad. Esta es nuestra misión y, por lo tanto, no debemos sentirnos impresionados por los altibajos que no deben afectar el proceso general de la corrección y la condición personal y el estado de ánimo de cada uno de nosotros. Debemos asegurarnos de que la conexión entre el Creador y el pueblo de Israel, el Creador y todas las creaciones, sea un canal de conexión, pensando solo en el cumplimiento de este rol.

Cuanto más entendamos este rol, más claramente sentimos que, por un lado, somos trabajadores del Creador, y por otro lado, servimos a todas las creaciones. Este es un trabajo permanente, que nos fue dado para siempre.1

Está dicho: “Haz tu deseo”, es decir, el deseo del mundo, “como el deseo del Creador”. El Creador desea dar una bendición al mundo, y necesitamos organizarlo para que acepte el deseo del Creador, el otorgamiento desde arriba. Por lo tanto, necesitamos absorber el deseo de toda la creación, adaptarla adecuadamente y elevarla al Creador combinando dos aspiraciones: el deseo del Creador de otorgar a las creaciones y el deseo de las creaciones de recibir lo que el Creador da. En esencia, nuestro deseo debe ser corregido a la semejanza de Biná, donde Kéter y Jojmá gobiernan en la parte superior, y al deseo inferior, Maljut, en la parte inferior. Por lo tanto, no tendríamos desamparo, descensos y decepciones, solo un estado permanente definido por el deseo del Creador y el deseo de las creaciones que nos llenan y nos obligan. Y somos el punto de elección en el centro de Biná, la cual decide que está obligada a combinar estas dos partes: la parte más alta es el Creador y la parte inferior, las creaciones. 2

No tenemos ningún otro deseo o cualquier otro deber aparte del cumplimiento del deseo del Creador por las creaciones, es decir, las creaciones deben acercarse más al Creador. Y nosotros mismos somos un cero, solo un adaptador. No puede haber columpios y caídas en tal estado, sólo el cumplimiento constante de su misión.3

Y nosotros mismos somos un cero, solo un adaptador. No puede haber columpios y caídas en tal estado, sólo el cumplimiento constante de su misión. No hay nadie más que el Creador, y estoy en el medio, entre estas dos fuerzas como un punto de conexión.

El Creador se presenta como una fuerza suprema, como un Creador, y se presenta como la creación. Me ubico en el medio entre ellos, y tengo que hacer todo lo posible para conectarme con ambas fuerzas, absorber los deseos de todas las creaciones e incluir todos los cumplimientos, es decir, pantallas, el poder de vencer del Creador. Por lo tanto, percibo la creación como mi propia alma, la cual debo traer para fusionarme con el Creador. Pero el Creador organizará diferentes estados para mí: se iluminará un poco más desde arriba y hará algo bueno, luego me empujará desde abajo con golpes, y esto también es bueno. Veo todo como una ayuda para el avance, y por lo tanto, no me afectan los resultados. No importa cuántos años tomará, ejecuto mi rol, lo que me obliga a actuar. Se dice: “Cualquier cosa menos abandonar”. 4

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá  4/feb/19, lección sobre: “Bnei Baruj como estado de transición” (Preparación de el Congreso en Aravá 2019) 

1 Minuto 0:20

2 Minuto 2:40

3 Minuto 5:40

4 Minuto 1:17:11

Material relacionado:
Hacer de Bnei Baruj, a nivel mundial, un recipiente espiritual: el embrión espiritual
La respiración espiritual: ascensos y descensos
Israel y las naciones del mundo

Fotos del Congreso Mundial de Cabalá 2019

De mi página de Facebook Michael Laitman 14/feb/19

Cuánto amor: fotos elegidas del congreso de Cabalá Bnei Baruj 2019. Disfruten de la conexión que irradia de las fotos y etiqueten a sus amigos y amigas. Gracias al dedicado equipo de fotógrafos de Cabalá Bnei Baruj.

Corona al Creador

El principal trabajo espiritual es aumentar la grandeza del Creador. Solo la creación decide si el Creador es grande o pequeño. El Creador hizo un ocultamiento, el egoísmo, que lo esconde de la creación. Y la creación debe, por encima de este ocultamiento, coronar y elevar la grandeza del Creador, establecer el reino mediante la superación con fuerza de todas las pantallas egoístas con las que el Creador se cubre.
Todo lo que nos sucede en este mundo está representado por la mente y el corazón egoístas y es una invitación a eliminar el ocultamiento al aumentar la grandeza del Creador con cada paso. Queremos revelar el poder de la fuerza superior, junto al cual no existe nada más.

El Creador se ocultó a sí mismo en nuestro deseo de disfrutar, y debemos revelar su poder de esta ocultación, declarando que Él es la única razón de todo lo que era, es o será. Es decir, lo construyamos, como está escrito: “Me has hecho”. Detrás de todos  los ocultamientos, descubrimos que el Creador es la única fuerza en el mundo. Cuanto más anulemos nuestro egoísmo y alcancemos las cualidades del Creador, su programa, más podemos aumentar y tener éxito en este trabajo, según el grado de nuestra anulación.1

Estamos tratando de establecer la regla del Creador a pesar de la ocultación completa y la falta de sabor en el trabajo. Y estamos intentando con toda nuestra fuerza para detectar su gobierno, como si estuvieran tratar de mirar a través de la niebla o ver en la oscuridad. Así es como trato de detectar que el Creador orquesta todos los estados, opiniones y deseos para mí. Y me resisto a esta ocultación y trato de ver al Creador a través de esto, para entender que es Él que está creando este estado.2

Lo principal que determina nuestra percepción de la realidad no es la situación, sino la causa: “¿Mi hijo hizo esto o alguien más lo hizo? ¿Está el Creador detrás de esto o alguien más con intenciones bastante opuestas?”

Cuando revelamos que vivimos en una realidad completamente integral donde solo actúa la única fuerza del Creador, el propósito de la creación, naturalmente, nuestra percepción cambia.

No significa que veamos diferentes imágenes ante nosotros; Simplemente, la razón, la fuente de todo lo que está sucediendo, cambia. Revelamos la red que controla todo este juego: el que controla todas las marionetas detrás de la cortina de este teatro de marionetas.

¡Y Él lo está haciendo todo por mí! ¿Pero quién soy yo? Soy un punto en el corazón. Mi títere también está allí, entre todas las otras muñecas en este teatro de la vida. Pero observó este juego desde mi punto en el corazón. 3

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 8/ene/19, “Aumentar la grandeza del Creador ante nuestros ojos” (Preparación para el Congreso Mundial 2019)

1 Minuto 0:20

2 Minuto 7:00

3 Minuto  58:00

Material relacionado:
Revelando al Creador a través de El Zohar
Pensamientos relevantes en Shamati, “¿Que es mi alma llorará en secreto en el trabajo?”
La unión de los opuestos es más rápida que la velocidad de la luz

Nueva Vida # 157 – Judaísmo y Dios

Nueva vida #157 – Judaísmo y Dios
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitza Mazoz

Resumen
El Creador es el poder general de la naturaleza. La fuerza de amor y otorgamiento en la naturaleza es la base de todo. Desarrollar amor por los demás se llama Creador, vive en mí, se reveló dentro de mí. Creer en Dios es “amar a tu prójimo como a ti mismo”, ser similar a la fuerza del amor. El pueblo de Israel es básicamente un grupo de personas que han acordado tener una relación de amor y otorgamiento.
[136600]
De Kabtv “Nueva vida #157 – Judaísmo y Dios” 2/sept/12
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Gracias

De mi página de Facebook Michael Laitman 26/feb/19

Gracias al fotógrafo checo, Vladimír Brunton, que me obsequió una fotografía artística elaborada por medio de una técnica original de su propia especialidad: estratos de fotografías que fueron reveladas sobre lienzo japonés por medio de un trabajo manual.

Spacecraft To The Moon: cheque, Oscar: cheque, antisemitismo: cheque

De mi página de Facebook Michael Laitman 24/02/19

El orgullo israelí resaltó esta semana, caminó por la alfombra roja para recibir un premio Oscar y lanzó una nave espacial a la luna. Todo lo que la creatividad israelí toca, se convierte en oro. Todo lo que produce la mente judía, rompe fronteras. Y así es, efectivamente, los judíos nos lo merecemos y en grande. Desde siempre fuimos exitosos en prácticamente cualquier ámbito: medicina, política, agricultura, ciencia, cultura, ¿en qué no? ¡Bravo! Realmente, ¡hurra!

Solo que la humanidad espera más de nosotros. La humanidad espera que le presentemos el producto especial que tenemos la capacidad de producir, el producto que se encuentra profundamente en nuestro ADN judío, el cual es también el producto relevante para su vida en esta era: la sabiduría de cómo conectar entre las personas.

La depresión en el mundo va en aumento. Muchos países están sumergidos en una crisis profunda, política, económica y moral, y esto produce un estado amenazante capaz de estallar a cada momento. La riqueza fluye pero es repartida de forma insensata; se va perdiendo la seguridad laboral; los gobiernos zigzaguean; las olas de inmigración enturbian la sensación de identidad y alimentan a los movimientos racistas y la violencia; el sistema internacional de alianzas que estabilizaba al Occidente desde la Segunda Guerra Mundial, se está desmoronando.

La tecnología ha conectado al mundo en una pequeña aldea global, pero creó una maraña de interdependencias que dificulta la existencia común. Hay todo de todo, pero falta solo un valor: la conexión. Todos están de acuerdo en que la unión es imprescindible para mantener las relaciones entre nosotros, especialmente desde que nuestras vidas se han mudado a las redes sociales, pero nadie sabe bien cómo unir los pedazos.

Según la Sabiduría de la Cabalá, las naciones del mundo esperan de nosotros, los judíos, que les proveamos del ejemplo de un nuevo orden social basado en la conexión y la unión entre personas diferentes y opuestas. Tienen la profunda sensación respecto a los judíos, ya sea consciente o inconscientemente, que ellos pueden orientar a la humanidad hacia ese tipo de forma de vida. “La nación israelí fue fundada y formada como un pasaje por el cual fluirán chispas de purificación para todo el género humano en el mundo entero”,  explicó Baal HaSulam en su artículo “La Arvut”, en el cual está detallada la estructura de relación entre Israel y las naciones del mundo, “hasta que puedan comprender la paz que se halla en el núcleo del amor al prójimo”.

Por esto, toda película emotiva, cualquier invento de medicina que salva vidas, todo desarrollo tecnológico brillante, no cubre realmente la exigencia impresa en ellos hacia el pueblo judío. Por lo contrario, esto solo les pincha en los ojos y les produce rebeldía en el corazón. Aún después de que Israel ganara el primer puesto en el festival musical Eurovisión, lanzara exitosamente una nave espacial a la luna y se hiciera con un premio Oscar al mejor cortometraje, sale un capitán de avión y le dice a un empleado israelí en el aeropuerto internacional de Ben Gurion: “yo no le doy la mano a un judío”. Antisemitismo 2019.

Los múltiples éxitos que consiguió el genio judío a lo largo de las generaciones, tienen que dirigirnos hacia una revolución humana que traiga la conexión y la compleción de las relaciones entre las personas. Cuando obremos por la unión entre nosotros, cualquier canción que cantemos o cualquier película que proyectemos serán dirigidas directamente como una flecha al corazón del mundo. De momento que la humanidad dé un paso de un milímetro hacia la unión y el amor, ésta nos colmará de respeto y aprecio hasta que no quede espacio vacío del orgullo israelí.

Cabalá práctica: Atribuir todo al Creador

La ciencia de la Cabalá tiene el propósito de enseñarnos cómo alcanzar la revelación del Creador, no sólo para revelarlo a Él en la mente, sino para fundirse con Él, de modo que “Todos mis huesos dirán”, lo cual significa revelar la fuerza superior en toda la percepción propia: en las sensaciones y en la mente, en cada célula sensorial e intelectual.

El estudio de la Cabalá sucede en tres etapas. En la primera, estudiamos de qué trata la ciencia de la Cabalá: sobre este mundo, sobre la naturaleza humana (el egoísmo), sobre cómo el egoísmo arregla toda nuestra vida en este mundo -histórica y geográficamente.  

Luego estudiamos el mundo superior, comenzando desde arriba -a partir del primer punto en que todas las creaciones se originan. Esta es una realidad espiritual separada de nosotros. Existe un deseo de disfrutar y la fuerza opuesta: la restricción, la pantalla y la Luz superior, el Creador, el deseo de otorgar. Estas dos fuerzas pueden acercarse e interactuar entre sí, alcanzando la conexión y la adhesión a distintos niveles, llamados la escalera espiritual. Los peldaños espirituales muestran cómo la fuerza de superación permite al deseo de disfrutar, parecerse a la fuerza de otorgamiento del Creador.

Al principio, estos dos mundos parecen estar completamente sin relación uno con el otro. Existe este mundo, gobernado por el egoísmo primitivo, que controla todas las partes de la creación: la naturaleza inanimada, las plantas, los animales, las personas. Existe también el mundo espiritual, en donde opera el deseo de disfrutar, ayudado por la Luz superior y la fuerza de superación.

Sin embargo, en la tercera etapa, entregado al trabajo del Creador, el individuo estudia cómo a partir de este mundo puede gradualmente elevarse hacia la realidad superior y asemejarse al Creador. Ésto ya es acerca de Él.

Mientras permanece en el nivel de este mundo, sólo enfocado hacia la similitud con el Creador, organizado en un grupo, una decena, sin que aún sepa de lo que trata el trabajo espiritual; ésto se conoce como el tiempo de la preparación. Enseguida, viene el período de ingresar a la espiritualidad —el trabajo de la práctica espiritual. En esta fase, empezamos a trabajar, no en cómo organizar el trabajo dentro del deseo de disfrutar, sino en cómo sobreponernos a éste, es decir, elevarnos por encima de él, hacia el deseo por otorgar, la fuerza de Biná.

Para ésto, ejercitamos la fe por encima de la razón, relacionando todos nuestros estados a la fuerza superior, al Creador. Así es como intentamos separarnos de nosotros mismos, separarnos de la fase del deseo de disfrutar, de la sensación y la comprensión dentro del egoísmo y elevarnos a nosotros mismos hacia el siguiente nivel, a la fe, al deseo por otorgar.

En nuestros intentos de saltar, de nuestro deseo de disfrutar, al deseo de otorgar, somos como pájaros pequeños aprendiendo a volar: saltando, intentando volar, pero errando. Al final, tienen éxito y empiezan a flotar en el aire. Y así nosotros, intentamos saltar por encima de nosotros mismos. El ejercicio es simple: todo lo que entiendo y siento, en mi mente y en mis sensaciones, debo relacionarlo al Creador, como que viene de Él. Así es como cambio la fuerza del Faraón, por el poder del Creador.1

Sin recolectar el público externo alrededor nuestro y adherirlo a nosotros, seremos incapaces de ascender. Debemos estar conectados con todos, como está escrito: “Yo moro entre mi pueblo”. Es a través del AJaP, de los círculos externos, que el Creador se revela, si no los desatendemos por orgullo y egoísmo y  los cuidamos. Al final, cuidar de las personas es equivalente a cuidar del Creador. El Creador mora dentro de la gente y si tratamos a las personas como la casa del Creador, podremos alcanzar el mundo superior, la fe por encima de la razón y todos los niveles espirituales.2

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 11/feb/19, sobre el tema “Aumentar la grandeza del Creador ante nuestros ojos” (Preparación para el congreso mundial 2019) 

1 Minuto 0:20

2 Minuto 15:30

Material relacionado:
El Creador no existe fuera de nosotros
Si no hay nada más que el Creador, ¿quién soy yo?
El principio cabalístico fundamental