Los malvados y los justos que llevamos dentro

Los malvados, sin embargo, que quieren trabajar precisamente cuando hay vestidura en el cuerpo, llamada dentro de la piel, morirán sin sabiduría. Esto se debe a que entonces no tienen vestidura y no se les premia con nada. Sin embargo, son específicamente los justos quienes son recompensados con vestidura en el cuerpo (Baal HaSulam, Shamati 36, “¿Cuáles son los tres cuerpos en el hombre?”).

Pregunta

¿Qué es exactamente lo que ayuda al justo a ser digno de ser revestido del cuerpo?

Respuesta:

En cada persona existen tanto el malvado como el justo. Por lo tanto, cuando ordenamos nuestros pensamientos, deseos y acciones, nos queda claro a qué parte pertenece esto o aquello.

 

Así es como definimos que estos son los justos y estos son los malvados, en nosotros, ¡dentro de nosotros! Y así logramos la corrección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *