Una definición diferente de la vida

Pregunta:

Los discípulos le preguntaron al maestro. «¿Qué sucede después de la muerte?». El maestro no respondió, los discípulos insistieron. «¿Hay vida después de la muerte?» Y el maestro miró a sus discípulos y no respondió.

Respuesta:

Es una respuesta habitual. ¿Cómo percibimos nuestro estado actual, nuestra existencia: es vida o muerte? 

Pregunta

Entonces, ¿qué es la vida?

 

Respuesta:

La vida es por definición corpórea, es la existencia de la materia proteica. 

 

Pregunta:

Si me pellizco y siento algo, ¿Esto es vida? Si como algo delicioso y lo disfruto, ¿Estoy viviendo? ¿Es esto vida? 

Respuesta

Sí, es  la vida de la materia proteica. 

Pregunta:

 ¿Qué pasa con la vida de la que usted está hablando?

Mi Respuesta:

Este es un nivel completamente diferente que hay que alcanzar. 

 

Para ello necesitamos elevarnos por encima de nuestra naturaleza y entrar en el ámbito de la naturaleza espiritual, la más elevada, cuando sentimos la vida en la que existe nuestra materia no corpórea. Si lo corpóreo existe en la propiedad de recibir, lo no corpóreo existe en la propiedad de dar; si alcanzamos este estado, sentiremos en qué consiste esa vida.

Pregunta:

Así que ahora soy un receptor, esto se llama: «Existencia proteica». Y si me convierto en el dador, ¿Está esto por encima de lo corpóreo?

Respuesta:

Por supuesto.

Pregunta:

¿Es eso lo que llama vida?

Respuesta:

Allí hay una definición diferente de la vida, una forma de dar a todos y a todo, y en última instancia al Creador.

Pregunta:

Según tengo entendido, el maestro quería decir que hay que elevarse por encima de este mundo de alguna manera.

Respuesta:

 Sí.

Pregunta:

Entonces, ¿Por qué incluso los discípulos del sabio se interesan por esta cuestión de lo que hay más allá de la muerte?

Respuesta:

Todo el mundo está interesado en ello. Los estudiantes aún no han llegado a este punto, se esfuerzan por ello, no se lo han revelado a sí mismos, también existen en este mundo. Por eso preguntan. Naturalmente.

Pregunta:

¿Se ha hecho esta pregunta, qué hay en ese mundo?

Respuesta:

Tenía un interés puramente científico en ello, pero me di cuenta de que la ciencia no se ocupa de esto y nunca lo hará. Hoy se habla abiertamente de ello pero en los días de mi juventud no se hablaba tan abiertamente, aunque yo lo entendía de todos modos.

 

Pregunta:

 Cuando buscaba, lo que estaba allí. ¿O lo que hay aquí?

Respuesta:

No, buscaba dentro de mí.

Pregunta:

¿Qué anhelaba?

Respuesta:

Anhelaba revelar el secreto de la vida.

Pregunta:

¿El secreto de esta vida?

Respuesta:

Sí, por supuesto, no conocía otra.

 

Pregunta:

Si vivo o no.

Respuesta:

Sí.

 

Pregunta:

¿Tuvo la sensación de que no vivía?

Respuesta:

Sentí que hay algo más allá.

Pregunta

Cuando una persona tiene esta pregunta de lo que hay más allá, ¿Significa que es arrastrada por esta vida? Es decir, cuando una persona tiene esa señal, de repente surge en ella ese sentimiento, ¿Debe ser aprehendido?

Respuesta:

Sí, hay que desarrollarlo. 

Pregunta:

¿No huir de ella?

 Respuesta:

No, claro que no.

Pregunta

Pero te afecta.

Respuesta:

Si te afecta, bien. Significa que tú también lo alcanzarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *