Aferrarte a la decena – enfoque cabalístico

Consejo a una persona que ha comenzado a estudiar la sabiduría de la Cabalá: «¡Haz lo que quieras, solo no te vayas!» No dejes el grupo, esta sociedad, este lugar donde el Creador te trajo desde el principio y dijo: “¡Este es tu destino! Aquí puedes avanzar. Se te ha dado este lugar, y yo te esperaré al final del camino”.

 

Así es como tienes que tratar esta oportunidad dada por el Creador, y es muy importante apegarse a este camino y aferrarse a este ambiente tanto como sea posible. Sé por experiencia propia que a veces un estudiante tiene un deseo ardiente de huir, de renunciar a todo, pero no hay opción, uno debe tratar de aferrarse.

 

Trasladarse a otro grupo o a otra decena es un gran problema. Al fin y al cabo, el entorno ya ha hecho sitio para esta persona, y ahora uno está obligado a llenarlo. La decena debe trabajar sobre él y conectarlo consigo mismo, como un órgano con un cuerpo.

 

Sabemos lo complejo y peligroso que es un trasplante de órganos y el complejo trabajo preparatorio y de rehabilitación posterior que requiere hasta que el órgano extraño arraiga y empieza a funcionar como uno nativo. Lo mismo le ocurre a una persona cuando cambia de decena.

 

El Creador organiza para nosotros la decena y las mejores condiciones para avanzar. Pero pensamos que podemos cambiarlo como queramos. Por supuesto, en nuestra percepción egoísta de la realidad, lo vemos de esta manera. Pero, de hecho, esto es erróneo. Debemos tomarnos esto muy en serio.

 

Ahora no sé si ésta será una condición estricta hasta el final de la corrección, porque ante nosotros hay etapas por las que ningún grupo de este mundo ha pasado jamás. Pero por ahora, debemos tratar de atarnos a la decena de tal manera que la partida de cualquier amigo se sienta como el corte de un órgano del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *