De grado en grado

Sin embargo, antes de lograr la completitud del grado, no podemos saber nada con certeza. Esto se llama “aprender primero, comprender después”.

Un pequeño, que comienza a comer pan, aún no tiene conocimiento, sino solo del pan. Y cuando empieza a crecer, empieza a comprender que hay una razón para el pan, que causa la forma del pan (Baal HaSulam, Shamati 166, “Dos discernimientos en el alcance”).

 

Pregunta:

¿Cómo se puede sentir la consecución del grado espiritual si es imposible hablar del resultado final?

Respuesta:

En nuestro mundo tampoco vemos el estado final, sino que gradualmente, de grado en grado, de estado en estado, alcanzamos causas y resultados parciales, luego otra causa y otro resultado parcial. Y así nos elevamos a través de los escalones del alcance.

Pregunta:

Al unirnos en decenas, ¿Cómo transferimos unos estados a otros si es imposible fijar algo en común?

Respuesta:

Pero así es como aprendemos. Eso no es todavía un alcance, sino simplemente pasos hacia el Creador como en la escuela y como en la vida. Como se explica en el ejemplo de un niño que a través del hecho de que se le da pan para comer, comienza a entender de dónde viene y qué es. Lo mismo ocurre aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *