El lenguaje de las raíces y las ramas

Al principio, Rabí Shimon dijo: «Los botones florales han aparecido en la tierra; el tiempo de la poda ha llegado y la voz de la tórtola se oye en nuestra tierra» (Rashbi, Zóhar para todos, «Los botones florales»).

Pregunta:

Da la impresión de que el autor no quería que la gente común entendiera lo que está escrito aquí. ¿O es que simplemente no hay otras opciones para describir el estado de conexión con el Creador? ¿Qué se puede entender de todo esto?

Respuesta:

El asunto es que las fuerzas espirituales que descienden a nuestro mundo y organizan todo en él son llamadas por diferentes nombres en distintos niveles. Ellas forman el mundo que nos rodea. Por lo tanto, un cabalista que quiere hablar de ello utiliza diferentes niveles de estas fuerzas en su narrativa.

 

Resulta que, por un lado, esto se puede describir alegóricamente (que aparecieron brotes de debajo de la tierra, la voz de la tórtola se oye en el cielo, etc.) y, por otro, se puede describir por las acciones de las fuerzas físicas y no por sus ramas.

 

En general, hay muchas posibilidades de describir las acciones de la naturaleza para acercar a una persona a lo que debe hacer, a la realización de sus capacidades.

 

Pregunta:

¿Significa eso que el autor no lo escribió intencionadamente de esa manera tan codificada? ¿Simplemente no tenía otra opción?

Respuesta:

Sí. En general debe entenderse que toda la naturaleza es revelada a los cabalistas y ellos usan los términos y designaciones que consideran más cercanos para describir ciertas acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *