Para el cabalista la decena es un lugar seguro

El Creador da un punto en el corazón y lleva a la persona a una decena donde cae en manos de los amigos y se siente seguro. En este estado de calma, uno comienza a quedarse dormido.

 

¿Y qué deberías hacer? Debes emprender algún trabajo por tu cuenta o en el grupo mundial y hacerlo con todas tus fuerzas; de lo contrario, te ahogarás y marchitarás en tu decena.

Pregunta

¿Cómo se puede llegar a un estado en el que una persona sea responsable de todo el grupo?

Respuesta:

Cuando nos conectamos, nos convertimos en un solo hombre. Así nos presentamos ante el Creador, como un solo hombre con un solo corazón, un solo deseo y un solo hombre de todos nosotros juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *