Aspirar por el alcance

Pregunta:

Si consideramos el desarrollo espiritual de una persona, ¿está avanzando hacia la sensación de que su percepción es defectuosa, de que su conocimiento nunca podrá ser completo? ¿O hay algún otro potencial? 

Respuesta:

 La cuestión es hasta qué punto nos podemos permitir la fantasía. Lo que alcanzamos, alcanzamos. Lo que desarrollamos, es lo que desarrollamos. El hecho que también es cierto, es que vamos a saber nuestras limitaciones. ¿Pero lo aceptaremos? No es agradable. A fin de cuentas, somos seres que desean saber, sentir y alcanzar. 

Y aquí de hecho nos encontramos con un problema. Por un lado, hay más preguntas que respuestas. Pero por otro lado, es bueno, porque indica que frente a nosotros, aún existe un vasto campo de conocimiento inexplorado.  Mientras tanto, sigamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *