La forma en que el alma se mueve de cuerpo en cuerpo

Aunque vemos que los cuerpos cambian de generación en generación, esto solo aplica a los cuerpos; pero las almas, que son la esencia del cuerpo mismo, no desaparecen para ser reemplazadas, sino para moverse de cuerpo en cuerpo, de generación en generación.

 

Así, en nuestro mundo no hay nuevas almas y es completamente irrelevante el hecho que ahora cada una cambie de cuerpo varios miles de veces, porque la esencia del yo del cuerpo, llamado “el alma”, no sufre en absoluto por estos cambios (Baal HaSulam, “La paz”).

Comentario:

Arsen escribe: “Se me habló de mis reencarnaciones pasadas. No es que lo creyera, pero luego leí de su cabalista predilecto, Baal HaSulam y me di cuenta que yo mismo podría ser el Faraón. Por favor, explique lo que está escrito sobre la reencarnación de las almas. ¿De qué tipo de alma estamos hablando aquí? ¿Qué es mi alma, que resulta ser inmortal si se mueve de cuerpo en cuerpo?” 

Mi respuesta:

Existe un alma animal y ya no hay un alma física, sino una espiritual; pero de entrada, la reencarnación que vemos no es el alma, es un cuerpo animal, fuerzas bestiales que cuando muere la persona, regresa y nace de nuevo. 

No hay nada aquí. Lo más importante que nos sucede, es la reencarnación del alma espiritual. Pasa por todo tipo de cambios, hasta que está lista para alcanzar al Creador. 

Comentario:

 Es decir, todo el movimiento de esta alma espiritual, de cuerpo en cuerpo, el cambio de cuerpos.

Mi respuesta:

No es espiritual. El alma espiritual es el nivel de alcance del Creador que obtiene una persona en su vida anterior.

 

Pregunta:

Entonces, ¿Esta alma se mueve, hasta que llega a este nivel? 

Respuesta

Después de eso, sigue moviéndose muchas veces, hasta que llega a su completa corrección. 

Pregunta:

Así que, ¿No se trata de este cuerpo?

 Respuesta:

No, no estamos hablando en absoluto de este cuerpo. 

Pregunta:

¿De qué se trata? ¿Qué tipo de cuerpo está aquí cuando dice moviéndose de cuerpo en cuerpo? 

Respuesta:

De cuerpo en cuerpo es solo el componente espiritual. 

Pregunta:

¿Es el cuerpo como un componente espiritual? De modo que ¿Es esto, como decimos, un deseo? 

Respuesta:

Sí. No pasa nada con este cuerpo, con nuestra carne. Es lo mismo que con un animal. 

Pregunta:

¿A dónde tendría que llegar mi deseo? 

Respuesta:

 Al deseo por la adhesión completa con el Creador. Este es el principal objetivo. 

Pregunta:

¿Se trata de cómo el deseo cambia todo el tiempo? ¿Es esto la reencarnación de las almas? 

Respuesta:

Sí.

Comentario:

Arsen pregunta: “¿Qué significa que la misma alma se mueve a través del tiempo y se viste en distintos cuerpos?”

Mi respuesta:

Es esto lo que significa. El deseo de una persona por conectar con el Creador, gradualmente, de generación en generación, se viste en distintas formas animales, hasta que la persona alcanza un estado en el que es similar al Creador. 

Pregunta:

¿Tendría que cambiar mi deseo y purificarse de forma que yo desee al Creador? 

Respuesta:

Sí.

Pregunta:

¿Qué quiere usted decir con llegar a acercarse al Creador?

Respuesta:

Ser otorgante, amoroso y conectar con los demás en mis cualidades, como el Creador. 

Comentario:

Luego él tiene una pregunta: “Resulta que el cuerpo no vale la pena, pero estamos siempre temerosos de que muera. Y aquí está escrito que al final, el alma, la esencia del cuerpo, no sufre de estos cambios. El cuerpo sufre, pero no el alma”. 

Mi respuesta:

Sí. El cuerpo muere, se pudre y demás; pero el alma no. Esto es la esencia eterna de una persona que anhela por el Creador. Tiene que estar constantemente acercándose al Creador, de vida en vida, de generación en generación. 

 

Pregunta:

¿Por qué estamos tan temerosos de morir? El miedo a la muerte mueve a la persona. 

Respuesta:

Es porque sabemos que estamos perdiendo. La persona se separa de su cuerpo. Mientras está aferrado a él, tiene miedo.  

 

Pregunta:

¿No me puedo aferrar a él? 

Respuesta:

Depende de la persona. 

Comentario:

Pregunta, no es tan grato volver a este mundo todo el tiempo. ¿Cómo puede uno no regresar? 

Mi respuesta:

Para lograrlo, hay que llegar a la corrección. Estamos en este mundo solo para ascender de grado en grado en nuestra equivalencia con el Creador. Entonces, ya no te aferras a tu cuerpo y no quieres ninguna otra cosa más que estar adherido al Creador y es todo. 

Pregunta:

¿Entonces el alma ya no regresa a este mundo? 

Respuesta

No.

Pregunta:

¿Dónde está entonces?

Respuesta:

En ningún lugar. ¿Dónde está ahora? Puedes decir que es algún tipo de fuerza otorgante de vida que llena nuestro cuerpo, porque ahora seguimos percibiendo así. Pero en general, no hay nada qué hacer con el cuerpo. 

Pregunta:

¿Dónde es el lugar del alma, nos puede decir? ¿No está dentro de mí? 

Respuesta:

No hay lugar.

 

Pregunta:

No hay lugar. Necesito pensar sobre esta respuesta. No hay lugar en absoluto.

 

Arsen escribe: “Me maravillo si me relaciono, no con el cuerpo, sino con el alma. ¿Resulta entonces que puedo viajar en el tiempo? El alma, a fin de cuentas, es la misma todo el tiempo. Es decir, me puedo encontrar conmigo mismo. Aquella que vivió hace 3,000 años. ¿Se puede decir así?  

Respuesta:

No, no puedes decir eso, no todo es tan simple. No debemos vincular lo corporal con lo espiritual.

Comentario:

Pero si se entiende esta cuestión, es muy interesante para las personas. No podemos escapar de ello.
Otra pregunta: “Mi esposa y yo, sentimos que somos mitades de la misma alma. ¿Es eso posible?”  

Mi respuesta:

Sí, es posible. Si vivieron felices en su vida pasada, entonces es bastante factible que la próxima vez ya estén en una mayor conexión entre sí y tal vez eventualmente sean un alma.

Comentario:

¡Es hermoso! Arsen hace la pregunta: “¿Cómo puede uno aprender a estar con el alma y no con el cuerpo?” 

 

Mi respuesta:

Aspira por la adhesión con el Creador. Es todo. 

 

Conoce sobre    La reencarnación de las almas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *