El precepto más básico es el temor del Creador

Todos los preceptos que en la Torá dió el Creador a Israel, están descritos en la Torá de manera general en el verso ‘En el principio, Dios creó’, hasta el verso ‘Y hubo luz’. El Libro del Zóhar explicó que el verso ‘En el principio, Dios creó’, es el precepto del temor y su castigo; y todos los preceptos de la Torá se incluyen en él. (Zóhar para todos, “La salida de Rabbi Shimon de la cueva” #188).

 

El precepto más básico es el temor del Creador, porque toda la Torá se sustenta en él. El miedo es que, de no cumplir con los mandatos del Creador, seré rechazado. Por consiguiente, este precepto es la piedra angular. 

Pregunta

¿Cómo se conectan las frases ‘En el principio, el Todopoderoso creó’ y ‘El precepto del temor’?

Respuesta:

El hecho es que nuestra naturaleza es totalmente egoísta y lo único que nos puede obligar a trabajar, a hacer algo y a acercarnos a algo, es el miedo. 

 

En otras palabras, ‘En el principio, el Todopoderoso creó’ es nuestro deseo de recibir, temiendo constantemente de que no se satisfaga; y luego dice: hasta el verso ‘Y hubo luz’, donde la luz ya es la satisfacción del deseo. 

 

De ahí se desprende que el temor en una persona, se modifica según la diferencia en el llenado: ya sea para uno mismo o en favor del Creador. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *