La independencia del sabio: una condición para el buen gobierno

Pregunta:

Un hombre vio en un sueño que el rey está en el cielo y el sabio en el infierno. Le preguntó al Creador: «¿Cuál es la razón de esto? Pensé que sería lo contrario, que el rey estaría en el infierno y el sabio en el cielo». Y recibió la respuesta: «Este rey fue aceptado en el cielo por su apego a los sabios. Y el sabio fue enviado al infierno por su cercanía a los reyes».

La pregunta es: ¿qué cualidades debe poseer un gobernante para acercar a los sabios a sí mismo, y no a los políticos?

Respuesta:

Debe tener un gran respeto por los sabios. Lo más importante en su vida es que comprenda que necesita rodearse de sabios.

Pregunta:

¿Qué quiere decir con la palabra «sabio»?

Respuesta:

Es una persona que se esfuerza por comprender el sentido de la vida.

Pregunta:

¿Se trata de un sabio? Entonces, ¿para un gobernante que tiene que ocuparse de la gente, de la seguridad, de la economía, etc., lo principal es rodearse de quienes hablan del sentido de la vida y reflexionan sobre ello?

Respuesta:

Sí y entonces todo saldrá bien.

Comentario:

En principio, para nosotros todo se detuvo con los reyes-sabios que encarnaban la sabiduría en sí mismos: El rey David, el rey Salomón… 

Mi respuesta:

¡Oh, esos fueron los primeros colosos! Ellos mismos encarnaban la sabiduría y se rodeaban de sabios.

Pregunta:

¿Debería ser así el gobernante hoy en día?

Respuesta:

Es ridículo suponerlo. Pero en general, sí.

Pregunta:

El sabio fue enviado al infierno porque estaba demasiado cerca de los gobernantes. Aquí hay una especie de contradicción. ¿Cómo puede un sabio no doblegarse ante el poder de los gobernantes?

Respuesta:

Debe ser independiente. ¡Absolutamente! Independiente de todos y entonces los gobernantes escucharán a los sabios. Es decir, la independencia del sabio atraerá al gobernante hacia él.

Pregunta:

Ese sabio que acabó en el infierno, ¿resultó que no era muy sabio? 

Respuesta:

Por supuesto, se doblegó ante el gobernante.

Pregunta:

¿Cuál es la conclusión? ¿Qué es un verdadero gobernante y qué es un verdadero sabio?

Respuesta:

Un verdadero sabio es aquel que prefiere la sabiduría a cualquier otro atributo y la sitúa por encima de todo lo demás. Y un verdadero gobernante es aquel que se inclina ante la sabiduría de los sabios y la sitúa por encima de todo.

Pregunta:

¡Hermoso! Esta opinión de que los profesionales deben estar en el poder -profesionales de la economía, profesionales de la seguridad, profesionales de la política-, ¿es, en su opinión, incorrecta?

Respuesta:

No, están llevando a la humanidad en la dirección absolutamente equivocada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *