Lo eterno se llama espiritual

La realidad espiritual no depende del tiempo ni del espacio, no cambia; todo está en función del alcance de la persona. Así es cómo difiere de la realidad material. 

 

Cada imagen espiritual o forma que alcanzamos vive y existe por siempre. Después de todo, los conceptos como tiempo, lugar, movimiento y cambio no aplican.  

 

No podemos siquiera imaginar cómo esto puede suceder sin cambios. Finalmente, hablamos de distintos estados espirituales que experimentamos y que no entendemos cómo es posible que nada cambie en la realidad espiritual. 

 

De hecho, lo espiritual sigue igual, aunque nuestro alcance espiritual constantemente está progresando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *