Para inclinar al mundo hacia el bien

El superior espera solo una reacción de nosotros.  Porciones de luz, llegan del superior al inferior (a cada uno de nosotros) y piden que nosotros respondamos correctamente. El superior sabe exactamente lo que está sucediendo al inferior, en qué estado se encuentra el inferior, porque Él construye este estado para él. 

Seguro que el superior sabe para qué está listo el inferior. Él arregla todas las condiciones internas y externas para la libre elección y deja solo una cosa incomprensible y desconocida para el inferior el tercio medio de Tiferet (Klipat Noga). Es en este estado, que el inferior tiene que construir la línea media por sí mismo.

Si el inferior, en respuesta a la influencia del superior, construye correctamente la línea media, significa que ha sido premiado. Entonces, realmente se inclina a sí mismo y a todo el mundo (todo el entorno que el superior dispuso para él en ese momento) hacia el bien. 

Por lo tanto, todo lo que se le pide al inferior, cuando experimenta una carencia  (Jisaron), es que se dirija al superior y obtenga de Él, lo que le falta, con el fin de inclinarse a sí mismo y a todo el mundo, hacia el bien. 

A fin de cuentas, el inferior carece de conocimiento, sensación y luego, de la capacidad de decidir. Tiene que recibir todo esto del superior.  

El superior le deja una Klipat Noga para que el inferior quiera dirigirse a Él y obtenga lo que le falta. Si el inferior está listo para recibir este llenado de la Klipat Noga, entonces lo recibe y esta es la fuerza de otorgamiento adicional que adquiere en el grado actual y a causa de ello, se eleva al próximo grado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *