¡Perfecciónate tú mismo!

Pregunta: ¿Cómo debo entender la afirmación de “No hay mal en el mundo” si sólo el mal existe en el mundo? La historia cruel y despiadada de la humanidad, las guerras y la traición es prueba de ello.

Respuesta: Todo el mal en el mundo es mi maldad, algo que no puedo equilibrar con el bien. ¡El mal existe dentro de mí!  Está escrito: “Todo aquel que juzga, lo hace a través de su propio defecto”. (Kiddushin 70b)

La conclusión es muy simple: Si quiero ver un mundo perfecto debo perfeccionarme. Descubriremos que esto es así, a pesar de lo ilógico e irreal que pueda parecer. Todo lo que veo a mi alrededor es mi reflejo. Entonces, ¿qué se puede hacer cuando dicho mal se descubre? Debo cambiar yo mismo.
[222761]
De la lección de Cabalá en ruso 12/nov/17

Material relacionado:
El gobierno superior es siempre perfecto. ¿Yo lo soy?
El alcance perfecto
“Entre Mi pueblo Yo habito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *