¿Sobreviviremos o pereceremos?

1. Un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia en todo el mundo. Esto supone unos 1,300 millones de toneladas al año, con un valor aproximado de 1 billón de dólares.

  1. Todos los alimentos producidos, pero nunca consumidos serían suficientes para alimentar a dos mil millones de personas. Eso es más del doble del número de personas desnutridas en todo el mundo (Programa Mundial de Alimentos).

En Estados Unidos se tiran hasta 11.3 millones de toneladas de residuos textiles al año -alrededor de 2,150 piezas de ropa cada segundo .

Solo una parte de lo que se fabrica se recicla. El 87% del total de la fibra utilizada para la ropa se acaba incinerando o enviando a un vertedero. Las marcas de moda han sido criticadas por prácticas como la destrucción de productos no vendidos y el envío de pilas de ropa a los vertederos (Bloomberg). 

Comentario:

También he oído que en las dos últimas décadas se han producido dos millones de coches en todo el mundo que no se han vendido. En los últimos 20 años se produjeron dos millones de coches más de los que se vendieron en todo el mundo.

En conclusión -una conclusión increíble- hemos alcanzado los límites de nuestro mundo y ahora necesitamos expandirnos más allá de nuestro planeta, es decir, desarrollar económicamente otros cuerpos celestes.

Pero hoy esto no es posible. Entonces, ¿qué debemos hacer? Imagínense llegar a esa conclusión. No dicen: “Tenemos que detener esta locura de alguna manera. ¿Qué hacemos?”

Respuesta:

No podemos hacer nada más. ¿Cómo podemos detenerlo? ¿Parar todo? ¿Apagar las luces?

Comentario:

Hemos metido la pata aquí, así que ahora tenemos que irnos a otro sitio, y allí lo haremos…

Respuesta:

No vas a ir a ninguna parte, ni tampoco vas a hacer nada aquí.

Pregunta:

Así que en última instancia se preguntan ¿qué debemos hacer? ¿Cómo puede una persona llegar a la conclusión correcta a partir de estas verdaderas y aterradoras estadísticas?

Respuesta:

Hemos explotado este planeta, lo hemos chupado todo y lo hemos contaminado. Así que ahora podemos morir en paz.

Pregunta:

¿Somos incapaces de detener algo? A lo largo de los años ha habido tantos economistas y tantas propuestas de cambio.

Respuesta:

No, no había propuestas. Todo eran utopías irreales, nada con lo que trabajar realmente. Si no se cambia al hombre, no tiene sentido cambiar nada más.

Comentario:

Así que solo hay una conclusión real: cambiar al hombre.

Respuesta:

Sí, para que uno sienta por qué vale la pena vivir.

Pregunta:

¿Y entonces dejará de producir tantos coches y de tirar tanta comida innecesariamente?

Respuesta:

Trabajará solamente por lo necesario, para que la necesidad sea suficiente.

Comentario:

Su conclusión es muy simple: cambiar al hombre para que se las arregle con las necesidades.

Respuesta:

Sí, porque no podemos cambiar el mundo

Pregunta:

En ese caso, esta es mi pregunta habitual: ¿No tiene cada persona su propio conjunto de necesidades?

Respuesta:

Depende de su educación. Cada uno aplicará esta educación a sí mismo personalmente.

Pregunta:

Pero ¿será cierto en sus mentes y corazones? “No necesito más, con esto me basta”

Respuesta:

Por supuesto.

Pregunta:

Bueno, ya sabe, esto es una utopía.

Respuesta:

Si esto es utópico, entonces iremos por otro camino, un camino de autodestrucción. Sólo una autodestrucción muy simple. Dejar de tener hijos, dejar de producir nada. Detener el proceso, comenzar a detener este planeta.

Comentario:

Es decir, si no nos conformamos con las necesidades, entonces es la autodestrucción y no hay otro camino.

Mi respuesta:

Sí.

Pregunta:

Al llegar a la necesidad, ¿experimenta uno la felicidad de tener suficiente y no necesitar nada más? ¿Es este un estado bueno y feliz?

Respuesta:

¿Con qué puede reemplazarlo? Al fin y al cabo, su codicia tampoco tiene límites. ¿Cómo puede detenerla? ¡Mi vecino tiene más! ¡Es una carrera!

Una carrera armamentística, una carrera tecnológica, una carrera de lo que sea. ¿Qué se puede hacer? Tenemos que cambiar el carácter del hombre. No podemos cambiar su naturaleza, pero podemos cambiar la aplicación típica de su naturaleza. O llegamos a esto o moriremos.

Pregunta:

Es decir, el “yo quiero” no cambiará. Mi deseo que necesita ser llenado esto no cambiará. Tengo que ser llenado con algo. Entonces, ¿cómo concluirá esta frase?

Respuesta:

Tengo que llenarme para sentir que recibo todo del mundo al mismo tiempo. Y entonces no necesito nada más. Solo me llenaré completamente cuando nos llenemos mutuamente.

No hay forma de escapar de esto. Tendremos que resolver esto y cómo llegar a esto.

No podremos destruirnos a nosotros mismos, sino que debemos hacernos cargo de esta necesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *