entradas en '' categoría

Lección diaria de Cabalá – 9.23.11

Escritos de Rabash, Dargot HaSulam “Rosh HaShaná

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Vayakhel” (Y Moisés reunió) “Ellos hicieron el ornamento“, ítem 446, Lección 23

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Prefacio al Libro del Zóhar, ítem 6, Lección 3

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Baal HaSulam, “Un mandamiento“, “La parte de la Torá concerniente a las relaciones entre el hombre y el hombre“, Lección 4

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Siguiendo el camino de los cabalistas, parte 3

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

Por lo tanto, la persona tiene la opción de ir a un lugar donde hay justos. Uno puede aceptar su autoridad, y entonces recibirá todos los poderes que le faltan por la naturaleza de sus propias cualidades. Él las recibirá de los justos. Este es el beneficio de “haberlos plantado en cada generación”, de tal manera que cada generación tuviera alguien a quien recurrir, a quién adherirse, y de quien recibir la fuerza necesaria para elevarse hasta el grado de un justo. Por lo tanto, ellos también, posteriormente, se vuelven justos.

– Baal HaSulam, Shamati (He Escuchado), artículo # 99, “Malvado o justo no dirás

(53999)

Material Relacionado:

Siguiendo el camino de los cabalistas parte 2
Siguiendo el camino de los cabalistas parte 1
Los cabalistas en la grandeza de baal hasulam

El trabajo verdadero

Pregunta: ¿Por qué la red de nuestra relación rota no nos es revelada? ¿Por qué no se nos muestra la causa de todos los males para que sepamos dónde poner los esfuerzos?

Respuesta: Es porque entonces podríamos corregirnos a nosotros mismos de la desesperanza. Nuestro esfuerzo sería un trabajo egoísta común. Sería como ganar dinero para la comida. En la espiritualidad, no se considera trabajo si me siento estimulado por la simple amenaza del hambre.

En realidad, sin ninguna necesidad, tengo que desear esforzarme por alcanzar la meta, por la cual no siento necesidad. Mi naturaleza no me obliga, y desarrollo un deseo completamente libre, independiente de cualquier cosa. El otorgamiento no es un condicionante para mí; No lo necesito. No dependo de nadie ni de nada. Al igual que el Creador, estoy por encima de todo.

Entonces, descubro mi dependencia de los demás; quiero otorgar, servirles y ser el último, el más bajo de todos. De lo contrario, el trabajo no lo hago yo, sino el Creador.

En mi trabajo espiritual, hay un punto que necesito alimentar constantemente: el punto de la libertad, totalmente desconocido para nosotros en nuestro mundo. En este punto, no dependo de nadie y no puedo hacer nada. Todo el mundo está a mis pies sin ningún esfuerzo de mi parte. Aquí es donde existe la posibilidad real de trabajo.

Para llegar a este punto, me llegan problemas y vicisitudes, gracias a las cuales aprendo. Pero luego, cuando realmente me he familiarizado con el mundo espiritual, mi trabajo se convertirá en lo opuesto, como si metiera la reversa. Se me dirá: “¡Agarra todo!” Y yo rechazaré este regalo.

(55199 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Septiembre del 2011, “La Nación”)

Material Relacionado:

El mundo sufre por mi culpa
Como será la transición
No seamos tornillos sino creadores de un nuevo mundo

Saltando sobre la guerra

Baal HaSulam, “La Nación“: Tomemos al planeta Tierra como un ejemplo: Primero, no era sino una bola de niebla, como gas. Por medio de la gravedad dentro de esta, concentró los átomos, por un periodo de tiempo, en una esfera más cerrada. Como resultado, una bola de gas se convirtió en una bola de fuego líquido.

En el transcurso de eones de terribles guerras entre las dos fuerzas en la Tierra, la positiva y la negativa, la fuerza de enfriamiento en esta, finalmente resultó triunfante sobre la fuerza de fuego líquido, y enfrío una delgada corteza alrededor de la Tierra y se endureció ahí.

Sin embargo, el planeta no había cesado aún en la guerra entre las dos fuerzas, y tras cierto tiempo la fuerza líquida del fuego dominó e hizo erupción con gran estruendo desde las entrañas de la Tierra, elevándose y esparciendo en pedazos la fría corteza, convirtiendo el planeta en una bola líquida una vez más. Entonces comenzó una nueva era de guerra hasta que la fuerza de enfriamiento superó a la fuerza del fuego una vez más, y una segunda corteza fue enfriada alrededor de la bola, más dura, más gruesa y más perdurable contra la erupción de los fluidos en la bola.

Esta vez perduró más, pero al final, las fuerzas líquidas se impusieron una vez más e hicieron erupción desde las entrañas de la Tierra, rompiendo la corteza en pedazos. Una vez más, todo se arruinó y se convirtió en una bola líquida.

Así, los eones se alternaron, y cada vez que la fuerza de enfriamiento era victoriosa, la corteza que hacía era más gruesa. Finalmente, las fuerzas positivas superaron a las fuerzas negativas y llegaron a una completa armonía: los líquidos tomaron su lugar en el abdomen de la Tierra, y la corteza fría se volvió lo suficientemente gruesa alrededor de ellos para permitir la creación de vida orgánica como existe hoy.

Estas fuerzas opuestas pueden ser observadas en todos los niveles de la naturaleza. Y más importante, llegan al equilibrio a través de la guerra entre ellas. Ese es todo el punto, donde esas fuerzas se encuentran, pelean entre sí. Parece una guerra desde el exterior, pero en el interior, es una reconciliación.

Al reconciliarse, cada vez crean formas más desarrolladas. Inicialmente, a través de la confrontación, esas fuerzas se conectan entre sí y producen átomos, moléculas, compuestos, y varios tipos de materia inanimada en el universo. Después, las mismas dos fuerzas, positiva y negativa, se combinan para crear vida, desde el nivel primitivo hasta el más alto. Entonces, su guerra no es una guerra en absoluto, sino comunicación. Pero podemos discernirlo sólo al grado de la profundidad de nuestra visión.

Y por lo tanto, hoy podemos sumergirnos en la oposición de esas dos fuerzas, actuantes en la sociedad humana, y comenzar guerras en el mundo. Sin embargo, existe otra oportunidad: entender que las fuerzas opuestas están destinadas a reconciliarse entre sí eventualmente. Y si es así, vamos a hacerlo por adelantado, sin agobiarnos con un derramamiento de sangre que finalmente apuntará al mismo lugar de conexión. Podemos lograr todo por adelantado.

Sin embargo, la redistribución de dinero y recursos de ricos a pobres no ayudará en este caso. Una distribución justa significa algo diferente para cada quién y por lo tanto, esto lleva hacia las guerras y luchas de poder. Entonces, vamos a entender cuál será la próxima etapa de desarrollo, qué forma tomará nuestra unidad final. Al crearla por adelantado, justo ahora, evitaremos la guerra que espera enfurecida en nuestro camino. “Saltaremos por encima” de esta para encontrarnos en el buen estado de unidad de una sola vez.

(55196 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Septiembre del 2011, “La Nación”)

Material Relacionado:

Ser mas inteligentees con solo mover la nariz
El resorte sigue contrayendose
El camino hacia la garantia mutua

Ser más inteligentes con solo mover la nariz

Pregunta: En lugar de buscar las razones subyacentes de lo que está pasando, la gente prefiere salir a la calle y reclamar a las autoridades. ¿Cómo podemos transmitir la necesidad de cambios radicales en la sociedad y en el interior del hombre?

Respuesta: Tú y yo sabemos que un carro es tirado por un caballo, y este “caballo” debe llevarnos a un nivel espiritual. En definitiva, todo lo que ocurre en la sociedad y en el mundo sucede para que podamos cambiarnos a nosotros mismos.

Por lo tanto, no se trata de una distribución equitativa o del hecho de que a alguien le falta la comida o la vivienda. Estas son las razones que nos impulsan a cambiar. La naturaleza ejerce una presión sobre nosotros, y causa problemas diversos y desagradables incidentes con el fin exclusivo: A través de ellos entenderemos que tenemos que ser diferentes.

Por lo tanto, no hagamos reclamos a la naturaleza, o al Creador: “¿Por qué permites tanto mal?” El dijo inicialmente: “Creé la inclinación al mal”, Yo causo este mal. ¿Para qué? “Para que cambies”.

Por lo tanto, no importa cuanto podamos distribuir a los pobres y a los desposeídos, nada de esto ayudará. Por el contrario, la situación empeorará, y vamos a empezar a recibir golpes más “cualitativos”: epidemias, desastres ecológicos, guerras, etc. La naturaleza tiene mucho de esto en sus reservas.

La corrección comienza de lo simple a lo difícil, y es por eso que debemos empezar con cosas pequeñas y sencillas. Un “buen chico” entiende desde la primera vez: “¡Ay! Todo está claro, no más”. El no vuelve a meter su nariz en el problema y deja de ser un terco; el está listo para aprender.

Tenemos que explicar esto a la gente a través de una circulación coherente e integrada. Con hechos en las manos, necesitamos mostrarles que sus proyectos no cambiarán la sociedad. La distribución justa, ayuda a los necesitados, es correcto. Pero ¿cómo puede llevarse a cabo? Podemos hacer esto sólo con la educación, entendiendo que nosotros cambiamos a la sociedad como un conjunto.

(55186 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Septiembre del 2011, “La Nación”)

Material Relacionado:

El punto critico
La unidad como método para solucionar la crisis parte 3
Disipando la oscuridad

125 grados de amor y odio

Pregunta: ¿Qué pasa después del final de la corrección, cuando hayamos ascendido todos los 125 grados? ¿Empieza algún proceso nuevo allí?

Respuesta: Cuando nos elevemos al final de la corrección, veremos. Ahora no entendemos incluso qué es el primer grado espiritual: hasta tal punto es el mundo espiritual opuesto al mundo material. Sobre esto está dicho, “He visto el mundo invertido”.

No podemos imaginar lo que ocurre al pasar a través de todos los grados espirituales y al alcanzar el final de la corrección. Allí tendremos instrumentos de percepción absolutamente distintos. Ellos no van a ser simplemente más grandes, los cuales podrían compararse con los instrumentos que tenemos actualmente.

Del mismo modo, hoy no somos capaces de hablar acerca del mundo integral, en el que yo pensaré en todos y percibiré a todas las personas solamente como una totalidad. Ahora no sabemos qué es esto. No podemos imaginar que percibiremos al mundo entero como un organismo único.

Automáticamente, desde mi interior, percibiré cada pensamiento, cada súplica y deseo como propio. Esto ocurre así, ¡puesto que el “Yo” será el amor al prójimo! Será como si todos se encontraran dentro de mí.

Sin embargo, ¿ellos se encuentran dentro de mí en realidad? ¡No! Siento que entre nosotros hay una distancia de 125 grados de odio. Tan grande es el odio que se revela, ya que está dicho, “Cuanto más arriba se encuentre una persona, más egoísmo tendrá”.

¿Por qué las vasijas “redondas” (Kelim Igulim) ocupan un espacio tan grande? ¡A causa de la magnitud del odio! Todo este espacio es el odio que está revelándose. Y tengo que llenarlo con amor, por encima de dicho odio.

El odio infla las esferas, las aleja desde el punto central por fuera (“extra”). Y ahora, con ayuda de mi amor, tengo que comprimirlas de vuelta por dentro (“intro”). Pero lo hago por encima del alejamiento.

Quiero acercar a mi prójimo hacia mí: lo hago y siento que él está cerca, como si estuviera dentro de mí. Sin embargo, todo esto ocurre “como si”: por encima de la distancia, que se queda entre nosotros. Solamente acorto a esta distancia, ¡la corrijo, pero no la elimino!

La profundidad del deseo (Aviut) no se elimina. Por eso, en vez de un punto pequeño, obtengo esferas enormes cultivadas desde el odio, que solamente aleja nuestros puntos uno del otro.

(55056 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 10 de Agosto del 2011, Prefacio a la sabiduría de la Cabalá)

Material Relacionado:

El propósito de la creación en breve
La evolución de la conciencia
125 grados de atracción de la luz

Principios y consejos de la lección diaria del 09.21.2011

El deseo es lo que fue creado como existencia de la ausencia, como opuestos al Creador. El anhelo es lo que la vasija debe desarrollar por su cuenta. Este anhelo es la criatura.

Según el grado en el que la persona construya el entorno, abre su influencia sobre sí. Cuanto más invierte la persona en el entorno, más valioso se vuelve para ella y por lo tanto, abre a su influencia de vuelta sobre sí. Con su ayuda, la persona desarrolla los medios para avanzar hacia la meta de la creación contra su deseo y por lo tanto completa su esfuerzo.

Nadie puede avanzar con su propio combustible, yo no puedo despertar si no fuera por los aquellos que me rodean y por lo tanto, tengo que influir en ellos para que me despierte. Al final, uno está unido con los demás de tal manera que los despierto y ellos me despiertan, cada uno toma la recompensa de todos y nadie carece de nada. Y este es el complemento ideal para el esfuerzo.

Si uno apunta hacia “Israel, la Luz, y el Creador son uno”, entonces en este esfuerzo realmente descubre su resistencia a la corrección. Y si la enfrenta, la persona descubre, no obstante, algún tipo de voluntad para avanzar en “zigzag”, a esto se le llama construir el entorno que influirá su avance hacia la meta. En él, revela la persona un anhelo adicional en la parte superior de su deseo que el Creador creó en él.

Todo nuestro avance equivale a una mayor conexión, unión con todos. Este es el estado en que la espiritualidad puede ser alcanzada, y necesitamos unirnos tan fuertemente que esta conexión brillará dentro de la presión entre nosotros. Esta presión se construye como resultado del trabajo de todos nosotros en contra de nuestros egos, y del deseo de unirnos contra el ego. Y entonces estas dos fuerzas opuestas crean una chispa, la Luz, el fuego.

En todo nuestro avance egoísta hasta el momento, nos relacionamos con el entorno sólo bajo la condición: dar lo menos posible y recibir lo más posible del entorno, con el menor esfuerzo posible. Pero en el sistema integral que se revela hoy en el mundo, hay que despertar a todo el mundo por completo, para la conexión y de esta manera asegurar el llenado de todos.

Preparación para la lección

El Creador se revela en el esfuerzo de todos por alcanzar la espiritualidad, en la congregación de Israel.

Todo lo descrito en El Zóhar habla acerca de los tipos de conexión entre nosotros. Una variedad de fenómenos están siendo revelados en la red de conexión que está manifestándose entre nosotros, y esto es de lo que habla El Zóhar.

Si tratamos de conectarnos entre nosotros durante el estudio del Zóhar, entonces, El Zóhar nos ayuda y nos trae, en la forma correcta, la fuerza para hacerlo.

Material Relacionado:

Principios de trabajo espiritual 09.21.2011
Principios de trabajo espiritual 9.9.2011
¿Qué grupo elijo?